Aunque durante el invierno la gastronomía característica de las fiestas decembrinas es la que predomina el menú, es importante no descartar los pescados y mariscos de nuestra dieta, señala Lorena Noriega Orozco, académica del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

Si bien es cierto que cuando hace frío se antoja más comer tamales y menudo que un ceviche, o que es más probable que la tradición nos motive a consumir postres en lugar de mariscos, es importante recordar que muchos de los platillos de esta época del año se caracterizan por ser altos en carbohidratos, azúcares, grasas y calorías, indicó la investigadora.

Los beneficios de comer pescados y mariscos dos o tres a veces a la semana, como es recomendado por la OMS (Organización Mundial de la Salud), es que estos aportan proteínas de alto valor biológico, minerales, vitaminas, grasas y antioxidantes naturales, además de que son de fácil digestión y ayudan a mejorar la salud cardiovascular y ósea, lo que propicia a tener un mejor estado de salud.

Asimismo, es importante que, como consumidores, apoyemos la pesca como actividad económica, pues se calcula que, tan solo en Sonora, poco más de veinte mil pescadores y sus familias subsisten gracias al mar, mientras que a nivel nacional son cerca trescientos mil personas las que se dedican a esta actividad, indicó la profesora de la Coordinación Guaymas de Aseguramiento Calidad y Aprovechamiento Sustentable de Recursos Naturales del CIAD.

Por último, comentó que, aunque el consumo de pescados y mariscos se asocia con una presentación fresca o fría, estos se pueden comer en caldos, guisos y horneados; incluso, dijo, en el sur del país, combinar romeritos con pescado o camarones es una comida típica de diciembre, por lo cual no hay pretexto para evitarlos.

 

 

 

En la búsqueda de extender sus lazos de cooperación, el CIAD celebró un convenio general de colaboración académica, científica y tecnológica con la Universidad Panamericana (UP), campus Aguascalientes.

La reunión realizada de manera virtual el día 11 de diciembre fue encabezada por Pablo Wong González, director general del CIAD, y Jorge Enrique Franco López, vicerrector general de la UP, junto a la presencia de autoridades y representantes académicos(as) de ambas instituciones.

La firma, realizada en el marco del 38° aniversario del CIAD, responde a la misión y a la visión institucionales del CIAD de contribuir al desarrollo sustentable y al bienestar de la sociedad en las áreas de alimentación, nutrición, salud, desarrollo regional y recursos naturales, que operan en concordancia con los programas estratégicos guiados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Ramiro Velázquez Guerrero, vicerrector de Investigación de la UP, presentó las líneas de estudio y capacidades de su instituto, que abarcan las áreas de derecho, ingenierías, empresas, pedagogía, negocios gastronómicos y humanidades. Además, manifestó que, entre los objetivos de esta casa de estudios, está el convertirse en un referente en el ámbito de la investigación, motivo por el que el convenio representa una estrategia para asegurar el crecimiento de la universidad.

Por su parte, Wong González expresó que la firma del documento inicia con gran disposición para la colaboración bilateral, ya que la producción científica es un trabajo colectivo que contribuye a hacer a las comunidades más resilientes. Asimismo, destacó que la creación de alianzas favorece el aprovechamiento de los recursos para lograr que los centros educativos formen profesionistas preparados para lograr cambios en beneficio de la sociedad.

El vicerrector general de la UP agradeció al equipo de ambas instituciones que llevó a cabo la tarea de materializar esta propuesta y manifestó que el convenio abre grandes oportunidades de sinergia orientadas a detonar el desarrollo de nuevos proyectos y el alcance de retos que permitan agregarle valor a las distintas regiones del país.

