Notas

La primera “Escuela de Inocuidad Agroalimentaria” entrará en funciones durante el 11 y 12 de diciembre en Apatzingán, Michoacán, a través de un curso que impartirá el Centro de Innovación y Desarrollo Agroalimentario de Michoacán (Cidam).

Dicha actividad consiste en una capacitación de dos días donde se impartirá el taller curso-taller “Implementación de programas de inocuidad agroalimentaria con base en HACCP: frutas y hortalizas”.

Esta iniciativa está respaldada por el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

Con el lema “Alimentos sanos del campo a la mesa”, en la jornada se abordarán temas como la importancia de la inocuidad alimentaria, trazabilidad, enfermedades transmitidas por alimentos, buenas prácticas agrícolas y sanidad e higiene de los trabajadores, instalaciones y transporte.

Asimismo, quienes impartirán esta capacitación, los doctores Miguel Ángel Martínez Téllez (CIAD), Citlali Colín Chávez (CIAD-Cidam) y Carlos Sosa Aguirre (UMSNH), compartirán su experiencia sobre el papel del Análisis de Peligros y Control de Puntos Críticos (HACCP, por sus siglas en inglés) en la producción primaria, entre otros temas.

El curso forma parte del proyecto Fomix-Michoacán “Modelo estatal para incrementar la competitividad, rentabilidad y valor agregado de la cadena de valor del mango del estado de Michoacán”.

La inscripción tiene un costo de recuperación de $300.00 para productores y de $2,900.00 para consultores (ambos precios más IVA). Si desea asistir puede solicitar su registro al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o pedir más información al teléfono (662) 289 2400, ext. 312.

 

Con el objetivo de que las tecnologías desarrolladas en Instituciones de Educación Superior (IES) o Centros Públicos de Investigación (CPI) de la región noroeste de México puedan llegar a comercializarse e impactar en la economía nacional, el Nodo Binacional de Innovación (NoBI Noroeste) lanzó la convocatoria 2018-2019.

El NoBI Noroeste está conformado por el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (Cicese), Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH), Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), Universidad de Sonora (Unison), Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) y la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) como institución líder.

Dicha convocatoria va dirigida a académicos e investigadores que estén adscritos a cualquier institución científico-académica perteneciente al NoBI Noroeste. De igual manera a estudiantes de pre y posgrado, que tengan una relación oficial con cualquiera de las IES o CPI integrantes del NoBI Noroeste, empresarios, ejecutivos o personas involucrados en el emprendimiento de base tecnológica, comercialización o transferencia de tecnología.

Para participar es necesario conformar un equipo integrado por un Investigador Principal (IP), un Líder Emprendedor (LE) y un Mentor de Negocios (MN), si el equipo no cuenta con este último, el NoBI Noroeste puede vincular al equipo con uno.

Además, es requisito contar con un proyecto de base tecnológica probado mínimamente a nivel laboratorio y un firme compromiso por vivir la experiencia I-Corps, debido a que tendrán que dedicarle entre 15 y 20 horas a la semana.

Pertenecer al NoBI Noroeste brinda los siguientes beneficios: desarrollo de habilidades de emprendimiento, mejorar las posibilidades de éxito comercial, validar tu modelo de negocio, probar tu hipótesis en el mercado, acortar el plazo de comercialización y tener acceso a una red de contactos con instructores, inversionistas, clientes y mentores.

La convocatoria permanecerá abierta hasta el 23 de noviembre. La capacitación tendrá lugar en enero de 2019. Es importante mencionar que NoBI Noroeste otorga hasta $50,000 pesos por equipo para actividades relacionadas con las tecnologías que serán presentadas.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del Ciad, invitó a los interesados a acercarse a la Oficina de Transferencia de Tecnología (OTT) de la institución para recibir orientación sobre esta convocatoria.

Para más información puede visitar el sitio electrónico oficial del NoBI Noroeste www.nobinoroeste.mx

Con el propósito de compartir experiencias, saberes y hallazgos de investigaciones realizadas sobre comunidades indígenas de México, se realizó el conversatorio “La ruralidad mexicana entre redes” en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad).

Este fue un encuentro que reunió a académicos, estudiantes y actores activos de las Redes Temáticas del Conacyt en Investigación en Educación Rural (Rier), Patrimonio Biocultural de México (RTPB) y Toxicología y Plaguicidas (RTTP), además de la Red Nacional de Investigación Multidisciplinaria en Cambio Climático (RNIMCC).

