Notas

 

 

El próximo 18 de mayo se realizará en las instalaciones del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) en Hermosillo, Sonora, el foro Desarrollo Rural en Sonora, Algunas Experiencias, un esfuerzo de esta institución, la Red Gestión Territorial del Desarrollo Rural y la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco (UAM-X).

 

El evento, organizado por la octava generación del Doctorado en Desarrollo Rural de la UAM-X, convoca a la comunidad académica, así como a integrantes de la sociedad civil, a intercambiar resultados de estudios de caso y experiencias de investigación y a dialogar sobre procesos de organización, defensa del territorio, alternativas productivas, comunidades indígenas y otros temas relevantes para la comprensión de la dinámica del desarrollo rural en el estado de Sonora.

 

Como parte de las actividades de este encuentro se impartirán una serie de ponencias en el marco de los temas Género, Familia, Identidad y Salud y Procesos Agrarios y Organizativos. Para ello se contará con la participación de reconocidos investigadores e investigadoras del CIAD, El Colegio de Sonora, el Centro Regional Universitario del Noroeste y la Universidad Autónoma de Chapingo, así como con la intervención de Mario Rojo, representante de la asociación civil Comunidad y Biodiversidad.

 

El foro se inaugurará con la participación de investigadores del CIAD. Para ello, María del Carmen Hernández Moreno dictará la ponencia “Breve diagnóstico de la sociedad rural sonorense”, para ser sucedida por Rosario Román Pérez con la ponencia “Problemáticas familiares y juveniles en áreas rurales de Sonora”. Guillermo Núñez Noriega concluirá la primera etapa con la disertación “Transformación de las ideologías, identidades y relaciones de género en Sonora”.

 

La Sala de Usos Múltiples de la Coordinación de Programas Académicos del CIAD será la sede de este evento que se desarrollará de 9:00 a 14:00 horas. Si desea conocer el programa completo de actividades, haga clic aquí.

 

Fotografía: Gilda Salazar

 

Amamantar es esencial porque conlleva beneficios, tanto para el niño como para la madre, que van mucho más allá de la nutrición; sin embargo, su práctica se ha reducido mucho en el mundo. Se calcula que en México el 86% de los niños se amamanta alguna vez al menos, pero de estos el 44% recibe, además, fórmula láctea. Solo el 5% de los niños llega al quinto mes de vida nutriéndose exclusivamente de leche materna.

 

Las razones que afectan el amamantamiento se inician con una condicionante biológica. El succionar la leche del pecho materno es un acto intuitivo, pero en las mujeres amamantar no es instintivo. Por esto, muchas madres lo practican de forma equivocada y cuando tienen dificultades, si no cuentan con el debido apoyo, abandonan la práctica en sus inicios.

Los factores que influyen en el amamantamiento son de índole sociocultural y económica. Por ello, un grupo de investigadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), encabezado por Ana María Calderón de la Barca y Adriana Bolaños Villar, profesoras de la Coordinación de Nutrición, realizaron un proyecto con el objetivo de diseñar y evaluar materiales de consejería, apropiados culturalmente y basados en las barreras que enfrentan madres sonorenses para iniciar y mantener el amamantamiento.

Durante la investigación le dieron seguimiento y apoyo a un grupo de 91 madres durante cinco meses, desde su egreso hospitalario posparto, y registraron los motivos por los que se abandonó el amamantamiento total o parcialmente. Entre otros, destacaron la percepción de no llenar al niño y producir insuficiente cantidad de leche, además de problemas o dolor en los pechos o pezones.

 

Percepción de insatisfacción

 

Una parte de las entrevistadas sostuvo tener la sensación o percepción de no satisfacer el hambre del bebé. Aun cuando algunas dijeron producir suficiente leche, eventualmente decidieron combinar la lactancia con fórmula materna porque “el niño comía mucho, lloraba mucho o pedía a cada rato”.

