¿Qué pasaría con la economía nacional si se modifica un impuesto o se implementa un apoyo económico? En el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) se ha desarrollado un microsimulador que modela efectos y escenarios sobre el ingreso de las familias mexicanas producidos por la aplicación de cambios impositivos y de transferencias monetarias gubernamentales.

Mexmod es el nombre de este proyecto, un modelo que usa como fuente de información los datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH 2014, 2016 y 2018), lo que implica simular escenarios de cambios en las transferencias monetarias derivadas de modificaciones en políticas sociales y sus respectivos efectos sobre la distribución del ingreso y la pobreza.

Luis Huesca Reynoso, investigador de la Coordinación de Desarrollo Regional de CIAD, es quien encabeza esta iniciativa, que vendrá a complementar el trabajo desarrollado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval) al poder, incluso, mostrar resultados simulados de los impactos de la política social aún antes de contar con los datos de las encuestas oficiales para medirla.

Una herramienta para la política social

Con la incorporación de las reglas fiscales de 2014 a 2020, Mexmod permite simular aportes a la seguridad social de asalariados e independientes, impuesto sobre la renta y las principales transferencias monetarias vigentes durante ese periodo (Prospera, Programa de Apoyo Alimentario, pensión no contributiva de vejez, las Becas Benito Juárez para todos los niveles de escolarización considerados, Jóvenes Construyendo el Futuro, el Beneficio por Discapacidad, las Tandas para el Bienestar y los Créditos a la Palabra). Cambios en los impuestos indirectos al consumo, como el IVA y el IEPS, también son capturados por el modelo.

Huesca Reynoso explicó que Mexmod también es capaz de simular cambios en la distribución del ingreso y la carga fiscal sobre las familias derivados de modificaciones hipotéticas en las políticas tributarias o en las transferencias monetarias, por lo cual es una herramienta única en México para investigadores, estudiantes, gestores y diseñadores de política pública vinculados a la política social.

Este es el primer modelo de microsimulación de acceso libre para México y está basado en la plataforma de Euromod. Para ello se contó con el apoyo, dirección y asesoría de investigadores del Institute for Social and Economic Research (ISER) de la Universidad de Essex en el Reino Unido.

El próximo 11 de febrero se realizará un evento virtual para la presentación de Mexmod, sesión en la que se explicará su alcance, así como el mecanismo para acceder a este. Esta conferencia se acompañará por expositores de talla internacional. Para asistir a la sesión es necesario registrarse previamente en el formulario electrónico disponible en el micrositio www.ciad.mx/mexmod.

 

 

La deficiencia de vitamina A es un problema de salud pública en el mundo, sobre todo en etapas nutricionalmente demandantes como las de la niñez y la lactancia, y particularmente en esta última, donde los requerimientos de este y otros nutrimentos aumentan para satisfacer las necesidades de la madre y las del o la lactante.

La vitamina A es un compuesto necesario para el buen funcionamiento del organismo, y ya que el ser humano no tiene la capacidad de formarlo, debe obtenerlo a través de su alimentación. Existen varios compuestos en los alimentos con actividad de vitamina A; uno de ellos es el retinol, un nutrimento que se obtiene de fuentes animales (huevo, pescado, hígado y productos lácteos), que es vital para la visión y la reproducción y el reforzamiento del sistema inmune.

Por otra parte, los carotenoides provitamina A son el β-caroteno, α-caroteno y β-criptoxantina, los cuales se pueden convertir en el cuerpo en vitamina A (retinol); estos los encontramos en frutas y verduras de color rojo, naranja y verde intenso. Los carotenoides tienen, además, función antioxidante y ayudan a prevenir o retrasar daños hacia las células de nuestro cuerpo.

En México, la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad en mujeres es del 76.8%, y se ha observado que esta cifra puede perdurar durante el embarazo y postparto, provocando alteraciones en su estado de salud y en la composición de la leche materna. También existe evidencia de que las mujeres con mayores depósitos de masa grasa corporal presentan menores concentraciones de retinol en suero, aunque la información acerca de si afecta también la concentración en la leche materna es escasa.

El proyecto de investigación

Como parte de su formación académica como maestra en ciencias en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Jessica Ávila Prado, bajo la dirección de los investigadores Humberto Astiazarán García, de la Coordinación de Nutrición, y Verónica López Teros, de la Universidad de Sonora, desarrolló la tesis “Composición corporal de mujeres en periodo de lactancia y su asociación con la concentración de vitamina A en leche materna”.

El objetivo del estudio fue evaluar el efecto que tiene el índice de masa grasa materno sobre la concentración de vitamina A de la leche generada. En el proyecto participaron 21 mujeres de 19 a 34 años que se encontraban alrededor del día 54 postparto.

