Notas

A propósito del día mundial sin tabaco, que se conmemora el 31 de mayo, compartimos algunos datos sobre el tabaquismo como problema de salud pública.

El tabaquismo constituye el principal problema de salud pública prevenible en los países desarrollados. Es, además, la principal causa de mortalidad evitable en todo el mundo. Anualmente mueren ocho millones de personas por enfermedades relacionadas al consumo del tabaco (una persona cada cuatro segundos), de las cuales, 1.2 millones no fueron fumadores activos sino pasivos; es decir, estuvieron expuestos a humo del cigarro.1 Se estima que en este año el tabaco sea la causa del 12% de todas las muertes a nivel mundial2. Por ello, es necesario prevenir su consumo en la población, en especial entre los más jóvenes.

En el mundo, la edad de inicio del consumo de cigarros es a los 13 años, mientras que, en México, datos de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017 señalan que es a los 14.3 años, con un promedio de 5.8 cigarros por día y una prevalencia global de tabaquismo en adolescentes del 4.9% (mujeres 3% y hombres 6.7%). Estas cifras se deben disminuir para evitar que el tabaquismo cree una adicción y se mantenga hasta la edad adulta.3

La Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017 señala que el 20.1% de los adultos con edades entre los 18 y 65 años son fumadores actuales de tabaco, de los cuales el 31.3% son hombres y 9.8% mujeres. El producto más común es el cigarro convencional, que adquieren principalmente en tiendas de abarrotes o supermercados. Se consume un promedio diario de 7.8 cigarros en el caso de los hombres y 6.4 en las mujeres y se fuma más en las zonas urbanas que en las rurales. Llama la atención y a la reflexión que el 98.5 % de los fumadores conoce las consecuencias tóxicas del tabaco y reconoce que causa enfermedades graves como cáncer y enfermedades respiratorias. Sin embargo, menos del 15% está dispuesto a abandonar este hábito, y es que la nicotina es una droga legal tan adictiva como la cocaína y la heroína.4

La nicotina es el principal componente activo del tabaco y es una droga psicoactiva estimulante que induce tolerancia y dependencia química con un fuerte poder adictivo. Lo mismo aplica para los cigarros electrónicos en los que el líquido que se les agrega también tiene nicotina. En tan solo siete a diez segundos ésta llega al cerebro y aumenta la liberación de dopamina, que genera la sensación de placer y estado de alerta, pero el efecto desaparece a los pocos minutos, por lo que se requiere seguir fumando.5 Además de la nicotina, el humo del tabaco contiene más de siete mil compuestos, de los cuales varios son tóxicos y al menos 69 son carcinogénicos.

La exposición al humo del cigarro se relaciona con el desarrollo de enfermedades de vías respiratorias, diversos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares.6 En 2016, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se ubicó dentro de las diez primeras causas de mortalidad hospitalaria en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y en Sonora causó 388 defunciones (tasa de 15.5 por 100 mil habitantes). En ese mismo año, se registraron en el país 6,717 casos de tumor maligno de tráquea, bronquios y pulmón, acentuándose en las edades de 15 años en adelante.

El monóxido de carbono del humo del tabaco y la nicotina alteran la pared interior de los vasos sanguíneos al ocasionar pequeñas erosiones que favorecen la formación de placa. Esta es la acumulación de sustancias que se encuentran en la sangre, como lipoproteínas y colesterol. A medida que pasa el tiempo, la placa se endurece y obstruye el flujo de sangre. Además, la nicotina provoca un aumento de la presión arterial, lo que lleva a que el corazón trabaje más.7

El tabaquismo está relacionado también con otras afecciones como resistencia a la insulina, diabetes, deterioro de la función renal y obesidad. En la mujer se asocia, además, con osteoporosis y adelanto de la menopausia.5,7

El consumo de tabaco no solo afecta la salud de los fumadores, sino también la economía de sus familias y supone además un gasto de atención por el sector salud.

El costo que el tabaquismo representa para las instituciones públicas de salud es muy alto. Ejemplo de ello es la atención anual de un paciente con infarto agudo al miocardio en una delegación del ISSSTE, que costaba en promedio 301,789 pesos, mientras que el cáncer de pulmón atendido en el Instituto Nacional de Cancerología de México tiene un costo promedio al año de 1’073,191 pesos. Además, los costos de atención médica del infarto agudo de miocardio, enfermedad cerebrovascular, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y cáncer de pulmón se estiman en 43,000 millones de pesos.8

El gasto adicional innecesario del tabaquismo evita que este recuso se destine a otras necesidades prioritarias en los hogares. Por ello, se requiere de políticas públicas estrictas y estrategias que ayuden a disminuir lo más posible este problema.

