Notas

Con motivo del 25° Aniversario de La Burbuja, Museo del Niño, y con la misión de promover la ciencia y la diversión entre la niñez sonorense, se realizará el taller especial de Sábados en la Ciencia “¿Por qué tiembla la tierra?”.

Además de conocer sobre fallas tectónicas y movimientos telúricos, los niños(as) aprenderán cómo actuar durante y después de un terremoto, con el fin de prevenir riesgos. Asimismo, disfrutarán de una exhibición interactiva del Museo Rehilete de Pachuca, Hidalgo, que se encuentra de visita en La Burbuja, sobre desastres naturales.

La responsable de explicar a los asistentes las peculiaridades de la zona geológica conocida popularmente como “Falla de San Andrés”, será Margarita Aldana Hernández, coordinadora de información técnica del Servicio Geológico Mexicano.

Para asistir es necesario reservar su lugar en el registro electrónico disponible en la página de Facebook “Sábados en la Ciencia Noroeste”. 

Sábados en la Ciencia es un programa de divulgación científica dirigido al público infantil que mensualmente realizan el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), la Universidad de Sonora, “La Burbuja” Museo del Niño y el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Coecyt). Este programa se enmarca en las acciones de divulgación científica y tecnológica y de apropiación social del conocimiento promovidas y apoyadas por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD, comentó que es para el Centro es motivo es motivo de alegría unirse a la celebración del 25° aniversario de La Burbuja, Museo del Niño, y que mejor escenario que una edición especial del programa “Sábados en la Ciencia”.

 

Los laboratorios de Inocuidad Microbiológica y de Inocuidad Química del Centro de Innovación y Desarrollo Agroalimentario de Michoacán (Cidam), consorcio en el que el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) es asociado propietario, fueron ratificados en su acreditación por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA).

El Cidam, ubicado en Morelia, Michoacán, está conformado por el CIAD, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, El Colegio de Michoacán y el Gobierno del Estado de Michoacán y fue creado a través de un Fondo Mixto otorgado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

La participación del CIAD en este proyecto ha consistido en diseñar, equipar y operar los laboratorios de poscosecha de fruta, fitopatología y microbiología, de acuerdo al modelo Cidam y prepararlos para su acreditación ante la EMA, con la participación del Dr. Miguel Ángel Martínez Téllez, investigador de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal (CTAOV) y Coordinador de Investigación del CIAD.

Dichos laboratorios fueron apuntalados para trabajar bajo el sistema de gestión de calidad apegado a la norma NMX-EC-17025- IMNC-2006 ISO/IEC 17025:2005, requisitos generales para la competencia de laboratorios de ensayo y de calibración, para la rama de Sanidad Agropecuaria, logrando la actualización de la acreditación por parte de la EMA el pasado 17 de octubre, con vigencia al 16 de octubre de 2020.

Con dicho aval, los laboratorios del Cidam están acreditados para el análisis multirresidual de plaguicidas de más de cien analitos en aguacate a través de diferentes métodos, así como para la detección y enumeración de coliformes totales y Escherichia coli en agua de uso agrícola

Quienes comparten el mérito de este logro en el Laboratorio de Inocuidad Química son Luis Enrique Serrano Rubio, catedrático CIAD-Conacyt comisionado al Cidam, y Cynthia Laura Aguilar Gil, investigadora asociada egresada de la Maestría en Ciencias del CIAD.

Por parte del Laboratorio de Inocuidad Química, quienes unieron esfuerzos para conseguir la acreditación fueron María de Guadalupe Panduro Rivera y Norma Susana Pano Farías, quienes contaron con el apoyo de Arturo Jiménez Sánchez, de la Unidad de Gestión del Cidam.

Martínez Téllez puntualizó que, con la reacreditación de estos laboratorios, se cumple con los objetivos planteados en el proyecto de la implementación del Modelo CIdam, siendo ya una realidad el apoyo a los productores y exportadores de frutas en Michoacán y estados circundantes.

Antonio de Jesús Barragán Bórquez, estudiante del Doctorado en Desarrollo Regional del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), obtuvo el Primer Lugar en el 6to Concurso Nacional de Investigaciones Criminológicas 2018, por su trabajo “Adolescentes sicarios en internamiento”.

