Notas

Desde 1950 cada año el 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud en conmemoración del aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1948. Este día se utiliza como plataforma para crear conciencia con respecto a un problema de salud con repercusiones globales. Así, en el 2012 el tema fue el envejecimiento y el lema “La buena salud añade vida a los años” llamó la atención sobre la salud de los adultos mayores. En el 2013, el punto central fue la hipertensión y para éste 2014, la Organización Mundial de la Salud quiere llamar la atención sobre las enfermedades transmitidas por vector; con el lema “Pequeñas picaduras: grandes amenazas”.

Lo anterior para recordar al mundo que si bien las enfermedades crónico-degenerativas han ido ganado terreno, la realidad es que aún más del 50% de la población mundial está en riesgo de padecer alguna enfermedad transmitida por vector. Un vector biológico es un agente que puede propagar o transmitir una enfermedad. Así, entre los vectores más comunes están los mosquitos, moscas, garrapatas, algunos caracoles y diversos artrópodos, que transmiten enfermedades como el paludismo, dengue, leishmaniasis y fiebre amarilla. Para darnos una idea del problema, basta con considerar que según las estadísticas sanitarias mundiales de la OMS del 2013: el 40% de la población mundial está en riesgo de padecer dengue o bien, entender que se diagnostican 1.3 millones de nuevos casos de leishmaniasis cada año.

En el caso del paludismo enfermedad también conocida como malaria, ésta es causada por un parásito denominado Plasmodium que se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados. Entre los síntomas del paludismo/malaria destacan la fiebre, dolor de cabeza y vómito, que generalmente aparecen 10 a 15 días después de la picadura del mosquito. Para controlar la malaria se encuentran el tratamiento rápido y eficaz con combinaciones de medicamentos basadas en la artemisinina, el uso de mosquiteros impregnados en insecticida por parte de las personas en riesgo y la fumigación de los espacios cerrados con insecticidas de acción residual, a fin de controlar los mosquitos vectores. Desafortunadamente los vectores (mosquitos) han desarrollado resistencia en muchos casos. Otro flagelo es el paludismo; endémico en 91 países. Según el informe mundial sobre paludismo/malaria de la OMS del 2012, en el continente americano el 36% de la población vive en riesgo y México está clasificado como un país con transmisión activa de la enfermedad y resistencia en al menos a un insecticida.

 

Para el caso del dengue, éste se transmite por la picadura de un mosquito infectado. Los síntomas aparecen entre 3 y 14 días tras la picadura infecciosa. La enfermedad se manifiesta como un síndrome febril y afecta a lactantes, niños pequeños y adultos. Los síntomas varían, desde una fiebre moderada hasta una fiebre alta incapacitante con cefaleas intensas, dolor retroobitario, dolor muscular y/o articular, y exantema. No existen fármacos antivíricos específicos contra el dengue. Es importante mantener al paciente hidratado. El dengue hemorrágico (fiebre, dolor abdominal, vómitos, hemorragia) es una complicación potencialmente mortal que afecta principalmente a los niños. El diagnóstico temprano y una buena atención clínica a cargo de médicos y enfermeras con experiencia aumentan la supervivencia de los pacientes.

 