En el informe sobre la epidemia mundial de tabaquismo se reportan progresos desde que se adoptó el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Control del Tabaco en el 2003. Se han afrontado muchos retos y se han vencido obstáculos, tanto de la industria tabacalera como políticos. Así, se ha logrado proteger a cinco mil millones de personas en el mundo, con al menos una medida de control del tabaco, tres mil novecientos millones más que en el 2007. Sin embargo, todavía queda trabajo por hacer para evitar los riesgos del daño que causa el consumo de tabaco a la salud y la economía.1

Las estrategias globales de la OMS, para el control del tabaco que han mostrado ser eficaces son: vigilar su consumo y las políticas de prevención, proteger a la población del humo del tabaco, ofrecer ayuda para dejar de fumar, advertir sobre los peligros del tabaco. También, hacer cumplir las prohibiciones de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco, además de aumentar los impuestos al tabaco.1 Si bien se reconoce el trabajo y compromiso realizado por el gobierno, las fallas persisten en el control de los medios de comunicación y ambientes libres de humo. Hay, también, prácticas de enganche no cuantificadas, comentadas por los jóvenes, como la distribución gratuita de cigarros en eventos masivos.

Todo lo anterior pone de manifiesto la problemática compleja y, en algunos aspectos, poco explorados del hábito de fumar, importante factor de riesgo a controlar para lograr y conservar una buena salud individual y poblacional.

Colaboración de María del Socorro Saucedo Tamayo y Adriana Verónica Bolaños Villar, investigadoras de la Coordinación de Nutrición del CIAD

 

 Referencias

  1. OMS (Organización Mundial de la Salud. Tabaco). 2019. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/tobacco (consultado el 26 de mayo de 2020).
  2. OMS-OPS (Organización Mundial de la Salud-Organización Panamericana de la Salud). 2020. Situación del tabaco en México. Disponible en: https://www.paho.org/mex/index.php?option=com_content&view=article&id=96:situacion-tabaco-mexico&Itemid=387 (consultado el 22 de mayo de 2020).
  3. Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, Instituto Nacional de Salud Pública, Comisión Nacional Contra las Adicciones, Secretaría de Salud. 2017. Encuesta nacional de consumo de drogas, alcohol y tabaco 2016-2017: Reporte de tabaco. Ciudad de México, México: INPRFM.
  4. OPS/INSP (Organización Panamericana de la Salud/Instituto Nacional de Salud Pública). 2017. Encuesta Global de Tabaquismo en Adultos. México 2015. Cuernavaca, México: OPS/INSP.
  5. Messanna, L., Manresa, N., Castro Ortega, M. y Hernández, Y. 2010. Tabaquismo como factor de riesgo de enfermedades crónicas. Horiz Enferm. 21:55-62.
  6. Fernández González, E.M., Figueroa Oliva, D.A. 2018. Tabaquismo y su relación con las enfermedades cardiovasculares. Rev Haban Cienc Méd. 17:225-235.
  7. Reyes-Méndez, C., Fierros-Rodríguez, C., Cárdenas-Ledesma, R., Hernández-Pérez, A., García-Gómez, L. y Pérez-Padilla, R. 2019. Efectos cardiovasculares del tabaquismo. Neumol Cir Torax. 78:56-62.
  8. Reynales Shigematsu, L.M., Thrasher, J.F., Lazcano Ponce, E. y Hernández Ávila, M. 2013. Salud pública y tabaquismo, vol. I. Políticas para el control del tabaco en México. Cuernavaca, México: INSP.

Como resultado de un gran esfuerzo logístico interinstitucional derivado de la actual contingencia sanitaria, la cuarta edición del Congreso Internacional de Alimentos Funcionales y Nutracéuticos se realizará de manera virtual del 10 al 12 de junio.

El evento, que lleva por lema “Innovación y tecnología: piezas clave para la producción de alimentos más saludables”, representa la suma de esfuerzos de casi veinte instituciones, con el respaldo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y con la coordinación de la Red Nacional de Investigación, Innovación y Desarrollo Tecnológico en Alimentos Funcionales y Nutracéuticos (AlFaNutra).

