Notas

La búsqueda de alternativas naturales para el combate de Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA), le ha valido a Cristóbal González Pérez, estudiante del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), un reconocimiento en el XX Congreso Internacional de Inocuidad de Alimentos.

Con ese propósito, el alumno del Doctorado en Ciencias del Ciad, bajo la dirección del Dr. Miguel Ángel Martínez Téllez, investigador de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal, investiga sustancias naturales que las bacterias no patógenas, presentes en frutas y hortalizas frescas, puedan producir, en este caso aislada de melón “cantaloupe”.

Su proyecto se ha enfocado en las proteínas producidas por bacterias ácido lácticas (bacteriocinas), las cuales pueden detener el crecimiento y matar bacterias causantes de enfermedades.

El joven investigador, quien es químico biólogo clínico egresado de la Universidad de Sonora y maestro en ciencias por el Ciad, aseveró que actualmente las bacteriocinas son ampliamente estudiadas y se han propuesto como alternativa a los antibióticos.

Asimismo, indicó que, hasta el momento, el grupo de trabajo aisló una bacteria conocida científicamente como Pediococcus pentosaceus, que produce al menos una bacteriocina diferente a las ya reportadas, que actúa contra un amplio grupo de bacterias patógenas.

Con su tesis doctoral titulada “Aislamiento y caracterización de una bacteriocina producida por Pediococcus pentosaceus CM175 epífita de hortalizas”, González Pérez espera contribuir a la generación de conocimiento, caracterizando una bacteriocina novedosa y, a futuro, quisiera producir un compuesto que se utilice en la producción agrícola con el fin de reducir o eliminar la contaminación por bacterias patógenas, contribuyendo a la inocuidad y favoreciendo la exportación de estos productos.

Respecto a su participación en el XX Congreso Internacional de Inocuidad de Alimentos, y marco de la XXXV Reunión Nacional de Microbiología, Higiene y Toxicología de los Alimentos, celebrada en Nuevo Vallarta, Nayarit, donde el pasado 2 de noviembre obtuvo el segundo lugar en la categoría Investigación, modalidad Cartel, otorgado por The International Committe on Food Microbiology and Hygiene, describe su experiencia como muy provechosa y se dijo satisfecho de compartir sus hallazgos a la comunidad académica, afín a su campo de estudio.

Hermosillo, Sonora, será testigo de la “invasión” de un grupo de criaturas marinas que aparecerán misteriosamente al anochecer con el propósito de que las personas puedan apreciar su majestuosa belleza, así como la biodiversidad del mar de Cortés.

Lo anterior ocurrirá a través de una proyección videográfica (video mapping) que se realizará sobre el muro exterior del Museo de Arte de Sonora (Musas) –frente a la Casa de la Cultura–, desde el lunes 5 al miércoles 7 de noviembre de 20:00 a 22:00 h.

Esta es una actividad que se llevará a cabo en el marco del 36° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) y con motivo del lanzamiento del libro México profundo. El Mar de Cortés, una obra compuesta por la fotografía submarina y texto original de la investigadora Silvia Gómez Jiménez.

El libro se presentará oficialmente ante la comunidad académica y gubernamental en un evento que se llevará a cabo el próximo jueves 8 de noviembre a las 20:00 horas, donde también se hará una proyección sobre los muros del Palacio de Gobierno de Sonora, para el disfrute de las familias hermosillenses.

El video mapping se repetirá en la Plaza Bicentenario, en el marco de la Semana Nacional de Ciencia y Tecnología, de la cual el Ciad será sede para este año, pero con diferentes imágenes de animales acuáticos, con el propósito de que más personas puedan aprovechar esta presentación.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del Ciad, invitó a las familias hermosillenses a disfrutar de estas actividades, que conjugan el arte y la ciencia para el deleite visual, además de que representan la suma de un gran esfuerzo entre el Centro, el Instituto Sonorense de Cultura (ISC), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Coecyt).

