Notas

Estar siempre alerta sobre la posibilidad de sufrir alguna complicación como la hipoglucemia, recomienda el Dr. Julián Esparza Romero a los pacientes diabéticos que reciben insulina, ante la presencia de síntomas que pueden pasarse como inadvertidos como un estado de confusión, pérdida de conciencia, convulsiones o algún otro de mayor seriedad.

 

El doctor en Epidemiología por la Universidad de Arizona e investigador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), explicó que la hipoglucemia es una condición que se presenta en el paciente diabético caracterizada por presentar valores anormalmente bajos de glucosa o azúcar en la sangre y se encuentra asociado con un riesgo elevado de sufrir alguna alteración en la salud.

 

Los pacientes diabéticos con mayor riesgo de hipoglucemia son aquellos en los que la insulina producida por su cuerpo es nula o deficiente, como es el caso de pacientes con diabetes tipo 1 o los pacientes con diabetes tipo 2 en estado avanzado, señaló. De igual manera, el riesgo de hipoglucemia se incrementa conforme transcurren los años con la enfermedad.

 

El daño a la salud debido a los niveles bajos de glucosa varía entre personas diabéticas, manifestó el investigador de la Coordinación de Nutrición del CIAD. La hipoglucemia y el miedo a padecerla se han asociado con una pérdida a la calidad de vida, así como el tipo de sus actividades diarias. Por ejemplo “tener un evento de hipoglucemia durante la noche provoca que la persona no se sienta con buen estado de ánimo el día siguiente debido a la pérdida en número y calidad de horas de sueño. Por otra parte, los pacientes con episodios recurrentes de hipoglucemia presentan trastornos crónicos de estados de ánimo, incluyendo depresión y ansiedad.

 

Entre las estrategias para prevenir la hipoglucemia, el investigador del CIAD mencionó algunas muy efectivas para reducir su riesgo: educación para la diabetes tanto en el paciente como en familiares cercanos, es decir, aumentar la capacidad de reconocimiento de síntomas de hipoglucemia, así como la habilidad de tratar apropiadamente los episodios con el consumo de carbohidratos o glucagón.

 

Otra de las recomendaciones es hacer modificaciones en la dieta y la actividad física, ajustes en relación con el tratamiento farmacológico, auto monitoreo cuidados de los niveles de glucosa y un seguimiento a conciencia del paciente diabético por parte del médico.

 

Con una asistencia de alrededor de 90 personas entre los que destacaron distinguidos empresarios, productores y académicos de la región, se llevó a cabo este evento en las instalaciones de la Unidad de Gestión Tecnológica (UGT) del CIAD, en colaboración con el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología del Estado de Nayarit (COCYTEN) y la empresa Control Microbiológico de Plagas y Enfermedades Biológicas (CONTMIPEBIO S.P.R de R.L.).

 

El principal objetivo de este Foro fue el de difundir algunos de los últimos avances científicos para aplicar técnicas alternativas para el control de las diversas plagas que afectan los cultivos de frutas y hortalizas de la región.

 

El evento que tuvo lugar en las instalaciones de la Unidad de Gestión Tecnológica (UGT), ubicadas en el parque “Unidos por el conocimiento”, lográndose reunir en su mayoría a los eslabones del sistema-producto mango y miembros del sistema-producto plátano y café, así como académicos de universidades como la UT de la Costa y la Universidad Autónoma de Nayarit, además de funcionarios de dependencias gubernamentales como SAGADERP (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural y pesca) y CESAVENAY (Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Nayarit).

 

Las ponencias presentadas estuvieron a cargo del Dr. Claudio Ríos Velasco, Investigador del CIAD Cuauhtémoc en Chihuahua, quien enfatizó el uso de hongos entomopatógenos y antagonistas para el control de plagas, el Dr. David García Hernández de la Universidad Tecnológica de Morelia, Michoacán, desarrolló el tema de producción de biofertilizantes y su aplicación y el Ing. Octavio Guzmán Arce, Director de CONTMIPEBIO S.P.R de R.L. abundó sobre los usos y potencialidades del control biológico.