En la antesala de la inauguración, Diana Luque Agraz, investigadora del Ciad, quien, junto a Martha Peña Ramos, también del Centro, fue responsable de la organización de este evento, encabezó una ceremonia de homenaje a un árbol de palo fierro del Ciad, como un acto simbólico para honrar a esta especie que forma parte de la historia de los pueblos del desierto sonorense.

En su intervención, Pablo Wong González, Director General del Ciad, celebró la reunión de varias redes del Conacyt en este evento y explicó que “el mundo actual es un mundo de redes”, por lo que el trabajo trans e interdisciplinario es fundamental para la búsqueda de soluciones a problemas locales con una visión global.

Por su parte, Verónica Bunge Vivier, Directora de Infraestructura Científica y Redes Temáticas del Conacyt, señaló que actualmente en el país existen noventa redes que agrupan a más de dieciséis mil personas, con la intención de contribuir a la generación de conocimiento en torno a las diferentes problemáticas nacionales.

Durante el conversatorio, académicos de diferentes instituciones mexicanas, así como integrantes de diversos pueblos originarios, coincidieron en que las comunidades indígenas en el país sufren de falta de atención gubernamental en salud, educación y seguridad, además de que carecen de oportunidades para el desarrollo económico y se encuentran vulnerables, incluso ante el cambio climático.

También señalaron que los pueblos indígenas de México están haciendo grandes contribuciones al país y al mundo en materia de seguridad alimentaria, hídrica y climática, pero que, paradójicamente, son el sector de mayor vulnerabilidad

Como parte de las actividades también se realizó un taller de estrategia de política pública y una excursión a la isla Tiburón, territorio de los comcáac, con el fin de que los visitantes conocieran la situación en la que vive parte de la etnia popularmente conocida como seri.

Las organizadoras de este encuentro se manifestaron entusiastas con los resultados del conversatorio, pues en este participaron personas de quince estados de México, como los destacados académicos Eckart Boege Schmidt, Teresa Rojas Rabiela, Rafael Ortega Paczka y José Bastiani Gómez, entre otros.

 

Entre luces, bellas imágenes y una profunda reflexión, se disfrutó una peculiar noche de noviembre en el patio central del Palacio de Gobierno de Sonora, con la presentación del libro México profundo. El mar de Cortés, de Silvia Gómez Jiménez, académica del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad).

Antes de la inmersión en el evento, los invitados y transeúntes del primer cuadro de la ciudad tuvieron la oportunidad de presenciar un video mapping proyectado sobre la fachada del Palacio de Gobierno, a través del cual se compartió parte de la galería fotográfica submarina de la autora.

La obra de Gómez Jiménez es una colección de imágenes de la biodiversidad del mar de Cortés, que ha documentado durante más de una década como parte de su trabajo de investigación.

La creadora manifestó que la intención de este esfuerzo editorial ha sido transmitir la experiencia y los sentimientos que, a través del buceo, han impactado su vida, con el fin de que las personas valoren el tesoro natural que se encuentra bajo estas aguas y, sobre todo, que tomen conciencia sobre la necesidad de proteger esta zona oceánica.

En el acto inaugural, Pablo Wong González, director general del Ciad, se refirió al libro de Gómez Jiménez como un instrumento que une a la investigación científica, a la cultura y al arte, a la vez que contribuye al apropiamiento social de la ciencia a través de un producto atractivo para cualquier lector.

Por su parte, Mario Welfo Álvarez Beltrán, director general del Instituto Sonorense de Cultura, dependencia que junto con el Ciad y el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Coecyt) hicieron posible este evento, manifestó su entusiasmo por ver concretado el primer evento derivado de un convenio de colaboración firmado recientemente con el Centro.

Los invitados a compartir sus opiniones sobre el libro fueron Ramón Pacheco Aguilar, investigador del Ciad; Héctor Reyes Bonilla, profesor de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, y Ethel Cooke, artista plástica.

Además de honrar con halagos la obra, los comentaristas coincidieron en que la investigadora ha logrado reflejar, a través de su fotografía, el patrimonio natural mundial que representa el golfo de California, lo cual invita a cualquier persona a tomar conciencia para su protección y conservación ambiental.

