Notas

 

 

Estudiantes del Doctorado en Ciencias del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) presentaron sus proyectos de investigación en la Reunión Anual de la Asociación Americana de Químicos en Cereales (AACCI, por sus siglas en inglés) el pasado mes de octubre.

 

Acreedores a un incentivo económico que les fue otorgado como reconocimiento a la relevancia de sus tesis de doctorado, fueron cuatro los estudiantes de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal (CTAOV) del CIAD los que tuvieron la oportunidad de viajar a Savannah, Georgia (EE.UU.), para participar en uno de los encuentros de especialistas en investigación de cereales más importantes en el mundo.

 

A través de la modalidad de exposición de póster científico, la joven Nina Gisella Heredia Sandoval presentó su trabajo titulado “Utilización de peptidasa de Aspergillus niger para elaborar pan con menor inmunoreactividad suplementado con una mezcla de amaranto”.

 

Por su parte, Guadalupe Chaquilla Quilca hizo lo propio con los resultados de su investigación que lleva por nombre “Fraccionamiento de albúminas de salvado de trigo mediante cromatografía de exclusión por tamaño”.

 

De la misma forma, Jesús Guadalupe Luna Valdez sometió al análisis de expertos de todo el mundo el proyecto “Albúminas de salvado de trigo como matrices orgánicas para procesos de bio-mineralización artificiales”.

 

Por su parte, la joven Rocío Guadalupe Chávez Pulido tuvo una presentación oral en la Reunión, con la participación titulada “Efecto del ultrasonido y el tiempo de germinación en la actividad de alfa-amilasa en grano de trigo”.

 

Actualmente Rocío Chávez y Nina Heredia son alumnas de la Dra. Alma Rosa Islas Rubio, titular de la CTAOV del CIAD. Asimismo, Guadalupe Chaquilla y Jesús Luna realizan sus tesis bajo la dirección del Dr. René Balandrán Quintana, profesor investigador de la misma coordinación.

 

Dos décadas de contribuir a la generación de conocimiento científico y tecnológico para el desarrollo y transformación de Sonora y del noroeste de México son un motivo de orgullo para celebrar un aniversario más de la Coordinación Regional Guaymas del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

 

El próximo jueves 24 de noviembre se realizará una ceremonia conmemorativa que será presidida por Pablo Wong González, Director General del CIAD, y Jacqueline García Hernández, titular de la Coordinación Regional Guaymas, la cual dará paso a una jornada de conferencias académicas impartidas por investigadores del Centro.

 

Dentro del programa de conferencias se abordarán la importancia de los microorganismos en la industria alimentaria, la inocuidad y trazabilidad en la producción acuícola, los mitos y verdades sobre los plaguicidas, la conservación de vertebrados en mares, islas, ríos, desiertos y montañas y un análisis de la actividad productiva de la quesería artesanal en Sonora.

 

20 años transformando el puerto

El CIAD en Guaymas inició sus labores en septiembre de 1994 con personal de CIAD Hermosillo que llegó a este puerto con toda la intención de instalar un laboratorio de servicios enfocado al aseguramiento de la calidad de la industria pesquera local, ofreciendo principalmente análisis microbiológicos de productos marinos y asesorías para el establecimiento del Sistema de Análisis de Riesgos y Control de Puntos Críticos.

 

Actualmente la Coordinación Guaymas cuenta con tres líneas de investigación: Inocuidad y Aseguramiento de la Calidad para la Industria Alimentaria, Recursos Naturales y Medio Ambiente y Polímeros Naturales, en las cuales, entre otras acciones, se basan los programas académicos de maestría y doctorado para la formación de profesionales altamente especializados, así como la vinculación con el sector productivo.

 

Si desea conocer el programa completo de actividades del 20°Aniversario de la Coordinación Regional Guaymas del CIAD, puede ingresar al sitio electrónico www.ciad.mx/20aniversario o llamar al (622) 225 2828.

 

 

Nitzia Arce Carrillo es una joven investigadora nayarita, nacida en la capital de ese estado; es maestra en ciencias, especialista en tecnología de alimentos, por el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

 

Fue un programa de televisión de ciencia para niños lo que la impulsó para hacer investigación y encaminarse hacia la prolongación de la vida de anaquel de los alimentos.

 

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, Arce Carrillo refirió que su acercamiento con la ciencia inició cuando era pequeña y se imaginaba utilizando fórmulas químicas o realizando experimentos, todo gracias a las imágenes de su programa de televisión favorito.

 

«“Desde que era chica me interesó la ciencia, veía el programa que se llamaba El mundo de Beakman, que pasaba en el Canal 11, y ahí me despertó la inquietud, por eso estudié mi bachillerato en el Cetis 100, en el área de alimentos. Después decidí ingresar a la carrera de químico farmacobiólogo en la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), donde abrieron la terminal de química en alimentos, y pensaba: “una persona podrá dejar de comprar medicamentos, pero no dejar de comprar de comer”, y eso me llamó la atención para investigar», declaró.