Otra enfermedad transmitida por vector es la leishmaniasis, causada por un parásito del género Leishmania, que cuenta con más de 20 especies diferentes. Se transmite a los humanos por la picadura de flebótomos hembras infectadas (pequeños insectos parecidos a los mosquitos). La enfermedad se presenta en tres formas principales: 1) leishmaniasis visceral (también conocida como kala azar): es mortal si no se trata. Se estima que cada año se producen en el mundo entre 200,000 y 400,000 nuevos casos de leishmaniasis visceral, más del 90% de ellos en seis países: Bangladesh, Brasil, Etiopía, India, Sudán y Sudán del Sur. 2) leishmaniasis cutánea: es la forma más común de leishmaniasis. Provoca úlceras en las zonas expuestas del cuerpo y deja cicatrices permanentes y discapacidades graves. El 95% de los casos de leishmaniasis cutánea se producen en el continente americano, la cuenca del Mediterráneo, Oriente Medio y Asia Central. Más de dos terceras partes de los casos nuevos aparecen en seis países: Afganistán, Argelia, Brasil, Colombia, Irán y Siria. 3) leishmaniasis mucocutánea: conduce a la destrucción parcial o completa de las mucosas de la nariz, la boca y la garganta. El 90% de los casos de leishmaniasis mucocutánea se producen en el Brasil, Bolivia y Perú. Su epidemiología depende de las características de la especie del parásito, las características ecológicas locales de los lugares donde se transmite, la exposición previa y actual de la población humana al parásito y las pautas de comportamiento humano. El kala-azar que se encuentra en nuestro continente es muy similar al observado en la cuenca mediterránea.

 

La epidemiología de la leishmaniasis cutánea es compleja, ya que existen variaciones en cuanto a los ciclos de transmisión, los reservorios animales, los flebótomos vectores, las manifestaciones clínicas y la respuesta al tratamiento, ya que circulan en la misma zona geográfica múltiples especies de Leishmania. Como en la mayoría de las enfermedades transmitidas por vectores, la pobreza aumenta el riesgo de leishmaniasis.

 

Las malas condiciones de vivienda y las deficiencias de saneamiento de los hogares (por ejemplo, carencia de drenaje) pueden promover el desarrollo de los lugares de cría y reposo de los flebótomos vectores y aumentar su acceso a la población humana. El uso de mosquiteros tratados con insecticida reduce el riesgo. Por otra parte, las dietas bajas en proteínas, hierro, vitamina A y cinc aumentan el riesgo de que la infección progrese. Las epidemias de las dos formas principales de leishmaniasis a menudo se asocian con la migración y el desplazamiento de personas no inmunizadas a zonas donde ya existen ciclos de transmisión.

 

El calentamiento de la Tierra y la degradación del suelo afectan en muchos aspectos a la epidemiología de la leishmaniasis: pequeñas fluctuaciones en la temperatura pueden tener un importante efecto en el ciclo de desarrollo de los promastigotes de Leishmania en los flebótomos, y permitir que el parásito se transmita en zonas donde la enfermedad no era previamente endémica. El control de los vectores ayuda a reducir o interrumpir la transmisión de la enfermedad al controlar los flebótomos, especialmente en el contexto doméstico. Entre los métodos de control figuran los insecticidas en aerosol, los mosquiteros tratados con insecticida, la gestión del medio ambiente y la protección personal. La vigilancia eficaz de la enfermedad es importante y la detección y el tratamiento temprano de los casos ayuda a reducir la transmisión y contribuye a vigilar la propagación y la carga de la enfermedad.

 

Así pues, las enfermedades transmitidas por vectores biológicos continúan presentando un muy serio problema de salud que como suele suceder, afecta principalmente a los sectores más desprotegidos de la sociedad. Hagamos conciencia y procuremos no solo eliminar los reservorios de los vectores, trabajemos de manera paralela en la educación para la salud y sobre todo en mejorar la calidad de vida de estos grupos de la sociedad.

 

* Investigador Titular "C". Químico Biólogo. Universidad de Sonora, México. Maestría: (Genética) IIBE, Universidad de Guanajuato. México.Doctorado: (Patología Experimental) CINVESTAV, I.P.N. México. SNI: nivel 1. C. Electrónico:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Con el fin de impulsar la participación social comunitaria mediante la creación de alianzas entre la sociedad civil organizada, empresarios, instituciones educativas y ciudadanía en general, se llevará a cabo el 1er. Foro de Desarrollo Social Colaborativo Sonora 2014, convocado por El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), El Colegio de Sonora, La Universidad de Sonora y el Gobierno del Estado de Sonora a través de la Secretaría de Desarrollo Social.