 

 

 

El libro Entre fronteras. Construyendo una agenda comparada global, obra coordinada por María del Rosio Barajas Escamilla, investigadora de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), Enrique José Varela Álvarez, de la Universidad de Vigo, España, y Pablo Wong González, director general del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), será presentado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) 2018.

Esta oportunidad surgió a través de una convocatoria del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que invitó a la comunidad académica de los centros públicos de investigación a presentar propuestas de obras editoriales de reciente publicación para ser expuestas en dicho escenario.

Además de méritos de su contenido, el texto fue seleccionado también porque representa la colaboración entre investigadores de centros de investigación del sistema Conacyt, una asignatura que el Consejo ha tratado de impulsar desde hace algunos años.

Será el lunes 26 de noviembre a las 19:30 horas, en el módulo del Conacyt, que se encontrará ubicado en el pasillo L7 del área nacional, donde, con la participación de dos de los coordinadores (María del Rosio Barajas Escamilla y Pablo Wong González), se expondrá el compendio. Este evento es abierto al público en general, contando con un boleto de acceso a la FIL.

Quien tendrá la responsabilidad de compartir sus opiniones del libro, será Jesús Arroyo Alejandre, director de la División de Economía y Sociedad del Centro Universitario de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad de Guadalajara.

Entre fronteras… es parte de una colección que, sobre el tema de fronteras comparadas, viene desarrollando desde 2011 un grupo de académicos de distinto origen y disciplina, grupo que se ha consolidado más recientemente (2015) a partir de su formalización como red epistemológica que lleva por nombre Red Internacional de Investigación sobre Fronteras Comparadas (REC Fronteras).

El punto de partida del libro se centra en el análisis de diversos fenómenos que surgen y se hacen visibles en los albores del siglo XXI y se prolongan hasta nuestros días, sin que ello implique que se obvie el elemento histórico.

Aborda procesos contradictorios tales como la de-fronterización y la re-fronterización, los cambios en la configuración de los esquemas regionales de integración o eventos tales como el Brexit, entre otros.

Asimismo, los autores analizan el crecimiento de la cooperación y la gobernanza transfronteriza como elementos básicos para promover el desarrollo de las regiones de la frontera y para resolver los diferentes conflictos intergubernamentales y multinivel.

 

 

Egresados de la Maestría en Desarrollo Regional del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) se reunirán para compartir sus experiencias en el campo profesional, con base en su formación académica como exestudiantes de esta institución.

A través de un foro de discusión, nueve exalumnos(as) de dicho posgrado, quienes ahora se desempeñan en el sector educativo superior, dependencias gubernamentales y organismos internacionales, entre otros campos, compartirán con las nuevas generaciones de estudiantes, así como con sus antiguos profesores, su análisis de cómo influyó el Ciad en su desarrollo profesional.

Ancuta Rodica Caracuda, Miguel Ángel Torres Ávila, Alejandro Rendón Bazán, Manuel Acuña Zavala, Miguel Torres Ramírez, Pamela Gudiño Loera, Abraham Larios Velázquez, Jazmín García Gómez y Delisahe Velarde Hernández, todos ellos de la generación 2006-2008, son los exalumnos(as) que participarán en este encuentro.

Con este evento, que se enmarca como parte del programa del 36° Aniversario del Centro, la institución espera conocer el impacto que en la vida personal y profesional de los participantes han tenido los estudios que realizaron en el Ciad. Esta información es importante para deducir el impacto que el posgrado tiene en los diferentes sectores a nivel nacional e internacional, dijo Herlinda Soto Valdez, Coordinadora de Programas Académicos del Ciad.

Asimismo, indicó que esta es una oportunidad para que bachilleres y estudiantes de licenciatura conozcan al Ciad y sus líneas de investigación en ciencias sociales, y con ello tomen una decisión más informada sobre su preparación académica futura.

El posgrado en Desarrollo Regional cuenta con las líneas de generación y aplicación del conocimiento en Economía y Desarrollo Regional, Estudios Sociales sobre Alimentación y Desarrollo, Estudios Ambientales y Socioculturales del Desarrollo, Estudios de Desarrollo Humano y Vulnerabilidad Social.

Este posgrado se ofrece en Hermosillo, Sonora, y se encuentra catalogado en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) como “Consolidado”.

