Notas

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participó en el Foro Estatal de Consulta “Humanidades, ciencia y tecnología en México, presente y futuro”, convocado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para el estado de Sonora.

Este evento se realizó con el fin de recoger la visión local de la comunidad científica, tecnológica y de innovación sonorense para integrarla al Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024.

En representación de María Elena Álvarez Buylla-Roces, titular del Conacyt, acudió Guillermo Arámburo Vizcarra, coordinador regional del Consejo para Sonora, Sinaloa y las Bajas Californias. Por parte del CIAD, Pablo Wong González, director general, estuvo presente y se congratuló por la participación de investigadores e investigadores de la institución en cada una de las mesas de trabajo.

Arámburo Vizcara explicó que el foro se diseñó en cuatro mesas de análisis: ciencias aplicadas y vinculación, ciencias básicas, apropiación social y vinculación científica y federalismo y marco legal, para ordenar los aportes de los participantes.

Por su parte, Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD, comentó que al CIAD le correspondió presidir la mesa de ciencia básica, con Luz Vázquez Moreno, investigadora titular de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos; por otro lado, se contó con la participación de quince especialistas del CIAD que participaron en las diferentes mesas de trabajo.

En el evento también participaron Jorge Vidal Ahumada, secretario de economía de Sonora; Nitzia Corina Gradías Ahumada, presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Congreso del Estado de Sonora; Leticia Vázquez Marrufo, coordinadora de enlace legislativo y estatal del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, y Antonio Rodríguez, director general del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Coecyt).

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participó en la Feria del Libro de la Ciudad Educadora y Sustentable del Saber de Sinaloa (CESS), edición 2019.

En un encuentro realizado en Culiacán, Sinaloa, donde se reunieron representantes de trece instituciones educativas de dicha entidad, la Coordinación Regional Culiacán del CIAD tuvo la oportunidad de dar a conocer parte de su quehacer científico y promocionar los programas académicos.

Dentro de las actividades de la Feria, María Dolores Muy Rangel, coordinadora del CIAD Culiacán, ofreció la conferencia “Historia de un(a) investigador(a): innovación, ambición y esfuerzo” ante alumnos de la Universidad Tecnológica de Culiacán.

Con el propósito de motivar a los asistentes a despertar su vocación científica, la académica compartió con los estudiantes parte de su experiencia profesional y les aconsejó sobre cómo aprovechar sus talentos para su desarrollo personal para colaborar en la construcción de una sociedad más justa y con mayores oportunidades.

De acuerdo con Libia Limón Castro, enlace de vinculación del CIAD Culiacán, y quien coordinó la participación del CIAD en la Feria, para la institución es importante compartir con las y los estudiantes bachilleres y universitarios sinaloenses las oportunidades de formación que el Centro ofrece: las maestrías y doctorados en Ciencias, así como los programas académicos en Desarrollo Regional.

La Feria se realizó del 21 al 23 de marzo y comprendió actividades deportivas, talleres de fomento a la lectura, exposiciones artísticas, conferencias, concursos de oratoria y presentaciones de libros.

 

Colaboración de Libia Limón Castro, enlace de vinculación del CIAD Culiacán.

 

La educación preescolar en América Latina es el nivel educativo que ha experimentado un mayor crecimiento durante los últimos veinte años. En el caso de México, la expansión de la cobertura de este nivel ha sido un enorme reto durante las últimas décadas, pues su propósito fue atender educativamente los primeros años de vida de la totalidad de niñas y niños de tres a seis años en el país.

 

La educación preescolar está regida por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y por la Ley General de Educación (1993), donde se declara que, junto con la primaria y la secundaria, forma parte de la educación básica gratuita.

 

En la historia del Sistema Educativo Mexicano han variado las condiciones de la política con el fin de dar respuesta a las demandas educativas de la sociedad.

En Sonora, el auge de la educación preescolar fue en 1982, año que marcó un referente en la formación de profesores tanto en educación primaria como en preescolar, lo que contribuyó a garantizar las condiciones educativas de los planteles de preescolar (Ochoa y Peña, 2018). Uno de los aciertos de los nuevos docentes fue emprender una labor educativa más amplia, ya que participaron en acciones que dieron gran impulso a nuevos programas en el nivel preescolar y atendieron las políticas de gestión destinadas a la creación de centros educativos preescolares en el estado.

