Notas

José Basilio Heredia, profesor del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), ofreció la conferencia “Principios de buenas prácticas de manufactura” a agremiados de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), capítulo Culiacán.

El académico compartió con miembros del ramo alimentario comercial sobre cómo el mercado demanda productos que garanticen ser saludables, inocuos y estar exentos de químicos dañinos a la salud que puedan ser derivados del procesamiento.

Explicó que las buenas prácticas de manufactura surgen, históricamente, por la necesidad de prevenir los riesgos a la salud asociados con la producción, almacenamiento, traslado y comercialización de alimentos.

Asimismo, señaló la importancia de que las empresas tengan procedimientos estandarizados que cumplan con las diferentes normas sanitarias, y que estos sean del conocimiento y dominio del personal que labora en las áreas de contacto con los alimentos.

Basilio Heredia indicó que, aunque la naturaleza de cada empresa exige diferentes medidas de control de operaciones, hay protocolos que deben de observarse, y lo mejor es tener la orientación de expertos en el tema, sobre todo cuando existe la intención de exportar un determinado producto.

Además de dar recomendaciones muy puntuales sobre orden y limpieza en plantas productoras, el experto recalcó que seguir estas recomendaciones es de gran importancia, no solo porque ignorarlas puede resultar perjudicial para la salud de los consumidores, sino porque, si no se acatan, una empresa puede ser acreedora de fuertes multas por las autoridades competentes, además de que se limitan las posibilidades de comercialización.

Colaboración de Libia Limón, enlace de vinculación del CIAD Culiacán

 

En el marco de las vacaciones de verano es común que los padres alienten a sus hijos(as) a practicar actividades deportivas, con lo que emerge el entusiasmo de que lleguen a convertirse en grandes atletas.

De tal manera, lo más probable es que este verano veremos a miles de niños(as) entrenando al aire libre y emulando a sus ídolos; por eso, hoy les daremos cinco recomendaciones para cuidar la nutrición y salud de los(as) pequeños(as) que inician de manera amateur o para aquellos que ya son deportistas.

Los consejos que ahora leerá son ofrecidos por el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

Hidratación

Tomar agua antes, durante y después de ejercitarse, para prevenir la deshidratación. Recordemos que durante el ejercicio y en época de calor se pierden líquidos a través de la sudoración.

Cuando se practica deporte intenso o al aire libre en época de calor, es necesario tomar electrolitos (suero) o agregarlos a las bebidas para compensar la pérdida (de sodio y potasio, principalmente), evitando así cansancio, fatiga y calambres. Hay que cuidar que estas bebidas con electrolitos no contengan mucha azúcar.

Buena alimentación

Fomentemos una dieta balanceada, que incluya alimentos que brinden carbohidratos (arroz, avena, frijol, tortillas de maíz y de harina, pastas), proteínas (leche, huevos, carne, pollo, jamón, quesos), lípidos (almendras, nueces, cacahuates, aguacates, aceites vegetales) y vitaminas (frutas y verduras) y minerales (frutas y verduras).

Es importante cuidar que en cada uno de los tiempos de comida incluya uno o dos alimentos de cada grupo, y si estos son utilizados para alguna preparación, no se debe abusar en la cantidad de aceite.

Algo también que vale la pena destacar es que si la práctica de algún ejercicio es ocasional o solo se practica uno o dos veces por semana, no se justifica que el(la) niño(a) consuma más alimentos o más calorías de los que habitualmente consume.

Recordemos que el ejercicio y la alimentación son dos de los pilares fundamentales para mantener un peso saludable en nuestros niños(as).

Protegerse del sol

En estados de México como en Sonora, donde las temperaturas pueden superar los 40 grados centígrados la mayor parte del verano, la radiación ultravioleta se vuelve un factor de riesgo para el cáncer de piel, por lo que los padres deben tomar precauciones.

