Notas

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) participará en la Primera Jornada Informativa sobre Enfermedad Celiaca y Alimentación sin Gluten, que se realizará el sábado 19 de mayo en Hermosillo, Sonora.

En el marco de este evento, la profesora Ana María Calderón de la Barca, investigadora de la Coordinación de Nutrición del Ciad, ofrecerá la ponencia “Enfermedad celiaca y otras patologías asociadas al consumo de trigo.

También participarán Dulce Macías Lepe, con el tema “Terapia nutricional en enfermedad celiaca”, y Denis Montoya Armendáriz, con “Familia, mundo emocional y enfermedad”.

La enfermedad celiaca o celiaquía es una enfermedad autoinmune ocasionada por el consumo de gluten, una sustancia proteica que se encuentra de forma natural en el trigo, cebada, centeno y avena, así como en algunos productos procesados.

Solo el 1% de la población mundial es alérgica al gluten. Los síntomas de este padecimiento en los niños son diarrea, inflamación y dolor intestinal. En los adultos no necesariamente se producen estos síntomas, por eso el diagnóstico lo debe efectuar un gastroenterólogo a través de un estudio clínico.

El programa de actividades se desarrollará de 9:00 a 14:00 horas y el encuentro tendrá como sede el Auditorio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sonora. La entrada es gratuita.

Si requiere mayor información, puede solicitarla a la página de Facebook “Celiacos Sonora” o al número telefónico (662) 244 7544.

Científicos del Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria (LANIIA) lograron caracterizar a virus que se alimentan de bacterias que son causantes de contaminar productos naturales de consumo humano, a fin de proteger y garantizar la sanidad de frutas, verduras, carne y mariscos.

Para facilitar su uso, los llamados “bacteriófagos” son sometidos a un proceso de deshidratación, mismo que está en vía de patente, pues ha probado su efectividad en productos como pepino, tomate y mango, entre otros, además de carne de pollo y camarón; actualmente se hacen pruebas con leche y productos lácteos.

A decir del director de LANIIA, doctor Cristóbal Chaidez Quiroz, los virus que se alimentan de bacterias fueron descritos por primera vez en 1915 y tenían un enorme potencial. Sin embargo, cinco años después, Alexander Fleming descubrió la penicilina y vino el boom del uso de antibióticos, el cual incluso en nuestros días es indiscriminado, al grado de que hay una enorme variedad de bacterias multirresistentes a los mismos. De ahí la importancia del resurgimiento de los bacteriófagos.

Encontramos virus que viven en el medio ambiente y que matan bacterias, pero que no causan daños al ser humano. Los hemos purificado y después deshidratado para encapsularlos en forma de polvo y facilitar su dispersión en alimentos, en el agua o en superficies de contacto. La aplicación puede ser desde el campo, donde se sigue el cultivo de una hortaliza en general, hasta en el hogar. Además, damos certidumbre al productor en el proceso de exportación, agrega el Dr. Chaidez Quiroz.

Estamos en vía de patentar el proceso de obtención y de encapsulamiento, pues el producto ha comprobado una vida útil en anaquel de dos años y es tres veces más económico que los compuestos químicos en el mercado, que matan a las bacterias pero no garantizan la inocuidad de los alimentos, explica el doctor en microbiología.

En LANIIA se ha recabado gran cantidad de sepas de virus que se alimentan de bacterias como Escherichia coli, Salmonella, Listeria monocytogenes, Staphylococcus aureus y Campylobacter, entre otras.

En el Laboratorio, cuya sede es el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Unidad Culiacán, se pretende, en colaboración con el sector médico, realizar pruebas de fagoterapia para tratar infecciones en la piel; es decir, se verterán virus encapsulados en forma de polvo a través de parches especialmente diseñados en quemaduras de piel, logrando proteger la herida de posibles infecciones.

LANIIA recibió la categoría de Laboratorio Nacional en 2014 por parte del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, institución que ha brindado apoyo para investigaciones como la referida.

