Notas

En la primera edición de Sábados en la Ciencia de este 2020, la niñez hermosillense aprenderá a elaborar queso fresco y conocerá la importancia de incluir productos lácteos en su dieta.

“El queso se hace con ciencia” es el nombre del taller que se celebrará el próximo 25 de enero en el auditorio de la Unidad de Transferencia de la Innovación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) en Hermosillo, Sonora.

Los investigadores(as) del Laboratorio de Química y Biotecnología de Productos Lácteos del CIAD, así como profesores(as) invitados de la Universidad Estatal de Sonora, serán los encargados de impartir esta charla y de instruir a los menores en cómo producir queso a pequeña escala.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD, y quien será uno de los ponentes del evento, invitó a las familias hermosillenses a asistir, pues, dijo, es una oportunidad para fomentar la convivencia con los pequeños a la vez que se promueve su interés por la ciencia.

Para reservar su lugar es necesario completar un formulario electrónico disponible en la página de Facebook “Sábados en la Ciencia Noroeste”.

Sábados en la Ciencia es un programa de divulgación científica dirigido al público infantil que mensualmente realizan el CIAD, la Unison, “La Burbuja” Museo del Niño y el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Coecyt), y que a partir de 2020 suma como institución socia a la Universidad Nacional Autónoma de México, a través de la Estación Regional Noroeste de su Instituto de Geología.

Ante la noticia de que el gobierno federal apoyará a pescadores ribereños para que puedan comercializar sus productos a través de la red Diconsa, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) invita al sector pesquero y acuícola a asesorarse con su equipo de expertos.

A través de un comunicado, el gobierno señaló que con esta iniciativa se pretende promover una cultura de consumo de alimentos sanos en la niñez mexicana, además de apoyar a la Cooperativa Pesquera (Conacoop) para fortalecer el desarrollo social y económico en el proceso de transición hacia una sociedad equitativa e incluyente.

En ese sentido, Lorena Noriega Orozco, investigadora del CIAD especialista en inocuidad y manejo de pescados y mariscos, reconoció como positiva la intención de la estrategia, a la vez que subrayó que esta debe realizarse cuidando las medidas higiénicas básicas y la cadena de frío para garantizar el buen estado de los productos,

Agregó que, debido a su naturaleza biológica, los productos marinos tienden a descomponerse rápidamente si se rompe la cadena de frío, es decir, si no se mantienen almacenados a bajas temperaturas, por lo que será un reto importante garantizar el buen manejo de estos desde su captura, traslado y resguardo hasta su venta al consumidor final.

En ese sentido, indicó que el CIAD ofrece diferentes capacitaciones sobre el Sistema de Análisis de Peligros y de Puntos Críticos de Control (HACCP, por sus siglas en inglés), herramienta que permite cumplir con las normas mexicanas y estadounidenses para la comercialización y exportación de productos marinos, además de una propuesta para evaluar las condiciones de manejo de pescado en embarcaciones menores y detectar puntos de mejora que ayuden a mantener la calidad e inocuidad de los productos.

Por último, invitó a las personas interesadas en recibir asesoría profesional o que deseen asistir a uno de los cursos grupales que el CIAD ofrecerá durante ese 2020 a escribir al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Los ambientes no son estériles. Las bacterias viven de manera natural en el agua y el suelo. Incluso se mueven junto con las personas. Justamente por ello, el doctor Cristóbal Chaidez Quiroz, junto con la comunidad científica, están abocados en desarrollar barreras para detenerlos y controlarlas, con un solo objetivo: garantizar la inocuidad de los alimentos.

Desde hace más de veinte años, Chaidez Quiroz trabaja para entender la dinámica de los microorganismos, las bacterias, los virus y parásitos, evitando que lleguen a las personas mediante los alimentos y viceversa.

En el caso de Sinaloa, el investigador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) aseguró que los agricultores sinaloenses comprendieron muy bien las nuevas exigencias y trabajaron fuertemente para lograr altos estándares de inocuidad. “Invierten y han entendido, la mayoría de ellos, que la inocuidad es un atributo que los puede llevar a encontrar mejores mercados en los países a los que exportan”.

El doctor por la Universidad de Arizona subrayó que la inocuidad es importante en la economía, el desarrollo agrícola y la salud en general y que, aunque la agricultura se ha fortalecido en dicho tema, lo siguiente es desarrollar y consolidarse con la industria 4.0.

El experto en biotecnología explicó que su grupo de investigación está trabajando para sustituir el uso de antibióticos que genera resistencia a las bacterias. “Estamos buscando alternativas biológicas para destruir las bacterias y explorando otras tecnologías que tienen que ver con la capacidad de detectar al microorganismo más rápido”.