 

En el marco de la educación preescolar, se identificaron regiones para la atención de niñas y niños migrantes, quienes demandan una atención particular. Estos jardines de niños se establecieron en las zonas suburbanas, como en el caso de la Costa de Hermosillo (Poblado Miguel Alemán), donde se concentra un número importante de población migrante, así como en otros municipios rurales de Sonora. La realidad educativa en estos sectores pone en evidencia la necesidad de llevar a la práctica leyes, programas educativos y acciones dirigidas a la primera infancia con un doble propósito: atender algunos factores relativos al rendimiento escolar, lo cual llevó a generar herramientas de carácter multidimensional mediante las que los grupos de niños migrantes obtuvieran una atención igualitaria y de carácter compensatorio.

 

La mejoría en su rendimiento académico implica acondicionar el clima o contexto del aula y el entorno educativo; así también, aproximarse a una enseñanza en la que se respete la lengua materna. Lo anterior significa que el docente tenga un dominio sobre estas variables, ya que las desigualdades en la región requieren adoptar medidas pedagógicas para lograr la equidad. El rendimiento académico hace referencia a la labor de los educadores frente a una diversidad de necesidades en los grupos, ya que los niños presentan vulnerabilidad física y psicológica como consecuencia de los cambios que enfrentan en los ámbitos de socialización, alimentación, salud-enfermedad, uso del espacio, rutina de higiene, sueño-vigilia y, sobre todo, en el de los afectos, las emociones y las expectativas (Vera, Peña, Hernández y Laga, 1998).

 

El segundo propósito fue atender a los grupos de manera integral; se trata de una situación compleja que derivó en la ampliación de las herramientas pedagógicas, ya que, entre las particularidades de los grupos, el docente debe considerar que los alumnos se involucran en labores agrícolas y tienen que ausentarse en épocas de siembra y cosecha.

 

En la búsqueda de las causas del éxito o del fracaso educativo, Pantoja y Campoy (2005) clasifican en tres las dificultades que impiden obtener un buen rendimiento escolar: las extrínsecas, las intrínsecas y las interactivas. Entre las primeras, es decir, las causas ajenas al estudiante, estos autores señalan el ambiente sociofamiliar (cultura, historia, economía, relaciones internas deterioradas, procedencia étnica) y el pedagógico (educación centrada en la enseñanza y no el aprendizaje, por ejemplo). Otros autores los denominan factores socioeconómicos culturales. Entre las causas intrínsecas identifican las dificultades de aprendizaje que radican en el propio sujeto, que pueden ser inespecíficas o específicas, aunque siempre de tipo neuropsicológico. Para las razones interactivas usan la fusión de las otras dos, indicando que, para que se logre un aprovechamiento en el aprendizaje, deben conectarse las variables que surgen de las otras causas.

 

En esta última perspectiva, el clima en el aula es determinante y, desde esta comprensión, la mayoría de las familias que desempeñan actividades agrícolas traen consigo peculiaridades, entre las que encontramos que el niño migrante indígena tiene graves problemas por sus circunstancias socioeconómicas, sanitarias, higiénicas y de salud mental, lo que deriva en la intervención de los educadores de una forma más compleja e integral. Los estudios de Vera (2007) nos muestran que estas poblaciones escolares se integran por “personas con profundas historias de necesidades básicas no cumplidas”. El desplazamiento de estas familias hacia el norte de la república en búsqueda de un mejor nivel de vida hace posible encontrarlos en algunos puntos de la región del estado dedicados a actividades agrícolas, una de las más importantes en Sonora. Por ello, en los establecimientos de preescolar encontramos niños y niñas de etnias del centro y sur del país: triquis, zapotecas y mixtecos, entre otros.

 

El fenómeno de la migración ha sido analizado generalmente desde la óptica de la economía, la demografía, el derecho, la estadística y el empleo, pero solo en escasas ocasiones estos trabajos se han dirigido al estudio de los riesgos y las vulnerabilidades a las que están expuestos los migrantes y sus familias, así como a las repercusiones de la migración en su calidad de vida y en su salud (Vera, 2010).