Previo a la premiación del certamen convocado por el Gobierno Federal, a través de la Coordinación General de Prevención y Readaptación Social, el joven manifestó sentirse complacido de que el esfuerzo académico que inició en El Colegio de Sonora, donde estudió la maestría en ciencias sociales, y que ahora continúa en el CIAD bajo la dirección del profesor Guillermo Núñez Noriega, rinda frutos.

En su ensayo, Antonio señala que el sicariato es un fenómeno que demanda ser estudiado desde una perspectiva integral, pues, a través de las entrevistas que realizó a jóvenes de 14 a 20 años, internados en el Instituto de Tratamiento y Aplicación de Medidas para Adolescentes (Itama) en Hermosillo, Sonora, pudo constatar que los factores sociales y culturales influyen fuertemente en la adhesión de personas a grupos delictivos.

En ese sentido, puntualizó que los entrevistados le confesaron que no ingresaron al crimen organizado motivados por satisfacer carencias económicas, sino por el interés de pertenecer a esos grupos que se caracterizan por la violencia, lujos materiales y una serie de elementos culturales relacionados con el narcotráfico.

Agregó que, para fortalecer la prevención, el tratamiento y evitar la reinserción de los menores de edad a círculos delictivos, es imprescindible conocer el entorno social y familiar de los delincuentes, así como entender los procesos de “narcoculturización”, con el objetivo de diseñar estrategias que permitan anticipar un perfil primodelincuente, así como incrementar la tasa de éxito en la reinserción social.

Por último, indicó que durante su formación doctoral en el CIAD tiene previsto estudiar la percepción ciudadana sobre la seguridad y la cultura en Sonora.

Con el objetivo de promover el intercambio de ideas entre los sectores productivos, gubernamental y académico, que favorezcan la producción de tilapia mediante las buenas prácticas de cultivo, se realizará un panel en Acapulco, Guerrero, el próximo 11 de noviembre.

Este será un evento gratuito que organiza el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), a través de la Alianza Estratégica para el Desarrollo Sustentable de la Región Pacifico Sur (Adesur), con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Las diferentes actividades serán coordinadas por personal científico del CIAD, y el programa iniciará con la presentación de los resultados del monitoreo epidemiológico en granjas de tilapia de Guerrero, que será ofrecido por Francisco Neptalí Morales Serna.

Posteriormente, Selene Abad, Rosa M. Medina y Francis Marrujo, llevarán a cabo una actividad práctica para enseñar a los participantes cómo recolectar muestras para análisis histopatológico, bacteriológico y parasitológico.

Para finalizar la jornada, se realizará un diálogo en el que se pretende que los académicos, autoridades gubernamentales y representantes de los sectores productivos puedan intercambiar opiniones sobre cómo fomentar las buenas prácticas en la acuicultura

Morales Serna, quien al igual que los demás ponentes está adscrito al CIAD Mazatlán, invitó a asistir al encuentro, pues, dijo, es una oportunidad para fortalecer la vinculación entre la academia y los productores de las micro-, pequeñas y medianas empresas, con la idea de mejorar la capacidad de respuesta ante eventos adversos, tal como los brotes de enfermedades infecciosas.

Si desea mayor información o quiere reservar su lugar, puede llamar al (669) 989 8700, ext. 236, o escribir al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Con gran éxito se llevó a cabo el encuentro más importante sobre investigación en proteómica y espectrometría de masas que se celebra en México, el cual, en esta edición, tuvo como sede a Acapulco, Guerrero, y se desarrolló del 20 al 23 de octubre.

La reunión albergó al 8vo Simposio de la Sociedad Mexicana de Proteómica, al 3er Encuentro de la Organización Panamericana del Proteoma Humano y al 2do Simposio Iberoamericano de Espectrometría de Masas.

José Ángel Huerta Ocampo, catedrático Conacyt asignado a la Coordinación de Ciencia de los Alimentos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y miembro del Comité Organizador del encuentro, comentó que durante este se compartieron novedosos hallazgos científicos obtenidos mediante herramientas como la proteómica y la metabolómica, que buscan coadyuvar a entender de mejor manera enfermedades cardiacas, renales, hepáticas, padecimientos respiratorios, diabetes y cáncer, entre otras, con el fin de contribuir a su diagnóstico temprano y tratamiento efectivo.

