Notas

En el marco del Día del Niño, la edición de abril de Sábados en la Ciencia abordará uno de los temas más atractivos para niños y grandes: la robótica.

El auditorio de la Unidad de Transferencia de la Innovación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) será sede del taller “Robótica para vivir mejor”.

El responsable de impartir la charla será el Dr. Wenceslao Verdugo Rojas, quien es experto en matemáticas, robótica y educación, además de ser director de la escuela sonrobots.com.

Los niños y niñas que asistan tendrán la oportunidad de armar distintos minibots, que podrán elaborar a partir de artículos que todos tenemos en nuestra casa, como cepillos de dientes, discos compactos, vasos, pilas, etcétera, que funcionarán con minimotores accesibles para cualquier persona, los cuales se les prestarán en la sesión.

Habrá premios y sorpresas para los pequeños que tengan un desempeño sobresaliente en las diferentes actividades. Recuerde que es muy importante que los niños que participen en los eventos de Sábados en la Ciencia estén siempre acompañados por una persona adulta.

La cita es a las 10:00 horas del sábado 21 de abril. Si quiere reservar su lugar, ya que hay cupo limitado, debe hacerlo en el formulario electrónico bit.ly/2H5lIRP, que también se encuentra disponible en la página de Facebook “Sábados en la Ciencia Noroeste”. Para los niños que no cuenten con medio de transporte, habrá un camión del CIAD en la plaza de los 100 Años, que saldrá a las 9:30 a.m. hacia las instalaciones del Centro.

Sábados en la Ciencia es un programa de divulgación científica dirigido al público infantil que mensualmente realizan el CIAD, la Unison, “La Burbuja”, Museo del Niño, y el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (COECYT).

Con la finalidad de consolidar los avances y establecer elementos que fortalezcan el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología para encaminar a México hacia una economía basada en el conocimiento, el pasado 5 de abril el Ejecutivo Federal envió a la Cámara de Senadores una iniciativa de reforma a la Ley de Ciencia y Tecnología.

Uno de los principales propósitos de esta iniciativa es garantizar un diseño institucional que provea de mecanismos de coordinación y colaboración entre los sectores público, privado y académico para establecer, desarrollar y evaluar la política pública de ciencia, tecnología e innovación en una visión a largo plazo con duración de veinte a treinta años.

Las principales metas a lograr son fortalecer el diseño institucional del sistema nacional de ciencia y tecnología, del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT), así como crear el Consejo de Asesores Científicos y Tecnológicos de la Presidencia.

Asimismo, se pretende mejorar el diseño de los instrumentos de financiamiento a la ciencia, tecnología e innovación, ampliar la estrategia de Ciencia Abierta y fortalecer a los Centros Públicos de Investigación.

El futuro del Conacyt

Con referencia al Conacyt, la iniciativa prevé que este se mantenga como un organismo descentralizado no sectorizado de la administración pública federal, que continuará como responsable de coordinar las políticas públicas del gobierno federal en materia de ciencia, tecnología e innovación y que su director general sea nombrado por el presidente de la república, siempre y cuando cumpla con un conjunto de requisitos sustantivos para acceder al cargo.

Además, la iniciativa establece que el presupuesto consolidado en ciencia, tecnología e innovación debe ser congruente con los objetivos y metas de la visión de largo plazo, fortalece la operación del Comité Intersecretarial de Presupuesto y prevé la reestructuración y simplificación de la organización y funcionamiento de los fondos de ciencia y tecnología para facilitar y hacer más eficiente su administración.

Analizan propuestas

En seguimiento a esta iniciativa, el 12 de abril las autoridades encargadas de fomentar el desarrollo de la ciencia, tecnología e innovación del país se reunieron para analizar las reformas enviadas por el ejecutivo federal.

Durante este evento, el Dr. Enrique Cabrero Mendoza, Director General del Conacyt, comentó que las reformas presentadas por el presidente Enrique Peña Nieto buscan el fortalecimiento del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología, así como de las estructuras del Conacyt y del FCCyT.

Por su parte, el Dr. José Franco López, Coordinador General del FCCyT, detalló que durante los últimos años los avances en ciencia, tecnología e innovación han sido importantes, por lo cual se debe trabajar para consolidarlos con el apoyo del Ejecutivo.

El Dr. Elías Micha Zaga, Coordinador de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Presidencia de la República, resaltó que el poder legislativo se ha destacado por el apoyo brindado a los temas relacionados con la ciencia, tecnología e innovación del país; además, enfatizó que para el Presidente estos representan un elemento central de la política pública nacional.

Por último, el Senador Juan Carlos Romero Hicks, Secretario de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado, propuso crear grupos de trabajo para analizar todas las propuestas, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados.

