Notas

 

El cambio climático amenaza la reproducción de aves terrestres y acuáticas en el golfo de California por las alteraciones que causa en el ambiente y en la disponibilidad de alimentos, reveló la doctora Jacqueline García Hernández.

 

La titular del Laboratorio en Ciencias Ambientales del CIAD (Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo) informó que en Sinaloa se han realizado estudios sobre los impactos del cambio climático en aves acuáticas y han detectado afectación.

 

La especialista subrayó que, de acuerdo a estudios que se han realizado en el estado de Sinaloa, la sequía y la falta de alimentos son las principales causas de mortandad y baja reproducción de las aves tanto terrestres como acuáticas.

 

En la entidad se han hecho intentos para monitorear los efectos del cambio climático, aunque no lo han logrado.

 

“A lo largo de la costa del golfo de California hay una diversidad de 305 especies diferentes de aves, de las cuales el 25% son residentes y el 75% migratorias; estas últimas viajan desde Centroamérica y el Norte de México durante el inverno”, expresó.

 

El fenómeno “El Niño” permitirá que este año arriben decenas de aves migratorias al golfo de California durante los próximos meses e impactará la reproducción de las aves acuáticas por la falta de disponibilidad de alimento en el mar.

 

La científica del CIAD reveló que este fenómeno generará más humedad durante los siguientes meses y eso es un factor que ayudará en la reproducción de aves, mientras que el aumento en la temperatura causará escasez de peces y otras especies que sirven de alimento para las aves marinas.

 

“Las aves dependen del clima. Si hay sequía ponen huevos una sola vez o quizás ninguna. Si hay humedad hay más población, pero también se enfrentan a problemas de contaminación de playas, islas y esteros, enfermedades e insecticidas en campos agrícolas”, externó.

 

García Hernández agregó que los sitios más poblados por aves en el golfo de California son los esteros, principalmente para las especies migratorias tanto del tipo terrestre como acuáticas.

 

Señaló que también existen aves desérticas como la matraca del desierto, el pájaro carpintero, los gorriones, entre otros, que prefieren las plantas de ese hábitat.

 

En Guaymas, dijo, se analiza la población de la zona conocida como “Almagre Chico”, donde habitan 188 parejas de garzas grises y de otro tipo, así como pelícanos.

 

Estas especies, concluyó, se ven afectadas por la contaminación que llega de la bahía de Guaymas y otros factores.

 

Colaboración de Yesicka Ojeda, reportera de periódico El Imparcial

http://bit.ly/1HN2eYK

 

 

Una delegación de la Academia de Ciencias Pesqueras de China (CAFS) visitó las instalaciones de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) y de la Coordinación Regional Mazatlán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), con el propósito de estrechar relaciones y compartir conocimientos en materia pesquera y acuícola entre México y China.

 

En este encuentro, en el que también se contó con la representación de personal del Inapesca (Instituto Nacional de Pesca), el titular de la Conapesca, Mario Aguilar Sánchez, destacó que esta reunión servirá para fortalecer la cooperación bilateral entre ambas naciones en la investigación pesquera y acuícola.

 

El funcionario resaltó que se espera que esta colaboración internacional se concentre especialmente en la investigación de especies como tilapia y camarón, entre otras, y algunas más de agua dulce como bagre y carpa.

 

Además de lo anterior, se realizó una presentación sobre los avances de México en materia de investigación pesquera y acuícola, a cargo del director general adjunto de Investigación Pesquera en el Pacífico del Inapesca, Pedro Sierra Rodríguez

 

En el marco de la visita protocolaria a la Coordinación Regional de CIAD Mazatlán, la delegación de la CAFS hizo un recorrido por las instalaciones de la plantas de producción de peces marinos, la planta de producción de alimentos acuícolas y el laboratorio de biología molecular y enfermedades del camarón.

 

Miguel Betancourt Lozano, titular de la Coordinación Regional Mazatlán del CIAD, destacó que en este encuentro se sentaron las bases de colaboración para impulsar la investigación conjunta en temas como el crecimiento y mejoramiento de especies marinas y acuícolas, el mejoramiento de la calidad nutricional de alimentos para la acuicultura y la resistencia a enfermedades relacionadas con la producción acuícola.

 

Por último, los científicos de la Academia de Ciencias Pesqueras de China visitaron la Granja Acuícola San Jorge y la Granja de Acuacultivos de Barrón, con la finalidad de intercambiar experiencias en el cultivo del camarón.

 

 

 

 

El agua es el recurso natural más preciado, ya que es esencial para la supervivencia de todas las formas de vida

 

Aproximadamente el setenta por ciento de la superficie de la tierra está cubierta por agua; de esta, el noventa y siete por ciento es salada y se encuentra en los océanos y el tres por ciento restante es agua dulce. El 2.7% del agua dulce se encuentra en mantos subterráneos y glaciares, mientras que menos del 0.3% se encuentra disponible como agua superficial en ríos y lagos. De esta agua disponible, alrededor del setenta por ciento se utiliza en actividades agropecuarias e industriales y el resto para las actividades propias de las personas.

