Notas

 

 

Como parte de sus acciones para contribuir al desarrollo de los sectores productivos y sociales del estado de Sinaloa, la Coordinación Regional Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participó en la Expo Maíz 2015, la cual se celebró del 26 al 28 de junio en la ciudad de Culiacán, capital de ese estado.

 

La Expo Maíz es una exposición enfocada a los sectores productivo y campesino, así como a las compañías de granos, de comercialización de insumos y pequeñas empresas de comercialización de productos a base de maíz (tortilla, pan, coricos, agua y harina, entre otros). 

 

En esta ocasión, la Coordinación Regional Culiacán del CIAD contó con un módulo informativo donde se compartieron detalles acerca de los servicios especializados relacionados con el maíz y sus derivados que el Centro ofrece. Además, como parte de la contribución académica de la institución, María Dolores Muy Rangel, profesora investigadora y Coordinadora de dicha unidad regional, impartió la conferencia “¿Y después qué? Valor agregado en origen”.

 

Muy Rangel comentó que la participación del CIAD en este tipo de eventos es importante porque la Expo Maíz forma parte de los acciones para la promoción de la agricultura que se generan en Sinaloa y por ello el Centro debe estar presente en apoyo de los productores para atender sus necesidades y demanda de proyectos y servicios.

 

Con el propósito de difundir la investigación y la oferta de posgrado del Centro, la comunidad académica y estudiantil del CIAD brindó asesoría personalizada a los asistentes y realizó una demostración in vivo de descontaminación de semillas y semillas contaminadas previa a su cosecha.

 

Por último, Muy Rangel comentó que con este tipo de actividades se espera fortalecer la vinculación con el sector productivo, casas comerciales de grano y pequeñas empresas de producción y comercialización. “Este es un vínculo para el desarrollo de proyectos de investigación y venta de servicios analíticos. Además, es importante impulsar la presencia del CIAD como centro de investigación en apoyo a la agricultura sinaloense”, finalizó.

 

 

Motivo de orgullo para el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) ha sido el reconocimiento recibido por una alumna del Centro durante su participación en el XVI Congreso Nacional de Biotecnología y Bioingeniería.

 

Deynalí Patricia González Silva, quien es estudiante del cuarto semestre de la Maestría en Ciencias del CIAD, fue acreedora del segundo lugar en la presentación de carteles científicos con el tema “Efecto del encapsulamiento en doble capa sobre la viabilidad y actividad antagónica de L. reuteri contra E. coli K88 y Salmonella entérica serovar Choleraesuis”.

 

La exposición se celebró en el marco del congreso en mención, el cual se realizó del 21 al 26 de junio en Guadalajara, Jalisco. En este encuentro, González Silva tuvo la oportunidad de dar a conocer los avances del proyecto de su tesis y estar al tanto de investigaciones afines que pudieran enriquecer su trabajo académico.

 

 “Fue muy enriquecedor porque recibí recomendaciones de expertos en el tema de mi investigación y, a la vez, pude constatar lo valioso del conocimiento que aquí he adquirido y cómo vale la pena el esfuerzo que el estudiante hace. Además, logré identificar nuevos alcances de mi proyecto”, comentó Deynalí Patricia.

 

Añadió que es importante que los alumnos de posgrado participen en este tipo de eventos porque es una oportunidad para consolidar los proyectos de investigación que realiza en su estadía en el CIAD.

 

Actualmente Deynalí Patricia se encuentra en el desarrollo de su tesis “Influencia del encapsulamiento con alginato y recubrimiento proteico en la actividad antagónica y viabilidad de Lactobacillus reuteri durante la vida de anaquel de un alimento para lechón y en condiciones gastrointestinales simuladas”, estudio con el cual pretende contribuir al entendimiento de la mortalidad de lechones relacionada con distintos agentes patógenos que causan diarreas.

 

 

 

Las resoluciones recientes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos de América, con relación a la declaración de inconstitucionalidad de los códigos civiles o familiares de entidades federativas de ambos países que prohíben los matrimonios entre personas del mismo sexo, ha tomado por sorpresa a muchas personas, no así a investigadores y activistas en temas de diversidad sexual y de género.