 

En este proceso, hoy en día existe una ley de los derechos de niñas, niños y adolescentes del estado de Sonora (Ley número 81), la cual tiene como propósito garantizar las bases y procedimientos para la prevención, atención y protección de los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes en el estado de Sonora.

Aunque, debido a ello, la educación preescolar trascendió en cada uno de los municipios y localidades del estado, sus vicisitudes comprenden un importante desafío ante las distintas situaciones implicadas en los procesos de enseñanza aprendizaje. La contribución de hacer posible el proyecto educativo se inició en la Escuela Normal del Estado de Sonora en 1982, hoy en día, Benemérita y Centenaria Escuela Normal del Estado de Sonora “Prof. Jesús Bustamante Moreno”. Los aportes de las educadoras y educadores constituyen la base para las acciones educativas de la infancia en Sonora.

 

De acuerdo con la descripción de la Secretaría de Educación en el estado de Sonora (2018) acerca del inicio del curso 2017-2018, hoy en día existe un total de 1,615 planteles de nivel preescolar en la entidad; de estos, 851 planteles son federalizados, 590 indígenas, 4 centros de desarrollo infantil y 31 para niños migrantes; asimismo, de estos, 132 son estatales, 123 jardines de niños y nueve centros de desarrollo infantil. Se trata de 257 Planteles Federales: de CONAFE, 218; de CONAFE para niños migrantes, 6; de CONAFE indígena, 22, y de CONAFE con aula compartida, 11.

 

A cargo de la Secretaría de Marina se encuentra un plantel. A cargo de municipios, un plantel y un jardín de niños. A cargo del ISSSTE, siete planteles y siete centros de desarrollo infantil. A cargo del DIF, 21, 13 jardines de niños y ocho centros de desarrollo infantil. Además, como planteles autónomos, un Centro de Desarrollo Infantil y 344 planteles particulares: 294 jardines de niños y 50 centros de desarrollo infantil (SEC, 2018). Todos estos planteles se rigen por la Ley de los Derechos de las Niñas y Niños y Adolescentes del Estado de Sonora, publicada por el Supremo Tribunal de Justicia del estado en 2017, la cual comprende un capítulo sobre el Derecho a la Educación (Ley de los Derechos de las Niñas y Niños y Adolescentes del Estado de Sonora, artículo 51: 2017):

 

Niñas, niños y adolescentes tienen derecho a una educación de calidad y libre de violencia, que contribuya al conocimiento de sus derechos, que garantice el respeto a su dignidad humana, el pleno y armonioso desarrollo de sus potenciales y personalidad y fortalezca el respeto a los derechos humanos, en los términos de la constitución federal, la constitución estatal, la Ley General de Educación, la Ley de Educación del Estado de Sonora, los tratados internacionales y demás disposiciones aplicables. En esta se hace cumplir con algunos rubros importantes en el campo de la educación preescolar urbana y rural. Se inserta en sus renglones atender a niñas y niños para una educación integral, por lo cual los programas educativos deberán considerar edad, madurez, circunstancias y particularidades y tradiciones culturales y familiares.

 

Adoptar medidas orientadas hacia el pleno ejercicio del derecho a la educación, gratuidad de la educación pública obligatoria, accesibilidad material, económica y geográfica a la educación. Erradicar las prácticas pedagógicas discriminatorias o excluyentes que atenten contra la dignidad humana, derechos humanos o integridad, especialmente los tratos humillantes y degradantes; inculcar en niñas y niños y adolescentes el respeto al medio ambiente; fomentar en niños y adolescentes los valores fundamentales y el respeto de la propia identidad, así como a las diferencias culturales y opiniones diversas; inculcar sentimientos de identidad y pertenencia a su escuela, comunidad y nación, así como su participación activa en el proceso educativo y actividades.

 

Ante el devenir de este proceso histórico, el análisis de la educación preescolar ha tomado distintas vertientes. Desde el auge, en 1982, hasta hoy en día, se ha ampliado la cobertura aumentando el número de establecimientos escolares de educación obligatoria en las zonas rurales; sin embargo, este crecimiento se ha establecido sin generar proyectos integrales de educación rural, motivo por el que los centros escolares han trabajado con enormes dificultades presupuestales y limitados recursos físicos y humanos, situación que no ha permitido el cumplimiento de los lineamientos legales básicos expuestos en la Ley de los Derechos de las Niñas y Niños y Adolescentes del Estado de Sonora.