El Foro se realizará el próximo viernes 16 de noviembre a las 12:00 horas en el patio de la Coordinación de Desarrollo Regional, tras concluir la ceremonia de graduación de este año, y contará con la participación de Sergio Sandoval Godoy, investigador del Ciad, como moderador.

 

 

La búsqueda de alternativas naturales para el combate de Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA), le ha valido a Cristóbal González Pérez, estudiante del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), un reconocimiento en el XX Congreso Internacional de Inocuidad de Alimentos.

Con ese propósito, el alumno del Doctorado en Ciencias del Ciad, bajo la dirección del Dr. Miguel Ángel Martínez Téllez, investigador de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal, investiga sustancias naturales que las bacterias no patógenas, presentes en frutas y hortalizas frescas, puedan producir, en este caso aislada de melón “cantaloupe”.

Su proyecto se ha enfocado en las proteínas producidas por bacterias ácido lácticas (bacteriocinas), las cuales pueden detener el crecimiento y matar bacterias causantes de enfermedades.

El joven investigador, quien es químico biólogo clínico egresado de la Universidad de Sonora y maestro en ciencias por el Ciad, aseveró que actualmente las bacteriocinas son ampliamente estudiadas y se han propuesto como alternativa a los antibióticos.

Asimismo, indicó que, hasta el momento, el grupo de trabajo aisló una bacteria conocida científicamente como Pediococcus pentosaceus, que produce al menos una bacteriocina diferente a las ya reportadas, que actúa contra un amplio grupo de bacterias patógenas.

Con su tesis doctoral titulada “Aislamiento y caracterización de una bacteriocina producida por Pediococcus pentosaceus CM175 epífita de hortalizas”, González Pérez espera contribuir a la generación de conocimiento, caracterizando una bacteriocina novedosa y, a futuro, quisiera producir un compuesto que se utilice en la producción agrícola con el fin de reducir o eliminar la contaminación por bacterias patógenas, contribuyendo a la inocuidad y favoreciendo la exportación de estos productos.

Respecto a su participación en el XX Congreso Internacional de Inocuidad de Alimentos, y marco de la XXXV Reunión Nacional de Microbiología, Higiene y Toxicología de los Alimentos, celebrada en Nuevo Vallarta, Nayarit, donde el pasado 2 de noviembre obtuvo el segundo lugar en la categoría Investigación, modalidad Cartel, otorgado por The International Committe on Food Microbiology and Hygiene, describe su experiencia como muy provechosa y se dijo satisfecho de compartir sus hallazgos a la comunidad académica, afín a su campo de estudio.

Hermosillo, Sonora, será testigo de la “invasión” de un grupo de criaturas marinas que aparecerán misteriosamente al anochecer con el propósito de que las personas puedan apreciar su majestuosa belleza, así como la biodiversidad del mar de Cortés.

Lo anterior ocurrirá a través de una proyección videográfica (video mapping) que se realizará sobre el muro exterior del Museo de Arte de Sonora (Musas) –frente a la Casa de la Cultura–, desde el lunes 5 al miércoles 7 de noviembre de 20:00 a 22:00 h.

Esta es una actividad que se llevará a cabo en el marco del 36° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) y con motivo del lanzamiento del libro México profundo. El Mar de Cortés, una obra compuesta por la fotografía submarina y texto original de la investigadora Silvia Gómez Jiménez.

El libro se presentará oficialmente ante la comunidad académica y gubernamental en un evento que se llevará a cabo el próximo jueves 8 de noviembre a las 20:00 horas, donde también se hará una proyección sobre los muros del Palacio de Gobierno de Sonora, para el disfrute de las familias hermosillenses.

El video mapping se repetirá en la Plaza Bicentenario, en el marco de la Semana Nacional de Ciencia y Tecnología, de la cual el Ciad será sede para este año, pero con diferentes imágenes de animales acuáticos, con el propósito de que más personas puedan aprovechar esta presentación.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del Ciad, invitó a las familias hermosillenses a disfrutar de estas actividades, que conjugan el arte y la ciencia para el deleite visual, además de que representan la suma de un gran esfuerzo entre el Centro, el Instituto Sonorense de Cultura (ISC), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Coecyt).

Por su parte, la autora del libro mencionó que la fotografía submarina que se proyectará sobre los espacios públicos de la capital son especies distribuidas en las diferentes regiones del mar de Cortes que han sido fotodocumentadas durante una década.

