Notas

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) participará en la Expo Destinos de Salud 2018, que se celebrará el 18 y 19 de mayo del presente en Hermosillo, Sonora.

El propósito de este evento es integrar una red binacional que reúna a los principales proveedores de turismo médico y turismo de bienestar, para el fortalecimiento y promoción del turismo de la salud.

Lo anterior es con el objetivo de posicionar a la megarregión Sonora-Arizona como un destino de salud regional e internacional.

El turismo de la salud se ha definido comúnmente como el relacionado con aquellas personas que viajan hacia otro país o región en búsqueda de atención a la salud o tratamientos médicos de calidad y a costos competitivos.

En el caso de Sonora, particularmente en las comunidades fronterizas, esta situación se manifiesta desde hace tiempo en un dinámico movimiento de visitantes de origen hispano y estadunidense que buscan cuidados médicos y dentales.

Este es un evento organizado por la Secretaría de Seguridad Pública y la Comisión Sonora Arizona, que contará con la participación de más de treinta instituciones públicas y empresas privadas.

A través de un módulo de información, el Ciad expondrá los servicios analíticos que ofrece en sus laboratorios altamente especializados, ubicados en Sonora, Sinaloa, Nayarit y Chihuahua. Además, se expondrán algunos trabajos de investigación en cartel de las coordinaciones académicas de Desarrollo Regional y Nutrición.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD, mencionó la importancia de la participación institucional en la Expo, toda vez que le permitirá dar a conocer a los asistentes el trabajo que se ha realizado en temas de turismo y nutrición y salud.

El programa de actividades comprende una serie de conferencias sobre temas como cáncer de mama, obesidad, cáncer de piel y autismo, entre muchos otros temas de interés general, que se realizarán desde las 10:00 a las 18:00 horas del viernes y el sábado en el Expo Fórum.

 

 

Con el propósito de impulsar el sector agroalimentario de Nayarit, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la asociación Un Mundo con Puentes han firmado un convenio de colaboración.

El acuerdo tiene la intención de sumar esfuerzos para la creación y desarrollo de proyectos que tengan como objetivo apoyar a productores hortofrutícolas nayaritas para que logren exportar hacia Europa y Asia.

En ese sentido, la Unidad de Gestión Tecnológica (UGT-CIAD) ubicada en Tepic, Nayarit, y que está bajo la responsabilidad de Gabriela del Valle Pignataro, será actor clave, comentó el Director General del CIAD, Pablo Wong González.

Por su parte, Adam Tafazoli, Director General de Un Mundo con Puentes, manifestó que se pretende crear una agenda para la promoción de los proyectos de investigación del CIAD, así como su desarrollo tecnológico e innovación, para conectarlo con el sector agroindustrial.

Asimismo, agregó que en Nayarit existen nichos de oportunidad en las cadenas productivas, como por ejemplo en aguacate y mango, que representan una posibilidad para agregar valor a alimentos que son altamente demandados en los mercados internacionales.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación y responsable de la celebración de este convenio, afirmó que con el apoyo de investigadores de la Coordinación Regional Culiacán y de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal del Ciad, especialistas en el tema de inocuidad agroalimentaria, participarán activamente en el desarrollo de proyectos para apoyar al sector productor nayarita.

Por último, destacó que durante la visita realizada por Tafazoli a las instalaciones del Ciad Hermosillo en días pasados, se exploraron proyectos en otros temas de interés, como el aprovechamiento de subproductos que tengan el potencial de ser utilizados como materia prima en la elaboración de materiales de empaque biodegradables, para lo cual ya se ha establecido comunicación con una de las expertas en la temática.

Con el propósito de ofrecer un espacio de intercambio de experiencias para estudiantes del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), esta semana se realizó el IV Coloquio de Desarrollo Regional.

Este encuentro tuvo el objetivo de propiciar una oportunidad para que las y los alumnos del Doctorado en Desarrollo Regional del Ciad presentaran y discutieran avances de sus tesis de investigación y recibieran retroalimentación sobre las mismas.