 

Como resultado se crearon sinergias entre los participantes, mismas que engendrarán futuras colaboraciones productor - academia – empresa y que se traducirán en proyectos productivos para mejorar la calidad de vida de los agricultores nayaritas.

 

El grupo interdisciplinario de aproximadamente 25 investigadores y técnicos académicos, continúa analizando muestras de agua y sosteniendo reuniones que los lleve a elaborar una estrategia de remediación social ante la problemática surgida en la zona del Río Sonora a partir del derrame de contaminantes provocado por la mina Buenavista del Cobre.

 

La Dra. Mayra de la Torre Martínez, profesora-investigadora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), explicó que en una primera etapa se empezó por obtener información y en una segunda fase se trató de identificar se puede hacer, cuáles serían las estrategias y cómo llevar a cabo una remediación desde el punto de vista más amplio, que implica no sólo la cuestión ambiental de toda esta parte del ecosistema, sino también abordar el factor salud y buscar cómo potenciar el desarrollo económico de la zona.

 

Y como parte de un esquema participativo, señaló llevar de primera mano la información a los pobladores de la región, es decir, que el grupo interdisciplinario tenga siempre contacto con quienes viven en la zona afectada.

 

EL Dr. Alfonso Gardea Béjar, profesor-investigador y miembro del grupo interdisciplinario, enfatizó que los pozos que se han estado monitoreando no han salido con una presencia de contaminantes significativa, es decir, los últimos resultados obtenidos hace diez días, están dentro de lo que establece la Norma Oficial Mexicana “pero lamentablemente esta herramienta en México es muy flexible, yo creo que en este punto los legisladores podrían apoyarnos revisando la NOM y homologándola con la de Europa o Canadá, por ejemplo, de esa manera nos estarían protegiendo como población”, dijo.

 

Ambos investigadores coincidieron en que lo que ha faltado en las comunidades del Río Sonora es que la gente tenga la información fresca, saber cuál es la situación real porque lo que quieren es retomar su estilo de vida, sus propios mercados y es ahí donde el CIAD está apoyando con su trabajo en busca de una estrategia de remediación social, donde la información juega un papel muy importante.

 

“Lo que nosotros pretendemos no es solamente entregar el resultado a los pobladores, sino conjuntar toda una base de datos que se entregue a las autoridades para que enriquezca la información con la que ellos ya cuentan”. “No descartemos la posibilidad de que algún dato pueda ser contrastante, si sucediera sería un punto de atención que tendría que ser revisado para reducir las posibilidades de riesgo a la salud de los consumidores, tanto los que viven en la zona del Río Sonora y los de Hermosillo porque finalmente los productos llegan a la capital al igual que el agua”, mencionó el Dr. Gardea Béjar.

 

Comentó que el compromiso que hizo CIAD es hacer entrega de los resultados inmediatamente a los productores, información con la que tendrán elementos para poder decidir sobre una acción que se tome, como el cierre de un pozo. Es importante precisó el investigador, tomar en cuenta que los análisis no se hacen de la noche a la mañana, se aplica una metodología bien diseñada, pero toma tiempo procesar la información.

 

Finalmente aclaró el Dr. Gardea Béjar que se analiza el agua para consumo humano desde Arispe y Banámichi, hasta la cortina de la presa El Molinito, haciendo hincapié en que los muestreos en la presa El Molinito han salido bien, pero no se muestrea la presa en su conjunto “de ahí la importancia de que un primer muestreo sirva como línea base, porque también los contaminantes tienen movilidad dentro del ecosistema, lo que hoy no se encuentre mañana pueden estar, es por eso que hay que estar monitoreando constantemente”.

Con el objetivo de elaborar los elementos que sirvan de base para la Estrategia Nacional de desarrollo de los corredores económicos Pacífico y CANAMEX, que contribuyan a un desarrollo económico sustentable, se llevó a cabo el “Taller de participación para el Desarrollo Regional”.

 

Con sede en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), la reunión es liderada por el Colegio de la Frontera Norte con el apoyo de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (SEDATU), para el cual se invertirán cerca de cuatro millones de pesos y se pretende que el documento quede integrado antes de finalizar este año.