Durante el estudio se llevó a cabo una entrevista con las participantes, donde, además de aplicarles cuestionarios socioeconómicos, de actividad física y dieta, se les realizaron mediciones antropométricas y de composición corporal para obtener el Índice de Masa Grasa (IMG). Asimismo, se recolectó una muestra pequeña de leche materna para medir la concentración de retinol y carotenoides provitamina A.

Hallazgos y recomendaciones

Entre los principales hallazgos, se observó que la deficiencia de vitamina A sigue siendo un problema de salud en este grupo poblacional, pues más del 20% de las participantes reflejaron dicha carencia nutricional. También se encontró que el aumento de IMG impacta negativamente sobre la concentración de vitamina A en la leche materna. 

De acuerdo con Ávila Prado, los riesgos para una persona con deficiencia de vitamina A (aun cuando se trate de una carencia leve), ya sea mujer u hombre, es que existe una mayor predisposición a enfermedades infecciosas. Al aumentar la severidad de la deficiencia, puede existir dificultad para adaptar la vista en lugares oscuros y, en casos graves, llegar a la ceguera.

Respecto a los riesgos para mujeres embarazadas, explicó que cuando no se consumen en la dieta cantidades adecuadas de vitamina A, en procesos críticos como la gestación puede repercutir en la salud de la madre y del bebé (alteraciones en el desarrollo). Indicó que durante el periodo de lactancia la deficiencia de vitamina A provoca que la madre sea más propensa a infecciones y, al no aportar dicho nutriente con suficiencia al bebé, se perpetúa la deficiencia en la población.

Añadió que los infantes que no tienen un aporte dietario adecuado de vitamina A presentan un mayor riesgo de padecer infecciones, principalmente las que causan diarrea. La deficiencia severa, agregó, se ha asociado al incremento en las tasas de mortalidad en menores de cinco años.

Por último, la joven investigadora recomendó que, si una persona desea asegurarse de tener niveles óptimos de vitamina A, es necesario incorporar todos los grupos de alimentos a su dieta diaria, ya que una alimentación variada asegura el consumo no solo de este nutriente, sino también de otros necesarios para una vida saludable. Adicionalmente, invitó a la comunidad a acudir a las campañas nacionales de vacunación, donde los menores reciben una dosis oral de vitamina A.

 

 

Todo es veneno y nada es veneno, solo la dosis hace el veneno.

Paracelso, "Padre de la toxicología".

 

Sin duda alguna, todos hemos pasado por momentos de estrés y ansiedad por algún suceso imprevisto, problemas económicos o de salud, desastres naturales en nuestra región o, simplemente, por un examen difícil al final del mes. Todos en algún momento hemos tenido que modificar ciertos hábitos, costumbres, rutinas e, inclusive, dejar de ver o perder a nuestros seres amados, lo que hace que con el tiempo nuestro estado de ánimo empiece a decaer y nos volvamos propensos a sufrir ansiedad por el futuro.1

Según una encuesta nacional realizada por la Ibero2 en abril de 2020, el 32.42% de los participantes reportó sufrir síntomas severos de ansiedad, siendo los adultos mayores (65-81 años) y las mujeres los más afectados. ¿Sabías que si sufres algún tipo de trastorno como depresión o ansiedad, tu calidad de vida se ve drásticamente reducida? Entonces, si sufres de ansiedad o conoces a alguien que lo haga, quizá esta información te pueda interesar.

México es el segundo país en el mundo con más plantas medicinales registradas.3 De hecho, tenemos un gran potencial de aprovechamiento de estos recursos naturales, por lo que es importante realizar investigación acerca de los compuestos bioactivos, eficacia, inocuidad, calidad y legalidad de estos. Las plantas contienen metabolitos secundarios, los cuales son responsables de sus actividades fisiológicas; normalmente en la medicina tradicional se emplean infusiones de hojas, raíces o frutos para tratar diversos padecimientos.4

Estudios clínicos han demostrado la eficacia de algunas plantas medicinales comúnmente usadas en México para tratar la ansiedad.4,5,6 Algunas de ellas son conocidas por diversos nombres comunes de acuerdo a la región de producción o colecta y consumo. Por ejemplo, la "calderona amarilla", "flor de tila", "candó” o “hierba maestra", "tumbavaquero", "zapote blanco", "zoapatle", "hierba del gato", "ilama zapote", "manzanilla", "hierba de la virgen” o “espinosilla", "elosúchi", "valeriana", "dormilona", "mil hojas", "toronjil", "zacate limón", "muicle" y "canela". Generalmente, los compuestos responsables de dicha actividad pertenecen a los terpenos y polifenoles, identificándolos como tilanina, b-sitoesterol, galafimina-b, kaempferitrina, dafnoretina, apigenina, tilirósido, quercetina y valepotriatos4,5. Sus modos de acción, en su mayoría, se relacionan con la acción en neurotransmisores específicos como el ácido γ-aminobutírico (GABA), responsable de modular la excitación e inhibición neuronal.4,5,6

