Notas

 

 

No podemos dejar concluir este 2016 sin nuestra tradicional dosis mensual de ciencia, por lo que este diciembre, además de las posadas y clásicos villancicos, le traemos un regalo para toda la familia: el nuevo taller de Sábados en la Ciencia “Amigos cosmonautas”.

 

En esta edición del programa más popular de divulgación científica dirigido al público infantil en Hermosillo, Sonora, los niños que nos acompañen tendrán la oportunidad de conocer el nuevo planetario del Parque Infantil del Estado de Sonora.

 

Como actividad principal de este taller, los asistentes aprenderán a construir un reloj de sol a partir de las diferentes enseñanzas sobre los movimientos astrales que se proyectarán en este simulador sideral que tiene forma de cúpula y se ha vuelto una de las principales atracciones del Parque.

 

El curso será instruido por Adolfo Cabral Porchas, responsable del Planetario del Parque Infantil. Es importante mencionar que el planetario es un espacio interactivo incluyente, ya que, además de un aforo para cuarenta y siete personas simultáneamente, cuenta con lugares para tres sillas de ruedas.

 

La cita es a las 10:00 horas del próximo 10 de diciembre y el registro es a través de la página Facebook.com/sabadosenlaciencianoroeste. Es imprescindible que los pequeños estén siempre acompañados por un adulto durante el recorrido. Para mayor información puede comunicarse al teléfono (662) 289 2400 extensión 505.

 

Sábados en la Ciencia es un programa dirigido a niños y niñas menores de once años de edad, que se realiza mensualmente a través del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), la Universidad de Sonora y La Burbuja, Museo del Niño, en el que por primera vez se suma el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en el Estado de Sonora (DIF Sonora).

 

Para celebrar veinte exitosos años de una encomienda científica y tecnológica que ha contribuido al desarrollo del puerto de Guaymas, así como del estado de Sonora y la región noroeste del país, la Coordinación Regional Guaymas del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) conmemoró un aniversario más de su fundación.

 

Dicha ceremonia significó una oportunidad para hacer un recuento de los logros académicos, científicos y de contribución a los sectores productivo, social y privado, que el CIAD Guaymas ha realizado desde que inició labores oficialmente en 1996 como un laboratorio de servicios enfocado al aseguramiento de la calidad de la industria pesquera local.

 

El evento fue inaugurado por Pablo Wong González, Director General, quien destacó la importancia del CIAD en la región Guaymas-Empalme y sur de Sonora por su contribución en la mejora de la calidad de los sistemas productivo y pesquero. Además, realzó la importancia de los estudios que se llevan a cabo en sus diferentes áreas.

 

Asimismo, Jaqueline García Hernández, Coordinadora del CIAD Guaymas, manifestó el orgullo por este vigésimo aniversario y compartió esta satisfacción con la planta académica y administrativa, así como con clientes, socios, colaboradores, personal de apoyo y estudiantes que han hecho posible escribir este capítulo de su historia.

 

Posteriormente se dio paso a una jornada de conferencias impartidas por investigadores del Centro en las que se abordaron temas como la importancia de los microorganismos en la industria alimentaria, la inocuidad y trazabilidad en la producción acuícola, los mitos y verdades sobre los plaguicidas, la conservación de vertebrados en mares, islas, ríos, desiertos y montañas y un análisis de la actividad productiva de la quesería artesanal en Sonora.

 

Nuevas metas para una nueva década

 

Actualmente la Coordinación Guaymas cuenta con tres líneas de investigación: “Inocuidad y aseguramiento de la calidad para la industria alimentaria”, Recursos naturales y medio ambiente” y “Polímeros naturales”, en las cuales, entre otras acciones, se basan los programas académicos de maestría y doctorado para la formación de profesionales altamente especializados, así como la vinculación con el sector productivo.

 

El CIAD Guaymas sigue cosechando éxitos, como el recientemente logrado por Juan Pablo Gallo Reynoso, profesor investigador experto en biología de poblaciones, ecofisiología de los mamíferos acuáticos y aves marinas, quien el pasado mes de octubre fue distinguido por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas con el Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza 2016.

 

De acuerdo a la titular de esta coordinación, para el corto y mediano plazo se tienen como principales objetivos continuar fomentando los proyectos de ciencia básica y aplicada en curso, fortalecer las áreas de genética y metodología estadística, a través del programa de cátedras del Conacyt, y consolidar la vinculación del Centro con los sectores productivo y social.

 

En la más reciente edición del Congreso Internacional en Ciencias Alimentarias y Biotecnología (CICAB) diferentes académicos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) fueron reconocidos por la aportación científica de sus proyectos de investigación.

