Notas

 

La fotografía se ha convertido en un punto de encuentro donde la ciencia, la tecnología y el arte convergen para capturar imágenes maravillosas de la naturaleza. Es por ello que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en colaboración con la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia y la Técnica y las revistas ¿Cómo ves?, Ciencias y Elementos, han lanzado la convocatoria para participar en el Concurso Nacional de Fotografía Cientí­fica 2015.

 

El objetivo de este ejercicio es lograr que la ciudadanía mexicana se acerque a la ciencia y la tecnología desde una visión grá­fica (artística y estética), a través de la fotografía, además de fomentar la participación ciudadana en actividades de comunicación pública de la ciencia.

 

El concurso comprende las categorías “Investigación científica” y “La ciencia y la tecnología en mi vida cotidiana”. En la primera modalidad, la fotografía deberá ilustrar al menos alguno de los siguientes elementos: el objeto de estudio de la actividad científi­ca, los científicos que la realizan, instrumentos e instalaciones donde se lleva a cabo o, bien, las tecnologías que resultan del avance científico.

 

En la segunda categoría, la imagen deberá ilustrar cómo intervienen la ciencia y la tecnología en la vida cotidiana de cualquier persona que no se dedica necesariamente a la actividad científi­ca-tecnológica. Es decir, ilustrar cómo se aproximan la ciencia y la tecnología a nuestra vida de cada día.

 

Los premios comprenden gratificaciones económicas para los primeros tres lugares de cada categoría, diplomas de participación con valor curricular, suscripciones a revistas especializadas y la publicación de las imágenes galardonadas en la revista Ciencia y Desarrollo (esto último sólo para primer y segundo lugar de cada modalidad).

 

La recepción de trabajos se cierra el lunes 10 de agosto de 2015. Si desea conocer todos los detalles y las bases de este certamen, dé clic aquí http://bit.ly/1e6sx2I

 

En temporada de calor es importante consumir frutas con alta concentración de vitamina C, además de vegetales de hojas verdes para que el cuerpo se mantenga hidratado y los músculos funcionen correctamente, recomendó Itzamná Baqueiro Peña, investigadora comisionada a cátedras Conacyt del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

 

La especialista en biotecnología mencionó que durante los días calurosos el cuerpo empieza a perder sales minerales, lo que causa la deshidratación y el desequilibrio de electrolitos, perturbación que afecta la salud de las personas.

 

Para evitar esto, aseveró, es importante consumir alimentos de temporada como cítricos, sandía, mangos, plátano y fresas, así como espinacas, acelgas, apio, jitomate, lechuga, coliflor y pepinos.

 

La científica en investigación en alimentos emitió algunas recomendaciones para mantener por más tiempo estas frutas y verduras, debido a que las altas temperaturas que se presentan en la región noroeste del país aceleran la descomposición de estas. 

 

Una forma de mantener los vegetales de hoja verde consumibles por más tiempo es conservarlos hidratados, explicó; acelgas, espinacas y otros pueden guardarse en un envase envueltos en una toalla o servilleta de papel húmedo, para posteriormente depositarse en el refrigerador.

 

Detalló que los alimentos como el apio y el brócoli se pueden depositar en un recipiente con agua simulando un florero; con esto se mantienen frescos, además producirán retoños por lo que el vegetal empezará a crecer. También es importante guardarlos en el refrigerador, expuso.

 

Con respecto a los cítricos, comentó que estos deben de ir en un frutero o refrigerados en un recipiente, y se debe tratar de evitar la humedad, ya que esta aumenta la proliferación de hongos.

 

 “En este temporada se presentan muchos casos de alergias, por eso es importante el consumo de vitamina C, de minerales que están presentes en los alimentos de hojas verdes y de pescado por su omega, además de consumir carne moderadamente”, concluyó.

 

Colaboración de Yohanna Romo, reportera del periódico El Sol de Hermosillo

 

Con el propósito de fortalecer lazos de colaboración con la Universidad de Bath (Inglaterra), Cristóbal Chaidez Quiroz, profesor investigador de la Coordinación Regional Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y responsable del Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria (LANIIA), realizó una estancia académica invitado por el investigador Jaime Martínez Urtaza, científico adscrito a la mencionada academia británica. 

