Notas

El IX Congreso Internacional de Educación Ambiental para la Sustentabilidad (IX Cieas) se llevará a cabo del 12 al 15 de noviembre del presente en el Centro de Convenciones de Mazatlán, Sinaloa.

 

Los objetivos del Congreso son analizar las problemáticas actuales del medio ambiente, la formación de redes temáticas en diferentes países y buscar la coordinación de universidades con autoridades gubernamentales.
 

Durante el evento se abordarán temas como cambio climático y agenda de la sustentabilidad 2030, seguridad alimentaria y servicios ecosistemáticos a través de la participación social, estrategias educativas para la adaptación al cambio climático en Iberoamérica y educación ambiental en universidades.

Dentro de las conferencias magistrales, paneles de discusión, ponencias, talleres y mesas de trabajo se hablará también de innovación y reformas educativas, transdisciplinariedad y problemas complejos, interculturalidad y diálogo de saberes y ejercicio político, además de políticas públicas enfocadas al medio ambiente para que los gobiernos se involucren junto a la sociedad en el tema de conservación del entorno. También se realizará una visita al Corredor Biológico del Jaguar, en el municipio de San Ignacio.

A la presentación oficial del evento asistieron diferentes autoridades estatales y municipales: Miguel Betancourt Lozano, coordinador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Unidad Mazatlán; María Carolina Ceballos Bernal, coordinadora general de IX CIEAS 2019 e investigadora del CIAD Mazatlán; Carlos Gandarilla García, secretario de Desarrollo Sustentable; María de Lourdes San Juan Gallardo, directora de Ecología y Medio Ambiente de Mazatlán y Liberio Victorino Ramírez, uno de los encargados del Congreso y profesor de la Universidad Autónoma Chapingo.

La invitación está abierta al público en general. Para más información se invita apuede comunicarse al CIAD Mazatlán al teléfono (669) 989 8701 o visitar el micrositio https://www.ciad.mx/ixcieas.

Un grupo de académicos(as) de universidades y centros públicos de investigación sumarán esfuerzos en la búsqueda de alternativas para el aprovechamiento sustentable del Ramón, un árbol nativo de la región maya mexicana, que ha representado una forma sustentable de producción de alimento para algunos pobladores de la península de Yucatán.

 

El árbol Ramón (Brosimum alicastrum) requiere cinco años para producir semillas, llegando a generar hasta cien kilogramos durante dos épocas al año. Esta especie se brinda como forraje al ganado y de sus semillas se obtiene una harina rica en carbohidratos con alto contenido de proteína, además del beneficio de los árboles, que sirven para revertir los efectos del cambio climático.

 

En este contexto, se realizará un evento académico y de vinculación social con productores de Ramón los días 29 y 30 de agosto del presente, el cual es una iniciativa de la Red Iberoamericana de Aprovechamiento Integral de Alimentos Autóctonos Subutilizados (Red Alsub-Cyted), en coordinación con el Tecnológico Nacional de México, Campus Tepic; la Universidad de Ciudad Juárez; el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) y el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

 

Impulsar las regiones

 

En Chocholá, Yucatán, existe una sociedad de producción rural llamada Kishur, que tiene como objetivo social y sustentable la producción de la semilla de Ramón para consumo humano, generando con esto una actividad agroindustrial sostenida y de alto impacto socioeconómico para la región.

 

Dicha asociación de base tecnológica tiene procesos de producción con estándares de calidad implementados y validados por el CICY; desde el acopio de semillas, manejo y procesamiento, hasta la obtención de harina y derivados, lo que permite obtener productos naturalmente orgánicos, sin gluten y con un contenido nutrimental apropiado.

 

Durante este encuentro académico, KISHUR inaugurará la planta de procesamiento y transformación de la semilla y hoja de dicho árbol, además se realizará el taller “Ramón: una alternativa para el desarrollo de alimentos funcionales”.

 

De acuerdo con un comunicado de la Red Alsub-Cyted, estas son acciones que contribuyen a incentivar y potencializar el aprovechamiento integral de alimentos autóctonos de origen vegetal con potencial nutritivo y con alto interés socioeconómico en los países miembros de la red, además de que forman parte de los compromisos y alianzas que esta Red busca cubrir.

