Notas

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) invita a productores(as) de tilapia y autoridades relacionadas con el sector acuícola del estado de Guerrero a participar en un taller de capacitación.

El curso “Nutrición y alimentación de tilapia en cultivo”, que se celebrará el 29 y 30 de abril en Acapulco, Guerrero, será impartido por Crisantema Hernández González, Nayely Leyva López y Erika Yazmín Sánchez Gutiérrez, todos pertenecientes a la planta científica del CIAD.

Los temas que se abordarán en la jornada serán: definición de conceptos básicos sobre nutrición de este animal marino, buenas prácticas de cultivo de tilapia relacionadas con la inocuidad durante el manejo del alimento e investigaciones de nutrición y alimentación de dicho pez.

En el primer día de actividades quien participe aprenderá sobre los requerimientos nutricionales, características fisicoquímicas de la comida, así como las recomendaciones sobre la alimentación para las diferentes etapas del cultivo.

Asimismo, se hablará sobre el almacenamiento del alimento en las granjas, los criterios para el uso y manejo de alimentos medicados, además del empleo de ingredientes convencionales y alternativos no convencionales en nuevas formulaciones.

Durante el segundo día del taller, las y los participantes harán una visita a granjas productoras de tilapia en la región, para conocer de cerca los conceptos aprendidos en esta capacitación.

Este evento es gratuito y se realiza con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, a través de la iniciativa Adesur, consorcio agroalimentario. Se realizará en Campus Adesur, calle Bora-Bora 10 B, frente al fraccionamiento Marina Diamante.

Si desea reservar su lugar o solicitar más información, puede llamar al teléfono (669) 989 8700 o escribir un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Con el propósito de contribuir a la comunidad estudiantil del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Sinaloa (CECYTE) con un acervo bibliográfico más completo para su formación, el CIAD donó decenas de libros para su biblioteca.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, a través de la Coordinación Regional Culiacán, realizó la entrega de libros y revistas de impacto científico y social al plantel del CECYTES Sinaloa, ubicado en la Ciudad Educadora Sustentable y del Saber; esto como parte de las actividades realizadas en la pasada Feria del Libro CESS 2019.

Tras el acto protocolario, Ma. Dolores Muy Rangel, titular del CIAD Culiacán, señaló que esta donación permitirá fortalecer la biblioteca de dicho bachillerato, la cual se encuentra en formación, así como inducir en los estudiantes el interés por la lectura y consulta de documentos de relevancia científica y estudios de campo.

La colección bibliográfica tiene títulos de obras tan diversas como: Alimentación Contemporánea. Un paradigma en crisis y respuestas alternativas; Bienestar y desarrollo en el siglo XXI; Desarrollo económico territorial; Rumbo al auto del futuro, Innovación, Sistemas de calidad y trabajo en la industria automotriz de México; Estadística; Microbiología, y ¿Qué es la diversidad sexual?, entre otros.

La directora general de CECYTE Sinaloa, Hilda Rosario Báez Sañudo, externó su agradecimiento por esta aportación a la institución, la cual, manifestó, será de gran apoyo para la formación académica de los jóvenes estudiantes.

Colaboración de Libia Limón Castro, enlace de vinculación del CIAD Culiacán.

Estudiantes sinaloenses serán capacitados por académicos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) para participar en el Concurso Nacional de Creatividad e Innovación Tecnológica 2019, donde competirán contra colegas pupilos de los Colegios de Estudios Científicos y Tecnológicos (Cecytes) del país.

María Dolores Muy Rangel, titular de la Coordinación Regional Culiacán del CIAD, comentó que para la institución es importante este tipo de vinculación con jóvenes estudiantes, pues el Centro tiene como misión el despertar e incentivar las vocaciones científicas en las nuevas generaciones, así como formar profesionales que contribuyan al desarrollo del país.

Un grupo de estudiantes del plantel Cecytes de la Ciudad Educadora Sustentable y del Saber de Sinaloa fue el seleccionado para recibir orientación sobre proyectos de ciencia y tecnología que ya han desarrollado, comentó Libia Limón Castro, enlace de vinculación del CIAD Culiacán.

El evento se celebrará en el puerto de Mazatlán, Sinaloa, del 26 al 30 de mayo del presente año, en donde tendrán la oportunidad de exponer sus trabajos, en caso de obtener el triunfo en la etapa estatal.

