Notas

Nina del Rocío Martínez Ruiz realiza una estancia académica en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), donde se actualiza sobre técnicas novedosas de encapsulamiento de compuestos bioactivos para el desarrollo de alimentos con potenciales propiedades funcionales.

Proveniente del Departamento de Ciencias Químicas Biológicas la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), la profesora colabora en el Laboratorio de Bioquímica de Proteínas y Glicanos de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos con la investigadora Gabriela Ramos Clamont Monfort, de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos del CIAD, y con la doctora Carolina Moreno Rivas, egresada del Centro. También realizará algunas pruebas analíticas con el profesor del CIAD Agustín Rascón Chu.

La razón de su visita académica, dijo, se basa en que el CIAD es un centro de alta capacitación, con recursos humanos e infraestructura de primer nivel y con personal científico que se distingue por compartir su conocimiento con la comunidad científica.

La investigación

La académica del Laboratorio de Ciencia de los Alimentos y Evaluación Sensorial de la UACJ explicó que su interés en la semilla del árbol “ramón” (Brosimum alicastrum Sw.) se debe a que esta contiene diecinueve de los veinte aminoácidos existentes, un importante contenido de proteína, fibra dietética y minerales como hierro, zinc y potasio. Además, indicó que, a pesar de ser una semilla, dispone de un bajo contenido en grasa.

Con el apoyo de académicos(as) del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), se procesa la semilla y se transforma en harina, con la cual han logrado elaborar una bebida que tiene el fin de ofrecer una opción saludable para la población infantil y juvenil (libre de gluten, lactosa, cafeína y reducida en azúcares), que represente una alternativa a los productos ultraprocesados que se caracterizan por su alto calórico y de azúcares.

A diferencia del continente europeo, en México no hay una oferta de productos alimenticios diseñados para el adulto mayor, por lo cual, utilizando la harina de semilla de ramón, junto a su equipo de colaboradores, ha diseñado un pan tipo muffin y una bebida (atole) adicionados en proteínas, fibra dietética, reducidos en azúcares y sin lactosa ni cafeína, especialmente para estudiar su efecto en la nutrición del adulto mayor con pre- y sarcopenia (pérdida de músculo).

Resultados alentadores

Esta iniciativa se basa en que está documentado que las personas de la tercera edad cambian su dieta debido a cambios fisiológicos, pérdida de piezas dentales y reducción de su funcionalidad, además de la falta de apetito, entre otros.

Con el propósito de analizar los beneficios del muffin y el atole, el grupo de investigación al que pertenece Martínez Ruiz realizó una intervención en tres asilos de adultos mayores en Ciudad Juárez, Chihuahua, en el que ambos alimentos les fueron brindados durante el desayuno y la cena como complemento a su dieta normal durante treinta días.

Los resultados preliminares indican que los participantes mostraron un impacto nutricio en la recuperación de peso corporal. La química sanguínea mostró una reducción de las proteínas C-LDL, un incremento del nitrógeno uréico (BUN, por sus siglas en inglés) y la urea y, en el caso de los hombres, una reducción del colesterol total, aún estando pendientes de analizar otros indicadores de estudio.

Además de trabajar con la semilla del ramón, la científica de la UACJ también trabaja, en colaboración con otros investigadores, el orujo de la uva, subproducto de la industria vitivinícola, del que se estudia la harina para enriquecer alimentos en fibra dietética y compuestos fenólicos, así como el encapsulamiento de estos compuestos bioactivos y su efecto en una matriz alimentaria.

 

 

 

 

 

 

Con el propósito de analizar la política social que ha implementado el actual gobierno federal, el 28 y 29 de mayo se realizará la decimonovena edición del Seminario Nacional de Política Social, organizado por la Red Mexicana de Investigación en Política Social (Remipso) en conjunto con la Universidad Iberoamericana Campus Ciudad de México.