 

En ambas actividades se contará con la presencia de investigadores de reconocido prestigio nacional e internacional, así como del gobernador del estado de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, quien cortará el cordón inaugural de esta planta de procesamiento de Ramón.

 

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) recibió desde Costa Rica la visita de Mauricio Redondo Solano, quien ofreció una conferencia organizada por la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal (CTAOA) acerca de la posibilidad de que una bacteria patógena sea transmitida por vía alimentaria.

En la charla se presentaron los resultados de un estudio recientemente realizado por la Universidad de Costa Rica acerca de la bacteria Clostridium difficile, el cual consistió en analizar la posibilidad de su transmisión a través de alimentos de origen animal como la carne de cerdo.

El interés por este microorganismo surge debido a que se considera la principal causa a nivel mundial en casos de gastroenteritis asociada a pacientes hospitalarios que reciben antibióticos. Durante el tratamiento para combatir enfermedades con antibióticos, la microbiota intestinal se reduce y facilita la colonización de este microorganismo, que suele ser adquirido, principalmente, por la vía fecal-oral.

Clostridium difficile es una bacteria esporulada anaerobia que en los últimos años ha aumentado su incidencia, la severidad de los casos de la enfermedad que produce y el tipo de individuo que afecta. Durante la última década se ha incrementado la incidencia de los casos comunitarios de Clostridum difficile en Europa y Estados Unidos. Los pacientes comunitarios posiblemente contraen la infección por factores ambientales como la alimentación, el contacto con animales de granja o portadores asintomáticos.

Varios estudios realizados en Estados Unidos y Costa Rica han permitido comprobar que las esporas de Clostridum difficile son resistentes al tratamiento térmico aplicado a productos cárnicos. Asimismo, estudios adicionales determinaron que las esporas de este microorganismo son capaces de germinar y replicarse bajo condiciones normales de una formulación cárnica.

Entre las aportaciones de la investigación, también se destaca la necesidad de diseñar una metodología estándar para el aislamiento de Clostridium difficile. Actualmente no se cuenta con un procedimiento metodológico que permita el aislamiento y cuantificación apropiada de un microorganismo que se caracteriza por tener una naturaleza “difícil” (de ahí el nombre de esta bacteria). La identificación de Clostridium difficile como patógeno alimentario, podría tener implicaciones importantes a nivel de la industria de origen animal.

En la conferencia, Etna Aída Peña Ramos, investigadora de la CTAOA del CIAD, quien es anfitriona del profesor costarricense en esta institución, comentó que existe interés por parte de la Universidad de Costa Rica de recibir en sus laboratorios a los estudiantes de posgrado del CIAD. Esto dentro del marco del convenio de colaboración entre ambas instituciones que pronto se formalizará con la firma por parte de sus representantes.

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), capítulo Culiacán, renovaron un convenio de colaboración a través del cual reafirmaron su compromiso de impulsar la competitividad del sector alimentario de Sinaloa.

Ante medios de comunicación y afiliados de la Cámara, Francisco Álvarez Aguilar, presidente de la Canacintra Culiacán, explicó los beneficios que este convenio traerá a los agremiados, pues, dijo, se consolida un puente para que empresarios y emprendedores tengan un canal de comunicación directo con investigadores expertos en diferentes rubros de las ciencias de los alimentos.

Por su parte, María Dolores Muy Rangel, Coordinadora del CIAD Culiacán quien estuvo acompañada por José Basilio Heredia y Libia Limón Castro (área de vinculación del CIAD Culiacán), mencionó que el Centro, mediante la investigación y la prestación de servicios analíticos altamente especializados, ha generado conocimiento para el desarrollo de la actividad agrícola sinaloense con un sentido social, a la vez que ha formado profesionales que se suman al sector agroindustrial para promover el crecimiento tecnológico de este.

Agregó que esta institución tiene mucho que aportar a los miembros de la Cámara, sobre todo en temas como la inocuidad de alimentos, calidad, diagnóstico, asesorías para acreditación y certificaciones, desarrollo de valor agregado del producto, fuentes de energía renovables y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales.

