Notas

 

 

Esta semana el acervo bibliográfico de la Librería CIAD añadió una obra más a su colección, con la presentación oficial del libro Complejos bioculturales de Sonora. Pueblos y territorios indígenas, un texto que expone desde las perspectivas biocultural y ecología-política la problemática indígena de dicha entidad.

 

El documento, del cual es coautora Diana Luque Agraz, profesora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), junto con Angelina Martínez Yrízar (Instituto de Ecología de la UNAM), Alberto Búrquez (Instituto de Ecología de la UNAM), Gerardo López Cruz (Universidad de Sonora), Arthur D. Murphy (The University of North Carolina), está enfocado en diferentes proceso contemporáneos de los es-pei (cucapá), tohono o’otham (pápago), comcaac (seri), yoeme (yaqui), yoreme (mayo), mahkurawe (guarijío) y o’ob (pima).

 

En la obra, de acuerdo a Luque Agraz, se hace un esfuerzo interdisciplinario e intercultural para comprender la vulnerabilidad indígena en temas de alimentación, disponibilidad hídrica y desarrollo, así como sobre el constante asedio sistémico a sus territorios y sus recursos naturales, para poder dar cuenta de la situación de alto riesgo en que se encuentran estas comunidades.

 

El evento contó con la participación de varios destacados presentadores, y fue moderado por el Dr. Benjamín Ortiz Espejel, de la Red Temática del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología sobre el Patrimonio Biocultural de México (RTPB).

 

En su intervención, la Dra. Aída Castilleja (INAH) destacó el valor de esta obra, ya que da cuenta sobre el riesgo en el que se encuentra el patrimonio biocultural de México y sobre las alternativas de desarrollo al que aspiran estas comunidades.

 

Por su parte, la Dra. Isabel Campos (Coordinación Nacional de Antropología del INAH) resaltó que es un libro que realmente logra una reflexión integrada, en contraste con las tendencias actuales de las obras colectivas y que, además, la cartografía y los anexos contribuyen a su rigor científico.

 

Finalmente, el Dr. Enrique Provencio (Constituyente de la Ciudad de México) llamó la atención sobre el gran esfuerzo de gestión de la obra, puesto que implica la articulación no sólo disciplinaria, sino de variedad de instituciones académicas, comunitarias y financiadoras.

 

En ese sentido, reconoció que el documento logra convencer al lector sobre la perspectiva biocultural como alternativa de estas comunidades que se encuentran con los mayores índices de rezago en los temas de desarrollo, y que, además, al vincular los temas a los derechos humanos de los pueblos indígenas, refleja un compromiso ético y político de los autores.

 

El libro está disponible a la venta en la Librería CIAD y en las oficinas de la RTPB en la Ciudad de México, a un precio de $200.00.

 

 

Con la participación de investigadores de renombre nacional e internacional, del 13 al 17 de marzo se celebró en Hermosillo, Sonora, el Segundo Coloquio de Estructura Biomolecular, organizado por el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la Universidad de Sonora (Unison).

Como invitada de honor asistió la profesora investigadora Vivian Stojanoff, académica del Laboratorio Nacional de Brookhaven del Departamento de Energía de Estados Unidos (particularmente en el nuevo National Synchrotron Light Source, NSLS-II), especialista en radiación sincrotrónica y sus aplicaciones estructurales en las ciencias biológicas.

Para hablar sobre diferentes tópicos sobre química supramolecular, bioquímica y biología estructural, se contó con la colaboración de representantes del CIAD, Unison, Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México, Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional, Universidad de Colima y del Colegio CDI Alfaes.

Asimismo, se expusieron diferentes temáticas sobre estructura de proteínas, bioenergética, genómica, fisiología vegetal, ingeniería metabólica, química supramolecular, reconocimiento molecular del ADN y sus aplicaciones en biomedicina, entre otras.