Como parte de las actividades se impartirán dieciséis conferencias magistrales que comprenden temas de investigación sobre alimentos funcionales relacionados con la industria pesquera, granos de producción nacional, frutos y plantas de zonas áridas, coproductos cárnicos, suplementación de atletas y subproductos de la industria alimentaria, entre otros, que serán dictadas por especialistas de países como España, Reino Unido, Dinamarca, Argentina, Estados Unidos y Canadá, además de México.

Complementan el programa la exposición de más de treinta ponencias orales y la presentación de más de un centenar de carteles científicos de estudiantes e investigadores que expondrán sus trabajos a través de la aplicación de videoconferencias por la plataforma Zoom, lo cual brinda a la sociedad el acceso público y gratuito al conocimiento.

En representación del comité organizador, los investigadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Aarón Fernando González Córdova y Gustavo Adolfo González Aguilar, junto con Janet Alejandra Gutiérrez Uribe, del Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla, destacaron la labor que se ha realizado para hacer posible este evento, así como la voluntad de expositores y estudiantes, pues ha requerido un cambio de paradigma de la comunidad científica al transformar un encuentro tradicionalmente presencial a una modalidad totalmente virtual.

Por último, invitaron a la comunidad académica internacional a atender las exposiciones virtuales que podrán seguirse a través de la página oficial de Facebook “Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo”, el canal de Youtube “4o CIAFN” y a consultar el sitio electrónico www.ciad.mx/alfanutra para conocer los pormenores del Congreso.

Debido a la actual contingencia sanitaria, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), a través de la Coordinación de Programas Académicos (CPA), ha informado sobre nuevas fechas para presentar solicitudes de ingreso para la Maestría en Ciencias, el Doctorado en Ciencias y la Maestría en Desarrollo Regional.

A partir del 25 de mayo y hasta el 03 de julio de 2020, las personas interesadas podrán realizar su pre-registro en línea y cubrir los diferentes requisitos establecidos para dichos posgrados, los cuales se encuentran reconocidos dentro del Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Es muy importante subrayar que, quienes ya entregaron documentación o realizaron su pre-registro electrónicamente en el periodo de febrero al 24 de mayo del presente, podrán continuar el proceso sin necesidad de realizar un nuevo pre-registro; es decir, esta prórroga se refiere a la fecha límite para completar los requisitos y para personas que aún no comienzan su proceso.

Todos los requisitos, procedimientos y calendarios de procesos asociados a esta convocatoria se encuentran disponibles a través de la página www.ciad.mx/posgrados, donde encuentra la liga para el pre-registro en línea y donde podrá descargar los distintos formatos de solicitud de ingreso para cada programa. Asimismo, puede solicitar información al correo electrónico de cada sede:

Maestría y Doctorado en Ciencias: Sonora (Hermosillo, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., y Guaymas, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.); Sinaloa (Culiacán, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., y Mazatlán, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.); Chihuahua (Cuauhtémoc, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., y Delicias, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).

Maestría en Desarrollo Regional: Sonora (Hermosillo, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Formación de alto nivel

La Maestría en Ciencias y el Doctorado en Ciencias están clasificados como de Competencia Internacional dentro del PNPC, reconocimiento que los acredita como una opción que tiene la calidad equivalente a la que ofrecen instituciones en otros países, por tener colaboraciones en el ámbito internacional a través de convenios que incluyen la movilidad de estudiantes y profesores, la codirección conjunta de tesis y de proyectos de investigación.

Estos programas se imparten en Hermosillo y Guaymas (Sonora), Culiacán y Mazatlán (Sinaloa) y Ciudad Cuauhtémoc y Delicias (Chihuahua).

Ambos posgrados ofrecen las siguientes opciones terminales: Acuicultura, Biopolímeros, Biotecnología, Bioquímica, Ciencia y Tecnología de Alimentos, Ecología y Medio Ambiente, Horticultura, Microbiología, Nutrición y Toxicología.

Por otro lado, la Maestría en Desarrollo Regional, con nivel Consolidado en el PNPC, se ofrece únicamente en Hermosillo, Sonora, y comprende las líneas de generación y aplicación del conocimiento en Economía y Desarrollo Regional, Estudios Sociales sobre Alimentación y Desarrollo, Estudios Ambientales y Socioculturales del Desarrollo y Estudios de Desarrollo Humano y Vulnerabilidad Social.