Lo resaltable es que en varios estudios se ha demostrado que la eficacia de estas plantas puede ser comparada e, incluso puede ser mayor, que la mostrada por las benzodiacepinas, las cuales forman parte del tratamiento farmacológico de primera línea para la ansiedad. Sin embargo, aún falta elucidar los mecanismos de acción, dosis, toxicidad, efectos secundarios e interacción con otros medicamentos o plantas, por lo que el consumo de productos herbolarios siempre debe ser con precaución, responsabilidad y bajo la supervisión de profesionales de la salud.

Indudablemente, las plantas medicinales han jugado un papel importante en la historia medicinal de México, por lo que es preponderante preservar el conocimiento transmitido de generación en generación, en particular de los saberes de los pueblos indígenas y el uso etnobotánico de las plantas que se hace por parte por dichas comunidades.

 

Referencias

  1. Gobierno de México. 2020. Recomendación sobre actividad física para personas con discapacidad psicosocial (trastornos de ansiedad) durante la pandemia covid-19. Consultado en: https://coronavirus.gob.mx/wpcontent/uploads/2020/06/SaludMental_ActividadFisica.pdf.
  2. Ibero-Equide. 2020. Encovid-19. Ansiedad y depresión en los hogares mexicanos frente a los retos del covid-19. Consultado en: http://itzel.lag.uia.mx/publico/covid-19/images/comunicados/encovid.pdf.
  3. Fundación UNAM. 2020. México, el segundo país con más plantas medicinales registradas. Consultado en: https://www.fundacionunam.org.mx/ecopuma/mexico-el-segundo-pais-con-mayor-plantas-medicinales-registradas/.
  4. Guzmán, G.S.L., Reyes, C.R. y Bonilla, J.H. 2014. Medicinal plants for the treatment of “nervios”, anxiety, and depression in Mexican Traditional Medicine. Revista Brasileira de Farmacognosia, 24: 591-608. http://dx.doi.org/10.1016/j.bjp.2014.10.007.
  5. López, R.C. y Estrada, C.E. 2016. Mexican medicinal plants with anxiolytic or antidepressant activity: Focus on preclinical research. Journal of Ethnopharmacology, 186:377-391. http://dx.doi.org/10.1016/j.jep.2016.03.053.
  6. Cortes, R.C., Galindo, F., Galicia, I.S. y Flores. A. 2011. GABA: ¿dualidad funcional? Transición durante el neurodesarrollo. Rev. Neurol, 52(11): 665-675.

 

 

Colaboración de Luis Alfonso Jiménez Ortega, estudiante de la Maestría en Ciencias del CIAD, y J. Basilio Heredia, profesor investigador del Laboratorio de Alimentos Funcionales y Nutracéuticos de la Coordinación Culiacán del CIAD.

 

 

 

 

 

 

Con el objetivo de generar un intercambio de saberes entre productores y fomentar las vocaciones científicas en jóvenes del valle del Mezquital se realizarán foros y talleres científicos de manera virtual del 27 al 29 de enero de 2021. El evento es organizado por el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), en coordinación con la Universidad Tecnológica del Valle del Mezquital (UTVM), el Instituto Tecnológico Superior de Occidente del Estado de Hidalgo (Itsoeh), la Universidad Politécnica de Francisco I. Madero (Upfim) y el Consejo de Ciencia, Tecnología e Innovación de Hidalgo (Citnova).

El encuentro se desarrollará en un esquema de cinco ejes temáticos: 1) Producción campesina y agrobiodiversidad, 2) Fortalecimiento de cadenas productivas, comercialización y organización de productores, 3) Remediación de suelos y agua para producción agrícola, 4) Propuesta de acciones, modelos o estrategias para el desarrollo sustentable y 5) Sistemas productivos y alimentarios.

Particularmente, el evento pretende vincular a la ciencia y los saberes tradicionales de la región para generar un intercambio de experiencias y complementar estrategias en la producción agrícola para el desarrollo integral y sustentable, así como fomentar la participación incluyente de los estudiantes de nivel medio superior y superior del valle del Mezquital como portadores de conocimiento en sus comunidades en temas relacionados con la agricultura y el desarrollo territorial.

El comité organizador está integrado por Rosina Cabrera Ruiz, Doris Arianna Trinidad Leyva, Juan Pablo Pérez Camarillo, Sergio Erick García Barrón y Víctor Manuel González Mendoza (CIAD), con la colaboración de Rubisel Téllez Reyes (UTVM), Flora María Cornejo Oviedo (ITSOEH), Alejandro Ventura Maza (UPFIM), Juan Salazar Morales (Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario 67), René Bautista Hernández (Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario 179), Nadia Landero Valenzuela (Centro de Investigación en Química Aplicada) y Víctor Leonel Pérez López (Citnova).