Con esta iniciativa, el CIAD y el Cecytes Sinaloa fortalecer su vinculación en beneficio de los jóvenes, quienes podrán extender sus conocimientos en materia de ciencia y tecnología con el fin de consolidar lo aprendido en el aula.

Alumno del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) fue premiado por su investigación sobre Salmonella. Esto sucedió en el Tercer congreso Internacional sobre Inocuidad y Calidad Alimentaria celebrado en Los Mochis, Sinaloa.

José Roberto Aguirre Sánchez es el nombre del estudiante del doctorado en ciencias de la Coordinación Regional Culiacán del CIAD, quien obtuvo el primer lugar en la exposición de carteles científicos en el evento organizado por la Asociación Nacional para la Inocuidad y Calidad Alimentaria en México.

El trabajo presentado llevó por título “Análisis filogenético y dinámica poblacional de Salmonella enterica aisladas de muestras ambientales en Culiacán, Sinaloa” y es resultado de su tesis de investigación, dirigida por el profesor Cristóbal Chaidez Quiroz, la cual es llevada a cabo en el Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria (LANIIA-CIAD).

Los aportes científicos

La investigación consistió en determinar cómo es que la Salmonella se transmite en agua de río en Culiacán, Sinaloa, ya que esta es una bacteria que afecta a la salud de las personas, pudiendo producir enfermedades como salmonelosis y fiebre tifoidea.

La presencia de Salmonella en agua de uso agrícola está asociada con malas prácticas higiénicas, por lo que una identificación oportuna puede ayudar a generar acciones correctivas y evitar la aparición de brotes epidemiológicos, lo que resulta de gran importancia para la salud pública y para el sector económico, según explicó Chaidez Quiroz.

Como parte de los hallazgos, comentó por su parte Aguirre Sánchez, se encontró que los animales (gallinas, vacas y chivos) son una fuente de contaminación en el agua de río, teniendo un papel importante en los mecanismos de transmisión y dispersión de Salmonella. El estudio también permitió determinar el grado de parentesco entre las Salmonella de Culiacán, Sinaloa, con las encontradas en diferentes partes del mundo

Lo anterior, de acuerdo con el equipo de investigación, abre la oportunidad para determinar si la contaminación por Salmonella proviene de los campos de México o no, sirviendo como herramienta de defensa para el sector productivo ante los señalamientos de contaminación.

La siguiente etapa

Con el propósito de que los resultados de esta investigación contribuyan al desarrollo del país, se pretende empezar sesiones de diálogo con el sector productivo, con el fin de informar sobre nuevas estrategias para identificar patógenos y los orígenes de contaminación, lo cual serviría como medida preventiva de la contaminación por Salmonella en hortalizas frescas.

En el ámbito académico, se comenzará por identificar los genes de resistencia a antibióticos, debido a que hoy en día representa una de las mayores amenazas para la salud, la seguridad alimentaria y el desarrollo, poniendo en riesgo nuestra capacidad para tratar enfermedades infecciosas comunes.

 

 

 

Científicas del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) han creado un helado prebiótico que restablece el balance de la microbiota intestinal, con lo cual se podría contribuir a mejorar la salud digestiva.

Se trata de un helado o nieve (como se le conoce en algunas partes de México) que, al ser consumido, coadyuva a mantener las poblaciones de bacterias saludables (probióticas), además de mejorar la absorción del calcio y disminuir las molestias ocasionadas por la colitis.

Los efectos benéficos de este desarrollo tecnológico ya han sido demostrados en pruebas de laboratorio, tanto en los estudios in vitro como en los realizados con ratones (in vivo).

La investigadora responsable de este trabajo es Gabriela Ramos Clamont Montfort, profesora investigadora de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos del CIAD, quien ha dirigido un proyecto de investigación y tesis de maestría, de los cuales emanó dicha innovación tecnológica.

Saludatto es el nombre de proyecto, que recientemente participó en la Cohorte 2019 del Nodo Binacional Noroeste (NoBi) realizado en Culiacán, Sinaloa, teniendo la oportunidad de cursar durante siete semanas el programa I-Corps (Cuerpos de Innovación, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es facilitar la generación de modelos de negocio que respondan a problemas de la sociedad, aplicados a tecnologías e inventos desarrollados en laboratorios universitarios y de los centros de investigación.

