Notas

 

La Coordinación Regional Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la Universidad de San Miguel (Sinaloa, México) firmaron un convenio de colaboración institucional.

Esto forma parte de los objetivos del CIAD Culiacán para contribuir a la generación y difusión del conocimiento científico y tecnológico a través de proyectos de investigación, formar recurso humano especializado en las competencias nacionales e internacionales mediante sus programas académicos y apoyar a los sectores público, social y privado mediante la gestión y desarrollo de alianzas científico-empresariales.

En dicho protocolo de convenio firmaron, en representación del CIAD, Pablo Wong González, Director General, y María Dolores Muy Rangel, titular de la coordinación Culiacán.

Por parte de la Universidad, ratificaron la alianza el presidente ejecutivo y rector Jorge René Meléndrez Quezada, Ana Beatriz Meléndrez López, Directora General, y Gustavo Rodríguez Figueroa, Coordinador de Proyectos y Vinculación Institucional.

Con este pacto se han establecido acuerdos para llevar a cabo actividades en conjunto como, por ejemplo, realizar proyectos de investigación científica y desarrollo de tecnología, así como cursos, conferencias, seminarios, encuentros, talleres, congresos, etcétera, de interés común para ambas instituciones.

Asimismo, se consensó brindar facilidades para la inscripción de docentes dentro de los programas académicos que ofrecen ambas instituciones, además de promover la estancia de estudiantes, con el fin de realizar servicio social, prácticas profesionales, tesis y estudios de posgrado.

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participará en la vigésimo octava edición de la Expo Agro, que se desarrollará del 14 al 16 de febrero, en Culiacán, Sinaloa.

La institución estará presente dentro del Pabellón Agroalimentario, espacio que promueve la Secretaría de Desarrollo Económico de Sinaloa para conectar a productores agrícolas con prestadores de servicios profesionales.

En esta plataforma, personal de la Coordinación Regional Culiacán del CIAD brindará información sobre los servicios analíticos altamente especializados que ofrece el Centro.

Asimismo, los asistentes podrán conocer la oferta académica institucional, que comprende la maestría y doctorado en ciencias, el programa de iniciación en la investigación científica y estancias posdoctorales, además de la oportunidad de realizar servicio social y prácticas profesionales.

Con el propósito de atender las problemáticas de los productores y empresarios del sector agroalimentario, también se ofrecerán asesorías personalizadas en el módulo de información del CIAD por parte de expertos en ciencia y tecnología.

De acuerdo con María Dolores Muy Rangel, Coordinadora del CIAD Culiacán, como parte de la presencia de la institución en la Expo Agro se buscará establecer nuevas sinergias con los sectores industrial y gubernamental. Asimismo, se brindarán asesorías en tecnología de alimentos, análisis de componentes químicos en productos alimenticios e inocuidad alimentaria.

La Expo Agro tiene como sede cerca de veinticuatro hectáreas del Campo Experimental del Valle de Culiacán. En la última edición participaron cerca de trescientas cincuenta empresas y se reunieron más de treinta mil personas, entre compradores de cadenas de supermercados nacionales e internacionales, técnicos e investigadores agrícolas, representantes de organismos agrícolas y productores.

Si desea más información sobre el evento, puede consultar el sitio electrónico www.expoagro.org.mx.

 

Un equipo de investigación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Coordinación Regional Mazatlán, trabaja en la elaboración de una formulación especializada para la alimentación de la rana toro (Rana catesbeiana o Lithobates catesbeianus).

El alimento desarrollado está elaborado con insumos naturales, los cuales combinan efectos de inmunoestimulación, alto valor proteico y un promotor de crecimiento con efectos antibacterianos en las tres etapas del animal: renacuajo, ranita y rana.

Las investigadoras Noemí García Aguilar y Ana Carmela Puello Cruz son las líderes de este proyecto, que ha comprobado su efectividad para incrementar la supervivencia del animal del 70 al 90%, promover la uniformidad de talla en su crecimiento y disminuir el canibalismo.

Dicha fórmula, según las académicas, favorece una mejor asimilación del alimento y conversión alimenticia, además de que protege a la rana contra algunas enfermedades originadas por bacterias y hongos, disminuye los porcentajes de mortalidad en el proceso productivo comercial y reduce el desperdicio de alimento.