Lo que realizamos es control biológico para eliminar bacterias patógenas empleando virus que están en el medio ambiente, lo que la comunidad científica reconoce como el balance de las especies bacterianas. Hemos encontrado nichos de mercado en quienes llevan a cabo la agricultura orgánica, pero el potencial de nuestros productos va más allá, principalmente en quienes exportan y quieren procesos garantizados de inocuidad, reitera el doctor Cristóbal Chaidez Quiroz

Colaboración de la Agencia Innovación y Desarrollo.

La asociación civil Amor y Convicción presentó el Manual del Preventor, un texto que tiene el propósito de formar capacitadores en la prevención del consumo de drogas, en el que participó el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad).

La colaboración del Ciad estuvo a cargo del profesor Jesús Laborín Álvarez, investigador de la Coordinación de Desarrollo Regional, quien evaluó el impacto del programa Advertencia, cuyo objetivo es prevenir el consumo de drogas en estudiantes de educación básica en Hermosillo, Sonora.

Tras seis meses de análisis, el académico del Ciad concluyó que Advertencia tuvo un alto impacto en los jóvenes que tomaron el curso. Los hallazgos que encontró en las respuestas de los jóvenes le fueron entregados a la asociación para reforzar su modelo de trabajo.

En la presentación del Manual, Omar Balderrama Figueroa, conocido popularmente como Tato NK, subrayó que el enemigo de la droga es la educación y que para su combate es necesario creer firmemente que el cambio es posible.

Con esta iniciativa, Balderrama Figueroa hizo un llamado al Gobierno del Estado de Sonora para que los docentes de la entidad se capaciten en un curso de veintiocho horas, para que cada escuela se empodere y tenga las herramientas para enfrentar los problemas relacionados con las drogas.

Además del Ciad, el Manual del Preventor fue posible gracias a la colaboración de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), el Centro de Desarrollo Integral de Competencias y la Universidad LiberQuaré.

Científicos mexicanos investigan la biología y dinámica ecológica de la trucha dorada mexicana (Oncorhynchus chrysogaster), una especie nativa amenazada y en grave riesgo de extinción que es nativa y habita en tres cuencas hidrográficas de la Sierra Madre Occidental, con una distribución muy limitada en los ríos Sinaloa, Culiacán y Fuerte, que ocupan territorios en los estados de Chihuahua, Durango y Sinaloa.

Los trabajos en el campo y el laboratorio y la interpretación de resultados, han permitido importantes hallazgos sobre esta especie en peligro de extinción que son determinantes para el desarrollo de nuevos elementos de diseño de programas de monitoreo orientados a la conservación y el manejo de la trucha dorada mexicana, una especie emblemática de esta región occidental de México.

En la investigación liderada por el Dr. Arturo Ruiz Luna, académico del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), de la Unidad Mazatlán de Acuicultura y Manejo Ambiental, interviene el Dr. Rafael Hernández Guzmán, ingeniero pesquero por la Universidad Autónoma de Nayarit y actualmente catedrático Conacyt comisionado al Instituto de Investigaciones sobre los Recursos Naturales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

La trucha dorada mexicana es una especie amenazada endémica de México, que habita en tres cuencas hidrográficas de la Sierra Madre Occidental, en lugares apartados y remotos de los ríos Sinaloa, Culiacán y Fuerte. Debido a que la especie no ha sido muy estudiada, entre los años 2014 y 2015 se realizaron encuestas y salidas al campo para muestreos y obtención de nuevos registros que confirmaran los datos históricos de estas cuencas.

De acuerdo a los resultados finales de esta investigación, en la que también participaron los expertos Francisco de García de León y Alejandro Ramírez Huerta, se filtraron los registros de esta especie, para lo cual se utilizaron 18 ubicaciones para modelar la distribución potencial, utilizando GARP y MaxEnt, incluida la caracterización del paisaje basada en el análisis hidrológico y la clasificación de imágenes satelitales.

La coincidencia entre los modelos fue >85% para un área de distribución potencial de 4,300 km2, definida por seis variables bioclimáticas y fisiográficas, con una red hidrológica de 3,000 km. De acuerdo a los investigadores, para evitar la sobreestimación, el área de distribución final incluía solo los cien metros de franjas que rodean la red de drenaje y sus características paisajísticas asociadas.