Por su parte, la autora del libro mencionó que la fotografía submarina que se proyectará sobre los espacios públicos de la capital son especies distribuidas en las diferentes regiones del mar de Cortes que han sido fotodocumentadas durante una década.

El objetivo, dijo, es sensibilizar al espectador para contribuir a la conservacion de los ecosistemas marinos a través de un lenguaje visual que estimule el conocimiento por la biodiversidad, así como su cuidado.

Investigadores de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal (CTAOV) del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) Hermosillo, fueron reconocidos por la revista académica Scientific Reports, del grupo Nature, debido al éxito del artículo Transcriptome Analysis of Mango (Mangifera indica L.) Fruit Epidermal Peel to Identify Putative Cuticle-Associated Gene.

Se trató de uno de los artículos más consultados de 2017. A través de una carta firmada por los doctores Richard White, editor en jefe, y Suzanne Farley, editora ejecutiva de la revista, se notificó a los autores que, de los casi setecientos artículos publicados por esa revista el año pasado, el suyo ocupaba el trigésimo lugar entre los más leídos.

En la misiva, los remitentes destacaron el hecho como “un logro extraordinario” y los invitaron a continuar difundiendo su investigación a través de sus páginas.

El trabajo

El artículo trata sobre la creación de una base de datos genómicos del mango (Mangifera indica L.). Los resultados obedecen a la tesis doctoral de Julio César Tafolla Arellano, estudiante del Ciad Hermosillo y alumno del profesor investigador Martín Tiznado Hernández.

Según los científicos a cargo del estudio, el mango tiene una limitada vida de anaquel, principalmente por la pérdida de peso y textura que ocurre como resultado de la transpiración, aunado al ataque de patógenos, lo cual limita considerablemente su comercialización en el mercado nacional e internacional.

El equipo investigó los genes de la fruta mediante la técnica de secuenciación de ARN de la segunda generación (RNA-Seq). Esta es la primera evidencia molecular para la elucidación de la biosíntesis de cutícula de mango, que permitiría el diseño de estrategias para prolongar la vida de esa fruta.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el investigador Martín Tiznado Hernández —miembro nivel II del Sistema Nacional de Investigadores (SNI)— señaló su satisfacción por este trabajo que permitirá responder a las demandas de generación de conocimiento científico para la atención de problemas estratégicos de los sistemas agrícolas, en este caso el mango.

El antecedente y la pertinencia 

Durante sus estudios de maestría, Tiznado Hernández trabajó el tema de atmósferas controladas o tratamientos para el aumento de tiempo de vida poscosecha de frutas como el mango.

En esa época intentaba responder qué ocurre con el ciclo de Krebs, si este se detiene por completo o se adapta. Encontró que ciertos organismos aeróbicos logran adaptarse a esas condiciones.

Explicó que, al ser México uno de los países más importantes del mundo en producción y exportación de productos hortícolas (primer exportador de aguacate, primer exportador de mango y segundo exportador de papaya), es necesario que los científicos mexicanos trabajen en el valor agregado de los productos que exporta el país.

En ese contexto, Tiznado Hernández señaló que es importante que el país logre extender la vida poscosecha de los productos que exporta el país; es decir, ampliar el tiempo desde el momento del corte de la fruta hasta que ya no puede ser consumida.

“Es importante para México porque enviar un vegetal a un mercado lejano, implica que tengas que tener claro que el periodo de poscosecha es lo suficientemente largo para llegar en buen estado a su destino”, comentó.

El periodo de poscosecha es variable. Explicó que en la papaya puede ser de una semana, mientras que el mango puede durar hasta dos semanas, dependiendo del manejo de la fruta.

“No se puede enviar por avión, tendría que ser por barco y hay un tiempo límite en que el producto puede ser comercializado”, indicó.

La clave: la cutícula

El experto indicó que se han realizado múltiples esfuerzos por aumentar la vida poscosecha de la fruta. Ahora, su aportación consiste en detectar qué parte de la fruta debe ser manipulada para controlar el periodo de poscosecha, y esa es la cutícula.