 

De acuerdo a la Asociación Americana de Pediatría, durante las primeras semanas el niño es irritable, ya que se está adaptando al ambiente. Por esto se recomienda darle de 8 a 12 tomas al pecho cada 24 horas, sin esperar a que llore, toda vez que el llanto es un indicador tardío del hambre.

 

Problemas en los pechos o pezones

 

Hubo también quienes coincidieron en el argumento de haber suspendido la lactancia o hacerlo parcialmente porque tuvieron grietas en los pechos; estos parecían muy congestionados o tenían pezones planos o invertidos.

 

Las lesiones en los pezones se deben a que el bebé no succiona de manera adecuada. Lo forma correcta de hacerlo es acercar el pezón hacia la boca del lactante hasta que la abra bien; entonces se debe tener seguridad de que el bebé tome todo el pezón y parte de la areola. Sus labios deberán estar hacia afuera (como pescadito), su nariz destapada y se escuchará cómo traga la leche. En cuanto a los pezones planos o invertidos, el problema se soluciona fácilmente con ayuda de una jeringa de plástico invertida, antes de amamantar.

 

Entre pretextos y creencias populares

 

En este estudio también se manifestaron respuestas que, aunque no se presentaron con una alta recurrencia que las valide como argumentos estadísticamente generalizados, no se pueden dejar de mencionar. Entre ellos se encuentran el rechazo del lactante al pecho materno, la necesidad de la madre por regresar a trabajar o estudiar y la suspensión de la práctica por enfermedad del niño o la madre. También, se suspendió el amamantamiento porque el bebé se acostumbró tanto a la fórmula láctea que rechazó el pecho, por lo que es muy importante evitar esta alternativa en la medida de lo posible.

 

Asimismo, se compartieron respuestas aisladas como el cansancio que representa amamantar, la imposibilidad de hacerlo por salir a la calle y la actividad y llanto nocturno del bebé. Incluso, se detectó que el consejo de creencias populares afecta el amamantamiento, como el caso de una adolescente que dejó de dar leche al niño porque “sufrió un susto” y la abuela le dijo que su leche enfermaría al bebé.

 

Una vez identificados los principales problemas, en el mismo proyecto se desarrollaron materiales de apoyo sencillos, como tarjetones ilustrados, para apoyar a las madres. El grupo de investigación considera imprescindible que los programas de salud pública en pro del amamantamiento incluyan el concepto de que la leche materna es esencial. Por esto, no se les debe proporcionar fórmula infantil en el hospital y se les debe ayudar a las madres con recomendaciones sencillas para lograr el éxito al amamantar.

Colaboración de Ana María Calderón de la Barca, profesora investigadora del CIAD

 

 

Bart Toirkens es un estudiante holandés de 28 años de edad que, en su búsqueda por desarrollarse profesionalmente, encontró su mejor opción en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), en Hermosillo, Sonora, México.

 

Oriundo de Geldrop, Países Bajos, Bart actualmente estudia la maestría en Tecnología de Alimentos en la Universidad de Wageningen, pero cautivado por experimentar la cultura latinoamericana, según nos manifestó, no pensó dos veces la oportunidad de viajar a México para realizar una estancia en una institución con el prestigio académico que tiene el CIAD.

 

Dirigido por la Dra. Elizabeth Carvajal Millán, perteneciente al grupo de investigación en Biopolímeros, Bart estudia la encapsulación de papaína en nanoesferas compuestas por arabinoxilanos y pectina, usando el método de electroaspersión.

 

La papaína es una enzima a la cual se le atribuyen múltiples beneficios como coadyuvante en el sistema digestivo y por favorecer el aceleramiento en la sanación de heridas.

El encapsulamiento de dicha enzima en nanoesferas podría otorgarle mayor estabilidad para resistir la hostilidad a la que se enfrenta cuando ingresa al sistema digestivo, lo cual, según asegura el joven Toirkens, mejoraría su funcionamiento para diferentes aplicaciones médicas.