Los y las aspirantes aceptados(as) en los programas académicos del CIAD que no tengan otro ingreso económico cuentan con la posibilidad de acceder a una beca de manutención que otorga el Conacyt.

Además de demostrar interés por la investigación, así como dedicación de tiempo completo a los posgrados, quienes deseen ingresar deben acreditar un grado académico anterior afín al que concursan, además de comprobar su dominio del inglés mediante el examen TOEFL, así como aprobar distintos niveles de puntaje en la Prueba de Admisión a Estudios de Posgrado (PAEP), según el programa de interés.

 

La Asociación Mexicana de Ciencias de los Alimentos (Ameca) invita a investigadores, profesionales, estudiantes y empresarios a participar en el Congreso Latin Food 2020. Este evento, de permitirlo las condiciones sanitarias prevalecientes en ese momento, está programado para llevarse a cabo del 11 al 13 de noviembre de 2020 en el Centro de Convenciones William O. Jenkins, en Puebla de los Ángeles, Puebla, México.

El evento se programó dentro del marco del decimoquinto aniversario de la Ameca y prevé la participación de conferencistas de gran relevancia nacional e internacional en las diferentes áreas de la ciencia y tecnología de alimentos. Entre los ponentes confirmados se encuentran Juming Tang (Washington State University, EE.UU.), Monica Giusti (Ohio State University, EE.UU.), Miguel Cerqueira (International Iberian Nanotechnology Laboratory, Portugal), Christian Hoffmann (Universidade de São Paulo, Brasil), Socorro Villanueva Rodríguez (Ciatej, México), Hugo García Galindo (Instituto Tecnológico de Veracruz, México), Michelle Danyluk (University of Florida, EE.UU.) y Laura Gutiérrez Becerra (Calyxt, Inc., EE.UU.), entre otros expertos(as).

Como parte de las actividades se consideran dos importantes simposios: el Simposio de Seguridad Alimentaria, con la participación de destacados investigadores(as), y el Simposio Mujeres Mexicanas de Impacto en la Ciencia y Tecnología de los Alimentos, este último como un homenaje a todas las mujeres científicas mexicanas que han sido un pilar en el desarrollo de contribuciones de impacto internacional en el área de alimentos en las últimas décadas, y que tiene previsto contar con la exposición de siete científicas mexicanas que abordarán su destacada carrera y liderazgo, incluyendo sus más recientes logros en el área de investigación en alimentos.

El Comité Organizador del Latin Food 2020 está integrado por los profesores investigadores Nicolás Óscar Soto Cruz (Instituto Tecnológico de Durango), Rosa María Rodríguez Jasso (Universidad Autónoma de Coahuila), Ana Verónica Charles Rodríguez (Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro), José Juan Buenrostro Figueroa (Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, Unidad Delicias), María de los Ángeles Vivar Vera (Instituto Tecnológico de Tuxtepec), Efigenia Montalvo González (Instituto Tecnológico de Tepic), Celeste Concepción Ibarra Herrera (Tecnológico de Monterrey-Campus Puebla) y Ramsés Misael Reyes Reyna (Universidad Autónoma de Coahuila).

Los investigadores destacaron la importancia del evento, ya que se ha logrado consolidar a través de cada una de las ediciones previas, fortaleciendo la colaboración interinstitucional a nivel internacional, fomentando un espacio para dar a conocer los más recientes hallazgos científicos en el área de alimentos y posicionando internacionalmente a la Ameca, tras su recién incorporación a la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Ciencia y Tecnología de Alimentos (Alaccta).

El programa de actividades contempla conferencias, presentaciones orales y exposición de carteles, así como espacios y actividades para fomentar el intercambio y enriquecimiento del conocimiento entre estudiantes y profesionales.

Las áreas que contempla el evento son: tecnologías emergentes y conservación de alimentos; biotecnología de alimentos; procesamiento e ingeniería de alimentos; alimentos funcionales; desarrollo de productos alimenticios y evaluación sensorial; seguridad y microbiología alimentaria; nutrición y nutrigenómica, y sustentabilidad, leyes y regulaciones alimentarias.