Los trabajos fueron comentados por personal académico de otras instituciones de educación superior y personas usuarias o beneficiarias del conocimiento generado en las investigaciones, tales como integrantes del empresariado y de organizaciones sociales.

Las exposiciones abordaron temas como Sistema productivo de la uva, Comercio entre México y China, Comercio transfronterizo, Acoso escolar, Turismo, Abandono escolar, Impacto del cambio climático, Canasta alimentaria y Calidad del gobierno, entre otros.

Jesús Laborín Álvarez, profesor del Ciad y responsable del posgrado en Desarrollo Regional, destacó la importancia del evento, pues, dijo, las aportaciones de especialistas enriquecen los proyectos, al igual que la comunidad participante evalúa los hallazgos.

Agregó, también, que el Coloquio forma parte de una estrategia comunicativa para que el o la estudiante ponga en práctica sus habilidades de transferencia del conocimiento.

El IV Coloquio del Doctorado en Desarrollo Regional fue coordinado por las docentes responsables del Seminario de Investigación VII, Rosario Román Pérez y Diana Luque Agraz, ambas investigadoras del Ciad.

En esta cuarta edición se presentaron 15 proyectos que se realizan en el marco de las cuatro líneas generales de aplicación del conocimiento que conforman este programa doctoral: Economía y Desarrollo Regional, Estudios Ambientales y Socioculturales del Desarrollo, Estudios de Desarrollo Humano y Vulnerabilidad Social y Estudios Sociales sobre Alimentación y Desarrollo.

 

Una oportunidad para que los jóvenes conozcan la oferta académica disponible en instituciones académicas con sede en Guaymas, Sonora, se ofrecerá en la Semana de Posgrados 2018.

En esta ocasión, el evento se desarrollará del 29 al 31 de mayo del presente y tendrá lugar en las instalaciones del Instituto Tecnológico de Guaymas. Se presentarán proyectos de investigación de estudiantes de posgrado de las instituciones organizadoras, además de módulos de información.

Junto con el ITG, participarán instituciones como el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor) y el Instituto Tecnológico de Sonora (Itson).

Los asistentes podrán conocer opciones para estudiar maestrías y doctorados en áreas como acuacultura, biología, ecología, biotecnología, ciencias sociales y administrativas y sistemas de información, entre otras.

El profesor investigador del Ciad, Janitzio Egido Villarreal, responsable de los posgrados en la Coordinación Regional Guaymas, destacó la importancia de la realización de este tipo de eventos, pues, dijo, fortalece el vínculo entre instituciones de la región.

Asimismo, señaló que los alumnos de posgrado que participarán con exposiciones en la sexta edición de este encuentro tendrán la oportunidad de disfrutar una experiencia académica que representa una parte valiosa de su formación profesional.

Por último, agregó que, aunado a lo anterior, esta es una gran oportunidad también para los estudiantes de licenciatura, e incluso preparatoria, para conocer lo que se hace en las entidades académicas de esta región, así como para los sectores productivo, de gobierno y académico, quienes, eventualmente, se pueden ver beneficiados tanto por los resultados de las investigaciones como por el recurso humano altamente calificado que los egresados de los posgrados representan.

 

Pablo Wong González, Director General del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), participó en el Seminario de Cultura Mexicana, que se celebró en la Sociedad Sonorense de Historia, en Hermosillo, Sonora.

La Casa Uruchurtu fue sede de un encuentro en el que el titular del CIAD coincidió con los reconocidos académicos Enrique Provencio Durazo y Rolando Cordera Campos.

Wong González habló sobre la importancia de la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI) y su función para potenciar las capacidades productivas de las regiones, como base para el desarrollo del país.

Agregó que, al vivir en la era del conocimiento, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) actualmente realiza un esfuerzo para impulsar el crecimiento económico de México mediante un desarrollo sustentable.