Por ello, si el(la) niño(a) se ejercita a la intemperie, se recomienda el uso de cremas con bloqueadores solares o usar ropa deportiva apropiada que proteja del sol y no cause mucha sudoración.

Vigilancia de la práctica del ejercicio para evitar lesiones

Aunque esto parezca lógico, los padres deben procurar que la ropa, calzado y accesorios deportivos que usan los pequeños a la hora de entrenar sean los apropiados para la disciplina. Asimismo, fomentar el calentamiento y el descanso son factores que mejorarán el rendimiento y desempeño del(a) niño(a).

Motivación y apoyo

Es importante saber que, en la práctica de cualquier deporte, es imprescindible el apoyo presencial y las porras de los padres. El ejercicio impacta positivamente la salud mental y el desarrollo de los menores, pues, a través de este, el individuo adopta hábitos saludables. Además, la sana competencia fomenta valores como la disciplina y el trabajo en equipo.

Por tal razón, recomendamos que también los padres se ejerciten y, junto con los ídolos deportivos, sean ejemplo a seguir por parte de los hijos e hijas, para que las nuevas generaciones puedan replicar su ejemplo.

 

La goma del mezquite o “chúcata”, como se le conoce en Sonora, tiene propiedades que pueden ser aprovechadas por la industria alimentaria, por lo que el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) se ha dado a la tarea de estudiar sus beneficios.

El árbol de mezquite (Prosopis sp) crece en las zonas áridas y semiáridas y comprende 44 especies, de las cuales 9 se encuentran en México, siendo la del tipo juliflora la más abundante.

Al estar expuesto al ataque de insectos, heridas mecánicas y condiciones de extremo estrés fisiológico, como calor y falta de agua, este árbol induce la secreción de un exudado o goma como mecanismo de defensa para prevenir la desecación del tejido y evitar el ingreso de agentes patógenos.

Dicha goma varía de color dependiendo de la especie (desde un amarillo claro hasta un rojo ámbar o café obscuro), tiene forma de lágrimas amorfas, listones o nódulos y una apariencia semisólida pegajosa a inicios de su exudación, perdiendo humedad con el paso del tiempo.

La secreción de esta goma o “gomosis” puede durar hasta 16 semanas (no todos los árboles exudan al mismo tiempo) e inicia entre los meses de mayo y julio y finaliza con la llegada de la temporada de lluvias.

Composición química

La composición química de la goma está constituida mayormente por carbohidratos (82.10%) y proteína (5.24%), así como por cenizas (2.17), grasa (0.18%) y taninos (0.35).

Por sus propiedades funcionales, la goma de mezquite se considera como un agente emulsionante y estabilizante en mayonesas, salsas y aderezos y como encapsulante de sabores de cítricos. También se utiliza como material estructural de recubrimientos comestibles usados para alargar la vida de anaquel de frutas.

Actualmente el CIAD colabora con la Universidad de Notthingham del Reino Unido, a través del Proyecto Mezquite, el cual tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los grupos menos favorecidos en las zonas áridas y semiáridas de México y países en vías de desarrollo.

Proyecto mezquite

El proyecto mezquite está formado por un grupo multidisciplinario, multisectorial y multinacional, con el propósito principal de estimular el desarrollo social, cultural y económico de las comunidades de las zonas áridas, mediante el incremento de la capacidad de investigación, la innovación y el desarrollo tecnológico.

Yolanda López Franco, investigadora representante del CIAD en este proyecto, explicó que el mezquite se usa principalmente para la obtención de combustible en forma de leña y carbón vegetal y también como planta de ornato. Además, el fruto (vainas) ha formado parte de la dieta de nuestros ancestros, actividad que prevalece hoy en día en algunas regiones de México. En Sonora, las vainas se usan para la obtención de harina, y esta, a su vez, se utiliza para elaborar galletas, atoles, tortillas y bebidas tipo horchata.