 

Hoy en día la humanidad sufre ya las consecuencias por la carencia del agua; por ejemplo, más de mil millones de personas no tienen acceso adecuado al preciado líquido, el desperdicio y desabasto están acabando con las cosechas, la contaminación está acabando con la biodiversidad de regiones enteras y se han generado conflictos cada vez mayores y más violentos por la distribución del agua en el mundo.

 

Se calcula que para el año 2025 dos terceras partes de la población mundial vivirán con escasez de agua moderada o severa. Frente a esta proyección, y ante a la crisis actual de sequías y contaminación hídrica, sensibilizar a las personas sobre el uso sostenible del agua y el cuidado del medio ambiente se ha convertido en una prioridad.

 

México es un país rico en recursos naturales. El agua que abastece las actividades humanas, agropecuarias e industriales se obtiene de presas, ríos, lagos y acuíferos subterráneos. Sinaloa es uno de los estados con mayor disponibilidad de agua, cuenta con doce presas y once ríos que abastecen a las fértiles tierras de cultivo, las cuales han convertido a este estado en el más importante productor agrícola del país.

 

No obstante, en años recientes algunas condiciones climáticas extremas como sequías y heladas, aunadas a un uso inadecuado, han ocasionado problemas en el abastecimiento del vital líquido y hemos sentido las primeras consecuencias por el desabasto del agua.

 

Consumo

 

Según la Junta Municipal de Agua Potable de Culiacán (JAPAC), una llave abierta provee diez litros de agua por minuto y la regadera hasta cien litros cada cinco minutos, mientras que el inodoro gasta de seis a dieciocho litros por descarga. En la cocina, durante el lavado de los platos se llegan a consumir hasta cien litros de agua cada diez minutos y para lavar un vaso se gastan hasta siete vasos de agua, mientras que una gotera llega a derramar hasta ciento cincuenta litros diariamente. 

 

En las actividades industriales y agropecuarias, los desperdicios del agua podrían superar hasta el cincuenta por ciento. Por lo tanto, es inminente y urgente una modernización masiva de los sistemas de riego, además de una eficiente supervisión de la conducción a fin de disminuir estos desperdicios. Una alternativa para mitigar el aprovechamiento inadecuado del agua es el re-uso de las aguas residuales como alternativa para el riego agrícola restringido.

 

Sólo por mencionar un ejemplo, la Planta Tratadora de Agua Residual Norte de JAPAC genera aproximadamente dos mil litros por segundo de agua residual tratada. Sin embargo, el diseño de cualquier tecnología de tratamiento de aguas residuales domésticas para su reutilización en riego agrícola deberá considerar la calidad sanitaria, agronómica y ambiental del agua.

 

Calidad

 

La calidad sanitaria está determinada por las concentraciones de parásitos representados por los huevos de helmintos y por los coliformes fecales como indicador de los niveles de bacterias, así como por virus causantes de enfermedades entéricas al ser humano. La calidad agronómica está relacionada con las concentraciones de nutrientes (nitrógeno, fósforo, potasio y otros), además de aquellos elementos limitantes o tóxicos para las plantas, como la salinidad y niveles excesivos de boro, metales pesados y otros.

 

La calidad ambiental involucra todos los parámetros antes mencionados y otros; en la práctica está más relacionada con las concentraciones de sólidos, materia orgánica, nutrientes y elementos tóxicos que pueden generar impactos negativos. Cuando se decida instalar una tecnología de tratamiento para reutilizar las aguas residuales en riego agrícola, se deberán tener en cuenta, además de las especificaciones técnicas de sus procesos, los siguientes aspectos:

 

  • Tipo de cultivo (pueden necesitarse diferentes calidades de agua)
  • Técnicas y sistemas de riego (teniendo en cuenta el contenido de partículas que pudieran bloquear los sistemas de riego)
  • Contenido de nutrientes (con el objetivo de reducir el uso de agroquímicos)
  • Manejo laboral de las aguas residuales y del riego para la protección de los agricultores (debido al contenido de patógenos en las aguas, suelo y plantas)
  • Criterios de salud pública para la protección de los consumidores (debido al posible contenido de patógenos en los productos cosechados)

 

Oportunidad

 

El tema del agua prevalece como un reto para el estado de Sinaloa. Es paradójico encontrar que en un periodo de tan corto tiempo se haya pasado de la abundancia que abastecía grandes extensiones de cultivo a una escasez preocupante. Para algunas proyecciones científicas, Sinaloa se encuentra en una región del mundo en donde el tema del agua tendrá grandes oportunidades para la aplicación de la investigación, desarrollo e innovación. 

 

Sin duda las campañas de concientización deben iniciar con una educación obligatoria desde la primaria, donde se sensibilice a los niños sobre el grave problema que vivimos, a fin de generar una cultura de extremo ahorro y compromiso con el vital líquido. Igualmente debemos acompañar este esquema educativo con políticas restrictivas y decididas donde se obligue al empresario, agricultor y al ciudadano común a comprometerse con el futuro de esta región. 

