Notas

 

 

 

Los resultados de su investigación de maestría hicieron a Ana Cristina Velázquez Mar, estudiante del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), merecedora del reconocimiento con el segundo lugar en el concurso de tesis del XIV Simposio Internacional celebrado en el marco del IX Congreso Nacional de Agricultura Sostenible.

 

Desde su ingreso a la maestría en Desarrollo Regional del CIAD en 2014, Ana Cristina estudió los efectos derivados del consumo de energía eléctrica en el bombeo de agua para la actividad agrícola del Distrito de Riego 037 que abarca los municipios de Altar, Pitiquito y Caborca en Sonora.

 

La joven encontró que los gases de efecto invernadero emitidos por el consumo de energía eléctrica en dicho distrito representan más del 20% de las emisiones del sector agropecuario en Sonora.

 

Velázquez Mar considera que estos hallazgos son relevantes para determinar que, efectivamente, esta actividad representa una fuente de contaminación, lo que da pie a emprender estrategias para diseñar soluciones, que quizá pudieran encontrar respuesta en la energía solar.

 

En esta zona se siembra, principalmente, espárrago, olivo, uva y papa, entre otros cultivos que son considerados de alto valor agregado, lo que facilitaría la implementación de una infraestructura de bombeo más amigable con el medio ambiente.

 

Ana Cristina Velázquez tiene treinta años de edad y es originaria de Hermosillo, Sonora. Es ingeniera industrial y de sistemas por la Universidad de Sonora. Actualmente estudia el segundo semestre del doctorado en Desarrollo Regional del CIAD bajo la dirección del investigador Vidal Salazar Solano.

 

Ella analiza cómo la utilización de energía solar en la actividad agrícola de la zona noroeste de Sonora pudiera formar parte de una práctica de responsabilidad social que brindaría beneficios de mercado, económicos o sociales a las empresas agroindustriales de dicha región.

 

Respecto a su experiencia en el congreso que organiza la Sociedad Mexicana de Agricultura Sostenible, donde fue galardonada, la describe como de alto aprendizaje, ya que conoció investigaciones de distintos campos del conocimiento. Además, recomendó a los jóvenes que piensen estudiar una maestría o doctorado, considerar el posgrado en Desarrollo Regional del CIAD, una excelente opción donde se fomenta la transdisciplinariedad. 

 

 

 

Orgullosa de cumplir un año más orientado al cumplimiento del objetivo de ser “el brazo científico-tecnológico del desarrollo industrial de alimentos de Sinaloa”, la comunidad de la Coordinación Regional Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) celebró el vigesimotercer aniversario de su fundación.

 

La ceremonia conmemorativa se llevó a cabo el pasado 10 de noviembre y fue presidida por Pablo Wong González, Director General del CIAD, y María Dolores Muy Rangel, titular de la Coordinación Regional Culiacán, quienes estuvieron acompañados por Carlos Karam Quiñones, Director General del Instituto de Apoyo a la Investigación e Innovación de Sinaloa, y Jorge Humberto Siller Cepeda, Director de Innovación, Sanidad e Inocuidad de Sinaloa y fundador del CIAD Culiacán.

 

En su intervención, Wong González comentó que gracias al esfuerzo del personal del CIAD Culiacán se ha contribuido al desarrollo de Sinaloa y a la consolidación de la Coordinación. Destacó la labor de Muy Rangel por impulsar el desarrollo y crecimiento de la institución, orientada al quehacer en ciencia y tecnología, formación de capital humano y a la vinculación. Asimismo, reconoció el trabajo de Siller Cepeda y Cristóbal Chaidez Quiroz como coordinadores antecesores.

 

Por su parte, Muy Rangel agradeció la labor del personal académico y administrativo del CIAD, ya que, gracias al entusiasmo y esfuerzo de todos, se ha logrado que la Coordinación Culiacán sea un agente de cambio que impulsa el desarrollo del sector agroalimentario de Sinaloa.