Por último, comentó que en el CIAD hay interés de continuar con la investigación básica sobre el exudado del mezquite, generando información sobre las características fisicoquímicas y funcionales, así como de su compatibilidad con otros biopolímeros en la elaboración de materiales como los oleogeles. Además, concluyó, se están formulando productos de interés comercial a base de la goma, con la finalidad de potenciar el uso de este recurso a nivel nacional.

 

 

Ricardo se incorporó al Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) a través del programa “Jóvenes construyendo el futuro” y ha encontrado en esta oportunidad una vía para capacitarse a la vanguardia tecnológica en su formación como químico biólogo.

Egresado de la Universidad de Sonora y con 24 años de edad, Ricardo Vázquez López narra que, tras graduarse, se enfrentó a la realidad de que el mercado laboral demanda experiencia profesional en el laboratorio, la cual no es posible para un estudiante de su edad, por lo que se le dificultó colocarse en el área para la que se preparó.

Agregó que, a través de las redes sociales del CIAD, se enteró de que la institución convocaba a jóvenes para ser capacitados por investigadores(as) responsables de laboratorios mediante el programa “Jóvenes construyendo el futuro”, y una de ellas era la Dra. María Auxiliadora Islas Osuna, con quien tomó un curso durante la licenciatura.

El joven becario comenta que diariamente aprende algo nuevo en el Laboratorio de Genética y Biología Molecular de Plantas, gracias a la generosidad de los estudiantes de posgrado y de otros investigadores que se acercan a él para compartirle sus experiencias en la teoría y la práctica de la biotecnología molecular y genética, disciplinas de su principal interés.

Su tutora, Islas Osuna, explicó que, actualmente y durante el transcurso del año que estará en el CIAD, Ricardo aprenderá y practicará técnicas de laboratorio altamente especializadas sobre diagnóstico y análisis de proteínas y ácidos nucleicos, que lo capacitarán para incorporarse en el sector público o privado, pues el quehacer científico del Centro es de competencia nacional e internacional.

Por su parte, Herlinda Soto Valdez, Coordinadora de Programas Académicos del CIAD y responsable de la coordinación del programa “Jóvenes construyendo el futuro” al interior de la institución, indicó que actualmente hay 22 jóvenes becarios formándose en áreas de ciencia y tecnología, así como en tareas administrativas: siete en Hermosillo (ciencia y tecnología), dos en Hermosillo (desarrollo regional), cinco en Delicias, tres en Cuauhtémoc, tres en Nayarit y dos en Culiacán.

Por último, Ricardo se dijo entusiasta de la idea de continuar su formación a nivel de maestría y doctorado en el CIAD, y alentó a los jóvenes de Sonora, Sinaloa, Chihuahua y Nayarit a acercarse a las coordinaciones regionales de la institución e inscribirse en el programa “Jóvenes construyendo el futuro”, pues, coincidió con su tutora, es una excelente forma de que las personas se capaciten y contribuyan al desarrollo de la sociedad mexicana.

Desde 1935 en Japón existe una barrera cuarentenaria que impide la importación de pimiento morrón (bell pepper) de México por riesgo sanitario; el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, Unidad Culiacán, trabaja en un proyecto que busca romper la barrera para poder exportar estas hortalizas.

Raymundo Saúl García Estrada, investigador titular de fitopatología, lidera el proyecto en colaboración con la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (Caades) y la Comisión para la Investigación y la Defensa de las Hortalizas (CIDH), que aportaran un millón de pesos; la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC) también contribuirá con un millón de pesos y en el Instituto de Apoyo a la Investigación e Innovación (INAPI) se busca convocar para obtener otro millón de pesos, pues el proyecto tendrá un costo final de tres millones de pesos.

Alfredo Díaz Belmontes, director general de la AMHPAC, dijo que, como parte del objetivo de diversificar mercados, diversificar cultivos y dar valor agregado a los productos sinaloenses, se está impulsando está búsqueda de cumplir con el protocolo sanitario para eliminar la barrera con Japón.

