Notas

Académicos y egresados del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) resultan ganadores del Premio Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos 2018 (PNCTA).

El trabajo “Efecto de la concentración y propiedades de la pectina en los eventos digestivos involucrados en la micelarización de carotenoides libres y esterificados”, realizado por Braulio Cervantes Paz, bajo la dirección del Dr. José de Jesús Ornelas Paz, ambos egresados del Doctorado en Ciencias del Ciad, resultó ganador en la categoría Profesional en Investigación de Alimentos y su Impacto en la Nutrición.

La investigación evidenció la existencia de una relación entre las estructuras químicas de la pectina y los carotenoides que modula la absorción intestinal de carotenoides, pigmentos liposolubles que se encuentran en los alimentos de origen vegetal y cuyo consumo se ha asociado con un menor riesgo de padecer diversas enfermedades crónico-degenerativas. Para explicar los mecanismos digestivos involucrados, el equipo de investigación aisló los carotenoides y pectinas de chile jalapeño, eliminando la interferencia de otros componentes del alimento.

José de Jesús Ornelas Paz, quien está adscrito a la Coordinación Regional Cuauhtémoc del Ciad, manifestó estar muy complacido por el reconocimiento recibido, ya que el trabajo fue evaluado positivamente por el comité editorial de una revista científica de alto prestigio y luego por el jurado calificador del PNCTA, conformado por investigadores mexicanos de alto prestigio a nivel internacional.

El investigador manifestó sentirse satisfecho porque el estudio realizado respondió a una serie de cuestionamientos que se formularon durante sus estudios doctorales hace doce años y agradeció al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología por el financiamiento recibido y al Ciad por el apoyo institucional que siempre le ha brindado.

Asimismo, Claudio Ríos Velasco y Paul Baruk Zamudio, académicos del Centro que colaboraron con el proyecto, también fueron distinguidos con el PNCTA, al igual que Saúl Ruiz Cruz, quien cursó la Maestría y el Doctorado en Ciencias en el Ciad del 2000 al 2005 y que actualmente es coordinador de la Maestría en Ciencias en Recursos Naturales del Instituto Tecnológico de Sonora (Itson).

 

La Universidad de Sonora, a través del Departamento de Historia y Antropología, invita a participar en el XLIV Simposio de Historia y Antropología, “Globalización y transnacionalismo, perspectivas históricas”, que se realizará del 11 al 15 de marzo de 2019.

La convocatoria está dirigida a historiadores, investigadores sociales, cuerpos académicos, cronistas e interesados en la historia y en la ciencias sociales.

En esta convocatoria participan el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), la Universidad de Arizona, El Colegio de Sonora, la Red de Estudios Históricos del Norte de México, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (Centro INAH Sonora) y la Sociedad Sonorense de Historia.

Los temas para el desarrollo de ponencias serán “Estudios históricos globales y transnacionales”, “Trabajo, derechos, economía y cultura”, “Familias, fronteras y movilidad transnacional”, así como “Rutas, viajeros, intercambios y proyectos”.

También se sumarán los trabajos que aborden contenidos sobre “Dimensión antropológica del fenómeno transnacional”, “Conceptos, categorías y nuevas periodizaciones”, “Metodologías, técnicas y enfoques para su estudio”, además de “Conceptos, categorías y balances generales”.

Podrán registrarse mesas temáticas especiales en los casos de cuerpos académicos, redes o grupos de investigación que deseen presentar los productos de su investigación.

Quienes deseen participar, deberán enviar un resumen de su ponencia a más tardar el 30 de octubre del 2018, de acuerdo a las bases de la convocatoria.

La sede del evento será el Auditorio de la Sociedad Sonorense de Historia, ubicado en Rosales 123, Colonia Centro, en Hermosillo, Sonora, y tendrá un costo de inscripción de $600. Para obtener más información puede escribir al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o comunicarse a los teléfonos 01 (662) 2 59 21 31 y 01 (662) 2 59 21 81.

Con relación a la iniciativa aprobada por el Congreso del Estado de Sonora el pasado 11 de septiembre para prohibir el uso de popotes de plástico en establecimientos donde se ofrezcan alimentos y bebidas, Jaqueline García Hernández, investigadora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), especialista en toxicología de la vida silvestre, consideró que esta es una excelente medida que, entre otras repercusiones, contribuirá a mejorar las condiciones en las que están actualmente las playas sonorenses,

Los popotes y, en general todos los plásticos que utilizamos y desechamos, dijo, contaminan los mares de manera muy grave, siendo la fauna marina, como tortugas, peces, aves, delfines y ballenas, la más afectada.

