Notas

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), implementó en Sonora y Oaxaca un modelo educativo sobre higiene y salud con el que probó que es posible reducir enfermedades infecciosas provocadas por parásitos intestinales en los niños.

 

El Dr. Luis Quihui Cota, explicó que el estudio llevado a cabo, abarca cuatro módulos: Higiene donde se capacita al escolar sobre el conocimiento de los alimentos más saludables en la contribución de nutrientes, haciendo hincapié en que consumiéndolos y realizando buenas prácticas de higiene, estos pueden ayudar a combatir ese tipo de infecciones.

 

Otro módulo es el del cuidado del Medio Ambiente, en donde se les explica del impacto que puede tener un ambiente sano relacionado con nuestro entorno. Un tercer módulo es la autoestima en donde el escolar aprende a valorar y a cuidar su cuerpo y finalmente se aborda el tema sobre el problema de las enfermedades infecciosas y los tipo de microorganismos que pueden estar causando ese tipo de enfermedades, así como como su trasmisión y tratamiento.

 

“Creemos que si este modelo es adaptado y llevado a cabo apropiadamente en el ámbito escolar, puede ayudar a la obtención de beneficios en las poblaciones intervenidas. Lo que tenemos que hacer es difundir los resultados generados a partir de nuestro estudio y promoverlo a través de las autoridades que tengan decisiones de peso”.

 

Como una buena alternativa, el proyecto propone aprovechar los esquemas de la Campaña de Vacunación e incorporar el modelo educativo diseñado a las escuelas para ayudar a combatir las infecciones causadas por parásitos intestinales, con el propósito final de que la Secretaría de Educación y Cultura (SEC), integre el modelo al programa educativo normal del ciclo escolar” propuso el investigador del CIAD.

 

En Sonora dijo la prevalencia de parasitosis intestinales es aún un serio problema de salud, particularmente en la población infantil. En un niño en riesgo de desnutrición, las frecuentes reinfecciones a los que está expuesto, pueden causar efectos negativos permanentes en su salud.

 

Quihui Cota, expresó que este modelo educativo diseñado por el grupo de investigación de CIAD, puede tener impacto a nivel nacional si se adapta apropiadamente a las condiciones del lugar en el cual se realizó. La recomendación es aplicarlo de manera inicial es las zonas en las que se realizó el estudio piloto y en base a los resultados que se observen, se diseñe una estrategia de su aplicación para optimizar costos. Esto nos permitirá conocer sobre la posibilidad de extender este proyecto hacia otras áreas vulnerables de nuestro país.

 

El modelo ya fue probado en escolares de Oaxaca y de Sonora. En Sonora se observó el impacto positivo derivado de la intervención, mientras que en Oaxaca no se observaron los resultados esperados, debido, probablemente a la presencia de diversos: problemas sociales y políticos prevalentes en ese estado durante el curso del estudio., Sin embargo, para Sonora la aplicación de este modelo puede ser una buena alternativa de combate a estas infecciones, que junto con la Campaña de desparasitación, la cual es aplicada por la Semana Nacional de Salud, seguramente reducirá de manera significativa la presencia de este tipo de infecciones.

 

“El medicamento por sí solo no va a ser suficiente para reducir la prevalencia de infecciones intestinales, y por ello la administración del mismo debe implementarse con otras alternativas a través del apoyo de las autoridades de salud y educación. Finalmente, la sinergia de estrategias es lo que generará beneficios a la población en general en un periodo más corto de tiempo”, concluyó.

Analizarán estudiantes de verano temas de Bullying, el Programa Estatal de Lectoescritura, Seguridad y Discriminación al migrante indígena, durante su estancia de verano en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD).

 

Tres jóvenes provenientes de Nuevo León, Tabasco y Sinaloa, que atendieron la convocatoria abierta para participar en el Verano de la Investigación Científica de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), estarán trabajando con investigadores de la Coordinación de Desarrollo Regional.

 

El Dr. Jesús Laborín Álvarez, estará guiando a Ilda Nayeli Lara Lugo, estudiante de la carrera Psicología Social Comunitaria en la Universidad Autónoma Indígena de México (UAIM), que colaborará en dos proyectos, uno de “Inseguridad en Hermosillo” y otro titulado “Estereotipo y discriminación hacia el migrante indígena”.

 

El Dr. José Ángel Vera Noriega, recibió a los jóvenes Emmanuel Carmona Díaz y Néstor Leonel Ibarra Padilla, el primero estudia la carrera de Ciencias de la Educación en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco y trabajará el tema de Violencia escolar: Bullying y ciberbullying.