“Es una estructura que se encuentra cubriendo hojas, tallo y raíz de la planta”.

El experto indicó que la cutícula es una estructura que básicamente consta de moléculas muy hidrofóbicas que forman una estructura protectora y evita el daño de la radiación UV, el ataque de patógenos y que se acumule suciedad.

“Además, controla la pérdida de agua de los frutos, que es un fenómeno muy importante: la transpiración del fruto. Creemos que esa estructura tiene mucho que ver con el periodo en que el fruto permanecerá en condiciones óptimas: el periodo de poscosecha. Por eso decidimos hacer un estudio que nos permita conocer los genes que participan en la biosíntesis de la cutícula”, explicó.

De ahí que la idea de su trabajo sea entender el mecanismo molecular de la biosíntesis de la cutícula para que en un futuro sea posible su manipulación y su posterior incremento en la vida poscosecha al doble o triple de lo actual.

“Ahorita estamos en la etapa de conocer el mecanismo molecular. Espero que continuemos con mango. Por ahora estamos trabajando también con guanábana. Para el proyecto de frontera estamos tratando de demostrar que el mecanismo molecular es muy parecido entre las frutas".

El equipo de científicos se ha acercado a productores de Tepic, principal productor de guanábana. “Es importante aclarar que la aplicación no será inmediata, tiene que pasar cierto periodo de tiempo. Afortunadamente, en la actualidad ya se están afinando las técnicas de edición de genomas que permitirían, de forma más fácil, editar el genoma”.

El reconocimiento de Nature

Para el equipo de investigadores, la publicación y posterior reconocimiento de la revista Nature implica un logro y también una responsabilidad.

“Al parecer sí fue muy trascendente la publicación del trabajo, sobre todo para científicos. Me invitaron a exponer el trabajo en San Diego, en un congreso. Me pidieron que fuera a exponer en un simposio especial para mango. Me da mucho gusto que las cosas trasciendan a nivel internacional, sobre todo por los costos que el país tiene que afrontar para este tipo de investigaciones”, comentó.

El trabajo tomó cerca de tres años y logró identificar qué genes participan. “Ahora la idea es trabajar con guanábana y papaya para comparar los mecanismos moleculares de biosíntesis de cutícula y encontrar el mecanismo común”.

Colaboración de Janneth Aldecoa, reportera de la Agencia Informativa Conacyt.

El combate a la obesidad en México es un tema que debe de abordarse manera interdisciplinaria e intersectorial, coincidieron académicos que se reunieron en la mesa de análisis “Abordajes interdisciplinarios en alimentación, salud y obesidad: construyendo acuerdos para una agenda de prevención desde la academia”.

Con sede en las instalaciones del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) en Hermosillo, Sonora, el encuentro se realizó el pasado 29 de octubre, donde se congregaron investigadores de este centro, El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) y la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach).

En la inauguración del evento, Pablo Wong González, director general del Ciad, señaló que el problema de la obesidad en México tiene múltiples impactos, desde la afectación que tiene en el bienestar y calidad de vida de las personas con sobrepeso hasta el que representa como gasto financiero para las instituciones de salud pública.

Asimismo, dijo que las causas de esta epidemia son multifactoriales, pues obedece a motivos culturales, económicos y educativos, entre otros, donde influyen elementos regionales y también globales, por lo que celebró que el Ciad contribuya desde la academia al entendimiento de este problema de salud pública y, eventualmente, a la búsqueda de soluciones.

Por su parte, María Isabel Ortega Vélez, investigadora de la Coordinación de Nutrición del Ciad y principal responsable de la organización de esta mesa de análisis, coincidió en que la obesidad requiere un abordaje científico interdisciplinario que esté acompañado de una educación al consumidor sobre la importancia de adquirir hábitos alimenticios saludables.