Explicó que, en sus investigaciones de campo en las islas del municipio de Guaymas, Sonora, su equipo también ha podido detectar la presencia de basura y contaminantes como metales pesados derivados de las descargas de aguas negras y actividades industriales.

Asimismo, subrayó que se ha documentado cómo los residuos del consumo humano han afectado a la vida silvestre, pues se han visto aves migratorias tratando de anidar entre la basura y las descargas de drenaje.

La investigadora titular del Laboratorio en Ciencias Ambientales agregó que el plástico tarda cientos de años en degradarse, y que una vez que se ha desintegrado en partículas microscópicas, los compuestos orgánicos persistentes pueden adherirse a estos microplásticos, y así causar aún más daño a los organismos marinos que los consumen.

García Hernández concluyó que todavía existen asignaturas legislativas pendientes que podrían incorporarse a la Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, como la prohibición de las bolsas de plástico. No obstante, entre tanto, hizo un llamado para que se tenga la responsabilidad ciudadana de evitar contaminar las playas en excursiones vacacionales y de utilizar lo menos posible bolsas y envases desechables en el consumo diario.

 

Las enfermedades cardiovasculares son un conjunto de trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos ocasionados, principalmente, por hipertensión arterial, niveles altos de colesterol asociados a ateroesclerosis, tabaquismo y factores genéticos, entre otros, y son la principal causa de muerte en todo el mundo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren más personas por enfermedades cardiovasculares que de otros problemas de la salud, y se estima que para el año 2030 estas continuarán siendo la principal causa de muerte.

Toda vez que el corazón es un órgano que no tiene la capacidad de regenerarse (como lo hace el hígado y la piel), las personas con problemas cardiovasculares son más susceptibles a infartos.

Esto sucede porque el tejido del corazón (compuesto principalmente por cardiomiocitos) que ha sido dañado por un infarto es reemplazado por tejido fibrótico no contráctil, provocando un crecimiento anormal en el miocardio (músculo cardiaco).

Los cardiomiocitos son las células que conforman el músculo del corazón, las cuales tienen la capacidad de contraerse y hacerlo latir. En ratones, por ejemplo, la capacidad proliferativa de los cardiomiocitos cesa paulatinamente durante la primera semana posnatal. Esto quiere decir que los corazones neonatales se regeneran completamente después de una lesión, pero esta capacidad se pierde con el tiempo.

En contraste con los mamíferos, el pez cebra mantiene la capacidad regenerativa cardiaca durante toda su vida, debido a que los cardiomiocitos cercanos a la región dañada vuelven a una etapa celular menos diferenciada, lo que permite de nuevo la proliferación celular, con lo que logran reemplazar las células dañadas.

Se ha demostrado que los mecanismos cardiorregenerativos presentes en el pez cebra están también presentes en mamíferos, aunque en estos últimos no se activan.

Investigaciones recientes han concluido que, en el corazón de los mamíferos adultos, después de una lesión, surgen nuevos cardiomiocitos con capacidad proliferativa, pero a una frecuencia muy baja.

Un grupo de científicos identificó una relación entre el gen Tnni3k y el nacimiento de un nuevo grupo de cardiomiocitos, llamados cardiomiocitos mononucleares diploides, los cuales presentan la capacidad de regenerarse. Este descubrimiento fue publicado en la revista Nature Genetics en 2017.

Aunque estos resultados corroboran la importancia de los cardiomiocitos en la regeneración cardiaca, se encontró que la regeneración intrínseca del corazón no es igual en todos los individuos, sino un rasgo variable influenciado por múltiples genes y procesos regulatorios complejos.

Dichas conclusiones son un punto de partida para más estudios sobre la regeneración del tejido cardiaco y la implementación de nuevos fármacos, técnicas o terapias que puedan ayudar a combatir estos padecimientos que afectan a millones de personas.

Este es el caso de la Coordinación Regional Mazatlán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), en donde la Dra. Alejandra García Gasca elabora propuestas de investigación relacionadas con esta temática, particularmente para identificar los mecanismos moleculares que controlan la regeneración del tejido cardíaco y dilucidar por qué el corazón de los mamíferos pierde esa capacidad.

Esta es una colaboración de Jesús A. García Aguirre, estudiante de Maestría en Ciencias del Ciad Mazatlán, y fue supervisada por la Dra. Beatriz Yáñez Rivera y el Dr. Francisco Neptalí Morales Serna, profesores del Ciad Mazatlán.