 

Las resoluciones judiciales llegaron después de una batalla jurídica emprendida en los últimos años por uno de los movimientos sociales más activos y organizados en ambas sociedades y en el mundo occidental: el movimiento lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero e intersexual o LGBTTI, y luego de que en diversos países de Europa y en diversas entidades federativas en México y Estados Unidos se reconociera el derecho al matrimonio a parejas del mismo sexo. Se trató pues, de una estrategia jurídica, luego de una serie de logros en el terreno legislativo. 

 

En 1989, Dinamarca fue el primer país del mundo en legalizar las uniones civiles entre personas del mismo sexo; en 2001, Holanda fue el primer país en extender el derecho al matrimonio a personas del mismo sexo. Desde entonces a la fecha, numerosos países europeos y tres americanos habían aprobado legislaciones similares. 

 

A partir del 12 de junio de 2015, por jurisprudencia de la SCJN, se declara inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario en México, así como los códigos civiles o familiares que definan el matrimonio como “unión entre un hombre y una mujer” o que “su finalidad es la procreación”. México se convirtió a partir de ese momento en el país 20 en el mundo en reconocer dicho derecho. Estados Unidos en el país número 21.

 

La batalla legislativa y jurídica no es sino la fase más reciente de una larga lucha sociocultural que ya cumple ciento cincuenta años. Existe un acuerdo académico por considerar que si bien la resistencia a las ideologías y prácticas heterosexistas (aquellas que jerarquizan las preferencias sexuales y consideran que la heterosexualidad es la única moralmente “válida”, “natural”, “normal”, “saludable” y “superior” a las otras) son tan antiguas como la tecnología de poder homofóbica, es a partir de la década de 1860 que se inicia en Alemania el movimiento homosexual en el mundo. 

 

El objetivo era resistir tanto las afirmaciones de la emergente ciencia médica, que sin evidencia alguna convirtió el “pecado” de la sodomía en la “enfermedad de la homosexualidad”, como derogar los códigos penales que empezaron a considerar a los homosexuales como “delincuentes”. Este movimiento intelectual y político se expandió, no sin sufrimientos y dificultades (como la persecución Nazi en Alemania) por otros países y dio pie a numerosas obras literarias, ensayísticas, investigaciones científicas y organizaciones políticas durante el siglo XX.

 

La rebelión en el bar Stonewall de Nueva York en la noche del 27 de junio de 1969, contra una redada policiaca, inspiró un salto cualitativo en esta historia social y dio paso al contemporáneo movimiento LGBTTI en el mundo occidental. 

 

La elección del término “gay” en lugar de “homosexual” (un término con una fuerte carga médica), es un cambio semántico que registra esta transformación política que hace de la salida del clóset y la visibilidad, así como el análisis y la organización social, las estrategias fundamentales para la consecución de un objetivo central: la igualdad de derechos y la creación de una sociedad no heteronormativa (que hace de la heterosexualidad la norma y la quiere imponer sobre todas las personas) y plenamente incluyente y equitativa. 

 

En 1973 la Asociación Americana de Psiquiatría dejó de considerar a la homosexualidad como enfermedad y en 1990 hizo lo propio la Organización Mundial de la Salud.

 

México no ha estado al margen de estas luchas. En 1971, apenas dos años después del levantamiento de Stonewall, se formó en la Ciudad de México (convocado por Carlos Monsiváis y Nancy Cárdenas y líderes estudiantiles del 68) el Movimiento de Liberación Homosexual. 

 

El colectivo LGBTTI mexicano ha visto crecer desde entonces sus producciones culturales, así como sus redes de apoyo mutuo, sus espacios de encuentro y convivencia, así como sus mecanismos de representación y acción sociopolítica, hasta convertirse en uno de los movimientos sociales con presencia en todas las entidades federativas más efectivos del México contemporáneo.

 

 

El mundo científico ha sido un actor fundamental de estos procesos sociales. En México y en el mundo, como producto del impacto del movimiento feminista, se han ido abriendo camino las investigaciones que analizan desde una perspectiva sociocultural las identidades, comportamientos y relaciones sexuales y de género. 