 

Nitzia Arce realizó sus prácticas profesionales en una empresa local que elabora purés y concentrados de alimentos (Mexifrutas), donde observó la importancia de los envases y su relación con los productos comestibles, por lo que decidió especializarse y optó por ingresar al posgrado en el CIAD en Hermosillo.

 

“Fui de visita al centro y vi diferentes líneas de investigación; me llamó la atención el área de envases, así que ahí cursé mi posgrado. Me interesan los envases porque es una manera de prolongar la vida de anaquel sin necesariamente adicionar componentes en el alimento, y es mejor pensar en diseñar un envase que pueda hacerlo”, anticipó.

 

Los envases inteligentes y la realidad virtual

La maestra en alimentos afirmó que, en la actualidad, el rumbo de las investigaciones sobre los contenedores de productos comestibles se enfoca en la interacción y, sobre todo, que utilice las tecnologías de la comunicación como parte de su función.

 

“Ahora deben decir más de lo que estás viendo o tocando; ahora, por ejemplo, con los teléfonos inteligentes, puedes tener un código QR (por las siglas en inglés de quick response code), tomar una imagen del módulo y obtendrás información sobre las propiedades del producto: si es mejor que otro, si fue manipulado, o saber las condiciones en las que fue manipulado; entonces, así se puede interactuar con el cliente, sin tener en específico un promotor presencial”, puntualizó Arce Carrillo.

 

Envase y salud

Según la especialista, los empaques que utiliza actualmente la industria de alimentos son seguros para la salud humana, aunque existe incertidumbre alrededor de ellos porque no se ha comunicado con suficiencia los avances científicos y tecnológicos a este respecto.

 

“Antes las latas no tenían recubrimiento o barnices que evitaran que se corroyeran y se oxidaran, pero todos los envases son seguros; para que un envase pueda estar en contacto con un alimento, Cofepris tiene una lista y lineamientos respecto a materiales que pueden ser utilizados para estos fines”, precisó.

 

Experiencia y juventud

Para la maestra Nitzia Arce ser joven y ser mujer son las complicaciones más comunes para acceder a espacios de investigación, pero con el paso del tiempo, dijo, esa visión ha ido cambiando y hay mayor oportunidad para el desarrollo de proyectos.

 

«En algunas situaciones puede ser que existan dificultades en cuanto a que sea joven y sea mujer haciendo ciencia o investigaciones; te ven con desconfianza, y te dicen: “qué tanto sabes, qué experiencia tienes”, pero eso está cambiando, y en realidad, cuando estudié, la mayoría de mis compañeras eran mujeres, así que pienso que también estamos rompiendo las barreras de género», señaló.

 

Las repercusiones que, aseguró, ha dejado la ciencia en su vida cotidiana han sido las de convertirse en observadora permanente de los alimentos y recipientes que consume; incluso cuando viaja busca que los productos sean los mejores, además de que el empaque contribuya con ello.

 

“Ya me fijo un poco más en lo que voy a adquirir; por ejemplo, en el súper voy a checar qué cosas nuevas hay o, cuando voy de viaje a otra ciudad, me llaman la atención algunos alimentos y sin querer estoy viendo defectos o buscando mejorarlos”, destacó.

 

El futuro de los contenedores en Nayarit

Actualmente en Nayarit no hay líneas de investigación dirigidas específicamente al área de envases, al diseño de envases inteligentes e interactivos; sin embargo, previó que por la vocación turística y de aprovechamiento de recursos naturales del estado, en un futuro se puedan realizar proyectos sobre ello.

  

“Hay que apoyar más la parte científica y a los grupos de investigación que se dedican a esto para poder estar a la vanguardia en los sectores industriales dedicados al procesamiento de alimentos, sobre todo para pensar en el medio ambiente”, indicó.

 

Respecto a esto último, Arce Carrillo dijo que la tendencia para la fabricación de envases es encontrar alternativas plásticas amigables con el ambiente, minimizar los impactos; se buscan polímeros que sean biodegradables, porque algunos materiales, precisó, van a durar intactos por años.

 

Uno de los materiales que ha incursionado en la industria, refirió, es el ácido poliláctico, un polímero utilizado en la conserva de alimentos porque tiene orígenes vegetales como el maíz, aunque también tiene un ciclo de vida más corto.

 

Finalmente, la doctora en alimentos Nitzia Arce Carrillo dijo que ahora no realiza investigación aplicada, aunque se mantiene en el área de gestión de alimentos como asesora de empresarios y organizaciones de productores y campesinos que se encuentran interesados en incorporar tecnología en sus espacios.

 

“Ahora no estoy haciendo investigación aplicada, estoy en gestión de alimentos, ya que soy asesora de empresarios y organizaciones rurales con respecto de la incorporación de tecnología, y veo que están muy interesados en querer mejorar sus procesos de producción pero desconocen con quién acercarse y lo que requieren”, terminó.