 

Por lo tanto, se requiere apoyar la atención a la diversidad y poner a la disposición de los docentes programas formativos y recursos pedagógicos para que puedan implementar estrategias y acciones de atención a la diversidad, desde las diferencias según género y edad, hasta las singularidades sociales, culturales, lingüísticas y de aprendizaje asociadas con localización, pertenencia, clase social y distinciones individuales. De ahí que sea también necesario mejorar la articulación entre las políticas educativas que van dirigidas en mayor proporción a la educación urbana y lograr integrarlas hacia la mejora de la educación rural, intercultural y bilingüe en todas las asignaturas y en la vida cotidiana del centro educativo, sin limitarse al área de “lengua materna”. Se trata de ofrecer educación intercultural en todas las escuelas rurales, tanto en zonas indígenas como en aquellas mestizas (RIER, 2018).

 

REFERENCIAS

 

Pantoja y Campoy (2005). “Hacia una expresión de diferentes culturas en el aula: percepciones sobre la educación multicultural”. Revista de Educación 336, p. 207.

 

Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Sonora (2017). Ley número 81 de los derechos de las niñas, niños y adolescentes del estado de Sonora. Recuperado de http://www.stjsonora.gob.mx/acceso_informacion/marco_normativo/LeyDerechosNinasNinosYAdolescentesEdoSonora.pdf.

 

Ochoa, A. I. y Peña, M. O. (2018). Reporte del 5to encuentro de docentes rurales: educación preescolar. Recuperado de http://rededucacionrural.mx/eventos-y-noticias/encuentros-de-docentes/reunion-de-miembros-de-la-rier-la-ruralidad-mexicana-entre-redes/

 

RIER (2018). Propuestas para la educación rural durante el sexenio 2018-2024. Recuperado en diciembre 2018 de http://rededucacionrural.mx/eventos-y-noticias/foros/foro-propuestas-para-la-educacion-rural-durante-el-sexenio-2018-2024/.

 

Ruiz Cuéllar, G. (2011). “La educación preescolar en México. Condiciones para la enseñanza y el aprendizaje”. De Pérez, Ma. Guadalupe (coords.). Revista Mexicana de Investigación Educativa (16) 48, enero-marzo, pp. 307-315, México: Consejo Mexicano de Investigación Educativa.

 

SEC (2018). Estadística Secretaría de Educación y Cultura de Sonora. Sonora, México.

 

Vera, J., Peña, M., Hernández, F., Laga, A. (1998). “Estimación de riesgo y disciplina alimentaria en niños preescolares en comunidades rurales del Estado de SonoraPsicología y Salud 11, 5-11.

 

Vera, J. y Robles, J. (2010). “Condiciones de vida y psicosociales de niños migrantes en el noroeste de México”. Civitas Revista de Ciencias Sociales (10) 2, pp. 345-365. Brasil: Pontificia Universidad Católica do Rio Grande de Sul Porto Alegre.

 

Colaboración de Ana Isabel Ochoa Manrique y Martha Olivia Peña Ramos, investigadoras del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, publicada originalmente en la revista electrónica Educación Futura.

 

Académicas(os) del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participaron en un taller sobre el cultivo y utilización del cocotero, en Acapulco, Guerrero, el cual fue organizado por el Centro de Investigación Científica de Yucatán, con el objetivo de compartir parte de la investigación con beneficio social que realizan los centros públicos de investigación.

El CIAD presentó los avances de sus subproyectos orientados hacia el desarrollo de tecnologías artesanales para la producción de aceite y harina de coco y su envasado, así como la fabricación artesanal de carbón activado.

Las exposiciones estuvieron a cargo de Alma Rosa Islas Rubio, Luz del Carmen Montoya Ballesteros y Gabriela Ramos Clamont Montfort, con la participación del Tomás Jesús Madera Santana.

Durante la capacitación a productores, organizada por el CICY, se discutieron temas sobre el desarrollo de la micropropagación del cocotero y sobre enfermedades como el amarillamiento letal (ALC) y el picudo negro, cuyo efecto es la reducción del número de palmas, de la productividad y de la producción nacional.