 

Asimismo, con la presencia de Herlinda Soto Valdez, Coordinadora de Programas Académicos, se realizó la graduación del posgrado en Ciencias del Centro, donde cuatro estudiantes de maestría y cuatro del doctorado festejaron su titulación en una de las instituciones académicas de mayor reconocimiento en México.

 

Durante la jornada se inauguró el Laboratorio de Biotecnología, iniciativa a cargo de Josefina León Félix, académica del CIAD, que tiene como objetivo la enseñanza, la generación de conocimiento científico básico y aplicado y el desarrollo de productos y procesos biotecnológicos que impulsen el sector alimentario de México.

 

También se realizó el corte de listón del área de la Planta Piloto para la Extracción de Aceite, del proyecto Bioturbosina, iniciativa a cargo de Miguel Ángel Angulo Escalante. El propósito de esta área es instalar y validar una planta piloto extractora y refinadora de aceite de Jatropha, con capacidad de producción de cien litros diarios para su posterior transformación en bioturbosina.

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) fue sede de la reunión del Grupo Técnico de Investigación y Posgrado, un organismo interinstitucional que tiene el objetivo de impulsar coordinadamente las acciones que se emprenden en el sector académico del estado de Sonora.

 

El encuentro tuvo el propósito de dar seguimiento a la revisión de la Ley de Fomento a la Innovación y el Desarrollo Científico y Tecnológico del Estado de Sonora (Ley de Ciencia y Tecnología) y a la iniciativa de reformas entregada al Congreso del Estado en el 2011, para su actualización y adecuación a la Ley de Ciencia y Tecnología nacional.

 

Asimismo, se evaluó la conformación del Padrón Estatal de Investigadores, un proyecto que tiene el objetivo de crear condiciones para la colaboración entre investigadores afines y lograr mayor impacto en el desarrollo regional a través de proyectos inter o transdisciplinarios. Este padrón estará vinculado a la página www.sonoraglobal.mx en el espacio de Researchers network.

 

Por último, se examinó el avance de la integración de la oferta de los programas de posgrado en Sonora, una iniciativa que permitirá mejorar la planeación hacia líneas de generación y aplicación de conocimiento pertinentes con las capacidades y perfiles reflejados en el padrón de investigadores y con la dinámica económica y social de la región.

 

El Grupo está adscrito a la Comisión Estatal para la Planeación de la Educación Superior (COEPES) de la Secretaría de Educación y Cultura, bajo la responsabilidad de Cristina Taddei Bringas, titular de la Coordinación de Investigación del CIAD, en coordinación con Lourdes del Carmen Tato Palma, Directora General de Educación Media Superior y Superior del Estado de Sonora.

 

Además del CIAD, el Grupo tiene representación de la Universidad de Sonora, el Instituto Tecnológico de Sonora, El Colegio de Sonora, la Universidad Estatal de Sonora, el Instituto Tecnológico de Hermosillo, el Instituto Tecnológico Superior de Cajeme, las Universidades Tecnológicas de Guaymas, Hermosillo, Puerto Peñasco y Etchojoa, la Universidad La Salle Noroeste y el Centro Regional de Formación Profesional Docente de Sonora.

 

Sergio Gerardo Hernández León, alumno del Doctorado en Ciencias del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), fue distinguido en la portada de la revista científica Molecules, uno de los medios más reconocidos a nivel internacional por su prestigio e influencia en la comunidad académica.

 

Hernández León, joven de 29 años, originario de Cananea, Sonora, es autor del artículo “Novel synthesis of core-shell Silica nanoparticles for the capture of low molecular weight proteins and peptides”, que aparece en la portada del volumen 22, número 10, de Molecules (http://www.mdpi.com/1420-3049/22/10).