 

Impartiendo cátedra a nivel global

 

Una vez que en agosto Bart concluya su estancia en el CIAD, también habrá terminado su maestría y, entonces, espera colocarse laboralmente en una empresa transnacional en la que pueda aplicar los conocimientos que ha adquirido tanto en el Centro como en su alma mater, y donde le sea reconocida su experiencia académica en el extranjero, pues además de estudiar en México, previamente hizo una estancia en Indonesia.

 

En el contexto de su experiencia internacional, Toirkens considera que los artículos académicos del grupo de investigación en Biopolímeros del CIAD son de una alta calidad y prueba de ello es su publicación en reconocidas revistas científicas. En ese sentido, Bart confiesa que lo que más le ha gustado del CIAD es la investigación básica que aquí se realiza, además de la libertad de la que gozan los investigadores de estudiar lo que ellos deseen, pues en Holanda la mayoría de los fondos para la investigación son privados y el investigador debe trabajar en lo que la iniciativa privada le solicite.

 

Una valiosa opción a considerar

 

Con base en su grata experiencia, Bart espera que estudiantes de todo el mundo valoren la oportunidad de estudiar en el CIAD, pues a diferencia de instituciones de investigación extranjeras, en el CIAD los investigadores imparten cátedras a sus estudiantes, lo cual es muy poco común en Holanda, ya que esta labor es casi exclusiva para las universidades.

 

A quien se anime, Bart le deja tres recomendaciones: viajar con una actitud abierta a experimentar la cultura mexicana en su totalidad, planear un par de semanas de vacaciones para conocer las provincias de México y, finalmente, traer consigo “una tonelada” de bloqueador, pues los rayos del sol son “una locura”.

 

El plato del buen comer es una guía de alimentación que forma parte de la Norma Oficial Mexicana para la promoción y educación para la salud en materia alimentaria, la cual establece criterios para la orientación nutritiva en México. Consiste en un gráfico donde se representan y resumen estos criterios, dirigidos a brindar a la población opciones prácticas, con respaldo científico, para tener una alimentación correcta que pueda adecuarse a sus necesidades y posibilidades.

 

El plato del buen comer facilita la identificación de los tres grupos de alimentos (verduras y frutas, cereales y tubérculos, leguminosas y proteínas de origen animal), la combinación y variación de la alimentación, la selección de menús diarios con los tres grupos de alimentos y el aporte de energía y nutrientes a través de la alimentación correcta.

 

Con base en los lineamientos de dicha guía, una alimentación debe ser completa; es decir, que incluya por lo menos un elemento de cada grupo alimenticio en cada desayuno, comida y cena; también debe ser equilibrada, lo cual significa que los nutrimentos guarden las proporciones entre sí, al integrar alimentos de los tres grupos cada vez que uno se sienta a la mesa.

 

Para cubrir las necesidades nutricionales de cada persona de acuerdo a edad, sexo, estatura, actividad física o estado fisiológico, la guía plantea que la alimentación debe ser suficiente. En el mismo sentido, se establece incluir diferentes alimentos de los tres grupos en cada tiempo de comida; es decir, que sea variada.

 

Por último, se indica que la alimentación debe ser higiénica y adecuada; en otras palabras, que los alimentos se preparen, sirvan y consuman con limpieza y que sean preparados de acuerdo a los gustos, costumbres y disponibilidad de los alimentos en la región.

 

Verduras y frutas

 

Las verduras y las frutas son fuente de vitaminas, minerales y fibra que ayudan al buen funcionamiento del cuerpo humano, permitiendo un adecuado crecimiento, desarrollo y estado de salud. La naturaleza proporciona los nutrientes que necesitamos en frutas y verduras de cada estación. El consumo de frutas y verduras de temporada ayuda a nuestra economía y salud. Cuando las frutas se consumen durante las estaciones que les corresponden tienen un mejor sabor y los beneficios para la familia son más evidentes.