Asimismo, los productores de Guerrero presentaron los avances en la producción y renovación de plantas de cocotero en el estado, acciones para la utilización de subproductos del coco. Además, recibieron información detallada sobre la maquinaria actual y las posibilidades de diseño a la medida de maquinaria para la industrialización del coco.

El taller permitió la integración entre el sector científico, productivo e industrial y varias de las integrantes del programa “Mil mujeres, mil hectáreas”, orientado al empoderamiento de mujeres guerrerenses de escasos recursos, a través del aprovechamiento integral del cocotero.

Además de la discusión entre todos los asistentes sobre los temas expuestos, se formalizó la creación de la Red Nacional del Cocotero de México.

Acciones para promover el Pacífico Sur

El taller se impartió en el marco de las actividades del proyecto “Impulso a la cadena de valor del cocotero para incrementar su competitividad y contribuir al desarrollo socioeconómico en la región Pacifico Sur y otros estados productores” del Fondo Institucional de Fomento Regional para el Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación (Fordecyt), que promueve el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

El encuentro se llevó a cabo del 6 al 8 de marzo en las instalaciones de la Alianza Estratégica para el Desarrollo Sustentable de la Región Pacífico Sur (Adesur), una inciiativa conjunta entre el CIAD, CICY y el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej).

El proyecto en mención es liderado por el CICY, bajo la coordinación del académico Carlos Oropeza Salín, y tiene como objetivo contribuir al desarrollo productivo, socioeconómico y agroalimentario de la región Pacífico Sur y otras áreas productoras de cocotero de México, a través de la formación de recursos humanos y el fortalecimiento de las capacidades científicas, tecnológicas y de innovación, para que en su conjunto impulsen el fortalecimiento de la cadena de valor del cocotero y la hagan más competitiva.

Las actividades se desarrollan en Guerrero, Oaxaca, Chiapas y otros estados productores de cocotero, con la participación del CICY, CIAD, Ciatej, El Colegio de Postgraduado y el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias.

 

Con el objetivo de promover el debate sobre los retos que enfrentan las mujeres en la producción científica en México, se realizará la mesa de diálogo “Ciencia, Género y Educación”, en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) en Hermosillo, Sonora.

Será el próximo 3 de abril a las 12:00 horas cuando las investigadoras del CIAD, Beatriz Olivia Camarena (Coordinación de Desarrollo Regional) y Belinda Vallejo Galland (Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal) se reúnan para compartir desde sus propias especialidades las experiencias de la vida académica y el quehacer científico, bajo las distintas condiciones diferenciadas de género.

Como invitadas especiales, aportarán a la discusión las especialistas en estudios de género Adriana Ortiz Ortega (Universidad Nacional Autónoma de México) y Janette Góngora Soberanes (Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco) ambas autoras de artículos científicos sobre el tema, publicados en revistas como El Cotidiano y Reencuentro, de las cuales se desprenden artículos que serán presentados en este evento.

Establecer un diálogo entre colegas de distintas áreas del conocimiento, es uno de los propósitos de este encuentro, comentó Gilda Salazar Antúnez, responsable de la organización de esta mesa de diálogo.

Agregó que se examinarán cuáles son los retos de producir ciencia en México, así como cuáles son las particularidades que describen el quehacer científico de las mujeres y qué significa la producción de ciencia con perspectiva de género en un país como México.

Asimismo, señaló que un objetivo primordial de la reunión es aportar elementos para el debate de un tema poco tratado en la región, que en la actualidad se define relevante por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y se ha establecido como una política pública prioritaria.

El encuentro se realizará en la sala de juntas de la Unidad de Transferencia de la Innovación del CIAD y el acceso es abierto al público en general. Si desea más información, puede solicitarla al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

 

Con el objetivo de contribuir a la formación y actualización de profesionales especialistas en producción acuícola, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) ofrecerá un curso de capacitación en Mazatlán, Sinaloa, del 8 al 10 de abril.

El temario de la jornada de aprendizaje está basado en la enseñanza de Buenas Prácticas de Producción Acuícola (BBPA) de peces, crustáceos, moluscos bivalvos y anfibios.

Asimismo, se abordará la importancia de la gestión de la inocuidad durante los procesos de manejo del agua, alimento, sustancias químicas y fármacos y del producto durante la cosecha, así como las bases teóricas y prácticas para realizar auditorías en ese aspecto.