 

Colaboración de Claudia Karina Gómez Cancino, corresponsal de la Agencia Informativa Conacyt.

Fuente: http://bit.ly/2ghjJvE.

 

 

 

Una divertida exhibición de diferentes expresiones artísticas podrá disfrutar la niñez hermosillense que asista a la próxima edición de Sábados en la Ciencia, que por primera vez se realizará en el Museo de Arte Sonorense (Musas), el próximo 19 de noviembre.

 

En el marco del segundo aniversario de este programa de divulgación científica infantil, se ofrecerá un recorrido guiado por Alejandro Contreras Carrillo, quien brindará una charla sobre las obras que guarda el museo y sobre las actividades que se pueden realizar en sus instalaciones.

 

En el encuentro, las familias podrán enriquecerse culturalmente con las piezas que Musas exhibe en sus salas, como grafitis llenos de color, exposiciones fotográficas que cuentan parte de la historia mexicana, texturas que forman parte del paisaje del desierto y esculturas de bronce que guardan rasgos prehispánicos y europeos.

 

Sábados en la Ciencia es un programa que mensualmente organiza el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), en coordinación con la Universidad de Sonora y La Burbuja, Museo del Niño, que busca difundir el conocimiento y acercar a la niñez y la juventud hermosillense a la ciencia y la cultura mediante actividades atractivas.

 

La cita es el próximo sábado 19 de noviembre a las 10:00 horas en Blvr. Agustín Vildósola y Av. Cultura s/n, colonia Villa de Seris. Como siempre, el evento es gratuito y para reservar su lugar solamente es necesario llenar el formulario que aparece en el siguiente enlace: http://bit.ly/2fRXZn9.

 

Si desea obtener más información sobre Sábados en la Ciencia y quiere mantenerse al pendiente de sus próximos eventos, consulte su página Facebook.com/sabadosenlaciencianoroeste.

 

 

 

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora el 25 de noviembre, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) realizará la II Jornada Informativa de la Igualdad de Género el próximo martes 22 en las instalaciones de la institución en Hermosillo, Sonora.

 

El objetivo de este evento es compartir información sobre los servicios que prestan distintas instituciones gubernamentales y sociales para prevenir y atender la violencia de género, la discriminación, la seguridad pública, las adicciones, el VIH-SIDA, así como fomentar la prevención del cáncer de mama y la salud mental y reproductiva.

 

Con esto se pretende acercar a la comunidad del CIAD, así como a las instituciones públicas y privadas que se encuentran en la zona en la que está ubicado el Centro, y a la población de las colonias aledañas de los ejidos La Victoria y El Tazajal, a que conozcan programas y acciones con los que pueden contribuir a la erradicación de la violencia de género y al mismo tiempo cuidar de la salud.

 

Del Gobierno del Estado de Sonora participarán la Procuraduría General de Justicia, el Instituto Sonorense de la Mujer, la Secretaría de Salud Pública y la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Por parte del Gobierno Municipal de Hermosillo se contará con el apoyo de la Dirección de Atención a la Mujer.

 

Asimismo, organizaciones de la sociedad civil como la Asociación George Papanicolau, Grupo Reto y MexFam Sonora, prestarán solidariamente sus servicios en esta jornada.

 

Como parte de las actividades culturales de este evento se exhibirá el documental “Dulce Agonía”, en el marco de un cine-debate. Además, se realizará la dinámica “ExpresArte”, un ejercicio de arte plástico en el que se invitará a las personas asistentes a participar en una obra colectiva que tiene el propósito de concientizar a la comunidad sobre la importancia de erradicar la violencia de género.

 

El evento, organizado por la profesora investigadora Rosario Román Pérez, iniciará a las 10:00 horas en el patio central de la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD. Para mayor información puede llamar al teléfono (662) 289 2400 ext. 316 o al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

 

 

La influencia del medio ambiente en la construcción de la cultura alimentaria y en la estructura social y económica de una comunidad fue analizada en una plática impartida por Roberto Melville Aguire en las instalaciones de Hermosillo, Sonora, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), el pasado 14 de noviembre.

 

Durante la charla titulada “Riesgos Ambientales en México”, Melville Aguirre compartió con estudiantes y académicos de la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD su experiencia teórica y práctica como experto en el estudio de conflictos socioambientales en el país.

 

Durante el encuentro se abordó la teoría del posibilismo geográfico, que explica el papel del medio ambiente a lo largo de la historia humana como uno de los factores que inciden para la determinación de las costumbres, hábitos y rasgos culturales de los distintos modelos de organización social.

 

Por otra parte, también se habló sobre la adopción de la postura marxista para la comprensión de las prácticas económicas y organizacionales, en la que el factor humano prevalece sobre el medio ambiente, pues considera que la organización de los asentamientos humanos es determinada por las clases sociales sin verse limitados por las condiciones del ecosistema en que se constituyen.