 

Durante la estancia académica se revisaron los avances del proyecto de Ciencia Básica Conacyt, a cargo de Chaidez Quiroz, y en el cual Martínez Urtaza es colaborador. 

 

 

Como parte del seguimiento se destaca la preparación de dos publicaciones resultantes de las investigaciones realizadas y la continuidad del proyecto para ser sometido este año a evaluación ante las instancias correspondientes del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). 

 

Además de los acuerdos, también trascendió el establecimiento de las bases para la firma de un convenio de colaboración entre ambas instituciones que busca conformar una alianza que permita fortalecer los programas de posgrado y de investigación tanto del CIAD como de la Universidad de Bath. 

 

Integrantes de la comunidad académica internacional especializada en epidemiología con enfoque en acuicultura, así como representantes del sector productivo acuícola y del Comité de Sanidad Acuícola del Estado de Sinaloa (Cesasin), se congregaron esta semana en el Centro de Convenciones de Mazatlán, Sinaloa, para celebrar un curso-taller y el Seminario Internacional de Epidemiología.

 

Dicho seminario fue realizado como parte del proyecto UC Mexus-Conacyt, emanado de la colaboración entre la Coordinación Regional Mazatlán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), el Departamento de Medicina y Epidemiología de la Escuela de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Davis, California, la Escuela Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, España, la Universidad Austral de Chile y representantes del Cesasin.

 

Este evento se realizó con el objetivo de instruir a quienes se dedican a la acuicultura, comercial y académicamente, sobre la importancia de los estudios epidemiológicos, sus fundamentos y herramientas, como parte de las estrategias para reducir los riesgos de introducción y dispersión de enfermedades.

 

Los asuntos que con mayor importancia dominaron este encuentro fueron las enfermedades infecciosas que impactan a la acuicultura en México y las experiencias de manejo y estudio en otros países.

 

María Cristina Chávez Sánchez y Leobardo Montoya Rodríguez, de la Coordinación Regional de CIAD Mazatlán e integrantes del comité organizador, comentaron sentirse satisfechos con los resultados de la encuentro porque, con el apoyo recibido por el proyecto, se han realizado reuniones de análisis entre sectores con experiencia y conocimiento en epidemiología en acuicultura para proponer medidas efectivas de manejo y reducción de riesgos en este campo.

 

Cuarenta empresas expositoras y mil quinientos noventa metros cuadrados de instalaciones dieron marco a la primera edición de la convención “Veggie & Fruit México 2015”, la cual se realizó esta semana en Mazatlán, Sinaloa, y contó con la participación de especialistas internacionales en el sector hortofrutícola, quienes compartieron los avances en productos y técnicas en este campo.

 

Con el propósito de ser una plataforma de divulgación para los temas sobre producción de vegetales y frutas, el evento estuvo dirigido a la comunidad productiva y académica interesada en conocer las últimas tendencias del mercado, además de adquirir mejores prácticas y nuevas estrategias que impulsan la cadena comercial agrícola. 

 

 

En representación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), María Dolores Muy Rangel, profesora investigadora y titular de la Coordinación Regional Culiacán, impartió la plática titulada “Impulsar al sector agrícola bajo los programas de apoyo para la investigación, desarrollo de tecnología e innovación: nuevos productos, procesos o servicios”, en la que expuso los beneficios de aplicar la ciencia y la tecnología para el desarrollo de las empresas del giro hortofrutícola.

 

Además, como parte del comité patrocinador del evento, el CIAD contó con un módulo de información de los servicios profesionales de investigación, vinculación, y los programas de docencia que ofrece esta institución, específicamente todo lo relacionado con el sector agrícola.

 

Muy Rangel comentó que la oportunidad de participar en esta convención permitió explicar a la comunidad productiva agrícola cómo se trabaja con los proyectos del Programa de Estímulos a la Innovación (PEI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologìa (Conacyt), una opción de vinculación que brinda beneficios económicos tanto al sector productivo como a los centros públicos de investigación.