Agregó que las principales contribuciones de este evento han sido, por un lado, acercar al grupo interdisciplinario del Ciad sobre obesidad y al grupo de alimentación y daños a la salud que coordina Guadalupe Álvarez Gordillo, en el camino de formar una red de investigación nacional. Además, dijo, fue valioso compartir con estudiantes y personal de distintas instituciones de salud la necesidad del abordaje interdisciplinario para la búsqueda de soluciones integrales a los problemas nacionales en materia se alimentación y salud.

La mesa de análisis contó con la participación de Sergio Sandoval Godoy, Iván Anduro Corona, Alma Rosa Islas y María Isabel Grijalva Haro, todos ellos del Ciad, así como con la intervención de Guadalupe Álvarez Gordillo (Ecosur), Ietza Bojórquez Chapela (El Colef) y Adriana Caballero Roque (Unicach).

Las ponencias que se presentaron abordaron temáticas como obesidad y cultura, alimentación en la frontera mexicana norte y sur, interdisciplinariedad de abordaje, obesidad en niños escolares, tecnología e industria alimentaria y políticas públicas ante el reto de la obesidad.

Investigadores estudiosos de los alimentos funcionales y nutracéuticos, que se caracterizan por su alto aporte nutricional y terapéutico, o que son subutilizados de manera comercial, se reunieron en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) para intercambiar experiencias sobre sus más recientes trabajos.

Este encuentro se dio en el marco de las reuniones de la Red de Investigación, Innovación y Desarrollo Tecnológico en Alimentos Funcionales y Nutracéuticos (AlFaNutra) y la Red Iberoamericana de Aprovechamiento Integral de Alimentos Autóctonos Subutilizados (Alsub-Cyted).

En la inauguración de este evento estuvo presente Pablo Wong González, director general del Ciad, quien indicó que el trabajo académico de estas redes de investigación es de fundamental importancia en un país como México, donde la obesidad se ha convertido en un reto mayúsculo de salud pública.

La jornada contempló una serie de conferencias en las que se abordaron temas como compuestos bioactivos, aprovechamientos de subproductos agroalimentarios y agroindustriales y regulaciones legales para alimentos funcionales, entre otros.

La reunión también fue motivo para la presentación del libro Aprovechamiento de subproductos de la industria alimentaria para la obtención de compuestos bioactivos, obra editada por académicos del Ciad y la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Gustavo González Aguilar, investigador de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal del Ciad y líder de la Red AlFaNutra, dijo que la principal aportación de este evento ha sido la planeación de las nuevas actividades a realizar en los próximos dos años, además de enfocar las investigaciones para contribuir con el desarrollo de alimentos funcionales y nutracéiticos y generar los acercamientos con el sector social, gubernamental  y productivo para contribuir a la resolución de problemas en el tema de alimentación.

Por su parte, Aarón González Córdova, coordinador de Vinculación del Ciad, y de la Red AlFaNutra, señaló que el trabajo de ambas redes de investigación es muy importante para dialogar y generar propuestas viables para el sector agroalimentario en nuestro país.

Las actividades realizadas fueron un esfuerzo del Ciad, con el apoyo del Tecnológico Nacional de México, a través de la Dra. Sonia Sáyago Ayerdi, académica del Instituto Tecnológico de Tepic, quien es la Coordinadora de la red Alsub-Cyted.

 

En el marco de las actividades conmemorativas por el 36° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), se realizará el conversatorio “La ruralidad mexicana entre redes” en Hermosillo, Sonora, el próximo 6 de noviembre.

Esta actividad también forma parte de los eventos correspondientes a la Reunión Regional de la Red Temática Conacyt de Investigación en Educación Rural y a la Reunión Nacional de la Red Temática Conacyt sobre el Patrimonio Biocultural de México (RTPB), en las que las académicas del Ciad, Martha Peña Ramos y Diana Luque Agraz participan como miembros del Consejo Técnico Académico y de la Coordinación Nacional, respectivamente.

Las profesoras de la Coordinación de Desarrollo Regional del Ciad, quienes son las principales organizadoras de este evento, comentaron que en el Conversatorio participarán reconocidos investigadores de dichas redes, como Eckart Boege, Rafael Ortega Paczka y Teresa Rojas, de la RTPB.