 

El valor académico del trabajo publicado reside en que la investigación, dirigida por la Dra. Luz Vázquez Moreno y en la que también colaboró la Dra. Gabriela Ramos Clamont Monfort, las maestras en ciencias María del Refugio Robles Burgueño y Ana María Guzmán y el Dr. Andrei Sarabia, puede representar una alternativa en el aislamiento de potenciales biomarcadores.

 

Los biomarcadores son, generalmente, proteínas de baja masa molecular que se secretan al torrente sanguíneo como resultado de alteraciones fisiológicas o enfermedades en etapas tempranas.

 

El grupo de investigación trabajó en el aislamiento de proteínas/péptidos de baja masa molecular y baja abundancia, ya que son de suma importancia clínica; sin embargo, el aislamiento de estas moléculas a partir de fluidos biológicos es complicado, debido a que poseen una baja concentración y son susceptibles a la degradación por enzimas proteolíticas.

 

Debido a que, además, dichos elementos coexisten con proteínas de mayor masa y abundancia, los científicos del CIAD requirieron del apoyo de la nanotecnología para el diseño de técnicas que permitieran superar las limitantes anteriormente señaladas.

 

Los académicos lograron sintetizar nanopartículas de sílica núcleo-coraza, las cuales contienen una coraza polimérica que impide la entrada de proteínas de alta masa (que no son de su interés científico) y un anzuelo molecular inmovilizado que permite la captación de las de baja masa (potenciales biomarcadores) que logran atravesar los poros restrictivos de esta coraza.

 

Aunque el desarrollo de estas nanopartículas de sílica núcleo-coraza puede representar una alternativa para el aislamiento de biomarcadores de diversas enfermedades, el grupo de investigación centrará sus esfuerzos en su aplicación en muestras de enfermos celiacos (reacción inmunológica ante la ingesta de gluten), esto con la asesoría de la Dra. Ana María Calderón de la Barca, también investigadora del CIAD.

 

 

 

 

En nuestro país la prevalencia de discapacidad funcional en el adulto mayor es alrededor del 23 % y se asocia, principalmente, con la pérdida de masa muscular. Esta condición es potencialmente reversible, de acuerdo al doctor Heliodoro Alemán Mateo, investigador titular y profesor del programa de posgrado del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

 

De acuerdo al académico, lo anterior es posible si se suministran a las personas de la tercera edad cantidades de proteínas superiores a las recomendadas por los organismos internacionales e instituciones nacionales.

 

Por condición natural, el adulto mayor pierde en promedio entre 200 a 300 gramos de masa muscular anualmente. Sin embargo, en el paciente con diabetes que no lleva un control adecuado de su glucosa en sangre la pérdida puede ser mayor, afectando su funcionalidad y calidad de vida.

 

Por otra parte, desde hace décadas los especialistas en nutrición basados en las recomendaciones de organismos internacionales han sugerido que un adulto mayor debe comer por día 0.8 gramos de proteínas por kilo de peso corporal.

 

No obstante, conforme a resultados de estudios de cohorte por investigadores de Estados Unidos y Australia, así como los resultados de un estudio de investigación realizado por un grupo de trabajo del CIAD, el consumo debe llegar a 1.2 gramos por kilo de peso de la persona de la tercera edad, pues de esta manera se evita la pérdida de masa muscular y mejora la funcionalidad.

 

“Un adulto mayor requiere proteína, sobre todo de origen animal (carne de res, pollo o pescado) y los derivados (huevo, leche, queso, requesón y otros). Entonces, si se toma como promedio de peso en una persona de la tercera edad de 70 kilogramos y una ingestión de 1.2 gramos, estaremos hablando que el consumo diario debe ser entre 80 a 90 gramos de proteínas”, detalló Alemán Mateo.

 

Ejemplificó que un huevo entero contiene siete gramos de proteína, misma cantidad que hay en dos claras. Asimismo, con una porción de 150 gramos de pechuga de pollo, carne, pescado, en la comida se garantizan aproximadamente de 25 a 35 gramos.