Este convenio resulta de un ejercicio colaborativo encabezado por las instituciones a través de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) de la Secretaría de Relaciones Exteriores, a través del cual ambas casas de estudio trabajaron en conjunto con la Universidad de las Indias Occidentales en Jamaica, gracias a un equipo interdisciplinario encabezado en el CIAD por Gustavo Adolfo González Aguilar y Jesús Fernando Ayala Zavala, profesores de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal. La colaboración tripartita sentó las bases para establecer un acuerdo y mantener el intercambio en un modelo a largo plazo, comentó Aarón Fernando González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD.

Miguel Ángel Martínez Téllez, Coordinador de Investigación, añadió una descripción de los programas de los posgrados en Ciencias y en Desarrollo Regional para la formación de recursos humanos, los programas de vinculación social y divulgación científica “Sábados en la ciencia” y “Cómo como con ciencia”, encaminados a incentivar las vocaciones científicas, y completó con los aportes del Centro a la innovación tecnológica mediante la formación de redes transdisciplinarias y la creación de ciencia de frontera con proyectos de impacto socioeconómico y ambiental.

Mercedes Urzúa González, directora de Negocios Gastronómicos, también participó en el evento y detalló que el convenio es el resultado de meses de esfuerzo y que la colaboración, que será extensiva para todas las facultades de la UP, desprenderá grandes beneficios para la generación de nuevos conocimientos, principalmente en el área del desarrollo alimentario de México.

En representación del CIAD también asistieron Alberto Castañeda Rosas, encargado de Despacho de la Dirección Administrativa; Josefa Adriana Sañudo Barajas, coordinadora de Programas Académicos; Alma Rosas Islas Rubio, coordinadora académica de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal; Humberto González Ríos, coordinador académico de Tecnología de Alimentos de Origen Animal; Verónica Mata Haro, coordinadora académica de Ciencia de los Alimentos; Graciela Caire Juvera, coordinadora académica de Nutrición, además de Crisantema Hernández González y María Dolores Muy Rangel, titulares de las coordinaciones regionales de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, respectivamente.

Por parte de la UP estuvieron también Julieta Domínguez Soberanes, secretaria de Investigación de Negocios Gastronómicos; Claudia Nallély Sánchez Gómez, secretaria de Investigación de Ingeniería, y Mayeli Peralta Contreras, coordinadora operativa de Posgrados de la Dirección de Negocios Gastronómicos.

Igualmente, estuvieron presentes María del Carmen Gutiérrez Guerrero, coordinadora operativa de Posgrados de la Dirección de Negocios Gastronómicos; David Eduardo Mendoza Pérez, secretario académico de la Dirección de Negocios Gastronómicos; Linda Carolina Hernández Lozano, coordinadora de Laboratorios de la Dirección de Negocios Gastronómicos, y Mitzie Judith Pérez Alvarado, secretaria de Asuntos Estudiantiles.

 

La tesis de doctorado de Gloria María Cañez de la Fuente, académica del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), fue distinguida con el galardón Javier Romero Molina, en el marco de los Premios del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) 2020.

La investigación, que fue reconocida en la categoría de Antropología Física, buscó hacer visibles los cambios que se han dado en las últimas décadas en la sociedad hermosillense en cuanto a lo que se cocina y se come en los hogares, en el papel que tiene la mujer en la alimentación familiar y las razones del por qué se han dado estos cambios.

En ese sentido, en este estudio se les preguntó a mujeres de diversas edades y de diferentes colonias de la ciudad sobre sus experiencias, con el fin de observar qué ha cambiado en cuanto a lo que comen, con quién conviven cuando comen, por qué comen de la manera en que lo hacen, quién es la persona que cocina y sobre el tipo de preparaciones más comunes en la familia, entre otros temas.

Son otros tiempos

Tradicionalmente, las mujeres han sido las encargadas de la preparación de los alimentos en el hogar, además de transmitir dichos conocimientos a sus hijas. Sin embargo, esto ha cambiado.

El trabajo de Cañez de la Fuente encontró que las mujeres más jóvenes están perdiendo esa práctica en la actualidad. Además, halló que estos cambios tienen que ver con otros procesos más amplios que han ocurrido en la sociedad, como, por ejemplo, la transformación del ambiente alimentario.