 

Ibarra Padilla cursa la carrera de Psicología Conductual en la Universidad Autónoma de Monterrey y estará analizando resultados del Programa Estatal de Lectoescritura, implementado en la población primaria.

 

Es importante destacar que en este programa los becarios tienen la oportunidad de desarrollar un proyecto de investigación en compañía de investigadores de prestigio a nivel nacional e internacional.

Con el objetivo de capacitar a químicos, médicos, biólogos, investigadores, técnicos y MVZ para que conozcan los métodos cuantitativos y cualitativos, empleados para la detección de la actividad antimicrobiana de diferentes sustancias, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), inició el curso teórico-práctico “Métodos para la detección de la sensibilidad a antimicrobianos”.

 

Impartido por la Dra. Evelia Acedo Félix y la QB Rosalva Pérez Morales, la capacitación tiene como finalidad que los asistentes aprendan la técnica utilizada en los laboratorios para detectar la capacidad antimicrobiana de los nuevos compuestos utilizados para el control de microorganismos que deterioran el alimento, ocasionan enfermedades, o son   utilizados para limpieza de superficies, control de infecciones en plantas o incluso como antibióticos.

 

Es importante definir que un compuesto antimicrobiano es una sustancia que mata o inhibe el crecimiento de microbios, tales como bacterias, hongos, parásitos o virus.

 

Como parte de las prácticas, los participantes en el curso determinarán primero si los compuestos que analizan, tienen actividad antimicrobiana contra microorganismos específicos: Patógenos, Fitopatógenos, etc., enseguida tendrán que determinar las concentraciones inhibitorias mínimas que se necesitarían para controlar o destruir cada microorganismo específico.

 

La Dra. Evelia Acedo, instructora del taller precisó que la idea surge ya que en los últimos años se ha detectado una necesidad cada vez mayor, de contar con sustancias antimicrobianas de diferentes fuentes (vegetal, animal y a partir de algunos microorganismos), ya que se buscan alternativas que apoyen al control de microorganismos patógenos y deteriorativos de alimentos y para control de contaminación durante el proceso. Esto con el fin de tratar de sustituir a los antibióticos y antisépticos que causan resistencia, fenómeno que ocasiona grandes pérdidas y costos para la industria, los sistemas productivos y de la salud.

 

Es importante destacar que cada uno de los asistentes al curso saldrá con la habilidad de saber cómo se determina la concentración inhibitoria mínima de un antibiótico o de un antimicrobiano y podrán determinar si los compuestos analizados tienen actividad antimicrobiana para saber qué cantidad se necesita para el control de micro organismos.

 

Los temas que se abordarán en tres días de trabajo son: Concentración inhibitoria mínima (CM); Concentración bactericida mínima (CBM); Concentración bacteriostática o concentración letal mínima: a) Antibióticos sintéticos, a) Antimicrobianos naturales; Difusión en Agar o difusión por disco (método Kirby-Bauer); Dilución en agar; Método Epsilon-test (o con gradiente de concentración); Métodos automatizados; y Métodos moleculares.

Los laboratorios de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal (CTAOA), serán el área de prácticas de cuatro estudiantes originarios de Guerrero, Sinaloa, Nayarit y Jalisco que están realizando una estancia de verano con científicos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD).

 

La Dra. Armida Sánchez Escalante, investigadora de la CTAOA, recibió a Kenia Elizabeth Fuentes García del sexto semestre de la carrera de Nutrición de la Universidad de Guadalajara, Jalisco, quien trabaja un proyecto en colaboración con María Fernanda Flores Echeverría del sexto semestre de la carrera de Ingeniería en Industrias Alimentarias del Instituto Tecnológico de los Mochis, Sinaloa, estudiante asignada al Dr. Gastón Torrescano Urrutia. Ambas estudiantes están elaborando hamburguesas con pasta de dátil, bajas en grasa, para evaluar las propiedades antioxidantes del fruto.

 

El Dr. Torrescano Urrutia, también de la CTAOA, está guiando a Pedro Antonio González Rodríguez del sexto semestre de la carrea de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Nayarit, quien llevará a cabo un proyecto enfocado a la evaluación de la calidad de la carne, lo cual se estará realizando tanto en el rastro como en CIAD.

 

En tanto que la estudiante Zulema Osiris Salmerón Mendoza del noveno semestre de la carrera de Ingeniería Bioquímica en Alimentos del Instituto Tecnológico de Acapulco, Guerrero, trabaja en la formulación y evaluación de un embutido tipo “luncheon meat” elaborado a base de vísceras de res y carne de cerdo.