"El mercado japonés es muy atractivo para el caso del pimiento morrón. Ya firmamos el contrato, tanto la Caades como la Amhpac, con el CIAD. Parte de las obligaciones que tenemos son las de dar recursos; La Caades y la Amhpac estamos en partes iguales", explicó.

Estarán trabajando en las gestiones que se requieran para la buena marcha del proyecto, que tienen que ver con los acuerdos con el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) y con sus homólogos en Japón, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Forestal (Ministry of Agriculture, Forestry and Fishery, MAFF "NORINSUISAN-SHŌ)".

El líder de la AMPHPAC destacó que se tiene que resolver de forma paralela el tema de la logística, ya que se requiere abatir el costo tan alto que resulta llegar a un mercado tan lejano, sobre todo con producto fresco.

“Tan le metimos dinero, que estamos convencidos que es un buen mercado, que va a ser una buena opción para el productor hortícola mexicano”, refirió.

Investigación

Por su parte, el investigador de CIAD, Raymundo Saúl García Estrada, explicó que el trabajo que se inició con los pimientos busca demostrar que lo que se vaya a exportar no lleva el riesgo de contaminación con el hongo Peronospora Tabacina (el moho azul del tabaco en México), que afecta a las plantas solanáceas.

"Ellos dicen: 'si me traes una solanácea como tomates, pimientos o berenjena, es muy probable que me acarrees ese hongo que yo no tengo, por lo que se acabarían mis cultivos de tabaco'; entonces, está la cuarentena; nosotros en 2006 hicimos un trabajo similar con tomates", detalló.

Para Sinaloa es muy importante romper dicha barrera, pues, ante el panorama internacional y el conflicto que no cierra con el Tratado de Libre Comercio (TLCAN), se deben buscar nuevos mercados, nuevas oportunidades.

Los investigadores van a evaluar seis variedades de pimiento morrón (bell pepper) y seis variedades de híbrido mini bell pepper. Dentro del protocolo, lo que Japón pidió es que se vaya a las diferentes zonas donde se produce tabaco, se obtenga el hongo y se ponga en contacto con cada uno de los bell pepper.

Raymundo García detalló que todo se tiene que documentar; siempre que se tenga el contacto del hongo en el pimiento, se tiene que tener el contacto del hongo en la planta de tabaco, para esperar la reacción, síntoma, ataque o daño del hongo; únicamente la planta de tabaco debe manifestar síntoma de ataque o daños por parte del hongo.

"Para que se apruebe retirar la cuarentena, los pimientos no deben manifestar ningún ataque del hongo, ningún tipo de daño o establecimiento de introducción a los tejidos", destacó.

El investigador explicó que ya se están haciendo inoculaciones en plantas y se van a hacer inoculaciones en frutos, para que, a nivel de microscopía, de cortes finos, se vea que el hongo no penetra; ya que puede ser que germine pero que no tenga la capacidad de entrar a los tejidos de los pimientos.

La parte siguiente, luego de todas las pruebas, es mandar un informe al MAFF en Japón y exponer la investigación. Al aceptar un buen desarrollo del trabajo, vendrá un experto japonés a revisar una repetición de los experimentos que se hicieron, para dar fe de que todo lo que se está haciendo es correcto.

“Manda uno el protocolo o va uno con representantes de México a exponer a los japoneses; esto no es nuevo, ya otros países lo han hecho en otras plantas de chile, que son los que están exportando”, detalló.

Para que el MAFF emita el documento donde indique que se aceptarán frutos de México, se tiene que determinar que el hongo no afecta a los cultivos que se desean exportar, y se especifica si únicamente se puede importar de Sinaloa o de cualquier parte de México.

"En cuatro años es muy probable que ya tengamos nosotros la liberación del mercado japonés, para poder exportar frutos de pimientos a ese país", señaló.