Asimismo, compartieron que habrá intervención por parte de la Red Nacional de Investigación Multidisciplinaria en Cambio Climático (RNIMCC/UNAM), con la representación de Benjamín Ortiz Espejel.

Expertos del Ciad también formarán parte del programa, con las exposiciones de Ángel Vera Noriega, de la Coordinación de Desarrollo Regional, y Jaqueline García Hernández, profesora de la Coordinación Regional Guaymas, quien representará a la Red Temática de Toxicología y Plaguicidas.

Autoridades de comunidades indígenas de Sonora se unirán al evento a través de la participación de Erasmo Leyva (yoreme/mayo, RTPB) y Silverio Jaime (yoreme/yaqui, RTPB).

Cabe destacar que la actual la directora del Programa de Redes Temáticas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Verónica Bunge Vivier, asistirá al conversatorio.

Una Red Temática Conacyt está definida como la asociación voluntaria de investigadores o personas con interés de colaborar para atender un problema prioritario nacional que esté considerado en el Programa Especial de Ciencia y Tecnología e Innovación (Pecyti, 2018).

Si desea asistir al Conversatorio, que se realizará en el patio de la Coordinación de Desarrollo Regional del Ciad, el próximo 6 de noviembre de 11:00 a 13:00 horas, puede encontrar el programa completo en el siguiente enlace electrónico: bit.ly/2xY5xyX.

Especialistas en estudios de género de diferentes temáticas focalizadas se reunieron en Hermosillo, Sonora, para celebrar el VII Congreso de Estudios de Género en El Norte de México, los pasados 25 y 26 de octubre.

El evento inició con el panel “Contribuciones y retos de los estudios de género en México”, donde participaron Lucía Melgar Palacios (Itam), Elizabeth Maier (El Colef) y Guillermo Núñez (Ciad), fungiendo como moderadora Mercedes Zúñiga (Colson).

Más de noventa ponencias fueron presentadas en este encuentro, que tuvo como lema “Encrucijada del género: caminos in-ciertos para la transformación”.

Las presentaciones se expusieron en el marco de diversas mesas de análisis, donde se abordaron las temáticas violencia, educación, trabajos, identidades, migración, salud, sexualidad, medio ambiente, derechos, justicia y políticas públicas.

Esta reunión también fue motivo para la presentación de los libros Género y políticas públicas. Retos y oportunidades para transversalidad en Nuevo León, de Silvia López Estrada, y Yo trabajo en casa. Trabajo del hogar de planta, género y etnicidad en Monterrey, de Séverine Durin.

Para impartir la conferencia magistral, se contó con la participación de quien será la próxima titular de la Secretaría de las Mujeres de la Ciudad de México en la próxima administración, Gabriela Rodríguez Ramírez, cuya presentación se denominó “Secretaría de las Mujeres: prioridades y uso del conocimiento generado”.

La celebración de este congreso estuvo a cargo de El Colegio de Sonora, la Universidad de Sonora y el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad).

Los organizadores coincidieron en que uno de los principales objetivos de esta reunión ha sido el reflexionar sobre las distintas manifestaciones de las relaciones de género en la región e intercambiar y documentar las experiencias de investigación sobre cuestiones que reflejan inquietud social.

 

En el marco de las actividades por la celebración del 36° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), se realizará una jornada científica sobre alimentos funcionales, nutracéuticos y subutilizados.

Este evento es coorganizado por la Red de Investigación, Innovación y Desarrollo Tecnológico en Alimentos Funcionales y Nutracéuticos (AlFaNutra) y la Red Iberoamericana de Aprovechamiento Integral de Alimentos Autóctonos Subutilizados (Alsub-Cyted).

La jornada de conferencias magistrales iniciará con el tema “¿Existe un mercado potencial para los subproductos agroalimentarios?”, que será dictada por Abraham Wall Medrano, académico de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Posteriormente, Janet Alejandra Gutiérrez Uribe, profesora del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Región Sur, impartirá su ponencia “Desarrollo de ingrediente funcionales por métodos no tradicionales”.