¿Se trata de trasformaciones de fondo?, ¿cómo pueden caracterizarse los diseños de los nuevos programas y de la política social en general? A partir de documentos analíticos y propositivos de miembros de la Remipso e invitados, se debatirán las acciones emprendidas y los retos que están por venir en materia de salud, alimentación, ingreso, impuestos, empleo y educación, medición de la pobreza, bienestar social, desigualdad, energía y desarrollo sustentable, salarios y protección laboral y transferencias monetarias, entre otros.

Este evento es coorganizado por la Universidad Iberoamericana ­–quien será la sede del encuentro–, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Luis Huesca Reynoso, actual presidente de la Red e investigador del CIAD, en conjunto con el comité organizador del Seminario, y Óscar Martínez, investigador de la Universidad Iberoamericana, comentaron que, además de dar seguimiento a las conclusiones del evento celebrado en la edición 2018 en Hermosillo, Sonora, un objetivo de este encuentro es contar con elementos para dar mayor certeza y poder calificar si la política social del presente gobierno está en el camino adecuado. Para lograr lo anterior, el Seminario permitirá contar con trabajos que midan programas de política pública ya implementados en lo que va de la actual administración.

La Red también presentará el Libro Los retos de la política social en el sexenio de la cuarta transformación, que surgió del evento realizado en Hermosillo, y ha sido integrado con los trabajos seleccionados y dictaminados con par doble ciego. Se espera que sea publicado previo a la fecha del evento.

 

En la edición de mayo participarán los principales especialistas de México en temas de política social, pobreza y bienestar. Las propuestas que emanen del mismo buscaran incidir en las políticas del actual gobierno.

 

Las bases de esta convocatoria, fechas importantes, especificaciones sobre la presentación de documentos, así como el registro electrónico de asistencia, se encontrarán disponibles en el sitio electrónico www.ciad.mx/seminarioremipso/.

Si requiere más información puede escribir al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamar al teléfono (662) 289 2400, ext. 114.

 

El Colegio de Profesionales en Salud Pública del Estado de Sonora convoca al Congreso “Diabetes mellitus: una mirada desde la prevención”, que se celebrará en Hermosillo, Sonora, el 17 y 18 de abril del presente.

Como parte de las actividades de este encuentro, Julián Esparza Romero, académico de la Unidad de Investigación en Diabetes del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), impartirá la conferencia “Prevención de la diabetes mellitus en indígenas de Sonora”.

Dentro de los temas que serán abordados en el ciclo de presentaciones se encuentran la importancia de la nutrición en la prevención de la diabetes, el abordaje clínico en el tratamiento de esta enfermedad y el papel de los determinantes sociales en el desarrollo de dicho padecimiento, entre otros.

También se realizará un foro en el que los panelistas María del Carmen Candia Plata (Universidad de Sonora), Ramón Rascón Pacheco (Instituto Mexicano del Seguro Social) y Gustavo Becerra Rubio (Secretaría de Salud Pública del Estado de Sonora) intercambiarán puntos de vista sobre “Retos y desafíos en el manejo de la diabetes mellitus”, el cual será moderado por Esparza Romero.

Si desea más información sobre detalles y costos de este evento, que se realizará en el auditorio “Dr. Alfredo Padilla Barba” del Departamento de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Sonora, puede escribir un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamar al teléfono 662 948 7800.

Luis Huesca Reynoso, profesor del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), tomó protesta como miembro honorífico del Consejo de Investigación y Evaluación de la Política Social (Cieps) del Estado de México.

El acto protocolario se realizó en el marco de la firma de un convenio de coordinación entre el gobierno mexiquense con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), que tiene el propósito de contribuir a la creación y el uso de elementos de evaluación y monitoreo de la política social de dicha entidad.

El secretario ejecutivo del Coneval, José Nabor Cruz Marcelo, y el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, encabezaron el evento, al que también asistieron Francisco Javier Eric Sevilla Montes de Oca, secretario de Desarrollo Social, y Marihño Cárdenas Zúñiga, titular del Cieps.