Asimismo, apuntó que los países que le han apostado a la inversión en CTI son los que más han avanzado, lo cual podría ser una oportunidad para México, a través de la creación de sistemas de innovación regionales con una visión transexenal.

Por su parte, Provencio Durazo y Cordera Campos, en su análisis sobre las estrategias para el desarrollo, coincidieron en que la pobreza, la desigualdad y el desarrollo sustentable continúan siendo factores en torno a los que giran los problemas nacionales.

En ese sentido, hicieron hincapié en la necesidad de que exista una coordinación entre la investigación y la ejecución de las políticas públicas y, sobre todo, que estas marchen en armonía con los objetivos de la agenda global.

También comentaron que es necesario el diseño de políticas públicas realmente basadas en los derechos humanos, que coadyuven a una mejora en la distribución del ingreso.

Por último, mencionaron que en el país existen medios para superar la pobreza y reducir la desigualdad, para lo que es necesario incentivar la inversión pública y privada, hacer más eficiente el gasto público y generar acuerdos incluyentes de largo plazo que brinden confianza a los ciudadanos y a los inversores.

Con el propósito de fortalecer la reorganización de los centros públicos de investigación (CPI) del Conacyt, los responsables de las diferentes áreas de Vinculación, Gestión Tecnológica e Impulso a la Innovación de la Coordinación 3 (Alimentación, Salud y Medio Ambiente) se reunieron en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

Además del CIAD, esta coordinación está constituida por el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (Cicese), el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), el Instituto de Ecología (Inecol), el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (Ipiciyt) y el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej).

Este grupo se reúne mensualmente de manera virtual desde hace un par de años, y en esta ocasión se congregaron con el propósito de diseñar un plan estratégico, como área de vinculación y gestión tecnológica de la Coordinación 3, para atender en forma organizada y conjunta los proyectos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), así como las demandas de los sectores público y privado.

En dicho ejercicio de planeación se lograron establecer objetivos comunes de estos centros y se elaboró un plan de trabajo en el que se determinaron las capacidades de vinculación y desarrollo tecnológico que como colectivo pueda ofrecer a sus zonas de influencia.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD, quien, junto con el equipo de la Coordinación y de la Unidad de Transferencia de la Innovación (UTI) del CIAD, fue anfitrión de las jornadas de trabajo, que duraron dos días y se celebraron en Hermosillo, Sonora, señaló que estas sesiones fueron altamente productivas.

En ese sentido, el también titular de la UTI comentó que este esfuerzo se traducirá en un documento que le será entregado a los directores generales de cada CPI de esta coordinación.

González Córdova destacó la atención que los directores le brindan a este proyecto, pues representa una iniciativa que refleja proactividad y refrenda el compromiso de este grupo de la coordinación 3 para trabajar de una forma transversal y organizada.

Asimismo, subrayó el impulso que el Director General del CIAD, Pablo Wong González, brindó a este encuentro, pues ambos coinciden en que, por su naturaleza de investigación multidisciplinaria, su presencia geográfica y su personal académico, el Centro es un actor elemental para la construcción de la sociedad del conocimiento.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) se ha integrado al proyecto de investigación “Acelerando la fiscalidad efectiva al tabaco en América Latina”, anunció el investigador Luis Huesca Reynoso, de la Coordinación de Desarrollo Regional.

El académico detalló que este proyecto fue convocado por la Red Sudamericana de Economía Aplicada/Red Sur y el Centro de Políticas de Salud de la Universidad de Illinois (UIC, por sus siglas en inglés), ubicado en Chicago (EE.UU.).

La UIC, a través del proyecto Tobacconomics, tiene por objeto llevar a cabo investigaciones económicas que informen sobre la política de control al tabaco; actualmente es miembro de la iniciativa Bloomberg para reducir el consumo del tabaco (Bloomberg Initiative to Reduce Tobacco Use).

