Notas

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), dio la bienvenida a los estudiantes de nuevo ingreso a los programas de posgrado que han iniciado sus actividades académicas.

 

El Dr. Pablo Wong González, director general dijo a los jóvenes que el Programa de Posgrado es uno de los tres pilares sustantivos de la institución y “sabemos que la apuesta del futuro del país son ustedes, queremos ser parte de poder ir cambiando paradigmas, de la nueva cara que debe tener la ciencia y la investigación y por supuesto la formación de recurso humano".

 

La flexibilidad, la heterogeneidad, la diversidad, la calidad y la competitividad, son algunos de los elementos que deben estar muy presentes en los estudiantes de posgrado mencionó “y aquí en CIAD se combinan para que los estudiantes tengan una formación integral”, reiteró el director general.

 

Por su parte la Da. Gloria Yepiz Plascencia, coordinadora de Programas Académicos, puso a disposición de los 61 jóvenes de Maestría en Ciencias y los 16 de Doctorado en Ciencias, de nuevo ingreso, cada uno de los elementos que integran la Coordinación, quienes podrán apoyarles en el área escolar, administrativa, técnica y psicológica.

 

El entusiasta grupo de estudiantes que cursan el semestre que comprende de agosto 2013 a enero 2014, estarán de tiempo completo en contacto con científicos y técnicos que los guiarán durante su estancia en los Programas de Maestría y Doctorado en Ciencias.

 

Como parte del programa la Dra. Verónica Mata Haro, investigadora de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos, hizo la presentación de los Lineamientos y Medidas de Seguridad, mismas que se implementan en todas las instalaciones del CIAD, pero específicamente en los laboratorios.

 

En tanto la Comisión de Seguridad e Higiene (CSH), representada por Griselda Noriega Valenzuela, explicó a los jóvenes de forma sencilla sobre el manejo de situaciones de riesgo y un grupo de empleados hizo una demostración.

 

En la bienvenida estuvieron también la Dra. Cristina Taddei Bringas, Coordinadora de Investigación, la Dra. Alma Rosa Islas Rubio, Coordinadora de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal, la Dra. Gabriela Ramos Clamont Montfort, Coordinadora de Ciencia de los Alimentos, la Dra. Mayra de la Torre Martínez, responsable de la Unidad de Alianzas y Programas Estratégicos y el Dr. Humberto Astiazarán García, Coordinador de Nutrición.

 

Al finalizar este primer acercamiento que facilitará la estancia de los estudiantes de posgrado en CIAD, se ofreció un refrigerio para que aprovecharan la oportunidad de conversar con los coordinadores y docentes presentes.

En el laboratorio de Fisiología Vegetal – Molecular de la Coordinación de Tecnología de Alimentos del Origen Vegetal del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), se ha desarrollado una tecnología para mejorar el color rojo de las uva de mesa, problema que por años han enfrentado los productores y que reduce la calidad del fruto.

 

El Dr. Miguel Ángel Martínez Téllez, investigador titular, explicó que este desarrollo tecnológico está listo para validarse a nivel semi comercial, ya que por espacio de seis años ha realizado trabajos de investigación, probando el producto en parcelas experimentales y ahora corresponde hacerlo a nivel semi comercial. Los resultados in vivo señalan que supera el color de las bayas a las que se aplicaron tratamientos con liberadores de etileno, con la ventaja de no alterar la firmeza del fruto.

 

El investigador dijo que al participar en la convocatoria de Fundación Produce Sonora, A.C., el proyecto fue aprobado, y el compromiso es hacer una aplicación en cuatro hectáreas de uva de mesa en las zonas de la Costa de Hermosillo y Pesqueira en la próxima temporada (2014).

 

Nosotros estamos utilizando productos que son derivados de paredes celularesde los mismos productos vegetales. Son oligosacáridos, carbohidratos complejos que tienen efectos biológico en la planta, que al aplicarlos, esta los reconoce y genera una respuesta. Entre esas respuestas está la de inducir la síntesis de antocianinas y generar color en la piel de los frutos, como ocurre para el caso de las variedades rojas de uva de mesa.

 

Agregó que la aplicación se hace asperjando la sustancia directamente al racimo y como es un producto orgánico, no tiene ningún efecto para la salud de los consumidores “y esa es una de las ventajas, que es un producto natural que tienen un proceso biotecnológico pero no se han agregado compuestos que puedan ser tóxicos para los consumidores, de hecho reúne las características de un producto orgánico” reiteró.