El objetivo, dijo, es sensibilizar al espectador para contribuir a la conservacion de los ecosistemas marinos a través de un lenguaje visual que estimule el conocimiento por la biodiversidad, así como su cuidado.

Investigadores de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal (CTAOV) del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) Hermosillo, fueron reconocidos por la revista académica Scientific Reports, del grupo Nature, debido al éxito del artículo Transcriptome Analysis of Mango (Mangifera indica L.) Fruit Epidermal Peel to Identify Putative Cuticle-Associated Gene.

Se trató de uno de los artículos más consultados de 2017. A través de una carta firmada por los doctores Richard White, editor en jefe, y Suzanne Farley, editora ejecutiva de la revista, se notificó a los autores que, de los casi setecientos artículos publicados por esa revista el año pasado, el suyo ocupaba el trigésimo lugar entre los más leídos.

En la misiva, los remitentes destacaron el hecho como “un logro extraordinario” y los invitaron a continuar difundiendo su investigación a través de sus páginas.

El trabajo

El artículo trata sobre la creación de una base de datos genómicos del mango (Mangifera indica L.). Los resultados obedecen a la tesis doctoral de Julio César Tafolla Arellano, estudiante del Ciad Hermosillo y alumno del profesor investigador Martín Tiznado Hernández.

Según los científicos a cargo del estudio, el mango tiene una limitada vida de anaquel, principalmente por la pérdida de peso y textura que ocurre como resultado de la transpiración, aunado al ataque de patógenos, lo cual limita considerablemente su comercialización en el mercado nacional e internacional.

El equipo investigó los genes de la fruta mediante la técnica de secuenciación de ARN de la segunda generación (RNA-Seq). Esta es la primera evidencia molecular para la elucidación de la biosíntesis de cutícula de mango, que permitiría el diseño de estrategias para prolongar la vida de esa fruta.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el investigador Martín Tiznado Hernández —miembro nivel II del Sistema Nacional de Investigadores (SNI)— señaló su satisfacción por este trabajo que permitirá responder a las demandas de generación de conocimiento científico para la atención de problemas estratégicos de los sistemas agrícolas, en este caso el mango.

El antecedente y la pertinencia 

Durante sus estudios de maestría, Tiznado Hernández trabajó el tema de atmósferas controladas o tratamientos para el aumento de tiempo de vida poscosecha de frutas como el mango.

En esa época intentaba responder qué ocurre con el ciclo de Krebs, si este se detiene por completo o se adapta. Encontró que ciertos organismos aeróbicos logran adaptarse a esas condiciones.

Explicó que, al ser México uno de los países más importantes del mundo en producción y exportación de productos hortícolas (primer exportador de aguacate, primer exportador de mango y segundo exportador de papaya), es necesario que los científicos mexicanos trabajen en el valor agregado de los productos que exporta el país.

En ese contexto, Tiznado Hernández señaló que es importante que el país logre extender la vida poscosecha de los productos que exporta el país; es decir, ampliar el tiempo desde el momento del corte de la fruta hasta que ya no puede ser consumida.

“Es importante para México porque enviar un vegetal a un mercado lejano, implica que tengas que tener claro que el periodo de poscosecha es lo suficientemente largo para llegar en buen estado a su destino”, comentó.

El periodo de poscosecha es variable. Explicó que en la papaya puede ser de una semana, mientras que el mango puede durar hasta dos semanas, dependiendo del manejo de la fruta.

“No se puede enviar por avión, tendría que ser por barco y hay un tiempo límite en que el producto puede ser comercializado”, indicó.

La clave: la cutícula

El experto indicó que se han realizado múltiples esfuerzos por aumentar la vida poscosecha de la fruta. Ahora, su aportación consiste en detectar qué parte de la fruta debe ser manipulada para controlar el periodo de poscosecha, y esa es la cutícula.

“Es una estructura que se encuentra cubriendo hojas, tallo y raíz de la planta”.

El experto indicó que la cutícula es una estructura que básicamente consta de moléculas muy hidrofóbicas que forman una estructura protectora y evita el daño de la radiación UV, el ataque de patógenos y que se acumule suciedad.

“Además, controla la pérdida de agua de los frutos, que es un fenómeno muy importante: la transpiración del fruto. Creemos que esa estructura tiene mucho que ver con el periodo en que el fruto permanecerá en condiciones óptimas: el periodo de poscosecha. Por eso decidimos hacer un estudio que nos permita conocer los genes que participan en la biosíntesis de la cutícula”, explicó.

