Notas

 

Hoy el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) celebra el cumplimiento de veinte años desde que la Secretaría de Educación Pública (SEP) le otorgó el reconocimiento de validez oficial al programa de Doctorado en Ciencias, posgrado que se ha consolidado como uno de los pilares que sostienen el prestigio que el Centro ha ganado a nivel nacional e internacional.

 

En estas dos décadas han egresado 205 profesionales que se han especializado en las áreas de alimentación, nutrición, salud, desarrollo regional y recursos naturales mediante la generación, innovación, aplicación y difusión de conocimiento científico y tecnológico.

 

Fue el 14 de agosto de 2000 cuando María del Carmen Candia Plata se convirtió en la primera egresada del doctorado en ciencias de esta institución, un orgullo del CIAD que en su haber tiene el mérito de ser la fundadora de la Escuela de Medicina de la Universidad de Sonora y que actualmente ostenta la responsabilidad como titular del Laboratorio Estatal de Salud Pública de Sonora.

 

Por su parte, el día de hoy Abdiel Keni Cota Ruíz, estudiante de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal, alumno de la profesora investigadora Gloria Yépiz Plascencia, se convirtió en el ducentésimo quinto egresado de este posgrado al presentar su tesis “Regulación de la expresión de fosfofructocinasa y fructosa 1,6- bisfosfatasa en camarón Litopenaeus vannamei por HIF-1 en hipoxia”.

 

Tanto el el Dr. Pablo Wong González como la Dra. Herlinda Soto Valdez, Director General y Coordinadora de Programas Académicos del CIAD, respectivamente, enviaron un mensaje de felicitación a la comunidad del Centro en los que se extendiò un reconocimiento a todas las personas que han contribuido en mantener la excelencia de este programa y han hecho crecer su alcance.

 

Herlinda Soto precisó que actualmente dicho posgrado está siendo evaluado dentro del Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), con el propósito de lograr la categoría de Competencia Internacional, el cual es el máximo nivel otorgado por el PNPC.

 

 

Con el avance en el conocimiento del genoma humano, y con ello el incremento de la información que se ha generado sobre los genes relacionados con la utilización de nutrientes y algunos estados patológicos, ha surgido el enfoque de la Genómica Nutricional (Nutrigenética y Nutrigenómica) en el campo de la nutrición. Este enfoque ha generado la expectativa de diseñar dietas personalizadas basadas en la información genética para luchar contra enfermedades o reducir factores de riesgo como la obesidad.

 

Para enfermedades en las que la causa radica en un solo gen esto ya es una realidad (por ejemplo, dietas libres de fenilanalina, para fenilcetonúricos). Pero para enfermedades más complejas (como la obesidad y la diabetes) esa expectativa se ve más lejana de cumplir, ya que además de estar involucrados varios genes (conocidos o no), también influye el estilo de vida de la persona.

 

Desafortunadamente para el usuario común, algunas compañías y “profesionales” de la nutrición se aprovechan del poco conocimiento que tiene la población en general de estos términos tan sofisticados, para obtener ganancias económicas, sin poder cumplir lo que se promete.

 

A continuación vamos a explicar algunos términos que nos ayudarán a darnos cuenta de que todavía faltan algunos años y mucha investigación para que las dietas personalizadas puedan llegar a ser una realidad:

 

La polémica identificación del presunto culpable

 

Si tomamos como ejemplo las dietas “personalizadas” para la reducción de peso corporal, la personalización consiste primeramente en conocer información genética de la persona interesada. Esto se hace mediante una prueba de perfil genético (también conocida como prueba nutrigenética o prueba de perfil nutrigenético), la cual trata de analizar en una muestra de saliva o sangre, y mediante técnicas de biología molecular, si están presentes o no variaciones de algunos genes (conocidos como mutaciones o polimorfismos de un solo nucleótido) que se supone están relacionados con el desarrollo de la obesidad.