La investigadora comentó que espera, junto con su equipo de trabajo, que este desarrollo se traduzca en un beneficio para la salud de infantes y personas adultas. Además, puntualizó que la experiencia en el NoBi Noroeste le proporcionó varias herramientas y la posibilidad de conocer mejor las necesidades actuales de la población a la que está dirigida dicha tecnología.

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participó en el Foro Estatal de Consulta “Humanidades, ciencia y tecnología en México, presente y futuro”, convocado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para el estado de Sonora.

Este evento se realizó con el fin de recoger la visión local de la comunidad científica, tecnológica y de innovación sonorense para integrarla al Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024.

En representación de María Elena Álvarez Buylla-Roces, titular del Conacyt, acudió Guillermo Arámburo Vizcarra, coordinador regional del Consejo para Sonora, Sinaloa y las Bajas Californias. Por parte del CIAD, Pablo Wong González, director general, estuvo presente y se congratuló por la participación de investigadores e investigadores de la institución en cada una de las mesas de trabajo.

Arámburo Vizcara explicó que el foro se diseñó en cuatro mesas de análisis: ciencias aplicadas y vinculación, ciencias básicas, apropiación social y vinculación científica y federalismo y marco legal, para ordenar los aportes de los participantes.

Por su parte, Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD, comentó que al CIAD le correspondió presidir la mesa de ciencia básica, con Luz Vázquez Moreno, investigadora titular de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos; por otro lado, se contó con la participación de quince especialistas del CIAD que participaron en las diferentes mesas de trabajo.

En el evento también participaron Jorge Vidal Ahumada, secretario de economía de Sonora; Nitzia Corina Gradías Ahumada, presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Congreso del Estado de Sonora; Leticia Vázquez Marrufo, coordinadora de enlace legislativo y estatal del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, y Antonio Rodríguez, director general del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Coecyt).

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participó en la Feria del Libro de la Ciudad Educadora y Sustentable del Saber de Sinaloa (CESS), edición 2019.

En un encuentro realizado en Culiacán, Sinaloa, donde se reunieron representantes de trece instituciones educativas de dicha entidad, la Coordinación Regional Culiacán del CIAD tuvo la oportunidad de dar a conocer parte de su quehacer científico y promocionar los programas académicos.

Dentro de las actividades de la Feria, María Dolores Muy Rangel, coordinadora del CIAD Culiacán, ofreció la conferencia “Historia de un(a) investigador(a): innovación, ambición y esfuerzo” ante alumnos de la Universidad Tecnológica de Culiacán.

Con el propósito de motivar a los asistentes a despertar su vocación científica, la académica compartió con los estudiantes parte de su experiencia profesional y les aconsejó sobre cómo aprovechar sus talentos para su desarrollo personal para colaborar en la construcción de una sociedad más justa y con mayores oportunidades.

De acuerdo con Libia Limón Castro, enlace de vinculación del CIAD Culiacán, y quien coordinó la participación del CIAD en la Feria, para la institución es importante compartir con las y los estudiantes bachilleres y universitarios sinaloenses las oportunidades de formación que el Centro ofrece: las maestrías y doctorados en Ciencias, así como los programas académicos en Desarrollo Regional.

La Feria se realizó del 21 al 23 de marzo y comprendió actividades deportivas, talleres de fomento a la lectura, exposiciones artísticas, conferencias, concursos de oratoria y presentaciones de libros.

 

Colaboración de Libia Limón Castro, enlace de vinculación del CIAD Culiacán.

 

La educación preescolar en América Latina es el nivel educativo que ha experimentado un mayor crecimiento durante los últimos veinte años. En el caso de México, la expansión de la cobertura de este nivel ha sido un enorme reto durante las últimas décadas, pues su propósito fue atender educativamente los primeros años de vida de la totalidad de niñas y niños de tres a seis años en el país.

 

La educación preescolar está regida por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y por la Ley General de Educación (1993), donde se declara que, junto con la primaria y la secundaria, forma parte de la educación básica gratuita.