En campo se utilizó el sistema de muestreo de Jackknife para validar ambos modelos, prediciendo con éxito más del 80% de las ubicaciones (p < 0,001). El área estimada cubre 275 km2, principalmente definidos por las corrientes de segundo y de tercer orden, a altitudes >2000 m y alta calidad del agua (transparente, oxígeno disuelto >5 mg L-1; temperatura <26 °C), que fue parte de una matriz de bosques no perturbados.

Este estudio proporciona nuevos hallazgos sobre las especies en peligro y nuevos elementos para el diseño de programas de monitoreo apropiados que apoyan la conservación y el manejo de la trucha.

La trucha dorada mexicana es un pez de agua dulce de la familia de los salmónidos y es endémico de ríos de la Sierra Madre Occidental en México.

La especie se encuentra cerca de la cabecera de tres grandes cursos de agua entre los estados de Chihuahua y Durango: río Fuerte, río Sinaloa y río Culiacán, así como en otros ríos menores de esta zona, prefiriendo las corrientes de agua limpia y fría, normalmente de alta montaña.

Su pesca tiene una escasa importancia comercial por su rareza, aunque su carne es apreciada y con alto valor en el mercado. En los últimos años se han desarrollado expediciones de pesca deportiva, pero tampoco esta actividad está arraigada en México, aunque tiene un alto potencial.

Colaboración de Noventa Grados, Agencia de Noticias.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) participará en la Expo Destinos de Salud 2018, que se celebrará el 18 y 19 de mayo del presente en Hermosillo, Sonora.

El propósito de este evento es integrar una red binacional que reúna a los principales proveedores de turismo médico y turismo de bienestar, para el fortalecimiento y promoción del turismo de la salud.

Lo anterior es con el objetivo de posicionar a la megarregión Sonora-Arizona como un destino de salud regional e internacional.

El turismo de la salud se ha definido comúnmente como el relacionado con aquellas personas que viajan hacia otro país o región en búsqueda de atención a la salud o tratamientos médicos de calidad y a costos competitivos.

En el caso de Sonora, particularmente en las comunidades fronterizas, esta situación se manifiesta desde hace tiempo en un dinámico movimiento de visitantes de origen hispano y estadunidense que buscan cuidados médicos y dentales.

Este es un evento organizado por la Secretaría de Seguridad Pública y la Comisión Sonora Arizona, que contará con la participación de más de treinta instituciones públicas y empresas privadas.

A través de un módulo de información, el Ciad expondrá los servicios analíticos que ofrece en sus laboratorios altamente especializados, ubicados en Sonora, Sinaloa, Nayarit y Chihuahua. Además, se expondrán algunos trabajos de investigación en cartel de las coordinaciones académicas de Desarrollo Regional y Nutrición.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD, mencionó la importancia de la participación institucional en la Expo, toda vez que le permitirá dar a conocer a los asistentes el trabajo que se ha realizado en temas de turismo y nutrición y salud.

El programa de actividades comprende una serie de conferencias sobre temas como cáncer de mama, obesidad, cáncer de piel y autismo, entre muchos otros temas de interés general, que se realizarán desde las 10:00 a las 18:00 horas del viernes y el sábado en el Expo Fórum.

 

 

Con el propósito de impulsar el sector agroalimentario de Nayarit, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la asociación Un Mundo con Puentes han firmado un convenio de colaboración.

El acuerdo tiene la intención de sumar esfuerzos para la creación y desarrollo de proyectos que tengan como objetivo apoyar a productores hortofrutícolas nayaritas para que logren exportar hacia Europa y Asia.

En ese sentido, la Unidad de Gestión Tecnológica (UGT-CIAD) ubicada en Tepic, Nayarit, y que está bajo la responsabilidad de Gabriela del Valle Pignataro, será actor clave, comentó el Director General del CIAD, Pablo Wong González.

Por su parte, Adam Tafazoli, Director General de Un Mundo con Puentes, manifestó que se pretende crear una agenda para la promoción de los proyectos de investigación del CIAD, así como su desarrollo tecnológico e innovación, para conectarlo con el sector agroindustrial.