 

Los estudios sobre la diversidad sexual y de género (uno de los subcampos de los estudios de género, al lado de los estudios feministas y de los estudios de las masculinidades) realizados desde distintas tradiciones disciplinarias (sociología, antropología, psicología, salud pública, historia, trabajo social, ciencia política, entre las más importantes) han contribuido a este proceso a través de la producción de evidencia y reflexión teórica sobre: 

 

1) la cultura sexual y de género en México (incluyendo los pueblos indígenas, aunque falta mucho en este sentido),

 2) los mecanismos ideológicos e institucionales que sostienen y apoyan la violencia homofóbica y heteronormativa,

3) las consecuencias personales, familiares y comunitarias de la violencia homofóbica y la discriminación,

4) las estrategias de resistencias personales y colectivas que las personas LGBTTI han elaborado a lo largo de la historia. 

 

Asimismo, las y los profesionales en el campo de estudios de la diversidad sexual y de género han jugado un papel decisivo en la transferencia de los conocimientos y en la difusión de los debates teóricos y conceptuales contemporáneos sobre el tema a un público amplio de profesionistas, funcionarios públicos, comunicadores y activistas. 

 

El inicio de los estudios de la diversidad sexual y de género y su institucionalización no fue fácil en términos académicos y personales. Las y los académicos pioneros se tuvieron que enfrentar a los prejuicios de sus colegas y a la incomprensión de sus instituciones que no lograban entender la relevancia de estos temas en términos teóricos o empíricos para avanzar en los problemas sociales y de desarrollo del país. 

 

 

Con el transcurrir de los años, estos estudios se han abierto camino en las universidades y centros de investigación y han dado paso a la creación de líneas de investigación y a la oferta de cursos de licenciatura y postgrado, especialidades, diplomados, seminarios, congresos, etc. 

 

Sin lugar a dudas aún quedan muchos temas por cubrir, muchos mecanismos de poder por dilucidar y muchas demandas sociales por cumplir; sin embargo, a la luz de los acontecimientos recientes, queda claro que la ciencia de la diversidad sexual y de género está contribuyendo a crear un país y un mundo más incluyente, equitativo y justo. ¿A qué más podemos aspirar desde la investigación social?

 

Colaboración del Dr. Guillermo Núñez Noriega

Investigador titular D, en la línea de Género, Diversidad Sexual y Etnicidad de la Coordinación de Desarrollo Regional del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo; SNI II

 

Más de un centenar de investigadoras provenientes de diferentes países se reunieron el pasado martes 23 de junio en Cuernavaca, Morelos, para formalizar la inauguración del I Coloquio Iberoamericano de Mujeres Científicas “Diálogo de saberes y políticas de ciencia, tecnología e innovación con perspectiva de género”, con el objetivo de analizar y discutir la situación de las mujeres en la ciencia, la tecnología y la innovación.

 

El acto de apertura lo realizó Mayra de la Torre Martínez, profesora investigadora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) e integrante del comité organizador de este encuentro, quien subrayó que “este coloquio es un experimento desde muchos puntos de vista porque México tiene como una de sus prioridades tener una política de innovación, ciencia y tecnología con perspectiva de género, y el experimento es que las participantes expongan lo que están haciendo en sus laboratorios o campo de estudio y en esas mismas mesas discutan cuál es la problemática desde su área de conocimiento y propongan una política con perspectiva de género”.

 

Al evento también asistió Pablo Wong González, Director General del CIAD, quien destacó la relevancia de este encuentro porque busca romper paradigmas para discutir el rol y los alcances de las políticas sobre la cuestión de género en ciencia, tecnología e innovación.

 

 “Cuando hablamos de transformaciones paradigmáticas quiero destacar algunas cosas: pasar de lo simple a lo complejo, de la estabilidad a la crisis, de la seguridad al riesgo, de lo determinístico a lo caótico, de lo científico a lo alternativo, de la responsabilidad personal a la responsabilidad colectiva, etcétera, como una nueva visión de pensar el mundo, cambiante y complejo “, manifestó Wong González.