 

En la historia del Sistema Educativo Mexicano han variado las condiciones de la política con el fin de dar respuesta a las demandas educativas de la sociedad.

En Sonora, el auge de la educación preescolar fue en 1982, año que marcó un referente en la formación de profesores tanto en educación primaria como en preescolar, lo que contribuyó a garantizar las condiciones educativas de los planteles de preescolar (Ochoa y Peña, 2018). Uno de los aciertos de los nuevos docentes fue emprender una labor educativa más amplia, ya que participaron en acciones que dieron gran impulso a nuevos programas en el nivel preescolar y atendieron las políticas de gestión destinadas a la creación de centros educativos preescolares en el estado.

 

En el marco de la educación preescolar, se identificaron regiones para la atención de niñas y niños migrantes, quienes demandan una atención particular. Estos jardines de niños se establecieron en las zonas suburbanas, como en el caso de la Costa de Hermosillo (Poblado Miguel Alemán), donde se concentra un número importante de población migrante, así como en otros municipios rurales de Sonora. La realidad educativa en estos sectores pone en evidencia la necesidad de llevar a la práctica leyes, programas educativos y acciones dirigidas a la primera infancia con un doble propósito: atender algunos factores relativos al rendimiento escolar, lo cual llevó a generar herramientas de carácter multidimensional mediante las que los grupos de niños migrantes obtuvieran una atención igualitaria y de carácter compensatorio.

 

La mejoría en su rendimiento académico implica acondicionar el clima o contexto del aula y el entorno educativo; así también, aproximarse a una enseñanza en la que se respete la lengua materna. Lo anterior significa que el docente tenga un dominio sobre estas variables, ya que las desigualdades en la región requieren adoptar medidas pedagógicas para lograr la equidad. El rendimiento académico hace referencia a la labor de los educadores frente a una diversidad de necesidades en los grupos, ya que los niños presentan vulnerabilidad física y psicológica como consecuencia de los cambios que enfrentan en los ámbitos de socialización, alimentación, salud-enfermedad, uso del espacio, rutina de higiene, sueño-vigilia y, sobre todo, en el de los afectos, las emociones y las expectativas (Vera, Peña, Hernández y Laga, 1998).

 

El segundo propósito fue atender a los grupos de manera integral; se trata de una situación compleja que derivó en la ampliación de las herramientas pedagógicas, ya que, entre las particularidades de los grupos, el docente debe considerar que los alumnos se involucran en labores agrícolas y tienen que ausentarse en épocas de siembra y cosecha.

 

En la búsqueda de las causas del éxito o del fracaso educativo, Pantoja y Campoy (2005) clasifican en tres las dificultades que impiden obtener un buen rendimiento escolar: las extrínsecas, las intrínsecas y las interactivas. Entre las primeras, es decir, las causas ajenas al estudiante, estos autores señalan el ambiente sociofamiliar (cultura, historia, economía, relaciones internas deterioradas, procedencia étnica) y el pedagógico (educación centrada en la enseñanza y no el aprendizaje, por ejemplo). Otros autores los denominan factores socioeconómicos culturales. Entre las causas intrínsecas identifican las dificultades de aprendizaje que radican en el propio sujeto, que pueden ser inespecíficas o específicas, aunque siempre de tipo neuropsicológico. Para las razones interactivas usan la fusión de las otras dos, indicando que, para que se logre un aprovechamiento en el aprendizaje, deben conectarse las variables que surgen de las otras causas.

 

En esta última perspectiva, el clima en el aula es determinante y, desde esta comprensión, la mayoría de las familias que desempeñan actividades agrícolas traen consigo peculiaridades, entre las que encontramos que el niño migrante indígena tiene graves problemas por sus circunstancias socioeconómicas, sanitarias, higiénicas y de salud mental, lo que deriva en la intervención de los educadores de una forma más compleja e integral. Los estudios de Vera (2007) nos muestran que estas poblaciones escolares se integran por “personas con profundas historias de necesidades básicas no cumplidas”. El desplazamiento de estas familias hacia el norte de la república en búsqueda de un mejor nivel de vida hace posible encontrarlos en algunos puntos de la región del estado dedicados a actividades agrícolas, una de las más importantes en Sonora. Por ello, en los establecimientos de preescolar encontramos niños y niñas de etnias del centro y sur del país: triquis, zapotecas y mixtecos, entre otros.