Hace unos años, poder hacer una muestra en el laboratorio tomaba tres días; ahora, gracias al desarrollo tecnológico, podemos tener resultados en unas cuantas horas. La georreferenciación y la tecnología de identificación en tiempo real son cosas que traerán muchos beneficios a la inocuidad, concluyó Chaidez Quiroz.

Artículo originalmente publicado en www.bieninformado.com.

El precio del cigarro en México se ha incrementado este 2020, derivado de una actualización del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS). Luis Huesca Reynoso, profesor del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), comparte su opinión sobre esta medida.

En promedio, una cajetilla de cigarrillos de veinte unidades aumentó su costo en seis pesos, lo cual tiene el propósito de desincentivar su consumo, al impactar directamente el poder adquisitivo de las personas fumadoras; sin embargo, si bien este ajuste le permite al gobierno federal obtener mayores recursos para atender los problemas de salud ocasionados por el tabaquismo, el recurso obtenido no será suficiente, ya que apenas incrementará en poco más del 9%.

El académico del CIAD señaló, además, que lo recaudado fiscalmente no necesariamente se utilizaría para atender esta enfermedad, sino que se gasta discrecionalmente, y no exclusivamente en el sector salud, por lo que indicó que es necesario establecer reglas más claras con las que opere la hacienda pública con respecto del uso del IEPS en el tabaco.

Agregó que las alzas en los precios del tabaco se han realizado en todo el mundo, atendiendo recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien sugiere una carga de impuesto especial del 75% (con la reforma de 2020 en México subió al 58%), poniendo al precio entre cuatro y cinco dólares por cajetilla, lo que en nuestro país hubiera significado un aumento en la recaudación fiscal de hasta un 38.2%, y a su vez representaría una disminución de la población fumadora mexicana en 34%, y no del 5%, como sería con la reforma actual, según proyecciones que ha realizado su equipo de investigación.

Contrario a lo que se piensa, dijo, este gravamen no perjudica a la población más pobre del país, sino que tiene un mayor impacto en el sector de mayores ingresos, el cual es el segmento que más consume este tipo de productos. Por lo tanto, el estudio realizado en el CIAD ofrece una oportunidad para que los formuladores de políticas tomen la decisión de aumentar aún más el impuesto al tabaco en México con base en una segunda reforma, ya que esto reduciría todavía más el consumo y aumentaría los ingresos públicos, de tal manera que los recursos podrían usarse no solo para combatir el consumo de tabaco, sino también la pobreza alimentaria y reducir la desigualdad en el país.

Por último, explicó que, en países como China, donde una cajetilla vale, aproximadamente, cien pesos mexicanos, sí ha sido evidente la reducción de población fumadora, por lo que en México es necesario tomar medidas de mayor envergadura, considerando que en el país 47 mil personas mueren anualmente por enfermedades ocasionadas por el tabaquismo.

El mango es uno de los frutales más sobresalientes a nivel nacional y mundial. En México existen más de doscientos un mil hectáreas con una producción mayor a 1.9 millones de toneladas y un valor de la producción de 4.7 mil millones de pesos.

 

Sinaloa figura como uno de los estados productores y exportadores más importantes de mango en el país, además de ser esta especie el principal frutal en el estado con 30,604 hectárea, y un volumen de producción de 339,530 toneladas.

 

El sur de esta entidad presenta condiciones de clima y suelo favorables para el cultivo del mango; por ello, en los municipios de Rosario y Escuinapa se localiza el 80% de la superficie cultivada en el estado. En esta región destacan las variedades Ataulfo, Tommy Atkins, Kent y Keitt, con un periodo de cosecha que incluye los meses de mayo, junio y julio.

 

Dicha concentración de cosecha en un periodo corto afecta a los productores, debido a que el incremento de la oferta provoca caída del precio, tanto en el mercado nacional como internacional. Este problema, también afecta la economía de las familias en la región, al reducirse el tiempo de actividad en huertos y empaques.

 

Los productores de la región, basándose en observaciones empíricas, señalan que el cambio climático ha provocado que se reduzca el periodo de cosecha del mango, ya que, unos quince años atrás, los mangos se cosechaban en un periodo más amplio que incluía mayo, junio, julio agosto y septiembre.

