Notas

 

El maíz es uno de nuestros alimentos más importantes, además de que, en torno a él, gira un sinnúmero de actividades productivas, económicas y científicas; es por ello que, desde el 26 al 28 de junio, profesionales de diversos campos científicos, productivos y comerciales relacionados con este cereal se reunirán en Culiacán, Sinaloa, para celebrar la Expo Maíz 2015.

 

Conferencias, talleres, exposiciones de innovación tecnológica y actividades recreativas y culturales, además de la oportunidad para la vinculación y el fortalecimiento del maíz como sistema-producto, es algo de lo mucho que podrán presenciar quienes asistan a este evento.

 

El encuentro es organizado por el sector campesino integrado a la Liga de Comunidades Agrarias de Sinaloa y por los industriales de la masa y la tortilla y cuenta con con el apoyo de los diferentes órdenes del gobierno municipal, estatal y federal. La convocatoria está hecha para quienes se dedican a la producción de maíz, a la comunidad académica y para el público en general. 

 

Como parte de la participación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), la Coordinación Regional Culiacán contará con un módulo de información donde se expondrán los servicios profesionales de investigación que la institución ofrece y, además, María Dolores Muy Rangel, titular de esta coordinación, impartirá la conferencia "Oportunidades de valor agregado al maíz en Sinaloa".

 

Asimismo, en el ánimo de difundir la labor científica que realiza el CIAD, el viernes 28 de junio se brindará un recorrido para que el público interesado conozca la planta de procesos biotecnológicos para el valor agregado.

 

Si desea conocer información sobre los más de ochenta expositores que intervendrán en este evento, así como los detalles del itinerario de actividades, puede consultar el enlace http://bit.ly/1Grr9kj

 

 

 

El turismo de la salud se ha definido comúnmente como el relacionado con aquellas personas que viajan hacia otro país o región en búsqueda de atención a la salud o tratamientos médicos de calidad y a costos competitivos. En el caso de Sonora, particularmente en las comunidades fronterizas, esta situación se manifiesta desde hace tiempo en un dinámico movimiento de visitantes de origen hispano y estadunidense que buscan cuidados médicos y dentales. 

 

Es por ello que para plantear estrategias que aprovechen este fenómeno y resalten los servicios y productos proporcionados (calidad, productividad y diversificación), es necesario contar con un diagnóstico integral que explique lo que ocurre con el turismo de la salud en el estado.

 

Por lo anterior, representantes de la Secretaría de Salud Pública del Estado de Sonora visitaron las instalaciones del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) en Hermosillo para realizar un primer acercamiento con integrantes de la comunidad académica, con miras a formular un plan estratégico de desarrollo en esta materia.

 

Al encuentro asistieron Jaime León Varela, Director General de Coordinación Sectorial de la Secretaría de Salud Pública de Sonora, y Humberto Santiago Ramos, Coordinador de Salud Fronteriza, quienes se reunieron con Pablo Wong González, Director General del CIAD, Juan Pedro Camou Arriola, Coordinador de Vinculación, Cristina Taddei Bringas, Coordinadora de Investigación, y Migdelina López Reyes y Patricia Salido Araiza, profesoras investigadoras de la Coordinación de Desarrollo Regional. 

 

 

En esta reunión se intercambiaron opiniones respecto a los retos de establecer estadísticas confiables en turismo de salud, se compartieron ideas sobre las potencialidades que existen en Sonora en este campo y se subrayó la necesidad de articular esfuerzos entre el gobierno, la academia y la iniciativa privada para impulsar esta modalidad turística, de manera que genere beneficios para la región. 

 

Patricia Salido Araiza, coordinadora de la reunión, dijo que este acercamiento significa para el CIAD una oportunidad para resaltar la vinculación interinstitucional y participar en el diseño de propuestas que contribuyan no sólo al desarrollo de un clúster de turismo de la salud en el estado, sino que también impacten positivamente a la población mediante acciones de política pública. 

