Notas

 

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el próximo 9 de marzo la Sociedad Sonorense de Historia será la sede de la presentación del libro Mujeres en el cambio social en el siglo XX mexicano.

 

La obra de María Teresa Fernández Aceves analiza las trayectorias políticas y de vida de cinco mujeres militantes y feministas, así como su intervención en la esfera pública, con la finalidad de exponer el aumento de su participación a partir del siglo XX.

 

Su estudio aborda el contexto de México, España y América Latina y contribuye al entendimiento de los discursos y prácticas en torno a la ciudadanía femenina, educación, materialismo, política y trabajo, así como a la identificación de las distintas etapas de la incursión de las mujeres en estos ámbitos.

 

La autora es profesora investigadora en el CIESAS Occidente y ha realizado estudios cuyo tema central es la historia laboral femenina y la movilización de las mujeres en México.

 

La organización del evento es resultado de la coordinación entre el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la Sociedad Sonorense de Historia (SSH). Como parte del evento se contará con la participación de las investigadoras Gilda Salazar Antúnez y Amelia Iruretagoyena Quiroz para comentar la obra.

 

La cita es el próximo lunes 9 de marzo a las 19:00 horas en la Casa Uruchurtu de la Sociedad Sonorense de Historia, ubicada en Rosales 123, colonia Centro.

 

En días pasados el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la asociación civil Jamuchim Tekipanuara de Etchojoa, Sonora, firmaron un convenio de colaboración para formalizar el interés y compromiso de ambas partes por concretar una serie de asesorías que se brindarán a un grupo de mujeres mayo de la asociación.

 

Los talleres y actividades se refieren a la aplicación, monitoreo y seguimiento del método de cultivo biointensivo en huertos de traspatio, los cuales han sido construidos o reactivados en los hogares de las mujeres interesadas.

 

El convenio surge por iniciativa de la asociación Jamuchim Tekipanuara tras conocer los resultados de una experiencia de investigación que llevó a cabo el grupo de científicos del CIAD en el ejido La Labor, en el marco del proyecto “Alternativas productivas sustentables en comunidades rurales de Sonora”.

 

Las investigadoras Beatriz Camarena y Margarita Peralta son las responsables del proyecto, el cual planteó dos propósitos fundamentales: reactivar el uso de los huertos de traspatio como una alternativa agroecológica que puede coadyuvar a mejorar la economía familiar y promover y validar el uso del método de cultivo biointensivo en huertos de traspatio.

 

La investigación confirmó que dicho método es una alternativa agroecológica viable a pequeña escala que, además de reincorporar nutrientes al suelo y optimizar el uso del agua, también puede coadyuvar a sustentar la producción de autoconsumoy mejorar el ingreso de las familias rurales que optan por colocar el producto excedente (alimentos) en mercados locales.

 

A dos años de distancia, el proyecto citado se ha replicado en el ejido La Labor por petición del comisariado ejidal, así como en el ejido Belém por solicitud de representantes de la comunidad yaqui.

 

Este año los talleres y actividades correspondientes a la promoción y aplicación del método de cultivo biointensivo se llevarán a cabo en las comunidades mayo, en las cuales residen las mujeres organizadas en la asociación civil Jamuchim Tekipanuara.

 

Se espera que la reconstitución de nutrientes al suelo, a través del método de cutivo biointensivo en huertos de traspatio, permita avanzar en la producción agrícola del autoconsumo familiar y mejorar el nivel de bienestar e ingreso de las familias participantes. Este tipo de proyectos de investigación y convenios de vinculación social son parte de los esfuerzos que el CIAD realiza para coadyuvar al desarrollo regional sustentable.

 

En el marco del Día Internacional de la Mujer, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) realizará el coloquio “Género, Historia y Feminismo” con la participación de destacadas investigadoras en estudios de género.

 

El encuentro tiene como propósito contribuir a la divulgación científica sobre la historicidad de la creación y el uso de la categoría de género, así como a comprender su construcción, aplicación y utilidad en los análisis de las problemáticas vinculadas al desarrollo humano, social y ambiental desde la perspectiva interdisciplinaria de las ciencias sociales.