Las investigadoras señalan que no existe en el mercado una formulación especializada similar, por lo que el desarrollo tecnológico ya se encuentra en proceso de ser protegido.

Se estima que la demanda anual de carne de rana en Estados Unidos es de cuatro mil toneladas, mientras que en Europa es de diez mil toneladas. El precio por un kilo de carne de rana en el mercado internacional oscila en alrededor de 15 dólares. Asimismo, se calcula un mercado internacional para la carne de rana superior a los trescientos millones de dólares.

De acuerdo a la Oficina de Transferencia de Tecnología (OTT) del CIAD, con base en la escala de maduración tecnológica Technology Readiness Level (TRL) propuesta por la NASA, este alimento para ranas se ubica en un nivel 5 de la escala, lo que significa que la tecnología se ha validado a través de pruebas simuladas o reales, ha aprobado modelos de evaluación económica y se ha asegurado en aspectos de salud y seguridad, limitaciones ambientales, regulatorios y de disponibilidad de recursos.

Actualmente se exploran los diferentes esquemas bajo los cuales se podría comercializar la tecnología, entre ellas la creación de una empresa de base tecnológica, la venta o el licenciamiento del desarrollo tecnológico.

Si desea conocer más sobre este proyecto, puede acercarse a la Oficina de Transferencia de Tecnología del CIAD, que encabeza Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del Centro.

 

 

Un investigador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) fue víctima de plagio de su obra académica por parte de un exinvestigador de la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA), según concluyó el consejo académico del Centro de Investigación y Docencia en Educación de dicha institución.

El afectado es el profesor Guillermo Núñez Noriega, investigador de la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD, quien fue perjudicado por Rodrigo Vargas Ruiz, quien hoy preside una organización no gubernamental internacional muy conocida.

La resolución tuvo origen a partir de una denuncia que el aquejado interpuso ante la Revista Electrónica Educare de la UNA, tras observar que el artículo Elementos para una práctica renovada de la educación para la sexualidad: Homosexualidad y heterosexualidad, homofilia y heterofilia, eros, del autor Rodrigo Vargas Ruiz, correspondía al plagio del texto Deconstruyendo la homofobia. Una lectura política del erotismo, obra de Núñez Noriega, contenido en el libro Género y violencia compilado por Martínez y colaboradores.

Tras analizar las evidencias documentales que brindó el profesor del CIAD, el consejo editorial de la revista realizó una comparación frase a frase de ambos textos, mediante la cual se comprobó el alto volumen de coincidencia entre estos.

De acuerdo al comunicado emitido por el consejo editorial de la revista, luego de identificar cuál texto se publicó primero y comprobadas las coincidencias, se consideró que el artículo de 2004 (Vargas) duplica el capítulo de 1997 (Núñez), con excepción del Resumen y Abstract y algunas frases del cuerpo del texto.

También se identificó que no existe reconocimiento de la autoría de Núñez Noriega, pues no consta su nombre en la lista de referencias del artículo y su contenido no hace mención explícita ni al libro Género y Violencia ni al capítulo en cuestión.

Asimismo, se estableció que el artículo publicado en Educare sustituye o ajusta algunos términos que corresponden al habla del español de México por los correspondientes o equivalentes en el habla del español en Costa Rica.

Finalmente, Educare determinó atender la solicitud del investigador del CIAD y retirar el artículo de la revista. Además, concluyó que al existir una vulneración de derechos de autor y plagio, este es un conflicto personal entre los involucrados.

Tras conocer el dictamen, Núñez Noriega manifestó que agradece a la UNA su atención al asunto y disposición de ceñirse al Comité de Ética en la Investigación, organismo internacional que promueve las buenas prácticas en la publicación científico-académica. 

Asimismo, recalcó que su único interés ha sido generar un precedente para estudiantes y colegas investigadores y enviar un mensaje de que estas prácticas deshonrosas en el ámbito académico tarde o temprano salen a la luz y pueden afectar el prestigio y el desempeño profesional.