 

Martínez Téllez sentenció que el problema del color en las uvas de mesa siempre ha existido, sobre todo en las zonas más calurosas. El producto dijo, también se está evaluando en otros frutos rojos como manzanas y fresas, y aunque todavía no hay resultados en cuanto a dosis, fechas o índices de aplicación, se continúa trabajando en esa parte. Por lo pronto en uva roja de mesa los avances son notorios.

 

Las variedades principales de uva de mesa son Perlet, Flane, Sugraone y Red Globe, produciéndose un volumen anual de 166 mil 600 toneladas a nivel nacional, de las cuales 122 mil toneladas se producen de Sonora, es decir, el 69.2 por ciento de la producción nacional de uva de mesa.

 

Por último mencionó que este desarrollo tecnológico está en proceso de patente “y es un desarrollo tecnológico generado en el CIAD, por lo pronoto ya se autorizó el PCT (tratado internacional de cooperación en materia de patentes), para registrarla en otros países, y estamos con el trámite de registro en Europa y Estados Unidos”.

Por segunda ocasión, la Unidad Especializada de Inocuidad Alimentaria (UNEDIA), mantuvo la acreditación por parte de la Entidad Mexicana de Acreditación (ema), al confirmar, luego de dos días de evaluación, que trabaja con apego a las normas nacionales e internacionales y al reconocer la competencia técnica y confiabilidad de los resultados en los análisis que emite.

 

Luego de conocer el resultado el Dr. Cristóbal Chaidez Quiroz, Coordinador Regional del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD),  en Culiacán, felicitó al joven pero muy profesional equipo de la UNEDIA, reiterándoles la confianza en ellos para continuar cosechando éxitos y posicionen los servicios que se ofrecen en el mercado nacional e internacional.

 

Durante el proceso, el personal de UNEADIA atendió la visita de los valuadores, el Biólogo Ergelio Vargas Pérez (valuador líder) y la Ing. Alejandrina Ruiz Bello (experta técnica), quienes procedieron a revisar las evidencias documentales de la implementación y mantenimiento del Sistema de Gestión de Calidad, así como los registros técnicos correspondientes a los métodos vigilados, a la ampliación de asignatarios y al nuevo método.

 

Luego de la detallada y minuciosa revisión del proceso el resultado fue “Cero No Conformidades”, resultado que el equipo UNEDIA obtiene por segunda ocasión.

 

Cabe destacar que la revisión se realizó de manera profesional, lo que permitió al personal identificar oportunidades de mejora invaluable y reforzar sus conocimientos acerca de las políticas y criterios que es necesario cumplir.

 

Con  el  objetivo de contribuir a la transferencia de conocimiento hacia el programa de posgrado en Desarrollo Regional y en la formación de los estudiantes de postgrado de CIAD, el Dr. Luis Huesca Reynoso investigador titular del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD),  ha iniciado un proyecto de investigación  durante su estancia sabática en el Département d’économique de la Université Laval ( http://www.ecn.ulaval.ca/), en la Ciudad de Québec, Canadá y colaborará en su Centro de investigación (CIRPÉE)  http://www.cirpee.org/en.

 

Uno de los principales  impactos tecnológicos esperados son el aprendizaje en la creación de programas y comandos aplicados en software para medición de bienestar. Este último punto lo implementará con un proyecto que medirá el impacto fiscal (como el IVA en distintos grupos de alimentos) y de los efectos de las transferencias en el bienestar de la población. 

 

Cabe mencionar que el segundo punto es una de las líneas de expertise del grupo de trabajo en el CIRPÉE y en específico, del investigador anfitrión Dr. Jean-Yves Duclos http://www.ecn.ulaval.ca/fr/jean-yves.duclos, director actual del Département d’économique, den el cual  el Dr. Huesca Reynoso colaborara intensamente  al realizar comparaciones de programas sociales y de bienestar entre Canadá y México.

 

Estos trabajos se realizarán del 1 de septiembre de 2013 al 30 de agosto de 2014: Para consulta de la liga del anuncio del sabático en la Université Laval

 http://www.ecn.ulaval.ca/fr/nouvelles/le-professeur-luis-huesca-en-sabbatique-au-departement-de-septembre-2013-aout-2014

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A.C. (CIAD), Unidad Mazatlán celebrará el XX aniversario de su fundación y para ello ha programado actividades académicas y deportivas.

 

El Dr. Miguel Betancourt Lozano, coordinador regional del CIAD en Mazatlán, precisó que el festejo iniciará el jueves 29 de agosto con la toma de la fotografía anual del personal y enseguida realizarán Honores a la Bandera con apoyo de la Escuela Primaria “Don Cruz Lizárraga”.