Todos los resúmenes de posibles trabajos que puedan ser presentados en el Congreso se recibirán del 16 de marzo al 26 de junio de 2020 a través del sitio http://www.cienciadealimentos.com. La información sobre el evento se actualizará a través de los canales oficiales de comunicación del CIAD, así como de la página oficial de la Ameca en Facebook: https://www.facebook.com/AsoMexCieAli.

 

La obesidad y la diabetes son enfermedades crónicas que han aumentado al grado de ser consideradas una epidemia mundial. “Somos lo que comemos” es una frase muy acertada. Pero también somos lo que nuestras madres comieron antes de que naciéramos. La alimentación de nuestra madre no es lo único que nos pudo afectar, sino también su estilo de vida; si fue sedentario, sin ejercicio y con estrés, probablemente desarrolló obesidad o diabetes mellitus gestacional, lo cual altera la programación fetal del bebé originando efectos transgeneracionales.

Estos efectos se refieren a las marcas en el ADN que heredamos de nuestros padres, debidas a las condiciones ambientales que vivieron. De tal forma que, además de los riesgos de nuestro propio estilo de vida, tendremos los riesgos del estilo de vida que llevaron nuestras madres antes de concebirnos y durante nuestro desarrollo fetal en su útero. Así que, si un individuo a lo largo de su vida se somete a los mismos factores desfavorables que su madre, tiene un mayor riesgo de padecer las mismas enfermedades. 

En México, la prevalencia de adultos con obesidad/sobrepeso es de 71% y con diabetes de 10%. Este problema de salud pública se complica de generación en generación. Los factores que predisponen a la obesidad y diabetes son múltiples y los mecanismos que lo regulan aún no se comprenden completamente. Los estudios realizados en animales indican que las crías nacidas de madres con obesidad y diabetes presentan alteraciones en el desarrollo y función del hipotálamo. El hipotálamo es la región del cerebro que regula el peso corporal. Esto causa predisposición a las crías de padecer las mismas enfermedades.

Gracias a las nuevas tecnologías no invasivas para analizar el cerebro humano, estudiar este tipo de problemática se ha hecho cada vez más fácil. En un artículo publicado en 2019 en la revista Diabetes Care, la profesora Kathleen A. Page y sus colaboradores analizaron las alteraciones del hipotálamo en niños de entre 7 y 11 años, nacidos de madres con obesidad y diabetes gestacional. Los investigadores obtuvieron imágenes cerebrales por resonancia magnética con ayuda de una técnica que puede marcar el flujo sanguíneo del hipotálamo. Lo anterior para poder definir si la exposición in utero de estas enfermedades crean predisposición en los niños de padecer obesidad.

Encontraron dos sucesos interesantes: 1) La exposición in utero temprana de diabetes gestacional y de obesidad materna provoca alteraciones en la función del hipotálamo de los niños, lo cual indica que estas condiciones modifican el desarrollo temprano del cerebro. 2) Solo los niños de madres obesas presentaron mayor acumulación de grasa en el cuerpo y mayor índice de masa corporal. Esto refuerza el concepto de que la exposición a obesidad materna causa mayor predisposición a obesidad infantil.

Si en tus planes está tener un hijo pronto, es importante que pongas atención en tu salud antes de concebir y durante el embarazo. Esto ayudará a reducir los riesgos de enfermedades en tu bebé. Las instituciones de salud como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Secretaría de Salud sugieren tener buenos hábitos alimenticios, hacer ejercicio y tener un estilo de vida saludable antes y durante el embarazo. Si sigues estos hábitos, ayudarás a crear una programación fetal favorable para el desarrollo de tu bebé y esto permitirá romper el ciclo de la obesidad y la diabetes en las generaciones futuras.

Referencia

Page, K. A., Luo, S., Wang, X., Chow, T., Alves, J., Buchanan, T., y Xian, A. (2019). Children Exposed to Maternal Obesity or Gestational Diabetes Mellitus during Early Fetal Development Have Hypothalamic Alterations that Predict Future Weight Gain. Diabetes Care, 42, 1473-1480 (https://doi.org/10.2337/dc18-2581).

 

Colaboración de Dennise Lizárraga, estudiante del Doctorado en Ciencias en la Coordinación Regional Mazatlán del CIAD. Su trabajo de investigación se enfoca en evaluar las alteraciones en los mecanismos de programación fetal en la diabetes mellitus gestacional. 

 

 

           

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) ofrecerá un curso de capacitación sobre los principios básicos del Sistema de Análisis de Peligros y de Puntos Críticos de Control (HACCP, por sus siglas en inglés), dirigido a personal de plantas productoras y procesadoras de alimentos.