 

El fenómeno de la migración ha sido analizado generalmente desde la óptica de la economía, la demografía, el derecho, la estadística y el empleo, pero solo en escasas ocasiones estos trabajos se han dirigido al estudio de los riesgos y las vulnerabilidades a las que están expuestos los migrantes y sus familias, así como a las repercusiones de la migración en su calidad de vida y en su salud (Vera, 2010).

 

En este proceso, hoy en día existe una ley de los derechos de niñas, niños y adolescentes del estado de Sonora (Ley número 81), la cual tiene como propósito garantizar las bases y procedimientos para la prevención, atención y protección de los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes en el estado de Sonora.

Aunque, debido a ello, la educación preescolar trascendió en cada uno de los municipios y localidades del estado, sus vicisitudes comprenden un importante desafío ante las distintas situaciones implicadas en los procesos de enseñanza aprendizaje. La contribución de hacer posible el proyecto educativo se inició en la Escuela Normal del Estado de Sonora en 1982, hoy en día, Benemérita y Centenaria Escuela Normal del Estado de Sonora “Prof. Jesús Bustamante Moreno”. Los aportes de las educadoras y educadores constituyen la base para las acciones educativas de la infancia en Sonora.

 

De acuerdo con la descripción de la Secretaría de Educación en el estado de Sonora (2018) acerca del inicio del curso 2017-2018, hoy en día existe un total de 1,615 planteles de nivel preescolar en la entidad; de estos, 851 planteles son federalizados, 590 indígenas, 4 centros de desarrollo infantil y 31 para niños migrantes; asimismo, de estos, 132 son estatales, 123 jardines de niños y nueve centros de desarrollo infantil. Se trata de 257 Planteles Federales: de CONAFE, 218; de CONAFE para niños migrantes, 6; de CONAFE indígena, 22, y de CONAFE con aula compartida, 11.

 

A cargo de la Secretaría de Marina se encuentra un plantel. A cargo de municipios, un plantel y un jardín de niños. A cargo del ISSSTE, siete planteles y siete centros de desarrollo infantil. A cargo del DIF, 21, 13 jardines de niños y ocho centros de desarrollo infantil. Además, como planteles autónomos, un Centro de Desarrollo Infantil y 344 planteles particulares: 294 jardines de niños y 50 centros de desarrollo infantil (SEC, 2018). Todos estos planteles se rigen por la Ley de los Derechos de las Niñas y Niños y Adolescentes del Estado de Sonora, publicada por el Supremo Tribunal de Justicia del estado en 2017, la cual comprende un capítulo sobre el Derecho a la Educación (Ley de los Derechos de las Niñas y Niños y Adolescentes del Estado de Sonora, artículo 51: 2017):

 

Niñas, niños y adolescentes tienen derecho a una educación de calidad y libre de violencia, que contribuya al conocimiento de sus derechos, que garantice el respeto a su dignidad humana, el pleno y armonioso desarrollo de sus potenciales y personalidad y fortalezca el respeto a los derechos humanos, en los términos de la constitución federal, la constitución estatal, la Ley General de Educación, la Ley de Educación del Estado de Sonora, los tratados internacionales y demás disposiciones aplicables. En esta se hace cumplir con algunos rubros importantes en el campo de la educación preescolar urbana y rural. Se inserta en sus renglones atender a niñas y niños para una educación integral, por lo cual los programas educativos deberán considerar edad, madurez, circunstancias y particularidades y tradiciones culturales y familiares.

 

Adoptar medidas orientadas hacia el pleno ejercicio del derecho a la educación, gratuidad de la educación pública obligatoria, accesibilidad material, económica y geográfica a la educación. Erradicar las prácticas pedagógicas discriminatorias o excluyentes que atenten contra la dignidad humana, derechos humanos o integridad, especialmente los tratos humillantes y degradantes; inculcar en niñas y niños y adolescentes el respeto al medio ambiente; fomentar en niños y adolescentes los valores fundamentales y el respeto de la propia identidad, así como a las diferencias culturales y opiniones diversas; inculcar sentimientos de identidad y pertenencia a su escuela, comunidad y nación, así como su participación activa en el proceso educativo y actividades.