Además de a Huesca Reynoso, el mandatario estatal tomó la protesta a los demás nuevos integrantes del Consejo: Natal Alejandro Martínez González (Universidad Autónoma Metropolitana) Gloria Jovita Guadarrama Sánchez (El Colegio Mexiquense), Óscar Alfonso Martínez Martínez y Graciela María Teruel Belismelis (Universidad Iberoamericana) y Juan Carlos Patiño (Universidad Autónoma del Estado de México).

Recientemente, a través del CIAD, Huesca Reynoso encabezó un proyecto de investigación por medio del cual se analizaron los resultados de la iniciativa Familias Fuertes Salario Rosa, un programa social del gobierno mexiquense que brinda apoyos monetarios y no monetarios (como capacitaciones) a mujeres en pobreza extrema, el cual concluyó que, de continuar hasta el 2023, más de 380 mil mujeres superarían la pobreza extrema; es decir, alcanzarían, junto a sus familias, la línea de bienestar mínimo que establece el Coneval.

Dentro de las funciones honoríficas que el economista de la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD desempeñará, se encuentran la de hacer las recomendaciones pertinentes en materia del desarrollo de investigaciones y estudios integrales para identificar los factores que retrasan o impiden el desarrollo social de las poblaciones asentadas en la entidad, emitir opiniones respecto de las estrategias y mecanismos implementados en los programas, acciones y proyectos de la política social en la entidad y sus municipios, así como sobre el contenido y la necesidad de reformar leyes, reglamentos y demás disposiciones de observancia general que permitan agilizar la puesta en marcha de programas destinados al combate de la pobreza.

Asimismo, Huesca Reynoso tendrá el compromiso de apoyar en la mejora de los servicios del Cieps, alineados siempre al Coneval, tanto en investigación, evaluación y propuesta de políticas públicas y programas a las instancias federales, estatales y municipales, así como a los sectores privado y social.

En general, los miembros del comité académico del Cieps podrán opinar y recomendar los vínculos permanentes necesarios con instituciones académicas y organismos nacionales e internacionales para que alcancen a ser consolidados, con un fin de intercambio de ideas y proyectos encaminados al desarrollo social de la entidad.

 

 

Durante décadas, cada 8 de marzo las feministas en el mundo, América Latina y México, sentíamos la responsabilidad de exponer a la ciudadanía los orígenes y las razones políticas y sociales de la conmemoración de este día. Se realizaban escritos, ruedas de prensa, programas de radio, semanas culturales y académicas en las que era necesario recordarle a la sociedad el significado del 8 de marzo, del Día Internacional de la Mujer. En las conferencias que muchas dictábamos, salían a relucir las luchas de las sufragistas, el congreso de Copenhague, los sucesos de las obreras quemadas en una fabrica de Chicago y los nombres de Clara Zetkin y Alejandra Kolontái, entre otras, así como el primer congreso feminista de mexicanas en Mérida, Yucatán. De la misma manera, se hacía alusión a los primeros escritos y las primeras publicaciones feministas en Europa, Estados Unidos y México (La Revuelta Feminista, Revista Fem, Debate Feminista). Salía siempre a relucir la reveladora frase de la filósofa existencialista Simone de Beauvoir: “No se nace mujer, llega una a serlo”, escrita en su revelador libro El segundo sexo. Cientos de fechas paradigmáticas para el movimiento feminista y el movimiento amplio de mujeres, como llamamos en México por algunos años a toda esta ola de acciones y luchas por los derechos de las mujeres. En la década de los noventa, digamos que al desdibujarse o cambiar la dinámica del feminismo, hubo que explicarle a los varones, a las instituciones y a un grupo amplio de mujeres que este día era un día de conmemoración de una lucha social y que no era de “festejo del día de la mujer”; esto último se había hecho tan popular que estaba a punto de convertirse en un día parecido al 10 de mayo o, bien, al 14 de febrero, día del amor y la amistad.