 

En representación del CIAD también participó Gabriela Ramos Clamont Montfort, titular de la Coordinación de Ciencias de los Alimentos del CIAD, quien coordinó la mesa redonda de Ciencias Naturales, donde, además, presentó el tema “Efecto de la combinación alginato, caseína, lactoglobulina en el encapsulamiento y viabilidad de Lactobacillus rhamnosus GG”.

 

Respecto a la intervención del Centro en este coloquio, Clamont Montfort expresó su relevancia ya que “es una oportunidad de conocer los trabajos de grandes científicas y discutir de manera interdisciplinaria la problemática de nuestro quehacer desde la perspectiva de género. Fueron experiencias muy enriquecedoras; considero que el valor más importante de este coloquio es apoyar la participación de jóvenes investigadoras e integrarlas a esta red para que tengan modelos a seguir y colaboren en diferentes investigaciones”.

 

Las actividades programadas en el marco del coloquio comprendieron conversatorios en las áreas de Economía, Ingeniería y Tecnología, Agua, Seguridad Alimentaria, Sustentabilidad y Medio Ambiente, además de una sesión de análisis de experiencias en políticas de ciencia, tecnología e Innovación con perspectiva de género. Asimismo, se impartió una conferencia magistral cargo de la astrónoma Silvia Torres Peimber (UNAM) y se llevó a cabo el “Segundo taller de habilidades profesionales para jóvenes científicas”, el cual concluirá el sábado 27 de junio.

 

 

 

La falta de higiene en la preparación y consumo de alimentos y bebidas, además de las insuficientes medidas sanitarias en la manipulación de objetos cotidianos, son las principales causas de enfermedades gastrointestinales y respiratorias en las personas.

 

El lavado de manos es quizá una acción que se realiza más como una costumbre que como un acto consciente de combate a los microorganismos con los que estamos en contacto y que pueden perjudicar nuestra salud.

 

Por ello, Alfonso García Galaz, profesor investigador de la Coordinación de Ciencias de los Alimentos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), nos explica la importancia del lavado de manos y desmitifica algunos aspectos relacionados con esta importante práctica.

 

 

¿Cuál es la forma correcta de lavarse las manos?

1.- Mojarse las manos hasta la altura de los antebrazos, aplicar el jabón y ejercer fricción entre las manos, dedos, muñecas y antebrazos. 

2.- Una vez que el jabón ya hizo espuma, se colocan las manos bajo el chorro del agua, de manera que el agua corra libremente eliminando todo el jabón por efecto de barrido. Es importante secar muy bien al finalizar el enjuague para anular la humedad. 

3.- Debemos evitar el tocar de nuevo una superficie que sabemos que está contaminada; si estamos en un baño público, por ejemplo, el mismo papel con el que nos secamos las manos lo debemos utilizar para abrir la chapa de la puerta del baño.

 

¿Cuál es la forma más higiénica de manipular los alimentos desde el inicio de su preparación hasta su consumo o almacenamiento?

  • Una vez que las manos estén apropiadamente lavadas, es importante que primero se manipulen los alimentos con bajo contenido de humedad (cereales, granos y algunos vegetales) y hasta el final los alimentos con alto contenido de humedad como la carne y el queso.
  • Si se van a picar dos alimentos diferentes, no se debe utilizar la misma tabla si no se realiza un lavado de esta entre ambos procedimientos. Esto último es muy importante, principalmente entre los alimentos con alto contenido de humedad.
  • Una vez que los alimentos son preparados o cocinados, es importante que si no se van a consumir inmediatamente sean enfriados en un ambiente con bajas corrientes de aire (no es recomendable enfriar los alimentos en corrientes de aire de abanicos o enfriadores) y, una vez que estén fríos, almacenarlos tapados en el refrigerador.
  • Se debe evitar el almacenar alimentos diferentes en el mismo recipiente, principalmente si están crudos.

 

Cuando usamos gel antibacterial para desinfectar nuestras manos, ¿qué es más recomendable, enjuagar el gel o mantenerlo hasta que seque?

Las bacterias pueden producir enfermedades en nosotros de dos formas distintas: una de ellas implica una sobrepoblación de las mismas en el interior de nuestro organismo y la otra se da porque algunas bacterias son capaces de producir toxinas que excretan a su entorno o, bien, mantienen en su interior. 