Por su parte, Vargas Ruiz no se ha pronunciado al respecto, ni tampoco ofreció contestación durante el plazo que la revista le otorgó para manifestarse sobre la denuncia realizada en su contra.

Este texto fue elaborado con base en el comunicado emitido por el Consejo Editorial de la Revista Electrónica Educara, el cual puede encontrar en el siguiente enlace electrónico: bit.ly/2DLn8uP.

 

Como parte de las actividades del proyecto Prototipos Regionales para la Seguridad, la Soberanía Alimentaria y el Combate a la Pobreza, auspiciado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), del 22 al 26 de enero se llevó a cabo el Primer Encuentro Nacional de Experiencias Regionales Pro-Soberanía Alimentaria.

El evento se realizó en las instalaciones del Centro de Validación y Transferencia de Tecnología (CENVYTT) de la Universidad Autónoma Chapingo, en Rosamorada, Nayarit.

Las exposiciones sobre los avances regionales del proyecto estuvieron a cargo de los Grupos de Investigación-Acción Participativa (GIAP) de cada estado de la república. En el caso de Sonora, el GIAP está constituido por productores y productoras de la comunidad de Pueblo de Álamos, por jóvenes y un profesor del Centro de Bachillerato Tecnológico y Agropecuario (CBTA) de Ures.

En el GIAP de Sonora también están adscritas las investigadoras del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) Araceli del Carmen Andablo Reyes y María del Carmen Hernández Moreno, quienes participaron en el taller de cromatografía para la salud de la tierra y la inocuidad de los alimentos y en los recorridos por diversos módulos demostrativos operados por el CENVYTT en Nayarit.

Durante el encuentro-convivencia se promovió el intercambio de saberes sobre las mejores respuestas sociotécnicas locales para gestionar, de manera participativa y sustentable, la producción de alimentos, además de la reflexión colectiva en torno a los alcances de la soberanía alimentaria en la práctica cotidiana comunitaria.

 

La humanidad ha girado su vista hacia la Tierra porque se ha percatado de la contaminación que ha causado y sus consecuencias al ecosistema. Fue así que surgió la conciencia y la necesidad de mantenerla habitable. Esta necesidad ha propiciado la búsqueda de alternativas para su limpieza, así como de alternativas para los métodos de producción industrial y agropecuaria.

El uso de microorganismos para controlar a las plagas agrícolas es una de estas alternativas. Los microorganismos de biocontrol sustituirán de manera creciente a los agroquímicos, especialmente a los pesticidas sintéticos que no se degradan en el medio ambiente y, por lo tanto, se acumulan, causando daños por su toxicidad al ecosistema y a la salud humana y animal.

El uso de organismos antagonistas competidores para controlar las poblaciones de los insectos plaga se conoce como control biológico o biocontrol y se basa en que los insectos se vuelven plaga cuando su población aumenta más allá del umbral ecológico, debido a la desaparición de sus enemigos naturales.

Al disminuir la población del insecto que se ha convertido en una plaga, disminuye también la población de sus enemigos naturales y se establece un equilibro. Los enemigos naturales de una especie de insectos son muy específicos para esa especie.

Algunos hongos conocidos como hongos entomopatógenos son muy efectivos para el control de plagas agrícolas como moscas, mosquita blanca, áfidos, langostas, chapulines, broca, barrenadores, escarabajos, gorgojos, picudos y termitas. Existen productos en el mercado formulados con esporas de estos hongos. Las esporas germinan cuando están en contacto con el insecto, lo penetran y se reproducen en el interior del insecto, usándolo como fuente de alimento; si condiciones como la humedad son adecuadas, el hongo emerge del insecto. La actividad de estos hongos es limitada, ya que son altamente específicos. Algunos de los hongos entomopatógenos más utilizados para el biocontrol pertenecen a los géneros Beauveria, Metarhizium, Paecilomyces, Verticillium y Langenedium, entre otros.

La bacteria Bacillus thuringiensis (Bt) ha sido el agente de biocontrol más estudiado y utilizado. Este bacilo, al esporular, produce proteínas Cry, las cuales cristalizan y son tóxicas para los insectos. Los síntomas que causan en el insecto plaga son: cese de ingestión, parálisis del intestino, diarrea y, finalmente, la muerte. Las toxinas Cry son muy específicas y controlan insectos de los órdenes Díptera (mosquitos), Coleóptera (escarabajos) y Lepidóptera (gusanos).