 

En 2016, con la participación de la Universidad Tecnológica de Escuinapa, el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), el campo Santiago Ixcuintla y el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), unidad Culiacán, y con la colaboración del Consejo para el Desarrollo Económico de Sinaloa (Codesin) y el Clúster del Mango Sinaloense, se participó en la convocatoria SIN-2016-01 (Fomix-SIN) con el proyecto titulado “Generación y validación de técnicas que permitan el adelanto y retraso de floración y cosecha del mango en Sinaloa”, con el objetivo de ampliar el periodo de cosecha de mango Ataulfo, Tommy Atkins, Kent y Keitt en el sur de la entidad.

 

El proyecto fue aprobado y se trabajó en el periodo de 2017-2019. Para adelantar la floración se utilizó el biorregulador paclobutrazol (PBZ) y nitrato de potasio (KNO3). El primero aplicado en el tronco del árbol y el segundo asperjado al follaje; con la aplicación de estos productos la cosecha se adelantó 18 días en mango Ataulfo, entre 16 y 29 días en Tommy Atkins, de 18 días en Kent y de 21 días en Keitt.

 

Para el retraso de la floración se usó ácido giberélico (AG3) al follaje, con resultado de retraso de la cosecha entre 28 y 54 días en mango Ataulfo, entre 18 y 29 días en Tommy Atkins, de 14 a 41 días en Kent y de 14 a 31 días en Keitt. Con este mismo propósito se practicó poda manual y poda química (se usó el biorregulador etefón) de la primera floración para promover una segunda floración tardía; con estas técnicas, la cosecha se retrasó entre 29 y 42 días en Ataulfo, 37 días en Tommy Atkins, entre 27 y 32 días en Kent y de 15 a 32 días en Keitt.

 

Tanto en el adelanto como en el retraso de cosecha, se evaluó la calidad del fruto de mango; se analizó firmeza, color externo e interno, sólidos solubles totales y acidez titulable, encontrándose calidad similar entre los frutos de cosechas tempranas o tardías, con los frutos de la cosecha normal.

 

Los productos sobresalientes del proyecto consistieron en el registro de un desarrollo tecnológico para el adelanto de cosecha del mango en el sur de Sinaloa y el avance en las estrategias para el retraso de cosecha. En este último aspecto se continuará trabajando en los próximos años, con el propósito de fortalecer la tecnología de retraso de cosecha del mango en el sur de Sinaloa.

 

 

Tomás Osuna Enciso. CIAD Unidad Culiacán.

María Hilda Pérez Barraza. INIFAP.

Cesar Oscar Martínez Alvarado. Universidad Tecnológica de Escuinapa.

Con el propósito de compartir el conocimiento que el personal de ciencia y tecnología del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) genera, se realizará la 3ª “Escuela de Inocuidad Agroalimentaria” los días 22 y 23 de enero del presente en Puerto Escondido, Oaxaca.

Dicha actividad se hace en coordinación con la Alianza Estratégica Para el Desarrollo Sustentable de la Región Pacífico Sur (Adesur) y consiste en una capacitación de dos días donde se impartirá el curso-taller “Implementación de programas de inocuidad agroalimentaria con base en HACCP: frutas y hortalizas”.

Con el lema “Alimentos sanos del campo a la mesa”, en la jornada se abordarán temas como la importancia de la inocuidad alimentaria, trazabilidad, enfermedades transmitidas por alimentos, buenas prácticas agrícolas y sanidad e higiene de los trabajadores, instalaciones y transporte.

Asimismo, quienes impartirán esta capacitación, Miguel Ángel Martínez Téllez, Irasema Vargas Arispuro y Emmanuel Aispuro Hernández, todos científicos del CIAD, compartirán su experiencia sobre el papel del Análisis de Peligros y Control de Puntos Críticos (HACCP, por sus siglas en inglés) en la producción primaria y procesamiento, entre otros temas.

El curso forma parte del proyecto “Estrategias multidisciplinarias para incrementar el valor agregado de las cadenas productivas del café, frijol, mango, agave mezcalero y productos acuícolas (tilapia) en la región Pacifico Sur a través de la ciencia, la tecnología y la innovación”, iniciativa emprendida con apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Esta capacitación es completamente gratuita para productores(as) de alimentos y tiene un costo de $150 para estudiantes y de $4,000 para consultores. Si desea reservar su lugar o requiere más información, puede enviar un correo electrónico a Olivia Briceño Torres (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) o llamar al teléfono (662) 289 24 00, ext. 402.

 

El hongo Pleurotus, conocido popularmente como seta, es una fuente de alimentación segura, además de económica, por lo que el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) desea invitar a la sociedad a aprender más sobre este.

El curso-taller “Manejo del cultivo de setas y su comercialización” se impartirá en Morelia, Michoacán, en las instalaciones del Centro de Innovación y Desarrollo Agroalimentario de Michoacán (Cidam), consorcio del que forma parte el CIAD, e iniciará el próximo 16 de enero.