El objetivo es ampliar el conocimiento sobre las políticas fiscales efectivas al tabaco vigentes en países de América Latina (Argentina, Brasil, Ecuador, México y Perú), por lo que las instituciones elegidas analizarán el impacto económico de dichas políticas, a fin de generar nuevas propuestas orientadas a la acción y basadas en evidencia empírica local sólida.

La clase política y quienes elaboran la política fiscal en las distintas naciones no parecen estar convencidos de la evidencia global, necesitan evidencias de sus propios países o regiones, desarrollada por instituciones locales y confiables. Eso es exactamente lo que se espera que suceda como resultado de estos nuevos acuerdos, dijo el Dr. Frank Chaloupka, Director de Tobaccomics y Administrador del Instituto de Investigación y Política de la UIC.

Los días 21 y 22 de marzo se llevó a cabo el primer taller de investigación en la sede del Mercado Común del Sur (Mercosur) en Montevideo, Uruguay, con lo que se dio inicio a los trabajos y la puesta en marcha de los proyectos de investigación seleccionados.

El proyecto aprobado para nuestro país lleva por nombre “Los efectos de los impuestos especiales al tabaco en México: desigualdad, consumo y pobreza”. Luis Huesca precisó que, para el caso de México, se busca cuantificar el efecto que ejercen los impuestos especiales al tabaco en su consumo y si la carga de este impuesto presenta efectos adversos en la desigualdad y la pobreza del país.

Para ello, el proyecto se formuló con base en la situación actual y analizando distintos escenarios de aumento del impuesto especial. Con los resultados se diseñarán recomendaciones de política fiscal para que la carga tributaria en el consumo de tabaco en México sea, al menos, equiparable a la de otros países de similar desarrollo y demostrar así la reducción en la prevalencia.

El caso chileno, con una carga fiscal indirecta de las más elevadas en el continente, que impactó en el precio de las cajetillas de cigarro e hizo de este producto un artículo de lujo entre sus consumidores, es el que se registra como uno de los de mayor éxito en reducción de fumadores; con esto, se espera que en el mediano y largo plazo se observe una menor incidencia de enfermedades y gastos de salud vinculados al tabaquismo.

 

Por lo anterior, la Bloomberg Fhilanthropies se ha planteado con determinación empujar políticas agresivas al consumo de tabaco, de tal suerte que el caso mexicano sea un ejemplo, dado que las cifras oficiales muestran como la sola recaudación por impuestos al tabaco en el país, con una tasa actual del impuesto especial que representa 0.2 puntos del PIB, no es suficiente, ya que solo alcanza a sufragar una tercera parte de los gastos en salud relacionados al tabaquismo.

 

El proyecto se ejecutará en un periodo de ocho meses bajo la responsabilidad del Dr. Huesca Reynoso y representará para el CIAD la oportunidad de ser un conducto que empuje los resultados obtenidos para contribuir a modificar las leyes fiscales. Esto permitiría consolidar presupuestos eficientes con un mayor impacto en la salud a mediano y largo plazos.

                

Además, este proyecto abre la puerta para aspirar a más financiamientos de esta naturaleza, dado que la Bloomberg fhilanthropies tiene interés en extrapolar este tipo de estudios fiscales a otros productos como el alcohol y los alimentos de alta densidad calórica, temáticas que en el ámbito económico y fiscal han sido introducidas por el investigador Luis Huesca en la Línea de Generación y Aplicación del Conocimiento de su Coordinación, y que pueden vincularse con la Coordinación de Nutrición del mismo CIAD.

El Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático indica que en México el 73% de los cuerpos de agua están contaminados. Hay varios tipos de contaminación, pero la que más preocupa es la contaminación química. En esta, destacan los metales pesados, debido a su elevada toxicidad.

Derivado de este tipo de contaminación, se han documentado múltiples desequilibrios ambientales y daños en la salud humana, ya que estos metales pueden acumularse en animales acuáticos y llegar al ser humano mediante la alimentación.

