Notas

 

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) reconoció la trayectoria uno de sus fundadores, el Dr. Mario Camberos Castro, quien, en virtud de sus destacadas contribuciones a la ciencia y a esta institución, recibió el nombramiento como Profesor Investigador Emérito, en la ceremonia realizada el 22 de septiembre en el marco del 35° aniversario de la institución.

 

Como parte de la celebración, el Dr. Joaquín Bracamontes Nevárez, investigador del CIAD, dirigió unas palabras en las que retomó algunos de los logros más destacados del Dr. Camberos Castro, quien actualmente se desempeña como Profesor Investigador Titular de la Coordinación de Desarrollo Regional.

 

Mencionó que parte de su legado ha sido sentar las bases para la creación de la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD, con una investigación caracterizada por un sentido crítico y objetivo para la economía regional y el tema de la desigualdad y pobreza.

 

Además, dijo, entre sus aportaciones se encuentra la publicación de más de ciento diez trabajos de investigación, entre los que ha sido autor, coautor, coordinador de libros, escritor de artículos científicos, de divulgación y de capítulos de libros, motivo por el cual varios medios regionales han solicitado su colaboración en distintas ocasiones para opinar sobre problemáticas sociales.

 

Por su parte, el Dr. Luis Huesca Reynoso, quien también es investigador del CIAD, mencionó que el compromiso profesional y la alta productividad son característicos de Camberos Castro, lo que le ha hecho destacarse en sus treinta y cinco años de servicio al CIAD, que le han valido reconocimientos como el primer lugar en el Premio Nacional de Investigación Social y Opinión Pública (2011) y la mención honorífica del Premio Solidaridad (1994), por sus trabajos en los temas de bienestar, pobreza y desigualdad.

 

Por su parte, el homenajeado expresó su agradecimiento a su familia por acompañarlo y a sus colegas investigadores por el apoyo brindado durante sus años de servicio, a la vez que habló de las dificultades que atravesó al construir nuevos caminos en el estudio de la economía regional. También manifestó que la formación de recursos humanos le ha dejado un cúmulo de enseñanzas, por lo que el reconocimiento más importante es el prestigio académico que le ha otorgado su profesión.

 

La placa de Profesor Investigador Emérito fue entregada como parte de las actividades de la ceremonia de reconocimiento al personal académico y administrativo del CIAD, en la que también se otorgaron reconocimientos a los ganadores de los programas anuales de estímulos a la productividad, colaboración administrativa y personal de apoyo a la Investigación, así como a quienes cumplieron 5, 10, 15, 20, 25, 30 y 35 años de servicio en la institución.

 

En el marco del 35° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), el investigador italiano Marco Bellingeri visitó Hermosillo, Sonora, para impartir la conferencia magistral “Las fronteras de Europa”, el pasado viernes 22 de septiembre.

 

Su exposición comenzó con el establecimiento de que las palabras “frontera” y “Europa” no pueden ser concebidas como objetos, sino como procesos cambiantes que, a la vez, activan diferentes símbolos y significados, según el tema de análisis.

 

Dicho esto, dio inicio a un recorrido en el que mostró fotografías de artesanías de las antiguas culturas griega e itálica que reflejaban la transición de Europa, las cuales, entre mitos y verdades históricas, manifestaban un proceso de interacción entre occidente y oriente.

 

Más adelante explicó el origen de la palabra “frontera” y la situó en el antiguo impero romano, un concepto que nació con el propósito de determinar barreras territoriales y de poder, además de reglamentar el tránsito comercial en aquella región.

 

En ese sentido, apuntó que la identidad fundada en el derecho no es territorial; primero existe la identidad del espacio (mental) y luego la identidad del territorio (geográfico). Después es que surge la identidad fundamentada en el “Estado”, un concepto que se ha transformado de forma asociada a significados de poder, hasta transformarse en el Estado-Nación que conocemos hoy.

 

Unos minutos fueron suficientes para que el conferencista avanzara en la historia más de mil años para explicar la visión europea aria que concebía Adolfo Hitler: un ideal de continente que pretendía el exterminio de casi once millones de personas de origen judío y borrar las fronteras existentes para instituir un imperio sin precedentes.

 

En un salto hacia la actualidad, indicó que el progresivo debilitamiento de las dimensiones nacionales de los países europeos paralelamente debilitó sus fronteras, acelerado por un proceso de globalización y la expansión de Europa hacia el exterior.