 

Es el momento de repensar nuestra región. Es evidente que el actual esquema de expansión en el sector agrícola y en las ciudades nos lleva a que cada vez sea más el camino que deban recorrer los canales y tuberías de transporte con el consecuente desperdicio. 

 

Algunas de estas ideas quizás no se puedan llevar a cabo, pero hay certidumbre de que este tema ya se ha convertido en un grave problema de trascendencia para nuestra región, por lo que es necesario un compromiso no sólo de nuestras autoridades, sino de todos los que queremos y vivimos aquí, ya que un litro de agua que ahorremos ahora será vital para un mañana sin sed.

 

Colaboración del Dr. Cristóbal Chaidez Quiroz

Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria

Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD)

Carretera a Eldorado km. 5.5

Culiacán, México C.P. 80110

(667) 760-5536

www.ciad.mx

www.ciad.edu.mx

blog.ciad.edu.mx/cms/index.php

 

 

Con el propósito de impulsar el desarrollo regional a través del mejoramiento de las condiciones laborales en el campo mexicano, un proyecto del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) busca crear un modelo de promoción de la salud para jornaleros del sur del país que migran a Sonora para trabajar en actividades agrícolas.

 

“Históricamente, desde la investigación científica se ha considerado a los jornaleros migrantes como una población flotante en el estado de Sonora, sin embargo, esta perspectiva ha cambiado, ya que estos trabajadores a veces viven más tiempo en los campos agrícolas que en sus comunidades de origen”, comentó María Isabel Ortega Vélez, profesora investigadora del CIAD y realizadora de este proyecto.

 

La científica explicó que la investigación inició con un diagnóstico de las condiciones de vida y el estado nutricional de jornaleros en 52 campos agrícolas de Sonora, en las zonas de la costa de Hermosillo, Guaymas, Caborca y Pesqueira. Para ello se conformó un grupo multidisciplinario con investigadores de El Colegio de Sonora, la Universidad de Sonora, la Escuela Nacional de Antropología e Historia-Unidad Chihuahua y El Colegio de Salud Pública de la Universidad de Arizona.

 

Además de hacer un diagnóstico nutricional, los expertos analizaron factores como el acceso a centros de salud, guarderías, escuelas, comedores, y la calidad y condiciones de vivienda.

 

HALLAZGOS

 

“Encontramos que había pocos campos que manifestaban buenas condiciones generales, otros pocos campos que tenían condiciones muy deplorables, y la mayoría presentaba condiciones regulares, es decir, había posibilidades de mejora”, señaló Ortega Vélez.

 

En el tema de la salud, los padecimientos que se identificaron con mayor recurrencia fueron las enfermedades infectocontagiosas, tales como las respiratorias y las gastrointestinales. La deshidratación y otros problemas asociados con la exposición severa al calor, también presentaron alto nivel de incidencia.

 

En jornaleros que ya se han asentado en el estado permanentemente se detectó que estos empezaron a desarrollar sobrepeso y obesidad, una manifestación de los problemas nutricionales que padece la población sonorense.

 

Una vez obtenidos estos resultados se realizaron reuniones con los productores agrícolas del estado y se propuso acercarse a un modelo de empresa socialmente responsable desde la perspectiva que exigen los mercados internacionales, ya que además de buenas prácticas agroalimentarias, demandan que los productos se obtengan en condiciones laborales y sociales justas.

 

Aunque hubo poca respuesta, se logró implementar un modelo piloto en algunos campos de Guaymas

 

DESARROLLO E IMPLEMENTACIÓN DE UN MODELO DE PROMOCIÓN DE LA SALUD

 

A través del diálogo con productores de las regiones estudiadas, el grupo de científicos y la Empresa Grupo Alta acordaron implementar el modelo piloto de “promotores de salud” en sus campos agrícolas y se decidió empezar a capacitar a los mandos medios de la empresa. De esta manera, se instruyó a trabajadores sobre temas de liderazgo, comunicación, acciones para prevenir enfermedades, adicciones, buenas prácticas de higiene laboral, y atención de salud en casos de urgencia.

 

“El propósito primordial es que el promotor de salud funja como un enlace entre los jornaleros y el personal de salud, que sepa prevenir enfermedades, y también tenga el conocimiento de cómo reaccionar y controlar una emergencia”, añadió Ortega Vélez.

 

Un objetivo secundario es que los promotores de salud, eventualmente, se conviertan en formadores de otros grupos de manera descendente, y que esto permita que a través de una apropiada orientación, se logren multiplicar sus conocimientos para el beneficio de la productividad de la empresa y las condiciones laborales y de salud de los trabajadores.

 

Como parte de este modelo piloto se desarrolló un manual con los temas ofrecidos en la capacitación, una guía rápida de bolsillo para saber cómo actuar en casos de urgencia, y material didáctico para desmitificar creencias sobre la prevención; como ejemplo citamos práctica de tomar suero durante la jornada de trabajo para prevenir la deshidratación, o que la cerveza empeora un estado de deshidratación.