 

Ante el devenir de este proceso histórico, el análisis de la educación preescolar ha tomado distintas vertientes. Desde el auge, en 1982, hasta hoy en día, se ha ampliado la cobertura aumentando el número de establecimientos escolares de educación obligatoria en las zonas rurales; sin embargo, este crecimiento se ha establecido sin generar proyectos integrales de educación rural, motivo por el que los centros escolares han trabajado con enormes dificultades presupuestales y limitados recursos físicos y humanos, situación que no ha permitido el cumplimiento de los lineamientos legales básicos expuestos en la Ley de los Derechos de las Niñas y Niños y Adolescentes del Estado de Sonora.

 

Por lo tanto, se requiere apoyar la atención a la diversidad y poner a la disposición de los docentes programas formativos y recursos pedagógicos para que puedan implementar estrategias y acciones de atención a la diversidad, desde las diferencias según género y edad, hasta las singularidades sociales, culturales, lingüísticas y de aprendizaje asociadas con localización, pertenencia, clase social y distinciones individuales. De ahí que sea también necesario mejorar la articulación entre las políticas educativas que van dirigidas en mayor proporción a la educación urbana y lograr integrarlas hacia la mejora de la educación rural, intercultural y bilingüe en todas las asignaturas y en la vida cotidiana del centro educativo, sin limitarse al área de “lengua materna”. Se trata de ofrecer educación intercultural en todas las escuelas rurales, tanto en zonas indígenas como en aquellas mestizas (RIER, 2018).

 

REFERENCIAS

 

Pantoja y Campoy (2005). “Hacia una expresión de diferentes culturas en el aula: percepciones sobre la educación multicultural”. Revista de Educación 336, p. 207.

 

Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Sonora (2017). Ley número 81 de los derechos de las niñas, niños y adolescentes del estado de Sonora. Recuperado de http://www.stjsonora.gob.mx/acceso_informacion/marco_normativo/LeyDerechosNinasNinosYAdolescentesEdoSonora.pdf.

 

Ochoa, A. I. y Peña, M. O. (2018). Reporte del 5to encuentro de docentes rurales: educación preescolar. Recuperado de http://rededucacionrural.mx/eventos-y-noticias/encuentros-de-docentes/reunion-de-miembros-de-la-rier-la-ruralidad-mexicana-entre-redes/

 

RIER (2018). Propuestas para la educación rural durante el sexenio 2018-2024. Recuperado en diciembre 2018 de http://rededucacionrural.mx/eventos-y-noticias/foros/foro-propuestas-para-la-educacion-rural-durante-el-sexenio-2018-2024/.

 

Ruiz Cuéllar, G. (2011). “La educación preescolar en México. Condiciones para la enseñanza y el aprendizaje”. De Pérez, Ma. Guadalupe (coords.). Revista Mexicana de Investigación Educativa (16) 48, enero-marzo, pp. 307-315, México: Consejo Mexicano de Investigación Educativa.

 

SEC (2018). Estadística Secretaría de Educación y Cultura de Sonora. Sonora, México.

 

Vera, J., Peña, M., Hernández, F., Laga, A. (1998). “Estimación de riesgo y disciplina alimentaria en niños preescolares en comunidades rurales del Estado de SonoraPsicología y Salud 11, 5-11.

 

Vera, J. y Robles, J. (2010). “Condiciones de vida y psicosociales de niños migrantes en el noroeste de México”. Civitas Revista de Ciencias Sociales (10) 2, pp. 345-365. Brasil: Pontificia Universidad Católica do Rio Grande de Sul Porto Alegre.

 

Colaboración de Ana Isabel Ochoa Manrique y Martha Olivia Peña Ramos, investigadoras del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, publicada originalmente en la revista electrónica Educación Futura.

 

Académicas(os) del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participaron en un taller sobre el cultivo y utilización del cocotero, en Acapulco, Guerrero, el cual fue organizado por el Centro de Investigación Científica de Yucatán, con el objetivo de compartir parte de la investigación con beneficio social que realizan los centros públicos de investigación.

El CIAD presentó los avances de sus subproyectos orientados hacia el desarrollo de tecnologías artesanales para la producción de aceite y harina de coco y su envasado, así como la fabricación artesanal de carbón activado.