 

Para concluir su intervención, dejó al público la reflexión sobre si podría ser posible la idea de una “identidad ciudadana universal”, que esté desligada de la concepción “espacial-territorial”; es decir, que rebase los términos de la ciudadanía asociada a la nacionalidad.

 

Marco Bellingeri es académico de la Universidad de Turín (Italia). Su formación académica es como historiador; cuenta con un doctorado en letras y una especialidad en historia de América Latina. Ha sido secretario general de la Asociación de Historiadores Latinoamericanistas Europeos (AHILA) y director del Instituto Italiano de Cultura en la Ciudad de México.

 

 

En el marco del 35° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), se realizó el jueves 21 de septiembre la presentación del libro Complejos bioculturales de Sonora. Pueblos y territorios indígenas, el cual aborda las condiciones territoriales y ambientales en las que se encuentran los pueblos originarios del noroeste de México.

 

La obra es resultado de un trabajo multidisciplinario e intercultural de los autores Diana Luque Agraz, Angelina Martínez-Yrízar, Alberto Búrquez Montijo, Gerardo López Cruz y Arthur D. Murphy, quienes se enfocaron en los procesos culturales, la problemática de derechos humanos y los riesgos ambientales en los que están inmersos los grupos indígenas de Sonora, como son los es-pei (cucapá), tohono o’otham (pápago), comcaac (seri), yoeme (yaqui), yoreme (mayo), mahkurawe (guarijío) y o’ob (pima).

 

El evento contó con la participación como comentarista de Maren Von Der Borch, catedrática de la Universidad de Sonora, quien destacó que, en comparación con otros países, México cuenta con una amplia población indígena. Además, aseguró que una de las principales contribuciones del libro consiste en el esfuerzo de sus autores por enfocar la problemática de las etnias regionales de un modo explícito y sistemático, lo cual resulta innovador en su campo de estudio.

 

Por su parte, Tito Alfonso Valenzuela Murillo, representante de la etnia yoreme, invitado también como comentarista del libro, externó que, a pesar de las dificultades que los investigadores tuvieron en un principio para obtener la aceptación de su estudio por parte de la comunidad, el resultado de la investigación fue bien recibido por los líderes y gobernantes, ya que representa una gran aportación para la defensa de la autonomía de los grupos indígenas, puesto que plasma gran parte de su patrimonio cultural.

 

Esta publicación fue coeditada por el CIAD y la Red Nacional Temática del Conacyt sobre Patrimonio Biocultural de México, y contó con la colaboración de autoridades tradicionales de los pueblos indígenas de Sonora, el Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México, el Departamento de Letras y Lingüística de la Universidad de Sonora, The University of North Carolina at Greensboro y The Christensen Fund.

 

 

En el marco del 35° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Enrique Cabrero Mendoza, Director General del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), visitó Hermosillo, Sonora, en donde impartió una conferencia magistral.

 

“El estado del arte de la ciencia, tecnología e innovación en México” fue el título de la disertación con la que el titular del Conacyt explicó la situación actual del Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación (PECITI).

 

El plan, dijo, se basa en generar condiciones para que México transite hacia una sociedad y economía del conocimiento, a través del fortalecimiento de su capital humano, el desarrollo regional, el impulso de la vinculación de la ciencia con el sector productivo y la inversión en infraestructura para actividades académicas.

 

Cabrero Mendoza indicó que la inversión en ciencia y tecnología hecha por el gobierno federal ha sido sobresaliente en el actual sexenio, no obstante que en el presente año el escenario económico internacional no permitió mantener el paso progresivo que se daba desde 2012.

 

En términos de vinculación, dijo, el Conacyt ha impulsado la conformación de consorcios de Centros Públicos de Investigación en sectores estratégicos. Además, enfatizó que es importante fortalecer los programas de estímulos fiscales y financieros, pues no hay un país en el mundo que haya crecido en ciencia y tecnología sin apoyar al sector productivo.

 

Respecto a la formación de recursos humanos, el director manifestó que actualmente existen más de 63 mil mexicanos becados en el país o en el extranjero, muchos de ellos estudiando en algunos de los 2,125 programas inscritos en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC). Además, destacó que en las próximas semanas se entregará la beca número 400 mil en la historia del Conacyt.

 

En el área de la investigación, comentó que actualmente México cuenta con más de 27 mil científicos que pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SIN), quienes han impulsado el crecimiento del país en el renglón de la cooperación científica a nivel internacional.

 

Por último, subrayó que las perspectivas del Conacyt para el mediano plazo son fortalecer el capital humano, aprovechar la inercia del incremento en el gasto público en ciencia y tecnología que se ha dado en el último sexenio y enfocar estos recursos en proyectos estratégicos.