 

Destacó que Chiapas podría resultar el único riesgo, porque es una entidad en la que se dan algunas plagas cuarentenarias; pero en ese caso se eliminaría la barrera de todo México, a excepción de Chiapas, para evitar cualquier riesgo.

La producción

En Sinaloa se siembra un poco más de quince mil hectáreas de pimientos, lo que deja una producción de más de quinientas mil toneladas, de las cuales se exportan a Estados Unidos y Canadá el 85 por ciento.

“En Sinaloa, principalmente se producen pimientos morrones, y muy poco de otros tipos de chile. No tenemos el conocimiento del valor actual de la producción, pero en cuanto a miles de pesos, el valor es de 2,970 millones de pesos”, señaló.

De acuerdo con Trade Map, Estados Unidos es el mayor importador de pimiento verde, con 763,108 toneladas.

En el caso de las exportaciones, México, con 644 mil 560 toneladas, se coloca en la primera posición de entre los diez principales países, seguido de España, con 446 mil 300 toneladas; este es el principal país de la Unión Europea en cuanto a exportación de pimiento se refiere.

El investigador del CIAD, Raymundo García, dijo que el valor del mercado japonés es muy alto, por lo que destacó la importancia de este proyecto de índole internacional, que podría beneficiar a todo el país.

Colaboración de Istar Meza, reportera del periódico Noroeste.

 

Cristóbal Chaidez Quiroz, investigador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), participó en el Congreso Internacional de la Sociedad Americana de Microbiología, celebrado en San Francisco, California, Estados Unidos.

Como parte de su intervención, en la modalidad de presentación de cartel científico, el académico expuso parte de su investigación sobre la implementación de herramientas genómicas para trazar la dispersión de patógenos ambientales y su impacto en la inocuidad de los alimentos.

Chaidez Quiroz explicó que la participación en eventos académico científicos de esta magnitud permite mostrar la calidad de los trabajos científicos que se realizan en el país.

El evento, organizado por la Asociación Americana de Microbiología, reunió a más de diez mil asistentes, entre investigadores(as), representantes de la iniciativa privada y estudiantes de pre y posgrado del área de la microbiología.

El profesor del CIAD comentó que este encuentro fue escenario para la celebración de una reunión de trabajo en la que coincidió con investigadores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y del Centro para el Medio Ambiente, la Pesca y la Ciencia de la Acuicultura (Cefas, por siglas en inglés) del Departamento del Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del Reino Unido.

Resultado de esta coincidencia, Chaidez Quiroz mencionó que se logró una colaboración para que un estudiante del programa del doctorado en ciencias del CIAD se encuentre actualmente realizando una estancia académica en el Cefas (Reino Unido).

El joven aprenderá sobre la aplicación de herramientas de secuenciación de última generación y de bioinformática para atender la problemática de la emergencia de bacterias ambientales multiresistentes a los antibióticos, lo cual le imprimirá el matiz de ciencia de frontera al trabajo de investigación del estudiante de doctorado.

En la decimoctava edición del Congreso Nacional de Biotecnología y Bioingeniería, que se celebró en León, Guanajuato, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) estuvo representado por la Dra. Josefina León Félix.

La académica del CIAD ofreció la conferencia “Bacteriófagos como agentes de biocontrol: aislamiento, selección y formulación”, a través de la cual compartió los más recientes hallazgos de su investigación sobre cómo algunos virus que se alimentan de bacterias son útiles para desinfectar alimentos.

Durante su charla habló sobre nuevas alternativas no convencionales de control biológico que fortalecen al sector agroalimentario, específicamente a la sanidad e inocuidad de los alimentos.

En el evento, organizado por la Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería, se presentaron setecientos trabajos libres en modalidad oral y cartel, doce conferencias plenarias, diez simposios simultáneos, diecisiete charlas técnicas y cuatro cursos, que cubren las principales áreas del quehacer biotecnológico en México y en el mundo.