Otro caso de éxito es el uso de nematodos (gusanos del suelo) entomopatógenos, que son utilizados para controlar diversos insectos cuyas larvas se desarrollan en el suelo. Este tipo de nematodos son muy interesantes, ya que son los únicos bioinsecticidas capaces de desplazarse y llegar hasta el insecto que atacarán. Se ha encontrado que, cuando los nematodos insecticidas se aplican al suelo por medio del agua de riego, la población de nematodos patógenos de plantas disminuye porque compiten por ese nicho.

También se utilizan microbios para controlar a los microorganismos patógenos de plantas (estos últimos llamados fitopatógenos), impidiendo el ataque de los fitopatógenos a las plantas. Un ejemplo de ello es el hongo Trichoderma que ataca y se alimenta de otros hongos; de esta forma, cuando se aplica al suelo combate a los hongos fitopatógenos de la raíz. Por ejemplo, los que provocan pudrición en muchos cultivos.

Así mismo, los microorganismos se utilizan para evitar la pudrición de frutos ya cosechados. Algunas levaduras del género Candida protegen a las manzanas de daños por hongos, compitiendo con estos por espacio y nutrientes. Así, en lugar de sumergir a las manzanas en fungicidas, se puede utilizar esta levadura, la cual es un organismo aprobado para utilizarse en alimentos por ser inofensivo para el consumidor.

Todos estos organismos y microorganismos se pueden producir in vitro, es decir, en reactores en una fábrica para obtener productos comerciales. La producción de éstos en México tiene la ventaja de que se utilizan tecnologías desarrolladas en el país, con menores costos de producción, además de la creación de empleos y la utilización de organismos nativos adaptados a las condiciones ambientales de las regiones donde fueron aislados. De esta forma se evita introducir al ecosistema organismos aislados de otros ecosistemas y de otros países.

Con la finalidad de que la industria del biocontrol se desarrolle en nuestro país será necesaria la continua vinculación entre biotecnólogos, bioingenieros, entomólogos, fitopatólogos y agrónomos.

Resumen de la publicación:

Eduardo Torres Sánchez, Héctor M. Cárdenas Cota, Mayra de la Torre Martínez, 2007. Biocontrol de plagas agrícolas y enfermedades de las plantas. En: Francisco G. Bolívar-Zapata, Fundamentos y casos exitosos de la biotecnología moderna, pp. 505-528.

 

Martín Tiznado Hernández, investigador de la Coordinación de Alimentos de Origen Vegetal (CTAOV) del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), brindó una charla en la XXVI Conferencia de Genoma de Plantas y Animales, que se celebró en San Diego, California (EE.UU.), el pasado mes de enero.

El académico ofreció la plática titulada “RNA-Seq Analysis of the Mango (Mangifera indica L) Fruit Epidermis: Elucidating the Molecular Mechanism of Cuticle Biosynthesis” / “Análisis de la epidermis del mango (Mangifera indica L) mediante RNA-Seq: elucidación del mecanismo molecular de biosíntesis de cutícula”, en el taller de genómica de mango.

En su intervención expuso los hallazgos del análisis transcriptómico de mango para identificar genes relacionados a la biosíntesis de cutícula, la cual tiene relación con la vida poscosecha de esta fruta. Además de la conferencia, se presentó un cartel científico con datos relacionados al mismo proyecto.

Este evento es la reunión más grande de genómica en el mundo, además de ser un foro en el que se exponen desarrollos tecnológicos recientes y avances de proyectos de genómica vegetal y animal.

En el encuentro se congregaron más de tres mil destacados científicos, se presentaron más de ciento treinta exhibiciones, se impartieron ciento cincuenta talleres y se expusieron mil cien carteles y mil ochocientos resúmenes, lo cual propició un foro oportuno para intercambiar ideas y aplicaciones de importancia internacional.