Asimismo, agregó que en Nayarit existen nichos de oportunidad en las cadenas productivas, como por ejemplo en aguacate y mango, que representan una posibilidad para agregar valor a alimentos que son altamente demandados en los mercados internacionales.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación y responsable de la celebración de este convenio, afirmó que con el apoyo de investigadores de la Coordinación Regional Culiacán y de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal del Ciad, especialistas en el tema de inocuidad agroalimentaria, participarán activamente en el desarrollo de proyectos para apoyar al sector productor nayarita.

Por último, destacó que durante la visita realizada por Tafazoli a las instalaciones del Ciad Hermosillo en días pasados, se exploraron proyectos en otros temas de interés, como el aprovechamiento de subproductos que tengan el potencial de ser utilizados como materia prima en la elaboración de materiales de empaque biodegradables, para lo cual ya se ha establecido comunicación con una de las expertas en la temática.

Con el propósito de ofrecer un espacio de intercambio de experiencias para estudiantes del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), esta semana se realizó el IV Coloquio de Desarrollo Regional.

Este encuentro tuvo el objetivo de propiciar una oportunidad para que las y los alumnos del Doctorado en Desarrollo Regional del Ciad presentaran y discutieran avances de sus tesis de investigación y recibieran retroalimentación sobre las mismas.

Los trabajos fueron comentados por personal académico de otras instituciones de educación superior y personas usuarias o beneficiarias del conocimiento generado en las investigaciones, tales como integrantes del empresariado y de organizaciones sociales.

Las exposiciones abordaron temas como Sistema productivo de la uva, Comercio entre México y China, Comercio transfronterizo, Acoso escolar, Turismo, Abandono escolar, Impacto del cambio climático, Canasta alimentaria y Calidad del gobierno, entre otros.

Jesús Laborín Álvarez, profesor del Ciad y responsable del posgrado en Desarrollo Regional, destacó la importancia del evento, pues, dijo, las aportaciones de especialistas enriquecen los proyectos, al igual que la comunidad participante evalúa los hallazgos.

Agregó, también, que el Coloquio forma parte de una estrategia comunicativa para que el o la estudiante ponga en práctica sus habilidades de transferencia del conocimiento.

El IV Coloquio del Doctorado en Desarrollo Regional fue coordinado por las docentes responsables del Seminario de Investigación VII, Rosario Román Pérez y Diana Luque Agraz, ambas investigadoras del Ciad.

En esta cuarta edición se presentaron 15 proyectos que se realizan en el marco de las cuatro líneas generales de aplicación del conocimiento que conforman este programa doctoral: Economía y Desarrollo Regional, Estudios Ambientales y Socioculturales del Desarrollo, Estudios de Desarrollo Humano y Vulnerabilidad Social y Estudios Sociales sobre Alimentación y Desarrollo.

 

Una oportunidad para que los jóvenes conozcan la oferta académica disponible en instituciones académicas con sede en Guaymas, Sonora, se ofrecerá en la Semana de Posgrados 2018.

En esta ocasión, el evento se desarrollará del 29 al 31 de mayo del presente y tendrá lugar en las instalaciones del Instituto Tecnológico de Guaymas. Se presentarán proyectos de investigación de estudiantes de posgrado de las instituciones organizadoras, además de módulos de información.

Junto con el ITG, participarán instituciones como el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor) y el Instituto Tecnológico de Sonora (Itson).

Los asistentes podrán conocer opciones para estudiar maestrías y doctorados en áreas como acuacultura, biología, ecología, biotecnología, ciencias sociales y administrativas y sistemas de información, entre otras.

El profesor investigador del Ciad, Janitzio Egido Villarreal, responsable de los posgrados en la Coordinación Regional Guaymas, destacó la importancia de la realización de este tipo de eventos, pues, dijo, fortalece el vínculo entre instituciones de la región.

Asimismo, señaló que los alumnos de posgrado que participarán con exposiciones en la sexta edición de este encuentro tendrán la oportunidad de disfrutar una experiencia académica que representa una parte valiosa de su formación profesional.