El programa detallado del evento se encuentra disponible en la página de Facebook “Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo”, mismo sitio electrónico en el que se transmitirán las ponencias en tiempo real y donde estarán disponibles para futuras consultas.

 

 

La malnutrición relacionada con ingestas deficientes de minerales tiene consecuencias en la salud pública. Una estrategia innovadora a esta problemática es la biofortificación y la introducción de las nanopartículas en la agricultura, las cuales podrían mejorar la productividad y calidad de los cultivos.

Como parte de su formación académica como maestra en ciencias en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Nayely Jazmín Gutiérrez Ruelas, bajo la dirección del profesor Esteban Sánchez Chávez, realizó la tesis “Biofortificación de frijol con hierro: efecto en el crecimiento, rendimiento y calidad nutricional mediante el uso de nanofertilizantes”.

Para dicho propósito, el equipo de investigación aplicó hierro de manera foliar en plantas de frijol ejotero en tres diferentes formas: nanopartículas de óxido de hierro, sulfato férrico y quelato de hierro.

Los resultados obtenidos indicaron que las nanopartículas a dosis bajas favorecieron la máxima producción de frutos con incrementos de 88% con relación al control. El tratamiento de nanopartículas fue el más eficiente en incrementar el contenido de hierro y, por lo tanto, el más recomendado para biofortificación en frutos.

Al consumir frijol fortificado con hierro, una persona puede cubrir los requerimientos nutricionales diarios de este mineral. La deficiencia de hierro tiene consecuencias como la anemia, sobre todo en niños y mujeres en edad fértil, señaló Gutiérrez Ruelas.

Además de los beneficios al consumidor, la planta de frijol también tiene beneficios en su desarrollo y sobrevivencia al ser fortificada con hierro, ya que este es un elemento importante para la mayoría de los seres vivos debido a sus múltiples roles en el metabolismo, explicó la joven investigadora.

Agregó que, al incrementar las concentraciones de hierro en la planta a dosis óptimas, se favorece su metabolismo y esto se ve reflejado en la determinación de importantes parámetros agronómicos como el rendimiento y acumulación de biomasa. Asimismo, el hierro es un elemento que participa en diversos procesos fisiológicos y bioquímicos, ya que es cofactor de numerosas enzimas, las cuales están ligadas al desarrollo y crecimiento de las plantas.

Gutiérrez Ruelas comentó que este tratamiento podría ser aplicado a otras hortalizas de consumo popular; sin embargo, habría que evaluar la respuesta de aplicación para cada uno de los cultivos de interés. En la actualidad existen diversas investigaciones enfocadas en mejorar la calidad nutricional de cultivos básicos como el frijol, arroz, maíz y camote, entre otros, con la finalidad de encontrar las dosis y las formas más convenientes para cada uno de ellos.

Indicó que este tratamiento es amigable con el medioambiente, ya que se busca aplicar dosis mínimas de fertilización de manera foliar, utilizando una nueva generación de fertilizantes. Estos, agregó, ofrecen una mayor facilidad de penetración a través de las membranas biológicas debido al tamaño de sus nanopartículas, suministrándolo de manera más efectiva y eficiente en comparación con los fertilizantes convencionales. Lo anterior, concluyó, con la finalidad de disminuir los residuos y daños provocados en el medio ambiente (sobre todo en el suelo) por el uso excesivo y mal aprovechamiento de los fertilizantes agrícolas.

 

 

Si estás pensando en consumir un producto probiótico para mejorar tu salud, es importante que te asegurares de elegir el adecuado para obtener los resultados deseados, ya que el mercado ofrece una gran cantidad de opciones. Por tal razón, investigadores(as) del Laboratorio de Química y Bitecnología de Productos Lácteos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) te brindan algunos consejos.

Marca

Busca una marca de probióticos que esté respaldada por investigaciones científicas. Existen algunos sitios de internet donde podrás encontrar algunos productos que cuentan con evidencia de investigación científica y que han sido clínicamente probados.

Unidades formadoras de colonias

Un producto probiótico debe contener miles de millones o billones de unidades formadoras de colonias, también llamadas UFC. Expertos en el campo de los probióticos sugieren que estos deben tener una concentración mínima de 106 (un millón) UFC por mililitro o gramo de producto.1

Dosis

La dosis es la indicación que explicará cuánto tomar para obtener resultados. Es necesario verificar que las UFC en cada dosis o porción del producto estén alineadas con lo que la investigación dice que se necesita para observar el beneficio o efecto deseado. Los expertos recomiendan consumir al menos de 108 a 109 (cien millones a un billón) de UFC diariamente.2

Diversidad

Los productos probióticos pueden clasificarse de acuerdo a la diversidad de microorganismos probióticos que lo componen,3 como se desglosa a continuación:

  • Monocepa

Contienen una cepa de una determinada especie de probiótico. Ejemplo: Lactobacillus acidophilus A1.