 

Cereales

 

Los cereales son imprescindibles en nuestra alimentación por su alto contenido de vitaminas y minerales y, sobre todo, por su aporte de hidratos de carbono complejos (almidón), que son una fuente de energía de alta calidad. También son la principal fuente de hierro y una fuente importante de fibra.

 

Leguminosas y alimentos de origen animal

 

Se encuentran en el mismo grupo porque ambos tienen un alto contenido de proteína y son fuente importante de energía y fibra. No obstante, aunque los productos de origen animal son fuente de proteínas, tienen un alto contenido de grasa saturada y colesterol. Por eso, conviene consumir carne blanca (pescados y aves), de preferencia sin piel, por su bajo contenido de grasa saturada. Debe fomentarse un bajo consumo de carne roja y, al consumirla, elegir cortes magros (con poca grasa).

 

¿Cómo medir las porciones?

 

Cada persona puede comer una o más porciones de acuerdo a sus necesidades individuales (edad, sexo, estatura, actividad física y estado fisiológico), según sea indicado con la orientación de un profesional de la salud. Para identificar más fácilmente el tamaño de las porciones por cada alimento puede ser útil emplear objetos de la vida cotidiana como referencia, tal como se muestra en la siguiente infografía:

 

Colaboración de Graciela Caire Juvera, profesora investigadora del CIAD

 

Con la finalidad de mostrar la oferta educativa con que se cuenta para realizar una especialidad, maestría o doctorado en el país o en el extranjero, del 22 al 29 de abril el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) realizó la 17° Feria Nacional de Posgrados de Calidad 2016.

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participó en este evento en el que se reunieron más de noventa instituciones académicas mexicanas y más de tres decenas de universidades de diferentes países como Inglaterra, Canadá, España, Francia, Estados Unidos y Alemania, entre otros.

 

A través de la representación del personal de la Coordinación de Programas Académicos del CIAD se expuso ante miles de jóvenes la convocatoria para el ingreso a la maestría y el doctorado en Ciencias, así como a la maestría y el doctorado en Desarrollo Regional, además del contenido de cada una de las líneas de investigación.

 

El encuentro inició los días 22 y 23 de abril en el World Trade Center de la Ciudad de México, continuó el 25 de abril en las instalaciones de La Paz de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, prosiguió el 27 de abril en el Centro Educativo y Cultural Manuel Gómez Morín de Querétaro y concluyó el 29 de abril en la Universidad del Caribe, en Cancún, Quintana Roo.

 

Además de la oferta educativa, los asistentes pudieron disfrutar de conferencias magistrales en las que destacados investigadores mexicanos hablaron sobre su experiencia de estudiar un posgrado de calidad, ya sea en México o en el extranjero.

 

Asimismo, se ofrecieron pláticas sobre financiamiento, ya que se subrayó que Conacyt no es la única institución que puede apoyar económicamente a los estudiantes para que realicen un posgrado, ya que también hay otras instancias que dan otro tipo de apoyo como créditos educativos. Por tal motivo, se contó con la participación del Fondo para el Desarrollo de Recursos Humanos (Fiderh) y la Fundación Mexicana para la Educación, la Tecnología y la Ciencia (Funed)

 

De acuerdo a Martín Winocur Iparraguirre, Director de Vinculación del Conacyt, la idea de esta feria es que los estudiantes pueden resolver dudas que no se responden en una convocatoria o en una página electrónica. Resaltó que este evento ha tenido un gran impacto, pues se ha detectado que alrededor de cuarenta por ciento de las personas que asisten a este evento después realiza algún estudio de posgrado.

 

Si desea conocer más información sobre la oferta académica del CIAD, puede consultar www.ciad.mx/posgrados. 

 

Durante los días 26 y 27 de abril estudiantes de la carrera de Química Industrial de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), campus Tijuana, visitaron el Laboratorio de Fisiología Celular y Bioprocesos y la Planta Piloto de Productos Cárnicos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), en Hermosillo, Sonora.