 

En Sonora hay alrededor de diez unidades médicas (clínicas y hospitales) certificadas por diversos organismos, las cuales incluyen al Consejo de Salubridad General, la Joint Commission International, la Acreditación Canada International y la Asociación Americana para la Acreditación Internacional de Instalaciones de Cirugía Ambulatoria, entre otros.

 

Con el objetivo de promover la discusión, el análisis y las nuevas tendencias en la investigación, en el marco de la Cátedra Cumex Biología “Juan Luis Cifuentes” se dictó la conferencia magistral “Beneficios y perjuicios de la práctica de la biología molecular en México”, a cargo de Martín Ernesto Tiznado Hernández, profesor  investigador de la Coordinación Regional Hermosillo del Centro de Investigación en Alimentación  y Desarrollo (CIAD), en las instalaciones del Teatro Universitario de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT).

 

Con la participación de estudiantes, personal de investigación y docentes de la UAT y de las instituciones de educación superior que integran el Consorcio de Universidades Mexicanas (Cumex), Tiznado Hernández expuso un panorama de los avances, los beneficios y los perjuicios de la práctica de esta área del conocimiento en nuestro país, dentro del eje temático denominado “Impacto de la aplicación de la biología molecular sobre el desarrollo de la sociedad”.

 

Durante su disertación, señaló que en México existe un monitoreo y vigilancia de los organismos genéticamente modificados, con la finalidad de que la sociedad conozca a detalle los beneficios y perjuicios de esta disciplina. Precisó que la instancia encargada de esta tarea es el Sistema Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), el cual, a través de varias acciones, regula, administra y fomenta actividades para reducir los riesgos inherentes en materia agrícola, pecuaria, acuícola y pesquera, en beneficio del sector productivo, la industria y el público consumidor.

 

Destacó, además, que México es uno de los países con mayor número de exportaciones, lo que refleja la calidad de sus productos y el registro que se tiene del cuidado en el uso de organismos modificados.

 

 

Martín Ernesto Tiznado Hernández cuenta con el doctorado en plantas, con especialidad en biología molecular de plantas, por la Purdue University de Estados Unidos de Norteamérica. Actualmente es investigador titular en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo y responsable del laboratorio de fisiología y biología molecular de plantas de este Centro, donde ha dirigido tesis a nivel posgrado y ha establecido colaboraciones con otras instituciones de educación, tanto nacionales como internacionales.

 

Como parte de sus aportaciones científicas, ha hecho importantes publicaciones originales y pertenece también al Consejo Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados, que es un espacio de consulta obligada del gobierno mexicano en la toma de decisiones relacionadas con esta actividad.

 

Con el objetivo de instruir a quienes se dedican a la acuacultura, comercial y académicamente, sobre la importancia de los estudios epidemiológicos, sus fundamentos y herramientas como parte de las estrategias para reducir los riesgos de dispersión de enfermedades, del 15 al 17 de junio del presente, en Mazatlán, Sinaloa, se celebrará el Seminario Internacional de Epidemiología.

 

Dicho encuentro es resultado de la colaboración entre la Coordinación Regional Mazatlán en Acuicultura y Manejo Ambiental del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y el Departamento de Medicina y Epidemiología de la Escuela de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Davis, California. Además, como instituciones invitadas se encuentran la Escuela Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, España, y la Universidad Austral de Chile.

 

Durante estas jornadas se celebrarán conferencias, talleres y mesas de discusión, entre los cuales destacan el curso-taller “Diseño de Programas de Muestreo para Detección de Enfermedad vs. Estimación de Prevalencias” y la “Conferencia Internacional sobre Epidemiología.

 

María Cristina Chávez Sánchez, profesora investigadora del CIAD e integrante del comité organizador, comentó que estas actividades tienen como finalidad brindar un panorama más amplio sobre la investigación epidemiológica, especialmente al personal que integra los comités de sanidad acuícola.

 

Si desea conocer más sobre el registro y los detalles del programa de actividades, puede enviar un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.marcar al teléfono (669) 989 8700, extensión 249 o consultar los siguientes enlaces:

http://bit.ly/1JIfYrh

http://bit.ly/1S83QkM

 

 

La falta de inversión en ciencia y tecnología, además de la ausencia medidas preventivas eficaces, reduce las posibilidades de triunfar ante los endémicos embates del mosquito Aedes aegypti.