 

Los cuatro universitarios llegan al CIAD a través de la convocatoria que cada año lanza el Programa Delfín, dirigida a jóvenes de preparatoria y universidad interesados en la actividad científica.

 

El programa “Verano de la investigación científica” promueve y facilita que los estudiantes tengan acceso a los más prestigiados centros e instituciones de investigación del país, bajo la supervisión y guía de investigadores en activo, quienes los introducen en el apasionante mundo de la ciencia al permitirles participar en algún proyecto de investigación.

 

EL Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), fue sede de la reunión de presentación del Dr. Ernesto Bartolucci Blanco, director general del Centro de Estudios Superiores en Turismo (CESTUR), que estuvo en Sonora para hacer un primer contacto con las instituciones que realizan investigación sobre temas turísticos.

 

EL Dr. Pablo Wong González, director general, dio la bienvenida a las instituciones presentes Instituto Tecnológico Superior de Cajeme (ITESCA), Universidad Estatal de Sonora (UES), El Colegio de Sonora (COLSON), Instituto Tecnológico de Sonora (ITSON), Universidad Tecnológica de Hermosillo (UTH), Universidad del Valle de México (UVM), la Coordinación Estatal de Turismo y el CIAD.

 

En su mensaje, Wong González destacó que más allá del análisis económico, entre los investigadores presentes dedicados al estudio de temas turísticos, hay una diversidad de temáticas y la fortaleza de estos grupos de trabajo es proveer esa plataforma analítica, propositiva y transdisciplinaria.

 

Por su parte el Dr. Ernesto Bartolucci Blanco, hizo hincapié en que la misión más importante del CESTUR es la generación de conocimiento y el desarrollo humano, es por ello que espera que con cada una de las investigaciones que se proponen, desarrollan y ejecutan, ofrezcan como resultado atender las necesidades de las comunidades y brindarles soluciones.

 

El funcionario dio a conocer que hay una bolsa de 18 millones de pesos para investir en investigación turística y para elegir los mejores proyectos, en agosto próximo se lanzará una convocatoria a través del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), por lo que les pidió estar atentos y participativos con sus propuestas.

 

“Queremos temas de investigación aplicada, lo que estamos buscando es que el conocimiento se convierta en política pública”, dijo Bartolucci Blanco.

 

Como líder del grupo de investigación en Turismo y Desarrollo Económico, la Dra. Patricia Salido Araiza, investigadora de la Coordinación de Desarrollo Regional, tomó la palabra para explicar los proyectos de investigación en los que ha trabajado el CIAD en los últimos años.

Ante los estragos que ha sufrido el sector pesquero, particularmente los productores de camarón en granja, el Gobernador del Estado de Sinaloa, Mario López Valdez, convocó a una reunión para evaluar la contingencia sanitaria del mencionado sector, a la cual asistió el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD).

 

Durante el encuentro con las autoridades destacó la participación del CIAD como líder del proyecto con la colaboración de los grupos de investigación de bacteriología, histopatología, ambiental y virología del CIAD Mazatlán con apoyo del área de inocuidad y nutrición del CIAD Culiacán, en presencia del Dr. Cristóbal Chaidez Quiroz, coordinador regional.

 

Durante su participación, el Dr. Miguel Betancourt, coordinador de CIAD Mazatlán, sugirió que se estableciera un programa de fortalecimiento de las capacidades para el monitoreo sanitario y de inocuidad alimentaria. Así también un ordenamiento ecológico, certificación de granjas en buenas prácticas, evaluación de excluidores para limitar vectores de patógenos, mejoramiento genético del camarón, diversificación de especies y repoblamiento de especies marinas (botete, camarón, etc.).

 

Acompañando al Gobernador estuvieron también los Senadores Diva Gastélum, Aarón Irízar, Francisco López y los Diputados Federales Tania Morgan, Jesús Valdez, Alfonso Inzunza; los Secretarios de Agricultura Juan Guerra, y de Desarrollo Económico Roberto Cruz; así como el Comisionado Nacional de Pesca, el Lic. Mario Aguilar Sánchez, Representantes de INAPESCA, CESASIN, SENASICA y los Productores de camarón en granja.

 

Todos coincidieron que se estima que más del 80% de las granjas en operación han sido afectadas generando perdidas económicas superiores a los 1500 millones de pesos. Hasta el momento la hipótesis es que se trata de una bacteria que causa necrosis en el hepatopáncreas del crustáceo, pero se desconocen sus orígenes.