 

Como parte del programa de actividades se ofrecerán tres Conferencias Magistrales: el Dr. Mario Camberos Castro, investigador titular del CIAD, participará con “Economía y Desarrollo Social”; el Lic. Ernesto Nemer Álvarez, Subsecretario de Desarrollo Social y Humano de SEDEESOL, abordará “Desarrollo Social Colaborativo”; y al Mtro. Ricardo César Aparicio Jiménez, director general adjunto de Análisis de la Pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), le corresponde “Dimensiones de la Pobreza”. La invitación es gratuita para asistir a partir de las 8:00 horas de este martes 8 de abril en el Anfiteatro del Centro de Gobierno.

 

Como parte de la convocatoria se espera la participación de personas interesadas en la creación e implementación de políticas sociales, la focalización en la aplicación de las acciones públicas, y en la formación de redes ciudadanas encaminadas al crecimiento económico y social para la mejora de la calidad de vida de las personas.

 

El programa contempla ponencias con temáticas como: Economía y Desarrollo, Desarrollo Social Colaborativo, Dimensiones de la Pobreza y Tecnología para el Desarrollo Social Colaborativo, además de la organización de Mesas de Trabajo.

 

Para más información, los interesados pueden consultar la dirección www.sedesson.gob.mx o llamar al 108-37-49, Extensión 46205 o al 01800-507-9222 en Hermosillo, Sonora.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A. C., (CIAD), Coordinación Regional Culiacán y Fundación Produce Sinaloa, Zona Centro, organizaron una Jornada de Capacitación Citrícola, con conferencias sobre temas de interés para los productores de cítricos de Sinaloa.

 

El programa estuvo integrado por cuatro conferencias impartidas por investigadores de CIAD en los siguientes temas: El M.C. Armando Carrillo Fasio habló sobre las enfermedades de los cítricos en Sinaloa, en su participación el M.C. Manuel A. Báez Sañudo trató el tema de poscosecha de naranja y otros cítricos.

 

En su turno el Dr. Tomás Osuna Enciso presentó los resultados del proyecto de desverdizado de naranja de maduración temprana producida en el Estado de Sinaloa, y la última conferencia estuvo a cargo del Dr. José Basilio Heredia con el tema sobre industrialización y valor agregado de los frutos cítricos. 

 

La Jornada de Capacitación Citrícola se organizó en el marco del “Día Demostrativo del proyecto: Transferencia del paquete tecnológico de desverdizado con etileno en naranja de maduración temprana producida en el centro de Sinaloa”, a cargo del Dr. Tomás Osuna Enciso, investigador de la Coordinación Regional del CIAD en Culiacán.

 

Al finalizar el programa de conferencias, el Ing. Rogaciano Núñez Pellegrín, Presidente del Consejo Estatal de Productores Citrícolas de Sinaloa, al igual que el Dr. Ariel Castro productor de limón Persa, destacaron la pertinencia de la información proporcionada por los conferencistas y la necesidad de incrementar la vinculación de las instituciones de enseñanza e investigación con los productores de cítricos, ya que es una actividad que está creciendo en el campo sinaloense.

 

Cabe mencionar que al evento asistieron un promedio de 50 productores de cítricos de la Región Centro Norte de Sinaloa.

El tercer lugar en la Competencia Estudiantil de Poster  del evento científico "Pacific Fisheries Technologist Conference (PFT 2014)", ganó una estudiante que es asesorada por una investigadora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), en su tesis de licenciatura.

 

La Dra. Susana María Scheuren Acevedo, investigadora de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal (CTAOA), indicó que la joven es integrante del grupo de investigación adscrito al departamento de Bioquímica y Calidad de Productos Pesqueros.