 

Los proyectos PEI tienen como objetivo incentivar, a nivel nacional, la inversión de las empresas en actividades y proyectos relacionados con la investigación, desarrollo tecnológico e innovación a través del otorgamiento de estímulos complementarios, de tal forma que estos apoyos tengan el mayor impacto posible sobre la competitividad de la economía nacional.

 

El maíz es uno de nuestros alimentos más importantes, además de que, en torno a él, gira un sinnúmero de actividades productivas, económicas y científicas; es por ello que, desde el 26 al 28 de junio, profesionales de diversos campos científicos, productivos y comerciales relacionados con este cereal se reunirán en Culiacán, Sinaloa, para celebrar la Expo Maíz 2015.

 

Conferencias, talleres, exposiciones de innovación tecnológica y actividades recreativas y culturales, además de la oportunidad para la vinculación y el fortalecimiento del maíz como sistema-producto, es algo de lo mucho que podrán presenciar quienes asistan a este evento.

 

El encuentro es organizado por el sector campesino integrado a la Liga de Comunidades Agrarias de Sinaloa y por los industriales de la masa y la tortilla y cuenta con con el apoyo de los diferentes órdenes del gobierno municipal, estatal y federal. La convocatoria está hecha para quienes se dedican a la producción de maíz, a la comunidad académica y para el público en general. 

 

Como parte de la participación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), la Coordinación Regional Culiacán contará con un módulo de información donde se expondrán los servicios profesionales de investigación que la institución ofrece y, además, María Dolores Muy Rangel, titular de esta coordinación, impartirá la conferencia "Oportunidades de valor agregado al maíz en Sinaloa".

 

Asimismo, en el ánimo de difundir la labor científica que realiza el CIAD, el viernes 28 de junio se brindará un recorrido para que el público interesado conozca la planta de procesos biotecnológicos para el valor agregado.

 

Si desea conocer información sobre los más de ochenta expositores que intervendrán en este evento, así como los detalles del itinerario de actividades, puede consultar el enlace http://bit.ly/1Grr9kj

 

 

 

El turismo de la salud se ha definido comúnmente como el relacionado con aquellas personas que viajan hacia otro país o región en búsqueda de atención a la salud o tratamientos médicos de calidad y a costos competitivos. En el caso de Sonora, particularmente en las comunidades fronterizas, esta situación se manifiesta desde hace tiempo en un dinámico movimiento de visitantes de origen hispano y estadunidense que buscan cuidados médicos y dentales. 

 

Es por ello que para plantear estrategias que aprovechen este fenómeno y resalten los servicios y productos proporcionados (calidad, productividad y diversificación), es necesario contar con un diagnóstico integral que explique lo que ocurre con el turismo de la salud en el estado.

 

Por lo anterior, representantes de la Secretaría de Salud Pública del Estado de Sonora visitaron las instalaciones del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) en Hermosillo para realizar un primer acercamiento con integrantes de la comunidad académica, con miras a formular un plan estratégico de desarrollo en esta materia.

 

Al encuentro asistieron Jaime León Varela, Director General de Coordinación Sectorial de la Secretaría de Salud Pública de Sonora, y Humberto Santiago Ramos, Coordinador de Salud Fronteriza, quienes se reunieron con Pablo Wong González, Director General del CIAD, Juan Pedro Camou Arriola, Coordinador de Vinculación, Cristina Taddei Bringas, Coordinadora de Investigación, y Migdelina López Reyes y Patricia Salido Araiza, profesoras investigadoras de la Coordinación de Desarrollo Regional. 

 

 

En esta reunión se intercambiaron opiniones respecto a los retos de establecer estadísticas confiables en turismo de salud, se compartieron ideas sobre las potencialidades que existen en Sonora en este campo y se subrayó la necesidad de articular esfuerzos entre el gobierno, la academia y la iniciativa privada para impulsar esta modalidad turística, de manera que genere beneficios para la región. 

 

Patricia Salido Araiza, coordinadora de la reunión, dijo que este acercamiento significa para el CIAD una oportunidad para resaltar la vinculación interinstitucional y participar en el diseño de propuestas que contribuyan no sólo al desarrollo de un clúster de turismo de la salud en el estado, sino que también impacten positivamente a la población mediante acciones de política pública. 