“Ahora tenemos muchos productos industrializados, más tiendas donde adquirirlos a precios más económicos. Y sigue siendo la mujer, aunque no necesariamente la madre, quien enseña cómo cocinar y también la que busca estrategias de subsistencia para comer y compartir con las otras personas cuando hay épocas de escasez”, explicó la investigadora de la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD.

Una experiencia enriquecedora

La antropóloga considera que una de las principales aportaciones al conocimiento científico que se desprende de esta tesis es el abordaje teórico metodológico que se construyó para analizar el objeto de estudio: la relación mujeres-alimentación-cocina en un contexto de cambio social. Para ello, se consideró a la alimentación como un hecho biosociocultural y se trabajó desde una perspectiva histórica, dando visibilidad a diferentes generaciones de mujeres y su relación con la cocina y la alimentación familiar, quienes son agentes de cambio en épocas de escasez.

Agregó que, haber trabajado en este estudio, le resultó una experiencia muy enriquecedora, no solo en cuanto al conocimiento sobre el tema de la tesis, sino también en términos más humanos. “Este acercamiento a la vida y experiencias de estas mujeres me recordó cuán vulnerables somos, pero también el hecho de que, como investigadoras(es), no debemos perder la sensibilidad, la comprensión y el interés por la manera en la que las personas viven, interpretan y perciben los efectos tanto de los grandes procesos globales como de aquellos que se han dado localmente en un contexto histórico y social muy cambiante, además de que, de alguna manera, este proceso de comprensión nos permite incidir en las diversas problemáticas sociales de una manera más apegada a las distintas realidades”, añadió.

Actualmente Cañez de la Fuente trabaja en la publicación de varios de los hallazgos surgidos de esta tesis y tiene claro que continuará con el estudio y comprensión de la alimentación contemporánea desde una visión holística, con el propósito de contribuir a la consolidación y crecimiento de su línea de investigación en la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD.

Aunque el evento protocolario de premiación se realizará hasta el 14 de enero de 2021 en el auditorio “Jaime Torres Bodet” del Museo de Antropología en la Ciudad de México, tras enterarse de que su trabajo Cambios socioculturales en la relación de las mujeres con la cocina, la alimentación familiar y la transmisión culinaria en el ámbito doméstico fue seleccionado ganador, manifestó sentirse muy contenta y agradecida con la distinción, lo que describió como un gran aliciente para su trabajo como investigadora y, en especial, para su trayectoria profesional como antropóloga de la alimentación. Además, externó su agradecimiento hacía las doctoras Florencia Peña Saint Martin y Juana María Meléndez Torres, directoras de esta tesis, con quienes comparte el logro del reconocimiento académico.

 

 

 

Un estudio del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) ha logrado como resultado la creación de un empanizador alto en fibra y proteína y con reducción en la absorción de aceite.

Comer alimentos fritos se ha asociado con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad, por lo que los consumidores buscan alternativas para disminuir la ingesta de lípidos.

Estudios demuestran que incorporar productos con características hidrocoloides en empanizadores reduce la absorción de grasa durante el freído. Además, se sabe que un granulado fino en este tipo de productos ayuda a disminuir la penetración del aceite en el alimento.

Por lo anterior, como parte de su formación como maestra en ciencias, la joven Glenda Gutiérrez Silva, bajo la dirección de su tutora académica, la profesora Alma Rosa Islas Rubio, desarrolló un empanizador para nuggets (piezas de pollo empanizado), utilizando mezclas de harinas con alto contenido de fibra y proteína, tales como: harinas de trigo, garbanzo, coco, concentrado de proteína de soya, avena-quinoa-chía y masilla de cervecería.