 

El Dr. Pablo Wong González, director general de CIAD, invitó a los presentes a formar parte de la búsqueda de un diálogo abierto de interacción con todos los actores que forman parte del proceso de desarrollo, para formar parte de la visión específica del desarrollo de cada regionales regiones.

 

En el taller participan académicos de diferentes instituciones de investigación y actores que con su trabajo han formado parte del desarrollo social y económico de cada una de las regiones.

 

Por su parte el Dr. Tonatiuh Guillén López, presidente de El Colegio de la Frontera Norte (COLEF), resaltó que con estos acercamientos se logrará elaborar un documento que oriente a acciones de política pública a nivel federal con todas la entidades articuladas, a nivel estados a través de convenios, municipios y actores que de alguna manera intervienen en el desarrollo social y económicos de cada región.

 

CANAMEX dijo es uno de los corredores de mayor potencial y vínculo que une a la región del Pacífico Norte Mexicano con América del Norte y la idea es que sea un proyecto que genere y fortalezca vínculos con el vecino país.

 

El Maestro Jorge Carlos Díaz Cuervo, director general de Desarrollo Regional de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (SEDATU), resaltó que este proyecto se deriva de la nueva estrategia del Gobierno Federal en cuanto a desarrollo con base en regiones, asociado con el surgimiento de la SEDATU y de la invitación que se le hizo al COLEF como experto en planeación y el desarrollo de la región norte.

 

Con la participación de los asistentes al taller se construirá una visión e identificación de líneas estratégicas a través de las perfectivas de cada uno de los actores que conocen y trabajan en los diferentes sectores de la región, para tener información de cada miembro que se desenvuelve en la economía, la academia y las instituciones.

 

La Dra. María de Lourdes Romo Aguilar, Co-responsable del proyecto por parte del COLEF, intervino brevemente para poner en contexto el proyecto y enfatizó que es fundamental que los asistentes participen en la retroalimentación del diagnóstico, la imagen objetivo y los proyectos estratégicos a través del diálogo y el consenso.

 

El tipo de lactancia que se da a los niños durante sus primeros meses interviene directamente en el desarrollo y maduración del sistema inmune. Los niños amamantados presentan menor riesgo de enfermedades autoinmunes, que los alimentados con fórmulas, destacó la Dra. Ana María Calderón de la Barca. Los compuestos activos en la leche humana regulan la colonización del tracto gastrointestinal, impidiendo el desarrollo de bacterias patógenas y permitiendo el de bacterias favorables, de ahí la importancia de hacerlo, resaltó.

 

La investigadora titular de la Coordinación de Nutrición del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), enfatizó que la lactancia materna también promueve el desarrollo del tejido linfoide asociado que gobierna la diferenciación de las células T, que tienen actividades de defensa y tolerancia. Por esto, el amamantamiento puede reducir el riesgo de enfermedades autoinmunes como la intolerancia a las proteínas del trigo o enfermedad celiaca, así como la diabetes tipo I.

 

La enfermedad celiaca explicó, es la intolerancia al gluten de trigo, que causa síntomas gastrointestinales graves, es un problema de autoinmunidad. Aunque la predisposición genética es requisito indispensable en el desarrollo de este tipo de enfermedades, hay otros factores muy importantes que desencadenan su aparición. Tales pueden ser, la forma de alimentación durante el primer año de vida y las infecciones gastrointestinales durante esta misma etapa, que pueden modular la respuesta inmune, orientándola hacia la tolerancia o a la intolerancia.

 

La diabetes tipo 1, se diagnostica con mayor frecuencia en niños, adolescentes o adultos jóvenes, es una enfermedad autoinmune y metabólica caracterizada por una destrucción selectiva de las células beta del páncreas, causando una deficiencia absoluta de insulina. Por tanto, hay problemas para regular el azúcar (glucosa) en la sangre.