Durante el acto protocolario, Cristóbal Chaidez Quiroz, investigador del Centro e invitado a coordinar la Comisión de Alimentos de la Canacintra, manifestó que la renovación de este convenio hace esfuerzo importante por vincular la ciencia y la tecnología con el sector empresarial, el cual abre una oportunidad para que los cincuenta y cinco mil afiliados de la Canacintra puedan acceder a la ciencia que generan los veintisiete Centros Públicos de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)

 

Un nuevo ciclo escolar ha dado inicio en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), en el que decenas de jóvenes de Sonora y de otros estados, así como de otros países, han comenzado su camino para convertirse en profesionales altamente especializados en materia de alimentos.

En total se han inscrito 83 alumnos(as), que ingresaron para estudiar un posgrado en alguna de las coordinaciones regionales del CIAD, ubicadas en Sonora, Sinaloa y Chihuahua; 72 en la Maestría en Ciencias y 11 en el Doctorado en Ciencias. Se espera que el viernes 23 se inscriban más estudiantes.

Siete de los estudiantes de maestría de las unidades Hermosillo, Guaymas y Mazatlán, son originarios de Cuba y en el doctorado de la unidad Hermosillo se encuentra inscrita una estudiante originaria de Colombia.

Herlinda Soto Valdez, coordinadora de Programas Académicos del CIAD, manifestó que esta nueva generación de estudiantes ingresa sólo a los posgrados en Ciencias porque el nuevo ingreso para los posgrados en Desarrollo Regional será hasta 2020.

La característica de la nueva generación de la Maestría en Ciencias es que está conformada casi en su mayoría por millennials, quienes buscan especializarse en las áreas de investigación que ofrece el CIAD.

La totalidad de estudiantes reúne los requisitos para solicitar las becas de posgrado del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), institución que ha asegurado que tiene disponible el número de becas requerido, por dos años para maestría y cuatro para doctorado.

Soto Valdez agregó que la maestría y el doctorado en ciencias de esta institución están calificados como de competencia internacional ante el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC).

El CIAD, al pertenecer al Sistema de Centros Públicos del Conacyt, forma parte de la segunda fuerza con mayor productividad científica en México, después de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Por su parte, Pablo Wong González, director general del CIAD, compartió que el Centro recibe con gusto a este bloque generacional, pues, dijo, son quienes, a partir de ahora, generarán nuevo conocimiento científico y tecnológico para contribuir al desarrollo y bienestar de la sociedad mexicana y global.

 

De acuerdo a la investigación científica en torno a la alimentación, realizada por especialistas del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), los niños sonorenses ya casi no comen frijoles. Los típicos burritos de frijol en las manos de los pequeños son cada vez menos frecuentes.

Menos de la tercera parte de los niños en edad escolar tiene una dieta saludable, mientras que más de la tercera parte de los escolares consume alimentos industrializados con exceso de grasas, sal, azúcares y conservadores. La gastronomía regional sonorense con carne asada o con chile, tortillas de harina y, por supuesto, frijoles, en lugar de enriquecerse con frutas y verduras, ahora más accesibles, se ha ido empobreciendo.

Actualmente, explica Ana María Calderón de la Barca, investigadora de la Coordinación de Nutrición del CIAD, es común que los niños lleven de lonche o adquieran en la escuela productos ultraprocesados; esto es, galletas y panes, frituras de maíz, bebidas gaseosas, sándwiches de carnes frías y otros productos por el estilo, que contienen más harina que carne.

La académica comentó que es una lástima que se pierda el frijol de la dieta, ya que es un alimento que aporta proteína que se complementa con la tortilla para darle calidad comparable a la de la proteína animal. Esto, además de su aporte de fibra dietética, minerales y carbohidratos, indispensables para mantener la salud. En la dieta sonorense, tradicionalmente se ha consumido frijol pinto, azufrado, mayocoba, tépari y yurimuni, en preparaciones muy versátiles, como fritos o guisados (acompañando a otros alimentos o en burritos), así como con caldo.