 

El conversatorio contará con la intervención de María Teresa Fernández Aceves, investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, Sección Occidente, y con la de María Candelaria Ochoa Ávalos, académica de la Universidad de Guadalajara y pionera en América Latina en estudios de género.

 

Ochoa Ávalos es directora de la revista La Ventana, un medio del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guadalajara correspondiente a El Centro de Estudios de Género, el cual investiga “la relación y evolución de la condición femenina y la condición masculina, y trata de identificar las funciones y los verdaderos compromisos de toda retórica sobre el género, ya sea que estos compromisos se originen en los poderes, en los individuos o en los grupos”, según versa su misión.

 

Por su parte, Fernández Aceves publicó en 2014 el libro Mujeres en el cambio social en el siglo XX mexicano, obra que será presentada el próximo 9 de marzo en la sede de la Sociedad Sonorense de Historia y que será comentado por las investigadoras Gilda Salazar Antúnez, académica del CIAD, y Amelia Iruretagoyena Quiroz, de la Universidad de Sonora.

 

La cita es el próximo lunes 9 de marzo, en punto de las 10:00 horas, en el Salón de Usos Múltiples del CIAD.

 

Con el objetivo de crear un espacio donde los estudiantes de posgrado tengan una primera oportunidad de presentar un trabajo de investigación científica ante la Academia, este lunes se realizó la primera Sesión Estudiantil de Carteles en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

 

En este encuentro, más de veinte alumnos de segundo semestre de la Maestría en Ciencias expusieron temas de investigación que no son de su autoría pero que serán base fundamental para el trabajo de tesis que realizarán como parte de su formación académica.

 

La profesora investigadora de la Coordinación de Nutrición del CIAD y organizadora de este evento, Ana María Calderón de la Barca, comentó que el principal propósito de esta sesión es que los estudiantes tengan una experiencia de comunicación para reforzar su capacidad de síntesis.

 

“En ciencia, la síntesis es elemental: es muy importante saber comunicar con una gráfica solamente. Además, esta actividad le brinda confianza al estudiante al estar rodeador por sus compañeros y por sus profesores”, expresó la investigadora.

 

Este ejercicio forma parte del Taller de Comunicación Científica y en los próximos días un segundo grupo de estudiantes presentará la exposición de sus trabajos. La invitación se realizará en breve a través del correo electrónico institucional.

 

La niñez y la juventud hermosillenses tendrán la oportunidad de acercarse a la ciencia de una forma divertida en la nueva edición de “Sábados en la Ciencia”, programa promovido por la Academia Mexicana de Ciencias, Sección Noroeste, en coordinación con el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la Universidad de Sonora (UNISON).

 

En este evento, el asistente tendrá la oportunidad de aprender sobre “Los Hongos del Desierto Sonorense”, charla que será impartida por Martín Esqueda Valle, investigador del CIAD, y quien es especialista en biotecnología de hongos, principalmente en la región noroeste de México.

 

La cita es el próximo sábado 7 de marzo en el Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad de Sonora (edificio 7H, aula 105) y dará inicio en punto de las 11:00 horas. Es importante que los interesados reserven su lugar al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., pues el cupo es limitado.

 

El origen de este proyecto se remonta a 1982, cuando la Academia Mexicana de Ciencias emprendió el programa “Domingos en la Ciencia” en el Distrito Federal, con el objetivo de alentar el interés y despertar las vocaciones científicas en la juventud de México. Desde noviembre de 2014, científicos de Sonora han unido sus esfuerzos con este mismo propósito.

 

Para aumentar los rendimientos del cultivo de camarón en las granjas, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), exhortó a los productores a tener un mejor manejo larvario, suelos y granjas.

 

La investigadora del CIAD, Silvia Gómez Jiménez, señaló que hay probabilidades de que la cantidad de cepas patógenas aumenten, de ahí la importancia de incrementar la evaluación en la selección pos larvaria, el monitoreo en las granjas acuícolas y su manejo.