 

Los casos de dengue, chikungunya y otras enfermedades hemorrágicas de origen viral, que usan al citado mosquito como vector, se multiplicarán en Sinaloa y causarán graves afectaciones a la salud de la población y a la economía de la región.

 

Sinaloa registró el primer caso de dengue en la década de los ochenta. Han pasado más de treinta años y, como es usual, en lo que va de 2015 resurgen los casos de dengue clásico y hemorrágico y recientemente también de la fiebre chikungunya.

 

A pesar del avance de la enfermedad y la propagación de estos virus por todo el estado, Sinaloa carece de una estrategia efectiva de combate contra el mosquito, pero sobre todo de las bases científicas que sustenten formas innovadoras de prevención. Por lo tanto, después de 33 años de dengue, Sinaloa se mantiene al acecho del mosquito, el cual año con año prolifera de la mano del cambio climático y de las inminentes variedades resistentes que se establecerán en la región.

 

Las cifras

 

Según cifras proporcionadas por las autoridades de salud del estado de Sinaloa, durante la comparecencia de su titular en el Congreso del Estado hace un par de años, se tiene lo siguiente: el gobierno federal destina a Sinaloa poco más de 64 millones anuales para el combate al dengue a través de diversos programas. De ese total, 32 millones de pesos se utilizan para la compra del abate, un plaguicida organofosforado prohibido en algunos países, y 16 millones 588 mil se destinan al pago de brigadistas, quienes recorren casa por casa, reparten abate y tratan de concientizar a la ciudadanía sobre medidas de prevención; el resto de los recursos se emplea en gastos operativos.

 

Aun cuando los programas de “descacharrización” y “abatización” son programas continuos, han fracasado en detener el avance del mosquito; prueba de esto es la vigencia de Sinaloa en los primeros lugares a nivel nacional en casos de dengue. Esta situación propone un par de preguntas: ¿qué alternativas? ¿qué soporte de investigación tenemos?

 

Las alternativas existen

 

Una propuesta sencilla pero de gran impacto en el mediano y largo plazo sería que, anualmente, un 15% del recurso que Sinaloa recibe para el combate de estas enfermedades se destinara para crear un fondo de investigación en enfermedades transmitidas por vectores. Con esto, al cabo de algunos años Sinaloa estaría a la vanguardia nacional e internacional con la posibilidad de generar desarrollos innovadores cristalizados en medidas preventivas, vacunas, medicamentos, etc.

 

Un ejemplo tangible es Brasil, uno de los países líderes en casos de dengue. Este país decidió invertir en ciencia y tecnología y actualmente genera estrategias innovadoras como la introducción de una especie bacteriana (Wolbachia) en mosquitos Aedes aegypti, la cual evita la transmisión del dengue. En África y otras regiones endémicas de malaria y fiebre amarilla se optimizó la tecnología de aplicación de un plaguicida mejorado a través de redes o mosquiteros impregnados con este producto para reducir los riesgos de contaminación ambiental y para atacar mosquitos resistentes a los organofosforado (abate).

 

En conclusión, considero que la estrategia local está rebasada. No podemos pasarnos los años con la misma rutina que ha sido claramente ineficiente. Es necesario invertir en ciencia, tecnología e innovación, como lo hacen otras regiones del mundo, de lo contrario siempre estaremos al acecho de los mosquitos… Bueno, eso es lo que yo opino, ¿y usted?

 

Colaboración del Dr. Cristóbal Chaidez Quiroz

Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria

Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD)

Carretera a Eldorado km. 5.5, Culiacán, Sinaloa, Mexico, 80110. Tel. (667) 760-5536

www.ciad.mx

www.ciad.edu.mx

blog.ciad.edu.mx/cms/index.php

 

 

¡La nueva edición del programa Sábados en la Ciencia ya llegó! y en esta ocasión ofrecerá una oportunidad para que la niñez y juventud hermosillenses conozcan un lado más divertido de las matemáticas, a través del taller “La geometría en las casas del presente-futuro”.