Agregó que también se compartieron novedades sobre el desarrollo de anti venenos y, respecto al área de la investigación en alimentos, se ofrecieron presentaciones relacionadas con el empleo de estas herramientas para entender el desarrollo de la planta de vainilla, la resistencia a patógenos en mango y aguacate, la resistencia a sequía y salinidad en amaranto, el desarrollo postcosecha en chile, entre otros temas. También se abordó en el encuentro el uso de estas metodologías para la identificación y explotación racional de plantas medicinales.

El encuentro contó con la participación y exposiciones de investigadores de Canadá, Estado Unidos, España, Brasil, Chile, Argentina, México, Uruguay y Puerto Rico, así como con asistentes de otros países de Latinoamérica.

También participaron representantes de empresas transnacionales dedicadas a la investigación en estas áreas, enriqueciendo el intercambio de ideas y abriendo las posibilidades de sinergias entre la academia y la iniciativa privada.

Finalmente, Huerta Ocampo resaltó la importancia de la realización de dos cursos Pre-Simposio, diseñados para capacitar a los usuarios de la espectrometría de masas (principalmente estudiantes de posgrado) en el manejo de herramientas computacionales de acceso libre para el análisis de datos obtenidos a partir de experimentos de proteómica y metabolómica, y subrayó que es imprescindible instruir a un número mayor de usuarios en el manejo de estas poderosas herramientas de investigación en México.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Sonora (Cecyte Sonora) firmaron un convenio de colaboración, cuyo fin es fomentar acciones de triple función orientadas hacia un esquema de sustentabilidad: Reciclaje, Producción a pequeña escala y Alimentación.

Entre las actividades destaca la promoción de huertos de traspatio utilizando el método de cultivo biointensivo, así como procesos reflexivos en torno a los esquemas de producción industrial de alimentos versus las alternativas de tipo agroecológico existentes a nivel local.

El director general del Cecyte Sonora, Amós Benjamín Moreno Ruiz, y el director general del CIAD, Pablo Wong González, fueron quienes signaron este convenio, que está enfocado, en una primera etapa, al plantel ubicado en San Pedro El Saucito.

Moreno Ruiz comentó que, gracias a este convenio, el CIAD contribuye al desarrollo académico de estudiantes del Cecytes, a través de talleres de huertos escolares, visitas guiadas a laboratorios de alimentos, así como exposiciones de temáticas de desarrollo sustentable.

Por su parte, Wong González ratificó el interés y compromiso por reforzar la formación ambiental y el pensamiento científico en los estudiantes de educación media superior en Sonora. Enfatizó que esta colaboración con el sistema Cecytes es un paso adelante en ese objetivo porque facilita el acercamiento del trabajo de investigación que se realiza en el CIAD a estudiantes, docentes y familias de todo el estado, sobre todo a la población escolar de las comunidades rurales más alejadas.

En el evento protocolario se contó con la presencia por parte del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos de Lauro Grijalva Abreu, director de Vinculación, y Diana Beltrán, encargada de Convenios y Programas Institucionales, y por parte del CIAD estuvieron Beatriz Olivia Camarena Gómez y Margarita Peralta Quiñónez, investigadoras del Programa de Estudios Ambientales y Socioculturales del Desarrollo, responsables de los proyectos y actividades de colaboración con el Cecytes.

 

En el marco de la primer Jornada Sinaloense del Conocimiento 2019, con el lema "Bienestar y valores éticos para un cambio social", el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) recibió la visita de ochenta alumnos del Colegio de Bachilleres del Estado de Sinaloa número 26 (Cobaes).

 

La visita se realizó en el marco del convenio general de colaboración para fomentar la apropiación social de la ciencia y la tecnología en los jóvenes estudiantes de Sinaloa.

 

El propósito fue conocer las instalaciones del CIAD e identificar espacios para promover, fomentar y despertar el interés por las disciplinas de las ciencias y las tecnologías, que favorezcan la colaboración entre los estudiantes del Cobaes y el CIAD.