 

Expuso que desde el 2010, la región Noroeste de México ha enfrentado problemas con el virus de la mancha blanca y en el 2013 se sumó la bacteria que causa mortalidad temprana en el producto.

 

En los años 2008 y 2009, mencionó, los acuicultores lograron producciones récord de alrededor de 80 mil toneladas, pero en el 2010 con la presencia del virus de la mancha blanca registraron una baja de casi el 50%.

 

Apuntó que en 2011 y 2012, enfrentaron un panorama similar por el mismo virus, manteniéndose la producción entre los 35 mil y 40 mil toneladas.

 

“En el 2013 se vieron afectados por la bacteria que causa la mortalidad temprana, la producción bajó de manera drástica a 15 mil toneladas, y en 2014 se registró una recuperación pero fue muy leve”, externó.

 

En Asia, mencionó, se presentó por primera vez en el 2009 dicha bacteria que provoca la muerte del camarón de forma rápida y, poco a poco, se fue extendiendo a otros países asiáticos hasta llegar a México.

 

Consideró que ante eso, los productores deben tomar en cuenta que el problema existe y por ello es importante no bajar la guardia como sector en revisiones rigurosas.

 

“Tiene una movilidad genética muy alta, dada las condiciones de la zona Noroeste puede moverse a bacterias que no sean patógenas y hacerlas patógenas, quiero aclarar que esto es un problema a nivel internacional, no es exclusivo de México, ni tampoco del sector acuícola, en todos los lugares donde hay animales con fines alimenticios hay enfermedades”, finalizó.

 

Colaboración de Yesicka Ojeda, reportera del periódico El Imparcial.

 

El solo hecho de guardar la comida en el refrigerador no garantiza su conservación apropiada si no se toman las medidas de almacenamiento adecuado, según afirma Itzamná Baqueiro, investigadora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

 

Los alimentos contienen una carga de flora microbiótica por naturaleza que es admisible para el consumo humano; sin embargo, la falta de medidas de conservación aumenta su proliferación, lo que puede causar enfermedades, principalmente de tipo gastrointestinal.

 

La especialista en biotecnología de los alimentos establece recomendaciones básicas el almacenamiento de los alimentos

 

LA TEMPERATURA DEL REFRIGERADOR

 

Si usamos como referencia la estructura del refrigerador, este se divide en niveles donde la parte superior nos permite mantener temperaturas más bajas, las cuales van aumentando conforme se acerca al piso. Las carnes frías y los lácteos deben estar en el nivel más alto, mientras que los productos que sean de consumo a corto plazo pueden acomodarse en la puerta.

 

Un error común es la creencia de que la leche ultrapasteurizada (aquella que se encuentra en anaquel a temperatura ambiente) tiene mayor duración de conservación; no obstante, una vez que se abre el envase, el tiempo para consumirse es el mismo que el de la leche que se vende refrigerada, el cual es, aproximadamente, de dos a tres días, pues se trata de un producto altamente perecedero.

 

ORDEN DE LOS VEGETALES

 

Los vegetales más resistentes, como las papas o pepinos, deben quedar debajo de los que son más delicados, como los tomates o lechugas, ya que pudieran maltratarlos y acelerar su proceso de descomposición. Además, se deben seleccionar los alimentos que realmente requieren refrigeración, ya que cuando aún no ha llegado su tiempo de maduración no es necesario que ocupen espacio dentro de la nevera.

 

Otra recomendación es utilizar empaques resellables en los que se puedan guardar de manera separada los alimentos. Incluso, hay algunos que permiten ponerlos al vacío para evitar su oxigenación y favorecer su conservación.

 

FECHA DE CADUCIDAD

 

La fecha de caducidad se propone con base en el tiempo que puede perdurar un alimento dentro del empaque sin descomponerse, por lo que el tratamiento térmico al cual se somete tiene una garantía que cubre solamente los días de consumo indicados en el envase, de modo que si se ingieren cuando ha vencido su caducidad se corre el riesgo de que haya generado esporas dañinas para la salud.