 

En este evento, el cual es organizado por la Academia Mexicana de Ciencias Sección Noroeste (AMC), el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la Universidad de Sonora (Unison), quienes asistan aprenderán a construir estructuras como poliedros y domos geodésicos con cartoncillo y otros materiales que se les proporcionarán gratuitamente en este taller.

 

Héctor Alfredo Hernández Hernández, profesor del Departamento de Matemáticas de la Universidad de Sonora, será el encargado de guiar al público infantil en esta aventura científica que ilustrará cómo las matemáticas se aplican en el mundo real para la construcción de casas y edificios. 

 

La cita es el próximo sábado 13 de junio en el aula 103 del edificio 7H del Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad de Sonora (DICTUS), ubicado en el boulevard Luis Donaldo Colosio s/n, entre Sahuaripa y Reforma, colonia Centro. El encuentro dará inicio en punto de las 10:00 horas. Es importante que quien desee acudir al evento reserve su lugar al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., pues el cupo es limitado.

 

Sábados en la Ciencia es un programa dirigido a niños y niñas menores de once años de edad que se realiza mensualmente y que no tiene costo de acceso para el público. Si desea saber más, consulte su página Facebook.com/sabadosenlaciencianoroeste.

Ubicado en Luis Donaldo Colosio s/n, entre Sahuaripa y Reforma Colonia Centro

 

Con el propósito de promover el uso de recursos de información tecnológicos que faciliten la redacción de artículos de investigación, se impartirá el  taller “Desarrollo de estrategias de búsqueda en las base de datos IEEE y EBSCOhost”, donde se instruirá sobre los contenidos, herramientas y fortalezas de estas colecciones digitales. 

 

Este curso representa un esfuerzo de la Biblioteca “Dr. Inocencio Higuera Ciapara” del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) para impulsar el uso y dominio de la colección de bases de datos con las que cuenta esta institución y que continuará en posteriores sesiones de instrucción.

 

Quien impartirá dicho taller es Darío Lorenzo Chavarría, experto en biblioteconomía y archivonomía, quien explicará los detalles de este par de colecciones facilitadas por el Consorcio Nacional de Recursos de Información Científica y Tecnología (CONRICyT).

 

Gerardo Reyna Cáñez, responsable de la biblioteca del CIAD y organizador de este encuentro de capacitación, comentó que el objetivo fundamental de este taller es que la comunidad académica domine las colecciones científicas digitales, además de los archivos físicos con los que cuenta el Centro.

  

La sesión tendrá lugar el jueves 11 de junio en la sala 1 de Videoconferencias de la Coordinación de Programas Académicos del CIAD en Hermosillo, en punto de las 12:00 horas, y se transmitirá por videoconferencia a todas las unidades regionales.

 

Para mayor información: (662) 289 2400, extensiones 245 y 279.

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), comprometido con emprender acciones que coadyuven a alcanzar la misión y objetivos institucionales, impartió el taller “Alternativas para uso del lenguaje sin sesgos de género”, un ejercicio que persigue el propósito de fomentar la equidad de género, la no discriminación y el respeto a los derechos humanos fundamentales.

 

Al encuentro asistió personal del CIAD que por la naturaleza propia de su labor realiza actividades específicas de comunicación institucional, tanto al interior como al exterior del Centro. En la charla estuvieron representantes de la Coordinación de Vinculación Social, Coordinación de Programas Académicos, el Departamento de Tecnologías de la Información y Comunicaciones, la revista Estudios Sociales y la Oficina de Prensa, además de integrantes de la comunidad académica.

 

El taller fue impartido por la periodista Ana Luisa Pacheco Gracia, directora la escuela de alto rendimiento Voz y Palabra y reconocida activista y promotora de la equidad de género en el estado de Sonora.

 

Quienes participaron en este evento tuvieron la oportunidad de conocer recomendaciones que ha emitido el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) en coordinación con la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) para el uso no sexista del lenguaje.

 

El personal asistente coincidió en la importancia de integrar dichas prácticas a sus labores, conscientes del compromiso que el CIAD tiene en contribuir al desarrollo de la región y al respeto de los derechos humanos.