  • Multicepa

Contienen más de una cepa de la misma especie o especies de probióticos que pueden estar muy relacionadas. Ejemplo: Lactobacillus acidophilus A1, Lactobacillus fermentum B1 y Lactobacillus casei C1.

  • Multiespecie

Contienen cepas de diferentes especies de probióticos y que pertenecen a uno o a más géneros. Ejemplo: Lactobacillus acidophilus A1, Bifidobacterium longum G1, Enterococcus faecium T1 y Saccharomyces boulardii H1.

Aunque no necesariamente un producto con multiespecies es más efectivo que un producto con monocepa, diferentes cepas con diferentes características tienen una mayor probabilidad de colonizar el sistema digestivo. Además, el efecto probiótico podría mejorar debido al sinergismo entre los efectos específicos aportados por cada una de las cepas probióticas.

Probióticos con beneficios específicos

Los probióticos que han demostrado proporcionar beneficios para la salud incluyen varias especies o cepas; como ya se mencionó, los productos probióticos pueden contener una combinación de éstas.

Investigaciones recientes han demostrado que algunas cepas son más efectivas que otras para tratar ciertas afecciones. De hecho, hay una consideración particularmente importante para los probióticos: no todos son iguales, por lo que los efectos son cepa-dependiente. De tal manera, bacterias estrechamente relacionadas, incluso de la misma especie, pueden tener diferentes efectos benéficos.

Por lo tanto, es posible obtener mejores resultados al consumir probióticos que ya han demostrado tener efectos específicos contra ciertas enfermedades, tales como:

Función del probiótico

Cepas probióticas específicas

Salud digestiva en general

Bifidobacterium lactis CNCM I-2494 Bifidobacterium longum 35624

Lactobacillus acidophilus CL1285

Lactobacillus casei LBC80R

Lactobacillus rhamnosus CLR2

Lactobacillus reuteri DSM 17938

Lactobacillus helveticus R0052

Streptococcus salivarius K12

Saccharomyces boulardii CNCM I-745

Estimulación del sistema inmunológico

Bifidobacterium lactis BB-12

Bifidobacterium lactis Bi-07

Lactobacillus acidophilus NCFM

Lactobacillus rhamnosus GG

Lactobacillus rhamnosus Lcr35

Lactobacillus reuteri RC-14

Lactobacillus acidophilus Lafti L10

Lactobacillus casei CRL-431

Lactobacillus casei sp. paracasei CNCM I-1518

Saccharomyces cerevisiae CNCM I-3856

Alivio para el estreñimiento

Bifidobacterium longum BL03

Bifidobacterium longum BB536

Bifidobacterium lactis BB-12

Bifidobacterium lactis HN019

Bifidobacterium lactis DN-173 010

Lactobacillus casei Shirota

Lactobacillus bulgaricus PXN 39

Lactobacillus reuteri DSM 17938

Lactobacillus rhamnosus GG

Lactobacillus casei PXN 37

Escherichia coli Nissle 1917

Streptococcus thermophilus PXN 66

Eficacia contra la diarrea

Bifidobacterium lactis BB-12

Lactobacillus casei sp. paracasei CNCM I-1518

Lactobacillus plantarum 299v

Lactobacillus reuteri DSM 17938

 Lactobacillus acidophilus SD5212

Lactobacillus acidophilus La5

Lactobacillus helveticus R52

Lactobacillus rhamnosus GG

Enterococcus faecium SF 68

Saccharomyces boulardii CNCM I-745

Aumentar la resistencia contra infecciones o alergias

Bifidobacterium lactis UABLa-12

Bifidobacterium lactis BB-12

Lactobacillus acidophilus A-212

Lactobacillus rhamnosus A119

Lactobacillus acidophilus CUL-60

Lactobacillus acidophilus DDS-1

Lactobacillus acidophilus L-92

Lactobacillus johnsonii EM1

Lactobacillus gasseri TMC0356

Lactobacillus rhamnosus Lcr35

Lactobacillus gasseri EN153471

Streptococcus thermophilus A-336

 

Colaboración de Adrián Hernández Mendoza, Cecilia Castro López, Lourdes Santiago López, Aarón F. González Córdova y Belinda Vallejo Galland, investigadores del Laboratorio de Productos Lácteos del CIAD

 

Fuentes

1 Terpou y colaboradores (2019). Probiotics in food systems: Significance and emerging strategies towards improved viability and delivery of enhanced beneficial value. Nutrients, 11(7), 1591.