Se abordarán temas teóricos como introducción a la fungicultura, uso histórico de los hongos, clasificación, fisiología y principales enfermedades, con énfasis en el tipo seta.

Por el lado práctico se diseñará una unidad de producción que comprende los métodos de cultivo, designación de espacios, desinfección y uso de materiales, entre otros, con el fin de que sea un proyecto que pueda tener una rentabilidad económica.

Con el propósito anterior, también se expondrán las bases fundamentales para diseñar un plan de comercialización con base en un análisis de mercado.

Esta capacitación tiene un cupo limitado y su costo es de $980.00 (materiales incluidos). La duración es de veinte horas que se desarrollarán en tres días.

Los responsables de brindar el curso serán Jacob Antonio González, Salvador de Jesús López, Julio Nájera Santamaría y David Jonathan Sánchez Bautista, adscritos a la Brigada de Educación para el Desarrollo Rural 122.  

Si desea reservar su lugar, puede hacerlo enviando su nombre, teléfono y email al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., llamando al teléfono 443 403 9120 o mediante el formulario electrónico https://forms.gle/ZKjco5ZgjG6MrkyU8.

Bajar de peso es uno de los propósitos que los mexicanos más comúnmente persiguen al iniciar un nuevo año. Sin embargo, este compromiso es abandonado con frecuencia en los primeros meses. Hoy te daremos recomendaciones para lograr esta meta.

Los siguientes consejos son sugerencias de Humberto Astiazarán García, profesor investigador de Nutrición del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y de la nutrióloga clínica Ana Teresa Limón Miró.

Acude con un nutriólogo

Las dietas restrictivas normalmente llevan al fracaso, pues someten a las personas a niveles de ansiedad extraordinarios al prohibir el consumo y racionar las porciones de los alimentos en esquemas que eventualmente son insostenibles por falta de voluntad o por encontrase fuera de la realidad de la vida cotidiana.

Lo mejor es acudir con un nutriólogo(a) que diseñe una dieta personalizada acorde al estado de salud de cada individuo y sus posibilidades de adquisición de alimentos y que busque controlar el peso fomentando buenos hábitos alimenticios y de salud, sin estresar al paciente o sugerirle alimentos fuera de su alcance o interés.

Los nutriólogos deben comprometerse con cada uno de sus pacientes y partir de su diagnóstico nutricional y características iniciales para establecer junto con él metas factibles y saludables. Deben evitar dar copias de la misma dieta sin adaptarla a cada persona.

No busque “productos milagro” o estrategias extremas

El mercado está plagado de productos que ofrecen ayudar a perder peso sin ningún otro esfuerzo más que el ingerir una pastilla o cápsula; muchos de estos se promocionan, incluso, como alternativas naturales.

La realidad es que solo debe ser un profesional de la salud el que indique el consumo de un fármaco, y usted debe cerciorarse que estos están avalados por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), y que no representan un riesgo para la salud.

Si piensa seguir un plan de alimentación que contemple un consumo muy bajo en kilocalorías por ver mayor resultado, puede ser un error. Hoy en día, este tipo de “dietas” y recomendaciones no sólo las encontramos en revistas de moda, también en redes sociales, ahora con los llamados “retos”, en los cuales, personas que en ocasiones no son profesionales de la nutrición, dan la misma dieta y recetario a todas las personas que se registren en línea, sin considerar antecedentes heredofamiliares y personales del interesado.

Además, cuando reducen drásticamente las kilocalorías que habitualmente se consumen, o si decide ayunar un día, la respuesta natural del cuerpo consiste en protegerse, y para ello hace un esfuerzo para ahorrar energía. El cuerpo se prepara por el déficit de alimentos que existe. Por ello, cuando vuelve a incorporar lo que en algún momento restringió o suspende el medicamento que estaba tomando para bajar de peso, puede recuperar el peso corporal que había perdido y hasta presentar un peso mayor al inicial, conocido como el “efecto rebote”.

La manera más sencilla, segura y permanente para perder peso y grasa corporal es hacerlo a través de un plan de alimentación equilibrado, suficiente, completo variado e inocuo. Es necesario tener en cuenta que cada uno necesita consumir distintas cantidades de alimentos y nutrientes, de acuerdo con muchas características, por lo que el plan debe ser personalizado.