 

Uno de los trabajos distinguidos en este certamen fue el coordinado por la profesora Yolanda L. López Franco, miembro del Grupo de Investigación en Biopolímeros del CIAD, quien, al participar en la exposición de carteles en el área de Nutrición, Nutracéuticos y Alimentos Funcionales, fue acreedora al primer lugar en esta categoría.

 

El estudio que encabeza López Franco se basa en el uso de polisacáridos de mezquite (Prosopis spp) y quitosano como estructurantes de aceites vegetales por medio de la oleogelación. La incorporación de estos aceites en forma de sólidos suaves funcionales (oleogeles) es una estrategia novedosa para sustituir el uso de grasas saturadas y ácidos grasos trans de la formulación de muchos alimentos. Esto, de acuerdo a la investigadora, permitiría el mejoramiento del perfil nutricional de los alimentos.

 

Investigación de impacto internacional

 

También del grupo de Biopolímeros, Daniel Fernández Quiroz, recibió el segundo lugar por su participación oral en el área de Biotecnología con el trabajo coordinado por el investigador Waldo Argüelles Monal (CIAD Guaymas), el cual consiste en la preparación y caracterización de criogeles a partir de un copolímero de quitosana modificado por injerto de poli (N-vinil caprolactama).

 

El material desarrollado por este grupo es termosensible, es decir, responde a los cambios de temperatura absorbiendo y liberando líquidos, cualidad que favorece su utilización en distintas aplicaciones, tales como la elaboración de sistemas inteligentes de liberación de fármacos, ingeniería de tejidos y la encapsulación de moléculas bioactivas.

 

El prestigio profesional del área de Biopolímeros del CIAD es de alcance internacional. Como resultado de su amplia trayectoria, actualmente cuenta con tres patentes otorgadas y dos más en licenciamiento, además de contar con colaboraciones académicas en países como España, Inglaterra, Francia, Alemania, Cuba y Canadá, entre otros.

 

Hallazgos que cambian paradigmas

 

La Coordinación Regional Guaymas del CIAD, que acaba de celebrar su vigésimo aniversario, también participó en el Congreso con la exposición de Alfonso Martínez Borraz, en representación de un trabajo en equipo coordinado por la profesora Lorena Noriega Orozco, el cual obtuvo el primer lugar en la categoría de Microbiología y Toxicología.

 

A través de la modalidad de cartel se presentaron los resultados de una investigación en la que se trató de probar la presencia de una bacteria que no es reconocida como patógeno de importancia, pero que sí ha causado problemas y está presente en el camarón crudo de Sonora.

 

Con este trabajo titulado “Presencia del gen vmh de Vibrio mimicus en camarón y muestras clínicas del estado de Sonora, México”, Noriega Orozco y su equipo de colaboradores, esperan se le dé mayor importancia a las medidas de higiene y manejo, especialmente en producto fresco que será destinado al consumo en crudo; principalmente al inicio de la temporada camaronera, donde altas temperaturas ambientales favorecen el crecimiento de V. mimicus, y el producto fresco puede no ser adecuado para consumo en crudo.

 

Una oportunidad para que las familias que asistan a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2016 (FIL 30) conozcan parte de la investigación que se realiza en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) se ofrecerá en la exposición “Los hongos de las zonas áridas de México”.

 

En una presentación a cargo de Aldo Hiram Gutiérrez Saldaña, especialista del CIAD en micología, se exhibirán diferentes especies de hongos que habitan en nuestro país y se explicará en un lenguaje accesible a todos los miembros de la familia las distintas características científicas y culturales de estos organismos.

 

En el evento se realizará una exposición física de algunas de sus variedades, con el propósito de que los asistentes puedan identificar las diferentes clases de las zonas áridas de México y aprendan cómo evitar las especies tóxicas para el consumo humano, así como los beneficios nutricionales y medicinales de estas.

 

La FIL también es ciencia

 

Durante la charla, que se celebrará el jueves 1 de diciembre a las 17:30 horas, estará disponible a la venta el libro Hongos de reserva de la biósfera El Pinacate y gran Desierto de Altar, una obra en la que participó Gutiérrez Saldaña en colaboración con destacados investigadores de México, y que es una coedición entre el CIAD, la Universidad Estatal de Sonora y la Sociedad Mexicana de Micología.

 

La FIL 30 es considerada como la feria literaria más importante en Latinoamérica y un espacio en el que converge un público compuesto por perfiles muy diversos; por ello, desde el año 2014 se creó el programa “La FIL también es ciencia”, para que, con la íntima colaboración del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la ciencia se coloque en un punto central de la Feria.