Cuando aplicamos un gel desinfectante las bacterias mueren y si no son removidas podemos transferirlas a los alimentos por contacto. Si son del primer tipo de bacterias que se mencionó, no hay riesgo, pero si son bacterias toxigénicas, las toxinas pueden permanecer intactas y llegar a provocar algún problema al momento de que las consumamos. Lo más recomendable es enjuagar siempre el gel de nuestras manos.

 

¿A qué enfermedades nos podemos exponer si no lavamos nuestras manos después de ir al baño?

Principalmente a las enfermedades diarreicas, pero en algunas ocasiones pueden ser más graves, como disentería, cólera o intoxicación alimentaria.

 

¿Cuál es el potencial de las monedas y billetes para transmitir enfermedades?

Estos objetos son portadores de un gran número de bacterias que, inevitablemente, al entrar en contacto con la piel de las manos se impregna de ellas, por lo que el riesgo de adquirir una enfermedad es muy alto. Después de manipular dinero es muy importante lavarse las manos aunque no vayamos a consumir alimentos, ya que con las manos podemos tocar otras áreas del cuerpo como la nariz o los ojos, que pueden ser contaminadas muy fácilmente.

 

¿Qué tan factible es contaminarse las manos con chapas y llaves de lavamanos o lavatrastos?

Al igual que en el caso anterior, estos son objetos inertes con mucha manipulación, por lo que son fuente potencial de contaminación bacteriana. De tal manera, la recomendación de lavar las manos antes de comer es una regla de oro. En baños públicos es importante que al momento de cerrar la llave lo hagamos con la misma toalla con la que nos secamos las manos para evitar re-contaminarlas.

 

¿Las uñas acrílicas son más propensas de contaminar los alimentos que las uñas naturales?

Las uñas acrílicas permiten que un mayor contenido de humedad se acumule en ellas en comparación con las uñas naturales, lo cual aumenta el riesgo de albergar y desarrollar hongos y bacterias; por tal motivo, una persona con uñas acrílicas tiene un mayor riesgo de contaminar los alimentos. 

Cuando nos lavamos las manos es poco común que lavemos exhaustivamente las uñas. Las personas que tienen uñas largas deben lavarlas y cepillarlas por debajo de estas, haciendo que el jabón llegue hasta esa superficie y, posteriormente, enjuagarlo con agua. 

 

¿Se pueden contaminar las frutas y verduras por el contacto que las personas hacen al seleccionarlas antes de comprarlas?

Definitivamente sí, por lo cual es muy importante que antes de su consumo todas las frutas y verduras sean desinfectadas. Se debe tener mucho cuidado con aquellas frutas en las cuales pensamos que al retirar la cáscara eliminamos el riesgo de contaminación, ya que al momento de retirarla podemos hacer que esta toque el interior del fruto y de esta forma contaminarlo. Por ello, debemos enjuagarlas con abundante agua limpia y consumir inmediatamente. 

 

En la lactancia materna, ¿es importante la higiene de manos y pecho?

Mujeres y hombres adultos contamos con un sistema inmunológico bien desarrollado que nos protege contra numerosas infecciones. Para las y los recién nacidos, ese sistema puede no ser tan eficaz, por lo cual es recomendable extremar la higiene de las manos y los pechos de la madre durante la lactancia.

 

¿Es posible contraer una enfermedad en las manos por el contacto con alimentos contaminados?

No en lo general. Tendrían que darse condiciones muy específicas para que se diera una infección de este tipo; como por ejemplo, que la persona tenga una herida abierta al momento de tocar un alimento contaminado. Lo anterior es muy poco probable; pocas personas tomarían un alimento para ingerirlo si su mano está sangrando.

 

 

La fotografía se ha convertido en un punto de encuentro donde la ciencia, la tecnología y el arte convergen para capturar imágenes maravillosas de la naturaleza. Es por ello que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en colaboración con la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia y la Técnica y las revistas ¿Cómo ves?, Ciencias y Elementos, han lanzado la convocatoria para participar en el Concurso Nacional de Fotografía Cientí­fica 2015.