 

 

 

La comunidad del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) conmemoró el 35° Aniversario de su fundación en un evento que se distinguió por la emotividad y el recuento histórico de las contribuciones científicas que la institución ha aportado al país.

 

Con un minuto de silencio en memoria de las víctimas de los recientes sismos que han afectado el centro y sur de México, la ceremonia dio inicio encabezada por Pablo Wong González, Director General del CIAD, quien estuvo acompañado de Enrique Cabrero Mendoza, Director General del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), de Ernesto de Lucas Hópkins, Secretario de Educación y Cultura del Gobierno del Estado de Sonora, y de Sergio Hernández Vázquez, Director Adjunto de Centros de Investigación Conacyt.

 

En su intervención, Wong González manifestó que el CIAD fue pionero científico en el noroeste del país, al empezar como un sueño del primer director de la institución, Carlos Peña Limón, a quien brindó un reconocimiento.

 

Asimismo, señaló que en medio de una transición generacional del sistema de Centros Conacyt, el CIAD es una institución madura y sigue comprometida en desempeñar un papel como agente de transformación para contribuir al desarrollo sustentable de México.

 

Por su parte, el titular del Conacyt felicitó a la planta académica y administrativa del CIAD, y dijo que el Centro ha sabido transformarse a través de la investigación interdisciplinaria en alimentación, un tema que resulta estratégico a nivel nacional e internacional.

 

Agregó que el Consejo está empeñado en acompañar el desarrollo de las entidades federativas a través de proyectos científicos sólidos que tengan una visión de largo plazo, donde, aseguró, el CIAD tendrá un rol clave.

 

En su intervención, Ernesto de Lucas Hópkins, Secretario de Educación y Cultura, quien acudió al evento con la representación de la gobernadora del estado de Sonora, Claudia Artemiza Pavlovich Arellano, afirmó que el CIAD ha sido un actor preponderante en el proyecto de consolidación de la megarregión Sonora-Arizona, y lo será en el contexto de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

 

En el evento también estuvieron presentes en el presídium Gabriela Grijalva Monteverde, Rectora de El Colegio de Sonora, así como Enrique Velázquez Contreras, Rector de la Universidad de Sonora.

 

Al finalizar el acto protocolario, se impartió la conferencia magistral “El estado del arte de la ciencia, tecnología e innovación en México”, ofrecida por el titular del Conacyt, y más tarde se realizó la presentación del libro Complejos Bioculturales de Sonora. Pueblos y territorios indígenas, del cual es coautora la investigadora del CIAD, Diana Luque Agraz.

 

Los eventos por el 35° Aniversario continuarán a lo largo de 2017 a través de la realización de eventos de índole académica y cultural, que tienen el propósito de fortalecer los lazos que unen al CIAD con la sociedad. Puede conocer los detalles de cada una de estas actividades en la página de Facebook “Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo”.

 

 

Aviso importante
 
La comunidad del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) se une al luto nacional en solidaridad con las miles de familias mexicanas que han resultado afectadas por los recientes sismos ocurridos en el centro y sur de nuestro país.
 
Asimismo, la Dirección General informa que durante los días 21, 22 y 25 de septiembre, en horario de 9:00 a 15:00 horas, el auditorio de la Unidad de Transferencia e Innovación, ubicado en nuestras instalaciones de Hermosillo, Sonora, se dispondrá como centro de acopio para recolectar alimentos no perecederos, productos de higiene personal y de limpieza general y material de curación.
 
Nuestras más sinceras condolencias.
 
Pablo Wong González
Director General

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) celebrará el 35° Aniversario de su fundación con una serie de actividades académicas e institucionales como presentaciones de libros, conferencias, talleres, encuentros y reconocimientos al personal.

 

La ceremonia conmemorativa se realizará el jueves 21 de septiembre y será presidida por el Dr. Pablo Wong González, Director General del CIAD, quien estará acompañado por el Dr. Enrique Cabrero Mendoza, Director General del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

 

Tras el acto protocolario, el titular del Conacyt impartirá la conferencia magistral “El estado del arte de la ciencia, tecnología e innovación en México”, la cual será precedida por la presentación del libro Complejo bioculturales de Sonora. Pueblos y Territorios Indígenas, coautoría de la investigadora del CIAD, Diana Luque Agraz.