 

El Gobernador López Valdez reconoció la labor del CIAD y el esfuerzo que el grupo de científicos está realizando para encontrar los orígenes de la contaminación, además se comprometió a apoyar la investigación que realizan.

 

Como parte de los esfuerzos de investigación para continuar evaluando los orígenes de la contingencia sanitaria en las granjas camaronícolas, participarán también instituciones como CIBNOR, UNAM y UNISON.

Personal científico del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), expuso el trabajo de investigación que por años ha realizado en cuanto a sobrepeso y obesidad, así como las capacidades para dar seguimiento, evaluar y diseñar programas de política pública sobre este tema, al Dr. Eduardo Jaramillo Navarrete, director general de Promoción a la Salud a nivel federal, en un encuentro pactado este día.

 

El Dr. Pablo Wong González, director general, precisó que la fortaleza del CIAD es el recurso humano con el que cuenta, cuerpo científico crítico y multidisciplinario que da el soporte necesario a cada uno de los proyectos de investigación que se generan de manera integral, además de contar con una infraestructura compuesta por laboratorios certificados para apoyo a productores y al sector salud, además de contar con programas de posgrados de calidad certificados por el Conacyt y la Secretaría de Educación Pública.

 

El Centro de Investigación dijo, ofrece una cobertura geográfica regional que le permite interactuar con productores, gobiernos locales, estatales y nacionales y “estamos comprometidos con la ciencia y la sociedad a través del trabajo que nuestros investigadores realizan diariamente”.

 

El Dr. Eduardo Jaramillo Navarrete, funcionario federal de la Secretaría de Salud, visitó las instalaciones del CIAD, como parte de un recorrido que efectuó en el Estado de Sonora, con la inquietud de conocer de cerca del trabajo de investigación que se realiza. Posteriormente el servidor público se comprometió a tener contacto permanente con los investigadores, específicamente con quienes se interesan en el sector salud.

 

Por su parte la Dra. Martha Nydia Ballesteros Vázquez, investigadora de la Coordinación de Nutrición, presentó los proyectos de investigación realizados por CIAD enfocados a la salud de niños, adolescentes, adultos y personas de la tercera edad, así como la experiencia de cada uno los científicos que trabajan en las dos grandes áreas de investigación: Nutrición y Metabolismo y Nutrición Pública y Salud.

 

El Dr. Wong González, reiteró que los científicos del CIAD “tienen la experiencia y capacidad para realizar diagnósticos, diseñar programas de política pública, vigilar su implementación, realizar diagnósticos, dar seguimiento, monitorear y evaluar los mismos.

 

En este primer acercamiento, estuvieron presentes investigadores de la Coordinación de Nutrición y de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal (CTAOV).

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (A.C. (CIAD), realiza un proyecto de investigación con el que pretende diseñar un “kit” que ayude a los productores de camarón a monitorear la respuesta del camarón ante la baja de oxígeno en el agua, evento que provoca pérdidas millonarias de producto a nivel mundial.

 

La Dra. Adriana Muhlia Almazán, investigadora de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal (CTAOA), y responsable del proyecto, explicó que los eventos de hipoxia se presentan por cambios ambientales: al subir la temperatura y disminuir las concentraciones de oxígeno en el agua, provocando que el camarón blanco Litopenaeus vannamei no sea capaz de respirar causando muertes masivas.

 

Forma parte de la investigación estudiar la capacidad de respuesta de las enzimas antioxidantes de los organismos para contrarrestar el efecto de la hipoxia en la producción de camarón blanco en el Estado de Sonora; también tiene como finalidad evaluar su efecto en la supervivencia del crustáceo, ya que las enzimas antioxidantes tienen como función clave contrarrestar el daño que causan los radicales libres a la célula cuando baja el oxígeno en los estanques donde se produce camarón, precisó la investigadora.

 

Describió que al presentarse esta condición de estrés, las enzimas antioxidantes evitan daño celular y permiten que el crecimiento del crustáceo continúe sin dañar sus funciones vitales en las moléculas que forman los bloques básicos que conforman células, tejidos y órganos, es por ello que el proyecto de investigación contempla conocer más de su funcionamiento.

 

“Expresión y caracterización de genes antioxidantes en condiciones de hipoxia en el camarón blanco Litopenaeus vannamei y su efecto en la supervivencia del mismo”, es el nombre del proyecto de investigación que se desarrollará durante un año de trabajo.