 

Posteriormente se llevará a cabo la Ceremonia de inauguración de los festejos del XX Aniversario del CIAD y en punto de las 11:00 horas dará inicio la conferencia del Dr. Héctor Manuel Cárdenas Cota, Director de Divulgación Científica y Gestión Tecnológica del Centro de Ciencias de Sinaloa, dijo.

 

Las actividades del primer día de celebración terminarán con una exposición fotográfica.

 

Como ya es costumbre en CIAD, expresó el Dr. Betancourt Lozano, se ha programado también dedicar la mañana completa para los eventos deportivos y al concluir se premiará a los ganadores y se distinguirán los mejores trabajos fotográficos participantes en el concurso de fotografía.

Con un peso de 10 gramos cada una, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), embarcó 40 mil crías juveniles de Pargo con destino a Manzanillo, Colima, para dar seguimiento a un proyecto de engorda y comercialización del producto.

 

La cosecha de crías de Pargo es un proyecto en el que trabajan desde hace varios meses, como lo comentó el Dr. Leonardo Ibarra Castro, destacando que ala pre-engorda se realiza en el Centro de Investigación y posteriormente las crías se donan para la etapa de engorda.

 

Agregó 43 mil 225 crías fueron enviadas a la Paz, Baja California para un proyecto de engorda, 45 mil 417 más se distribuyeron en los alrededores de Mazatlán, 70 mil para el Estado de Colima y un poco más de 11 mil fueron parte de experimentos y otras donaciones.

 

El investigador destacó que el proyecto surge por una necesidad del sector acuícola que apoyados por Conapesca, que ha otorgado alrededor de 20 millones de pesos para hacerlo posible, y CIAD Mazatlán, que tiene actualmente disponibilidad de crías juveniles de pargo para engorda, ha sido posible sacar adelante.

 

Ibarra Castro explicó que para hacer el traslado a Colima se requirió asegurar que el producto contar con oxígeno y una temperatura adecuada.

 

Precisó que para el proyecto donde se producen las crías juveniles de Pargo se destina una partida de un millón 500 mil pesos y colaboran cuatro investigadores y once productores.

El contenido de los desayunos escolares aporta alrededor del 25 por ciento de la energía diaria que requiere un menor de 10 años, señaló la MC Isabel Grijalva Haro, investigadora titular de la Coordinación de Nutrición del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD).

 

La cantidad de un desayuno escolar dijo, se determinó a través de un estudio realizado por el Centro de Investigación, y es suficiente para que cada niño que lo recibe tenga la capacidad de retención, memorización y desarrollo cognitivo durante el tiempo que permanece en la escuela por las mañanas, abundó.

 

Precisó que actualmente el desayuno se presenta en dos modalidades: caliente y frío y en ambos casos proporciona las calorías recomendadas según los parámetros nutricionales.

 

“Esas calorías que se les da están distribuidas en la forma en que debe de ser una porción saludable: Un aporte de grasa de menos del 30%, un aporte de energía de alrededor del 15% y entre 55 y 60% de carbohidratos”, expresó.

 

Agregó que la leche semidescremada que se les brinda está fortificada con vitamina A, pensando también en ayudar a resolver un problema de deficiencia nutricional de los niños sonorenses, aportándoles un 35 por ciento del requerimiento diario.

 

Grijalva Haro destacó que del ocho al once por ciento de los infantes presentan anemia al inicio del ciclo escolar, pero ésta disminuye al seis por ciento en los menores que reciben el desayuno escolar al término de las clases. Cabe mencionar que actualmente el DIF, Sonora proporciona los alimentos en más de 2 mil 266 escuelas en el Estado de Sonora.

 

La investigadora comentó que cerca del 30 por ciento de los estudiantes de primero a tercer año de primaria son obesos o tienen sobrepeso, según la información que obtuvieron en un estudio realizado por el CIAD en 18 escuelas de Hermosillo, en donde la muestra fue de 350 alumnos, mencionó.

 

Precisó que el desayuno escolar no es un factor de riesgo en el aumento de sobrepeso y obesidad en los menores pero “los padres de familia no deben olvidar que todos los niños deben de ir desayunados a la escuela. La omisión del desayuno está relacionado con un mayor incremento en el sobrepeso y obesidad”, concluyó.

Durante dos días, el Sistema de Inscripciones de  Posgrados del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), estuvo recibiendo solitudes de inscripción de los estudiantes de nuevo ingreso y de reinscripción de alumnos activos en los programas de posgrado: Maestría y Doctorado en Ciencias.