Partiendo de la hipótesis de que dichas harinas podrían disminuir la remoción de agua del alimento y, en consecuencia, la absorción de aceite, a estos ingredientes se les determinó el análisis proximal, capacidad de retención de agua y aceite, perfil de viscosidad y distribución del tamaño de partículas, mismas que se compararon con un empanizador comercial.

Con base en los resultados obtenidos, se diseñó una formulación de empanizador y se aplicó a los nuggets, con el fin de probar su comportamiento durante el freído. Posteriormente, se determinó el contenido de grasa y humedad y se evaluó el perfil de textura y color del alimento. Finalmente, se determinó que los nuggets retuvieron mejor la humedad (67.6%) y que presentaron un menor porcentaje de grasa (4.5%) que el empanizador comercial.

Además, los nuggets freídos con el empanizador del CIAD mostraron características de textura y color esperadas para los productos fritos, incluso mejores que los que se cocinaron con el producto comercial. También reflejaron un mejor perfil nutricional, ya que este empanizador contiene menor porcentaje de lípidos y un mayor contenido de fibra dietaria (4.5%).

Gutiérrez Silva explicó que esta innovación tiene el potencial de posicionarse como un producto de utilidad en la industria de alimentos, al igualar los parámetros de textura y color de productos comerciales y aportar mayor cantidad de nutrientes benéficos para la salud. Además, puede utilizarse en la preparación de cualquier tipo de alimento frito, no solo en nuggets.

 

 

En el marco de los dieciséis días de acción por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, se celebró la presentación oficial del Diplomado Internacional “Violencias de género y prevención. Formación para la intervención social”.

El Diplomado es organizado por el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), en coordinación con el Gobierno del Estado de Sonora, a través del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Coecyt), y con el apoyo de la Universidad de Sonora (Unison)

El evento fue conducido por Aarón Fernando González Córdova, coordinador de Vinculación del CIAD, e inició con la intervención de Pablo Wong González, director general del Centro, quien agradeció los esfuerzos interinstitucionales para lograr que este proyecto fuera una realidad, además de reconocer que esta es una iniciativa que va más allá de proporcionar información y plantearse la formación teórica sobre el tema, ya que el objetivo central es capacitar y generar equipos de intervención comunitaria, en un interés genuino por aportar a la prevención de las violencias de género en el estado.

Por su parte, la coordinadora académica del Diplomado, Gilda Salazar Antúnez, investigadora del Programa de Estudios Socioambientales de Desarrollo Regional, hizo un recuento histórico del proceso y las barreras que los sectores sociales y académicos tuvieron que atravesar para lograr que la perspectiva de género fuera una visión fundamental en la vida social y el tema de las violencias se colocara en las esferas públicas y privadas. Además, presentó el objetivo del diplomado, el cual es formar, capacitar y concientizar, mediante elementos teóricos-conceptuales y el análisis de realidades vividas, sobre la producción de las violencias de género en las relaciones sociales, en el ámbito familiar y comunitario, así como sobre la producción de la violencia extrema: el feminicidio.

La titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia en contra de las Mujeres (Conavim), María Fabiola Alanís Sámano, también participó en el evento y en su intervención hizo énfasis en la importancia de la iniciativa, subrayando que permite visualizar las diferentes formas de violencias que forman parte de un continuo y que ha sido normalizadas en todo ámbito, pues están enraizadas en modelos culturales que se replican generacionalmente. Agregó que desde la Conavim se empeñan en formar parte de estrategias de prevención que modifiquen estructuras patriarcales y que creen mecanismos que promuevan la igualdad entre hombres y mujeres.

En representación de la Gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich Arellano, la titular de la Oficina del Ejecutivo, Natalia Rivera Grijalva, celebró la participación del Estado en el Diplomado, a través de la Secretaría de Economía, vía el Coecyt. Asimismo, destacó el valor social que genera este curso, y explicó que esto contribuye a enriquecer el debate en el diseño de políticas públicas. Al finalizar su intervención, declaró formalmente inaugurada la convocatoria al diplomado.