 

Esta actividad se organizó en el marco del proyecto "Aplicación y evaluación de protocolos de actuación con perspectiva de género para la prevención y atención de la violencia en instituciones de educación superior”, el cual coordina Rosario Román Pérez, profesora investigadora del CIAD.

 

Si desea conocer el material que se estudió en este taller, dé clic aquí http://bit.ly/1KZYwvu

 

En el imaginario popular, el consumo frecuente de huevo se ha asociado con un aumento en los niveles de colesterol en la sangre que repercuten en la salud cardiovascular humana. Sin embargo, los hallazgos de una nueva investigación publicada en la revista Nutrients dan evidencia de que consumir un huevo diariamente no sólo puede ser aceptable en la dieta de una persona diabética, sino que puede llegar a ofrecer protección en contra del proceso inflamatorio que a menudo conduce a la enfermedad cardiaca. 

 

La diabetes afecta a cuatrocientos millones de personas en el mundo y en México es la principal causa de muerte. Es una enfermedad metabólica que se produce cuando el cuerpo no puede regular la glucosa o azúcar en la sangre. Si no se controla puede conducir a la ceguera, insuficiencia renal, enfermedades del corazón e incluso la muerte.

 

A las personas con diabetes se les recomienda evitar alimentos ricos en grasa, colesterol, sodio y azúcar. La mayoría de ellas reconoce que consumir granos como la avena resulta ser benéfico para su salud y que por el contrario consumir huevo no lo es debido a su contenido elevado de colesterol, lo que ha provocado que se excluya de la dieta y se desaproveche un alimento rico en nutrientes.

 

Martha Nydia Ballesteros Vásquez, profesora investigadora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), y su equipo de investigación, desafiaron este supuesto. Consideran que el huevo es un “paquetito” de nutrientes que contiene proteína de la más alta calidad. Es, además, un alimento de fácil acceso y disponibilidad, del gusto de muchas personas y se puede preparar de diversas maneras. 

 

El huevo contiene carotenoides como la luteína y la zeaxantina que son pigmentos de origen natural que proporcionan protección contra el estrés oxidativo y la inflamación en el cuerpo, lo que significa que el huevo puede ayudar a proteger contra el daño celular causado por la presencia de moléculas inestables llamadas “radicales libres”, que son responsables del proceso de envejecimiento, daño tisular y algunas enfermedades.

 

Globalmente existe una buena cantidad de estudios realizados en diferentes tipos de personas (en infantes, en personas mayores con obesidad o con síndrome metabólico y en mujeres menopáusicas) que han probado que no existe riesgo cardiovascular por consumir huevo. Este estudio es uno de los primeros ensayos clínicos en el mundo sobre sus efectos en pacientes diabéticos, señaló la investigadora.

 

La investigación

 

Las personas que participaron en este estudio tenían la forma más común de diabetes, la diabetes tipo 2, lo que significa que no producen suficiente insulina o que la que producen no es eficaz debido a que hay resistencia a la insulina en las células del cuerpo. Participaron 29 pacientes (hombres y mujeres adultos) ya diagnosticados, con tratamiento médico, controlados y bajo supervisión de un médico.

 

A los y las pacientes se les indicó la importancia de acatar el régimen alimenticio con el objetivo de evitar errores de confiabilidad en la investigación. El estudio fue diseñado para que durante cinco semanas consecutivas y, bajo una rigurosa supervisión, los y las pacientes consumieran un huevo diariamente y después regresaran a su dieta normal por un periodo de tres semanas. Concluido el lapso de “descanso”, quienes participaron comenzaron una etapa de cinco semanas en la que excluyeron el huevo y desayunaron avena, alimento que es usualmente indicado a pacientes con diabetes porque es rico en pectinas que ayudan a evitar que se eleve la glucosa. 

 

Los hallazgos

 

Tras la fase experimental (13 semanas) no se encontraron diferencias en los niveles de colesterol plasmático, LDL (colesterol “malo”), triglicéridos, glucosa o cualquier otro parámetro de riesgo cardiovascular entre los periodos evaluados, en donde los y las participantes consumieron avena o consumieron huevo; es decir, no existió un efecto sobre el nivel de colesterol. Esto fue interesante ya que la expectativa era que la dieta en donde se incluyó la avena sería mejor, resultando que ambos alimentos eran buenos.