 

Calderón de la Barca, citó que la Organización Mundial de la Salud, así como la norma mexicana NOM-043-SSA2-2005 indican la lactancia materna o amamantamiento en forma exclusiva, durante los primeros cuatro a seis meses del niño. Esta misma es la recomendación para reducir el riesgo de enfermedades autoinmunes. Además recomendó, hay que iniciar la introducción gradual de los alimentos, incluidos los de trigo, desde muy pequeñas cantidades, mientras se continúa amamantando, entre los cuatro y seis meses de vida.

 

Con el objetivo de difundir el conocimiento, provocar sinergias e iniciar proyectos en conjunto, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD) y el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología del Estado de Nayarit (COCYTEN), invitan al Foro “Control biológico de plagas y enfermedades en cultivos agrícolas de la región”.

 

El viernes 26 de septiembre a partir de las 9:00 de la mañana, las instalaciones de la Unidad de Gestión Tecnológica (UGT), ubicadas en el parque “Unidos por el conocimiento” en ese estado, abrirán sus puertas a empresarios, productores y académicos de la región interesados en conocer los últimos avances científicos para mejorar las cosechas.

 

Como parte del programa el Dr. Claudio Ríos Velasco, profesor-investigador del CIAD Cuauhtémoc en Chihuahua, impartirá “Control biológico de plagas y enfermedades: Énfasis en el uso de hongos entomopatógenos y antagonistas”.

 

De la Universidad Tecnológica de Morelia, Michoacán, el Dr. David García Hernández abordará “Producción de biofertilizantes y su aplicación” y el Ing. Octavio Guzmán Arce, director de CONTMIPEBIO S.P.R de R.L., desarrollará el tema “Usos y potencialidades del Control biológico en la producción de los cultivos de Nayarit”.

 

Académicos, agricultores o productores de guanábanas, mango, aguacate y otros frutos y hortalizas pueden comunicarse al teléfono (311) 133 16 29 para mayor información. La entrada es libre.

 

 

Integrantes del Club Rotario SunUp de Prescott, Arizona, visitaron las instalaciones del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), con la idea de conocer algunas de las actividades que se realizan en los laboratorios y poderla integrar al trabajo social que cotidianamente realizan.

 

Como parte del recorrido los integrantes de esta organización visitaron el Laboratorio de Proteínas Recombinantes, ubicado en la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal (CTAOA), donde el Dr. Rogerio Sotelo Mundo explicó el trabajo de investigación que se realiza en apoyo a la industria del camarón que se desarrolla principalmente en el Noroeste de México.

 

Los miembros del Club Rotario, también tuvieron la oportunidad de conocer el Laboratorio de Fisiología Vegetal-Molecular a cargo del Dr. Miguel Ángel Martínez Téllez, donde se les describió la labor que realiza el equipo de colaboradores en apoyo a procesos de cultivo y cosecha en el campo, principalmente el sonorense sin dejar de lado el resto de la República Mexicana.

 

Los señores Tony Terassi y John Stewart, que estuvieron en Hermosillo representando al Club Rotario SunUp de Prescott, Arizona, también realizan programas de apoyo social junto con el Club Rotario del Desierto de Hermosillo, en Sonora y en esta ocasión tuvieron la oportunidad de estar en CIAD.

 

Los visitantes buscan integrar lo aprendido al trabajo que realizan con los diferentes sectores de la población para mejorar su calidad de vida, es por ello que durante el recorrido hicieron preguntas que fueron respondidas por los científicos anfitriones.

 

 

Con dos conferencias magistrales, la entrega de reconocimientos, música y comida, se llevó a cabo el programa del quinto aniversario del Sindicato Auténtico de Trabajadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (SIATCIAD).

 

El Dr. Pablo Wong, director general del Centro de Investigación al tomar la palabra, reconoció al sindicato como una organización auténtica, moderna, proactiva y propositiva, al sentirse identificado con sus ideales fundacionales.

 

Constituido desde hace cinco años, el SIATCIAD, dijo se organizó para promover el mejoramiento de las condiciones de trabajo y desarrollo personal y profesional de sus agremiados, por lo que se comprometió a seguir buscando contribuir desde la responsabilidad que ocupa actualmente y mañana como investigador y docente.