Respecto a su participación en el Congreso, León Félix comentó que es importante difundir el conocimiento científico que actualmente se genera en México sobre este tema, ya que los resultados de este tipo de investigaciones pueden contribuir de manera significativa a mejorar la calidad de los alimentos, además de fortalecer la inocuidad y sanidad de los mismos.

Agregó que la investigación científica coadyuva a la disminución del uso de productos químicos (antibacterianos) en la industria alimentaria (lo cual reduce el desarrollo de resistencia antimicrobiana, un tema que tiene en alerta a expertos de todo el mundo, por el peligro que significa para la supervivencia de la humanidad) y a mejorar la competitividad del sector agroalimentario, lo cual redunda en beneficios económicos y sociales.

Colaboración de Libia Limón Castro, enlace de vinculación del CIAD Culiacán.

 

 

Con el fin de conocer la investigación de vanguardia que realiza el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), el Dr. Mohammad Taghi Hosseini, embajador plenipotenciario de la República Islámica de Irán en México, visitó Hermosillo, Sonora, este 5 de julio.

El diplomático fue recibido por Pablo Wong González, director general del CIAD, en una sesión en donde se le presentaron algunos de los proyectos de investigación científica y tecnológica que actualmente realiza la institución en el tema de alimentación y desarrollo regional.

Como parte de lo anterior, investigadores(as) del CIAD presentaron avances y resultados de sus proyectos de investigación. Cristóbal Chaidez Quiroz habló sobre inocuidad agroalimentaria, Belinda Vallejo Galland expuso sobre autenticidad y trazabilidad de alimentos, Martín Jara Marini explicó sus hallazgos sobre contaminanten en el agua y Cristina Taddei Bringas compartió sus reflexiones sobre proyectos para detonar el desarrollo regional.

Asimismo, Herlinda Soto Valdez, Coordinadora de Programas Académicos del CIAD, señaló las oportunidades de formación académica que se ofrecen a través de las maestrías y doctorados en Ciencias y Desarrollo Regional.

Durante el acto protocolario de bienvenida, Wong González expresó su agrado por la realización de esta visita, la cual espera pueda sentar las bases de colaboración académica y científica, así como el intercambio de investigadores mexicanos e iraníes.

Por su parte, el Embajador dijo sentirse honrado con esta invitación y se mostró entusiasta de poder establecer este vínculo, pues, agregó, Irán hace grandes esfuerzos para alcanzar la suficiencia y seguridad alimentaria, habiendo logrado importantes avances en la producción de alimentos. Tal es el caso del azafrán, especia de gran importancia en el medio oriente y del cual este país produce el 95% del consumo mundial.

Mohammad Taghi Hosseini asumió el cargo como embajador en México en 2016 y se incorporó al Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán en 1991. Su trayectoria académica comprende una Maestría en Relaciones Internacionales de la Escuela de Relaciones Internacionales de Teherán y un Doctorado en Ciencias Políticas del Instituto de Humanidades y Estudios Culturales de Teherán. Es autor de varios libros y docenas de artículos sobre temas de estudios internacionales.

Durante el encuentro también estuvo presente el Lic. Adam Joseph Tafazoli, empresario mexicano de origen iraní y director general de Un Mundo con Puentes, quien ha servido como enlace entre la Embajada de la República Islámica de Irán y el CIAD, y quien ha apoyado la promoción del quehacer del CIAD a nivel nacional, además de apoyar a pequeños, medianos y grandes productores en la exportación de alimentos con proyectos de innovación y valor agregado. Un Mundo con Puentes tiene como objetivo principal transferir el conocimiento y tecnología del sector público hacia el sector privado para así crear empresas productivas sustentables enfocadas al desarrollo de zonas de alta marginación en México. 