Los participantes recibirán un reconocimiento oficial avalado por el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), a través de la Dirección General de Inocuidad Agroalimentaria, Acuícola y Pesquera.

Los responsables de impartir este curso serán Omar Calvario Martínez, Noemí García Aguilar y Leobardo Montoya Rodríguez, académicos de la Coordinación Regional Mazatlán del CIAD.

El costo del curso es de $6,896.55 más IVA y está dirigido a profesionales en áreas como oceanología, biología, biología marina, químico en alimentos, médico veterinario o en campos afines a la acuicultura y pesca, que cuenten con experiencia comprobable mínima de un año en el área de inocuidad.

Las bases para la inscripción, así como toda la información sobre el temario del curso pueden ser solicitadas al teléfono (669) 989-8700, ext. 226, o al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

 

 

En el marco del Día Internacional de la Mujer, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), realizará el Seminario “Representación y participación de las mujeres en la sociedad”, el próximo 19 de marzo, en la Coordinación Regional de Mazatlán, Sinaloa, y con transmisión vía videoconferencia para Hermosillo, Sonora.

 

Las ponentes son estudiantes de la Maestría en Ciencias Sociales, con énfasis en Estudios Regionales, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Sinaloa, y los temas que expondrán incluyen diversas problemáticas de actualidad.

 

El tema de la migración será abordado a través de dos exposiciones en las que se compartirá un estudio de caso sobre la mujer migrante en tránsito en Mazatlán, Sinaloa, además de un análisis de los factores que motivaron la migración de mujeres que ahora son pequeñas empresarias en Los Ángeles, California.

La representación de la mujer en la prensa y los roles y estereotipos sexistas en los libros de texto de quinto año de primaria, son temas que también serán tratados dentro del Seminario.

Una de las manifestaciones de violencia de género que se ha situado en la agenda es la de tipo obstétrico, y esta forma de agresión será analizada desde la perspectiva de la relación del personal médico con las pacientes.

El seminario se transmitirá en la Sala 1 de videoconferencias de la Coordinación de Programas Académicos del CIAD (Hermosillo, Sonora), a través de un enlace que estará disponible por la página de Facebook oficial del Centro el mismo día del evento.

 

Rosario Román Pérez, quien será moderadora del Seminario y es coorganizadora del encuentro junto a María José Cubillas, Elba Abril Valdez, Carolina Ceballos Bernal y Ernestina Lizárraga Lizárraga, académicas del CIAD, invitó a asistir a esta reunión, ya que, por un lado, dijo, se trata de difundir los avances que en materia de estudios de género se vienen desarrollando en instituciones hermanas, y, por otro, los temas que se tratarán muestran las complejidades de la situación de las mujeres en distintos ámbitos, para su reflexión y análisis.

 

 

 

 

 

Su investigación sobre cómo un extracto obtenido a partir de subproductos de dátil puede ser utilizado como aditivo natural con propiedades antioxidantes en la elaboración de hamburguesas de carne de cerdo, le valió un reconocimiento en la Expo Carnes y Lácteos 2019.

María de los Ángeles de la Rosa Alcaraz, estudiante del Doctorado en Ciencias del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), concursó por el Premio Comecarne a la Investigación e Innovación, presentando parte de los resultados de su tesis doctoral “Efecto de la adición de extractos de subproductos de dátil sobre los productos de oxidación de lípidos y proteínas liberados durante las etapas de digestión gastrointestinal simulada de un producto cárnico”.

 

Para su participación en la vigésima edición de dicho evento, que es organizado por el Consejo Mexicano de la Carne (Comecarne), y que fue celebrado en Monterrey, Nuevo León, la última semana de febrero, la joven alumna preparó la presentación “Bioaccesibilidad de un extracto de coproductos de dátil (Phoenix dactylifera L. Arecaceae) utilizado como aditivo natural en hamburguesas de cerdo”, la cual fue elegida entre los cinco mejores trabajos presentados en dicho certamen.

 

Una alternativa saludable

Dentro del laboratorio, de la Rosa Alcaraz realizó la obtención, análisis y aplicación de un aditivo natural a partir de semilla de dátil, con el fin de proteger a los productos cárnicos de la oxidación de lípidos y proteínas, la cual se presenta durante su procesamiento y puede afectar la calidad nutricional del alimento y, probablemente, la salud del consumidor.