Rogerio Sotelo Mundo, investigador del CIAD y organizador de este evento, destacó el éxito del mismo, pues contó con la participación regional de las comunidades académicas tanto de ciencias biológicas como de ciencia de materiales. Además, se establecieron contactos que darán lugar a colaboraciones, estancias de estudiantes y propuestas de investigación conjuntas.

Un ejemplo de lo anterior, dijo, es que el CIAD y la Unison cuentan con acceso a los sincrotrones de la Universidad de Stanford (SSRL) y NSLS-II, que son instituciones que participan activamente en la Red Temática de Usuarios de Luz Sincrotrón (REDTULS).

Además, agregó que se acordó realizar el Tercer Coloquio a inicios de 2018, donde se promoverá la participación de estudiantes en modalidad cartel y oral y de distinguidos ponentes nacionales e internacionales.

Por último, el doctor en bioquímica agregó que durante el otoño de 2017 se realizará una “Escuela de proteínas” en Hermosillo, Sonora, con el apoyo de la Red Temática de Estructura, Función y Evolución de Proteínas (REFEP) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

 

En el marco de la Semana del Conocimiento del Cerebro 2017, que organiza la Universidad de Sonora, la edición de marzo del programa infantil de divulgación científica “Sábados en la Ciencia” se unirá a la celebración de la Expo Cerebro.

 

En este evento, las familias que asistan conocerán cómo funciona este órgano, su composición anatómica, así como su sorprendente capacidad para coordinar las tareas de los distintos sistemas del cuerpo humano.

 

Con la orientación de expertos de la Unison, se explicarán temas de salud cerebral como el Alzheimer, síndrome de Tourette, dislexia, epilepsia, Parkinson, ataxia, psicosis y anosmia, entre otros.

 

Todos los tópicos se abordarán a través de exposiciones, juegos y actividades dinámicas que atraparán la atención de grandes y pequeños. Asimismo, se podrán observar preparaciones de tinciones neuronales mediante el microscopio.

 

Además, por si lo demás fuera poco, se realizará una exhibición de cerebros de distintas especies de animales, a través de la cual los pequeños aprenderán las diferencias cognitivas entre estos y los seres humanos.

 

La Expo se desarrollará de 9:00 a 14:00 horas del próximo sábado 18 de marzo en el Área de Esparcimiento, Convivencia y Estudio de los edificios 9A y 9G de la Unison; puede consultar la ubicación exacta donde se celebrará el evento en el croquis que está publicado en la página de Facebook “Sábados en la Ciencia Noroeste”.

 

 

Por un 8 de marzo con significado social y político

 

Su sentido es conmemorativo, no celebrativo, plantea en esta colaboración la investigadora del CIAD Gilda Salazar Antúnez, quien afirma que este día no es de festividad, sino de reivindicación y reflexión para construir un mundo sin discriminación

 

Gilda Salazar Antúnez

Programa de Estudios SocioAmbientales

 

 

Sin duda este 8 de marzo de 2017 tiene una connotación particular para quienes, desde una academia militante, formamos parte del pensamiento crítico que conformó en México y en el mundo el cuerpo teórico-político de los estudios feministas (hoy referidos y nombrados por la academia como estudios de Género). Vivimos, en relación a este pensamiento crítico y al movimiento feminista, un momento crucial, sustantivo, como dice la periodista Sara Lovera. La salida a las calles de miles de mujeres en distintos países del mundo el día 21 de enero de este año por la libertad y la democracia, y la voz enérgica de Angela Davis, por mencionar a una de las más legendarias feministas de la nueva ola, fue la expresión más clara de que la lucha por las vindicaciones de los derechos de las mujeres y el pensamiento feminista sigue siendo necesario y explicativo de fenómenos sociales (del más simple hasta el más aberrante y complejo, como lo es el feminicidio) generados en un sistema en el que el color de la piel, el sexo de pertenencia, la edad, el lugar de residencia, siguen siendo motivos de desigualdad y menosprecio. Es evidente que en pleno siglo XXI aún necesitamos hacer escuchar nuestra voces disidentes en contra de la misoginia y, el más fino e invisible, pero muy real, pensamiento patriarcal, que atentan con los avances en materia de derechos humanos de las mujeres.