Finalmente, Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD, indicó que la visita representa una oportunidad de estrechar lazos de colaboración científica y tecnológica, además de intercambios académicos entre Irán y el CIAD.

Con el título “El impacto de las reformas en los impuestos del tabaco sobre la pobreza en México”, el investigador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Luis Huesca Reynoso, presentó una conferencia magistral en el Seminario semanal de su posgrado de maestría y doctorado en Ciencias Económicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Ante la presencia de estudiantes de licenciatura y posgrado de la Facultad de Economía, así como de gran parte de su planta docente, el profesor de la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD expuso su opinión sobre cómo una reforma de este tipo es necesaria y urgente para empatar los impuestos al tabaco con el escenario internacional.

Durante la conferencia presentó resultados finales del proyecto, en su primera etapa, así como un primer avance de la segunda, en las cuales se pudo constatar cómo los hogares en condición de pobreza que consumen tabaco se verían impactados por una nueva carga impositiva.

Huesca Reynoso explicó que un aumento fiscal del 67% representaría un incremento en los precios de hasta el 41%, llevando el precio promedio de una cajetilla hasta los 74 pesos, lo cual se pudiera reflejar en una reducción del consumo de tabaco de hasta el 27% en los grupos de ingresos más bajos en el país.

Fumar, un problema doble

El profesor del CIAD añadió que aún prevalece la creencia de que este tipo de impuestos puede perjudicar la economía de las personas fumadoras en estado de pobreza; sin embargo, dijo, su condición empeora cuando cuenta con una mayor asequibilidad de los cigarrillos a través del tiempo, ocasión en la que se presenta un doble problema:

Primero, dichas familias destinan una menor cantidad de dinero al gasto en educación y salud, y segundo, en el mediano plazo se agravan los problemas de financiamiento en los costos del sistema público de salud vinculados con enfermedades tabáquicas, costo que, eventualmente, tiende a ser financiado, en su mayor parte, por los fumadores con un mayor poder adquisitivo y, en menor medida, por su contraparte.

Por lo anterior, agregó, se asegura una reducción en toda posibilidad de contar con un efecto regresivo en los aumentos al impuesto al tabaco.

Por último, Huesca Reynoso mencionó que la nueva investigación del CIAD ampliará los hallazgos previos para conocer los escenarios que mejor se adapten a las necesidades actuales en materia de impuestos al tabaco en todas sus dimensiones, así como del diseño de propuestas de política pública en afán de buscar una incidencia menos regresiva entre los consumidores de tabaco en condición de pobreza.

Investigación que trasciende

Los resultados del proyecto presentado tienen el objeto de ampliar el conocimiento sobre las políticas fiscales relacionadas con el tabaco en México, con el fin de reducir su consumo y alinear la carga impositiva del consumo de tabaco con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS): llevar al impuesto hasta un 75% de carga en el precio final y con mayor peso en la parte especifica del mismo, para que los fumadores no puedan moverse de un tabaco caro a uno tabaco más barato, ya que este componente en la carga fiscal nivela el precio en ambos tipos de cigarrillos.

Por parte del CIAD, el doctor Huesca encabeza esta iniciativa en conjunto con el equipo de investigación de la Universidad de Illinois (UIC) en Chicago (EE.UU.), bajo el liderazgo del doctor Frank Chaloupka.

Raymundo Galán González, director de la Facultad de Economía de la UANL, comentó que este tipo de eventos abona a la mejora continua de la planta docente y permite que los estudiantes de posgrado conozcan de primera mano resultados de autores de estudios que tienen una trascendencia tanto a nivel nacional como internacional.

La Facultad de Economía de la UANL se encuentra entre las escuelas de economía neoleonesas con mayor matricula estudiantil y cuenta con una gran productividad científica y académica en el país. La edición 2019 de este Seminario fue organizada por los catedráticos doctor Jorge Moreno Treviño y Dra. Cinthya Caamal Olvera.