 

Al mismo tiempo que esto sucedía, en México, mujeres de todos los partidos accedían cada vez más a puestos de representación popular y la participación en política tomaba fuerza, gracias a la lucha de las feministas por la igualdad y la obtención de lo que se ha denominado “la paridad de género”. Así, las ideas de equidad e igualdad aumentaban y se asumían por amplios grupos de mujeres que, aunque poco politizados o sin una conciencia feminista, llegaban al poder y defendían sus derechos como tales, hasta conformar el gran conglomerado que actualmente reconoce la necesidad de luchar por el avance social para que todas podamos vivir una vida libre de violencia. Hoy es inevitable, en la conmemoración del día internacional de la mujer, del 8 de marzo de este nuevo siglo, referirnos al momento histórico que está viviendo el país con relación a la vida de las mujeres en un mundo violento como el que ahora presenciamos.

 

El feminismo se asoma en la actualidad en todos los ámbitos de la vida de hombres y mujeres en este país. Es un movimiento teórico-académico, intelectual, social y político que ha aportado en todos los espacios de la vida de mujeres y de un importante numero de hombres. Gracias al pensamiento feminista, hoy las mujeres estudiamos, trabajamos y participamos en casi todos los lugares de la vida pública (somos mas de la “mitad del mundo”): en las instituciones, las empresas, las escuelas y las calles. Por el trabajo de cientos de feministas tenemos leyes no solo de participación política, sino leyes que norman y regulan la vida familiar y social de hombres y mujeres que integran las familias diversas en nuestro país. Hoy podemos decir que el feminismo es revolución y que, gracias a quienes nos precedieron, es actualmente un fenómeno de masas, o cuando menos que su impacto es tal que incide en todos los niveles de la estructura social.

 

La lucha de las madres con hijos desaparecidos en México y en el Cono Sur en los años setenta y ochenta del siglo pasado y las denuncias de los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, Chihuahua, marcaron la pauta para las tomas posteriores de plazas y parques. Iniciaron las argentinas en 2015, las seguimos las mexicanas y, en el 2016, la expansión abarcó todo el continente y se escenificó en un solo grito: “Ni una menos”. Es la época en que se crearon nuevos sentidos y en la que el silencio y la impunidad sobre la violencia sexual comenzaron a ser resquebrajados. Otras han sido las consignas, un grito de denuncia abierta y colectiva sobre el abuso a nuestros cuerpos y nuestras vidas: ¡No al acoso! ¡A las mujeres no se les toca, no se les viola y no se les mata! En 2017, cuando surgió el Me Too, se dijo que era un movimiento de mujeres de Hollywood; sin embargo, sus denuncias en contra de hombres con “poder” tuvieron un impacto mundial e iniciaron públicamente el cuestionamiento de las masculinidades hegemónicas, que habían normalizado el acoso sexual y el abuso. Se conformaron colectivos y acciones específicas para denunciar la violencia sexual de que hemos sido objeto. Se escucharon denuncias en todos los sectores de mujeres, nuevos y viejos. En Sonora surgió un grupo de mujeres creativas que, en una acción colectiva, crearon El tendedero; en plazas publicas ponían una especie de tendedero de ropa para que cada mujer que deseara colgara un “posti” con su experiencia de vida cuando fue abusada o acosada. Esta época la recordaremos como la que, además de aquella en la que el piropo dejó de verse como natural, a empujones, con diamantina, pintas y quemas, e irrumpiendo en recintos otrora intocables, se han hecho o nos hicimos escuchar por todos. Pareciera ser que para algunas no había otra manera de expresar el horror ante la violencia cotidiana contra las mujeres y los crímenes que se suceden diariamente, así como ante la tortura de tantas infligida por sus parejas, esposos y familiares. La situación de violencia de género en este siglo en el mundo, América Latina y en nuestro país llegó a un grado tan grave que, a su vez, generó la expresión “violenta” como un intento de poner un límite simbólico, un límite tal que todo se conjugó para esta explosión de las nuevas generaciones de mujeres a las que no les importan ni las formas ni el que dirán, mujeres que, cansadas de sentir miedo, reaccionan con actos que escandalizan al statu quo para hacerse escuchar y visibilizar la violencia extrema.