 

El problema es que la información sobre la asociación de las variaciones genéticas sobre la obesidad no es concluyente aún, pues depende de la población en la que se haya realizado el estudio. Es decir, en algunas poblaciones la presencia de variaciones de estos genes, en conjunto con el tipo de dieta, sí resultan ser los responsables de la obesidad, mientras que en otras poblaciones no se encuentran los mismos resultados.

 

Desde este punto de vista, el resultado de la prueba de perfil genético puede indicarnos si tenemos un determinado polimorfismo genético, pero no nos asegura que este se relacione con la obesidad; por lo tanto, el cambio en la alimentación sugerido podría no tener efecto en la disminución del peso corporal.

 

Así pues, para tener esta certeza se requieren suficientes estudios poblacionales que se realicen con todo el rigor científico y que ofrezcan resultados concordantes para poder generar un consenso de dicha asociación que pueda servir a una población dada o a todas las personas. Lo anterior será necesario para cada uno de los cincuenta o setenta genes que se analizan en la prueba genética.

 

Una vez que se obtengan los consensos científicos de la relación de las variaciones de los genes evaluados en la prueba genética, se requerirán estudios que comprueben que las modificaciones en la dieta realmente sirven para la esperada reducción de peso. Hasta hoy, muy pocas investigaciones han estudiado el impacto de dietas diseñadas para lograr la reducción de peso con base en la información genética, y no han dado resultados alentadores.

 

La opinión de la Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos sobre la Genómica Nutricional fue que la aplicación práctica de este enfoque para enfermedades crónicas complejas es un campo de la nutrición que está empezando y que el uso de las pruebas nutrigenéticas para dar consejos dietarios no está lista para la práctica rutinaria en dietética.

 

Asimismo, la Academia enfatiza que los nutricionistas requieren competencias en genética como base para el entendimiento de la genómica nutricional. Por lo anterior, es importante que en las licenciaturas relacionadas con la nutrición incluyan en su programa de estudios materias relacionadas con esta disciplina, tales como biología molecular y genómica nutricional. Por otro lado, deberán también considerarse aspectos tales como la bioética y la legislación en el país, con el propósito de regular y proteger el uso de la información genética personal obtenida mediante las pruebas de perfil genético.

 

Pero no debemos desanimarnos, mientras se realizan investigaciones que ofrezcan evidencias de que una dieta puede ser diseñada con base en nuestra información genética y que esta sea efectiva para la reducción de peso, la recomendación sigue siendo la que se basa en el balance de energía: moderar el consumo de grasas saturadas y carbohidratos simples y aumentar el gasto de energía realizando actividad física, como caminar treinta minutos diarios.

 

Colaboración de Silvia Yolanda Moya Camarena

Profesora investigadora del Laboratorio de Nutrición Molecular del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo

 

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) abre sus puertas para que estudiantes de nivel superior pasen un verano científico, poniendo en práctica su experiencia académica en una de las áreas de investigación y generación de conocimiento que la institución ofrece dentro de sus programas de posgrados.

 

En esta convocatoria pueden participar las y los estudiantes que reúnan los requerimientos establecidos en el enlace denominado Requisitos para Estudiantes Externos de Bachillerato y Licenciatura, el cual puede encontrar en el sitio www.ciad.mx/posgrados en la pestaña Reglamentos y formatos.

 

Asimismo, es necesario que quien atienda a esta invitación se acerque directamente a alguna de las personas que integran la planta de investigación del CIAD para acordar la realización de un proyecto en específico. Puede conocer a las y los investigadores del Centro en www.ciad.mx/coordinaciones

 

Dentro de sus líneas de investigación en ciencias exactas, el CIAD cuenta con Acuacultura, Biopolímeros, Biotecnología, Bioquímica, Manejo ambiental, Microbiología, Nutrición, Tecnología de Alimentos y Toxicología.

 

Las líneas de generación y aplicación del conocimiento del programa de Desarrollo Regional comprende estudios en Economía y desarrollo regional, Estudios sociales sobre alimentación y desarrollo, Estudios ambientales y socioculturales del desarrollo y Estudios de desarrollo humano y vulnerabilidad social.