 

En Sonora hay alrededor de diez unidades médicas (clínicas y hospitales) certificadas por diversos organismos, las cuales incluyen al Consejo de Salubridad General, la Joint Commission International, la Acreditación Canada International y la Asociación Americana para la Acreditación Internacional de Instalaciones de Cirugía Ambulatoria, entre otros.

 

Con el objetivo de promover la discusión, el análisis y las nuevas tendencias en la investigación, en el marco de la Cátedra Cumex Biología “Juan Luis Cifuentes” se dictó la conferencia magistral “Beneficios y perjuicios de la práctica de la biología molecular en México”, a cargo de Martín Ernesto Tiznado Hernández, profesor  investigador de la Coordinación Regional Hermosillo del Centro de Investigación en Alimentación  y Desarrollo (CIAD), en las instalaciones del Teatro Universitario de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT).

 

Con la participación de estudiantes, personal de investigación y docentes de la UAT y de las instituciones de educación superior que integran el Consorcio de Universidades Mexicanas (Cumex), Tiznado Hernández expuso un panorama de los avances, los beneficios y los perjuicios de la práctica de esta área del conocimiento en nuestro país, dentro del eje temático denominado “Impacto de la aplicación de la biología molecular sobre el desarrollo de la sociedad”.

 

Durante su disertación, señaló que en México existe un monitoreo y vigilancia de los organismos genéticamente modificados, con la finalidad de que la sociedad conozca a detalle los beneficios y perjuicios de esta disciplina. Precisó que la instancia encargada de esta tarea es el Sistema Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), el cual, a través de varias acciones, regula, administra y fomenta actividades para reducir los riesgos inherentes en materia agrícola, pecuaria, acuícola y pesquera, en beneficio del sector productivo, la industria y el público consumidor.

 

Destacó, además, que México es uno de los países con mayor número de exportaciones, lo que refleja la calidad de sus productos y el registro que se tiene del cuidado en el uso de organismos modificados.

 

 

Martín Ernesto Tiznado Hernández cuenta con el doctorado en plantas, con especialidad en biología molecular de plantas, por la Purdue University de Estados Unidos de Norteamérica. Actualmente es investigador titular en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo y responsable del laboratorio de fisiología y biología molecular de plantas de este Centro, donde ha dirigido tesis a nivel posgrado y ha establecido colaboraciones con otras instituciones de educación, tanto nacionales como internacionales.

 

Como parte de sus aportaciones científicas, ha hecho importantes publicaciones originales y pertenece también al Consejo Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados, que es un espacio de consulta obligada del gobierno mexicano en la toma de decisiones relacionadas con esta actividad.

 

Con el objetivo de instruir a quienes se dedican a la acuacultura, comercial y académicamente, sobre la importancia de los estudios epidemiológicos, sus fundamentos y herramientas como parte de las estrategias para reducir los riesgos de dispersión de enfermedades, del 15 al 17 de junio del presente, en Mazatlán, Sinaloa, se celebrará el Seminario Internacional de Epidemiología.

 

Dicho encuentro es resultado de la colaboración entre la Coordinación Regional Mazatlán en Acuicultura y Manejo Ambiental del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y el Departamento de Medicina y Epidemiología de la Escuela de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Davis, California. Además, como instituciones invitadas se encuentran la Escuela Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, España, y la Universidad Austral de Chile.

 

Durante estas jornadas se celebrarán conferencias, talleres y mesas de discusión, entre los cuales destacan el curso-taller “Diseño de Programas de Muestreo para Detección de Enfermedad vs. Estimación de Prevalencias” y la “Conferencia Internacional sobre Epidemiología.

 

María Cristina Chávez Sánchez, profesora investigadora del CIAD e integrante del comité organizador, comentó que estas actividades tienen como finalidad brindar un panorama más amplio sobre la investigación epidemiológica, especialmente al personal que integra los comités de sanidad acuícola.