 

“La industria alimentaria ofrece lácteos de grandes beneficios por ser bajos en grasa y deslactosados, pero además contienen casi el doble de proteína que otros productos. Existen productos comerciales que brindan hasta 13.5 gramos de proteínas por vaso de 240 mililitros, de manera que una porción en el desayuno y otra en la cena puede complementar muy bien la cantidad requerida diariamente”.

 

El investigador del CIAD advirtió que el adulto mayor con diabetes también puede seguir sin problema los señalamientos indicados anteriormente, a menos de que haya indicios de daño renal; en este caso el médico con conocimientos en nutrición geriátrica deberá ser quien prescriba las cantidades de proteína diaria.

 

Colaboración de Raúl Serrano, reportero de la revista Investigación y Desarrollo.

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) fue sede del encuentro de Consejos Técnicos del programa EnCausa, una iniciativa del Ayuntamiento de Hermosillo, que integra los diferentes programas de desarrollo social: atención a la salud, educación, desarrollo económico y combate a la pobreza, entre otros, que existen a nivel municipal, estatal y federal.

 

Como anfitrión del evento, Pablo Wong González, Director General del CIAD, manifestó que EnCausa es un proyecto que el CIAD ha abrazado desde su inicio, pues aborda desde una perspectiva compleja, multifactorial y multidisciplinaria problemáticas que aquejan a la población hermosillense más vulnerable.

 

Asimismo, reconoció la labor del gobierno municipal y de todos las instituciones públicas y privadas involucradas, principalmente de los académicos del CIAD que comparten su experiencia profesional en beneficio de las familias participantes.

 

Por su parte, Carlos Rodríguez Freaner, Director de Desarrollo Social Municipal, subrayó que EnCausa busca crear oportunidades a las familias para que obtengan una vida con mayor bienestar.

 

Los representantes de los ocho consejos técnicos que integran EnCausa expusieron ante Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, alcalde de Hermosillo, sus experiencias y avances registrados en dos generaciones que, actualmente, suman más de quinientas familias que han mejorado su calidad de vida a través de este proyecto.

 

En cada una de las intervenciones, los expositores expresaron su beneplácito por los logros del proyecto y presentaron los retos en Educación, Desarrollo Humano, Salud, Vivienda, Alimentación, Ingresos, Evaluación y Seguimiento.

 

Para cerrar la jornada, el Presidente Municipal externó su interés por que este programa trascienda el trienio y sea fortalecido a través de la vía legislativa, para que se dé continuidad al esfuerzo de todas las instituciones, académicos, empresarios y asociaciones que se han identificado con la propuesta.

 

En la edición de noviembre de Sábados en la Ciencia la niñez hermosillense podrá disfrutar de una divertida charla en la que conocerán las curiosidades que tiene el mundo “De los átomos a los microbios”, en un viaje por el universo que llegará hasta el interior de nuestro organismo.

 

El evento contará con la participación del programa Pauta, una asociación civil que promueve actividades educativas extraescolares para fomentar la vocación científica en los jóvenes de nuestro país y que se ha implementado en los estados de Morelos, Ciudad de México, Michoacán y Chiapas.

 

La charla interactiva será impartida por el especialista en física nuclear y molecular Dr. Alejandro Frank, quien es creador y director de Pauta y del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la Universidad Nacional Autónoma de México. Actualmente es miembro del Colegio Nacional y ha sido reconocido con el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 2004.

 

La cita es el 25 de noviembre de 10:00 a 12:00 horas. En los próximos días se confirmará la sede del taller a través de la página de Facebook “Sábados en la Ciencia Noroeste”.

 

En esta ocasión, el Comité Organizador, encabezado por la Dra. Mayra de la Torre, investigadora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), celebrará el tercer aniversario de Sábados en la Ciencia, por lo que la invitación se extiende a unirse a este festejo en el que habrá sorpresas para los asistentes.