 

Como parte de los contenidos de la materia Tecnología Industrial, a cargo de la maestra Marvic Carrillo Terrazas, los estudiantes realizaron un ensayo en el que observaron la cinética de crecimiento de la bacteria bacillus thuringiensis, con el objetivo de que tuvieran la oportunidad de poner en práctica los conocimientos adquiridos en el aula.

 

Como parte de la asignatura Tecnología de Alimentos II, a cargo de las maestras Ethel Cota Rubio y María Patricia Calvillo Castarena, se experimentó en los laboratorios los contenidos teóricos de dicha materia, por lo que la visita a la planta piloto de carnes fue oportuna para la elaboración de embutidos como chorizo, tocino, pastrami y jamón.

 

En un esfuerzo conjunto con los responsables de los laboratorios, el grupo también conoció las instalaciones del Centro y una parte de la labor científica que se lleva a cabo en sus distintas áreas de investigación en alimentos; experiencia que les será muy útil debido al alto reconocimiento nacional e internacional que tiene el CIAD en esta área, según comentó Cota Rubio.

 

Estas prácticas fueron programadas con la finalidad de que, como conclusión del curso, el estudiantado se familiarizara con el quehacer de su profesión, favoreciendo el desarrollo de habilidades para que los egresados cuenten con la preparación necesaria al incorporarse al sector productivo.

 

Con la finalidad de impulsar el desarrollo económico y social de las comunidades sonorenses en las que la producción artesanal de quesos es una actividad básica para la manutención familiar, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) inauguró en Pueblo de Álamos, Ures, Sonora, el pasado 26 de abril, una sala de proceso móvil para la producción inocua de estos derivados lácteos.

 

Dicha unidad de producción es una iniciativa del Laboratorio de Innovación Rural de la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD, por medio de la cual los investigadores involucrados buscan instruir a los productores sobres las buenas prácticas de producción que, con base en recomendaciones científicas, garanticen la inocuidad y la sustentabilidad en la producción de queso regional como una forma de dar valor agregado a este producto.

 

El evento contó con la presencia del grupo de científicos del CIAD que ha impulsado dicho proyecto, encabezado por María del Carmen Hernández y Alfonso Gardea Béjar. Además de estar presente un nutrido grupo de productores, a la inauguración asistieron Pablo Wong González, Director General del CIAD; Julio César Corona Valenzuela, titular estatal de la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Recursos Hidráulicos, Pesca y Acuacultura (Sagarhpa), y David Gracia Paz, Presidente Municipal de Ures, entre otros.

 

Contando también con la presencia de don Lázaro Rodríguez Munguía, propietario del rancho Las Potrancas, lugar donde se instaló esta sala de procesos móvil, el titular de Sagarhpa dio testimonio del avance tecnológico que esta innovación ha significado para el proceso de ordeña y de producción del queso. Esto, dijo Corona Valenzuela, debe ser la base para generar un sello que identifique la garantía de inocuidad y calidad que brinde una diferenciación competitiva en el mercado, la cual busca este grupo de productores mediante la orientación del CIAD.

 

Corona Valenzuela reconoció la fortaleza del proyecto y destacó la utilización de paneles solares como fuente de energía renovable, pues su inclusión en proyectos productivos marcha en congruencia con las metas de la Sagarhpa. De tal manera, se comprometió a gestionar los recursos necesarios ante las instituciones federales competentes para replicar este modelo de producción para, al menos, diez unidades más.

 

En su participación, el director general del CIAD destacó la relevancia de este proyecto, pues a través de la transferencia de innovación y tecnología, desde raíz está destinado a impactar positivamente a la comunidad en términos económicos, y ambientales. Wong González señaló también la necesidad de acabar con el asistencialismo en el campo mexicano y fortalecer las capacidades productivas locales para que éstas sean autosostenibles y autosustentables

 

Los asistentes coincidieron en que este tipo de proyectos no solo impulsa el desarrollo económico regional, sino también el social, pues en un entorno donde existe poca generación de empleos y un alto índice de migración, fortalecer el quehacer de los productores locales favorece al bienestar de la comunidad.