 

El Verano de la Investigación Científicaes un programa de la Academia Mexicana de Ciencias que tiene como objetivo principal fomentar el interés de estudiantes de licenciatura por la actividad científica en cualquiera de sus áreas: Físicomatemáticas, Biológicas, biomédicas y químicas, Ciencias sociales y humanidades e Ingeniería y Tecnología.

 

El programa consiste en promover y facilitar que los estudiantes realicen estancias de investigación de siete semanas de duración en los más prestigiados centros e instituciones de investigación del país, bajo la supervisión y guía de investigadores en activo, quienes los introducen en el apasionante mundo de la ciencia al permitirles participar en algún proyecto de investigación.

 

Si desea obtener mayor información, puede llamar al (662) 289 2400, extensión 262.

 

En la antesala de la celebración del Congreso Internacional en Ciencias Alimentarias y Biotecnología (Cicab), el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) invita al curso Alimentos funcionales: principales beneficios en la salud, que se realizará del 14 al 16 de noviembre en Hermosillo, Sonora.

 

Actualmente las demandas del consumidor tienden hacia la búsqueda de alimentos con propiedades funcionales que, además de contener un valor nutritivo, posean componentes con actividad fisiológica que permitan un mejor estado tanto físico como mental, reduciendo el riesgo de enfermedades y preservando su calidad de vida.

 

En este curso se proporcionará información actualizada de alimentos funcionales, entre la que se incluyen aspectos relacionados con la clasificación, propiedades funcionales, beneficios para la salud en enfermedades específicas, tecnologías de procesamiento y regulaciones nacionales e internacionales debidas al uso de estos alimentos y sus ingredientes.

 

Quienes impartirán este taller son Rocío Campos Vega, profesora investigadora del Departamento de Investigación y Posgrado en Alimentos de la Universidad Autónoma de Querétaro, y Gustavo González Aguilar, profesor investigador de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal del CIAD.

 

 

El pasado lunes se llevó a cabo en El Colegio de la Frontera Norte (El Colef) la primera jornada del foro “Un ambiente para todos: construcción de gobernanza en el noroeste y la frontera norte de México”, donde diversos actores del sector social, académico y gubernamental dialogaron a través de diversas mesas de trabajo y conferencias con el fin de identificar las oportunidades que presenta la gobernanza ambiental en la región noroeste y la frontera norte de México.

 

En su mensaje de inauguración, Tonatiuh Guillén López, Presidente de El Colef, externó su reconocimiento a las organizaciones participantes y manifestó su deseo de que las conclusiones a las que se arribaran se constituyeran en material útil para los temas de desarrollo ambiental que fortalecieran a las instituciones y la capacidad de la sociedad civil para involucrarse en este tipo de temáticas.

 

En tanto, José Manuel Valenzuela Arce, Secretario General Académico de El Colef, dijo que esta iniciativa busca construir nuevas estrategias de gobernanza ambiental vinculadas con la preservación de las especies que habitan en nuestro planeta.

 

Posteriormente se realizó el primer encuadre, donde los investigadores Lina Ojeda Revah, Efraín Nieblas Ortiz y Pablo Wong González abordaron el tema de Transparencia y Acceso a la Información Pública con respecto a la gobernanza ambiental. El panel estuvo moderado por la académica Gina Chacón Fregoso, del Centro de Análisis e Investigación FUNDAR.

 

En su intervención sobre los retos del desarrollo costero, Wong González señaló que dentro de la llamada economía del conocimiento es imprescindible considerar a la sociedad para la toma de decisiones y que en el contexto de la conservación ambiental es importante que los ciudadanos tengan acceso oportuno a la información para los diferentes usos o aplicaciones que se busquen.

 

El Foro continuó con diferentes actividades donde se discutieron temas como Participación Ciudadana, Recursos Naturales, Gestión Territorial y Desarrollo Costero.