 

“Brenda Encinas Valenzuela fue reconocida con un documento y un premio económico en el evento celebrado en Febrero 2014 en Monterey California, reconocimiento que debe servir como un incentivo para que otros estudiantes que están por egresar de su carrera y realizan trabajo de tesis se animen a participar en eventos similares. Es un gran reto, pero vale la pena”, mencionó.

 

El poster con el que participó la joven lleva por título “Shelf-life determination of aquacultured spotted red snapper (Lutjanus guttatus) during ice storage” y hace referencia a la evaluación que se realizó para saber la calidad y la vida útil del Pargo (Lutjanus guttatus) cultivado y almacenado en hielo a 0 ° C.

 

El resultado obtenido durante el análisis sensorial y microbiológico del Pargo determinó que la vida de anaquel de esta especie almacenada en hielo y siguiendo buenas prácticas de manejo es de 17 días, manteniendo un producto de calidad y seguro para consumo humano.

 

Cabe mencionar que el pescado es uno de los alimentos más populares y de alto valor nutricional. Tiene una gran cantidad de proteínas, es bajo en grasa, y se asocia con efectos beneficiosos para la salud.

 

El Pargo representa uno de los recursos de peces de gran importancia del mundo. En este caso en particular, el Pargo (Lutjanus guttatus), es tradicionalmente una especie comercial de captura y en la actualidad es cultivado con éxito en el Pacífico mexicano.

 

En México, el pescado se vende principalmente fresco en hielo, sin embargo, no se ha realizado ninguna investigación para conocer la calidad, manejo y vida útil post-cosechal del pargo de cultivo. De esta forma, el presente trabajo buscó apoyar el futuro comercial de la especie, siguiendo buenas prácticas de manejo y calidad cuando el almacenando en condiciones de refrigeración (hielo).

 

Con el objetivo de identificar actividades potenciales de cooperación en el sector agroindustrial, este día el embajador de Australia tuvo el primer acercamiento con científicos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD). 

 

El Dr. Pablo Wong González, director general del Centro de Investigación, expresó que este primer acercamiento permite al CIAD exponer los temas en los que se trabaja actualmente para apoyar el desarrollo en el sector agroalimentario, específicamente en los estados de Chihuahua, Sinaloa, Nayarit y Sonora, sin dejar de apoyar en el resto de la República Mexicana. 

 

Por su parte el Embajador de Australia en México, Tim George, destacó que es importante conectar la investigación con el sector productivo para provocar su desarrollo y  elevar la calidad de vida de la población “la conexión entre investigación,  gobiernos, productores y grupos sociales desde la perspectiva del cuidado del medio ambiente es muy importante para nosotros”, dijo. 

 

Agregó que durante la primera reunión pudo percibir que el Centro de Investigación tiene vínculos estrechos con empresarios, productores y grupos de la sociedad bien organizados lo cual coincide con el  interés que Australia tiene por establecer colaboración con la comunidad científica como la del CIAD; destacó las coincidencias ya que ambos países comparten ciertas características  como la escases de agua, las sequias y medio ambiente propicio para el desarrollo del sector agroalimentario. Reiteró que en estos y otros temas que ha trabajado el CIAD se puede compartir información a  fondo.

 

La Dra. Mayra de la Torre Martínez, responsable de la Unidad de Colaboraciones y Programas Estratégicos del CIAD, explicó a cerca del proyecto “Proyectos productivos en comunidades indígenas para la conservación “in situ” y aprovechamiento de la biodiversidad y el involucramiento de estudiantes hacia la multidisciplina”, donde se trabajó con comunidades de yaquis en Sonora, mayas de la comunidad Xoy de Yucatán y rarámuris de Chihuahua,   mismo que se desarrolló con apoyo de la Organización de los Estados Americanos (OEA). 

 

La comitiva estuvo conformada también por William Blomfield, responsable de la misión  y Christopher Rodwell, responsable de comercio, además de Beatriz Martínez Haro, promotora de inversión del Consejo para la Promoción Económica de Sonora (COPRESON).