 

Melville Aguirre es investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas); además, es integrante de la Red Temática Género, Sociedad y Medio Ambiente (Red Gesma), el cual es un proyecto que cuenta con el respaldo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), mediante el cual se busca la transversalidad entre los estudios de género y la investigación en ciencias ambientales.

 

La Red Gesma es una iniciativa que promueve la participación interdisciplinaria de especialistas de diferentes instituciones públicas de investigación y educación superior de México, en la que también colaboran las investigadoras del CIAD Gilda Salazar Antúnez, Blanca Rebeca Noriega Orozco y Beatriz Olivia Camarena Gómez, quienes pertenecen al Programa de Estudios Socio Ambientales de la Coordinación de Desarrollo Regional.

 

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) ofrece una oportunidad para que cualquier persona aprenda a producir hongos comestibles a partir de la utilización de residuos agroindustriales. 

 

A través del curso teórico-práctico “Producción de hongos comestibles bajo condiciones controladas”, el CIAD, en coordinación con el Instituto de Ecología (Inecol), invitan a aprender a cultivar el hongo Pleurotus, conocido popularmente como seta.

 

En el taller se compartirán fundamentos teóricos sobre la biología, morfología y taxonomía de los hongos, así como de los procesos de cultivo de las diferentes especies, con un enfoque especial en las ventajas de la producción de las setas. 

 

En el lado práctico, se realizarán ejercicios sobre la obtención y mantenimiento de cepas, preparación de medios de cultivo y aislamiento de cepas. Además, se enseñará a instalar un modelo geodésico de bajo costo para el cultivo de setas.

 

Uno de los propósitos de los organizadores es que el cultivo de hongos se contemple como una opción para el reciclamiento de los residuos agroindustriales de la región y la obtención de alimentos con alto valor proteico a bajo costo. Por ello, el taller se impartirá desde una visión de alternativa productiva.

 

En ese sentido, se instruirá a los asistentes sobre el manejo poscosecha del producto, control de calidad, buenas prácticas, inocuidad, conservación y comercialización. Para finalizar el taller los participantes podrán disfrutar de una degustación de platillos preparados con setas como una muestra del valor culinario de esta actividad. 

 

El taller se realizará los próximos 17 y 18 de noviembre en las instalaciones del CIAD en Hermosillo, Sonora, con un costo de mil quinientos pesos (más IVA), el cual incluye material didáctico, degustación gastronómica y constancia con valor curricular.

 

Para mayor información puede llamar al teléfono (662) 289 2400 ext. 338 o consultar el programa en el siguiente enlace: http://bit.ly/2ed0yla.

 

 

México tiene una costa de 11,500 kilómetros aproximadamente, en donde, en 2012, se registró una producción de pesca por captura y acuicultura de un millón 687,498 toneladas de peso vivo, según datos del Anuario Estadístico de Acuacultura y Pesca 2012, elaborado por la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca).

 

Es por ello que la pesca es una actividad económica primaria transcendental en el país, ya sea para consumo interno o para exportación, debido a que genera fuentes de empleo y divisas, contribuyendo a elevar el nivel de vida de los habitantes de las regiones en que se realiza.

 

Sin embargo, en años recientes esta actividad ha sido afectada por el impacto de enfermedades en diversos organismos acuáticos que detienen su desarrollo y niveles de producción.

 

Con el objetivo de explorar alternativas que hagan frente a esta problemática, investigadores mexicanos experimentan con nanopartículas de plata para conocer su efecto en el control de enfermedades en peces, moluscos y crustáceos.

 

Alrededor del mundo se realizan estudios y aplicaciones de las nanopartículas de plata, sobre todo por su actividad antibacterial y antiviral. En México, diversas instituciones trabajan en aplicaciones para el diagnóstico y combate de múltiples padecimientos.

 

Por ello, a través del proyecto “Estudio del efecto de nanopartículas de plata en virus, bacterias y parásitos de organismos acuáticos”, los científicos estudian, además, si la presencia y concentración de estas sustancias resultan tóxicas para el ser humano y el medio ambiente.

 

Debido a que en la literatura científica poco se reporta sobre la efectividad de las nanopartículas de plata contra patógenos de especies marinas, este proyecto tiene el propósito de generar conocimiento de frontera encaminado a desarrollar estrategias en acuacultura.

 

A decir de la doctora Cristina Chávez Sánchez, responsable técnica del proyecto, si los resultados que se obtengan arrojan que son eficaces en eliminar patógenos y parásitos sin afectar la inocuidad y el ambiente, las nanopartículas de plata serán una alternativa para resolver múltiples problemas sanitarios y contribuir al sano desarrollo de la actividad acuícola.