Calderón de la Barca explicó que hace dos o tres décadas en Sonora había baja prevalencia de anemia y cáncer de colon, además de que los indicadores de estado nutricio en la niñez eran buenos. Esta situación ha cambiado, los padecimientos mencionados han ido en aumento, mientras que niños, jóvenes y adultos se ven afectados por el sobrepeso y la obesidad y sus comorbilidades.

No se podría señalar contundentemente que las condiciones anteriores se deban a que se dejó de comer frijoles; lo que sí se puede indicar, es que los cambios en la alimentación y el estilo de vida son culpables de muchas complicaciones de la salud. Por esto, la investigadora del CIAD exhorta a la sociedad en general, principalmente a quienes tengan a su cuidado a menores de edad, a volver a incluir los frijoles en su dieta y a que vuelvan estas leguminosas vuelvan a ser protagonistas de la dieta sonorense.

Esteban Sánchez Sánchez, investigador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), obtuvo el primer lugar del Premio Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación 2018, que otorga el Gobierno de Chihuahua.

El profesor del CIAD recibió este galardón, que se otorga a través de la Secretaria de Innovación y Desarrollo Económico, por conducto del Instituto de Innovación y Competitividad, en reconocimiento a su trayectoria profesional, que se ha distinguido por la contribución científica, tecnológica y de innovación, y a la formación de estudiantes altamente capacitados.

Durante la ceremonia de premiación, el académico fue elogiado por sus actividades de vinculación y divulgación científica, además del impacto que sus investigaciones han tenido en la búsqueda de soluciones a los problemas locales y regionales del sector productivo del estado de Chihuahua.

El laurel le fue otorgado por Javier Corral Jurado, Gobernador del Estado de Chihuahua, quien manifestó que se ha demostrado que, cuando una sociedad invierte en ciencia y tecnología, se impacta la competitividad, productividad y prosperidad de las naciones.

Sánchez Chávez es responsable del Laboratorio de Fisiología y Nutrición Vegetal de la Coordinación Regional Delicias del CIAD y sus principales líneas de investigación son la fisiología del estrés en plantas, metabolismo secundario, nutrición de cultivos para mejorar la calidad nutricional, biofortificación de cultivos y compuestos bioactivos en plantas.

Actualmente trabaja en un proyecto de Atención de Problemas Nacionales sobre biofortificación del frijol, con base en la suplementación a través de técnicas de nutrición vegetal, con el objetivo mejorar la calidad nutricional de este cultivo y con ello ayudar a combatir la desnutrición y la seguridad alimentaria en México.

Tras recibir el Premio, el científico manifestó que se sentía muy contento por recibir esta importante distinción. Agradeció el apoyo de su grupo de investigación en Fisiología y Nutrición Vegetal del Centro de investigación en Alimentación y Desarrollo de la Coordinación Académica Delicias. Mencionó que esta distinción tan importante que se le otorga, es el resultado del trabajo que día a día realiza en las tres áreas sustantivas: investigación, docencia y formación de recursos humanos y vinculación con el sector productivo.

Durante la ceremonia también se reconoció con dicha condecoración a Aidé Aracely Maldonado, profesora de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, y a Concepción Luján Álvarez, académico de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participó en el Foro de Análisis Nacional para Discutir los Desafíos Actuales y Futuros de la Investigación Científica en el País, en el marco del 35° Aniversario del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

 

Con la representación de Cristóbal Chaidez Quiroz, académico del CIAD, en el Conversatorio de Investigador@s, se celebró este evento que tuvo el propósito de ser un espacio de reflexión ante los cambios que ha experimentado el SNI en el transcurso del tiempo.

 

Durante su intervención, Chaidez Quiroz habló sobre la necesidad de articular el trabajo en conjunto entre investigadores y promover que los académicos adscritos al SNI se vinculen con el sector social, para impulsar el Programa Nacional de Apropiación Social del Conocimiento, especialmente con jóvenes de nivel bachillerato.

 

Asimismo, representantes de la comunidad académica compartieron su opinión sobre cuáles consideran que deben ser las adecuaciones que este órgano debe realizar para adaptarse al marco de los tiempos actuales.