Referencia:

M. Patterson, L. Barske, B. Handel, C. Rau, P. Gan, A. Sharma, S. Parikh, M. Denholtz, Y. Huang, Y. Yamaguchi, H. Shen, H. Allayee, J. Crump, T. Force, C. Lien, T. Makita, A. Lusis, S. Kumar y H. Sucov (2017). Frequency of mononuclear diploid cardiomyocytes underlies natural variation in heart regeneration. Nature Genetics, 49: 1346-1353.

Aunque pueda considerárseles como los espacios más inmaculados, los hogares son los lugares con el mayor número de microorganismos patógenos que están identificados como los responsables del cincuenta al ochenta por ciento de las enfermedades diarreicas y respiratorias de las familias mexicanas.

Estudios científicos del Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), revelaron que, más allá de los lugares públicos, las casas, las oficinas y las escuelas, son espacios propensos a la proliferación de infecciones.

Con más de cinco años de trabajo de investigación, los especialistas realizaron exámenes de laboratorio y reportaron que la cocina, más que el baño, es el lugar de los hogares donde más se concentran los microorganismos y, por tanto, donde es más susceptible la proliferación de las infecciones.

Cristóbal Chaidez Quiroz, coordinador de dicho laboratorio, explicó en entrevista con Notimex que la preparación de alimentos es un proceso asociado a contaminación, de tal forma que, no obstante que se lleven a cabo medidas extremas de limpieza, hay acciones que se realizan comúnmente que son “caldos de cultivo” para las bacterias.

Agregó que, además de los utensilios de cocina, los objetos con mayor número de bacterias patógenas son las llaves y perillas de las puertas, así como el auricular del teléfono y el control de la televisión.

Así, por ejemplo, se refirió al ya tradicional uso de un recipiente para preparar jabón, y que se utiliza para dejar la fibra con la que se lavan los trastes. Lo que se está generando, detalló, es un cruce de contaminación, porque los residuos de comida permanecen en el agua y se expanden cada vez que se utiliza el estropajo. Detalló que en promedio una esponja contiene 7.2 millones de bacterias, las cuales quedan en los recipientes que se usan para preparar y servir los alimentos.

Destacó que, para evitar este grado de contaminación, sería suficiente agregar dos gotas de cloro concentrado en 250 mililitros de agua durante cinco minutos, para luego sumergir la esponja o trapo en esta mezcla.

Además, consideró necesario “esterilizar” el estropajo (siempre y cuando no sea de aluminio) poniéndolo en el horno dos minutos, así como remplazarlo cada dos o tres semanas.

El investigador y su equipo de trabajo comprobaron también que los utensilios que más albergan bacterias patógenas en la cocina son los trapos y tablas para cortar, sean de madera o de plástico.

Con relación a estas últimas, sugirió tener más de una tabla para cortar, y destinar cada una para cada grupo de alimentos; es decir, para carnes, para frutas y para verdura. Además, enfatizó, es necesario lavar y cepillarlas con agua caliente, sin que sea necesario utilizar cloro, porque este inactiva con la madera.

Chaidez Quiroz dijo que es necesario lavar frutas y verduras durante, al menos, treinta segundos, así como cepillar aquellas de cáscara rugosa, como los melones. En cuento a las lechugas y a todas las hortalizas de hoja, es necesario lavar cada hoja por separado con cloro o desinfectante.

Para evitar la dispersión de las bacterias, el refrigerador, otro elemento indispensable en la cocina, debe mantenerse a una temperatura entre 4 y 5 grados centígrados, así como limpiarlo y desinfectarlo dos veces por semana; se recomiendan productos a base de cloro o de extractos cítricos.

Los virus sobreviven más de 24 horas en objetos y en las manos, y se estima que siete de cada diez personas que tienen una infección viral tienen el virus en sus manos.

Cuando una persona tose o estornuda expulsa las gotas de saliva a una distancia de un metro; el aire y las partículas salen expedidas a una velocidad de más de 120 kilómetros por hora y se expanden en las superficies.

El experto del CIAD, centro de investigación público del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), recordó que las enfermedades gastrointestinales son un problema mundial asociado con la contaminación de los alimentos durante su preparación.

Durante la manipulación de alimentos contaminados se pueden distribuir microorganismos patógenos como Staphylococcus, Salmonella, el virus de la Hepatitis A y el Norovirus hacia las manos y superficies de contacto, así como en los utensilios empleados para su preparación.

Durante el transcurso de nuestras vidas convivimos diariamente no sólo con miles, sino con millones de diversos grupos microbianos que pululan en la cocina, en el baño del hogar, en los pupitres de la escuela, así como en el escritorio y teclado de la computadora de la oficina”, comentó.

El experto sugirió limpiar y desinfectar con frecuencia los diferentes espacios del hogar, el espacio de mayor convivencia familiar.