 

De tal manera, la exposición del CIAD se realizará en el stand del Conacyt, que está ubicado en la sección zona nacional, entre los pasillos L7 y N4. La FIL 30 se celebrará en el Centro de Exposiciones Expo Guadalajara, que se encuentra en Av. Mariano Otero 1499, Colonia Verde Valle, en Guadalajara, Jalisco.

 

 

No podemos dejar concluir este 2016 sin nuestra tradicional dosis mensual de ciencia, por lo que este diciembre, además de las posadas y clásicos villancicos, le traemos un regalo para toda la familia: el nuevo taller de Sábados en la Ciencia “Amigos Cosmonautas”.

 

En esta edición del programa más popular de divulgación científica dirigido al público infantil en Hermosillo, Sonora, los niños que nos acompañen tendrán la oportunidad de conocer el nuevo planetario del Parque Infantil del Estado de Sonora.

 

Como actividad principal de este taller, los asistentes aprenderán a construir un reloj de sol a partir de las diferentes enseñanzas sobre los movimientos astrales que se proyectarán en este simulador sideral que tiene forma de cúpula y se ha vuelto una de las principales atracciones del Parque.

 

El curso será instruido por Adolfo Cabral Porchas, Director del Centro Ecológico de Sonora y profesor investigador de la Universidad de Sonora. Es importante mencionar que el planetario es un espacio interactivo incluyente, ya que, además de un aforo para cuarenta y siete personas simultáneamente, cuenta con lugares para tres sillas de ruedas.

 

La cita es a las 10:00 horas del próximo 10 de diciembre y el registro es a través de la página Facebook.com/sabadosenlaciencianoroeste. Es imprescindible que los pequeños estén siempre acompañados por un adulto durante el recorrido. Para mayor información puede comunicarse al teléfono (662) 289 2400 extensión 505.

 

Sábados en la Ciencia es un programa dirigido a niños y niñas menores de once años de edad, que se realiza mensualmente a través del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), la Universidad de Sonora y La Burbuja, Museo del Niño, en el que por primera vez se suma el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en el Estado de Sonora (DIF Sonora).

 

 

El maíz es un cereal económicamente importante a nivel mundial. En México se cultiva prácticamente en todos los estados, donde Sinaloa destaca como uno de los principales estados productores. Como consecuencia del cultivo del maíz, anualmente se generan aproximadamente 25.1 millones de toneladas de residuos, es decir, partes de la planta que quedan en el campo como resultado de la separación del grano; a estos residuos también se les llama soca de maíz.

 

La soca de maíz se ha utilizado como alimento para ganado; sin embargo, al ser un material alto en fibra, es difícil que los animales lo degraden completamente y que sea aprovechado en forma correcta. Además, el agricultor, al tener una gran cantidad de soca que muchas veces no se logra vender o sobre la que simplemente no tiene interés, la desecha quemándola, lo cual genera un impacto negativo tanto en el suelo como en el medioambiente.

 

A la fecha, se han buscado maneras de utilizar la soca de maíz y se han encontrado alternativas por diversos grupos de investigación; por ejemplo, se han evaluado formas de extraer compuestos que aún permanecen en la soca y que resultan de interés industrial.

 

El maíz contiene compuestos bioactivos que han mostrado tener actividad antioxidante, por lo que resulta de interés para la industria de alimentos, cosmética y farmacéutica. Entre los compuestos bioactivos encontrados destacan los ácidos fenólicos y lignina. Estos compuestos están presentes en diferentes proporciones en todos los órganos de la planta de maíz, por lo que es necesario evaluar tanto el tipo de compuesto como la actividad antioxidante que presentan para poder considerar su posible aprovechamiento.

 

El aprovechamiento y la generación de una alternativa de uso de la soca de maíz representaría una fuente de ingreso para los agricultores de la región, así como una reducción en el impacto ambiental que se genera debido a su quema.

 

Actualmente, en el CIAD Culiacán se realizan esfuerzos para evaluar los compuestos bioactivos presentes en la soca de maíz y determinar su distribución en cada órgano de la planta, así como la actividad antioxidante in vitro. De esta manera, se busca sentar las bases para un futuro desarrollo de tecnologías que hagan eficiente su extracción y posterior explotación comercial.

 

Colaboración de Gabriela Vázquez Olivo y Basilio Heredia, investigadores de la Coordinación Regional Culiacán.