 

TRANSPORTACIÓN DE ALIMENTOS

 

Lo ideal es planear las actividades del día para que las compras en el supermercado sean hasta el final de la jornada, procurando llevarlas directamente hasta la casa para evitar su descomposición, ya que un error común es comprar los alimentos, guardarlos en la cajuela del carro y llevarlos a la casa horas después.

 

También existen bolsas especiales con cubiertas térmicas para transportar los productos que exigen mantenerse fríos por su rápida descomposición.

 

RIESGOS EN EL SUPERMERCADO

 

Una estrategia recomendable es diseñar una ruta dentro del supermercado que permita seleccionar primero los productos que no son perecederos, siguiendo aquellos que no requieren refrigeración, dejando hasta el final los que necesitan temperaturas bajas, ya que el tiempo que el consumidor toma en elegir los artículos puede interrumpir la “cadena de frío”, en la que el productor, el distribuidor y el vendedor han mantenido el producto al nivel térmico adecuado.

 

Esto implica concientización de todos los involucrados en el proceso comercial, porque como consumidores tenemos la responsabilidad de darle los cuidados necesarios a nuestros alimentos para evitar contraer enfermedades por microorganismos, concluyó la especialista.

 

En la última semana el dólar ha superado el “techo” de los 15 pesos a la venta. Un tema siempre de interés en un país que, como el nuestro, mantiene intensas y estrechas relaciones con la economía estadounidense. ¿Pero a qué se debe esta alza en su valor?

 

Luis Huesca Reynoso, investigador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), explicó que la fluctuación del dólar obedece regularmente a tres factores: las reservas internacionales que respaldan el intercambio de divisas, la inflación doméstica comparada con la externa y, por último, el flujo de bienes y servicios que el país exporta e importa.

 

No obstante, el economista señaló que los datos del Banco de México (Banxico) indican que la balanza comercial demuestra neutralidad; es decir, no hay déficit y el superávit es apenas perceptible (256 millones de dólares), mientras que, aunque en el mismo nivel de agosto de 2014, las reservas internacionales se mantienen sólidas (194 mil millones de dólares) y, por su parte, la inflación se redujo al 3% al cierre del año pasado.

 

¿ENTONCES, QUÉ ESTÁ PASANDO?

 

De acuerdo al científico del CIAD, la principal razón del alza de la moneda estadounidense es,en su mayor parte, debido a la disminución del precio internacional del barril de petróleo. “Un barril barato hace que tengamos que exportar más para poder compensar la baja en el precio, y éste rondó los treinta y siete dólares en su nivel más bajo en diciembre, si bien en febrero de este año su precio se ha recuperado al subir a 48 dólares”, sostuvo el especialista.

 

Huesca Reynoso advirtió que además de esta volatilidad en el precio del petróleo, el aumento del dólar se debe también, en menor medida, a la caída de la tasa que ofrecen los Certificados de la Tesorería de la Federación (CETES), que están por debajo de la inflación que tenemos en México, la cual se ubicó en 2.88% al cierre de enero.

 

Las finanzas públicas de México, agregó Huesca Reynoso, dependen en gran medida de los ingresos de Pemex, calculándose que por cada dólar que baja el precio del barril de petróleo el Gobierno recorta aproximadamente trescientos millones de dólares a la recaudación de la Secretaría de Hacienda.

 

“En términos más precisos, de 2013 a 2014 la depreciación del peso contra el dólar fue de 2%, pasando de 12.90 a 13.15 pesos. Hoy, de 2014 a 2015, y en menos de tres meses, la depreciación es de 14.8%. Si hacemos una comparación de 2013 a la fecha, la devaluación es casi 20% en sólo dos años”, añadió el investigador.

 

Asimismo, el economista comentó que sería posible que el costo del dólar pudiera bajar a 13 pesos nuevamente si el precio internacional del barril de petróleo se coloca por encima de los 80 dólares y si la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC) fija un importe que no propicie la sobreoferta del carburante.

 

 

En el marco del XXV aniversario de la Expo Agro Sinaloa, la Coordinación Regional Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) opera el Pabellón de la Ciencia, espacio dedicado a la vinculación de la investigación científica en favor del sector productivo agroalimentario.