Colaboración de la Agencia de Noticias Notimex.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) fue sede de una reunión de trabajo del Comité de Organización Interinstitucional (COI) del IV Coloquio Internacional sobre Desarrollo Humano Transfronterizo en América del Norte.

En dicha jornada, se mencionó que esta cuarta edición del Coloquio tendrá como tema toral “Reestructuración, límites y futuro de la globalización en la encrucijada Trump” y se celebrará el 4 y 5 de abril de 2019 en las instalaciones de la Universidad de Sonora (Unison) en Hermosillo, Sonora

Este evento tiene el objetivo de promover la reflexión sobre el desarrollo humano transfronterizo e identificar los desafíos en el ámbito de la colaboración entre México, Estados Unidos y Canadá, a través del intercambio de experiencias sobre la posibilidad de una reestructuración del capitalismo frente a las posibilidades del límite de la expansión global.

Asimismo, el encuentro tendrá un especial énfasis sobre el contexto estadounidense de “retorno forzado de empresas y cierre de fronteras” impulsado por la política económica de Donald Trump, Presidente de EE.UU.

Pablo Wong González, Director General del Ciad, fue anfitrión de esta reunión de trabajo, en la que inició compartiendo sus expectativas de que el próximo Coloquio supere los resultados obtenidos en ediciones anteriores.

Un encuentro multidisciplinario

Como parte de la jornada se informó que el Coloquio tendrá conferencias magistrales, ponencias, paneles de discusión, así como exposición de carteles y obras de arte plásticas.

Los ejes temáticos en los que está fundamentado el Coloquio son: Educación, Desarrollo humano, Economía, Medio ambiente, Migración y familia transnacionales, Calidad de vida, Trabajo informal, Salud y nutrición, Derechos humanos y seguridad pública, Políticas públicas para el desarrollo de las fronteras, e Intervención social para el desarrollo humano.

Las instituciones que organizan este evento son la Red de Desarrollo Humano en América del Norte, el Ciad, Oficina de Enlace y Cooperación Internacional del Estado de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de Sonora, Universidad de Sonora, Universidad Estatal de Arizona, Universidad de Arizona, Universidad Estatal de Sonora y la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Para culminar la reunión de trabajo se anunció que en el sitio electrónico www.redhan.unison.mx se encuentra disponible información sobre las fechas importantes para participar como expositor(a), además de los costos del registro como asistente. Próximamente se compartirá el programa completo de actividades.

 

 

Con el propósito de promover la vinculación entre la ciencia y el sector empresarial, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) ofreció el taller "Del artículo científico a la memoria técnica. ¿Cómo debo redactar la parte fundamental de una invención”.

El evento, realizado el 6 de septiembre, a través de la Oficina de Transferencia Tecnológica (OTT) del Ciad, forma parte del programa del 2° Seminario de Propiedad Intelectual, jornada de capacitación coorganizada por el Ciad y el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (Impi).

La charla fue impartida por William Jesús Ríos Martínez, representante del Impi y especialista en propiedad industrial, quien mencionó que detrás de la obtención de una patente se encuentra un gran esfuerzo intelectual, motivo por cual para un investigador resulta fundamental asegurar la protección de su trabajo.

En la sesión, que contó con la presencia de académicos y estudiantes, se destacó que la solicitud de una patente científica o tecnológica debe acompañarse de una memoria técnica en la cual queden claramente identificadas las ventajas de la innovación a registrar.

Los asistentes recibieron algunas recomendaciones para la correcta redacción del documento, como son, profundizar en los antecedentes a partir de los cuales surge la invención, así como las causas por las que representa una actividad novedosa.

Elegir un título claro y exacto, hacer énfasis en los detalles del método y el proceso de producción, al igual que utilizar ilustraciones que faciliten la comprensión de la patente, son algunos más de los consejos ofrecidos para favorecer la concesión de una patente.

Durante la reunión también se abordaron las principales vías de protección de invenciones en el extranjero, como es el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT, por sus siglas en inglés), que cuenta con la afiliación de ciento cincuenta y dos países, entre los que se encuentra México.

Los talleres se seguirán realizando durante el mes de octubre y noviembre, con temas que pondrán a disposición de los interesados la información necesaria para proteger legalmente ideas e invenciones de productos, servicios y procesos.

Si desea conocer las fechas y reservar su lugar para los próximos eventos, puede escribir un correo electrónico a la dirección Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamar al teléfono (662) 289 2400, ext. 213.

Con gran éxito se realizó el Primer Congreso Nacional de Bioturbosina, organizado por el Clúster de Bioturbosina, organismo donde participa el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad).