 

La jornada del viernes 22 de septiembre iniciará con la conferencia magistral “Las fronteras de Europa”, que será dictada por el Dr. Marco Bellingeri, académico de la Universidad de Turín, Italia.

 

Como es tradición, se llevará a cabo el mismo viernes una ceremonia en la que el Centro reconoce a su personal por sus años de servicio a la institución, la colaboración administrativa, el apoyo a la investigación y el desempeño de los académicos en las áreas de vinculación, investigación y formación de recursos humanos.

 

Las actividades continuarán el 28 de septiembre, cuando el Dr. Ángel Vera Noriega, investigador del CIAD, presente su más reciente obra, La violencia escolar en México, donde se abordan aspectos como el papel de las emociones morales, la familia y la escuela en el desarrollo de la socialización escolar.

 

El 30 de septiembre, en el marco del programa Sábados en la Ciencia, se realizará una edición especial preparada en conmemoración del 35º Anviersario: Expo Enred@dos, un evento dirigido al público infantil en el que empresas e instituciones sonorenses expondrán proyectos de desarrollo tecnológico relacionados con el tema de cómo el internet ha hecho más fácil la vida de las personas.

 

El 4 de octubre se efectuará el Diálogo Intersectorial y Binacional sobre las Violencias, un encuentro encabezado por la Dra. Rosario Román Pérez (CIAD), que presentará un balance sobre los diversos escenarios de las violencias, realizado por actores sociales, académicos y gubernamentales, con el fin de ampliar la mirada sobre la versión que la sociedad construye de las distintas formas que adopta la violencia.

 

Este encuentro incluye la presentación del libro La Violencia en México. Problemas, estrategias y modelos de intervención desde las ciencias sociales, obra de Rosario Román Pérez y Víctor Gerardo Cárdenas González.

 

Por último, dentro de este encuentro se desarrollará también el seminario “La violencia feminicida y la alerta de violencia de género contra las mujeres”, en la que participarán Leticia Burgos Ochoa y Josefina Olivarría, de la Red Feminista Sonorense.

 

Los festejos por el 35° Aniversario continuarán a lo largo de 2017 a través de la realización de eventos de índole académica y cultural, que serán notificados próximamente, y que tienen el propósito de fortalecer los lazos que unen al CIAD con la sociedad.

 

Para conocer los horarios, sedes y detalles de cada una de estas actividades, puede consultar la página de Facebook “Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo”.

 

En el marco del 35° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), se presentará el libro Complejos bioculturales de Sonora. Pueblos y territorios indígenas, obra que expone la crítica situación en la que se encuentran las comunidades indígenas en relación al acceso al agua y a su vulnerabilidad ante el calentamiento global.

 

El texto aborda la crisis ambiental enfocada en diferentes procesos donde están inmersos grupos étnicos originarios del estado de Sonora, como los es-pei (cucapá), tohono o’otham (pápago), comcaac (seri), yoeme (yaqui), yoreme (mayo), mahkurawe (guarijío) y o’ob (pima), los cuales aún se identifican como pueblos que habitan parte de su territorio patrimonial y conservan su cosmología ancestral, a manera de eje comunitario identitario.

 

La publicación constituye un esfuerzo para comprender la problemática indígena de este estado del noroeste mexicano y así poder dar cuenta de la situación de alto riesgo en que se encuentran estas comunidades, así como su heterogeneidad y dinamismo.

                                                                                                                                          

El contenido del libro, asegura una de sus coautoras, Diana Luque Agraz, investigadora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), bien puede contribuir en los cambios sustantivos que requieren los sistemas productivos globales y también brindar respaldo al respeto de los derechos humanos de los pueblos indígenas, en todos los ámbitos de su bienestar contemporáneo.

 

Para alcanzar los objetivos de esta obra se necesitó de un equipo de trabajo interdisciplinario e intercultural, cuyos resultados quedaron plasmados en casi quinientas páginas, conformadas en diez capítulos. El primero de ellos presenta el debate teórico sobre la tesis biocultural, sus oportunidades y dilemas analíticos, ya que se reconocen los procesos de hibridación cultural.

 

En el segundo y tercer capítulo, los investigadores abordan el debate sobre la definición de lo que se considera como población indígena, para trazar sus poco conocidos, y muchas veces idealizados, orígenes prehispánicos, así como los procesos en los que se vieron inmersos en la Colonia española y en el Estado mexicano moderno, teniendo como principal foco de atención a la territorialidad agraria en el contexto de la problemática productiva actual.