2 Sniffen y colaboradores (2019). Choosing an appropriate probiotic product for your patient: An evidence-based practical guide. PLoS ONE, 13(12): e0209205.

3 Timmerman y colaboradores (2004). Monostrain, multistrain and multispecies probiotics-A comparison of functionality and efficacy. International Journal of Food Microbiology, 96(3), 219-233.

Además de su delicioso sabor y su versatilidad en la gastronomía, el pimiento morrón (Bell pepper) es altamente consumido por su gran aporte nutricional. Hoy te contaremos algunos datos interesantes acerca de este alimento.

La profesora Leticia Xóchitl López Martínez, investigadora de Cátedras Conacyt comisionada al Laboratorio de Antioxidantes y Alimentos Funcionales del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), explicó que esta hortaliza es una rica fuente de vitamina C, nutriente asociado con el sistema inmune, además de compuestos como β-caroteno y criptoxantina, componentes antioxidantes que ayudan, entre otras cosas, a ralentizar el envejecimiento celular.

En los anaqueles del supermercado predominan, principalmente, pimientos de color verde, amarillo y rojo, aunque también hay naranjas y morados y, en casos extraordinarios, cafés o negros; ¿cuál es la diferencia entre ellos?

López Martínez señaló que, aunque su tonalidad es distinta, se trata de la misma hortaliza. Cabe señalar que hay variedades de pimientos morrones que, aunque maduren, siempre serán verdes; algunas variedades pasan de verdes a naranjas y otras de verdes a rojas.

Con el grado de maduración su; es decir, el nivel de dulzor se modifica: el verde es menos dulce que el morado.

La académica señaló que, aunque existen excepciones en su comercialización, es una generalidad encontrarse con que, al venderse por separado, los pimientos verdes suelen ser más económicos que los amarillos y los rojos. Lo anterior se debe a que, al prolongarse el tiempo de maduración, esto conlleva mayores costos para el productor, mismos que impactan en el precio final al consumidor.

Así como el color, sabor y precio cambian, de acuerdo con el tipo de cultivo y tiempo de maduración, sus cualidades nutricionales también se ven modificadas con la maduración.

Los pimientos verdes presentan esa coloración debido a una abundante cantidad de clorofila, además de que contienen pequeñas cantidades de violaxantina y β-caroteno, mientras que los pimientos amarillos poseen más violaxantina, luteína y β-caroteno.

En cuanto a los pimientos naranjas, hay que saber que son más ricos en los tipos alfa, beta y gama carotenos y, por último, los pimientos rojos contienen una mayor cantidad de capsantina, luteína, β-caroteno y violaxantina, además de un mayor contenido de vitamina C, siendo estos compuestos importantes antioxidantes que ayudan a nuestro organismo a proteger células, tejidos y órganos contra el desarrollo de enfermedades cardiacas y oculares, entre otras.

En el CIAD se realizan diferentes tipos de investigación sobre el pimiento morrón, como el efecto de la maduración sobre sus componentes bioactivos y cómo esta afecta sus actividades biológicas.

Colaboración de Leticia Xóchitl López Martínez, investigadora de Cátedras Conacyt comisionada al CIAD.

El término light que aparece en las etiquetas frontales de alimentos y bebidas no significa que dichos productos puedan ser consumidos sin moderación, explicó la profesora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Belinda Vallejo Córdoba.

La académica de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal del CIAD indicó que dicho vocablo inglés solo es una estrategia comercial que utilizan las empresas de alimentos, y que no significa que los productos estén libres de grasas (trans y saturadas), azúcares y, por lo tanto, de calorías.

Agregó que el mensaje real es que dichos productos están reducidos en tales elementos respecto a la formulación original del mismo producto, y que lo más recomendable es siempre leer el etiquetado nutrimental y las leyendas precautorias que ahora aparecen en forma de octágonos negros.

La normativa oficial mexicana, puntualizó Vallejo Córdoba, ni siquiera considera el término light como parte de sus especificaciones, pero si las leyendas “Sin”, “Bajo” o ”Reducido” en determinados componentes.

Una mayonesa light, ejemplificó la investigadora, continúa teniendo una importante cantidad de grasa; asimismo, una mermelada o un jugo en cuyas leyendas se presume que son alimentos “sin azúcar”, realmente lo que quiere decir es que no contienen azúcar añadida; no obstante, las frutas con las que están elaborados dichos productos ya contienen azúcar de forma natural.

Respecto a un artículo titulado ¿Qué tan saludables son los productos light? publicado en la última edición de la Revista del Consumidor, bajo la responsabilidad de la Procuraduría Federal del Consumidor, donde se expone que ciertos alimentos que se comercializan en México no son tan saludables como se anuncian, comentó que estas iniciativas de las autoridades federales son importantes porque ayudan a concientizar a las personas.