 

La Lucha frontal por la legalización del aborto con la Marea verde durante el 2018 también ha marcado la última década. Las diversas expresiones de una misma rebeldía y los diversos feminismos se han plantado con fuerza en el panorama político actual de América Latina, en dónde México no es la excepción. En esta época el silencio se está volviendo cosa del pasado y la frase de Simone de Beauvoir: “El feminismo es una forma de vivir individualmente y una forma de lucha colectiva”, se está convirtiendo en una realidad.

 

Los asesinatos de Abril Pérez Sagaón, Ingrid Escamilla y Fátima en cuatro meses en la Ciudad de México y los recientes asesinatos en Sonora de Ámbar y Raquel Padilla en Hermosillo, de Silvia Yedit y Lourdes Leyva en Cajeme y de Paola Berenice y Claudia Aracely en Guaymas, los cuerpos encontrados con signos de violencia el 10 de febrero en San Luis Río Colorado y el del día 25 de febrero, en el que fue encontrado el cuerpo de una joven asesinada de entre treinta y treinta y cinco años en la colonia Café Combate, han dejado un claro y doloroso mensaje: la violencia feminicida es una tragedia cotidiana en nuestro país y atraviesa todos los sectores de mujeres, hay una violencia estructural que debemos discutir todos para tratarla con la seriedad y la urgencia necesaria, porque es verdad que en el México de hoy a las mujeres nos están matando.

 

Estos últimos diez años de movimiento cierran acompañados con el gran performance “Un violador en tu camino”, creado por una colectiva de feministas chilenas, Las Tesis, que se convierte en una danza de miles de mujeres en todo el planeta que, a un mismo ritmo, gritan la convicción de que en tiempo violentos el sistema mata, que la violencia es estructural y que, aunque tuviéramos la duda, la culpa no es de ninguna de nosotras. Contradictoriamente, y a pesar de las violencias estructurales que vivimos y la extrema violencia pública hacia las mujeres, el feminismo se ha vuelto hegemónico: hoy es revolución y también un fenómeno de masas; el cambio cultural ya inicia su marcha.

 

En efecto, estamos frente a un cambio de patrón de cultura que propone remodelar las formas de relacionarse. Cambios culturales para resolver la violencia de género. Las mujeres están convocando a la movilización por una causa: que se detenga la violencia en nuestra sociedad.

 

La iniciativa del colectivo veracruzano “Brujas del mar”, la cual ha tenido eco en todos los sectores y se incorpora ya como un llamado de todos los feminismos posibles a parar en contra de la violencia en el país, estemos o no de acuerdo con su ideología, arropa una marea que se percibe intersectorial y atraviesa todas las ideologías. Las mujeres se están movilizando y están siendo convocadas para este 8 de marzo a la tradicional marcha que conmemora este día de luchas y para el 9 de marzo a la huelga nacional “Un día sin nosotras”, “Si paramos nosotras se para el mundo”, “Huelga internacional feminista”, “Paremos el mundo para parar la violencia”.

 

Así que sí estamos de acuerdo en la importancia y la necesidad de mostrarle a la sociedad entera que sin nosotras la vida cotidiana no solo no funciona, sino que se viene abajo la economía y la reproducción social. Tómate, con conciencia de género y la idea clara de luchar por tu seguridad, tu bienestar, tu autonomía y en contra de la violencia hacía nosotras, un día de tu vida este 9 de marzo, pero cuida de no irte a tu casa a hacer las tareas que “te corresponden” de trabajo doméstico reproductivo. Recuerda que no es el día de las madres, que no es un día de asueto institucional, que es “un día sin nosotras”, un día para expresar nuestro dolor y mostrar que estamos en contra de la violencia estructural y feminicida.

 

Colaboración de Gilda Salazar Antúnez, investigadora de la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD

 

 

 

 

 

Una excelente respuesta tuvo la invitación del Comité de Sanidad Acuícola de Sinaloa (Cesasin) a los cursos impartidos por personal del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) en Culiacán y Los Mochis, Sinaloa, del 24 al 27 de febrero del año en curso.

Se contó con la presencia de sesenta personas de más de veinte empresas procesadoras de pescados y mariscos, quienes participaron activamente en los cursos impartidos por Lorena Noriega Orozco, investigadora del CIAD, quien cuenta con una amplia trayectoria en el área de calidad e inocuidad de pescados y mariscos.