 

“Estoy convencido de que el diálogo es la primera y la última de las herramientas que debemos utilizar para avanzar en la consolidación del CIAD, como de nuestros derechos laborales”, resaltó.

 

Como secretario general del SIATCIAD, Germán Cumplido Barbeitia, tomó la palabra para motivar a los presentes a ser más activos, “ser sindicalizados debe ir más allá de ser personas que se agremian para defender sus derechos laborales y asistir a reuniones cuando se les convoca, debemos ser personas dispuestas a hacer, saber hacer y dar a través de nuestro testimonio de vida”.

 

Destacó cuatro puntos importantes en los que hay que trabajar: la unidad, a través de un programa de reforzamiento; el desarrollo de una conciencia crítica y política, para continuar avanzando; el sentido de pertenencia, identificando de qué forma se sirve al sindicato y a sus agremiados; y el protagonismo de la clase trabajadora, visto como factor de poder y de cambio.

 

Enseguida se ofrecieron dos conferencias magistrales, la primera por la Lic. Patricia Juan Pineda con “La reforma a la Ley Federal del Trabajo y los derechos humanos laborales” y la segunda por el Dr. Jaime Herrera Barrientos del SUTCICESE, “Condiciones de trabajo en los Centros Públicos de Investigación”.

 

Buscan mejorar la genética de este crustáceo, para que sea más nutritivo y resistente a enfermedades.

 

Con el objetivo de contribuir al mejoramiento genético del camarón, así como obtener un producto de alta calidad y mayor valor en el mercado, diversas instituciones trabajan en descifrar los componentes genéticos de la inmunidad del crustáceo.

 

De tal forma, investigadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), en conjunto con el Instituto Nacional de Pesca (Inapesca), y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), trabajan para producir camarón resistente a enfermedades.

 

Dicho proyecto desarrollará herramientas genómicas para contrarrestar la patología que ha afectado al crustáceo en granjas camaronícolas del noroeste del país en los últimos dos años.

 

El investigador del CIAD, Rogerio Sotelo Mundo, señaló que se ha trabajado en la aplicación de herramientas genómicas como la transcriptónica, con el propósito de apoyar a los productores de camarón.

 

Explicó que estas herramientas permiten identificar la secuencia de miles de genes que llevan a cabo las funciones digestivas, de defensa y crecimiento del crustáceo, entre otras.

 

Señaló que a pesar de que el transcriptoma no es un genoma completo, la información obtenida permite establecer marcadores genéticos y con ello ubicar los componentes de la inmunidad innata de este crustáceo.

 

El científico reveló que a la fecha ha sido posible identificar componentes novedosos de la respuesta innata e inmune del camarón; así como elementos que intervienen en la regulación genética, como la proteína mTOR, involucrada en el crecimiento y diferenciación celular.

 

"El conocimiento del transcriptoma ha permitido estudiar la estructura tridimensional de proteínas del camarón mediante cristalografía, para entender en el mediano plazo la inmunidad innata del crustáceo" , recalcó Sotelo Mundo.

Asimismo, adelantó que la información obtenida será integrada en bases de datos públicos como el Gen Bank (banco virtual de acceso público), para que otros investigadores puedan aprovecharla y de forma global se encuentren soluciones al problema de mortandad del camarón.

 

Con la investigación, se reconoce por primera vez el sistema inmuno-modulador del camarón, lo que permitirá conocer a qué ambientes y situaciones puede ser resistente, tolerante, o susceptible.

La información genómica derivada de este proyecto, que se realiza con el apoyo económico de la Dirección General Adjunta de Investigación en Acuacultura del Inapesca, aportará datos que se podrán integrar en el mediano plazo a programas de producción y mejoramiento genético del crustáceo.

 

En el proyecto también participan especialistas del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen), del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México, así como del Laboratorio Nacional de Genómica del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), entre otros.

Sesenta académicos de ocho instituciones educativas e investigación públicas de Sonora, nacionales e internacionales, de diferentes disciplinas relacionadas con el agua,   hicieron público un documento con seis puntos donde plantean aspectos de responsabilidad de las empresas mineras, procesos de evaluación, monitoreo, remediación de los daños y estrategias de producción económica, haciendo hincapié en que estas propuestas se hagan de manera permanente.