 

En México existen alrededor de 23,000 plantas, de las cuales se considera que alrededor de 11,600 son endémicas. Muchas especies de plantas se han utilizado en México desde tiempos prehispánicos para tratar malestares como parásitos intestinales, inflamación, infecciones, gripe, diarrea, dolores de cabeza, heridas, quemaduras, cáncer y diabetes, entre otros.

 

Actualmente, se ha reportado que cerca de un tercio de la población mundial aún utiliza plantas como remedio natural. En este sentido, incluso la Organización Mundial de la Salud presenta en su página electrónica un compendio de cuatro volúmenes de monografías de plantas utilizadas a nivel mundial con parámetros para su uso seguro.

 

Las plantas medicinales son una fuente rica de compuestos bioactivos a los cuales se les ha atribuido sus propiedades benéficas e, incluso, diversos fármacos utilizados en la actualidad tienen su origen en el estudio de estas, como, por ejemplo, el paclitaxel (figura 1), un fármaco utilizado para tratar algunos tipos de cáncer, que tiene su origen en la corteza del árbol conocido como tejo del Pacífico (Taxus brevifolia).

 

De las plantas medicinales se pueden utilizar tanto las hojas como los tallos, corteza, raíces, etc., ya sea solos o en combinación, y la forma más común en la que se administran es a través de infusiones. Es en estas preparaciones que se solubilizan los compuestos responsables de los efectos benéficos reportados. Estos compuestos se conocen como productos naturales, de los cuales los fitoquímicos son los más comúnmente estudiados.

 

Los fitoquímicos son metabolitos secundarios que todas las plantas producen y no están involucrados en su desarrollo, sino que tienen la finalidad de defenderlas de condiciones adversas como insectos, parásitos, herbívoros, sequía, luz ultravioleta, etc. Entre los fitoquímicos más conocidos se encuentran los alcaloides, terpenos y compuestos fenólicos. La importancia de estos compuestos radica en que, diversos estudios, han relacionado que su consumo frecuente se ha asociado con la prevención de enfermedades crónico-degenerativas como diferentes tipos de cáncer, Alzheimer, Parkinson, síndrome metabólico y diabetes mellitus tipo 2.

 

Entre las especies de plantas medicinales más utilizadas en el país se encuentran el peyote (Lophophora williamsii), valeriana (Valeriana edulis subsp. procera), cuachalalate (Amphipterygium adstringes), tepezcohuite (Mimosa ternuifora Benth) y orégano (Lippia graveolens), entre otras. En este sentido, el noroeste de México es una zona rica en plantas medicinales que han sido poco estudiadas, como lo son: álamo (Populus mexicana), albahaca (Ocimum basilicum), cardón (Pachycereus pecten aboriginum), hierba del golpe (Parthenium hysterophorus), eucalipto (Eucalyptus spp.), hierbabuena (Mentha spicata), mezquite (Prosopis juliflora) y toji (Phoradendron spp.), entre otras. Sin embargo, se conoce poco aún sobre los compuestos, modo de acción y la biodisponibilidad de los compuestos fitoquímicos de una gran variedad de plantas.

 

Los investigadores Erick Paul Gutiérrez Grijalva (catedrático Conacyt) y José Basilio Heredia, del grupo de Alimentos Funcionales y Nutracéuticos del CIAD Culiacán, se encuentran identificando especies utilizadas etnobotánicamente en la región noroeste de México, caracterizando sus compuestos y evaluando su potencial bioactivo contra enfermedades como diabetes, síndrome metabólico y cáncer. Los investigadores destacan que la importancia de estos estudios radica en el impacto epidemiológico de enfermedades como diabetes y cáncer en la población mexicana.

 

Colaboración de 

Erick P. Gutiérrez-Grijalva[1], J. Basilio Heredia2

 

[1] Cátedra Conacyt.

2 Coordinación Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo.

Mobile Menu