 

La candidata a doctora trabaja el tema de investigación titulado “Impacto del Sistema Tributario en México”, para el cual, actualmente, realiza una estancia de investigación en el Colegio de la Frontera Norte (El COLEF) como parte de su formación académica.

Linda Irene Llamas Rembao, estudiante del Doctorado en Desarrollo Regional del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), analiza el impacto de los impuestos indirectos (al Valor Agregado –IVA- y Especial sobre Producción y Servicios –IEPS-) en los estados de la frontera norte.

En entrevista sobre su trabajo, la alumna habló sobre la creciente presión fiscal que soportan los hogares de la frontera norte de México, dadas las diferencias tanto en los patrones de consumo de la región con respecto al resto del país como por los cambios en las estructuras impositivas del IVA y el IEPS desde el año 2014.

Asimismo, señaló que para ello es necesario la construcción de una base de datos que permita analizar el fenómeno a nivel regional y realizar las estimaciones correspondientes.

Con este propósito, Llamas Rembao colaborará durante un período de seis semanas en el Departamento de Estudios Económicos de El Colef, con el fin de realizar aplicaciones empíricas adicionales de su tesis doctoral y generar dos publicaciones de forma conjunta en revistas científicas.

Además, agregó que los resultados de investigación doctoral logrados hasta el momento corresponden al análisis de las principales figuras fiscales a nivel nacional, por lo que la expectativa en la estancia es el indagar los efectos regionales de los impuestos en los hogares a un nivel de mayor desagregación, en específico los aplicables a gasolinas y diésel, tabaco, alcohol y alimentos de alta densidad calórica.

Finalmente, realzó la importancia de materializar los resultados de la estancia de investigación con la publicación de dos artículos, que se sumarán a los ya publicados para la tesis doctoral bajo el formato de artículos, y enfatizó que este tipo de experiencias son fundamentales en la formación complementaria de los estudiantes del doctorado.

Este intercambio académico fue posible en el marco de la la Convocatoria de Movilidad para Estudiantes de Posgrado 2017, emitida por la Coordinación de Programas Académicos (CPA) del CIAD.

 

En 2010, el estado de Arizona, Estados Unidos, aprobó la Ley Arizona SB1070, que endureció las leyes contra los migrantes, dando a las fuerzas del orden locales la facultad de detener a algún inmigrante solo por el hecho de considerarlo sospechoso.

A casi diez años de esa ley, ¿cuál es la opinión de los arizonenses hoy en día? Saber qué es lo que opinan nuestros vecinos del norte sobre México resulta de gran ayuda para entender la situación en la frontera norte y conocer las causas de la refronterización; es decir, la reafirmación de los límites entre ambos países, utilizando políticas como las del muro fronterizo o leyes antimigrantes.

Para indagar en este tema, Víctor Remigio Martínez Cantú, maestro en políticas públicas y estudiante del Doctorado en Desarrollo Regional impartido por el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), perteneciente a los centros públicos de investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), realizó un proyecto de investigación para estudiar la opinión de la población de Arizona sobre varios temas relacionados con la relación fronteriza entre México y Estados Unidos.

Con la ayuda de académicos mexicanos y norteamericanos, se construyó un cuestionario que se aplicó a ciudadanos de Arizona por vía telefónica para indagar sobre su opinión en temas como el muro fronterizo, migración, percepción de seguridad, percepción sobre el libre comercio y acerca de la identidad nacional transfronteriza; es decir, la forma de poder medir el nivel de integración regional que existe en la zona de Sonora y Arizona.

Martínez Cantú refirió que pese a que los estados de Sonora y Arizona se encuentran bajo dinámicas diferentes propias de sus países, uno de los objetivos del proyecto fue encontrar aquellos elementos en los que se coincide y que constituyen la identidad de las personas.

Del 6 al 24 de noviembre se realizaron seiscientas entrevistas telefónicas con un índice de 95% de confianza y 4.1 de error estadístico. Del total de encuestados, 15% de ellos solicitó contestar el cuestionario utilizando el idioma español, lo que habla de una fuerte presencia de personas de descendencia México-Americana muy importante en Arizona.