 

Para participar en este evento, los interesados solamente necesitan reservar su lugar en el registro electrónico disponible en el siguiente enlace bit.ly/2zwoRCM. Con el propósito de tener mayor seguridad en el evento, los niños y niñas deben asistir acompañados de un adulto.

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) celebró la Semana Nacional de Ciencia y Tecnología 2017 (SNCyT) con diferentes actividades que se realizaron del 6 al 10 de noviembre en Hermosillo, Sonora.

 

Como es tradición anual para el CIAD, en un acercamiento con la comunidad hermosillense, personal de investigación del CIAD impartió diferentes talleres y charlas para alumnos de educación primaria y media superior.

 

La Semana inició el lunes 6 con la participación del Centro en el Tianguis de la Ciencia, realizado en el Instituto Tecnológico de Hermosillo, donde la química bióloga Rosa Idalia Armenta Corral impartió una charla sobre encapsulado.

 

Al día siguiente, estudiantes de la escuela primaria Independencia escucharon atentos la plática “El ABC de las frutas” en el Laboratorio de Tecnologías Emergentes del CIAD. Simultáneamente, niños y niñas que reciben educación en casa, asistieron a la práctica “Elaboración de pastas” en el Laboratorio de Cereales.

 

El miércoles 8 comenzó con la conferencia “Consecuencias de la contaminación del agua e ideas para remediarla”, dictada por la Dra. Gabriela Ramos Clamont Monfort, de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos, ante alumnos del primer semestre del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Sonora (CECYTES), unidad San Pedro.

 

Esa misma mañana, jóvenes de la preparatoria Unilíder tuvieron la oportunidad de elaborar embutidos en el Laboratorio de la Planta Piloto de Carnes de la Coordinación de Alimentos de Origen Animal.

 

De igual forma, estudiantes del Colegio de Bachilleres del Estado de Sonora, Puerta Norte, también visitaron el CIAD para una práctica de elaboración de mermelada en el Laboratorio de Ingeniería de Alimentos, que fue ofrecido por el personal que coordina la investigadora Luz del Carmen Montoya Bermúdez.

 

La jornada concluyó el viernes 10 con la conferencia "Los alimentos y el cambio climático", que impartió Margarita Peralta Quiñones ante un grupo de jóvenes del CECYTES, San Pedro.

 

La SNCyT es una iniciativa promovida por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), a la que cada año se suma el CIAD, con el fin de despertar el interés de niños y adultos en la ciencia y la tecnología, por medio de exposiciones, talleres y conferencias.

 

 

La Coordinación Regional Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) celebrará el próximo 10 de noviembre la ceremonia conmemorativa del 23° Aniversario de su fundación.

 

En un evento que será presidido por Pablo Wong González, Director General del CIAD, y María Dolores Muy Rangel, titular del CIAD Culiacán, la institución celebrará un año más de ser “el brazo científico-tecnológico del desarrollo industrial de alimentos de Sinaloa”, como versa su lema.

 

En el marco de la jornada de actividades se realizará la graduación de estudiantes de la maestría y el doctorado en ciencias que se ofrecen en la institución, especializados en tecnología de productos agrícolas de zonas tropicales y subtropicales, específicamente en horticultura, ciencia y tecnología de los alimentos, inocuidad alimentaria y biorrecursos.

 

La jornada será también la oportunidad de inaugurar formalmente el área de la Planta Piloto para la Extracción de Aceite, infraestructura que forma parte del proyecto Clúster Bioturbusina, en el que se generará biomasa a partir de plantas de la especie Jatropha.

 

Asimismo, se hará el corte de listón del laboratorio de Biología Molecular y Genómica Funcional (BIMOGEN), el cual se enfoca en estudios Moleculares de Organismos de Importancia Agroalimentaria para México.

 

Las actividades iniciarán a partir de las 12:00 horas en el auditorio “Jorge Siller Cepeda”, que se encuentra ubicado dentro de las instalaciones del CIAD, ubicado en Carretera a Eldorado, km 5.5, Col. Campo El Diez.

Mobile Menu