Los temas abordados se centraron en limpieza, desinfección y uso de químicos en la industria de pescados y mariscos, así como en los procesos de certificación de la calidad e inocuidad. Los procesos de limpieza y desinfección son rutinarios, pero el tema generó gran interés por ser de trascendental relevancia para todo sistema de inocuidad.

La mayor parte de los asistentes reconoció estar familiarizado con la temática, pero manifestó que fue muy interesante reforzarla y abordarla desde otra perspectiva, pues la capacitación les hizo ver al proceso de limpieza de forma diferente y reconocer la importancia que tiene la selección adecuada de químicos de acuerdo al proceso, mientras que los temas de certificación resultaron relevantes para quienes piensan exportar en el corto o mediano plazo.

Es importante mencionar que el objetivo de estos cursos de capacitación es apoyar a las empresas procesadoras de pescados y mariscos a que continúen mejorando sus estándares de inocuidad y calidad.  

Si desea más información sobre los cursos que el CIAD ofrecerá este año sobre calidad e inocuidad de pescados y mariscos, puede consultar el siguiente enlace: electrónico bit.ly/HACCP-PescadosyMariscos2020.

 

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), la Secretaría de Desarrollo Sustentable del Estado de Sinaloa (Sedesu) y el Colegio de Bachilleres del Estado de Sinaloa (Cobaes) firmaron un convenio de colaboración que tiene como objetivo impulsar desde los planteles acciones que contribuyan a la conservación del planeta.

En el evento, celebrado en el plantel 45 “Prof. Alejandro Calderón Vergara”, Sergio Mario Arredondo Salas, director general del Cobaes, explicó que este acuerdo trata de acciones que conviertan al personal académico y estudiantil de la institución en líderes que promuevan el rescate y la educación ambiental con capacidad, inteligencia y emoción.

Por su parte, Carlos Gandarilla García, secretario de la Sedesu, destacó que con la firma de este convenio se desarrollarán modelos de educación ambiental para que los jóvenes se involucren en la conservación del entorno e Indicó que la crisis climática y la contaminación por plásticos de un solo uso amenaza la vida silvestre y los ecosistemas.

En representación de Pablo Wong González, director general de CIAD, Miguel Betancourt Lozano, titular de la Coordinación Regional Mazatlán, dijo que se tienen que aprovechar mejor los alimentos y procurar generar mayores recursos, pero con un enfoque de sustentabilidad, ahorrando agua y energía.

Entre los alcances del convenio se establece diseñar, desarrollar y dar seguimiento, junto con la Coordinación Regional Mazatlán del CIAD, el reconocimiento de un distintivo sustentable (EcoBaes) a los planteles del Cobaes.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) invita a todos los profesionales y estudiantes en ciencias de la salud a participar en el curso de certificación internacional en cineantropometría ISAK Nivel 1.

La cineantropometría es el área de la ciencia encargada de la medición de la composición del cuerpo humano, la cual estudia la unión entre la anatomía y el movimiento y determina su capacidad para la función en una amplia serie de ámbitos.

El propósito de la ISAK es crear y mantener una red internacional que represente a la comunidad mundial y que trascienda la geografía, la política y los límites de diferentes disciplinas, con el fin de establecer un área dinámica de labor científica.

La Sociedad Internacional para el Avance de la Cineantropometría (ISAK, por sus siglas en inglés) fue fundada como una organización de personas cuya labor científica y profesional está relacionada con la cineantropometría. 

La capacitación se llevará a cabo del 27 al 29 de marzo de 2020 en el aula 203 de la Coordinación de Programas Académicos del CIAD, en Hermosillo, Sonora, y será impartida por el maestro en nutrición clínica Édgar Fletes Lizárraga (nivel ISAK 3).

El curso tiene un costo de inversión de $4,000 para profesionales y $3,200 para estudiantes e incluye la entrega de material didáctico y equipo para la práctica. Para quienes deseen obtener la recertificación (necesario tener menos de dos años de vencida su certificación), solo es necesario presentarse a realizar un examen, que tiene un costo de $1,600.