 

EL FUTURO DEL PROYECTO

 

Este modelo se ha logrado aplicar en tres campos agrícolas y se calcula que se ha logrado capacitar a más de 35 trabajadores como promotores de salud. Además, también se ha instruido a supervisores de cuadrillas de los estados de Puebla y Chiapas, ya que ellos son quienes contactan y transportan a la gente hacia Sonora, además de que hablan los dialectos tzotzil y tzeltal, idiomas naturales de gran parte de los jornaleros.

 

El diagnóstico del impacto del hacinamiento de las viviendas en la salud es el siguiente paso de la investigación, ya que se cree que este factor propicia la propagación de contagios infecciosos. Además, se pretende evaluar si el grupo de promotores al que se capacitó ha logrado transmitir su conocimiento de manera exitosa hacia sus compañeros, ya que una vez verificada la eficiencia del modelo, se pretende transferir esta innovación.

 

 

 

El titular del Laboratorio de Ecofisiología del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Juan Pablo Gallo Reynoso, informó que el litoral de Guaymas es una zona que sirve de alimentación para las ballenas aleta, jorobada, gris y orca que viven a lo largo del golfo de California, y que existen evidencias de apariciones de estos mamíferos durante las cuatro estaciones del año.

 

Gallo Reynoso, quien además es profesor investigador de la Coordinación Regional Guaymas del CIAD, subrayó que la costa local es una zona importante de alimentación para estos ejemplares marinos, al igual que Puerto Vallarta, Los Cabos, La Paz, isla Ángel de la Guarda, Alto Golfo y, aunque en menor proporción, también se han observado en San Diego, California, EE. UU.

 

“Hay fotografías que demuestran la presencia de la ballena aleta, la jorobada (la cual es la misma que se presenta en Puerto Vallarta) y la gris (aunque estas son raras en esta zona). Además, se tiene registro de dos machos orcas que visitan esta zona desde hace diez años”, expuso.

 

Las orcas, mencionó, se alimentan de lobos marinos, barrilete, mantarrayas, delfines y calamar gigante; este último, al parecer, le resulta una especie más exquisita, ya que debe buscarla hasta a cuatrocientos metros de profundidad, donde se ubican las ballenas cachalotes.

 

Los estadounidenses que practican la pesca deportiva en San Carlos, Sonora, o salen a pasear en sus yates, indicó, son quienes mayormente han logrado documentar fotográficamente a los mamíferos y, en algunas ocasiones, estas imágenes no llegan a las manos de los investigadores.

 

Sin embargo, con los estudios que ha realizado el CIAD, dijo, se ha logrado establecer el avistamiento de estas cuatro especies y algunas con presencia constante en la búsqueda de alimentos en esta zona.

 

“Todas esas ballenas hacen un círculo alrededor del golfo de California para salir en busca de la variedad de alimentos grandes”, apuntó.

 

No resulta benéfico para los cetáceos que se promueva su presencia en la costa local, porque el sector turístico no conoce las normas que regulan su protección y la interacción humana puede ahuyentar a estas especies si se sienten amenazadas.

 

Colaboración de Yesicka Ojeda, reportera de El Imparcial
http://bit.ly/1AfekKw

 

La biodiversidad es la variedad de formas de vida en el planeta (incluyendo los ecosistemas terrestres, marinos y los complejos ecológicos de los que forman parte), más allá de la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y entre los ecosistemas. La biodiversidad varía según las distintas regiones ecológicas, y es mucho más alta en las zonas tropicales que en climas templados.

 

La biodiversidad es responsable de garantizar el equilibrio de los ecosistemas de todo el mundo, y la especie humana depende de ella para sobrevivir. Irónicamente, la principal amenaza para la biodiversidad es la acción humana, la cual se manifiesta a través de la deforestación, los incendios forestales y los cambios en el clima y en el ecosistema. 

 

El daño causado ​​a la biodiversidad afecta no sólo a las especies que habitan un lugar determinado, sino que perjudica la red de relaciones entre las especies y el medio ambiente en el que viven. Debido a la deforestación y los incendios, muchas especies se han extinguido antes de que pudieran ser estudiadas, o antes de que se tomara alguna medida para tratar de preservarlas.

 

La biodiversidad no es estática, es dinámica; es un sistema en evolución constante, tanto en cada especie como en cada organismo individual.

 

La importancia de la biodiversidad se puede sintetizar en dos rasgos esenciales. Por un lado, es el fruto del trabajo de millones de años de la naturaleza, por lo que su valor es incalculable e irremplazable. Por otro, es garantía para el funcionamiento correcto del sistema que forman los seres vivos, junto con el medio en el que viven y al que contribuyen para su supervivencia.

 

De esta forma, podemos afirmar que la biodiversidad no sólo es significativa para los seres humanos, sino que es esencial para la vida del planeta, por lo que debemos tratar de preservarla. La biodiversidad de las especies nos provee bienes tan necesarios como el alimento o el oxígeno, nos proporciona materias primas que favorecen el desarrollo económico, produce energía que utilizamos como combustible, es el origen de algunos medicamentos y, finalmente, pero no por ello menos importante, nos colma la retina de hermosos paisajes que podemos disfrutar.