De ahí que la idea de su trabajo sea entender el mecanismo molecular de la biosíntesis de la cutícula para que en un futuro sea posible su manipulación y su posterior incremento en la vida poscosecha al doble o triple de lo actual.

“Ahorita estamos en la etapa de conocer el mecanismo molecular. Espero que continuemos con mango. Por ahora estamos trabajando también con guanábana. Para el proyecto de frontera estamos tratando de demostrar que el mecanismo molecular es muy parecido entre las frutas".

El equipo de científicos se ha acercado a productores de Tepic, principal productor de guanábana. “Es importante aclarar que la aplicación no será inmediata, tiene que pasar cierto periodo de tiempo. Afortunadamente, en la actualidad ya se están afinando las técnicas de edición de genomas que permitirían, de forma más fácil, editar el genoma”.

El reconocimiento de Nature

Para el equipo de investigadores, la publicación y posterior reconocimiento de la revista Nature implica un logro y también una responsabilidad.

“Al parecer sí fue muy trascendente la publicación del trabajo, sobre todo para científicos. Me invitaron a exponer el trabajo en San Diego, en un congreso. Me pidieron que fuera a exponer en un simposio especial para mango. Me da mucho gusto que las cosas trasciendan a nivel internacional, sobre todo por los costos que el país tiene que afrontar para este tipo de investigaciones”, comentó.

El trabajo tomó cerca de tres años y logró identificar qué genes participan. “Ahora la idea es trabajar con guanábana y papaya para comparar los mecanismos moleculares de biosíntesis de cutícula y encontrar el mecanismo común”.

Colaboración de Janneth Aldecoa, reportera de la Agencia Informativa Conacyt.

El combate a la obesidad en México es un tema que debe de abordarse manera interdisciplinaria e intersectorial, coincidieron académicos que se reunieron en la mesa de análisis “Abordajes interdisciplinarios en alimentación, salud y obesidad: construyendo acuerdos para una agenda de prevención desde la academia”.

Con sede en las instalaciones del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) en Hermosillo, Sonora, el encuentro se realizó el pasado 29 de octubre, donde se congregaron investigadores de este centro, El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) y la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach).

En la inauguración del evento, Pablo Wong González, director general del Ciad, señaló que el problema de la obesidad en México tiene múltiples impactos, desde la afectación que tiene en el bienestar y calidad de vida de las personas con sobrepeso hasta el que representa como gasto financiero para las instituciones de salud pública.

Asimismo, dijo que las causas de esta epidemia son multifactoriales, pues obedece a motivos culturales, económicos y educativos, entre otros, donde influyen elementos regionales y también globales, por lo que celebró que el Ciad contribuya desde la academia al entendimiento de este problema de salud pública y, eventualmente, a la búsqueda de soluciones.

Por su parte, María Isabel Ortega Vélez, investigadora de la Coordinación de Nutrición del Ciad y principal responsable de la organización de esta mesa de análisis, coincidió en que la obesidad requiere un abordaje científico interdisciplinario que esté acompañado de una educación al consumidor sobre la importancia de adquirir hábitos alimenticios saludables.

Agregó que las principales contribuciones de este evento han sido, por un lado, acercar al grupo interdisciplinario del Ciad sobre obesidad y al grupo de alimentación y daños a la salud que coordina Guadalupe Álvarez Gordillo, en el camino de formar una red de investigación nacional. Además, dijo, fue valioso compartir con estudiantes y personal de distintas instituciones de salud la necesidad del abordaje interdisciplinario para la búsqueda de soluciones integrales a los problemas nacionales en materia se alimentación y salud.

La mesa de análisis contó con la participación de Sergio Sandoval Godoy, Iván Anduro Corona, Alma Rosa Islas y María Isabel Grijalva Haro, todos ellos del Ciad, así como con la intervención de Guadalupe Álvarez Gordillo (Ecosur), Ietza Bojórquez Chapela (El Colef) y Adriana Caballero Roque (Unicach).

Las ponencias que se presentaron abordaron temáticas como obesidad y cultura, alimentación en la frontera mexicana norte y sur, interdisciplinariedad de abordaje, obesidad en niños escolares, tecnología e industria alimentaria y políticas públicas ante el reto de la obesidad.

Mobile Menu