Beatriz Olivia Camarena Gómez y Margarita Peralta Quiñonez

Sin duda, una expresión más de la problemática ambiental contemporánea es la crisis del agua, que, como parte de esta, también es global y compleja, y en la que prevalecen prácticas antropogénicas en su origen y desarrollo.

Recientemente, en el Foro Económico Mundial (World Economic Forum, WEF, 2017) se reconoció la crisis mundial del agua como uno de los tres primeros problemas globales, junto al cambio climático y el terrorismo. La escasez de agua dulce se torna cada vez más alarmante: Mekonnen y Hoekstra (2016: 3) estimaron “que el 66% de los habitantes del mundo –cuatro mil millones de personas– vive sin acceso suficiente a agua fresca durante, al menos, un mes en el año”. Además, los autores reconocen que el problema de escasez ha estado presente por años en grandes zonas de agricultura de regadío significativa y que, también, por años, el consumo humano del vital líquido se ha mantenido superior a los recursos disponibles.

Los pronósticos no son nada halagüeños y trascienden a los ámbitos social, económico y político.

En el documento, publicado por Science Advances, los autores plantean que el problema de escasez de agua trastoca los asentamientos humanos y que, de continuar el contexto actual de cambio climático, en el 2030 casi la mitad de la población mundial vivirá en áreas de estrés hídrico, incluidos entre 75 y 250 millones de personas de África; tal escasez en áreas áridas o semiáridas provocará el desplazamiento de entre 24 y 700 millones de personas.

Las consecuencias económicas de la problemática socioambiental no se harán esperar: malas cosechas, baja disponibilidad de alimentos, biodiversidad del medio ambiente afectada y escasa viabilidad de negocios. Ello contribuirá a desencadenar otros conflictos y crisis económicas y políticas por el acceso al uso y manejo del cada vez más escaso recurso: la disputa por el agua será causal de más conflictos bélicos en distintas regiones del planeta, “las próximas guerras no serán ya por el petróleo, sino por el recurso agua” (Shiva, 2006).

El agua constituye, entonces, un recurso multifuncional clave para una diversidad de usos: recreación y diversión, transporte, higiene, generación de energía y producción de alimentos, de tal manera que asegurar su acceso se convierte en bienestar social al fortalecer los procesos de producción y de seguridad alimentaria. Por el contrario, el mal uso y manejo del recurso se traduce en contaminación de los ecosistemas, enfermedades, pobreza, desigualdad e inseguridad alimentaria; factores que afectan el ciclo natural del agua y reproducen el círculo vicioso de escasez del vital líquido, con todas las consecuencias económicas y sociales ya descritas.

Para sensibilizar, concienciar y llamar la atención sobre tal problemática ambiental y acelerar las iniciativas encaminadas a hacer frente a los desafíos relativos a los recursos hídricos, el pasado 22 de marzo (Día Mundial del Agua) la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas proclamó el período 2018-2028 Decenio Internacional para la Acción «Agua para el Desarrollo Sostenible» (ONU, 2018). El decenio inicia y concluye precisamente en ese día conmemorativo, el 22 de marzo. Si bien son múltiples las acciones por hacer en atención a un problema tan complejo, como ha señalado el propio organismo internacional, el marcar en su agenda el día mundial del agua tiene el propósito de “…sensibilizar a las sociedades de que existe un problema sin resolver, un asunto importante y pendiente que atender para que, a través de esa sensibilización, los gobiernos y los estados actúen y tomen medidas o para que los ciudadanos así lo exijan a sus representantes” (ONU, 2018).

Esta nota invita a reflexionar sobre nuestra actuación cotidiana respecto a la crisis actual del vital líquido, a revisar las prácticas de consumo implicadas en nuestro diario vivir que contribuyen a su escases y a generar mayor contaminación, a pensar en la conexión que tiene la crisis del agua con los procesos de variación de la temperatura y otras crisis socioambientales (conflictos bélicos, migración social y escases de alimentos y su incremento de costos), a revisar nuestra particular relación con el entorno natural, social y humano al satisfacer nuestras necesidades y a pensar en cómo y por qué contribuimos a la crisis de escasez del vital líquido, en cómo podemos cambiar el estilo de vida que hemos privilegiado y nuestras prácticas de producción y consumo de alimentos.

Ello implica considerar también el papel que jugamos como ciudadanos informados, comprometidos con esa posibilidad de actuar como promotores y vigilantes de procesos de organización social que faciliten exigir a las instancias institucionales correspondientes su actuación en la atención de la crisis del agua y otras importantes crisis socioambientales que están presentes en nuestro diario vivir.