 

El objetivo de este ejercicio es lograr que la ciudadanía mexicana se acerque a la ciencia y la tecnología desde una visión grá­fica (artística y estética), a través de la fotografía, además de fomentar la participación ciudadana en actividades de comunicación pública de la ciencia.

 

El concurso comprende las categorías “Investigación científica” y “La ciencia y la tecnología en mi vida cotidiana”. En la primera modalidad, la fotografía deberá ilustrar al menos alguno de los siguientes elementos: el objeto de estudio de la actividad científi­ca, los científicos que la realizan, instrumentos e instalaciones donde se lleva a cabo o, bien, las tecnologías que resultan del avance científico.

 

En la segunda categoría, la imagen deberá ilustrar cómo intervienen la ciencia y la tecnología en la vida cotidiana de cualquier persona que no se dedica necesariamente a la actividad científi­ca-tecnológica. Es decir, ilustrar cómo se aproximan la ciencia y la tecnología a nuestra vida de cada día.

 

Los premios comprenden gratificaciones económicas para los primeros tres lugares de cada categoría, diplomas de participación con valor curricular, suscripciones a revistas especializadas y la publicación de las imágenes galardonadas en la revista Ciencia y Desarrollo (esto último sólo para primer y segundo lugar de cada modalidad).

 

La recepción de trabajos se cierra el lunes 10 de agosto de 2015. Si desea conocer todos los detalles y las bases de este certamen, dé clic aquí http://bit.ly/1e6sx2I

 

En temporada de calor es importante consumir frutas con alta concentración de vitamina C, además de vegetales de hojas verdes para que el cuerpo se mantenga hidratado y los músculos funcionen correctamente, recomendó Itzamná Baqueiro Peña, investigadora comisionada a cátedras Conacyt del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

 

La especialista en biotecnología mencionó que durante los días calurosos el cuerpo empieza a perder sales minerales, lo que causa la deshidratación y el desequilibrio de electrolitos, perturbación que afecta la salud de las personas.

 

Para evitar esto, aseveró, es importante consumir alimentos de temporada como cítricos, sandía, mangos, plátano y fresas, así como espinacas, acelgas, apio, jitomate, lechuga, coliflor y pepinos.

 

La científica en investigación en alimentos emitió algunas recomendaciones para mantener por más tiempo estas frutas y verduras, debido a que las altas temperaturas que se presentan en la región noroeste del país aceleran la descomposición de estas. 

 

Una forma de mantener los vegetales de hoja verde consumibles por más tiempo es conservarlos hidratados, explicó; acelgas, espinacas y otros pueden guardarse en un envase envueltos en una toalla o servilleta de papel húmedo, para posteriormente depositarse en el refrigerador.

 

Detalló que los alimentos como el apio y el brócoli se pueden depositar en un recipiente con agua simulando un florero; con esto se mantienen frescos, además producirán retoños por lo que el vegetal empezará a crecer. También es importante guardarlos en el refrigerador, expuso.

 

Con respecto a los cítricos, comentó que estos deben de ir en un frutero o refrigerados en un recipiente, y se debe tratar de evitar la humedad, ya que esta aumenta la proliferación de hongos.

 

 “En este temporada se presentan muchos casos de alergias, por eso es importante el consumo de vitamina C, de minerales que están presentes en los alimentos de hojas verdes y de pescado por su omega, además de consumir carne moderadamente”, concluyó.

 

Colaboración de Yohanna Romo, reportera del periódico El Sol de Hermosillo

 

Con el propósito de fortalecer lazos de colaboración con la Universidad de Bath (Inglaterra), Cristóbal Chaidez Quiroz, profesor investigador de la Coordinación Regional Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y responsable del Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria (LANIIA), realizó una estancia académica invitado por el investigador Jaime Martínez Urtaza, científico adscrito a la mencionada academia británica. 

 

Durante la estancia académica se revisaron los avances del proyecto de Ciencia Básica Conacyt, a cargo de Chaidez Quiroz, y en el cual Martínez Urtaza es colaborador. 