 

 

La comunidad hermosillense cuenta con una nueva fuente de información climatológica de acceso público gracias a que el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) ha activado una estación meteorológica en sus instalaciones del ejido La Victoria, en la capital sonorense.

 

Datos como temperatura, humedad, velocidad del viento, presión atmosférica, entre otros, ya pueden ser consultados en tiempo real ingresando al sitio ciad.mx/climahmo; próximamente también estará disponible información sobre irradiación solar e índice de exposición ultravioleta.

 

Tomás Madera Santana, investigador del CIAD responsable de este proyecto, dijo que con esta innovación el Centro se suma a la Comisión Nacional del Agua y a la Universidad de Sonora como las únicas tres instituciones públicas en la entidad en contar con una herramienta tecnológica que ofrezca datos tan específicos.

 

Asimismo, añadió que la estación marca Davis modelo Vantage Pro, será utilizada, en primera instancia, como un instrumento analítico para el desarrollo de investigaciones en intemperismo, disciplina científica que estudia los efectos de la exposición de todo material a condiciones del medioambiente. 

 

Actualmente, y en coordinación con la Red Temática de Intemperismo de Materiales Plásticos (Redinmaplas), Madera Santana trabaja en el desarrollo de materiales poliméricos para envasar bebidas y alimentos que tengan la capacidad de degradarse y reintegrarse al medioambiente sin necesidad de ser depositados en una composta, solo con la exposición a la luz solar.

 

Los efectos de la irradiación solar y exposición ultravioleta en Sonora, dijo el académico, representan una amplia oportunidad para la investigación, ya que, por ejemplo, el monitoreo de estos indicadores señala que estos se encuentran permanentemente en el límite recomendable al que una persona puede exponerse sin bloqueador solar o prendas adecuadas.

 

Por último, Madera Santana destacó la labor del Dr. Alfonso Aguilar y el Ing. Luis Leyva del Departamento de Tecnologías de la Información y Comunicación, así como Manuel Urías y José A. Lopez del área de Mantenimiento del CIAD, pues la activación de la estación meteorológica es el resultado de la combinación del esfuerzo y talento de un trabajo en equipo.

 

Con el propósito de compartir su experiencia en el estudio del sector automotriz en México, recientemente investigadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participaron en la Conferencia Mundial “Las nuevas fronteras de la industria automotriz global: tecnologías, aplicaciones, innovaciones y mercados”, celebrada en Puebla, Puebla.

 

Sergio Sandoval Godoy y Pablo Wong González, investigadores de la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD, son miembros de la Red Innovación y trabajo de la Industria Automotriz de México (ITIAM) y del Grupo Permanente para el Estudio de la Industria Automotriz y sus Empleados (Gerpisa, por sus siglas en inglés). Ambos participaron como ponentes junto a noventa especialistas del sector automotriz provenientes de once países.

 

Sandoval Godoy presentó su ponencia “Procesos de innovación en la planta Ford de Hermosillo: centros de responsabilidad regional y gestión del conocimiento”. En ella se analizan treinta años de trayectoria de la ensambladora, poniendo especial énfasis en las capacidades de absorción y de gestión del conocimiento, los factores de proximidad entre las empresas proveedoras y los factores contingentes y de experimentación que determinan los diferentes tipos de innovación.

 

Por su parte, Wong González compartió su experiencia a través de la ponencia “La industria automotriz de México y China: ¿Roles diferenciados en la división global del trabajo? En el trabajo se esbozaron los roles de México y China en la industria automotriz a nivel global, como una forma de aproximarse a  las interacciones de competencia y complementariedad.

 

 

Las fronteras se transforman

 

En la agenda de este encuentro se hizo énfasis en la cambiante geografía de la industria automotriz, la ubicación de mercados claves, ensamblaje y producción, así como en las tendencias de Investigación+Desarrollo+Diseño.

 

Asimismo, se examinó cómo las fronteras están cambiando, no solo entre regiones, sino al interior de la cadena de valor, con base en el surgimiento de mercados e industrias emergentes debido a la aparición de nuevas tecnologías, áreas de innovación, aplicaciones y regulaciones.