 

La respuesta mundial ante la violencia contra las mujeres por el simple hecho de serlo, evidencia los límites de la justicia, y el llamado internacional a un paro de mujeres da muestra de la continuidad en la historia de esta presencia iluminada de mujeres y hombres, siempre bajo la linterna del feminismo. Nos muestra también que la propuesta feminista y el estudio de la teoría y sus paradigmas desarrollados al interior de las ciencias y las disciplinas del desarrollo, siguen siendo vigentes más que nunca y necesarios para orientar las prácticas de la investigación científica, tanto como la comprensión del mundo y el entramado de relaciones sociales que constituyen la vida.

 

El 8 de marzo no fue declarado Día Internacional de las Mujeres por las Naciones Unidas, sino que se gestó en el seno del movimiento revolucionario en 1910, en la Conferencia Internacional Socialista en Copenhague, capital de Dinamarca, convocada por Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo, ambas mujeres visionarias. Es así que la celebración de este día no es una festividad, no es un día de rosas y felicitaciones por ser mujeres-madres-trabajadoras valientes que, con actitud estoica (o heroica?), asumimos la doble y a veces triple jornada de trabajo. No es como el día de las madres: es un día de reivindicación de lo ganado y de reflexión para continuar construyendo un mundo sin discriminación, un día para pensar que aún necesitamos desestructurarnos para poder eliminar nuestros patriarcados interiores, modificar nuestros autoritarismos, para enarbolar las demandas de quienes nos antecedieron en esta causa, la causa de la liberación de las mujeres y la lucha por nuestros derechos no solo civiles y políticos, sino también legales, sexuales y reproductivos. La causa de las mujeres (y hoy de hombres conscientes y seguros de que es posible una sociedad justa para todos) en la que ningún hombre, ninguna ley, ninguna institución o sistema esté autorizado para ejercer violencia o abuso alguno hacia lo “otro” diferente, en este caso las mujeres.

 

No podemos seguir hablando de la problemática mundial y de los graves problemas de la economía, la política y el capital global sin incluir la gravedad de la violencia hacia las mujeres, de la amenaza a nivel mundial del retroceso en políticas públicas obtenidas en favor de las mujeres. Este 8 de marzo tendrá que ser recordado como el año de la movilización mundial de las mujeres, para dar continuidad a lo que se inició hace ya 107 años. El llamado a un paro nacional es la respuesta a los más de 800 asesinatos anuales de mujeres en México. Será un día de denuncia y balance, de pensar por qué las mujeres no podemos pensar en nuestra libertad sin miedo.

 

También en Sonora este 8 de marzo las mujeres de distintas clases sociales, etnias, actividades laborales, edades, profesiones y condición social –todas auto-convocadas y unidas al llamado internacional–, saldremos a expresar nuestra fuerza y la exigencia por unanimidad del respeto a nuestros derechos como humanas.

 

 

 

El libro Complejos bioculturales de Sonora. Pueblos y territorios indígenas, que expone la problemática indígena, enfocada en los procesos socioambientales de los pueblos originarios de Sonora, como los es-pei (cucapá), tohono o’otham (pápago), comcaac (seri), yoeme (yaqui), yoreme (mayo), mahkurawe (guarijío) y o’ob (pima), se presentará el próximo 13 de marzo en la Ciudad de México en Casa Lamm.

 

En esta obra, de la cual es coautora Diana Luque Agraz, profesora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), se hace un esfuerzo para comprender la vulnerabilidad indígena en temas de alimentación, disponibilidad hídrica, desarrollo y empleo, así como sobre el constante asedio sistémico de su territorio y sus recursos naturales. Así, se da cuenta de la situación de alto riesgo en que se encuentran estas comunidades.