 

Y es que, a la fecha, persiste entre productores el desconocimiento de buenas prácticas de cultivo debido a que aplican antibióticos indiscriminadamente como método de control, sin detenerse a evaluar si la afección la producen virus, bacterias o parásitos.

 

Trabajo colaborativo

 

Este esfuerzo colaborativo se gestó en el interior de la Red Internacional de Bionanotecnología con Impacto en Biomedicina, Alimentación y Bioseguridad (BIONN), una de las redes temáticas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que reúne a investigadores de instituciones nacionales y extranjeras.

 

Tras un primer experimento realizado con camarones y que arrojó resultados positivos, los científicos conformaron un importante grupo de trabajo para descubrir el efecto de las nanopartículas de plata en pescado blanco, ostión, abulón y camarón.

 

El grupo lo conforman científicos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor) y del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), así como del Instituto Tecnológico de Mazatlán, del Instituto Tecnológico del Valle del Yaqui —ambos pertenecientes al Tecnológico Nacional de México (Tecnm)— y del Instituto de Investigaciones Agroforestales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), en colaboración con el Centro de Nanociencias y Nanotecnología (Cnyn) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad de Texas, en San Antonio (UTSA).

 

La doctora Cristina Chávez Sánchez, investigadora de la coordinación de Acuacultura y Manejo Ambiental del CIAD, sometió el proyecto a la Convocatoria de Investigación Básica SEP-Conacyt 2015, teniendo respuesta favorable. Actualmente, ya se ejecutan las primeras líneas de operación, como la programación de los experimentos, el establecimiento de convenios y el manejo del presupuesto, entre otras.

 

La también investigadora nacional nivel I detalla que están organizados en cinco subgrupos enfocados en el estudio de cada especie, así como en el análisis de la toxicidad al medio ambiente y la inocuidad de las nanopartículas de plata; en sus trabajos cuentan con el apoyo de los doctores Nina Bogdanchikova (Cnyc) y Humberto Lara Villegas (UTSA), quienes les proveerán nanopartículas de plata, además de que este último participará en lo relacionado con la microscopía electrónica.

 

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, se muestra optimista de que el proyecto contribuirá con información de ciencia básica en un área que no ha sido suficientemente estudiada.

 

“Vamos a obtener toda la información necesaria básica para que a futuro pueda ser utilizada, aunque es un primer esfuerzo, porque será preponderante investigar más”, dice.

 

Investigación

 

El primer grupo está enfocado en el estudio del camarón para evaluar los efectos de diferentes concentraciones de nanopartículas de plata sobre especies infectadas con el virus de la mancha blanca (WSSV, por sus siglas en inglés) y con la bacteria Vibrio parahaemolyticus que provoca el síndrome de la muerte temprana (EMS, por sus siglas en inglés), dos de sus principales enfermedades. En este grupo participan investigadores del CIAD, del Cibnor, del Instituto Tecnológico del Valle del Yaqui y del Instituto Tecnológico de Mazatlán.

 

El doctor Humberto Mejía Ruiz, investigador titular del Cibnor y responsable de este grupo, desde hace cuatro años ha evaluado el efecto de las nanopartículas de plata en ambas enfermedades en el camarón de cultivo. A través de experimentos observó que las especies sometidas a estas partículas tuvieron una supervivencia superior a noventa por ciento, en comparación con el empleo de otros antivirales.

 

Después de esos resultados se decidió ampliar la investigación para determinar las dosis y métodos más efectivos para la aplicación de las nanopartículas, las condiciones y vía de aplicación, así como para conocer los genes que están involucrados y el proceso por el que pasan las enzimas del sistema inmune nato del camarón, además de las condiciones de estrés a las que puede estar sometido durante la aplicación, entre otros aspectos.

 

El investigador, adscrito al Programa de Acuicultura del Cibnor, dice en entrevista que en el proyecto evaluarán diversas vías de administración; por ejemplo, a través del encapsulamiento, dilución o directamente en el agua o el alimento.

 

“La única manera en que lo hemos probado es inyectándola directamente en solución salina, porque es el método que nos da certeza de que las nanopartículas entraron al torrente del camarón”, abunda en entrevista.

 

Además, las nanopartículas serán probadas en diferentes tallas debido a que el síndrome de la muerte temprana ataca camarones pequeños, por lo que “evaluaremos en pequeñas tallas para ver si las bacterias son evitadas, pero también en camarones de entre cinco y 15 gramos, que son los que se comienzan a cosechar”, destaca.

 

Adicionalmente, explica la doctora Cristina Chávez Sánchez, deberán evaluar los efectos de las nanopartículas en las células del tejido digestivo, “porque estamos pensando que uno de los primeros contactos que tendrá la nanopartícula con el camarón será el sistema digestivo, y como el virus de la mancha blanca también entra por ahí, queremos ver cómo se afectará a las células”.