 

El evento tuvo sede en la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) y el anfitrión fue Miguel Ojeda Ruiz, secretario general. Como parte de las actividades, Mario de Leo Winckler, director del SIN, dictó una conferencia y se realizó una mesa redonda.

 

En el evento también participaron María del Carmen Calvo, encargada de despacho de la Dirección de Investigación Científica Básica; Mario de Leo Winckler, director del SNI; Guillermo Arámburo Vizcarra, director regional Zona Noroeste del Conacyt; Daniel Lluch Cota, director feneral del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor) y representantes de los Consejos Estatales de Ciencia y Tecnología de Sonora, Sinaloa, Baja California y Baja California Sur.

 

El pasado 16 de agosto personal del Laboratorio de Innovación Rural de CIAD, (LIR) impartió un taller de sensibilización sobre el cuidado y reúso del agua en el contexto de una zona semiárida, como el llamado somontano sonorense, que además está inserto en procesos de mayor calado como el cambio climático.

Al taller asistieron familias del ejido San Pedro y se realizó por invitación del ayuntamiento de Ures, donde se ubica dicha comunidad. Estuvo estructurado en dos momentos: primero se ofreció una plática impartida por Jorge Chacón, de la escuela de Ecología de la Universidad Estatal de Sonora (UES), y por Antonio Ulloa, investigador integrante del LIR, cuyo propósito fue ofrecer a las familias asistentes información y acompañamiento en la reflexión sobre la problemática del agua y la producción de alimentos tanto en el mundo como en la región, así como diversas formas de contribuir a su mitigación.

Un segundo momento consistió en una visita a los tres modelos de aprovechamiento de aguas grises y aprovechamiento de residuos orgánicos, que están funcionando en la comunidad de Pueblo de Álamos, donde las propias familias usuarias de tales dispositivos expusieron a las y los participantes su propia experiencia cotidiana en el manejo de tales dispositivos y sus resultados en la producción.

Las modalidades aludidas son: autoconsumo (reúso de aguas grises en viviendas con huerto y cría de animales para el consumo familiar), autoconsumo y uso productivo (reúso de aguas grises en viviendas con huerto familiar, producción de plántulas de maguey para producción de bacanora y ordeña de traspatio para producción de queso) y uso productivo y agregación de valor (reúso de aguas utilizadas en la limpieza de la quesera para regar un huerto que produzca insumos para la agregación de valor al producto final).

Estos módulos demostrativos se realizaron bajo el patrocinio del proyecto nacional “Prototipos regionales para la seguridad, soberanía alimentaria y combate a la pobreza en trece regiones de México”, con la colaboración de la Jaqueline García Hernández, coordinadora de la Unidad Guaymas del CIAD.

 

La Coordinación Regional Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Sinaloa (Cecyte) firmaron un convenio de colaboración con el que ambas partes buscan facilitar el desarrollo en el campo de la investigación científica y tecnológica, así como en el campo académico.

El acuerdo fue firmado por Hilda Rosario Báez Sañudo, directora del Cecyte, y María Dolores Muy Rangel, coordinadora del CIAD Culiacán, teniendo como recinto el auditorio del Instituto de Capacitación del Trabajador de Sinaloa, en la Ciudad Educadora del Saber.

Durante el acto protocolario, la titular del Cecyte manifestó que esta alianza representa la formalización de la relación que desde el año pasado se inició con CIAD para facilitar el desarrollo en el campo de la investigación científica y tecnológica de alumnos y personal docente.

Por su parte, Muy Rangel compartió que para el CIAD este tipo de iniciativas significa una oportunidad para fortalecer lazos con instituciones educativas y apoyar la mejora de la educación a través de colaboraciones en proyectos de ciencia y tecnología, donde alumnos y personal docente tienen participación activa, además de la posibilidad de diferentes cursos de capacitación, de acuerdo a las necesidades de cada institución.

Como parte de las actividades, la titular del CIAD Culiacán también impartió la conferencia magistral “¡Superación profesional: un reto y muchos logros!”, en la que habló sobre la importancia de continuar capacitándose académica y profesionalmente en un mundo globalizado altamente competitivo, que cada vez exige mayor especialización.

Mobile Menu