 

El portal de inscripciones estuvo activo los días 19 y 20 de agosto, en donde los estudiantes realizaron el trámite obligatorio, previo al inicio de sus clases  el próximo 26 de agosto en donde los cursos son impartidos por una  planta docente integrada  por cerca de 100 Profesores-Investigadores con Doctorado, además de 76 Maestros en Ciencias y más de 130 técnicos de alto nivel.

 

Durante el semestre que terminará en el mes de enero de 2014, como parte del programa académico, los estudiantes tendrán oportunidad de interactuar con reconocidos profesores que son invitados a las aulas con el objetivo de  fortalecer los cursos y el desarrollo de las tesis de grado.

 

Cabe destacar que todos los  programas de posgrado del CIAD están registrados en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) CONACYT, en la categoría de “Programas consolidados”, destacándolo como un centro de excelencia académica,  lo cual garantiza el apoyo con  becas a sus estudiantes.

 

Entre las opciones terminales de los Programas de Posgrado, CIAD cuenta con las siguientes: Acuacultura, Agricultura protegida,  Biopolímeros, Biotecnología, Bioquímica, Manejo ambiental, Microbiología, Nutrición, Tecnología de alimentos, Toxicología y Desarrollo Regional (Doctorado en Ciencias).

 

Durante su estancia en CIAD, los alumnos que cursan una maestría deben acumular al menos 80 créditos, mientras  que el compromiso de los estudiantes del programa de Doctorado es alcanzar hasta 220 créditos.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), realizó un proyecto de investigación con diferentes grupos indígenas de Sonora, en donde se evidencia que a pesar de estar en lugares muy distintos y de tener culturas diferentes, manifiestan sentirse afligidos por los mismos problemas socio-ambientales.

Como parte del estudio titulado “Pueblos indígenas de Sonora: territorios y recursos naturales”, durante los años 2010 y 2011, se levantó información sobre la situación en la que viven estas comunidades, cómo se alimentan, cómo se encuentran sus territorios, su biodiversidad, , entre otras cosas, investigación que se llevó a cabo con los Cucapá, los Pápagos, los Pima, los Seris, los Yaquis, los Mayos y los Guarijíos, realizado por el grupo de investigación de la Coordinación de Desarrollo Regional, encabezado por la Dra. Diana Luque Agraz, quien enlistó las principales preocupaciones de las comunidades Cucapá, Yaqui y Mayo, habitantes milenarios de los deltas de los ríos Colorado, Yaqui y Mayo, respectivamente:

• ¡El río está muerto!

• Ya casi no lleva agua pues se queda en la presa y luego pasa a los canales de riego pero sale de nuestro territorio. Se llevan toda el agua de nuestro río a regar los campos de otros agricultores.

• La poca agua que nos llega está contaminada por los plaguicidas, no podemos bañarnos ni mucho menos tomar el agua para beber. Nos estamos enfermando, sobretodo nuestros niños.

• Tenemos que comprar el agua. En las casas sale a cuentagotas.

• Ahora llueve mucho menos, en parte, desde que se hicieron las presas pues como dicen los abuelos, “El agua llama al agua”.

• Tenemos más calor.

• Muchas plantas y animales que comíamos o plantas medicinales ya desaparecieron. Crecían a un lado del río pero ya no lleva agua. Ahora tenemos que comprar todo.

• Antes teníamos muchas cosas de comer, cosas sanas, nadie se enfermaba. Todo era de aquí, no teníamos que comprar nada. Teníamos soberanía alimentaria.

• Cuando se van las plantas y los animales también desaparecen las palabras, cada vez somos menos los que hablamos la lengua materna. Con esto, nuestra identidad comunitaria se debilita.

• También nuestra ciencia, los conocimientos de los abuelos, están desapareciendo. Son los conocimientos para utilizar y cuidar las plantas, los animales, el río y todo el territorio.

• La gente tiene que ganar dinero ahora, y aquí no hay trabajo. Los jóvenes se están yendo a trabajar a las ciudades y ya no regresan.

• No podemos trabajar nuestras propias tierras pues ahora tenemos que pagar por la luz y el agua y las semillas y no nos alcanza, tenemos que pedir dinero a los bancos, pero ya no nos ayudan.

• Dentro de nuestro territorio, las pocas tierras que tienen riego, las rentamos y ahí algunos de nosotros trabajamos como jornaleros y nos pagan muy poco. Ahora los patrones están trayendo jornaleros de fuera, les pagan menos. Así, llega un momento que tenemos muchas deudas pues todo lo tenemos que comprar, y terminamos vendiendo nuestras parcelas.