Por último, agregó que, aunado a lo anterior, esta es una gran oportunidad también para los estudiantes de licenciatura, e incluso preparatoria, para conocer lo que se hace en las entidades académicas de esta región, así como para los sectores productivo, de gobierno y académico, quienes, eventualmente, se pueden ver beneficiados tanto por los resultados de las investigaciones como por el recurso humano altamente calificado que los egresados de los posgrados representan.

 

Pablo Wong González, Director General del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), participó en el Seminario de Cultura Mexicana, que se celebró en la Sociedad Sonorense de Historia, en Hermosillo, Sonora.

La Casa Uruchurtu fue sede de un encuentro en el que el titular del CIAD coincidió con los reconocidos académicos Enrique Provencio Durazo y Rolando Cordera Campos.

Wong González habló sobre la importancia de la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI) y su función para potenciar las capacidades productivas de las regiones, como base para el desarrollo del país.

Agregó que, al vivir en la era del conocimiento, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) actualmente realiza un esfuerzo para impulsar el crecimiento económico de México mediante un desarrollo sustentable.

Asimismo, apuntó que los países que le han apostado a la inversión en CTI son los que más han avanzado, lo cual podría ser una oportunidad para México, a través de la creación de sistemas de innovación regionales con una visión transexenal.

Por su parte, Provencio Durazo y Cordera Campos, en su análisis sobre las estrategias para el desarrollo, coincidieron en que la pobreza, la desigualdad y el desarrollo sustentable continúan siendo factores en torno a los que giran los problemas nacionales.

En ese sentido, hicieron hincapié en la necesidad de que exista una coordinación entre la investigación y la ejecución de las políticas públicas y, sobre todo, que estas marchen en armonía con los objetivos de la agenda global.

También comentaron que es necesario el diseño de políticas públicas realmente basadas en los derechos humanos, que coadyuven a una mejora en la distribución del ingreso.

Por último, mencionaron que en el país existen medios para superar la pobreza y reducir la desigualdad, para lo que es necesario incentivar la inversión pública y privada, hacer más eficiente el gasto público y generar acuerdos incluyentes de largo plazo que brinden confianza a los ciudadanos y a los inversores.

Con el propósito de fortalecer la reorganización de los centros públicos de investigación (CPI) del Conacyt, los responsables de las diferentes áreas de Vinculación, Gestión Tecnológica e Impulso a la Innovación de la Coordinación 3 (Alimentación, Salud y Medio Ambiente) se reunieron en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

Además del CIAD, esta coordinación está constituida por el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (Cicese), el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), el Instituto de Ecología (Inecol), el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (Ipiciyt) y el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej).

Este grupo se reúne mensualmente de manera virtual desde hace un par de años, y en esta ocasión se congregaron con el propósito de diseñar un plan estratégico, como área de vinculación y gestión tecnológica de la Coordinación 3, para atender en forma organizada y conjunta los proyectos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), así como las demandas de los sectores público y privado.

En dicho ejercicio de planeación se lograron establecer objetivos comunes de estos centros y se elaboró un plan de trabajo en el que se determinaron las capacidades de vinculación y desarrollo tecnológico que como colectivo pueda ofrecer a sus zonas de influencia.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD, quien, junto con el equipo de la Coordinación y de la Unidad de Transferencia de la Innovación (UTI) del CIAD, fue anfitrión de las jornadas de trabajo, que duraron dos días y se celebraron en Hermosillo, Sonora, señaló que estas sesiones fueron altamente productivas.

En ese sentido, el también titular de la UTI comentó que este esfuerzo se traducirá en un documento que le será entregado a los directores generales de cada CPI de esta coordinación.

González Córdova destacó la atención que los directores le brindan a este proyecto, pues representa una iniciativa que refleja proactividad y refrenda el compromiso de este grupo de la coordinación 3 para trabajar de una forma transversal y organizada.

Asimismo, subrayó el impulso que el Director General del CIAD, Pablo Wong González, brindó a este encuentro, pues ambos coinciden en que, por su naturaleza de investigación multidisciplinaria, su presencia geográfica y su personal académico, el Centro es un actor elemental para la construcción de la sociedad del conocimiento.

Mobile Menu