Miguel Ángel Martínez Téllez, Coordinador de Investigación del CIAD, explicó que la capacitación será en línea y podrá participar personal de empresas que trabajen principalmente en la producción, empacado y procesamiento de frutas y hortalizas. Sin embargo, este sistema es aplicable a todo tipo de alimentos.

Entre los puntos que contempla el curso, está el brindar información de los prerrequisitos que se deben tener para establecer el sistema HACCP, como las buenas prácticas de higiene y manufactura para plantas de empaque y procesamiento de alimentos, entre otros.

En ese sentido, señaló que el curso HACCP permite identificar peligros significativos de contaminación y establecer medidas para su control, con el fin de garantizar la inocuidad de los alimentos. Además, instruye sobre las normas oficiales mexicanas y las nuevas disposiciones sanitarias internacionales como la Nueva Ley de Modernización de la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA).

Asimismo, capacita sobre los lineamientos establecidos por el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) en los Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación y para el cumplimiento con requerimientos de certificación para los Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación en frutas y hortalizas frescas, y de otros esquemas nacionales e internacionales.

El curso, que dará inicio el 18 de mayo del presente, está conformado por seis módulos, con duración de una semana cada uno, y tiene un costo de $3,712.00 (IVA incluido). La plataforma tecnológica donde se imparte permite que los participantes en todo momento accedan a los materiales y aclaren sus dudas a través de un correo electrónico o por videoconferencia previamente agendada.

Para conocer el temario completo puede acceder al enlace www.ciad.mx/haccpenlinea. También puede llamar al (662) 289 2400, ext. 402, o escribir un correo electrónico a la Q.B. Olivia Briceño Torres, a la cuenta Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., para recibir más información. El último día de inscripciones es el domingo 17 de mayo y se ofrece un 15% de descuento si se realiza el registro antes del 10 de mayo.

Horacio Sobarzo Fimbres, investigador del Departamento de Estudios Económicos de El Colegio de México (Colmex), visitó el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) como parte del programa de trabajo del proyecto de investigación sobre La Industria del Tabaco en México: un Análisis de Equilibrio General (The tobacco industry in Mexico: A general equilibrium analysis), que dirige Luis Huesca Reynoso, académico de la Coordinación de Desarrollo Regional (CDR) del CIAD.

 

El doctor Sobarzo Fimbres es un experto en el uso de modelos matemáticos sobre equilibrio general en la economía, herramienta útil para el análisis de los impactos en toda la cadena de los sectores económicos. El objetivo de su visita fue el de colaborar en el proyecto para realizar cálculos preliminares con un modelo de optimización matemática, que permitirá advertir los cambios sectoriales que ocurrirán en la economía mexicana de aplicarse una reforma impositiva a los cigarrillos que sea más agresiva que la apenas acontecida en enero del presente año y que esté alineada a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Durante la semana previa a la que se instauró la cuarentena por el COVID-19, los investigadores trabajaron conjuntamente en la CDR del CIAD. En su estancia, el trabajo en equipo permitió contar con resultados preliminares para cumplir con el programa de trabajo que se ofreció a la parte financiadora del proyecto, con recursos que provienen del Institute for Health Research and Policy de la University of Illinois en Chicago (UIC), de Estados Unidos.

 

En dicho proyecto se analiza la industria del tabaco y todas las actividades vinculadas a la misma, con el fin de examinar la posibilidad de que una reforma fiscal más agresiva puede ser más progresiva y no redunde en ocasionar problemas de desempleo o de un incremento significativo del contrabando del tabaco en el país. El estudio permitirá inferir dichos resultados no solo en la rama que manufactura el tabaco, sino también en las actividades encadenadas a esta: cultivo, ventas y consumo, alineado a su efecto en la posible reducción del empleo en otros sectores.

 

El profesor del Colmex ayudó a aplicar dos modelos distintos para determinar la reforma fiscal al tabaco y sus posibles efectos sectoriales en toda la economía mexicana, considerando un modelo en el que el trabajo que se pueda perder se logre reubicar en otros sectores, y otro modelo que considera desempleo.