Por un período de 15 años, la Dra. Diana Luque ha realizado estudios socio-ambientales para ayudar a las comunidades a lograr una mejor calidad de vida, cuidando al mismo tiempo de su territorio como herencia de sus antepasados “he tenido la oportunidad de escuchar a muchos pueblos, especialmente a los de Sonora, también de México y de otros países”, dijo.

“También sabemos por otras investigaciones que el clima de todo nuestro planeta está cambiando, y en Sonora, vamos a tener más calor y menos lluvia. Es decir, tendremos menos agua y comida de la manera en que estábamos acostumbrados, como ya lo están viviendo etas comunidades. En un clima como el de Sonora, una presa va alimentando las condiciones de sequía, que con el paso de los años esto se va agravando, pues se va perdiendo la vegetación y las condiciones que atraen la lluvia, el tipo de lluvia que se requieren” reiteró.

Los puntos anteriores son la síntesis de un mensaje que envió a la Comunidad Guarijío, a habitantes de la cuenca alta del río Mayo, señalando que el proyecto de la Presa de los Pilares tenderá a profundizar la problemática socio-ambiental, no sólo de los Guarijíos, sino también de los Mayos.

El estudio concluye que las comunidades indígenas cuentan con lo más valioso que se pueda tener en esta vida, su COMUNIDAD, su lengua materna, su territorio, sus plantas medicinales, sus alimentos del territorio, los conocimientos sobre su biodiversidad, pero se está viendo que todo esto está desapareciendo lentamente. Es decir, el tipo de agricultura de riego a través de canales de presas, ha beneficiado a otros sectores sociales, no a las comunidades indígenas que llevan miles de años en esos lugares.

Para consultas sobre el tema, la investigadora refiere la siguiente biografía: Luque, D. et, al. (2012) Política Ambiental y Territorios Indígenas de Sonora. En prensa. Revista de Estudios Sociales. Hermosillo, Son y Luque, et al (2012) “Pueblos indígenas de Sonora: el agua ¿es de todos? En Revista Región y Sociedad, Número Especial 3, 2012, Colson, Hermosillo, Son. Pp 53-89.

Interesados en conocer los servicios que ofrece el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), Coordinación Regional Culiacán, estuvieron recientemente funcionarios del Grupo ALTEX, una de las empresas agroindustriales más importantes en México.

 

El grupo comisionado para la visita, estuvieron en los laboratorios de Nutrición, Microbiología, Plaguicidas, y Calidad poscosecha, donde mostraron gran interés por la información que se les brindó. La Planta Piloto de Procesos Biotecnológicos fue el área que despertó la mayor curiosidad de los visitantes.

 

Como parte de su Modelo de Vinculación, CIAD Culiacán busca estrechar lazos con empresas interesadas en sus capacidades, es por ello que gestiona actualmente iniciar alguna colaboración con este grupo agroindustrial, ya sea con servicios de capacitación o analíticos para sus productos.

 

Durante la visita se expusieron los objetivos de CIAD Culiacán: contribuir a la generación y difusión del conocimiento científico y tecnológico, a través de proyectos de investigación; formar recurso humano especializado en las competencias nacionales e internacionales a través de Programas Académicos de Iniciación Científica y Posgrado; apoyar a los sectores público, social y privado mediante la gestión y desarrollo de proyectos, sistemas de producción, procesos, productos, servicios y asesorías orientadas a la seguridad alimentaria; e impulsar la innovación y competitividad a través de alianzas científico-empresariales.

 

Entre las fortalezas del Centro de Investigación destacan la competitividad de los investigadores, técnicos y administrativos; el dinamismo y la entrega del equipo de trabajo y el reconocimiento institucional como modelo de vinculación con el sector productivo, particularmente con el sector agroalimentario. CIAD cuenta con infraestructura de vanguardia que le permite generar investigación, desarrollo e innovación en alimentos; así mismo, ofrece  programas de Maestría y Doctorado con una eficiencia terminal y de inserción laboral que garantiza recursos humanos preparados y competitivos para el crecimiento de México.

 

Cabe mencionar que Grupo ALTEX fue fundado hace casi 30 años. Se ha enfocado en garantizar la más alta calidad de sus productos y servicios, posicionándose como líder en la producción y procesamiento de trigo, frutas y vegetales.

 

La eficacia, la calidad, el respeto y la comunicación son valores que han permitido al Grupo, posicionarse como una empresa de vanguardia a nivel internacional.

Mobile Menu