José Antonio Ponce, técnico académico del CIAD y responsable de este taller, comentó que esta es una excelente oportunidad para que profesionales de la salud en campos como la nutrición, medicina, educación física y carreras afines consoliden su formación.

Si desea reservar su lugar en el curso, ya que tiene un cupo limitado a veinte personas, puede enviar un correo electrónico a la cuenta Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamar al teléfono (662) 289.24.00, ext. 315, en horario de 7:00 a 14:00 horas.

 

Alejandra Zamora Quiñónez, técnica analista de Análisis Integrales de Calidad Alimentaria del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), recibirá un reconocimiento por su labor en el Sistema Mexicano de Metrología, Normalización y Evaluación de la Conformidad (Sismenec).

 

El reconocimiento otorgado a Zamora Quiñónez está basado, principalmente, por su contribución en la difusión del trabajo del Sismenec, así como en su participación activa en la implementación del sistema de gestión de calidad del laboratorio, coordinación de auditorías para la mejora continua del trabajo, detección de desviaciones a los lineamientos de calidad e implantación de acciones correctivas, todo ello enmarcado en la correcta aplicación de las normas mexicanas para la generación de procesos y resultados con validez y confiabilidad.

 

La distinción se otorga con el objetivo de sumar acciones en beneficio de la equidad de género en el Sismenec, en el cual participan representantes de gobierno, academia, empresarias, organismos de evaluación de la conformidad y la entidad mexicana de acreditación.

 

La laboratorista del CIAD comentó que se siente feliz de recibir la condecoración “Mujeres del Sismenec”, pues significa una gran satisfacción y un logro importante en su área laboral y la impulsa a seguir trabajando e implementando acciones en este sentido; además, dijo, es importante destacar que cuenta con un equipo de trabajo comprometido con la excelencia que le alienta a seguir siempre en la mejora continua.

 

Por su parte, Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD y representante de la relación de esta institución con los sectores público y privado a quienes se les brinda servicios analíticos, felicitó a Alejandra e indicó que para el Centro esto representa un reconocimiento del liderazgo de los Laboratorios Acreditados por la EMA y de la calidad y profesionalismo de las personas analistas y signatarias que se desempeñan en ellos.

 

El Sismenec fue creado por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) y tiene la función de difundir la importancia de llevar a cabo análisis con estricto apego a las normas oficiales y de forma acreditada.

Por tercer año consecutivo el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participará el próximo 7 de marzo en el Vino Fest, antes llamado Vino Litoral, que se celebra en San Carlos, Guaymas, Sonora.

El objetivo de este encuentro es difundir la actividad vitivinícola de Sonora y promover la vitivinicultura, como una forma de contribuir al desarrollo económico regional.

El evento consta de una parte académica en la que se ofrecen charlas y conferencias, donde el CIAD participará con la presentación “Vino tinto, fenoles y salud”, a cargo de Consuelo Corrales Maldonado, investigadora asociada de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos. En la charla se presentarán los resultados del trabajo de investigación realizado bajo la dirección de Irasema Vargas Arispuro, y de la cual también son autores Miguel Ángel Martínez Téllez y Emmanuel Aispuro Hernández.

Entre otros temas, también se hablará sobre la ruta del vino en Sonora, la relación entre calidad y precio de esta bebida, mineralidad, mitos y, además, se compartirán testimonios de productores de vino sonorenses, como la participación de Francisco Salazar Giottonini, propietario del viñedo San Jerónimo.

Complementa el festival una cata donde los principales productores vitivinícolas del Valle de Guadalupe (Baja California), Sonora, así como de otras entidades mexicanas y estadounidenses, presentan sus principales botellas, además de una muestra gastronómica de restaurantes locales.

Los fondos recaudados por la venta de boletos se destinarán al apoyo de las asociaciones México sin Lyme ni Rickettsia y Formación en ciencia y tecnología, A.C.

 

Mobile Menu