 

 

En casi quinientas páginas distribuidas en diez capítulos, Luque Agraz, Angelina Martínez Yrízar, Alberto Búrquez Montijo, Gerardo López Cruz y Arthur D. Murphy realizan un debate teórico sobre la tesis biocultural y analizan la territorialidad agraria, ancestral, ambiental y migratoria en el contexto de la problemática productiva actual. Además, examinan las transformaciones de la subsistencia de los pueblos originarios de Sonora, con particular énfasis en los sistemas alimentarios y en el controvertido tema del desarrollo.

 

El contenido, asegura Luque Agraz, puede contribuir a los cambios sustantivos que requieren los sistemas productivos globales y también a brindar respaldo al respeto de los derechos humanos de los pueblos indígenas, en todos los ámbitos de su bienestar contemporáneo.

 

Todos los que participaron en este trabajo esperan que los resultados ayuden no solo a la comprensión de la problemática indígena contemporánea, sino también que también aporten elementos para enfrentar los retos que se prevén en cuanto a la adaptación y mitigación del cambio climático y de la crisis hídrica, como temas de seguridad nacional.

 

Para alcanzar los objetivos que llevaron a la realización de este libro se necesitó de un equipo de trabajo interdisciplinario e intercultural en la que participaron autoridades tradicionales de los pueblos indígenas de Sonora, el CIAD, el Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México, el Departamento de Letras y Lingüística de la Universidad de Sonora, The University of North Carolina at Greensboro (EE.UU.), The Christensen Fund y la Red Nacional Temática del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) sobre Patrimonio Biocultural de México.

 

El evento se llevará a cabo el próximo lunes 13 de marzo a partir de las 19:00 en el salón Espacio Visual del Centro de Cultura Casa Lamm, ubicado en Avenida Álvaro Obregón 99, colonia Roma, de la Ciudad de México.

 

 

 Además de ser una de las expresiones artísticas más accesibles para el público en general, la fotografía es una herramienta básica para quienes se dedican a la ciencia; por ello, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) brindarán un taller práctico de fotografía científica.

 

El propósito es que quienes asistan aprendan a utilizar la cámara fotográfica para obtener imágenes de flora, fauna y paisaje natural, incluyendo fotografía subacuática, aérea y microfotografía, para documentar gráficamente los procesos de investigación.

 

Este curso está dirigido a estudiantes y egresados de carreras afines a la biología con interés en la imagen como herramienta para la investigación. Los participantes adquirirán el conocimiento necesario para utilizar de forma manual y automática una cámara digital compacta, intermedia y profesional.

 

Debido a que esta es una capacitación práctica, es necesario que cada participante lleve una cámara y cuente con un microscopio y una computadora portátil que disponga del software de edición de imágenes Adobe Photoshop, en cualquiera de sus versiones.

 

El biólogo Humberto Bahena Basave será el responsable de impartir este curso, que se desarrollará del 18 al 21 de abril del presente en las instalaciones del CIAD Mazatlán y que tiene una cuota de recuperación de dos mil pesos. El cupo es limitado y la fecha límite para la inscripción es el 17 de marzo.

 

Este es un esfuerzo de la Coordinación Regional Mazatlán del CIAD y de la Unidad Chetumal del Ecosur. Para mayores informes puede comunicarse al teléfono (669) 989 8700 o a los correos electrónicos Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

La Asociación Nacional de Médicos Veterinarios Especialistas en Abejas (Anmvea) invita al ciclo de cursos y conferencias del 24° Congreso Internacional de Actualización Apícola, que se desarrollará del 17 al 19 de mayo del presente en Morelia, Michoacán.

 

Este encuentro tiene el propósito de compartir avances y experiencias sobre polinización, biodiversidad, industrialización, cambio climático, sanidad e inocuidad, manejo integral de la colmena, la abeja y su función en la ecología y mercado de los productos apícolas.

 

Durante el encuentro se realizarán cursos especializados sobre inseminación instrumental de abejas reina, cultivo y aprovechamiento de abejas sin aguijón, colecta, envasado y comercialización de polen, colecta e industrialización de propóleos, cría de abejas reina sin traslarve, y cosmetología.