 

Contra parásitos, virus y bacterias

 

Un segundo subgrupo de investigación estudiará los efectos en pescado blanco. Está integrado por investigadores del CIAD, del Instituto de Investigaciones Agroforestales y del doctor Humberto Lara Villegas, quienes analizarán si las nanopartículas de plata contribuyen al control del parásito Ichthyophthirius multifiliis, mejor conocido como Ich, que provoca la enfermedad de los puntos blancos.

 

“Este parásito puede llegar a matar poblaciones enteras en dos o tres días. Vamos a trabajar para ver si las nanopartículas pueden atacar algunas de las fases del ciclo de vida de este animalito”, dice la doctora Cristina Chávez.

 

Y debido a que dicho ciclo es muy complicado, apunta, trabajarán con un organismo modelo con muchas semejanzas a Ich pero que no es parásito y fácil de cultivar. Con este organismo se realiza una tesis de maestría y ya se tiene avanzada la parte in vitro, por lo que continuarán con la fase in vivo aplicando las nanopartículas de plata para conocer cómo lo afectan y si también influye en los peces.

 

El doctor Jorge Cáceres Martínez, investigador del CICESE, dirige el grupo que estudia el impacto de las nanopartículas en ostión y abulón. En el caso de la primera especie, se busca atacar el patógeno Perkinsus marinus, causante de la enfermedad dermo (dermo disease) de las ostras, mientras que para el abulón, la bacteria Candidatus Xenohaliotis californiensis. Además, analizarán si la plata puede ser más tóxica, debido a que probablemente pueda precipitarse con el agua marina y no funcione adecuadamente.

 

Un cuarto grupo lo dirige el doctor Miguel Betancourt Lozano (CIAD), que se encargará de indagar los posibles efectos tóxicos de las nanopartículas de plata en el medio ambiente.

 

“Este grupo analizará el efecto que tengan las nanopartículas de plata liberadas al medio ambiente; esto es, se analizará si afectan a la comunidad bacteriana, al sedimento o al plancton que está en contacto con ellas”, asevera.

 

Finalmente, el último grupo —liderado por el doctor Martín Jara Marini (CIAD)— estudiará si los organismos marinos tratados con nanopartículas presentan riesgos de inocuidad; es decir, si acumulan plata, y en qué cantidades resultarían peligrosas para el consumo humano.

 

“Existe también el peligro de que en un momento determinado estas nanopartículas puedan afectar el medio ambiente. No solo buscaremos los remedios para las enfermedades, sino también indagaremos otras posibles afectaciones, pues necesitamos que el uso de las nanopartículas no sea un problema para el entorno ni para el hombre”, reitera.

 

Colaboración de Ana Luisa Guerrero, corresponsal de la Agencia Informativa Conacyt.

 

Fuente: http://bit.ly/2fAEdwL

 

 

Con el orgullo de cumplir un año más de generar “Conocimiento que transforma”, la Coordinación Regional Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), celebró el vigesimosegundo aniversario de su fundación.

 

En la ceremonia presidida por Pablo Wong González, Director General, y María Dolores Muy Rangel, titular de la Coordinación Regional Culiacán, se hizo un recorrido histórico por los logros que el Centro ha alcanzado durante más de dos décadas de contribuir al desarrollo del noroeste de México.

 

Wong González comentó que, gracias al esfuerzo conjunto de las diferentes coordinaciones, el impacto en el desarrollo del país permea con mayor rapidez a los sectores donde el CIAD participa. Además, reconoció la labor de la titular de esta Coordinación por impulsar el desarrollo y crecimiento de la Unidad Culiacán, orientado al quehacer en ciencia y tecnología, la formación de capital humano altamente especializado y la vinculación.  

 

Por su parte, Muy Rangel agradeció la labor del personal académico y administrativo del CIAD, pues, dijo, en su esfuerzo ha residido el éxito que ha hecho que la Coordinación Culiacán sea un agente de cambio y proveedor de soluciones científicas y tecnológicas a las demandas y necesidades del sector agroalimentario de Sinaloa.

 

En el evento conmemorativo también se realizó la graduación del posgrado en Ciencias del Centro, donde ocho estudiantes de maestría y tres del doctorado festejaron su titulación en una de las instituciones académicas de mayor reconocimiento en México.

 

Otro de los motivos de celebración fue la inauguración del Laboratorio de Alimentos Funcionales y Nutracéuticos, una iniciativa a cargo de José Basilio Heredia, académico del CIAD, que tiene el objetivo de desarrollar proyectos de investigación de ciencia básica para generar conocimientos que abordan aspectos innovadores de los alimentos más allá de los componentes nutrimentales.

 

A la ceremonia asistió como invitado especial Serapio Valdés Pineda, en representación de Jesús Valdés Palazuelos, Presidente Municipal electo de Culiacán, Sinaloa, quien manifestó ser testigo de la contribución del CIAD al desarrollo de esta ciudad y agregó que el Centro es un referente en Sinaloa, ya que impulsa la aplicación de la ciencia y la tecnología para detonar el desarrollo regional.