 

Un hallazgo que llamó la atención del cuerpo de investigación fue que durante el periodo en que se consumió huevo, quienes participaron presentaron una disminución en marcadores de inflamación como el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α). Este hallazgo es particularmente interesante porque las personas con diabetes se caracterizan por tener inflamación de bajo grado que se puede medir en plasma, y esto se redujo por la ingesta de huevo. Esto cobra relevancia dado que podría significar que el consumo de huevo podría coadyuvar a evitar complicaciones asociadas con la diabetes. 

 

“Creemos que los carotenos del huevo como la luteína y la zeaxantina pudieran ser la razón por la que hubo una disminución en los factores de inflamación; posteriores investigaciones nos ayudarán a entender mejor esto”, subrayó la especialista.

 

Ballesteros Vázquez agregó que otro descubrimiento relevante de este estudio fue la disminución de enzimas hepáticas durante el período de consumo de huevo, como la aspartato aminotransferasa (AST), cuya elevación se asocia con enfermedades como la obesidad y el hígado graso.

 

Recomendaciones

 

De acuerdo a la experta del CIAD, comer huevo diariamente es seguro y benéfico para la salud nutricional y cardiovascular de las personas, además de ser un producto con características que facilitan su consumo, debido a que es de fácil acceso, barato y fácil de preparar.

 

Anteriormente el CIAD ha realizado estudios sobre los efectos del consumo de huevo en menores de edad y se ha comprobado que es un alimento que debe de ser suministrado sin temor a los y las infantes, ya que, al contrario de repercutir, contribuye a su sano crecimiento.

 

El futuro de la investigación

 

La científica del CIAD añadió que se pretende extender el alcance de esta investigación hacia el análisis de los efectos del consumo de huevo a largo plazo y al incremento de su ingesta de uno a dos huevos diarios, dado a que estudios de esta naturaleza le brindan la oportunidad a pacientes diabéticos de tener una dieta más diversa y con mayores opciones para sobrellevar su enfermedad.

 

Este estudio se realizó en el laboratorio de metabolismo de lípidos de CIAD, en coordinación con la Universidad de Connecticut en Estados Unidos y con la participación de un médico endocrinólogo del Hospital Ignacio Chávez de Hermosillo, Sonora, México.

 

Si desea saber más sobre esta investigación, dé clic aquí http://bit.ly/1QnBNv1

 

 

En los últimos años, el tipo y la calidad del agua que consumimos son de interés de una vasta mayoría de las personas.

La población en general ha adoptado el consumo rutinario del agua embotellada muy por encima del agua potable; esto, en gran medida, por el sabor que el cloro le ejerce a esta última y por la percepción de que ingerimos agua libre de contaminantes. 

 

La decisión de ingerir agua embotellada ha provocado un incremento en el consumo per cápita en Estados Unidos de América en los últimos años, al pasar de 4.5 galones por persona al año (1984) a más de 17 galones en la última década, mientras que en México el consumo fue de más de mil quinientos litros en 2014 por hogar. 

 

El valor comercial del agua embotellada, en ambos países, es mil veces mayor al agua potable. En Estados Unidos se facturan veintidós mil millones de dólares por concepto de ventas, mientras que en Inglaterra las ventas de agua embotellada se triplicaron en los últimos años; aumento que se tradujo en 230 millones de libras esterlinas. En México, el crecimiento anual ha sido de más del 3% en los últimos años. Anualmente, un hogar en este país gasta alrededor de mil quinientos pesos en agua embotellada (http://www.kantarworldpanel.com/global). Debido a esto, día a día, un gran número de empresas se incorporan a la producción de agua embotellada. Sin embargo, paralelo al valor comercial, se encuentra la inocuidad del producto. 