 

La Dra. Muhlia Almazán, detalló que la inquietud surge a propuesta de la Convocatoria lanzada por Fundación Produce, preocupados por los eventos de hipoxia que se registran cada ciclo productivo en las granjas camaronícolas, provocando mortalidades masivas en los estanques y dejando perdidas millonarias, impactando al sector económico y social en el Estado de Sonora, situación que se busca revertir.

 

“Queremos desarrollar un instrumento de valoración del estado estable de los organismos en cultivo, a través del diseño de un kit que permita, por medio de la evaluación de cambios en la expresión génica de las principales enzimas antioxidantes, detectar tejidos en estado de hipoxia y así determinar el estado en el que se encuentra un organismo en condiciones de hipoxia y su sobrevivencia”, dijo la investigadora.

 

Al ser factible la evaluación del estado de los organismos en lo referente a su capacidad de respuesta antioxidante, no solo permitirá conocer y mejorar las condiciones de cultivo en lo que a niveles óptimos de oxígeno disuelto en el agua se refiere, sino también permitirá evaluar en diferentes momentos del ciclo de cultivo la capacidad de respuesta de los organismos frente a un evento de hipoxia inesperado.

 

Los eventos de hipoxia, abundó pueden presentarse provocados por la ausencia de masas de aire en el ambiente, por incrementos en la temperatura del agua que generan que el oxígeno pierda solubilidad en el agua y en la medida que los eventos hipóxicos afecten en menor grado a los sistemas de cultivo, las pérdidas económicas disminuirán.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD) y la Secretaria de Desarrollo Rural de Gobierno de Chihuahua, ofrecieron el Curso-Taller “Elaboración de Queso Cheddar y Yogurt”.

 

La capacitación estuvo apoyada por el Programa de Desarrollo de Capacidades, Innovación Tecnológica y Extensionismo Rural, y se impartió en las instalaciones del Centro de Investigación.

 

Los asistentes tuvieron una participación activa en la elaboración de ambos productos porque el curso fue 100 por ciento práctico, teniendo como objetivo que los participantes obtuvieran el conocimiento necesario para la elaboración de quesos con la finalidad de que emprendan su nuevo negocio.

 

Al finalizar la formación, los participantes, el instructor y las organizadoras doctoras Mónica Alvarado y Graciela Ávila degustaron una variedad de botanas elaboradas con los productos hechos en el taller, entre ellas queso con aceitunas, arándanos y chile jalapeño, además de yogurt de fresa, nuez y piña-coco.

 

Es importante destacar que eventos como este se seguirán organizando por parte del CIAD, Coordinación Regional Delicias, como apoyo a la comunidad Deliciense.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), recibió otro grupo de estudiantes que harán una estancia en sus laboratorios, como parte del programa nacional “Verano de la investigación científica”.

 

En esta ocasión la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal (CTAOV), albergará a los 10 estudiantes provenientes de los estados de Veracruz, Nayarit, Sinaloa y Sonora, quienes trabajarán directamente con los investigadores del CIAD.

 

Los estudiantes llegan al Centro de Investigación a través de la convocatoria que cada año lanza la Academia Mexicana de Ciencias, dirigida a jóvenes de preparatoria y universidad interesados en la actividad científica, específicamente en las siguientes áreas: Físico matemáticas, Biológicas, biomédicas y químicas, Ciencias sociales y humanidades e Ingeniería y Tecnología.

 

El programa “Verano de la investigación científica” promueve y facilita que los estudiantes tengan acceso a los más prestigiados centros e instituciones de investigación del país, bajo la supervisión y guía de investigadores en activo, quienes los introducen en el apasionante mundo de la ciencia al permitirles participar en algún proyecto de investigación.

 

CIAD recibe cada verano a estudiantes de todos los estados de la República y en esta ocasión harán su estancia de dos meses los estudiantes Concepción Cruz Félix y Ángel Ortega Borchardt de la UNISON; María Samantha de la Torre Vega del Instituto Tecnológico de Sonora; Claudia Valeria Pérez Díaz y Pablo Antonio Ascencio Partida del Instituto Tecnológico del Sur de Nayarit; Francisco Antonio Carrillo Tapia del Instituto Tecnológico Superior de El Dorado, Abigail Contreras Sánchez del Instituto Tecnológico Superior de Guasave y Karen Escamilla Villalobos del Tecnológico de Culiacán.

 

Los investigadores de la CTAOV que recibieron estudiantes son la MC Luz del Carmen Montoya y los doctores María Auxiliadora Islas Osuna, Alberto González León, Reginaldo Báez Sañudo, Fernando Ayala Zavala, Agustín Rascón Chu y Martín Esqueda Valle.

Mobile Menu