No es uno, son muchos hábitos

A veces se cree que lograr un buen estado de salud se trata solo de aprender a comer o de empezar a hacer ejercicio; sin embargo, aunque ambas cosas son de vital importancia, hay muchos otros hábitos que repercuten también a la hora de controlar el peso, como dormir entre siete y ocho horas diariamente, reducir el estrés, mantenerse bien hidratado, erradicar la ingesta excesiva de alcohol, tabaco y cafeína, etcétera.

Así que si estar más sano(a) para vivir mejor es uno de sus propósitos de año nuevo, no dude en acercarse a un profesional de la salud; existen muchos programas en los sistemas de salud pública que le pueden orientar gratuitamente a lograr sus objetivos y que, sobre todo, están basados en la ciencia médica.

 

Contribuir al fortalecimiento de la ciencia en México es el propósito del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) para este nuevo año.

La comunidad del CIAD se reunió tanto en su sede ubicada en Hermosillo, Sonora, como en sus coordinaciones regionales (Guaymas, Sonora; Culiacán y Mazatlán, Sinaloa; Delicias y Cuauhtémoc, Chihuahua) y en la Unidad de Gestión Tecnológica de Tepic, Nayarit, para testimoniar juntos el inicio de un nuevo ciclo laboral.

Pablo Wong González, director general, encabezó el encuentro en el que exhortó a las plantas académica y administrativa a sumar sus talentos para que la institución continúe consolidando su quehacer en beneficio de la sociedad.

Además de los proyectos de investigación propiamente dichos, dentro de las diferentes acciones que el Centro llevará a cabo, se encuentra la realización de eventos académicos sobre temas de alimentación y desarrollo regional, con el fin de socializar avances y resultados de proyectos de investigación que se realizan en la institución.

Asimismo, se continuará promoviendo la vinculación del CIAD con los sectores público, privado y social, a través de eventos que van desde la educación científica para infantes hasta convocatorias que tienen el fin de coadyuvar a que micro y pequeñas empresas puedan mejorar sus productos o servicios con el apoyo de la ciencia. 

Este año el CIAD lanzará sus convocatorias para el ingreso a las maestrías en ciencias y en desarrollo regional, además de diferentes programas de iniciación a la investigación científica para jóvenes universitarios. Puede encontrar más información en www.ciad.mx/posgrados.

El CIAD invita a la sociedad a permanecer informada de las diferentes actividades que se realizarán este año, en el que la institución celebrará su 38° Aniversario, a través del sitio electrónico institucional y sus redes sociales, particularmente, de www.facebook.com/ciad.conacyt.

Laura Celina Ochoa Meza, alumna del doctorado en ciencias del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), investiga cómo prevenir el ataque de hongos en plantas de trigo.

Estudios preliminares del grupo de trabajo señalan que los oligosacáridos de quitosano promueven una respuesta defensiva a nivel molecular en las plantas, por lo que entender cómo funciona este mecanismo completo podría ser la clave para desarrollar productos amigables con el medioambiente que prevengan el ataque de patógenos en el trigo, cereal de alto consumo a nivel mundial.

Para la realización de su tesis doctoral, Laura Celina desarrolló el proyecto de tesis titulado “Inducción de la resistencia sistémica y tolerancia a Puccinia triticina en plántulas de trigo en respuesta a quitooligosacáridos”. Laura Celina es dirigida por el Dr. Miguel Ángel Martínez Téllez, de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal del CIAD, con la participación en el comité de tesis de la Dra. Irasema Vargas Arispuro, Dr. José Juan Virgen Ortiz, ambos investigadores del CIAD, y el Dr. Alejandro Falcón Rodríguez, del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas de Cuba.

Martínez Téllez explicó que la colaboración de los investigadores en este proyecto coadyuvará a entender la respuesta metabólica de plántulas de trigo cuando son atacadas por un microorganismo, pues tienen una amplia experiencia en la investigación del quitosano y sus derivados como activadores de respuesta de protección en plantas.

Por su parte, el Dr. Falcón indicó que con la generación de este conocimiento se cimentan las bases para encontrar estrategias que sustituyan la aplicación de pesticidas químicos que repercuten en la salud de las plantas y de los seres humanos.

Dicho patógeno, explicó, se manifiesta en las hojas, en cualquier estado fenológico del cultivo, mediante pústulas alargadas en el haz de la hoja, de 0.5 a 1 mm de longitud, que rompen la cutícula para desprender las esporas. La infección ocasiona la muerte de la hoja, además de que reduce las posibilidades del crecimiento de la planta hasta, incluso, ocasionar su muerte.

Por último, agregó que anteriormente ya se han hecho estudios similares en plantas de tomate, donde han obtenido resultados favorables en la prevención del ataque de patógenos, además de que las plantas han crecido más de lo esperado.

 

 

Mobile Menu