Las exposiciones estuvieron a cargo de Alma Rosa Islas Rubio, Luz del Carmen Montoya Ballesteros y Gabriela Ramos Clamont Montfort, con la participación del Tomás Jesús Madera Santana.

Durante la capacitación a productores, organizada por el CICY, se discutieron temas sobre el desarrollo de la micropropagación del cocotero y sobre enfermedades como el amarillamiento letal (ALC) y el picudo negro, cuyo efecto es la reducción del número de palmas, de la productividad y de la producción nacional.

Asimismo, los productores de Guerrero presentaron los avances en la producción y renovación de plantas de cocotero en el estado, acciones para la utilización de subproductos del coco. Además, recibieron información detallada sobre la maquinaria actual y las posibilidades de diseño a la medida de maquinaria para la industrialización del coco.

El taller permitió la integración entre el sector científico, productivo e industrial y varias de las integrantes del programa “Mil mujeres, mil hectáreas”, orientado al empoderamiento de mujeres guerrerenses de escasos recursos, a través del aprovechamiento integral del cocotero.

Además de la discusión entre todos los asistentes sobre los temas expuestos, se formalizó la creación de la Red Nacional del Cocotero de México.

Acciones para promover el Pacífico Sur

El taller se impartió en el marco de las actividades del proyecto “Impulso a la cadena de valor del cocotero para incrementar su competitividad y contribuir al desarrollo socioeconómico en la región Pacifico Sur y otros estados productores” del Fondo Institucional de Fomento Regional para el Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación (Fordecyt), que promueve el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

El encuentro se llevó a cabo del 6 al 8 de marzo en las instalaciones de la Alianza Estratégica para el Desarrollo Sustentable de la Región Pacífico Sur (Adesur), una inciiativa conjunta entre el CIAD, CICY y el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej).

El proyecto en mención es liderado por el CICY, bajo la coordinación del académico Carlos Oropeza Salín, y tiene como objetivo contribuir al desarrollo productivo, socioeconómico y agroalimentario de la región Pacífico Sur y otras áreas productoras de cocotero de México, a través de la formación de recursos humanos y el fortalecimiento de las capacidades científicas, tecnológicas y de innovación, para que en su conjunto impulsen el fortalecimiento de la cadena de valor del cocotero y la hagan más competitiva.

Las actividades se desarrollan en Guerrero, Oaxaca, Chiapas y otros estados productores de cocotero, con la participación del CICY, CIAD, Ciatej, El Colegio de Postgraduado y el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias.

 

Con el objetivo de promover el debate sobre los retos que enfrentan las mujeres en la producción científica en México, se realizará la mesa de diálogo “Ciencia, Género y Educación”, en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) en Hermosillo, Sonora.

Será el próximo 3 de abril a las 12:00 horas cuando las investigadoras del CIAD, Beatriz Olivia Camarena (Coordinación de Desarrollo Regional) y Belinda Vallejo Galland (Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal) se reúnan para compartir desde sus propias especialidades las experiencias de la vida académica y el quehacer científico, bajo las distintas condiciones diferenciadas de género.

Como invitadas especiales, aportarán a la discusión las especialistas en estudios de género Adriana Ortiz Ortega (Universidad Nacional Autónoma de México) y Janette Góngora Soberanes (Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco) ambas autoras de artículos científicos sobre el tema, publicados en revistas como El Cotidiano y Reencuentro, de las cuales se desprenden artículos que serán presentados en este evento.

Establecer un diálogo entre colegas de distintas áreas del conocimiento, es uno de los propósitos de este encuentro, comentó Gilda Salazar Antúnez, responsable de la organización de esta mesa de diálogo.

Agregó que se examinarán cuáles son los retos de producir ciencia en México, así como cuáles son las particularidades que describen el quehacer científico de las mujeres y qué significa la producción de ciencia con perspectiva de género en un país como México.

Asimismo, señaló que un objetivo primordial de la reunión es aportar elementos para el debate de un tema poco tratado en la región, que en la actualidad se define relevante por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y se ha establecido como una política pública prioritaria.

El encuentro se realizará en la sala de juntas de la Unidad de Transferencia de la Innovación del CIAD y el acceso es abierto al público en general. Si desea más información, puede solicitarla al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

 

Mobile Menu