 

El investigador sonorense Guillermo Núñez Noriega, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), presentará su libro ¿Qué es la diversidad sexual? en el encuentro literario más importante de Latinoamérica, la Feria Internacional del Libro Guadalajara (FIL), que este año celebra su trigésimo aniversario.

  

Esta obra, que acaba de lanzar su segunda edición, es un referente en la investigación de estudios de género en México, y un texto que ha llevado al autor a ser una influencia para los expertos de esta disciplina, así como para los promotores institucionales y sociales del respeto a la diversidad sexual.

  

Como parte de la participación de los Centros Públicos de Investigación adscritos al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Núñez Noriega presentará la más reciente edición de este libro, acompañado de Armando Díaz Camarena, profesor investigador de la Universidad de Guadalajara, estudioso de la educación y la salud sexual.

  

Obra de interés social y político

 

¿Qué es la diversidad sexual? se define como una introducción informada sobre un tema de creciente interés social y político, en la que se discuten los equívocos más comunes en el uso del término y se presenta una propuesta conceptual desde el feminismo y los estudios queer.

  

Esta coedición del CIAD, el Programa Universitario de Estudios de Género de la Universidad Nacional Autónoma de México y Paidós-Ariel se ha convertido en un recurso valioso para apoyar la formación especializada de estudiantes y miembros de organizaciones civiles con trabajo en el campo de los estudios de género y estudios LGBTTI, así como para personas que desean entender el significado de un término ampliamente utilizado en nuestros días por diferentes actores sociales.

  

La presentación del libro se realizará el próximo 30 de noviembre a las 17:30 horas en el estand del Conacyt, que está ubicado dentro de la FIL en la sección zona nacional, entre los pasillos L7 y N4. La FIL se celebrará en el Centro de Exposiciones Expo Guadalajara, que se encuentra en Av. Mariano Otero 1499, Colonia Verde Valle, Guadalajara, Jalisco.

  

Si desea obtener un ejemplar de ¿Qué es la diversidad sexual?, puede adquirirlo en la Librería CIAD, ubicada en carretera a La Victoria km 0.6, C. P. 83304, en la ciudad de Hermosillo, Sonora, México, llamando al teléfono (662) 289 2400 ext. 533 o escribiendo un correo electrónico a la cuenta Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

El próximo 28 de noviembre concluye la convocatoria para ingresar a los doctorados en Ciencias y en Desarrollo Regional que ofrece el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

 

El CIAD es un centro público multidisciplinario que realiza investigación en ciencias naturales y sociales y que genera conocimiento con impacto en tres ámbitos básicos: la producción, conservación, calidad y comercialización de los alimentos, la salud y el desarrollo biológico del ser humano y la repercusión social y económica de los procesos de desarrollo económico y de integración internacional.

 

Como parte de la misión institucional del CIAD, se encuentra la formación de profesionales altamente capacitados a nivel posgrado, por lo cual actualmente se imparten los programas de Maestría y Doctorado en Ciencias y los mismos posgrados en Desarrollo Regional; todos ellos acreditados en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

 

Las líneas de investigación que conforman el posgrado en Ciencias son Acuacultura, Biopolímeros, Horticultura, Biotecnología, Bioquímica, Ecología y Medio Ambiente, Microbiología, Nutrición, Tecnología de Alimentos y Toxicología. Este posgrado se imparte en Hermosillo y Guaymas (Sonora), Culiacán y Mazatlán (Sinaloa) y Cuauhtémoc (Chihuahua).

 

El posgrado en Desarrollo Regional cuenta con las líneas de generación y aplicación del conocimiento en Economía y Desarrollo Regional, Estudios Sociales sobre Alimentación y Desarrollo, Estudios Ambientales y Socioculturales del Desarrollo, y Estudios de Desarrollo Humano y Vulnerabilidad Social. Este posgrado se ofrece exclusivamente en Hermosillo, Sonora.

 

Todos los estudiantes aceptados en los programas académicos del CIAD que no tengan otro ingreso económico cuentan con la posibilidad de acceder a una beca de manutención que otorga el Conacyt y a apoyos de movilidad nacional e internacional que contribuyan a la formación de los estudiantes en instituciones ampliamente reconocidas por su calidad en investigación. 

 

Quienes deseen concursar por un lugar en los posgrados para los que se ha abierto la presente convocatoria deben cumplir los requisitos establecidos en el sitio www.ciad.mx/posgrados.

 

Para recibir atención personalizada puede escribir al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamar al teléfono (662) 289 2400 ext. 389.

 

La Red Temática Sistemas Agroalimentarios Localizados (Red-SIAL) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) realizó un encuentro académico en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) en Hermosillo, Sonora, México, el pasado viernes 18 de noviembre.