 

México, junto con China, India, Colombia y Perú, se encuentra entre los cinco países llamados “megadiversos”, los cuales, en conjunto, albergan entre el sesenta y setenta por ciento de la diversidad biológica conocida del planeta. En México se encuentra representado el 12 por ciento de la diversidad terrestre del planeta. Prácticamente todos los tipos de vegetación terrestres conocidos se encuentran representados en el país y, además, algunos ecosistemas, como los humedales de Cuatrocienégas, Coahuila, sólo se encuentran en México. 

 

Esta diversidad es el resultado de la compleja topografía y geología y de los diversos climas y microclimas que se encuentran en todo el territorio. Además, la ubicación geográfica de México hace que se distinga por ser el territorio de unión de dos regiones biogeográficas, la Neártica y la Neotropical, lo que quiere decir que en el país han evolucionado especies de distinta afinidad ecológica y geográfica. 

 

México ocupa el primer lugar en el mundo en riqueza de reptiles, el segundo en mamíferos y el cuarto en anfibios y plantas. La diversidad biológica de nuestro país se caracteriza por estar compuesta de un gran número de especies endémicas, es decir, que son exclusivas del país. 

 

Aproximadamente el cincuenta por ciento de las especies de plantas que se encuentran en nuestro territorio son endémicas, lo cual se traduce en aproximadamente quince mil especies que, si desaparecieran en México, desaparecerían del planeta. Los reptiles y anfibios tienen una proporción de especies endémicas de 57 y 65%, respectivamente, y los mamíferos (terrestres y marinos) de 32%. 

 

No obstante, no existe mucha información sobre la diversidad genética con la que contamos; el número de especies estudiadas es muy pequeño. Asimismo, dada la gran extensión territorial de nuestro país, no es de extrañar que muchas de las especies presenten una considerable variabilidad genética, aunque también se han detectado algunas que tiene una muy baja variabilidad y requieren un cuidado especial. 

 

Colaboración de Moisés Rivera Apodaca

Ecólogo de la Coordinación de Desarrollo Regional del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo 

 

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera provienen de tres orígenes: de las actividades antropogénicas (como la quema de combustibles fósiles), de los procesos de fotosíntesis y de la respiración de los ecosistemas, que a su vez son afectados por la variabilidad climática y los cambios de uso de suelo.

 

En la actualidad, en México no existe información científica en relación al potencial de secuestro de carbono de los ecosistemas del país y sus factores de emisión. Conocer mejor su comportamiento ante los efectos del cambio climático y las actividades antropogénicas podrá proveer herramientas trascendentales para la ciencia y para la elaboración de políticas públicas sobre la mitigación y adaptación ante la variación global del clima, aseveró el investigador Enrico Arturo Yépez González.

 

Ante esta situación, el grupo de investigación del Departamento de Ciencias del Agua y del Medio Ambiente del Instituto Tecnológico de Sonora (Itson) inició el desarrollo de un proyecto de ciencia básica con el objetivo de analizar la variabilidad temporal de los componentes del intercambio neto de CO2 y agua entre la superficie y la atmósfera, en distintos estados sucesionales del bosque tropical seco. Esto, en función de las entradas intermitentes de lluvia y la variabilidad climática del noroeste de México.

 

Para ello, los investigadores del Itson instalaron tres torres micrometeorológicas, también llamadas torres de flujo, en diferentes zonas: la reserva privada Monte Mojino, el área de protección de flora y fauna Sierra de Álamos-Río Cuchujaqui –de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp)– y en un sitio abandonado.

 

Estos observatorios, que utilizarán técnicas para la estimación del intercambio neto de CO2 en el ecosistema y vaporación del agua presente en la superficie terrestre, ayudarán a entender los procesos biogeoquímicos básicos y la respuesta al cambio de uso de suelo del bosque tropical seco en su límite norte del continente, explicó Yépez González, líder del proyecto.

 

 “Estos estudios nos permitirán conocer cuándo y cómo el bosque gana o emite CO2, y por lo tanto definir su potencial de secuestro de carbono y los correspondientes factores de emisión tras los cambios de uso de suelo. Son datos difíciles de obtener pero pueden ser muy útiles para proyecciones a escala nacional y reforzar la información que proporciona México en los reportes de cambio climático”, expresó el académico del Itson.

 

Adicional a lo anterior, estos estudios recientes en México serán un punto de referencia para entender a detalle qué componente del ecosistema, ya sea vegetación o la microbiología del suelo, es más susceptible a los impactos antropogénicos y/o cambios medioambientales.

 

 “El objetivo es saber si es el suelo o la vegetación lo que controla el intercambio de CO2 y qué tan susceptibles son. Es posible detectar la respuesta del bosque seco a los eventos de lluvia o periodos de sequía, lo que permitirá realizar predicciones de los eventos climáticos que podrían suceder en un futuro en aquella zona y reaccionar ante el fenómeno”, expresó el doctor en Ecología y Manejo de Ecosistemas por la Universidad de Arizona, Estados Unidos.