 

Los alumnos(as) visitaron algunos laboratorios, como el de biorrecursos, donde el investigador Federico Soto Landero les explicó sobre el enfoque de actividades que ahí se realizan, así como los proyectos que se están atendiendo actualmente.

 

Posteriormente, conocieron al laboratorio de Nutrición, donde de voz de Verónica Pérez, Eduardo Sánchez y Werner Rubio, tuvieron oportunidad de conocer los experimentos de análisis proximal, además de los procesos necesarios para algunos de los principales servicios que se realizan en esta área. De igual forma, conocieron el laboratorio de Calidad Poscosecha, en el que Rosalba Contreras y Manuel Báez explicaron su labor en este departamento.

 

Finalmente, los jóvenes escucharon una charla por parte de Libia Limón Castro, enlace de Vinculación del CIAD Culiacán, quien resaltó la importancia de conducirse con valores en todos los campos de la vida y enfatizó que en las áreas de ciencia y la tecnología se requieren principios y valores orientados a lograr bienestar para la sociedad de nuestro México y el mundo.

 

También se invitó a los jóvenes a conocer el programa de iniciación a la investigación, así como los veranos e inviernos científicos, las cuales representan oportunidades que les permiten explorar el quehacer dentro de laboratorios, que pudieran significar opciones de formación para un futuro profesional.

Autoría de Libia Limón Castro, enlace de Vinculación del CIAD Culiacán

 

Científicos de la Coordinación Regional Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) han confirmado la presencia del virus de Nueva Delhi en plantas de chile (Capsicum annum L.) en el estado de Sinaloa.

El virus de la hoja rizada del tomate de Nueva Delhi (Tomato leaf curl New Delhi virus, ToLCNDV por sus siglas en inglés) es un patógeno de plantas que pertenece al grupo de los begomovirus y se transmite por medio de la mosquita blanca Bemisia tabaci (Gennadius).

El principal cultivo hospedante de este virus es el tomate (Solanum lycopersicum L.); sin embargo, se ha reportado que infecta alrededor de cuarenta y tres especies de plantas dentro de las familias Cucurbitaceae, Euphorbiaceae, Malvaceae, Fabaceae y Solanaceae; dentro de este último grupo, además del tomate, afecta al tabaco, chile y papa.

La principal sintomatología observada en planta incluye el enchinamiento de hojas, moteados cloróticos con distorsión de las venas medias de las hojas, reducción del área foliar, acortamiento de entrenudos y un retraso severo del crecimiento de la planta.

El ToLCNDV se ha reportado afectando chile en India, Pakistán e Indonesia y, recientemente, con el uso de técnicas moleculares como la PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) se identificó en Sinaloa, México.

Actualmente, los investigadores(as) Isabel Cruz Lachica, Isidro Márquez Zequera, Luis A. Osuna García, Juan M. Tovar Pedraza y Raymundo S. García Estrada, han iniciado trabajos de investigación y diagnósticos (PCR) con este nuevo virus.

Los académicos han enfatizado la importancia de combatir este virus, pues sus afectaciones podrían ser superiores a la pérdida del 75 al 100% del cultivo cuando no se realiza en forma oportuna el control del insecto vector (mosca blanca).

Colaboración de Isabel Cruz Lachica, Isidro Márquez Zequera, Luis A. Osuna García, Juan M. Tovar Pedraza y Raymundo S. García Estrada, académicos del CIAD.

El trabajo del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), que se centró en caracterizar la tortilla de queso o quesadilla, producto tradicional en Ímuris, Sonora, obtuvo el tercer lugar del Premio Anual Dr. Ernest Feder 2019, que entrega el Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La distinción se realizó en el marco del 39 Seminario de Economía Agrícola, en la categoría “Alimentos con identidad territorial ante el nuevo escenario político”, donde participan trabajos de investigación inéditos en forma de artículos individuales y colectivos.

El artículo de investigación incluye la caracterización fisicoquímica, microbiológica, y sensorial de dicho producto lácteo, así como el reporte de su calidad sanitaria, además de que documenta el proceso de elaboración y algunas de sus variantes que fueron encontradas en las queserías participantes en el estudio.