Durante el estudio de simulación de la digestión gastrointestinal del producto, estos compuestos no estuvieron presentes, por lo que es posible proponerlo como un ingrediente alimentario funcional para la industria cárnica y una alternativa saludable para el consumidor, afirmó la alumna.

La joven investigadora mencionó que los resultados obtenidos junto a su directora de tesis, Armida Sánchez Escalante, y los miembros de su comité de tesis, dan la pauta para aplicar el extracto de semilla de dátil, además de la carne, en otros alimentos altamente susceptibles a la oxidación. Sin embargo, hasta el momento, dijo, se desconoce cómo es que su inclusión evita la formación de compuestos potencialmente dañinos a la salud de los consumidores, por lo que le entusiasma profundizar más en el tema.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) recibió la visita de una delegación diplomática del estado de Québec, Canadá, con el propósito de sentar las bases de colaboración en acciones que puedan resultar benéficas para mexicanos y canadienses.

El encuentro se dio en el marco de una gira de trabajo en la que Stéphanie Allard Gómez, Delegada General, y Dominic Tetu, Director de Servicios Económicos, ambos representantes del Gobierno de Quebec, se reunieron con autoridades de la Secretaría de Educación Pública y de la Secretaría de Economía de Sonora.

Por la importancia que para el gobierno canadiense tiene el fortalecimiento del quehacer científico y tecnológico, y con base en la colaboración que el CIAD ha sostenido con académicos de la Universidad de Laval (Quebec), resultó relevante para los comisionados estrechar lazos con el Centro.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD, junto con Verónica Mata Haro, Coordinadora de Ciencia de los Alimentos, fueron los anfitriones de la reunión, en representación de Pablo Wong González, Director General del Centro. Durante la recepción se habló sobre oportunidades de colaboración que involucren a la población de ambos países.

Los emisarios canadienses pudieron recorrer algunos laboratorios del CIAD y conocer sobre los proyectos que en ellos se desarrollan, principalmente sobre inmunología, probióticos, productos lácteos y alimentos funcionales y nutracéuticos.

Por último, González Córdova comentó que, tras este primer acercamiento, se espera que pronto pueda concretarse la firma de un convenio de colaboración, a través del cual el CIAD pueda extender su influencia a nivel internacional.

 

En búsqueda de soluciones contra los problemas de salud que ocasiona la picadura de la araña violinista, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) suma esfuerzos con investigadores de Argentina.

La picadura de la araña violinista es un problema de salud pública, debido a la toxicidad de su veneno, el cual puede generar gangrena o insuficiencia renal en población físicamente vulnerable, como adultos mayores o infantes.

La picadura, generalmente, no genera dolor o molestia hasta horas o días después de que el artrópodo ha atacado. Por tal razón, la identificación de la picadura es un asunto muy importante.

Uniendo sus experiencias en biotecnología de proteínas recombinantes y en aracnología, investigadores del CIAD en Hermosillo, Sonora, y académicos del Instituto de Investigaciones Bioquímicas (INIBIOLP) de la Universidad Nacional de la Plata Argentina trabajan en la producción de un sistema novedoso de detección.

Con dicho propósito, la Dra. Aldana Laino realizó una estancia de investigación durante un mes en el CIAD, donde tuvo la oportunidad de colaborar con el grupo de los doctores(as) Rogerio Sotelo Mundo, María Auxiliadora Islas Osuna y Karina García Orozco.

“Esta colaboración inició hace cinco años, donde se ha generado información valiosa sobre la tarántula argentina Polybetes argentinus. En dicho proyecto se tendrán avances muy importantes con beneficios y aplicaciones para la salud pública y el conocimiento básico de esta fauna nociva”, señaló Sotelo Mundo.

Asimismo, explicó que la investigadora argentina se llevó del CIAD un gran aprendizaje sobre las herramientas moleculares para producir proteínas recombinantes y sus aplicaciones.

“Anticipamos una exitosa colaboración y positiva sinergia benéfica para ambas instituciones en esta colaboración”, concluyó el investigador.

 

Mobile Menu