 

Este evento tiene como propósito promover y apoyar el desarrollo de la actividad agrícola nacional, además de impulsar el fortalecimiento del campo mexicano. En este mismo sentido, investigadores de la Coordinación Regional Culiacán han ofrecido gratuitamente asesorías a los visitantes acerca de los servicios profesionales que el Centro tiene a su disposición.

 

Además del CIAD, en este encuentro también expone sus servicios el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA) y otras compañías relacionadas con la producción agrícola, tales como Ferommis, BAI Agricultura Sustentable, Lightbourn Research y Asesoría Marco Moreno.

 

María Dolores Muy Rangel, coordinadora del CIAD en Culiacán, manifestó estar muy satisfecha porque “esta exhibición significa una gran oportunidad para que el Centro pueda proyectar su oferta en investigación y en docencia, así como los múltiples beneficios que el empresario puede obtener a través de sus servicios de vinculación”.

 

Dentro de la participación del CIAD en este encuentro, el investigador Armando Carrillo Facio impartió la conferencia “Situación actual de los nematodos en hortalizas” ante productores y visitantes de la exposición.

 

 

Las alergias afectan a 40 por ciento de la población mundial y en general no tienen cura, pues los fármacos disponibles sólo controlan los síntomas y no resuelven el problema inmunológico de fondo. Sin embargo, no someterse a tratamiento médico puede favorecer el desarrollo de enfermedades crónico-degenerativas y desencadenar afecciones severas como asma o fibrosis pulmonar.

 

Pese a que las alergias son muy comunes y hay terapias para minimizar sus efectos (fármacos, vacunas, entre otros), se desconocen los detalles de los mecanismos moleculares que las desencadenan, por lo que investigadores encabezados por Claudia González Espinosa, del Departamento de Farmacobiología del Cinvestav, estudian este proceso para identificar blancos terapéuticos a fin de mejorar los tratamientos actuales.

 

González Espinosa ha estudiado los mecanismos de activación de las células cebadas (CC) –localizadas en la piel, las mucosas del tracto digestivo y el aparato respiratorio–, que son responsables del inicio de las alergias, caracterizando a dos proteínas: las cinasas Fyn y Lyn que pueden utilizarse como blanco terapéutico.

 

Pero de acuerdo con la experta, “aún hay que evaluar más detalladamente su papel, pues no se pueden inhibir esperando resultados positivos, porque pueden tener otra función y se ocasionaría un efecto colateral”.

 

Dichas proteínas inician una cascada de eventos que culmina con la salida de sustancias que provocan la inflamación. Esas células inician la reacción inflamatoria alérgica cuando reconocen a los anticuerpos del tipo IgE (inmunoglobulina tipo E) unidos a los alérgenos a través de un receptor específico.

 

Claudia González Espinosa, ganadora del Premio Nacional de Investigación de la Fundación Glaxo Smith-Kline y Funsalud en 2013, destacó que algunas alergias desaparecen con la edad, debido a que se dejan de producir ciertas hormonas, o la persona se aleja del alérgeno responsable de su afección, pero lo más aconsejable es que al detectar que se tiene este padecimiento, el paciente se someta a tratamiento médico.

 

Hay varios factores que llevan a que una persona desarrolle alergias, desde la predisposición genética (condición que se conoce como atopia), hasta la historia de estímulos inmunológicos que haya tenido una persona. Existe, por ejemplo, una hipótesis que propone que la ausencia de exposición a bacterias en la infancia ocasiona una mayor probabilidad de desarrollar alergias en la edad adulta, por lo que es necesario seguir investigando sobre los mecanismos de maduración del sistema inmune.

 

Las peores épocas para presentar alergias son primavera e invierno. La primera porque es cuando los árboles están floreciendo y liberan grandes cantidades de polen a la atmósfera. En la segunda hay cierta exacerbación de los síntomas porque la resequedad en el aire y el frío afectan las mucosas, que es por donde entra el alérgeno. Cuando el ambiente se reseca la mucosa tiene poca humedad y se producen pocas cantidades de moco, lágrimas, además de que la piel se agrieta, facilitando la entrada de alérgenos.

Mobile Menu