Para resolver este problema, se han aplicado técnicas de remediación fisicoquímica para remover los metales mediante precipitación y filtración; sin embargo, en estas técnicas se usan sustancias químicas que pueden ocasionar otros problemas ambientales.

Una medida menos invasiva es la biorremediación, la cual consiste en utilizar organismos capaces de absorber metales pesados. Dependiendo de los organismos que se utilicen es el nombre de la técnica; por ejemplo, si se utilizan plantas vasculares se le llama fitorremediación.

Esta técnica se ha implementado en México,1 pero es muy costosa y complicada, por lo que se actualmente se busca aplicar soluciones más adecuadas, como la utilización de microhongos.

De manera natural, los microhongos contienen compuestos como carboxilatos, hidroxilos, sulfatos, fosfatos y aminos que reaccionan con metales. Un grupo de investigadores de Brasil, encabezado por Jacqueline Takahashi,2 descubrió que los hongos del género Penicillium, el mismo que se utilizó para generar la penicilina, son efectivos para extraer metales.

En su experimentación utilizaron microhongos enteros y, además, solo los micelios (parte vegetativa, fisiológicamente muy activa de los microhongos), con lo cual lograron comprobar que las dos formas son efectivas.

Esta investigación demostró que los microhongos son ideales para eliminar el plomo. Al usar el microhongo entero durante cuarenta y ocho horas se logró eliminar el 91% de este metal, pero si se usan solo los micelios por dos horas, se elimina el 41%.

Asimismo, las dos técnicas pueden eliminar aproximadamente el 20% del níquel, cobre y cobalto. Lo anterior demuestra que es factible utilizar microhongos Penicillium como sistemas biológicos en procesos modernos de biorremediación, ya sea empleándolos con esponjas colgantes o a partir de membranas biológicas, lo cual implica una metodología simple y de bajo costo que, además, no necesita usar sustancias disolventes dañinas para el medio ambiente.

Este tipo de investigaciones buscan desarrollar métodos más efectivos para reducir la contaminación y hacer frente a los problemas ambientales que se presentan en la actualidad, por lo que es importante apoyarlas para lograr aplicar los conocimientos generados y mejorar la calidad de vida de la humanidad.

1 Sergio Abraham Covarrubias y Juan José Peña Cabriales. “Contaminación ambiental por metales pesados en México: problemática y estrategias de fitorremediación”. Revista Internacional de Contaminación Ambiental, núm. 33 (Especial Biotecnología e ingeniería ambiental): 7-21. 2017.

DOI: 10.20937/RICA.2017.33.esp01.01

2 Leonardo Martins, Fernanda Lyra y Mirthes Rugani. 2015. “Bioremediation of Metallic Ions by Eight Penicillium Species”. Journal of Environmental Engineering, vol. 142.

DOI: 10.1061/(ASCE)EE.1943-7870.0000998

La autora de este artículo, Mayra Ramírez Cota, estudiante de la Maestría en Ciencias del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), en la Coordinación Regional Mazatlán, busca, a través de su tesis, optimizar el proceso de hidrólisis para la producción de metano a partir de residuos de industrias pesqueras. (El artículo contó con la supervisión de la Dra. Beatriz Yáñez Rivera y el Dr. Francisco Neptalí Morales Serna, profesores del CIAD Mazatlán).

 

¿Sabía usted que la obesidad en los niños los vuelve propensos de padecer hígado graso? Esta enfermedad no presenta signos ni síntomas, pero puede evolucionar hasta convertirse en cirrosis y cáncer hepático

Un proyecto del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) invita a los padres y madres de Hermosillo, Sonora, a acercarse a esta institución para monitorear gratuitamente el estado de salud de sus hijos e hijas con sobrepeso.

El proyecto Diagnóstico Oportuno de Hígado Graso no Alcohólico en Niños de Edad Escolar tiene como fin detectar a tiempo la presencia de grasa a nivel hígado (esteatosis hepática). Esta enfermedad no presenta síntomas ni signos, por ello es difícil de detectar.