Por último, el ensayo hace un análisis sobre la posibilidad de que dicha región sonorense pueda pugnar ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI) por alguno de los esquemas de protección que las leyes mexicanas contemplan, como lo sería una marca colectiva o, inclusive, una denominación de origen.

Liderada por Aarón Fernando González Córdova y Belinda Vallejo Galland, académicos de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal, la investigación es el resultado de la tesis de licenciatura de Paul Fernando Cuevas González y de la tesis de maestría en ciencias de Priscilla Jazmín Heredia Castro, ambos alumnos de los académicos. En la investigación también participaron Adrián Hernández Mendoza, Ricardo Reyes Díaz y José Isidro Méndez Romero.

Sonora cuenta con cuatro diferentes tipos de quesos artesanales: queso fresco, queso “oreado” o de zarzo (aquel que se pone a secar), queso cocido y la tortilla de queso o quesadilla, que se produce en la región del municipio de Ímuris.

Este último tipo de queso representa una actividad económica de gran importancia para los habitantes de dicha localidad, por lo que representaría un beneficio para sus pobladores lograr un reconocimiento por parte del IMPI, explicó González Córdova.

En cuanto a denominaciones de origen, agregó que México cuenta con muy pocas (diecisiete en total), muchas de ellas relacionadas con productos alimenticios y bebidas destiladas, como mezcal, tequila, charanda, bacanora, sotol, café de Veracruz, etc. Puntualizó que, en cuanto a quesos artesanales, se tiene un inventario de, aproximadamente, cuarenta diferentes tipos, ninguno de ellos con denominación de origen. Solamente cuatro quesos artesanales mexicanos ostentan una marca colectiva en el país: el queso Cotija (Sierra de Jalmich), queso Bola de Ocosigo y Crema (Chiapas) y el queso de Poro (Tabasco).

La producción artesanal de quesos y derivados lácteos en México, así como en el estado de Sonora, es una actividad que debe de promoverse e incentivarse, coincidieron académicos en una reunión celebrada en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

El ciclo de conferencias “Una mirada hacia la producción sustentable de lácteos artesanales en Sonora: retos y perspectivas de la quesería artesanal” contó con la participación de investigadores expertos en la quesería, desde su abordaje químico-biológico hasta lo que significa social y culturalmente.

Aarón González Córdova, profesor de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal (CTAOA), y María del Carmen Hernández Moreno, académica de la Coordinación de Desarrollo Regional, ambos del CIAD, fueron los responsables de conducir el evento.

Para compartir su experiencia sobre el queso cotija, la profesora Maricarmen Quirasco Baruch, de la Universidad Nacional Autónoma de México, presentó una exposición en la que habló sobre las características de su elaboración tradicional, tratamiento térmico y propiedades químicas para lograr el sabor característico.

Ahondó sobre los cuidados sanitarios para asegurar la inocuidad del queso, las estrategias para promover su consumo en el extranjero y sus beneficios nutricionales

Posteriormente, la especialista sobre propiedad intelectual, Martha Paulina Rodríguez Rivera, representante del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), ofreció la charla “Esquemas de protección para la producción artesanal de alimentos: marcas, marcas colectivas y denominaciones de origen”.

En su disertación explicó las normas oficiales para que pequeños y medianos productores puedan incorporar sus productos artesanales en el IMPI, así como cuáles son las indicaciones para que un queso artesanal sea considerado en una denominación de origen, como son los factores de producción en una zona geográfica exclusiva.

Sonora es una entidad que ofrece ventajas ambientales para la producción quesera, y de ellos habló María del Socorro Alvarado, quien señaló que esta actividad artesanal permite evitar problemas ambientales ocasionados por la actividad ganadera, como es el mal manejo de estiércol y residuos, transporte de insumos, uso de fertilizantes sintéticos para pasturas y degradación de la vegetación y la erosión del suelo.

Para concluir la jornada, al grupo de investigadores anteriormente mencionados se sumó Belinda Vallejo Galland, profesora del CIAD experta en lácteos, para desarrollar un panel de discusión en el que compartieron sus conclusiones sobre los temas tratados en el encuentro.

Mobile Menu