El objetivo de este evento fue hacer un análisis sobre la producción y consumo de bioturbosina en el país, y para ello participaron expertos nacionales e internacionales.

En representación del Ciad participó Miguel Ángel Angulo Escalante, investigador de la Coordinación Regional Culiacán, quien señaló que este encuentro ha servido para comunicar los avances que se tiene en el proyecto desde la producción de biomasa hasta el mercado de la bioturbosina.

El académico agregó que también se socializó la experiencia que empresas internacionales tienen en la producción de este biocombustible, así como los esfuerzos que las aerolíneas internacionales están realizando para su consumo. 

Asimismo, añadió que espera que el gobierno aplique políticas públicas que permitan establecer, al menos, seiscientas mil hectáreas de jatropha e higuerilla a nivel nacional.

La producción de aceite de estas oleaginosas, dijo, abastecería a cinco biorefinerías que se instalarán para producir el 5% de la bioturbosina que utilizaría la aviación nacional para el 2020. El noroeste de México es la región que presenta tierra disponible para cubrir la demanda mencionada.

Como parte de las actividades del Congreso, Angulo Escalante ofreció la conferencia “Avances en el desarrollo de la agroindustria basada en la biomasa de Jatropha curcas y platyphylla”.

En el evento también participó Federico Soto Landeros, académico del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor), que actualmente realiza una estancia posdoctoral en el Ciad, y quien compartió el tema “Evaluación de dos híbridos de Jatropha curcas establecidos a siembra directa”.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) dio la bienvenida a la nueva generación de estudiantes que, a partir de este ciclo, continuarán su formación profesional en los programas académicos de esta institución.

En total son 136 alumnos los que ingresaron para estudiar un posgrado en alguna de las coordinaciones regionales del Ciad, ubicadas en Sonora, Sinaloa y Chihuahua; 99, en la Maestría en Ciencias; 22 en el Doctorado en Ciencias y 15 en la Maestría en Desarrollo Regional.

Con este nuevo grupo escolar, el Ciad cuenta con una matrícula de 416 estudiantes activos inscritos en los diferentes programas de posgrado, que se encuentran avalados dentro del Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En el evento, que se realizó en el Salón de Usos Múltiples de la institución, Pablo Wong González, Director General del Ciad, ofreció unas palabras de bienvenida a las y los alumnos y les brindó información sobre lo que será su estancia en la institución.

Asimismo, les compartió la misión, visión y objetivos institucionales y les pidió que se apropiaran de ellos, pues, dijo, es motivo de orgullo formar parte de un Centro Público de Investigación como el Ciad.

Por su parte, Herlinda Soto Valdez, Coordinadora de Programas Académicos, compartió estadísticas sobre indicadores que respaldan la calidad formativa del Centro y explicó los derechos y responsabilidades que se tienen como alumnos.

Al finalizar el evento, los estudiantes disfrutaron de un convivio con el propósito de brindarles la oportunidad de conocerse mejor entre ellos, celebrar el inicio de esta nueva etapa profesional y fomentar el orgullo de pertenecer a una de las instituciones de más prestigio a nivel nacional e internacional.

La Coordinación Regional Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) ofrecerá un curso taller sobre muestreo y diagnóstico de nematodos fitoparasitarios el 27 y 28 de septiembre en Culiacán, Sinaloa.

Uno de los principales problemas fitopatológicos que afectan a los cultivos hortícolas en México es la presencia de nematodos, principalmente del grupo de los agalladores, que perjudican a un amplio rango de hospederos.

El objetivo general de este curso es la capacitación del personal técnico y científico que trabaja en el diagnóstico de nematodos, así como aprender a utilizar las diversas estrategias de manejo para el control de estos fitoparásitos.

Entre los temas que se abordarán, se encuentran: Impacto económico de los nematodos en la horticultura, Muestreo para nematodos fitoparásitos: clave en la detección y manejo y Técnicas básicas para la extracción de nematodos de suelo y tejido vegetal.

Además, se impartirá una práctica de laboratorio sobre extracción de nematodos, donde se explorarán los filiformes y formadores de quistes, entre otros temas, así como el diagnóstico de estos organismos, con el uso de biología molecular, el uso de la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés) y con alternativas químicas y biorracionales.

La capacitación estará bajo la responsabilidad de investigadores e investigadoras del Ciad Culiacán, y está dirigida a estudiantes y técnicos de laboratorios de diagnóstico fitopatológico.

El curso tiene una duración de veinte horas y un costo de dos mil pesos por asistente. La fecha límite de inscripción es el 24 de septiembre. Puede recibir mayor información escribiendo un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Mobile Menu