 

Por el CIAD estuvieron presentes la Dra. Alma Rosa Islas Rubio, coordinadora de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal, la Dra. Cristina Taddei Bringas, coordinadora de Investigación, la Dra. Gabriela Ramos Clamont, coordinadora de Ciencia de los Alimentos, la Dra. Gloria Yepiz Plascencia, coordinadora de Programas Académicos y el Dr. Juan Pedro Camou Arriola, coordinador de Vinculación.

 

De cada diez mexicanos, uno es activista, siete son activistas en espera y dos que no son contagiados nunca por provocaciones grupales, dijo el Dr. Luis Jesús Galindo Cáceres, durante su visita al Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD).

Como parte de su participación en el “Doctorado en Investigación Interdisciplinaria” que imparte el CIAD en coordinación con la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Autónoma de Coahuila, el académico ofreció la conferencia “Ingeniería en Comunicación Social y movimientos sociales” en la que hizo una semblanza de hechos sociales representativos en México y que han dejado huella, como es el movimiento “Yo soy 132”.

El ponente, Profesor-Investigador del Laboratorio de Complejidad del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM, hizo referencia a que el grueso de la población “es activista en espera, es decir, nos afectan y afectamos, es por ello que a la mínima convocatoria nos sentimos identificados”.

Además el Dr. Galindo Cáceres ofreció el Seminario “Metodología de Investigación Social Contemporánea Cualitativa”, con el objetivo de presentar un apunte sobre la discusión contemporánea del concepto de investigación cualitativa, con un pequeño ejercicio analítico como ejemplo.

Como parte del temario se abordó: Sobre el espacio conceptual de lo cualitativo en la investigación social contemporánea; Sobre las genealogías generales de la investigación social contemporánea cualitativa. De la fenomenología a la investigación empírica empática; Sobre lo cualitativo y lo cuantitativo en la investigación social contemporánea.

El seminario contempló también: Programas metodológicos y familias tecnológicas cualitativas en investigación social contemporánea, Un ejemplo de investigación social contemporánea cualitativa, del fútbol y el deporte; La Ingeniería social y la investigación social contemporánea cualitativa; y Horizontes constructivos de lo cualitativo hacia el futuro.

El Dr. Galindo Cáceres es doctor en Ciencias Sociales, maestro en Lingüística y licenciado en Comunicación, autor de 30 libros y más de 350 artículos académicos publicados en catorce países de América y Europa. Es también promotor cultural en diversos proyectos desde 1972 y ha sido profesor universitario en Argentina, Brasil, Colombia, Perú, España y México.

Un grupo de investigadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A. C., obtuvo resultados positivos en  pruebas científicos realizadas para utilizar enzimas provenientes de las vísceras de sardina “Monterey”, como herramienta biotecnológica para tratar el agua residual producida por la industria alimentaria pesquera.

 

El Dr. Ramón Pacheco Aguilar, investigador de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal (CTAOA), del CIAD, indicó que la inquietud surge a raíz de que actualmente la tercera parte de la captura pesquera mundial se consideran desechos o subproductos de proceso, que generalmente son dejados de manera libre en el ambiente de forma indebida ocasionando serios problemas de contaminación. 

 

“Para obtener un beneficio a partir de estos desechos de la pesca, es que se planteó el proyecto de investigación que  consistió en la extracción de compuestos valiosos a partir del camarón y vísceras de sardina de la especie denominada “Monterey”, con la finalidad de hacer una caracterización química (cabeza y cáscara de camarón), bioquímica y cinética de enzimas del tracto digestivo (sardina “Monterey”), tendientes a integrarlas como herramientas biotecnológicas”, explicó. 