 

MORTALIDAD DE LAS PLANTAS

 

Por otro parte, este proyecto ha permitido al también miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), nivel II, nutrir una línea de investigación que, en colaboración con su grupo de trabajo y el Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pretende la identificación de especies susceptibles a determinados eventos climatológicos extremos (heladas o sequías).

 

 “Trabajamos para entender la mortalidad de especies del bosque tropical seco desde el punto de vista ecofisiológico. En este sentido, haremos mediciones puntuales del intercambio de gases a escala de hoja, para conocer cómo los procesos fisiológicos, la fotosíntesis y la transpiración de las especies dominantes y susceptibles al estrés responden a los eventos extremos”, detalló.

 

El gran objetivo, agregó el especialista, es entender de manera muy mecanicista cuáles son las causas y consecuencias de la mortalidad de plantas después de eventos extremos.

 

 “Al contar con esta información será posible conocer cómo va a responder un ecosistema ante futuros escenarios de cambio climático y nos dará mejor perspectiva para modelar las consecuencias de este fenómeno en –por ejemplo– los almacenes de carbono y posibles cambios en la biodiversidad del ecosistema”, concluyó el entrevistado.

 

Colaboración de Carmen Báez / Agencia Informativa Conacyt

http://bit.ly/1AZVyS3

 

Las enfermedades gastrointestinales son un problema mundial asociado con la contaminación de los alimentos durante su preparación.

 

Durante la manipulación de alimentos contaminados se pueden distribuir microorganismos patógenos como Staphylococcus, Salmonella, virus de Hepatitis A y Norovirus hacia las manos y superficies de contacto, así como en los utensilios empleados para su preparación.

 

Durante el transcurso de nuestras vidas convivimos diariamente no sólo con miles sino con millones de diversos grupos microbianos que pululan en la cocina, en el baño del hogar, en los pupitres de la escuela, así como en el escritorio y teclado de la computadora de la oficina. 

 

Ser obsesionado por espacios limpios y desinfectados debe considerarse como el mejor intento de mantener alejados a los microorganismos patógenos de nuestro entorno. El presente artículo muestra la importancia de limpiar y desinfectar los espacios donde permanecemos diariamente: el hogar, la escuela y la oficina. 

 

EL HOGAR

 

Al finalizar el día y durante el fin de semana deseamos disfrutar momentos agradables en el hogar; sin embargo, aun los hogares más inmaculados esconden microorganismos patógenos. Investigadores mencionan que entre el cincuenta y ochenta por ciento de las enfermedades diarreicas y más del cincuenta por ciento de las enfermedades respiratorias que anualmente sufrimos son adquiridas en el hogar (Janse y Gerba, 2005). 

 

Los utensilios que más albergan bacterias patógenas son las esponjas, trapos y tablas para cortar. Le siguen en jerarquía la tarja, llaves y perillas de las puertas; sin dejar de mencionar el auricular del teléfono y el control de la televisión. 

 

Las esponjas, en promedio, contienen más de siete millones de bacterias (Janse y Gerba, 2005). En un estudio realizado en la ciudad de Culiacán, se identificó la presencia de E. coli y Staphylococcus aureus en esponjas utilizadas durante una semana (Chaidez y Gerba, 2000).

 

LA OFICINA

 

Cuando llegamos al trabajo lo que menos esperamos encontrar son virus y bacterias en el escritorio o en el teclado de la computadora. Sin embargo, la realidad es que se ha comprobado que virus causantes de gripe sobreviven en objetos inanimados por más de 24 horas.

 

Estos virus son transmitidos por personas infectadas un día antes de que aparezcan los síntomas y entre tres y siete días después de que la infección terminó. Comer en la oficina no es parte del contrato de trabajo, pero lo cierto es que pasamos más de la mitad del día en ese lugar, revisando documentos, enviando correos electrónicos, atendiendo llamadas y, por supuesto, degustando un rico sándwich o un vaso con frutas. 

 

El Dr. Charles Gerba, de la Universidad de Arizona, reporta que, en promedio, la superficie del escritorio contiene cuatrocientas veces más bacterias que la tapadera del baño. 

 

El estudio que desarrolló el grupo de trabajo del Dr. Gerba describe también los lugares más contaminados en las oficinas y el número de bacterias por pulgada cuadrada:

 

  • Auricular (25,127 bacterias)
  • Escritorio (20,961 bacterias)
  • Teclado de computadora (3,295 bacterias)
  • Ratón de la computadora (1,676 bacterias)
  • Fax (301 bacterias)
  • Tapadera del baño (49 bacterias)

 

LAS ESCUELAS

 

Las escuelas generan hacinamiento de infantes, el cual favorece que los niños se vean expuestos a agentes infecciosos causantes de enfermedades diarreicas y respiratorias.

 

La contaminación de las manos de los trabajadores, maestros y niños, y de objetos como juguetes y superficies de contacto en las escuelas, ha sido asociada a la incidencia de casos de diarrea.