En representación del Instituto Tecnológico de Tepic, el quehacer de la Red Alsub será explicado por su coordinadora, la investigadora Sonia Guadalupe Sáyago Ayerdi, para después dar paso a la presentación del libro “Aprovechamiento de subproductos de la industria alimentaria para la obtención de compuestos bioactivos”, obra editada por académicos del Ciad y la Universidad Autónoma de Sinaloa.

El ciclo de conferencias continuará con las presentaciones “Péptidos antihipertensivos derivados de proteínas lácteas” y “Regulaciones para alimentos funcionales y nutracéuticos. ¿Qué hacemos?”, que serán ofrecidas por Belinda Vallejo Galland y Adrián Hernández Mendoza, respectivamente, ambos profesores del Ciad.

Para conversar sobre la “Obtención de ingredientes o alimentos con potencial funcional a partir de subproductos agroindustriales de chile y tomate”, compartirán un espacio las investigadoras del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional del Instituto Politécnico Nacional, Laura Gabriela Espinosa Alonso y Maribel Valdez Morales.

El encuentro concluirá con el Foro sobre legislación en materia de alimentos funcionales y nutracéuticos, donde participarán integrantes de la Red Alsub-Cyted y de la Red AlFaNutra.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del Ciad y organizador de esta reunión de redes de investigación, junto con Gustavo González Aguilar, investigador de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal del Ciad, además de Sáyago Ayerdi, invitaron a la comunidad académica interesada a asistir, ya que el evento ofrece una oportunidad de vincular y hacer sinergias estratégicas con los grupos de investigación y cuerpos académicos del país que activamente trabajan en los temas centrales de la jornada científica.

La jornada es de acceso gratuito y se realizará en el auditorio de la Unidad de Transferencia de la Innovación (UTI) del Ciad el próximo martes 30 de octubre de 09:00 a las 17:30 horas.

María Trinidad García Valdez, candidata a doctora en el posgrado de Desarrollo Regional del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), investiga en la ciudad de Hermosillo, Sonora, los problemas de accesibilidad del espacio público (calles y banquetas) para los adultos mayores con discapacidad y sus implicaciones en su vida cotidiana, como el uso de los servicios de salud.

Con este propósito, María ha analizado las características físicas de los espacios públicos (banquetas, rampas, paradas de autobuses, señalizaciones) de los accesos a las instituciones de salud pública y ha encuestado a personas adultas mayores con discapacidad.

Uno de sus objetivos es indagar si la accesibilidad de las vialidades afecta su vida cotidiana, al condicionar su desplazamiento fuera del domicilio, su interacción social, seguridad y acceso a servicios de salud.

Los resultados de la tesis demostraron que, en las personas adultas mayores con discapacidad, las deficiencias en el diseño urbano de esta urbe sonorense y las barreras arquitectónicas les desalienta para hacer uso de los espacios públicos de los centros de salud.

Asimismo, este entorno urbano hostil les confina a permanecer en sus casas, lo que agrava los problemas de salud, produce aislamiento y soledad, así como una infrautilización de los servicios de salud.

Lo anterior, dijo, se convierte en un serio obstáculo para la población adulta mayor que depende de la ayuda recibida de familiares y amigos para desplazarse por la ciudad, circunstancia que se agudiza en el caso de personas viviendo solas. Algunos de ellos, que carecen de esta red de apoyo, señaló, pierden sus citas médicas por no poder trasladarse de forma segura.

 

María, que recién ha regresado de España, después de una estancia académica en la Universidad Autónoma de Madrid, donde tuvo la oportunidad de consolidar sus resultados de investigación, expuso los avances de su tesis en el IX Congreso Internacional de Geografía de América Latina. “Últimas décadas: procesos y retos”, que se celebró en Toledo.