 

Además, se realizará la Expo Apícola, un evento en el que se exhibirán y venderán insumos, equipo tecnológico, complementos nutricionales, cosméticos, artesanías, entre otros. Como parte de este evento se realizarán concursos de cata de miel y se premiará al mejor stand.

 

Se estima que en México se trabajan alrededor de un millón ochocientas mil colmenas por más de cuarenta mil apicultores; de ellos, el 80% practica la apicultura como actividad complementaria a su economía, con dedicación prioritaria a la producción de miel y, en orden decreciente, polen, propóleos y jalea real.

 

Si desea más información sobre este evento puede consultar el sitio electrónico www.anmvea.com.

 

 

 

 Cerca de un centenar de niños y niñas, pacientes del Centro de Rehabilitación Infantil Teletón Sonora (CRIT), visitaron las instalaciones del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) en Hermosillo, Sonora, el pasado sábado 4 de marzo.

 

En un cálido evento organizado por personal administrativo y académico y estudiantes, el CIAD abrió las puertas de sus laboratorios para celebrar el Club Amigos Teletón, cuyo propósito fue promover un espacio de divulgación de la ciencia y de inclusión para niños con distintos tipos de discapacidad, que son atendidos por el CRIT Sonora.

 

Los pequeños visitantes tuvieron la oportunidad de realizar prácticas de elaboración de embutidos, fabricación de pan e identificación de biomarcadores. Además, recibieron una instrucción sobre los beneficios para la salud humana de llevar una dieta balanceada, particularmente rica en fruta y verduras.

 

Para finalizar la jornada, la comunidad CIAD ofreció un pequeño festejo para los niños y el personal del CRIT, donde se subrayó la importancia que tiene para un Centro Público de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que la sociedad conozca el quehacer institucional y, sobre todo, que esta se beneficie del conocimiento que en ellos se genera.

 

Este evento se realizó posteriormente a que el CRIT Sonora albergara el programa Sábados en la Ciencia, el pasado fin de semana, cuando entre esta institución y el CIAD invitaron a niños hermosillenses a conocer la labor que realiza la Fundación Teletón.

 

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la Universidad de Sonora (Unison) serán sedes de la segunda edición de un encuentro en el que especialistas del estudio de estructuras biomoleculares compartirán experiencias sobre los resultados más recientes en este campo, con el propósito de impulsar redes de colaboración profesional en esta disciplina.

 

El II Coloquio de Estructura Biomolecular, organizado por el profesor investigador del CIAD Rogerio Sotelo Mundo y su grupo de investigación, busca consolidar una reunión en la que estudiantes, académicos y profesionales de las ciencias químicas y biológicas en México tienen la oportunidad de conocer la investigación y los hallazgos en el estudio de moléculas con interés biotecnológico y en el diseño de nuevos materiales.

 

Como invitada especial se contará con la destacada participación de la Dra. Vivian Stojanoff, quien tiene una larga trayectoria como investigadora del Laboratorio Nacional de Brookhaven del Departamento de Energía de Estados Unidos, particularmente en el nuevo National Synchrotron Light Source (NSLS-II).

 

Enrique Rudiño Piñera y Adrián Ochoa Leyva (Instituto de Biotecnología de la UNAM, México), Adriana Muhila Almazán y María Islas Osuna (CIAD), Luis Brieba de Castro (Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad del Cinvestav, México), Hugo Serrano Posada (Universidad de Colima) y María Guadalupe de la Ree (Colegio Alfaes) participan con ponencias sobre sistemas de desintoxicación y bioenergética del camarón, proteínas de la maduración del mango, sistemas biotecnológicos bacterianos y sobre aspectos humanísticos de la colaboración académica, entre otros.

 

En representación de la Universidad de Sonora, institución coorganizadora del coloquio, intervendrán los investigadores David Corona Martínez, Javier Hernández Paredes, Aldo Arvizu Flores y Karen Ochoa Lara, abordando temas de frontera de ciencia de materiales y sobre enzimas con actividad a bajas temperaturas con potencial biotecnológico.