Dicho padecimiento inicia con una acumulación de grasa a nivel de hígado; de no atenderse, puede progresar hacia etapas más complicadas como esteatohepatitis, fibrosis, cirrosis y, finalmente, cáncer hepático.

El equipo de investigación coordinado por Martha Nydia Balllesteros, académica de la Coordinación de Nutrición del CIAD, es el responsable de este proyecto, el cual realizará una serie de análisis clínicos completamente gratuitos para los infantes participantes en este estudio.

De acuerdo a cada caso particular, se evaluará su composición corporal, estado nutricional, perfil de lípidos y presión arterial y se realizará un ultrasonido hepático. Con el propósito de incentivar la participación, el CIAD facilitará la transportación para adultos y menores.

Ballesteros Vásquez subrayó que esta enfermedad no es diagnosticada de forma rutinaria en la atención médica de primer nivel, por lo cual los tutelares de infantes con sobrepeso deben revisar su estado de salud.

Por último, agregó que la participación de la ciudadanía en este proyecto es importante, ya que generará información científica acerca de la población infantil hermosillense, lo cual servirá como referencia para futuros proyectos o políticas públicas de salud.

Si tiene interés en participar, puede enviar un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., llamar al teléfono (662) 289 2400, ext. 286, al celular (662) 428 1480 o contactarse a través de la página de Facebook “Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo”.

 

Personal Científico y Tecnológico del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) impartió una semana de cursos de actualización sobre medidas de inocuidad para diferentes empresas procesadoras de pescados y mariscos.

Fue un grupo muy nutrido de personas que, representando a catorce diferentes empresas, en su mayoría de los estados de Sonora, Sinaloa y Baja California Sur, participó en los talleres impartidos por Lorena Noriega Orozco y Alfonso Martínez Borraz.

Del 23 al 27 de abril, en las instalaciones de la Unidad de Transferencia de la Innovación (UTI) del CIAD en Hermosillo, Sonora, los asistentes aprendieron sobre procedimientos de control sanitario, análisis de peligros y puntos de control y, además, se capacitaron sobre los requerimientos de la nueva Ley de Inocuidad Alimentaria de Estados Unidos (FSMA) para exportadores mexicanos.

Noriega Orozco, investigadora del CIAD certificada ante la Asociación de Oficiales de Alimentos y Medicamentos y la Alianza Nacional de HACCP para Pescados y Mariscos (AFDO- HACCP Alliance, por sus siglas en inglés), calificó como exitosa esta capacitación.

La académica señaló que las principales preocupaciones de los representantes de esta industria giraron en torno a cómo cada empresa, con un producto y proceso particular, pueden determinar y abordar sus puntos críticos de control.

Durante el curso también se atendieron dudas sobre aspectos relacionados con la interpretación de algunos puntos de la legislación de Estados Unidos y México, relacionados con los peligros y determinación de puntos críticos de proceso, requisitos de capacitación, comprobantes y requisitos para sus registros, así como trazabilidad y retiro de producto.

Por su parte, el Coordinador de Vinculación del CIAD, Aarón González Córdova, aseguró que el Centro cuenta con las capacidades tecnológicas y científicas para apoyar a empresas de este sector, a través de la Unidad de Transferencia de la Innovación, la Oficina de Transferencia de Tecnología (OTT) y el Centro de Patentamiento (Cepat).

En ese sentido, agregó que a través del Programa de Educación Continua (PEC) de la institución se ofrece una serie de cursos de capacitación en temas específicos de la Ciencia y Tecnología de Alimentos, Nutrición, Salud, Acuacultura y Desarrollo Regional, entre otros.

Por último, añadió que para el CIAD es posible diseñar cursos de capacitación, acorde a necesidades específicas de los usuarios y que, en caso de requerir esta información, pueden dirigirse con la Lic. Perla Montaño (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) o con el Lic. José Ramón Alcaraz (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).

Mobile Menu