 

Abundo en que las enzimas del tracto digestivo de la sardina es un subproducto, un desecho que no tiene valor en México; sin embargo,  en la industria sardinera local se utilizan concentrados enzimáticos comerciales para tratar los residuos que se generan al prensar la sardina ” denominado “agua de cola”  y que por su efecto negativo tiene que ser tratado para evitar la contaminación del mar. 

 

Para que el proceso del tratado de estos residuos sea eficiente manifestó, actualmente se utilizan tecnologías comerciales probadas que elevan los gastos de producción, Sin embargo, con los resultados de esta investigación científica, ya será posible utilizar las enzimas propias de las vísceras de sardinas, pues según las pruebas realizadas por los científicos del CIAD resultaron ser más eficientes que las comerciales.

 

Pacheco Aguilar detalló que lo que se hizo fue utilizar la técnica de la inmovilización de las enzimas en soportes físicos de otros subproductos de la industria pesquera derivados de las cabezas del camarón (quitina y quitosano). Esta capacidad de unir la enzima a un soporte, permite reusarla nuevamente. 

 

Se ha generado muy buena información, porque el concentrado de enzimas inmovilizadas  puede resistir hasta tres recambios, incrementa su temperatura óptima de actividad y su estabilidad. Se tendrá que evaluar el costo beneficio del desarrollo, lo que abre nuevos escenarios de la investigación, objetivo del quehacer  científico”, reiteró.

 

El investigador de CIAD comentó que hay que seguir trabajando porque esta investigación aplicada se convierta en un desarrollo tecnológico que deberá competir con los que actualmente existen en el mercado, por lo que tiene que ser un desarrollo innovador para la industria, señaló. 

 

Cabe mencionar que en el proyecto que lleva por nombre “Inmovilización de proteasas ácidas provenientes de estómagos de ardina Monterey (Sardinops sagax caerulea) en soportes a base de quitina y quitosano”, se desarrolló la tesis doctoral del estudiante Jesús  Aarón  Salazar Leyva, actual investigador de la Universidad de Occidente (Sinaloa). Con esta tesis, se obtuvo un reconocimiento internacional dentro del Pacific Fisheries Technologist Annual Meeting, derivando además cuatro artículos científicos, dos ya publicados y dos más en proceso.

 

 

EL Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), entregó reconocimientos al personal por 15, 20, 25 y 30 años de servicio, esfuerzo y dedicación, en el marco del 32 aniversario de su fundación.

 

El Dr. Pablo Wong González, director general de la Institución presidió la ceremonia acompañado del director administrativo, C.P. Ricardo Valdez Espinoza y la titular del Departamento de Recursos Humanos, Mtra. Luz María Castro Duarte, quienes hicieron entrega de los documentos.

 

Por 15 años de labor en el Centro de Investigación, recibieron su documento 33 personas, mientras que 23 fueron reconocidos por 20 años de estar laborando en CIAD. Diez compañeros más fueron felicitados por 25 años y a una persona por 30 años de servicio, esfuerzo y dedicación, quienes de manos del presídium recibieron su reconocimiento, además de los aplausos de los asistentes.

 

Se entregó reconocimiento también a quienes destacaron como colaborador administrativo en 2013, en base a los indicadores de calidad en el servicio, efectividad en el servicio, responsabilidad, trabajo en equipo, iniciativa y relaciones interpersonales.

 

En la evaluación para otorgar el “Estímulo al desempeño”, que busca el reconocimiento a los esfuerzos del personal que contribuye al logro de las metas institucionales, se reconoció a técnicos, investigadores asociados y titulares.

 

Por otra parte el Dr. Juan Pedro Camou Arriola, coordinador de Vinculación, hizo entrega de los premios a los ganadores de la convocatorias para la elaboración de la “Bandera y Lema” del CIAD.

 

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD),   realizó la ceremonia de graduación de 83 estudiantes de Maestría en Ciencias, Maestría en Desarrollo Regional y el Doctorado en Ciencias.