“Se utilizaron preguntas muy particulares para ver el nivel de arraigo a la región, tanto a la parte de si se consideran mexicanos o americanos, qué tan arizonenses o sonorenses, si se consideraban personas de la región Sonora-Arizona y si veían o no veían la oportunidad de pertenecer a una región entre ambos estados”, dijo.

Al cuestionar a las encuestados sobre cómo se identifican a sí mismos, 47% de ellos refirió que se ve como americano, 16% como arizonense, 28% como ciudadanos del mundo y 9% por ciento manifestó que se siente perteneciente a una región que comprende Sonora y Arizona.

Los resultados de esta investigación se hicieron públicos gracias a una colaboración entre el CIAD y el North American Research Partnership (NARP) y, según indicó el investigador, dan un vuelco a lo que se tenía pensado sobre las políticas y prácticas antimigrantes, pues se encontró que los estados más cercanos a la frontera con México tienden a rechazar políticas como la del muro fronterizo, ya que no las encuentran efectivas. De las personas encuestadas, 27% mostró su apoyo a la construcción del muro, mientras que 66% se opone.

En cuanto al caso de las leyes antimigratorias, se expresó 34% de apoyo contra 54% de oposición, y destacó que “en Estados Unidos la visión es muy clara: ven con buenos ojos la migración, siempre y cuando sea legal y temporal […] Creo que el tema de mayor seguridad en la frontera es un tema mutuo en el que México y Estados Unidos deben participar de forma conjunta”.

Esta investigación arroja que el estado de Arizona se ha tornado en un lugar cada vez más abierto al tema de la migración. Desde 2016 a la fecha, no ha habido una sola ley antimigrante que haya sido publicada por el gobierno de Arizona, lo que demuestra que las políticas públicas de ese tipo no son viables en la actualidad, por lo menos en ese estado.

Colaboración de Ricardo Capilla Vilchis, reportero de la Agencia Informativa Conacyt.

 

En el marco del Día del Nutriólogo, que secelebra cada 27 de enero, se llevó a cabo el II Simposio Bienal en Ciencias Nutricionales, con el tema Nutrición Clínica Pediátrica, un evento organizado por la Universidad de Sonora (Unison), a través de la Licenciatura en Ciencias nutricionales, y el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

Las actividades comenzaron el 24 de enero en el Centro de las Artes de la Unison, donde Pablo Wong González, Director General del CIAD, aplaudió este esfuerzo interinstitucional y destacó su pertinencia, ya que, dijo, su propósito concuerda con la misión y visión del Centro, así como con los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

En el marco de la inauguración, Enrique Velázquez Contreras, Rector de la Unison, señaló que el desarrollo de la ciencia y la tecnología han permitido avanzar significativamente en el combate del hambre, aunque, paradójicamente, esto ha ocasionado problemas nutricionales para la humanidad, cuyas implicaciones se manifiestan en que gran parte de la población tiene obesidad o sobrepeso.

Por lo anterior, dijo, cada vez cobran más relevancia las ciencias nutricionales, pues educar a la sociedad sobre las prácticas alimentarias adecuadas se ha vuelto prioritario en la agenda global, misma responsabilidad que ha adoptado la máxima casa de estudios de Sonora, por lo cual calificó a este Simposio como “un gran acierto del CIAD y la Unison”.

Del 24 al 26 de enero se realizaron cerca de una docena de conferencias sobre temas como el apoyo nutricional para pacientes con enfermedades renales, desnutrición, diabetes tipo 1, errores innatos del metabolismo, el papel que desempeñan los alimentos ultraprocesados en la alimentación infantil y la importancia de los micronutrientes, entre otros. Además, se impartieron los cursos-talleres “Soporte nutricional enteral en paciente pediátrico” y “Soporte nutricional parenteral”.

Además del CIAD y la Unison, en este evento participaron ponentes de instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Nacional de Pediatría, el Hospital Infantil del Estado de Sonora, el Hospital Civil de Guadalajara y la Universidad de Wisconsin (EE.UU.).

El Simposio culminó el día viernes con los festejos por el Día del Nutriólogo, oportunidad también para celebrar el décimo aniversario de la Licenciatura en Ciencias de la Nutrición de la Unison.

Mobile Menu