Por último, subrayó que lo más importante es que las personas se esfuercen en llevar una dieta balanceada, si es posible bajo la orientación de un profesional de la salud, y realicen actividad física moderada para mantener un estado óptimo de salud.

Lograr un estado óptimo de salud es uno de los propósitos que los mexicanos más comúnmente persiguen al iniciar un nuevo año. Sin embargo, este compromiso es abandonado con frecuencia en los primeros meses. Hoy le daremos recomendaciones que le ayuden a lograr esta meta.

Los siguientes consejos son sugeridos por Humberto Astiazarán García, profesor investigador de la Coordinación de Nutrición del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), y por la nutrióloga clínica Ana Teresa Limón Miró, egresada del doctorado en ciencias de esta institución.

Acuda con un profesional de la nutrición

“Ponerse a dieta” es uno de los propósitos más comunes, sino es que el más popular. No obstante, los planes de alimentación restrictivos, es decir, aquellos que prohíben contundentemente la ingesta de determinados alimentos, por lo regular llevan al fracaso, pues someten a las personas a niveles de ansiedad extraordinarios al prohibir el consumo y racionar las porciones de la comida en esquemas que eventualmente son insostenibles por falta de voluntad o por encontrase fuera de la realidad de la vida cotidiana.

Lo mejor es acudir con un nutriólogo(a) que diseñe una dieta individualizada acorde al estado de salud de cada individuo y a sus posibilidades de adquisición de alimentos y que busque controlar el peso fomentando buenos hábitos alimenticios y de salud, sin estresar al paciente o sugerirle alimentos fuera de su alcance o interés.

Los nutriólogos deben comprometerse con cada uno de sus pacientes y partir de su diagnóstico nutricional y características iniciales para establecer junto con él metas factibles y saludables. Debe evitarse dar copias de la misma dieta sin adaptarla a cada persona.

Lo más recomendable es que el profesional de la salud haga una valoración física de manera personal, pero debido a la actual contingencia sanitaria se han vuelto populares las consultas online. Si usted utiliza esta opción, es muy importante que se cerciore de que la persona a la que consulta sea un profesional certificado por una institución académica, así como por las autoridades gubernamentales, para brindar este tipo de servicio.

No busque “productos milagro” o estrategias extremas

El mercado está plagado de productos que ofrecen ayudar a perder peso sin ningún otro esfuerzo más que el ingerir una pastilla o cápsula o usar un ungüento; muchos de estos se promocionan, incluso, como alternativas naturales.

También hay diversos productos que se ostentan como potenciadores del sistema inmune, aprovechándose de una publicidad engañosa y sin ningún sustento científico que los respalde. La realidad es que solo debe ser un profesional de la salud el que indique el consumo de un fármaco, mismo que deberá estar avalado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). De igual forma, los “suplementos” deberán ser recomendados por un profesional de la salud exclusivamente cuando se requieran para subsanar alguna deficiencia, a fin de evitar un riesgo para la salud.

No hay pretextos: sí se puede

Una de las cosas que hemos aprendido en los últimos meses es el descubrimiento de que podemos realizar desde casa muchas tareas que antes no creíamos posibles. Si bien es cierto que existe una diferencia entre el disfrute de ejercitarse al aire libre, en un gimnasio o en casa, no hay que perder de vista que lo importante es lograr la disciplina de realizar actividad física de baja o moderada intensidad por lo menos cuatro días a la semana.

Si somos flexibles, veremos que un espacio de dos metros cuadrados en el hogar es más que suficiente para hacer ejercicios de estiramiento, yoga, pesas o rutinas aeróbicas que pueden transformar positivamente nuestra salud.

No hay duda de que el secreto para lograrlo es mantener constante la fuerza de voluntad que nos empuje a mantener este hábito, por lo que también puede respaldarse en el apoyo de su familia o de un entrenador(a) que le ayude a alcanzar sus objetivos.

Erradicar malos hábitos

“Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo hoy todavía plantaría un árbol”, dijo una vez Martin Luther King, lo cual nos recuerda que nunca es tarde para dejar malos hábitos que afectan nuestra salud, como fumar, comer en exceso, ingerir alcohol sin moderación o usar sustancias nocivas.

Si usted se ha comprometido en erradicar un vicio, lo más recomendable es que se apoye en la experiencia en un especialista en adicciones. Existe un programa de salud pública del gobierno federal gratuito llamado “La línea de la vida”, de la Comisión Nacional contra las Adicciones, donde le pueden orientar por vía telefónica (01 800 911 2000) en el caso de requerir ayuda con el consumo de sustancias adictivas.