 


El Dr.  Pablo Wong González, Director General, al dirigirse a los estudiantes dijo “formar recursos humanos también implica formar capital social y capital institucional, en CIAD no sólo intentamos formar profesionistas o científicos sólidamente preparados, sino que conlleve una importante dosis de responsabilidad social”.

 

En 2013 en México egresaron 72, 800 personas de los diferentes programas de posgrados, el 70 por ciento corresponde a programas de maestrías, el 24 por ciento a programas de especialización y sólo el seis por ciento a los programas de doctorado y es ahí donde el CIAD tiene que atender el reto de elevar la cifra.

 

Al tomar la palabra la Dra. Gloria Yepiz Plascencia, Coordinadora de Programas Académicos del CIAD, felicitó a los 67 estudiantes egresados del Programa de Maestría en Ciencias, dos de la Maestría en Desarrollo Regional y 14 del Doctorado en Ciencias, a quienes invitó a empezar a sembrar sus semillas.

 

“Mis queridos graduandos reciban mi gran reconocimiento y afecto, pero sobre todo tengan la certeza que el CIAD es y seguirá siendo su casa”, concluyó.

 

Posteriormente los jóvenes Citlali Colín Chávez, egresada del Doctorado en Ciencias y Oscar Eduardo Hernández Navarro, graduado de Maestría en Ciencias, tomaron la palabra en representación de sus compañeros para externar su experiencia durante el tiempo que cursaron su posgrado en CIAD.

 

Es importante mencionar que recibieron mención honorífica los egresados Julia María Torres Velarde, Patsy Gómez Picos, Jesús Martín Moreno Hernández, Jimena García Davila, Oscar Eduardo Hernández Navarro y Cindy Chimeo Nuñez.

 

Una exposición de posters diseñados por ellos mismos como parte de su preparación académica, presentaron estudiantes del Programa de Posgrados del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD).

 

Como parte del ejercicio, los jóvenes cursantes de la Maestría en Ciencias y Maestría en Desarrollo Regional, explicaban a los asistentes la información contenida en el cartel.

 

En este ejercicio tienen que aplicar su capacidad de síntesis, extracción e identificar que es importante para plasmarlo de forma clara y entendible en el cartel, dejando claro de qué habla su proyecto.

 

En otra actividad estudiantes de Doctorado en Ciencias y Doctorado en Desarrollo Regional expusieron su visión al participar en la Mesa Redonda “El futuro de la investigación científica en temas agroalimentarios”.

 

La mesa estuvo integrada por Ana Luisa Martínez López, estudiante de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal que abordó “Biopolímeros: Oportunidades y desafíos en el sector agroalimentario”. José Belisario Leyva Morales de la Coordinación Regional en Mazatlán, Sinaloa expuso “Evaluación de riesgo ambiental por plaguicidas”.

 

Diana Urias Lugo, alumna de la Coordinación Regional de Culiacán, Sinaloa habló sobre “Potencial industrial de maíz híbrido azul y actividad anti-proliferativa de extractos fenólicos en células de cáncer”. Sergio Otero Flores, estudiante de la Coordinación de Desarrollo Regional abordó “Procesos de toma de decisiones en la competitividad de las empresas familiares”.

 

El estudiante Marcelino Montiel Herrera de la Coordinación Regional de Guaymas explicó “Materiales inteligentes en el futuro, mientras que María Esther Mejía León, alumna de la Coordinación de Nutrición habló de “La investigación encaminada a favorecer la producción de alimentos suficientes y de buena calidad nutricia.

 

El joven Francisco Javier Bacame Valenzuela de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos, abordó “La investigación científica en la industria de las enzimas” y José Alfredo Martínez Quintana de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal, participó con “La importancia de la investigación científica en el sector alimentario: biología molecular del camarón”.

 

Como responsable de moderar cada una de las intervenciones estuvo Cristina Garza Lagler de la Coordinación de Desarrollo Regional.

Mobile Menu