 

Si desea conocer más sobre el registro y los detalles del programa de actividades, puede enviar un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.marcar al teléfono (669) 989 8700, extensión 249 o consultar los siguientes enlaces:

http://bit.ly/1JIfYrh

http://bit.ly/1S83QkM

 

 

La falta de inversión en ciencia y tecnología, además de la ausencia medidas preventivas eficaces, reduce las posibilidades de triunfar ante los endémicos embates del mosquito Aedes aegypti.

 

Los casos de dengue, chikungunya y otras enfermedades hemorrágicas de origen viral, que usan al citado mosquito como vector, se multiplicarán en Sinaloa y causarán graves afectaciones a la salud de la población y a la economía de la región.

 

Sinaloa registró el primer caso de dengue en la década de los ochenta. Han pasado más de treinta años y, como es usual, en lo que va de 2015 resurgen los casos de dengue clásico y hemorrágico y recientemente también de la fiebre chikungunya.

 

A pesar del avance de la enfermedad y la propagación de estos virus por todo el estado, Sinaloa carece de una estrategia efectiva de combate contra el mosquito, pero sobre todo de las bases científicas que sustenten formas innovadoras de prevención. Por lo tanto, después de 33 años de dengue, Sinaloa se mantiene al acecho del mosquito, el cual año con año prolifera de la mano del cambio climático y de las inminentes variedades resistentes que se establecerán en la región.

 

Las cifras

 

Según cifras proporcionadas por las autoridades de salud del estado de Sinaloa, durante la comparecencia de su titular en el Congreso del Estado hace un par de años, se tiene lo siguiente: el gobierno federal destina a Sinaloa poco más de 64 millones anuales para el combate al dengue a través de diversos programas. De ese total, 32 millones de pesos se utilizan para la compra del abate, un plaguicida organofosforado prohibido en algunos países, y 16 millones 588 mil se destinan al pago de brigadistas, quienes recorren casa por casa, reparten abate y tratan de concientizar a la ciudadanía sobre medidas de prevención; el resto de los recursos se emplea en gastos operativos.

 

Aun cuando los programas de “descacharrización” y “abatización” son programas continuos, han fracasado en detener el avance del mosquito; prueba de esto es la vigencia de Sinaloa en los primeros lugares a nivel nacional en casos de dengue. Esta situación propone un par de preguntas: ¿qué alternativas? ¿qué soporte de investigación tenemos?

 

Las alternativas existen

 

Una propuesta sencilla pero de gran impacto en el mediano y largo plazo sería que, anualmente, un 15% del recurso que Sinaloa recibe para el combate de estas enfermedades se destinara para crear un fondo de investigación en enfermedades transmitidas por vectores. Con esto, al cabo de algunos años Sinaloa estaría a la vanguardia nacional e internacional con la posibilidad de generar desarrollos innovadores cristalizados en medidas preventivas, vacunas, medicamentos, etc.

 

Un ejemplo tangible es Brasil, uno de los países líderes en casos de dengue. Este país decidió invertir en ciencia y tecnología y actualmente genera estrategias innovadoras como la introducción de una especie bacteriana (Wolbachia) en mosquitos Aedes aegypti, la cual evita la transmisión del dengue. En África y otras regiones endémicas de malaria y fiebre amarilla se optimizó la tecnología de aplicación de un plaguicida mejorado a través de redes o mosquiteros impregnados con este producto para reducir los riesgos de contaminación ambiental y para atacar mosquitos resistentes a los organofosforado (abate).

 

En conclusión, considero que la estrategia local está rebasada. No podemos pasarnos los años con la misma rutina que ha sido claramente ineficiente. Es necesario invertir en ciencia, tecnología e innovación, como lo hacen otras regiones del mundo, de lo contrario siempre estaremos al acecho de los mosquitos… Bueno, eso es lo que yo opino, ¿y usted?

 

Colaboración del Dr. Cristóbal Chaidez Quiroz

Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria

Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD)

Carretera a Eldorado km. 5.5, Culiacán, Sinaloa, Mexico, 80110. Tel. (667) 760-5536

www.ciad.mx

www.ciad.edu.mx

blog.ciad.edu.mx/cms/index.php

Mobile Menu