Un esfuerzo integral

A veces se cree que lograr un buen estado de salud se trata solo de aprender a comer o de empezar a hacer ejercicio; sin embargo, aunque ambas cosas son de vital importancia, hay muchos otros hábitos que repercuten también a la hora de controlar el peso, como dormir entre siete y ocho horas diariamente, reducir el estrés, mantenerse bien hidratado y erradicar el abuso de sustancias tóxicas, etcétera.

Así que si estar más sano(a) para vivir mejor es uno de sus propósitos de año nuevo, no dude en acercarse a un profesional de la salud; existen muchos programas en los sistemas de salud pública que le pueden orientar gratuitamente a lograr sus objetivos y que, sobre todo, están basados en la evidencia científica.

Durante los últimos meses se ha incrementado el interés popular por consumir suplementos vitamínicos que potencien el funcionamiento del sistema inmune; dentro de estos, se encuentra la vitamina D, a la cual se le han adjudicado efectos protectores ante afecciones respiratorias de origen viral y bacteriano.

Humberto Astiazarán García, profesor de la Coordinación de Nutrición del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD)           , explicó que, en efecto, existe evidencia científica de que la vitamina D, así como la A y la E, coadyuvan con el sistema de defensa del cuerpo, particularmente el pulmonar.

Sin embargo, subrayó que si una persona lleva una dieta balanceada no es necesario ingerir suplementos alimenticios o vitamínicos, pues el cuerpo se encarga de mantener en equilibrio estos nutrientes. No obstante, si una persona tiene duda al respecto, lo más recomendable sería acudir con un profesional de la salud, quien podrá realizar las pruebas necesarias para determinar su estado nutricional.

Respecto a la vitamina D, explicó que es importante tener en cuenta que su presencia en el cuerpo humano se compone en un 80% mediante la síntesis celular que el cuerpo realiza a través de la exposición a los rayos del sol, mediante la radiación UV-B (290-320 nm) y el 20% corresponde a la ingesta de alimentos que contengan dicha vitamina.

Los alimentos ricos en vitamina D son aquellos de origen animal, especialmente marinos (peces y mariscos), quesos, yogur, yema de huevo, aguacate y los hongos.

El académico puntualizó que, a medida que se ha vuelto parte de la cultura general la certeza de que la vitamina D se genera en el cuerpo a través de la exposición a los rayos del sol, desafortunadamente también se han popularizado prácticas poco saludables, como el bronceado natural por periodos prolongados o las camas de bronceado artificial, hábitos que se han asociado como factores de riesgo para la aparición de cáncer de piel.

Astiazarán García, quien es miembro de la Academia Nacional de Medicina de México, indicó que las asociaciones de salud coinciden en que solo es necesario exponer al sol rostro, brazos, manos y cuello, por periodos de dos horas diarias en regiones donde hay poco sol o el invierno es muy crudo, como los países nórdicos, y de diez a máximo treinta a minutos diarios en zonas con veranos intensos.

Para asegurarse de que se hace lo apropiado para tomar el sol necesario, el académico comentó que lo más aconsejable es tomar un paseo a pie al aire libre diariamente, ya que el hecho de sentarse cerca de una ventana o conducir un auto no garantiza que los rayos ultravioleta lleguen a la piel, debido a que muchas ventanas contienen películas que filtran dichas emisiones.

Asimismo, señaló que la necesidad de exponerse al solo varía en las diferentes etapas de la vida; por ejemplo, dijo, se sabe que un bebé que toma leche materna ingiere la cantidad de vitamina D que necesita, ya que es el mismo cuerpo de la madre el que se encarga de regular la cantidad del nutriente necesario.

Por otro lado, agregó, se sabe que la eficiencia del organismo de un adulto mayor para sintetizar la vitamina D a través de los rayos del sol puede reducirse hasta en un 50%, por lo que este grupo poblacional debe de tener una mayor consideración en su exposición al sol y una dieta balanceada.

Por último, el investigador indicó que las personas con más cantidad de grasa corporal están propensas a presentar problemas asociados con deficiencia la vitamina D, ya que, al ser un compuesto liposoluble, la vitamina D es capturada por las células del tejido adiposo, pudiendo decirse que, virtualmente, queda “atrapada” en el tejido graso.

Ingerir suplementos en exceso de esta y otras vitaminas, minerales u hormonas puede propiciar un desbalance en el organismo que, en algunos casos, lleve a ocasionar el efecto opuesto al que se desea. Por lo anterior, se recomienda siempre hacerlo bajo la supervisión de un experto de la salud, de preferencia certificado por organismos académicos reales. Esto último es de especial relevancia, ya que por la emergencia sanitaria han surgido múltiples pseudoprofesionales amparados en títulos apócrifos de organizaciones con nombres “interesantes” que ofrecen sus consultas online.