 

Al finalizar el evento, los asistentes realizaron un recorrido por el Laboratorio de Alimentos Funcionales y Nutracéuticos y por las diferentes instalaciones del CIAD.

 

 

 

 

La revista Estudios Sociales, editada por la Coordinación de Desarrollo Regional del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), fue reconocida como revista de competencia internacional por parte del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

 

Con veintiséis años de historia, esta revista de investigación mantiene su compromiso de consolidarse con altos estándares de difusión científica en temas de alimentación contemporánea y desarrollo regional.

 

Su director, el doctor Sergio A. Sandoval Godoy, comparte con la Agencia Informativa Conacyt que alcanzar el máximo rango del Sistema de Clasificación de Revistas Mexicanas de Ciencia y Tecnología (Crmcyt) es un reconocimiento al trabajo que realizan, pero además es una responsabilidad para consolidarla como un espacio de reflexión de alta calidad.

 

“Nuestra revista está comprometida en seguir adelante con esta propuesta de difusión editorial que ha sido bien acogida en los últimos años. Una de nuestras prioridades es mantener los contenidos de calidad internacional y continuar siendo un espacio atractivo de publicación para la comunidad académica de México, de América Latina y de países de habla hispana”, asegura.

 

Estudios Sociales es una publicación electrónica semestral que presenta artículos, ensayos y reseñas de profesionistas, investigadores y académicos de instituciones públicas y privadas, centros de investigación nacionales y universidades extranjeras. Opera bajo una precisa política de gestión editorial, cumple con la frecuencia de publicación, cuenta con un alto nivel de citación, además de tener accesibilidad y visibilidad internacional, características que le permitieron obtener su actual categoría en la reciente convocatoria del Crmcyt.

 

El doctor en ciencias antropológicas por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), unidad Iztapalapa, dice que a la fecha tienen treinta mil descargas mensuales en promedio solo en Scielo y Redalyc, dos de los dieciséis índices internacionales en que la revista está registrada. Desde su fundación ha publicado más de seiscientos artículos y ensayos científicos en sus cincudenta números y veintiséis volúmenes.

 

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Qué trabajo han realizado para que Estudios Sociales alcanzara esta categoría?

 

Sergio Sandoval Godoy (SSG): El reconocimiento es para toda la institución y es un orgullo por la trayectoria de la revista a lo largo de veintiséis años en los que se ha editado. Comenzó a publicarse en 1990, a cargo de tres instituciones de investigación, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, la Universidad de Sonora y El Colegio de Sonora. Desde 1998, Estudios Sociales queda enteramente como revista del CIAD y no ha tenido modificaciones de título, además de que siempre se han publicado dos números por año, y a partir de enero de 2015 abandonó la versión impresa para ser totalmente digital.

 

Empezamos desde abajo, cuando tratamos de institucionalizarla como una revista de circulación estatal, pasando por los parámetros más elementales de difusión, hasta llegar actualmente —después de varios años y de mejorar nuestra calidad editorial— al rango de revista internacional a partir de las nuevas clasificaciones que hace el Conacyt.

 

Es el resultado de la pasión de los equipos de trabajo que la han tenido a cargo y que han tratado de incidir en los requisitos de ser una revista de contenido de calidad internacional y de ofrecer un espacio de publicación para los académicos.

 

AIC: En su era digital, ¿cuáles han sido los avances de la revista?

 

SSG: Pertenecemos al Sistema de Clasificación de Revistas Mexicanas de Ciencia y Tecnología y una de las disposiciones es modernizarnos en el sentido de pasar a ser una revista electrónica digital, porque eso facilita más la búsqueda y la consulta y está más a tono con los parámetros internacionales.

 

Ahora estamos en una mejor posición porque, con todos los mecanismos de búsqueda en Internet, es más fácil que nuestra revista sea consultada en todas partes del mundo.

 

AIC: ¿Cuáles son los parámetros por los que se rige Estudios Sociales?

 

SSG: Hemos posicionado la revista en el ámbito internacional a partir de seis elementos que son clave para el Sistema de Clasificación de Revistas Mexicanas de Ciencia y Tecnología. El primero es la política de gestión editorial, y aquí tiene que ver con el cumplimiento de la disponibilidad de títulos en inglés y español, la conveniencia de la política editorial, seguir una estricta rendición de pares ciegos y criterios éticos; también, que el comité editorial sea internacional, es decir, conformado por académicos de distintas universidades del mundo, y también que los autores que publican sean de otros países.

 

La segunda es la calidad del contenido. Que sean artículos de alta calidad que estén tratando temas emergentes y de coyuntura, que los resúmenes sean de calidad, del alcance de la revista, y que los sitios en que se encuentra alojada tengan visibilidad.