 

Investigación de impacto internacional

Sotelo Mundo indicó que este coloquio contribuirá a reforzar las colaboraciones y a fomentar estancias y movilidad entre investigadores, estudiantes de posgrado y pregrado. Además, señaló, promoverá a Hermosillo, Sonora, como un polo de desarrollo académico y apoyará las acciones de innovación que lidera el CIAD en el noroeste del país.

 

El investigador del CIAD señaló que la investigación en estructuras biomoleculares que se realiza en México es de primer mundo, gracias a los apoyos que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología ha otorgado al CIAD y a otras instituciones en equipamiento e infraestructura.

 

El Coloquio se desarrollará del 13 al 17 de marzo del presente, y se realizará en las instalaciones del CIAD y la Unison. Quienes deseen asistir a este evento, el cual es completamente gratuito, pueden contactar al Dr. Rogerio Sotelo Mundo a través de su correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamar al teléfono (662) 289 2400, extensión 352.

 

Miércoles, 22 Febrero 2017 14:04

SLOW FOOD: EL REGRESO A LA COMIDA CASERA

 

 

Cada vez es más habitual descubrir en el supermercado nuevas opciones de alimentos procesados que se ofrecen listos para comerse o encontrar que las cadenas de comida rápida son más accesibles y abundantes que las alternativas saludables. Esto, combinado con el ritmo la vida actual, nos ha llevado a descuidar la importancia de dedicarle suficiente tiempo a la preparación de nuestros alimentos.

 

¿Qué es slow food?

 

La profesora investigadora Mayra de la Torre Martínez, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, especialista en Fisiología Celular y Bioprocesos, nos explica en qué consiste la tendencia de alimentación slow food y los beneficios de adoptarla en nuestro estilo de vida.

 

Actualmente, esta se identifica como un movimiento mundial, pero inicialmente surgió en Italia durante el año 1986 como una respuesta de los ciudadanos para contrarrestar el excesivo crecimiento de las cadenas de comida rápida y regresar a preparar los alimentos en casa para poner alternativas más saludables sobre la mesa.

 

La tendencia slow food (comida lenta) nos motiva ser más reflexivos con nuestros hábitos como consumidores y a prescindir de los conservadores de la comida procesada o de los platillos congelados que se ofrecen listos para calentarse en el microondas.

 

Su filosofía busca reemplazar los alimentos en los que se utilizan químicos para la producción de sus ingredientes (entre ellos, pesticidas, hormonas y antibióticos) por ingredientes y alimentos producidos de manera favorable tanto con el medio ambiente como con los productores y consumidores.

 

En México es difícil conseguir productos orgánicos a precios accesibles, por lo que una buena opción es procurar los vegetales frescos y limpios que se venden en mercados locales, y que se ofrecen de la mano de sus mismos productores. Además, la siembra de huertos familiares es una alternativa que nos ayuda a reducir la ingesta de agroquímicos.

 

Con respecto a la carne, comenta que la más recomendable es la de ganado de libre pastoreo, que fue criado en ambientes menos industrializados. Los beneficios a nuestra salud se verán reflejados en menores probabilidades de manifestar alergias alimenticias o efectos secundarios a largo plazo, esto por el exceso de hormonas y antibióticos que algunas empresas utilizan para estimular el crecimiento de las reses.

 

Otro de los efectos positivos que la Slow Food trae al organismo es el mayor aprovechamiento de los nutrientes que contienen los vegetales frescos, tales como vitaminas, antioxidantes y minerales.

 

Si usted está interesado en adoptar el slow food como un estilo de vida, una sugerencia es programar nuestra rutina para procurar la preparación de comida casera, y recurrir a los productos artesanales de los comerciantes locales, siempre que nos ofrezcan una garantía de inocuidad para evitar que ocasionen daños a nuestra salud.

Mobile Menu