 

Entre los firmantes por parte del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), están las doctoras Evelia Acedo Félix, Martha Nydia Ballesteros, Gisela Carvallo Ruiz, Gabriel Ramos Clamon Montofort, Jaqueline García Hernández, Leticia García Rico, María del Carmen Hernández Moreno, Alma Rosa Islas Rubio, Diana Luque Agraz, Blanca Rebeca Noriega Orozco, Mauricia Pérez Tello, Isabel Cristina Taddei Bringas, Ana Isabel Valenzuela Quintanar, Luz Vazquez Moreno, Gloria Yepiz Plascencia y los doctores Sergio Sandoval Godoy, Martín Jara Marini, , Lloyd T. Findley Lloyd T. y Alfonso Gardea Béjar.

 

El primer punto cita que Grupo México, propietario de la Mina Buena Vista del Cobre está obligada a tomar acciones inmediatas, mediatas y a largo plazo tendientes a contener, tratar y remediar la contaminación en dicha cuenca. Las medidas contemplan la evaluación del riesgo ambiental y la salud, el monitoreo y remediación de las aguas superficiales, profundas y de los suelos y sedimentos, así como la compensación por los daños a la salud y económicos de la población de los municipios afectados. Dada la dimensión del daño, toda la información debe ser pública, transparente y de libre acceso. El documento también hace mención a la conformación de comités de vigilancia ciudadanizados.

 

Como segundo punto, en el documento se asienta que se acepta la actividad minera como un área fundamental para el desarrollo económico de la región, pero el evento contaminante debe ser un parte-aguas del ejercicio de la minería, es por ello que se comprometen a asesorar a grupos parlamentarios locales y nacionales para modificar la legislación mexicana que regulan estas actividades, no sólo en la producción, sino en el ambiente y la salud de los trabajadores o la población expuesta.

 

En una tercera observación se destaca que el Estado mexicano, tanto federal, como estatal o municipal, actuó de manera tardía, desordenada y sin coordinación. Se afectó a la población en el derrame de tóxicos y con el cierre de pozos y la información proporcionada no es transparente ni oportuna por lo que se demanda su libre acceso a los investigadores, comunicadores y a la opinión pública.

 

Como cuarta propuesta se plantea la conformación de una red nacional amplia de investigación en la calidad del agua, medio ambiente y salud, financiada por Grupo México y otras empresas mineras que permitan obtener información fidedigna para la toma de acciones preventivas, de remediación, restauración y compensación a la población y /o el medio. Además es necesario que la investigación que se realice desde este momento y sus resultados sean públicos y de libre acceso.

 

En el quinto punto hacen referencia al compromiso y nuestra responsabilidad social como investigadores, docentes o comunicadores de la ciencia el informar de una manera clara, sencilla y oportuna a la comunidad sonorense, y de todo el país, sobre los riesgos inmediatos o futuros de la exposición a tóxicos. Es esencial contar con datos científicos oportunos de libre acceso, que permitan aclarar dudas, prevenir y actuar ante cualquier riesgo y/o contingencia. No es admisible que la posesión de datos que puedan afectar la salud y el bienestar de la población sea exclusiva de empresas privadas o de la administración pública.

 

Por último, en el documento se considera que las universidades, los centros y academias de investigación, los colegios y agrupaciones de profesionistas deben de pronunciarse también al respecto, en lo que ya es el mayor daño ambiental producido por la minería mexicana. Es la oportunidad histórica de que la voz de este grupo de científicos sea tomada en cuenta para contribuir a mejorar, las actividades de la industria minera, incorporándole un auténtico sentido de respeto, y responsabilidades social y ambiental.

 

Forman parte de este grupo investigadores de El Colegio de Sonora, Universidad de Sonora, Universidad Veracruzana, Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Estatal de Sonora, Hospital Cruz del Norte, Pomona College, Consultores independientes y Profesionistas de Arquitectura, quienes también firmaron este documento.

 

Mobile Menu