 

Los microorganismos del agua embotellada

 

El agua embotellada puede ser cualquier fuente de agua potable que recibe tratamientos físicos (luz ultravioleta) y químicos (cloro, ozono, etc.) y que está libre de agentes infecciosos. Las fuentes pueden ser pozos profundos, deshielos de las montañas o el suministro municipal de agua. Como cualquier otro producto de consumo humano, el agua debe ser procesada, empacada y almacenada aplicando buenas prácticas higiénicas y de manufactura, con el objetivo de reducir los riesgos asociados a la presencia de bacterias. 

 

Sin embargo, se tiene la percepción de que una vez embotellado este recurso el producto será estéril, pero, en realidad, el agua embotellada puede contener grandes cantidades de bacterias, las cuales pueden alcanzar números de hasta cien mil unidades formadoras de colonias por mililitro (UFC/ml). Las fuentes de agua embotellada generalmente contienen poblaciones bacterianas que incluyen las siguientes especies: Achromobacter spp., Aeromonas spp., Flavobacterium spp., Alcaligens spp., Acinetobacter spp., Cytophaga spp., Moraxella spp., y Pseudomonas spp

 

Estas bacterias se encuentran en pequeñas cantidades, pero pueden multiplicarse rápidamente durante un envasado y almacenamiento deficiente del agua. Existe mucha controversia sobre el efecto que puedan tener estas bacterias en las personas que las ingieren con el agua embotellada, ya que la mayoría de estos grupos bacterianos no son patógenos para la población en general, pero han sido responsables de infecciones oportunistas en personas inmunodeficientes, recién nacidos/as y personas de la tercera edad.

 

Normas para el envasado del agua

 

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (USEPA, por sus siglas en inglés) sugiere que la Cuenta Total Bacteriana (CTB) no debe exceder 500 UFC/ml. De acuerdo a las leyes mexicanas, el agua embotellada no debe contener más de 100 UFC/ml de CTB. Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que el agua debe estar libre de Pseudomonas aeruginosa, debido a la vulnerabilidad que presentan niños y niñas y personas de la tercera edad a esta bacteria. 

 

La Asociación Internacional de Agua Embotellada (IBWA, por siglas en inglés) es la autoridad que norma la industria del agua embotellada (www.bottledwater.org/public/model_main.htm) y la National Sanitation Foundation International (NSF) es el organismo auditor más reconocido mundialmente, designado por la IBWA para verificar el cumplimiento de sus normas entre sus asociados (www.nsf.org/bwpi/). 

 

Ambas entidades proveen documentación y distintivos publicitarios en los productos que cumplen dichos lineamientos. La verificación del cumplimiento de los lineamientos de IBWA es una minuciosa revisión de las fuentes de agua empleadas y de las instalaciones y equipo, así como de la aplicación de buenas prácticas de manufactura e higiene, métodos y procedimientos de producción, mecanismos de verificación y control y organización interna de la empresa, entre otros.

 

Conclusión

 

El acceso a fuentes de agua de buena calidad sanitaria constituye un requisito básico para la preservación de la salud humana, lo que hace sumamente necesario contar con programas permanentes de inspección de las mismas. Por esto es necesario establecer una serie de medidas con relación a las condiciones sanitarias de los envases que se utilizan para el transporte del agua embotellada.

 

Se debe tener precaución de la interpretación sobre la significancia de la CTB en agua embotellada. Aunque se ha sugerido que este grupo bacteriano puede ser potencialmente patógeno a segmentos vulnerables de la población, tales como personas inmunodeprimidas, recién nacidos/as y personas de la tercera edad, la posibilidad de infección es baja (una entre diez mil). 

 

Referencias

Warburton et al (1994); Rusin et al (1997); Chaidez (1999).

http://www.kantarworldpanel.com/global

www.bottledwater.org/public/model_main.htm

www.nsf.org/bwpi/

Colaboración del Dr. Cristóbal Chaidez Quiroz

Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria

Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD)

Carretera a Eldorado km. 5.5, Culiacán, Sinaloa, Mexico, 80110. Tel. (667) 760-5536

www.ciad.mx

www.ciad.edu.mx

blog.ciad.edu.mx/cms/index.php

 

Mobile Menu