 

Territorio ambiental es el nombre del cuarto capítulo, en el que, con técnicas de investigación de ecología, se realiza una acuciosa evaluación de la vegetación del territorio agrario de los pueblos en estudio y se la compara con las zonas aledañas. También traza las tendencias en cuanto al estado de conservación del territorio y la compara también con la de las zonas aledañas.

 

Entre los capítulos VI, VII y VIII, los lectores podrán enterarse de las transformaciones de la subsistencia de los pueblos originarios de Sonora. En estos apartados se analiza el desplazamiento generalizado de los sistemas alimentarios comunitarios de la autosubsistencia, cuyos estudios aporta otro indicador en la evaluación de los complejos bioculturales en estudio.

 

El controvertido tema de desarrollo es ampliamente tratado en este libro, a partir de la consulta de una gran variedad de fuentes documentales, del diálogo intercultural y de bases de datos elaboradas en esta investigación, las cuales arrojaron como resultado el Grado de Marginación como otro indicador importante de los complejos temas y rubros que se incluyen en este trabajo.

 

El tema relacionado con la dinámica ecolingüística no podía descartarse, de tal forma que en el capítulo VIII este se aborda bajo el título de Grado de Riesgo Lingüístico, para finalmente dar pie a las reflexiones generales expuestas en el capítulo X, donde se recopilan los indicadores de evaluación de los complejos bioculturales en estudio y se exponen las paradojas, retos y dilemas que se enfrentan actualmente en el contexto del ‘Buen Vivir’ al que aspiran los pueblos originarios.

 

De gran importancia es el observar los anexos metodológicos, en donde, organizados en cinco anexos, se presentan a detalle las técnicas e instrumentos de investigación, guiados por el Protocolo de Ética y Seguridad de Trabajo con los pueblos indígenas.

 

Todos los que participaron en este trabajo esperan que los resultados ayuden no sólo en el avance de la problemática indígena contemporánea, sino también para enfrentar los retos que se prevén en cuanto a la adaptación y mitigación del cambio climático y de la crisis hídrica, como temas de seguridad nacional.

 

Esta publicación es resultado de una investigación científica interdisciplinaria e interinstitucional, en la que participaron autoridades tradicionales de los pueblos indígenas de Sonora, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), el Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Departamento de Letras y Lingüística de la Universidad de Sonora (UNISON), The University of North Carolina at Greensboro, la Red Nacional Temática del Conacyt sobre Patrimonio Biocultural de México y The Christensen Fund.

 

La presentación del libro Complejos bioculturales de Sonora, pueblos y territorios indígenas, coeditado por el CIAD y la Red Nacional Temática del Conacyt sobre Patrimonio Biocultural de México, escrito por Diana Luque Agraz, Angelina Martínez-Yrízar, Alberto Búrquez Montijo, Gerardo López Cruz y Arthur D. Murphy se llevará a cabo el próximo jueves 21 de septiembre a las 12:30 horas en el Salón de Usos Múltiples de las instalaciones del CIAD en Hermosillo.

 

  

Yubia Berenice de Anda Flores, estudiante de la Maestría en Ciencias del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), culminó una etapa más en su formación al presentar su defensa de grado con la tesis “Migración de ftalatos de películas autoadheribles para alimentos presentes en el mercado regional”.

 

En un proyecto de investigación guiado por la Dra. Herlinda Soto Valdez, especialista en envases del CIAD, la alumna estudió los componentes que se utilizan en la elaboración de películas flexibles autoadheribles que comúnmente están destinadas a tener contacto directo con alimentos como envoltura, por su fácil manejo.

 

Lo anterior tuvo el propósito de detectar la presencia de plastificantes tipo ftalato en su fabricación, específicamente dietil hexil ftalato (DEHP), los cuales son agregados al plástico popularmente conocido como “PVC”, y cuyo uso comenzó a reducirse a partir de 2005, debido a estudios que comprobaron la migración de sus componentes al estar en contacto con alimentos, y que estos causaban daño a la salud.

 

Para realizar el análisis de los elementos que componen las distintas presentaciones de estas películas, se tomaron muestras de quince marcas comerciales disponibles en nueve diferentes establecimientos comerciales de Hermosillo, Sonora, las cuales fueron adquiridas durante los años 2015 y 2016, comentó De Anda Flores.

 

Estas muestras fueron puestas en contacto con simulantes de alimentos que simularon queso tipo Chihuahua, carne molida magra y piña fresca, los cuales se seleccionaron por sus características grasas, acuosas y ácidas, respectivamente; de manera que representaron productos ideales para ser comparados en su almacenamiento en ambientes fríos y ambientales.