 

El proyecto se inserta en un conjunto de estudios apoyados por la UIC, que son realizados por varios países, entre los que se incluye analizar el sector del tabaco en Brasil, Argentina, Paraguay y México, cada uno con distintas características y peculiaridades, pero con un común denominador: que el aumento de impuestos redundará en una mejoría del bienestar para todos los habitantes y beneficiará a los gobiernos al incrementar sus ingresos públicos por este concepto, con los cuales se pueden corregir los problemas de salud publica que genera el tabaquismo en nuestra sociedad.

 

A través de este proyecto, Huesca Reynoso contribuye con la misión institucional de generar conocimiento científico que sirva como base para el diseño de políticas públicas que abonen al desarrollo del país.

 

 

Aunque algunas personas usan indistintamente las palabras mantequilla y margarina como si se trataran de sinónimos, realmente no son lo mismo, sobre todo por lo que su consumo representa para la salud. Aarón González Córdova y Belinda Vallejo, académicos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) nos dan más luz sobre esto.

El origen

Los investigadores de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal del CIAD explicaron que la mantequilla es un producto derivado de la leche que se obtiene mediante el batido y amasado de la grase de la leche y agua (emulsión sólida de grasa en agua). De tal manera, su composición es mayoritariamente grasa (80-90%), agua (máximo 20%) y otros constituyentes, de origen lácteo, en concentración minoritaria. Es importante comentar que al ser grasa láctea el componente mayoritario de la mantequilla, esta conserva sus vitaminas (liposolubles) A, D y E. En el supermerdado la podemos encontrar como mantequilla con sal o sin ella.

La margarina es un nombre utilizado para denominar genéricamente a un alimento sustituto de la mantequilla; sin embargo, esta es elaborada con grasas diferentes (aceites vegetales) a la láctea y, en algunos casos, con pequeñas concentraciones de otras grasas de origen animal. Para lograr que la margarina tenga una consistencia similar a mantequilla, los aceites vegetales deben someterse a diferentes procesos químicos, entre ellos la hidrogenación, la interesterificación o el fraccionamiento. 

El sabor de ambos productos puede distinguirse, ya que la mantequilla se caracteriza por el sabor que le aporta el ácido butírico presente en la grasa de la leche, mientras que la margarina se caracteriza por notas de sabor asociadas al aceite vegetal mayoritario presente. Otra diferencia notable es la consistencia, ya que la mantequilla es más dura que la margarina y esto la hace más difícil de untar, aunque ambas se derritan cuando son sometidas a altas temperaturas.

El debate

Al ser un producto lácteo, la mantequilla es rica en grasas saturadas, las cuales, aunque gozaron de mala reputación durante décadas, se ha comprobado que no tienen relación con enfermedades cardiovasculares. Por el contrario, existe evidencia de que las grasas trans asociadas a la hidrogenación de los aceites vegetales, con las que está elaborada la margarina, son causa de incremento del colesterol sanguíneo y, por consecuencia, del aumento en el riesgo de problemas con el corazón.

La recomendación

Los investigadores expertos en Química y Biotecnología de Productos Lácteos indicaron que, aunque la margarina suele ser mucho más barata que la mantequilla, debido al precio de las materias primas con las que se elabora, es más recomendable consumir mantequilla, como parte de una dieta equilibrada.

Es importante subrayar que ambos productos tienen un alto contenido energético, pues un gramo de mantequilla tiene aproximadamente 9 calorías, mientras que la misma cantidad de margarina tiene 7 calorías.

Ahora usted ya sabe que, aunque en apariencia parecen iguales, no son lo mismo. Se trata de alimentos diferentes en su composición. Por su contenido de grasa es conveniente moderar su consumo, sobre todo si se se encuentra en un régimen de control de peso.

José Juan Buenrostro, profesor del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), es coautor de Handbook of Research on Food Science and Technology, un set de libros que consta de tres volúmenes centrados en tecnología y química de alimentos, biotecnología y microbiología de alimentos, así como alimentos funcionales y nutracéuticos.

A lo largo de sus páginas, en las que comparte créditos con Cristóbal Noé Aguilar y Mónica Lizeth Chávez, ambos de la Universidad Autónoma de Coahuila, se destaca la nueva investigación y las tendencias actuales en ciencia y tecnología de alimentos, analizando las innovaciones más recientes, las tecnologías emergentes y las estrategias centradas en llevar el diseño de alimentos a niveles sostenibles.