Al respecto, comentó que, de acuerdo al análisis comparativo realizado entre los espacios públicos de la capital sonorense y otras ciudades de países desarrollados, Hermosillo está rezagado en dicha materia.

 

Por último, mencionó que espera que los resultados de su tesis titulada “Accesibilidad del espacio público y costos sociales para las personas adultas mayores con discapacidad en Hermosillo, Sonora", dirigida por la Dra. Rosario Román Pérez, investigadora del CIAD, con la colaboración del Dr. Diego Sánchez González, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, sirvan como sustento para el diseño de políticas encaminadas a la mejora del desarrollo urbano y de los servicios de salud pública, ante el desafío de una sociedad que envejece con problemas de discapacidad en la ciudad.

 

Paralelo a los daños materiales provocados por las inundaciones ocasionadas por el paso de huracanes y depresiones tropicales que han afectado al país, una de las preocupaciones para la población afectada es el brote de enfermedades diarreicas, infecciones respiratorias, dermatitis, conjuntivitis o dengue.

Por ello, las acciones de vigilancia epidemiológica emprendidas por brigadas de la Secretaría de Salud resultan de vital importancia a fin de contener cualquier eventualidad sanitaria.

Aunado a las acciones que desde instancias de gobierno local y federal se realizan, la participación ciudadana también juega un papel importante en la contención de brotes epidemiológicos ante desafortunados eventos que suceden en toda la geografía del país.

A decir del doctor Cristóbal Chaidez Quiroz, Director del Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria (Lannia) del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), al dañarse los sistemas de distribución de agua, luego de una catástrofe natural, hay riesgo inminente de aparición de enfermedades.

Entre estas se pueden enlistar al cólera, hepatitis y dengue, además de las relacionadas con infecciones en la piel (dermatitis fúngica) debido a una falta de higiene. Es por ello que los ciudadanos afectados deben procurar realizar una limpieza de su hogar y la desinfección adecuada en zonas de contacto y alimentos de consumo.

El especialista en microbiología ambiental y de alimentos señaló que para desinfectar las superficies y alimentos el cloro es una de las opciones más viables, al ser económica y confiable, ya que cubre un amplio espectro de eliminación de microorganismos debido a su capacidad oxidante que destruye las estructuras de patógenos.

Además, recordó que lejos de lo que se piensa, es en el hogar donde se generan el mayor número de infecciones gastrointestinales, porque en muchas ocasiones en hospitales, restaurantes y centros comerciales tienen un procedimiento en la desinfección de baños y cocinas, pero no ocurre así en la casa.

Un ejemplo de lo anterior, dijo, es que, de acuerdo a estudios realizados por la Universidad de Arizona (EE.UU.), las esponjas, trapos y tablas para cortar son algunos de los utensilios domésticos con mayor cantidad de microorganismos por pulgada cuadrada.

En ese sentido, señaló que basta mezclar un par de gotas de cloro concentrado en 250 mililitros de agua, dejar reposar cinco minutos y con ello limpiar superficies de contacto de cocina y aparatos domésticos.

Asimismo, recordó que por norma oficial mexicana (NOM-127-SSA1-1994) el agua potable contiene cloro para evitar la presencia microbiana, y en eventualidades como las que devienen luego del paso de un huracán o en lugares donde no hay sistemas de distribución de agua y tienen pozos superficiales de dudosa calidad, se recomienda filtrar el recurso, suministrar dos gotas de cloro por cada litro y dejarlo reposar durante treinta minutos para que sirva para el consumo humano.

Además, el agua que ha sido tratada mediante el método anteriormente descrito también puede ser utilizada para el baño, el aseo personal o la preparación de alimentos.

Por último, Chaidez Quiroz consideró importante puntualizar que la limpieza y la desinfección son unas de las principales estrategias para evitar infecciones que pongan en riesgo la salud de las personas; por ello, no solo debe realizarse a profundidad cuando acontecen desastres naturales, como las inundaciones, sino que debe ser adaptada por las familias de manera cotidiana.

Mobile Menu