 

Como resultado del experimento, se obtuvo que los porcentajes de ftalatos en dos marcas comerciales de las películas, sobrepasaron los límites permisibles que estableció la Unión Europea en 2011 para su uso en materiales destinados a estar en contacto con alimentos. Los estudios de migración mostraron que catorce marcas sobrepasaron los límites de migración total de componentes de las películas, principalmente en la prueba realizada en simulante de alimentos grasos expuestos a altas temperaturas. Además, las dos marcas que sobrepasaron los límites de ftalatos en el material, mostraron altos niveles de migración de DEHP en simulantes de alimentos grasos. Por otro lado, la migración de componentes de las películas, entre ellos los ftalatos y tereftalatos, parece tener bajos niveles en alimentos con alto contenido de agua.

 

A partir de esta investigación se dejará un precedente para que las autoridades de nuestro país comiencen a definir los niveles permitidos para la concentración de ftalatos y otros aditivos en plásticos para fabricar películas autoadheribles, apuntó Yubia Berenice, ya que las medidas que se toman actualmente como referencia corresponden al reglamento de Europa y en México no existe una legislación al respecto.

 

Además, queda abierta la posibilidad de que se realicen estudios en los cuales se consideren a fondo los efectos de la exposición del organismo humano a este tipo de plastificantes.

 

 

Una estudiante del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) fue distinguida en Alemania por la presentación de un póster científico, en el que aborda el tema de su tesis doctoral sobre microesferas liberadoras de insulina como tratamiento complementario de la diabetes tipo1.

 

Actualmente la insulina subcutánea es el tratamiento para el control de la diabetes tipo 1; sin embargo, se han propuesto otras rutas de administración para esta hormona. Desde 2012, el equipo de investigadores liderado por Elizabeth Carvajal Millán, académica del Grupo de Investigación en Biopolímeros del CIAD, desarrolla microesferas de arabinoxilanos cargadas con insulina que funcionen como un tratamiento complementario vía oral para la diabetes.

 

Los arabinoxilanos son polisacáridos encontrados en los granos de cereales, los cuales, bajo condiciones apropiadas, pueden formar geles que sirven para encapsular un compuesto de interés. Estos geles posteriormente pueden ser degradados por microorganismos presentes en el colon para liberar dicho compuesto.

 

Bajo la dirección de Carvajal Millán, la estudiante del Doctorado en Ciencias de CIAD, Ana María Morales Burgos, actualmente realiza una estancia académica en Nantes, Francia, con el propósito de complementar el proceso de caracterización del polisacárido y determinar algunas características de las microesferas.

 

Originaria de Culiacán, Sinaloa, y con 28 años de edad, Ana María es química farmacéutica bióloga por la Universidad Autónoma de Sinaloa, además de maestra en ciencias en procesos biotecnológicos por la Universidad de Guadalajara.

 

Recientemente la estudiante participó en la conferencia EPNOE (European Polysaccharide Network of Excellence) en Jena, Alemania, un congreso internacional donde se abordan temas de aislamiento, caracterización y aplicación de polisacáridos. En este evento le fue otorgado el premio al mejor poster científico, con la presentación “Characterization and in vitro evaluation of highly ferulated arabinoxylans microspheres as colon-targeted insulin delivery systems”.

 

Morales Burgos comentó que el proceso de obtención de microesferas de arabinoxilanos para la administración oral de insulina, liderado por su directora de tesis, cuenta ya con una solicitud de patente a nivel internacional, y si los resultados posteriores de la investigación son favorables, estas microesferas podrían ser un tratamiento complementario para personas con diabetes tipo I.

 

“Es una gran experiencia trabajar con otros investigadores, es una excelente oportunidad para crear contactos y aprender técnicas que posteriormente podrían ser implementadas en nuestro laboratorio”, manifestó la joven respecto a su estancia en Europa.

 

Por otra parte, indicó que esta estancia le ha servido para confirmar que el CIAD cuenta con excelentes investigadores y proyectos de gran nivel, particularmente en el doctorado en ciencias, el cual está reconocido como un posgrado de competencia internacional por la labor interinstitucional que realiza a nivel global.

 

Por último, exhortó a los interesados a considerar al CIAD como una opción para realizar estudios de posgrado, debido a su infraestructura y equipamiento, a su planta de investigación y a la diversa oferta académica con la que cuenta, además de que gestiona estímulos económicos a sus estudiantes para diferentes actividades como congresos o estancias nacionales e internacionales.

Mobile Menu