Durante el evento también compartieron sus opiniones sobre la importancia de este Diplomado Martha Patricia Castañeda Salgado, fundadora del Programa de Investigación Feminista del Centro de Investigaciones interdiscipinarias en Ciencias y humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México;  Esperanza Tuñón Pablos, fundadora de la revista Género y Medio Ambiente y profesora-investigadora de El Colegio de la Frontera Sur, y Amelia Iruretagoyena Quiroz, académica de la Unison y representante de la asociación civil Hermosillo: ¿Cómo vamos? Las expertas coincidieron en que el diplomado da un tratamiento especial a la prevención como una estrategia fundamental en la eliminación de las distintas formas de violencia.

Toda la información relacionada con la inscripción a este diplomado, así como su estructura académica, está disponible en el micrositio electrónico www.ciad.mx/diplomadogenero.

El estado de Hidalgo se conforma de 84 municipios divididos en 10 regiones para el desarrollo económico. En cuanto al volumen de producción agrícola, esta entidad se sitúa en el décimo tercer lugar nacional, destacándose los cultivos de alfalfa, pastos y praderas en verde, maíz de grano, avena forrajera, maguey y cebada.

En acuacultura, Hidalgo se sitúa en el segundo lugar nacional en la producción pesquera de estados sin litorales. A pesar de esto, este estado se enfrenta a problemáticas relacionadas con cambios socioeconómicos que se reflejan en la falta de tecnificación, comercialización, transformación y prevalencia de monopolios, lo que representa un área de oportunidad para implementar sistemas de producción, transformación y comercialización en el sector agroalimentario. Aunado a ello, el campo mexicano y, en particular, el valle del Mezquital en Hidalgo, han sufrido un rezago social, tecnológico y productivo, lo que ha repercutido, principalmente, en la pérdida de su cultura.

La región del valle del Mezquital se caracteriza por presentar fenómenos sociales que se relacionan con problemas como migración, pobreza, marginación, rezago educativo y falta de empleo. Una estrategia para conocer la realidad en que viven los campesinos es mediante un diálogo de saberes entre productores agrícolas, instituciones académicas e instituciones gubernamentales, con el fin de generar sinergias que conlleven a revalorar e innovar sus prácticas agrícolas, así como a incrementar su producción de manera sustentable. Lo anterior, permitiría establecer modelos, acciones o estrategias que contribuyan a solucionar el abandono del campo.

Con el objetivo de impulsar los sistemas de producción agrícola en el valle del Mezquital en Hidalgo, se realizarán foros y talleres científicos de manera virtual del 27 al 29 de enero de 2021. El evento es organizado por el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), a través del Centro de Investigación y Desarrollo en Agrobiotecnología Alimentaria (Cidea), en coordinación con la Universidad Tecnológica del Valle del Mezquital (UTVM), el Instituto Tecnológico Superior de Occidente del Estado de Hidalgo (ITSOEH), la Universidad Politécnica de Francisco I. Madero (UPFIM) y el Consejo de Ciencia, Tecnología e Innovación de Hidalgo (Citnova).

El encuentro se desarrollará en un esquema de cinco ejes temáticos: 1) Producción campesina y agrobiodiversidad, 2) Fortalecimiento de cadenas productivas, comercialización y organización de productores, 3) Remediación de suelos y agua para producción agrícola, 4) Propuesta de acciones, modelos o estrategias para el desarrollo sustentable y 5) Sistemas productivos y alimentarios.

Particularmente, el evento pretende vincular a la ciencia y los saberes tradicionales de la región para generar un intercambio de experiencias y complementar estrategias en la producción agrícola para el desarrollo integral y sustentable, así como fomentar la participación incluyente de los estudiantes de nivel medio superior y superior del valle del Mezquital, como portadores de conocimiento en sus comunidades en temas relacionados con la agricultura y el desarrollo territorial.