 

Una mayor frecuencia de diarrea ha sido también confirmada en guarderías donde los trabajadores hacen cambio de pañales, a la vez que realizan actividades en el aula o durante la manipulación de alimentos (Nesti y Goldbaum, 2007).

 

Se ha demostrado que los niños se llevan la mano un juguete o un lápiz a la boca cada tres minutos, lo cual se convierte en un factor importante para que se lleve a cabo la dispersión de secreciones respiratorias (Nepuri, 2005).

 

Uno de los principales factores que contribuyen a la aparición de enfermedades causadas por alimentos, especialmente en las cocinas de las escuelas, es el manejo inapropiado de los alimentos.

 

Una vez presentes en la cocina, los diversos microorganismos son transferidos hacia diferentes puntos de la cocina, principalmente mediante fómites, los cuales presentan una alta concentración del patógeno, y cuya manipulación favorece la diseminación, lo cual eleva el riesgo de padecer enfermedades.

 

Otros factores que influyen en la diseminación microbiana son las fuentes ambientales, como el número de niños por metro cuadrado, la cercanía entre uno y otro, la cantidad de depósitos de basura en los salones y en el baño, la presencia o ausencia de jabón antibacterial en baños. Además, se deben considerar los factores propios del agente microbiano, dentro de los cuales siempre se debe evaluar la vía de diseminación del patógeno, la dosis infectiva y cuánto sobrevive este agente en el ambiente.

 

Uno de los pasos más importantes en la reducción de la propagación de enfermedades infecciosas entre los niños y el personal que labora en el cuidado de ellos es la limpieza y desinfección de superficies que pudieran suponer un riesgo para ambos.

 

LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN

 

Existe una amplia variedad de productos que pueden ser empleados para desinfectar los ambientes domésticos, escolares y laborales. Productos químicos a base de cloro, plata coloidal o, inclusive, a base de extractos cítricos. Todos son eficaces en eliminar a los microorganismos siempre y cuando se empleen adecuadamente. Sin embargo, en la mayoría de los casos, no se utilizan de manera adecuada. Un buen ejemplo es el cloro, que es utilizado “a chorro”, lo cual es inadecuado debido a que aplicado en altas concentraciones origina irritación de las membranas mucosas de los ojos, nariz, garganta y pulmones. 

 

A continuación se enlistan algunas recomendaciones para limpiar y desinfectar los ambientes domésticos, escolares y laborales:

 

REFRIGERADOR

Comprar un termómetro

Mantener la temperatura entre 4 y 5 °C

Limpiar y desinfectar dos veces por semana. Se recomiendan productos a base de cloro y productos a base de extractos cítricos.

TABLAS PARA CORTAR

Adquirir dos tablas para cortar (plástico o madera, siempre y cuando se limpien cada vez que se usen)

Usar una para carnes y otra para frutas y hortalizas

Lavar y cepillar las tablas con agua caliente

No es recomendable usar cloro, ya que este se inactiva con la madera

FRUTAS Y HORTALIZAS FRESCAS

Lavar frutas y hortalizas durante treinta segundos

Cepillar aquellas de cáscara rugosa como melones, lechugas y otras hortalizas de hoja

Remover las hojas externas y lavar cada hoja por separado con plata coloidal o cloro, y aplicar la dosis descrita en el producto que se ha elegido

LAVA TUS MANOS CORRECTAMENTE

¿Cuántas veces al día nos tocamos la boca, nariz, ojos y oídos? Varios estudios coinciden en que los adultos lo hacen entre una y tres veces cada cinco minutos, mientras que el promedio en niños es de diez veces en el mismo intervalo de tiempo.

Sólo el 16 por ciento de la población sabe lavarse las manos correctamente. La recomendación es utilizar jabón antibacterial o un gel a base de alcohol, y frotarse las manos durante veinte segundos.

ELIMINA LOS MICROORGANISMOS, NO LOS DISPERSES

Los virus sobreviven más de 24 horas en objetos inanimados y manos. Siete de cada diez personas que cursan una infección viral tienen el virus en sus manos

Cuando una persona tose o estornuda expulsa las gotas de saliva a una distancia de un metro. El aire y las partículas salen expedidas a una velocidad de más de 120 kilómetros por hora

Para las superficies (auricular de teléfono, perillas, mesas, escritorios, teclados de computadora, entre otros) se recomiendan toallitas impregnadas con desinfectante

ESPONJAS Y TRAPOS

En promedio una esponja contiene 7.2 millones de bacterias. Evita limpiar las superficies de contacto, ya que los microorganismos se dispersarán

¿Qué hacer? ¿Cómo desinfectar la esponja y trapos? Colocar la esponja o trapo húmedo en el microondas y encenderlo durante dos minutos

Verter dos gotas de cloro concentrado en 250 mililitros de agua durante cinco minutos y sumergir la esponja o trapo en esta mezcla

Dependiendo de la frecuencia de uso, remplazar la esponja o trapo cada dos o tres semanas

BAÑOS

En un baño húmedo una bacteria se convierte en mil millones en un periodo de 24 horas

Deja secar las barras de jabón, ya que húmedas transmiten microbios entre las personas que lo usan, aun si se trata de jabones antibacteriales

La recomendación para desinfectar las esponjas de baño es la misma que para las esponjas de cocina

Tanto las regaderas fijas como las móviles se deben desinfectar una vez por semana. Si alguien padece una infección, la regadera “teléfono” se debe desinfectar cada vez que se use.