 

Los especialistas discutieron, además, cómo se verá afectado el trabajo y el empleo con la tendencia global en el desarrollo de vehículos autónomos y eléctricos, así como las implicaciones locales y regionales que esto tendría en los sistemas de producción, consumo y desarrollo.

 

El evento se desarrolló del 1 al 3 de junio, en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, campus Puebla, y fue copatrocinado por diez instituciones, entre ellas el CIAD. Incluyó recorridos y visitas a plantas automotrices como Audi y Volkswagen.

 

 

Con el propósito de consolidar las buenas prácticas de los laboratorios, en apego al método científico y al rigor del análisis estadístico de los datos de control de la calidad y del propio ensayo, personal de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal (CTAOV) del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) recibió capacitación sobre la norma “Competencia Técnica basada en la Norma NMX-EC-17025-NMC-2016”.

 

Dentro de los temas que se abordaron en el curso destacan la gestión de calidad de las mediciones, conceptos selectos del Vocabulario Internacional de Metrología, principios subyacentes del ISO/IEC 17025, confirmación metrológica y calificación de los equipos, casos típicos del control de calidad y análisis estadístico de los datos.

 

Alma Rosa Islas Rubio, titular de la CTAOV del CIAD y gestora de esta capacitación, comentó que la instrucción recibida por los investigadores y técnicos servirá para fortalecer el nivel de calidad de los laboratorios del CIAD e impulsar que los laboratorios implementen las medidas requeridas para asegurar que las mediciones que realizan cumplan con los criterios de calidad que garanticen su validez.

 

Con este tipo de iniciativas, dijo la doctora Islas Rubio, el CIAD cumple con la responsabilidad profesional de brindar mejores servicios analíticos a los sectores público y privado con quienes mantiene una relación comercial. Esto, agregó, garantizará a los clientes del Centro que los estudios que han contratado se han realizado con los más altos estándares de confiabilidad; un tema imprescindible para la importación y exportación de alimentos, entre otros rubros.

 

Asimismo, señaló que este curso no solo reforzará el ámbito de servicios profesionales, sino también a los proyectos de investigación en ciencia básica, pues se mejorarán las prácticas que investigadores, técnicos y estudiantes deben ejecutar en los laboratorios.

 

Actualmente el CIAD cuenta con seis laboratorios certificados ante la Entidad Mexicana de Acreditación, lo cual es una constancia de que el personal de investigación cuenta con los conocimientos, experiencia y habilidades necesarias en el desempeño de su labor, así como de las diferentes estrategias y métodos para el aseguramiento y control de la calidad en los ensayos.

 

 

El Parque Científico y Tecnológico Unidos por el Conocimiento es un complejo de edificios dedicados a la investigación e innovación científica y tecnológica para el desarrollo de Nayarit; en este sitio de 27 hectáreas, además de instituciones locales, se encuentran instalados tres centros de investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que, en su conjunto, no existen en otra entidad de México.

 

El encargado de la operación y gestión del parque es el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Cocyten), encabezado por la maestra en ciencias ambientales, Beatriz Quintero Hernández, quien destacó que el sitio pretende generar bienestar a la sociedad, mediante la cultura científica y tecnológica.

 

“El Parque Científico Unidos por el Conocimiento es una realidad planteada por el gobierno del estado, con una importante inversión para el desarrollo científico y tecnológico de Nayarit que, a través de una estrategia incluyente, ha promovido la presencia de importantes centros de investigación con prestigio internacional, con lo que se estimula a la innovación y creatividad para beneficio de la sociedad nayarita”, resaltó.

 

El complejo alberga seis unidades de investigación, el Museo Interactivo de Ciencias e Innovación de Nayarit, y actualmente se encuentra en construcción un domo digital o planetario, con el que se concretará el proyecto general que fue inaugurado en febrero de 2015, por el director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Enrique Cabrero Mendoza, y autoridades locales.