El comité organizador está integrado por Rosina Cabrera Ruiz, Doris Arianna Trinidad Leyva, Juan Pablo Pérez Camarillo, Sergio Erick García Barrón y Víctor Manuel González Mendoza (CIAD-Cidea), con la colaboración de Rubisel Téllez Reyes (UTVM), Flora María Cornejo Oviedo (ITSOEH), Alejandro Ventura Maza (UPFIM), Juan Salazar Morales (Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario 67), René Bautista Hernández, (Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario 179), Nadia Landero Valenzuela (Centro de Investigación en Química Aplicada) y Víctor Leonel Pérez López (Citnova).

El programa detallado del evento se compartirá próximamente a través de la página de Facebook “Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo”.

 

 

 

 

La Asociación Mexicana de Ingeniería y Biotecnología Alimentaria (AMIBA) invita a investigadores(as), profesionales, estudiantes y empresarios(as) a participar en el e-Congress of Food Biotechnology and Engineering (e-CFBE 2020).

Derivado de la contingencia sanitaria por el covid-19, este evento se llevará a cabo el 10 y 11 de diciembre de 2020 de forma virtual a través de la plataforma Teams Live, mediante registro previo.

El Congreso se realizará dentro del marco del LXVI aniversario de la Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y contará con la presencia de conferencistas de gran relevancia nacional e internacional en las áreas de ingeniería y biotecnología alimentaria, tanto del sector público como privado.

Entre los expositores confirmados se encuentran Francisco Romero (IATA-CSIC, Valencia, España), Arturo Duarte Sierra (Université Laval, Quebec, Canadá), Juan Daniel Rivaldi Chávez (Universidad Nacional de Asunción, Paraguay), Rui Miguel Martins Rodrigues (University of Minho, Braga, Portugal), Martin Rico Alvarado (Nutriart, Quebec, Canadá), Cecilia Castro López (Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, México) y Fabián Hernández Ángel (Grupo La Moderna®, México).

El Comité Organizador del e-CFBE 2020 está integrado por Romeo Rojas Molina (UANL), Guillermo Cristian Guadalupe Martínez Ávila (UANL), Julio César Tafolla Arellano (Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro), José Juan Buenrostro Figueroa y Emilio Ochoa Reyes (ambos de la Coordinación Regional en Delicias del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo).

Los investigadores del CIAD destacaron la importancia del evento, el cual nace de la inquietud de reconocer y divulgar el conocimiento en las áreas de ingeniería y biotecnología alimentaria que permita el desarrollo integral de la ciencia y la tecnología desde la ciencia básica hasta su aplicación.

El programa de actividades comprenderá conferencias y presentaciones orales para fomentar el intercambio y enriquecimiento del conocimiento entre estudiantes y profesionales. La información sobre el evento se actualizará a través de los canales oficiales de comunicación del CIAD, así como de la página oficial de la AMIBA en Facebook.

 

 

El estudio sobre prevalencia y los factores que ocasionan o protegen contra la obesidad a la comunidad yaqui de Sonora, le valió a Araceli Serna Gutiérrez, egresada del Doctorado en Ciencias del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), el primer lugar del Premio de Investigación en Salud 2019.

 

La investigadora fue galardonada con el premio Dr. José Miró Bella en el área de Salud pública, Salud ambiental e Investigación educativa, por el estudio en el que estimó el porcentaje de sobrepeso y obesidad, además de los factores relacionados con la dieta y la actividad física, además de los sociodemográficos, en la población adulta yaqui. La importancia de este análisis radica en que la obesidad es el principal factor de riesgo para el desarrollo de diabetes tipo 2 y de enfermedades cardiovasculares.

 

“Al obtener la prevalencia de sobrepeso y obesidad, así como los factores asociados a su desarrollo en esta comunidad indígena a través de una muestra representativa y un muestreo probabilístico, es posible extrapolar la información a la población adulta yaqui que habita en los ocho pueblos tradicionales. Es decir, podemos estimar el número de personas que presentan estas condiciones en todas las comunidades. Estos datos pueden ser la base para el diseño e implementación de programas de control y prevención de obesidad específicos para esta población”, explicó la investigadora.