 

 

Como parte del seguimiento se destaca la preparación de dos publicaciones resultantes de las investigaciones realizadas y la continuidad del proyecto para ser sometido este año a evaluación ante las instancias correspondientes del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). 

 

Además de los acuerdos, también trascendió el establecimiento de las bases para la firma de un convenio de colaboración entre ambas instituciones que busca conformar una alianza que permita fortalecer los programas de posgrado y de investigación tanto del CIAD como de la Universidad de Bath. 

 

Integrantes de la comunidad académica internacional especializada en epidemiología con enfoque en acuicultura, así como representantes del sector productivo acuícola y del Comité de Sanidad Acuícola del Estado de Sinaloa (Cesasin), se congregaron esta semana en el Centro de Convenciones de Mazatlán, Sinaloa, para celebrar un curso-taller y el Seminario Internacional de Epidemiología.

 

Dicho seminario fue realizado como parte del proyecto UC Mexus-Conacyt, emanado de la colaboración entre la Coordinación Regional Mazatlán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), el Departamento de Medicina y Epidemiología de la Escuela de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Davis, California, la Escuela Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, España, la Universidad Austral de Chile y representantes del Cesasin.

 

Este evento se realizó con el objetivo de instruir a quienes se dedican a la acuicultura, comercial y académicamente, sobre la importancia de los estudios epidemiológicos, sus fundamentos y herramientas, como parte de las estrategias para reducir los riesgos de introducción y dispersión de enfermedades.

 

Los asuntos que con mayor importancia dominaron este encuentro fueron las enfermedades infecciosas que impactan a la acuicultura en México y las experiencias de manejo y estudio en otros países.

 

María Cristina Chávez Sánchez y Leobardo Montoya Rodríguez, de la Coordinación Regional de CIAD Mazatlán e integrantes del comité organizador, comentaron sentirse satisfechos con los resultados de la encuentro porque, con el apoyo recibido por el proyecto, se han realizado reuniones de análisis entre sectores con experiencia y conocimiento en epidemiología en acuicultura para proponer medidas efectivas de manejo y reducción de riesgos en este campo.

 

Cuarenta empresas expositoras y mil quinientos noventa metros cuadrados de instalaciones dieron marco a la primera edición de la convención “Veggie & Fruit México 2015”, la cual se realizó esta semana en Mazatlán, Sinaloa, y contó con la participación de especialistas internacionales en el sector hortofrutícola, quienes compartieron los avances en productos y técnicas en este campo.

 

Con el propósito de ser una plataforma de divulgación para los temas sobre producción de vegetales y frutas, el evento estuvo dirigido a la comunidad productiva y académica interesada en conocer las últimas tendencias del mercado, además de adquirir mejores prácticas y nuevas estrategias que impulsan la cadena comercial agrícola. 

 

 

En representación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), María Dolores Muy Rangel, profesora investigadora y titular de la Coordinación Regional Culiacán, impartió la plática titulada “Impulsar al sector agrícola bajo los programas de apoyo para la investigación, desarrollo de tecnología e innovación: nuevos productos, procesos o servicios”, en la que expuso los beneficios de aplicar la ciencia y la tecnología para el desarrollo de las empresas del giro hortofrutícola.

 

Además, como parte del comité patrocinador del evento, el CIAD contó con un módulo de información de los servicios profesionales de investigación, vinculación, y los programas de docencia que ofrece esta institución, específicamente todo lo relacionado con el sector agrícola.

 

Muy Rangel comentó que la oportunidad de participar en esta convención permitió explicar a la comunidad productiva agrícola cómo se trabaja con los proyectos del Programa de Estímulos a la Innovación (PEI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologìa (Conacyt), una opción de vinculación que brinda beneficios económicos tanto al sector productivo como a los centros públicos de investigación.

 

Los proyectos PEI tienen como objetivo incentivar, a nivel nacional, la inversión de las empresas en actividades y proyectos relacionados con la investigación, desarrollo tecnológico e innovación a través del otorgamiento de estímulos complementarios, de tal forma que estos apoyos tengan el mayor impacto posible sobre la competitividad de la economía nacional.

Mobile Menu