 

Los centros de investigación Conacyt instalados en el parque son la Unidad Nayarit del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C. (UNCibnor+), el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A.C. (CIAD) y la Unidad de Transferencia Tecnológica Tepic del Centro de Investigación Científica y de Estudios Superiores de Ensenada (CICESE UT3).

 

Asimismo, son residentes dos instituciones referidas de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN): el Instituto de Investigación y Desarrollo Educativo de Nayarit, A.C. (Idenay) y el Centro Nayarita de Innovación y Transferencia de Tecnología, A.C. (CENIT2).

 

Finalmente, se encuentra el Centro de Investigación y Desarrollo de Tecnologías de la Información (Cideti), del Instituto Tecnológico de Tepic.

 

La vocación de los centros residentes

 

La presencia de los seis centros de investigación obedece a la necesidad de resolver problemáticas locales y regionales a partir de la generación de conocimiento científico y tecnológico, siendo pues las vocaciones económicas y socioculturales del estado, como la agricultura, acuicultura, alimentos, educación y turismo, los nichos de oportunidad y factores que impulsaron la creación de este complejo.

 

La Unidad Nayarit del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (UNCibnor+) tiene como objetivo específico la producción de crías de tilapia para atender la demanda de estos peces en la región occidente del país, mediante el acompañamiento para generar pesquerías de tilapia con la siembra de crías en embalses naturales y artificiales.

 

Desde el 2010, aseguró la encargada del parque y del Cocyten, Beatriz Quintero Hernández, se instaló este centro con el Laboratorio de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación en Tilapia, diseñado para producir al menos 18 millones de crías de tilapia para cubrir la demanda de la región.

 

La Unidad de Gestión Tecnológica (UGT) del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) desarrolla proyectos científicos relacionados con alimentos de origen animal y vegetal, nutrición humana y animal, tecnología de productos agrícolas, pecuarios y de acuicultura, con el fin de apoyar los sectores social, público y privado, con servicios orientados a la producción, manejo y comercialización de alimentos.

 

Asimismo, explicó la maestra en ciencias ambientales, la instalación  de la Unidad de Transferencia Tecnológica Tepic del Centro de Investigación Científica y de Estudios Superiores de Ensenada (CICESE UT3) tiene como objetivo realizar investigación científica básica y aplicada en los campos de geofísica, oceanografía física, física e instrumentación, encaminadas a solucionar problemáticas de la región relacionadas con estas áreas.

 

Recordó que el CICESE es el centro más grande y el segundo más antiguo, instaurado en México por el Conacyt, que forma parte de los 27 centros de investigación del consejo.

 

El Instituto de Investigación y Desarrollo Educativo de Nayarit (Idenay), dijo Quintero Hernández, busca encaminar la investigación científica y tecnología en el ámbito de la educación para lograr calidad, pertinencia y equidad. También persigue coadyuvar con la generación de personal docente, planificaciones y toma de decisiones en el sector educativo.

 

Por su parte, el Centro Nayarita de Innovación y Transferencia Tecnológica (CENIT2) tiene como objetivo ofrecer servicios científicos y tecnológicos a los sectores público, privado y social, a partir de su área de competencia agroalimentaria, señaló. El Cenit2 es un proyecto respaldado por la Universidad Autónoma de Nayarit que promueve la atracción de inversiones y talento hacia el estado, mencionó la directora general del Cocyten.

 

Museo Interactivo y el domo digital

 

El Museo Interactivo de Ciencias e Innovación de Nayarit es una representación arquitectónica de la identidad nayarita, afirmó la encargada del parque, ya que su estructura representa un águila garza, animal símbolo porque supone a Nayarit como origen de la mexicanidad.

 

A la entrada del museo, la estructura de una fuente representa la Isla de Mexcaltitán, de donde cuenta la leyenda, pudo ser el Aztlán de los aztecas que fundaron la gran Tenochtitlan; en el vestíbulo principal existe una maqueta que muestra este recorrido histórico.