 

Serna Gutiérrez, quien fue dirigida académicamente en su formación como doctora en ciencias por Julián Esparza Romero, profesor-investigador de la Coordinación de Nutrición del CIAD, compartió créditos en este estudio con su tutor, así como con Alejandro Arturo Castro Juárez, Martín Romero Martínez, Heliodoro Alemán Mateo, Rolando Díaz Zavala, Luis Quihui Cota, Gerardo Álvarez Hernández y Ana Cristina Gallegos Aguilar.

 

Tras recibir el reconocimiento por su trabajo, en el marco de la XXVII Reunión de Investigación en Salud, organizada por la Secretaría de Salud de Sonora, manifestó sentirse muy satisfecha, ya que este estudio se realizó con gran esfuerzo y cuidado por parte de un gran equipo de trabajo conformado por estudiantes de licenciatura, estudiantes de maestría, reconocidos investigadores y las auxiliares de salud en las comunidades yaquis. Agregó que también le es muy grato que esto ayude a visibilizar los problemas de salud en esta comunidad.

 

Por último, comentó que su formación académica en el CIAD ha sido clave para su actual desempeño laboral. “Estudié la maestría en el CIAD, lo cual me ayudó a colocarme como profesora-investigadora del Instituto Tecnológico de Sonora. Luego de unos años y consciente de que tenía áreas de oportunidad que debía mejorar, tomé la decisión de volver al Centro a realizar mis estudios de doctorado, considerando, desde un inicio, como asesor al Dr. Esparza Romero. Hoy puedo decir que haber estudiado en el CIAD fue de las mejores decisiones que he tomado”, concluyó.

Ana María Morales Burgos, egresada del Doctorado en Ciencias del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), obtuvo el segundo lugar del Premio Dr. Gastón Madrid Sánchez, que se entrega en el marco de la convocatoria de los Premios de Investigación en Salud 2019 (Sonora, México).

El trabajo que desarrolló bajo la dirección académica de su tutora, Elizabeth Carvajal Millán, usó un compuesto extraído de la cascarilla de maíz, el cual fue utilizado para formar pequeñas cápsulas en forma de esferas que contienen insulina. El objetivo del proyecto es que estas esferas pudieran tomarse vía oral para contribuir al tratamiento de la diabetes tipo I.

Al administrar las cápsulas en ratas diabéticas, el equipo de investigación encontró que, efectivamente, estas fueron capaces de transportar la insulina y liberarla en el colon, parte final del intestino grueso, donde pasó a la sangre y pudo surtir efecto, provocando una disminución del nivel de azúcar en sangre. Además de tener esta cualidad, se encontró que, tras suministrar durante cuatro días las esferas, la degradación de estas en el colon promovió la formación de compuestos benéficos para la salud humana y el crecimiento de bacterias deseables.

Morales Burgos explicó que, si bien hay diversos sistemas que son estudiados para la administración de insulina oral, una de las principales contribuciones científicas de su investigación radica en el hallazgo de que las microesferas acarrean la hormona hasta el colon, es decir, no se degradan al pasar por las condiciones de proteólisis y pH ácido del estómago e intestino delgado. Asimismo, este es un sistema activado por la microbiota, es decir, son los propios microorganismos específicos del colon los que pueden degradar las esferas y liberar la insulina, la cual se mantiene activa y puede ejercer su acción, a la vez que tienen el beneficio de estimular la producción de ácidos grasos de cadena corta y bacterias benéficas en colon. 