 

El evento titulado “Perspectiva SIAL. Retos epistemológicos y empíricos” fue organizado por María del Carmen Hernández Moreno, profesora investigadora del CIAD, y Gerardo Torres Salcido, coordinador técnico de la Red y catedrático de la UNAM, con el propósito de presentar y discutir con la comunidad académica de Sonora los planteamientos y experiencias de esta Red.

 

El encuentro se organizó a través de dos conversatorios. En el primero, “Retos epistemológicos del enfoque SIAL”, participaron Angélica María de Jesús Espinoza Ortega (Universidad Autónoma del Estado de México), Mayra de la Torre Martínez (CIAD), Robert Arthur Bye (Instituto de Biología de la UNAM) y Antonio Riveros Cañas (Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura), y fue coordinado por María del Carmen Hernández (CIAD).

 

El segundo conversatorio giró en torno al tema “Los SIAL para la gestión de estrategias de intervención y la elaboración de políticas públicas”; también moderado por Hernández Moreno (CIAD), el cual contó con un panel conformado por Fernando Manzo Ramos (Colegio de Posgraduados), Fernando Cervantes Escoto (Universidad Autónoma Chapingo), Esteban Barragán López (El Colegio de Michoacán) y Juan Luis Ochoa Vázquez (Universidad Estatal de Sonora).

 

Respecto a sus impresiones de este evento, la investigadora del CIAD comentó que hubo varios aspectos destacables, como el formato del encuentro, que facilitó una mayor interacción entre los panelistas y el público asistente, constituido en su mayoría por estudiantes de los posgrados de CIAD y de otras instituciones.

 

En la discusión, dijo, se argumentó con experiencias en campo de cada uno de los panelistas la idoneidad de los equipos multi e interdisciplinarios para abordar estos temas en toda su complejidad, así como el papel de los ciudadanos para impulsar políticas públicas que faciliten y fortalezcan procesos de consolidación de Sistemas Agroalimentarios Localizados como estrategias de desarrollo territorial.

 

Asimismo, añadió que los trabajos de esta red continuarán a través encuentros regionales, con la participación de académicos y de los actores de los diversos grupos SIAL a lo largo del país.

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y el Instituto de Biotecnología (IBT) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) convinieron un programa de intercambio académico con el propósito de realizar estancias de investigación entre investigadores y estudiantes de ambas instituciones.

 

Este acuerdo fue celebrado a través de la Coordinación de la Investigación Científica de la Universidad (UNAM) y la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal (CTAOA) del CIAD, con el apoyo de la Coordinación de Investigación de este Centro.

 

Los promotores y responsables de este convenio son el Dr. Adrián Ochoa Leyva, Líder Académico del Departamento de Microbiología Molecular, y el Dr. Rogerio Sotelo Mundo, profesor investigador de la CTAOA, quienes han fortalecido la vinculación interinstitucional en los últimos dos años.

 

La temática de esta colaboración se ha centrado en la genómica y transcriptómica del camarón y sus patógenos, desde un punto de vista estructural por parte del CIAD y con aspectos de metagenómica por parte del IBT.

 

Compartir conocimientos y vocaciones

 

La colaboración entre grupos nacionales es fundamental para poder generar sinergia, desde el uso eficiente de infraestructura y laboratorios nacionales, hasta la importancia de compartir experiencias, conocimientos, saberes y vocaciones que tiene cada institución, comentó Sotelo Mundo.

 

De acuerdo al investigador del CIAD, los seminarios, reuniones con estudiantes, tutoriales y entrenamiento en técnicas analíticas e informáticas son elementos muy valiosos del trabajo académico que no se pueden sustituir con la comunicación electrónica o con videoconferencias.

 

Por su parte, Ochoa Leyva señaló que este programa constituye una valiosa oportunidad para el intercambio de ideas entre investigadores y técnicos académicos de instituciones nacionales y la UNAM, al fomentar con ello la descentralización del conocimiento en el país.

 

Vinculación para alcanzar el éxito

 

Actualmente un estudiante de maestría del CIAD realiza una estancia en el IBT a través del programa de becas mixtas nacionales del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Se espera continuar con el intercambio de estudiantes, investigadores y técnicos entre ambas instituciones.

 

Se anticipa continuar con este programa de colaboración y que más investigadores se sumen a estas iniciativas que permiten generar sinergias y nuevos casos de éxito que ya existen entre ambas instituciones, como el desarrollo del fungicida para mango “Fungi-Free”, ganador del premio Innovadores de América 2014.

Mobile Menu