 

Un tercer nivel que hemos aplicado es la citación y eso tiene que ver con que estemos alojados en los principales índices internacionales. Tenemos muy buen nivel de citación, solamente en Scielo y Redalyc sumamos un promedio de treinta mil descargas mensuales; eso es importante en una revista que pretende tener impacto en la consulta.

 

Como cuarto elemento destaca la frecuencia de publicación, y nosotros hemos tratado de ser muy puntuales. Hacemos un volumen anual con dos números, en cada uno publicamos alrededor de quince artículos científicos, acompañados de ensayos, notas críticas y algunas reseñas. Actualmente evaluamos aumentar la calidad de artículos en cada número o cambiar la periodicidad para que sea una revista cuatrimestral.

 

El quinto elemento es la accesibilidad, es decir, que el contenido esté disponible en línea y presentar los resúmenes en inglés y español, además que el homepage sea muy claro. Nosotros publicamos los resúmenes en inglés, español, portugués y, eventualmente, en francés, y esperamos que en los últimos años los artículos puedan ser traducidos también al inglés; entonces la calidad de la página tiene que registrar todas estas características.

 

Finalmente, un sexto indicador que toman en cuenta para evaluarnos, y en el que hemos tratado de ser cuidadosos, es la visibilidad internacional; es decir, que esté en los más importantes índices en América Latina que nos brindan visibilidad internacional.

 

AIC: ¿En Estudios Sociales están preparados para asumir las nuevas exigencias?

 

SSG: Estamos obligados a ir ascendiendo en los rangos más altos. Nos hemos planteado como reto principal incrementar nuestra visibilidad y tener un impacto mayor, pero esto es gradual y para ello es necesario que obtengamos el Digital Object Identifier (DOI), que es un instrumento que permite alojar, manejar y hacer llamadas a una revista con la seguridad de que todos los artículos son digitales.

 

Eso significa que con la obtención del DOI nuestros archivos tienen más seguridad y no se van a perder en cualquier servidor y resulta más fácil para los usuarios hacer las llamadas y conseguir los artículos que necesiten; es más fácil identificar nuestros temas, bajarlos y citarlos y, obviamente, se consigue mayor calidad de la revista en todos los procesos de publicación.

 

Otro reto importante es completar la digitalización de la revista, ya que, aunque es digital, todavía existen procesos que están incompletos y que tienen que ver con los archivos; esto mejorará la presentación de la revista y su visualización para computadoras de escritorio, laptops, tabletas electrónicas y teléfonos móviles. Estamos en la etapa en la que está pujando la digitalización, pero todavía es una parte incompleta y debemos llegar a todos los accesos.

 

AIC: ¿Cómo evalúan la calidad de los artículos publicados?.

 

SSG: Trabajamos bajo un código de ética, que es una declaración de buenas prácticas en la que nos comprometemos a pedir a los investigadores que los artículos que someten no hayan sido presentados en otras revistas.

 

El comité editorial revisa todos los artículos en cuanto a plagio y autoplagio, así como a prácticas deshonestas; nuestra manera de evaluar es anónima y a doble ciego para garantizar criterios relevantes en originalidad, metodología y perspectivas innovadoras, en tanto que las conclusiones tengan un carácter importante para el estado del arte de la ciencia.

 

AIC: ¿Qué temáticas siguen los trabajos que se publican en Estudios Sociales?.

 

SSG: Manejamos dos temas: alimentación contemporánea y desarrollo regional. En cada uno de ellos hay lineamientos específicos. Por ejemplo, en alimentación publicamos lo que se relaciona con debates teóricos y metodológicos en torno a la alimentación contemporánea, lo que tiene que ver con globalización, mercados, sistemas alimentarios, políticas públicas de alimentación, desarrollo tecnológico, riesgo alimentario, modernidad alimentaria, cultura alimentaria, prácticas, identidad y consumo alimentario; también temas de alimentación e innovación social.

 

En desarrollo regional los temas están relacionados con economía, globalización, territorio, cultura en el desarrollo local y regional y desarrollo regional rural y urbano, además de temáticas de medio ambiente y sustentabilidad vinculadas con el desarrollo regional.

 

 Estudios Sociales es editada por la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD. Está integrada por Sergio A. Sandoval Godoy (director), Lauro Paz Luna (editor) y Karla Gabriela Robles Bernal (editor informático). Su comité técnico editorial está compuesto por María del Carmen Hernández, Gloria María Cáñez de la Fuente, Beatriz Olivia Camarena, Patricia L. Salido Araiza y José Ángel Vera Noriega. Asimismo, su comité asesor editorial está integrado por 16 investigadores de reconocidas instituciones académicas y universidades de distintos países como Canadá, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, España, Chile, Brasil y México.

 

Colaboración de Ana Luisa Guerrero, corresponsal de la Agencia Informativa Conacyt.

 

Fuente: http://bit.ly/2eJAbDb

Mobile Menu