 

Se pretende que la inauguración de esta primer sala de proceso móvil aliente a los productores regionales a acercarse al CIAD para buscar la asesoría científica apropiada que otorgue una mejor calidad en sus productos.

 

La próxima edición de Sábados en la Ciencia, el programa de divulgación científica más popular entre la niñez y juventud hermosillense, ofrecerá la oportunidad de conocer la riqueza cultural de los niños y niñas pertenecientes a los pueblos originarios de México.

 

En esta ocasión, el taller organizado por el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), la Universidad de Sonora (Unison) y La Burbuja, Museo del Niño, será impartido por el antropólogo Ricardo Garibay Velasco, quien brindará la charla “Entre bukis y chilpayates: las raíces de la niñez mexicana”.

 

Como parte de las actividades de dicho taller, el expositor explicará qué papel interpretan los menores de edad en diferentes etnias de la república mexicana; cómo se desarrollan, cómo aprenden, cuáles son sus tradiciones, cuál es su relación con la naturaleza, qué los identifica y qué los distingue de los infantes que viven en las zonas urbanas del país.

 

En la charla se abordará de manera particular a la cultura seri, una tribu originaria del estado de Sonora que, de acuerdo al investigador, es por demás interesante, ya que reflejan la fortaleza de un pueblo que ha sabido sobrevivir y coexistir en un ecosistema difícil con condiciones meteorológicas extremas.

 

Garibay Velasco cuenta con amplia experiencia académica en temas de medio ambiente, manejo de recursos naturales, organización social y desarrollo rural en comunidades campesinas y pueblos indígenas. Inició su trabajo profesional con comunidades étnicas de Sonora y recientemente se ha dedicado a la antropología visual.

 

El evento se celebrará en La Burbuja, Museo del Niño, el cual se encuentra en el interior del parque recreativo La Sauceda, ubicado en Periférico Oriente y bulevar Francisco Serna. 

 

La cita es el sábado 7 de mayo a las 10:00 horas, y es importante que quien desee acudir al evento reserve su lugar al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., pues el cupo es limitado. Para mayor información puede comunicarse al teléfono (662) 289 2400, extensión 505.

 

Sábados en la Ciencia es un programa dirigido a niños y niñas menores de once años de edad, que se realiza mensualmente y que no tiene costo de acceso para el público. Si desea obtener más información, consulte su página Facebook.com/sabadosenlaciencianoroeste.

 

  

El libro Pacífico mexicano. Contaminación e impacto ambiental: diagnóstico y tendencias, que aborda el tema de la contaminación en los mares, se presentó este viernes en el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE).

 

Durante la presentación, Alfonso Vázquez Botello, impulsor de la sanidad de los mares, dijo que este es el primer libro que compila los resultados que sobre el tema de contaminación han hecho investigadores mexicanos en este litoral.

 

Anotó que el libro concentra la aportación de 150 autores que trabajan en 28 instituciones de reconocida calidad científica, quienes aportan 43 capítulos compilados en dos tomos para un total de 930 páginas.

 

Para integrar esta obra fue necesaria la participación como editores de Vázquez Botello y Federico Páez Osuna, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 

También colaboraron Lía Méndez Rodríguez, del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR); Miguel Betancourt Lozano, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), y Saúl Álvarez Borrego y Rubén Lara Lara, del CICESE.

 

En la presentación del libro, en el auditorio “Pedro Ripa” del CICESE, participaron los investigadores Anamaría Escofet Giansone, Saúl Álvarez, Rubén Lara y el propio Alfonso Vázquez, quienes explicaron los contenidos.