Para desinfectar el cepillo de dientes, este se debe enjuagar con agua caliente durante veinte segundos. Después se puede sumergir en desinfectante bucal o agua oxigenada y dejarlo secar

El lavabo se debe desinfectar cada semana

Es recomendable que cada miembro de la familia utilice una toalla y un vaso distinto para su aseo personal

El excusado se debe tapar después de cada descarga, ya que se pueden formar aerosoles

CONCLUSIÓN

El empleo de productos desinfectantes basados en protocolos de aplicación específicos favorece la disminución de la carga microbiana presente en nuestro entorno. Sin embargo, resulta necesario un mejor entendimiento sobre la importancia de la aplicación adecuada de procedimientos de higiene en el hogar, la escuela y la oficina, para con esto generar condiciones más saludables hacia el interior del mismo.

Mantener alejados de nuestro entorno a los microorganismos previene de las enfermedades a los que nos rodean, si se usan adecuadamente las buenas prácticas higiénicas. Espero que esta información sea de utilidad para todas las personas interesadas en tener buena salud.

Referencias

Janse y Gerba, 2005; Chaidez y Gerba, 2000; Alonzo y Roque, 2001; Alonzo et al., 2006; Nesti y Goldbaum, 2007; Nepuri, 2005; Delpiano, 2007; Gómez et al., 2005; Carrasco et al., 2000; Villasusa et al., 2006; Bances et al., 2007; Díaz et al., 1992; Nesti y Goldbaum, 2007.

http://bit.ly/1KQcccc

 

Colaboración del Dr. Cristóbal Chaidez Quiroz

Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria

Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD)

Carretera a Eldorado km. 5.5

Culiacán, Mexico 80110

(667) 760-5536

www.ciad.mx

www.ciad.edu.mx

blog.ciad.edu.mx/cms/index.php

 

Con el propósito de conocer y discutir los avances que desde los distintos campos de las ciencias en Iberoamérica se han alcanzado para mejorar las condiciones de las mujeres científicas, el próximo mes de junio se realizará el I Coloquio Iberoamericano “Diálogo de Saberes y Políticas de Ciencia, Tecnología e Innovación con Perspectiva de Género”.

 

Este encuentro pretende que los asistentes compartan experiencias sobre estrategias exitosas en las condiciones de  investigación, así como las acciones que se han desarrollado para lograr la equidad de género y contribuir a un desarrollo sustentable, equitativo y justo.

 

El Coloquio es un esfuerzo de la cooperación internacional de trece instituciones educativas de nivel superior y promotoras de la investigación científica. Por parte del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), la profesora investigadora Mayra de la Torre Martínez integra el comité organizador y funge como una de las coordinadoras.

 

El evento comprende conferencias magistrales, talleres y conversatorios en las áreas de Ciencias Sociales, Ciencias Naturales, Ciencias Exactas, Economía, Ingeniería y Tecnología, Agua, Seguridad Alimentaria, Sustentabilidad y Medio Ambiente, además de una sesión de análisis de experiencias en políticas de ciencia, tecnología e Innovación con perspectiva de género.

 

La sede será la ciudad de Cuernavaca, Morelos, y se desarrollará del 23 al 25 de junio del presente. Para mayor información sobre el registro de inscripción y los detalles del programa consulte http://bit.ly/1PCLzZR

 

Como parte de sus esfuerzos por acercar la ciencia a la niñez y a la juventud hermosillenses, la Academia Mexicana de las Ciencias, en coordinación con el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la Universidad de Sonora (UNISON), realizarán la nueva edición del programa “Sábados en la Ciencia”.

 

En esta ocasión, los niños y jóvenes asistentes tendrán la oportunidad de descubrir el mundo microscópico que habita dentro del ser humano en el taller “Mis bacterias y yo”, el cual será impartido por la profesora investigadora  Gabriela Ramos Clamont Monfort, quien es Coordinadora del Departamento de Ciencias de los Alimentos del CIAD.

 

Dentro de las actividades de este encuentro, los participantes realizarán experimentos en los que conocerán algunas de las funciones de las bacterias probióticas, como los lactobacilos, y observarán a estos microorganismos a través del microscopio, entre otras actividades.

 

La cita es el próximo sábado 16 de mayo en el laboratorio 101 del edificio 7G del  Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad de Sonora (DICTUS) de la Universidad de Sonora, ubicado en Luis Donaldo Colosio s/n entre Sahuaripa y Reforma..

 

Aunque ya se ha saturado el cupo de este taller, el comité organizador del evento lo invita a mantenerse al pendiente de las posteriores ediciones de “Sábados en la ciencia” y compartir sus dudas a través de la red social www.facebook.com/sabadosenlaciencianoroeste y al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Mobile Menu