 

De proyecto a realidad

 

Uno de los involucrados en el proyecto del parque tecnológico y científico, el secretario de Investigación y Posgrado de la Universidad Autónoma de Nayarit, Rubén Bugarín Montoya, recordó que fue en el sexenio del gobierno estatal anterior cuando surgió la idea de conformar este sitio llamado inicialmente Ciudad del Conocimiento, hasta el año pasado cuando cambió a Unidos por el Conocimiento en alusión a la identidad de la actual gubernatura.

 

Precisó que el proyecto surgió como necesidad de impulsar la economía del estado, basada en el conocimiento para traducirla en bienes y servicios para la sociedad que impactaran en el desarrollo económico, social y cultural de Nayarit.

 

Explicó que a partir de ello surgió una alianza entre el Instituto Tecnológico de Tepic (ITT) y la Universidad Autónoma de Nayarit, para atender a una convocatoria en 2009 del Fondo Mixto (Fomix Nayarit) del Conacyt para establecer ecosistemas de ciencia y tecnología que generaran productos y servicios, acordes con las necesidades y problemáticas del estado en cuanto a su vocación agropecuaria, acuícola y alimentaria, entre otras.

 

“En torno a temas como turismo, agropecuarios, acuícolas y otros, se planteó atraer y retener talentos e infraestructura científica y fue como se planteó atraer los centros Conacyt para que nos ayudaran con la agenda pendiente en ciencia y tecnología del estado”, indicó.

 

Sin embargo, Bugarín Montoya reconoció que se requiere entre 25 y 30 años para lograr la consolidación del parque tecnológico, que actualmente es administrado por el Consejo de Ciencia y Tecnología del estado.

 

Adelantó que el número de residentes crecerá en próximas fechas, ya que la UAN establecerá en el lugar un Centro de Energías Renovables para aprovechar energías como radiación solar, energía eólica y geotermia.

 

Colaboración de Claudia Karina Gómez Cancino, corresponsal de la Agencia Informativa Conacyt

 

 

Aarón Fernando González Córdova, profesor investigador titular del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) tomó protesta el pasado martes como nuevo titular de la Coordinación de Vinculación Social de esta institución.

 

En un acto presidido por Pablo Wong González, Director General del CIAD, se reconoció la labor de Juan Pedro Camou Arriola, coordinador saliente, por su contribución en una de las áreas sustantivas de esta institución y una tarea que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) ha encomendado fortalecer en los Centros Públicos de Investigación del país.

 

En ese sentido se conminó a González Córdova a dar continuidad y consolidar los proyectos de vinculación institucional, con base en su amplia experiencia como investigador y promotor del quehacer científico de este centro, así como a corresponder con los indicadores que el Conacyt y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) establecen cada año para los centros de investigación.

 

González Córdova agradeció la confianza institucional depositada en él y asumió esta responsabilidad con la certidumbre de que en la actualidad la sociedad y los sectores público y privado demandan mayor proactividad de las instituciones de investigación; de tal manera exhortó al equipo de colaboradores, que a partir del pasado primero de junio coordina, a corresponder con este requerimiento.

 

“En el recurso humano que integramos el CIAD estriba la mayor de nuestras fortalezas y por ello hay que impulsar estas virtudes para hacer un mejor papel del que ya hacemos en pro de la sociedad”, manifestó el nuevo Coordinador.

 

Por su parte, los y las integrantes de la Coordinación de Vinculación agradecieron el desempeño de Camou Arriola por su gestión como titular de esta área y expresaron su apoyo en los proyectos que González Córdova conducirá en el período 2016-2021.

 

Aarón Fernando González Córdova es ingeniero bioquímico en alimentos y tiene una maestría en ciencias y un doctorado en investigación y desarrollo de alimentos. Además, cuenta con múltiples reconocimientos estatales, nacionales y extranjeros, y es miembro de distintas asociaciones internacionales de investigación. Si desea saber más sobre su trayectoria, consulte este enlace http://bit.ly/1XCk3V9

Mobile Menu