En particular, los libros incluyen información relevante sobre la modernización en la industria alimentaria, empaques sustentables, desarrollo de bioprocesos en alimentos, fermentación y microbiología de alimentos, alimentos funcionales y nutracéuticos, productos naturales, nano y microtecnología, composición de productos saludables, procesos innovadores/bioprocesos para utilización de subproductos, desarrollo de alternativas de conservación novedosas, extensión de la vida útil de productos frescos y procesos alternativos que requieren menos energía o agua, entre otros temas.

El volumen I, Food Technology and Chemisty, aborda la tecnología y química de los alimentos a través del uso de recubrimientos comestibles, compuestos bioactivos, aceites esenciales en envases de alimentos activos y desechos industriales de alimentos como materia prima para la producción de nanoestructura, entre otros temas.

El estudio de los compuestos bioactivos en la biotecnología de los alimentos, el potencial y los riesgos del maíz de grano pigmentado, los avances tecnológicos en la producción de fitasas, las moléculas fitoquímicas de los desechos de los alimentos y el control de las bacterias patógenas transmitidas por los alimentos, entre otros temas, son tratados en el volumen II, Food Biotechnology and Microbiology.

Por último, el volumen III, Functional Foods and Nutraceuticals, examina a los nutracéuticos como tratamiento para el cáncer y las enfermedades neurodegenerativas, tendencias en alimentos funcionales en enfermedades no transmisibles, sinergismo en tendencias alimentarias, péptidos bioactivos y fructanos de agave como un componente funcional en los alimentos, etcétera.

Los libros se pueden adquirir a través de la página https://www.crcpress.com/. Existe un descuento del 15% y envío gratis mencionando el código APP12.

Con el propósito de aprovechar los subproductos de la actividad pesquera en Bahía de Kino, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) ha atendido el llamado de colaboración con el Ayuntamiento de Hermosillo, Sonora, para impulsar el desarrollo del Centro de Acopio de Residuos Marinos.

Durante décadas, los residuos de plantas procesadoras de productos marinos, pescadores, restaurantes y demás comerciantes de dicha comunidad costera han representado un problema de contaminación para esta localidad hermosillense.

Por tal motivo, con la iniciativa de Esteban Salazar Saucedo, habitante de Bahía de Kino, quien ha sido respaldado por la Dirección de Servicios Públicos Municipales, con la representación de Norberto Barraza Almazán, se formó el Centro de Acopio, donde actualmente se almacenan más de 300 toneladas de residuos de exoesqueletos de jaiba, cabezas de camarón, conchas de caracol y restos de pescados, entre otros.

En un primer acercamiento, Barraza Almazán y representantes del Centro de Acopio visitaron las instalaciones del CIAD, con el fin de reunirse con su director general, Pablo Wong González, y la Coordinación de Vinculación, para analizar estrategias y posibilidades de desarrollos tecnológicos para dar un valor agregado al inventario de residuos con los que cuenta el almacén de desechos.

Posteriormente, Aarón González Córdova, Jaqueline García Hernández y Juan Carlos Ramírez, investigadores del CIAD, así como personal de la Oficina de Transferencia de Tecnología de la institución, visitaron las instalaciones del Centro de Acopio para conocer personalmente su quehacer. En el encuentro también participaron integrantes de la Consultoría en Procesos Alimentarios y Evaluaciones Ambientales, dirigida por Margarita Ramírez Rojo.

La comitiva del Centro de Acopio manifestó un gran interés en impulsar las acciones de este órgano, ya que, aseguran, al existir un ordenamiento sanitario, se evitarán multas y se pondrá fin al problema de contaminación que trae consigo fauna nociva y malos olores en su comunidad.

Por su parte, Aarón González Córdova, quien también funge como coordinador de Vinculación del CIAD, comentó que, a través del apoyo a estas iniciativas, la institución cumple con el compromiso social de realizar proyectos que impulsen el desarrollo de las comunidades, respetando al medio ambiente y generando soluciones sustentables.

Como parte de los primeros acuerdos, se adelantó que se analizarán posibilidades de realizar un trabajo multidisciplinario entre el Ayuntamiento de Hermosillo, el CIAD y la Consultoría en Procesos Alimentarios y Evaluaciones Ambientales para realizar investigaciones y pruebas de campo, con el objetivo de generar productos tales como fertilizantes orgánicos, alimentos agropecuarios y avícolas, así como composta orgánica para el mejoramiento de los suelos de cultivo.

Mobile Menu