 

El primer tomo contiene el marco conceptual, patrones de uso y niveles de concentración de contaminantes críticos, como plaguicidas, metales, metaloides e hidrocarburos.

 

El segundo capítulo aborda la descripción de los sitios contaminados, características, propiedades y fuentes de origen de la contaminación microbiológica y atmosférica.

 

También toca casos de impacto ambiental y la revisión actualizada de la normatividad y regulaciones asociadas a los litorales del Pacífico mexicano.

 

A manera de compilación la obra presenta el resultado de investigaciones especializadas sobre los principales contaminantes y los cambios ambientales negativos que han afectado la costa del Pacífico mexicano.

 

Este litoral es una larga y angosta franja que se extiende por once estados de México y abarca ocho mil kilómetros de longitud.

 

El financiamiento para la edición provino de diversas instituciones como la Universidad Autónoma de Campeche, a través del Instituto de Ecología, Pesquerías y Oceanografía del Golfo de México, el Instituto de Biología y el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM, el CIAD, el CICESE y la alianza entre el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y la Fundación Gonzalo Río Arronte.

 

Esta obra, consideró Leonardo Lizárraga Partida, quien tuvo a su cargo un capítulo dedicado a la incidencia de vibrios en ostiones cultivados en Baja California, da coherencia a la comprensión de estos rubros en los mares patrimoniales de México, y se complementa con el trabajo de Vázquez Botello sobre la vulnerabilidad de los frentes oceánicos mexicanos ante el cambio climático.

 

La publicación pertenece a la Serie Científica de la editorial del Instituto EPOMEX y puede consultarse en la liga:

http://epomex.uacam.mx/?modulo_micrositio>paginas&acciones_micrositio>ver&id_pagina>ekc>.

 

Boletín del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada

 

El pasado lunes el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD, en Hermosillo, Sonora, recibió la exposición fotográfica itinerante Las doce por la igualdad y la paz en Sonora, una exhibición artística que tiene por objetivo sensibilizar a la población sonorense sobre la violencia de género en la entidad, particularmente sobre los feminicidios.

 

La obra es una colección de doce fotografías de mujeres de diferentes edades que, maquilladas, simulan haber sido violentadas; son doce porque representan las doce recomendaciones que la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) hizo al gobierno de Sonora, en relación a la alerta de género que la asociación civil Alternativa Cultural para la Equidad de Género (ACEG) solicitó activar en la entidad.

 

Las recomendaciones son: contar con un sistema de información confiable, implementar un programa integral para erradicar la violencia, coordinar la armonización legislativa en el congreso estatal, buscar la eficiencia e independencia del Instituto Sonorense de la Mujer y de sus dependencias municipales. 

 

Asimismo se exhorta a contar con agencias ministeriales especializadas, establecer centros de justicia y refugios, diseñar protocolos de investigación especializados en género y capacitar a servidores públicos sobre género, derechos humanos y violencia familiar y sexual contra las mujeres. Además, se aconseja emprender una campaña informativa para la sociedad sobre derechos humanos, género e interculturalidad, así como garantizar la privacidad de la denuncia y la reeducación para agresores.

 

Las acciones antes mencionadas se han propuesto en el marco de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y son el resultado del trabajo de un grupo de interdisciplinario de investigación, que después de realizar un exhaustivo trabajo de campo en Cajeme, Sonora, concluyó en su informe que era viable y necesaria la puesta en marcha de la alerta de género para este municipio, además de que se extendiera en todo el estado.

 

La exposición, que es autoría de la fotógrafa Xóchitl Calderón, forma parte de las gestiones del proyecto "Aplicación y evaluación de protocolos de actuación con perspectiva de género para la prevención y atención de la violencia en instituciones de educación superior” bajo la responsabilidad de la Dra. Rosario Román Pérez.

 

Si desea conocer más información sobre esta exposición o desea hacer contacto con quien la organiza, puede consultar el Facebook.com/lasdoce.

Mobile Menu