El reconocimiento a su trabajo, titulado “Desarrollo de matrices de arabinoxilanos ferulados como sistemas para la liberación controlada de insulina”, le fue entregado el pasado jueves 26 de noviembre, en el marco de la XXVII Reunión de Investigación en Salud, organizada por la Secretaría de Salud de Sonora, ocasión en la que la académico manifestó una gran satisfacción a nivel personal y profesional, al ver que su labor de investigación es reconocida y al tener la oportunidad de compartir con la sociedad mexicana el quehacer que se realiza en los centros de investigación nacionales.

Actualmente Morales Burgos se desempeña como profesora investigadora en la Facultad de Ciencias Químico Biológicas de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Agregó que su formación académica en el CIAD ha sido parte fundamental de su preparación profesional, en la cual adquirió conocimientos científicos y tecnológicos para poder desarrollar la línea de investigación que ha iniciado en su actual posición laboral. Además, añadió que en el CIAD aprendió a valorar la importancia del trabajo en equipo.

Por último, agradeció la oportunidad de compartir la distinción recibida con su directora de tesis, los miembros de su comité de tesis, Agustín Rascón Chu, Jaime Lizardi Mendoza, Yolanda López Franco, Valérie Micard y Norberto Sotelo Cruz, finado recientemente, así como con los colaboradores del proyecto, Marcel Martínez Porchas y Rafael Canett Romero.

 

 

 

Con el objetivo de impulsar la actividad del sector productivo de la industria de alimentos de Sinaloa, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la Secretaría de Economía del Gobierno del Estado de Sinaloa firmaron un convenio de colaboración.

En dicho compromiso se establece la coordinación, colaboración y cooperación entre la Secretaría de Economía de Sinaloa y el CIAD para el proceso de asesoría y capacitación de la declaración nutrimental de productos alimenticios de empresas sinaloenses, con el propósito de promocionar de su posicionamiento en las cadenas comerciales tanto nacionales como extranjeras.

 

Fue el pasado 24 de noviembre cuando Javier Lizárraga Mercado, titular de la Secretaría de Economía de Sinaloa, y María Dolores Muy Rangel, coordinadora de la Coordinación Regional del CIAD en Culiacán, signaron el acuerdo a través del cual el Centro brindará asesoría a empresas, a las que se les capacitará para la adecuación o elaboración de la declaración nutrimental y para el análisis de componentes críticos en los alimentos o bebidas no alcohólicas de acuerdo a la modificación de la Norma Oficial Mexicana NOM-051SCFI/SSA1-2010.

Asimismo, a través de este pacto de colaboración se formalizó un subsidio del cincuenta por ciento para que las empresas puedan actualizar o elaborar la declaración nutrimental de sus productos alimenticios, de acuerdo con las nuevas disposiciones federales.

Muy Rangel comentó que, con este tipo de alianzas, se busca ofrecer los servicios de composición analítica de sus productos, con el fin de fortalecer el posicionamiento de las empresas sinaloenses del sector alimentos en las diferentes cadenas comerciales nacionales y extranjeras.

Agregó que el CIAD refrenda su misión institucional de apoyar para que los productos lleguen a nuevos mercados y generen confianza al consumidor, ya que los consumidores hoy en día buscan más información de los alimentos que adquieren, y la modificación a la NOM-051 ofrece dichos datos de forma clara.

En el evento también participaron Hilde Salgado Pauwell, subsecretaria de Fomento Económico de Sinaloa; Blanca Cristina Plata, directora de MiPyMes; Juan Carlos Duarte, jefe del Departamento de Servicios de las MiPyMes, y Libia Limón Castro, enlace de Vinculación de la Coordinación Regional del CIAD en Culiacán.

Por parte del CIAD, este compromiso de apoyo está respaldado por la experiencia de los investigadores(as) María Dolores Muy, Basilio Heredia y Adriana Sañudo, Verónica Pérez, Eduardo Sánchez, Rosabel Vélez, Célida Martínez, Rosalba Contreras y Werner Rubio.

Colaboración de Libia Limón Castro, enlace de vinculación de la Coordinación Regional del CIAD en Culiacán.