Foro Económico Mundial (WEF): Reporte de Riesgos Globales 2017.

Mekonnenand, Mesfin M. y Arjen Y. Hoekstra. “Four billion people facing severe water scarcity”. Science Advances, 12 febrero 2016: vol. 2, no. 2, e1500323 DOI: 10.1126/sciadv.1500323. http://advances.sciencemag.org/content/2/2/e1500323.

ONU (2018). Decenio Internacional para la Acción «Agua para el Desarrollo Sostenible», 2018-2028. http://www.un.org/es/events/waterdecade/.

Shiva, Vandana (17 de junio de 2006). “La guerra por los recursos naturales”. El universal. http://archivo.eluniversal.com.mx/nacion/139530.html.

 

Con el fin de intercambiar conocimiento sobre prácticas agroecológicas y sustentables para la soberanía alimentaria, el Grupo de Investigación-Acción Participativa (GIAP) Sonora, realizó una misión tecnológica al rancho “Los Paredones” en el municipio de Banámichi.

El GIAP Sonora está integrado por familias rurales del Pueblo de Álamos, Sonora, y por María del Carmen Hernández Moreno y Araceli del Carmen Andablo Reyes, académicas del Laboratorio de Innovación Rural del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

Esta actividad se realizó el pasado 20 de marzo, en el marco del proyecto “Prototipos Regionales para la Seguridad, la Soberanía Alimentaria y el Combate a la Pobreza” de la Red-Conacyt Gestión Territorial del Desarrollo Rural. Al encuentro asistieron mujeres productoras de hortalizas y frutales de vivero y de traspatio, así como alumnos de la telesecundaria de Pueblo de Álamos.

La familia anfitriona del rancho ofreció un recorrido para presentar las ecotecnias adoptadas para el desarrollo de su vida cotidiana en dicho lugar, que incluyen fresquera, bicibomba, estufas solares, de aserrín, horno de leña y técnicas de conservación de granos.

También se presentó el uso de un baño seco compostero y otras técnicas de elaboración de abonos orgánicos para enriquecer los suelos en sus áreas de cultivo de hortalizas y frutales.

La visita finalizó en la casa de la familia, la cual está elaborada con una técnica de construcción ancestral egipcia a base de tierra, que se adecua a las condiciones climáticas de la región, brindando un espacio fresco en verano y cálido en invierno.

Durante el recorrido las mujeres tuvieron oportunidad de compartir su experiencia sobre la producción y manejo de abonos orgánicos, así como sobre la germinación de especies nativas de chiltepín y mezquite.

Por su parte, los estudiantes de telesecundaria se llevaron la experiencia de conocer una forma alternativa de vida en armonía con la naturaleza que podría facilitar y complementar las actividades domésticas y productivas en sus ranchos ganaderos.

En un futuro próximo, el rancho Los Paredones visitará Pueblo de Álamos para asistir al Tercer Taller de Cromatografía de Tierras organizado por el GIAP-Sonora.

Investigadores del Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria (LANIIA) del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) impartieron un diplomado a estudiantes de la Universidad de Panamá, República de Panamá.

Durante los días del 19 al 29 de marzo de 2018, Nohelia Castro del Campo y Cristóbal Chaidez Quiroz, del LANIIA-CIAD, junto con el Dr. Charles Gerba, de la Universidad de Arizona, ofrecieron el taller Mecanismos de Transmisión de Microrganismos Patógenos en el Ambiente a alumnos del programa de maestría en Microbiología Ambiental de la Facultad de Microbiología Experimental y Aplicada.

Al diplomado, que tuvo una duración de setenta horas y sirvió como parte de la formación académica de los estudiantes, también asistieron empresas del ramo de alimentos y de tratamiento de agua de consumo.

Durante la estadía en la Universidad de Panamá, los investigadores del LANIIA-CIAD interactuaron con estudiantes y académicos de la mencionada facultad, particularmente con el Dr. Alex Martínez, Coordinador del diplomado y del programa de Maestría.

En este acercamiento se establecieron acuerdos para la realización conjunta de proyectos de investigación, participación en cursos a través de visitas de profesores de ambas instituciones y formación de investigadores y estudiantes a través de la codirección de tesis de estudiantes de posgrado.

Los investigadores del LANIIA-CIAD coincidieron en que esta visita a la Universidad de Panamá fue muy enriquecedora, ya que se sentaron las bases para futuras colaboraciones.

Además, constataron la necesidad de “culturizar” la inocuidad de los alimentos en todos los países de Latinoamérica, incluyendo México. En ese sentido, Chaidez Quiroz comentó que la experiencia de más de 17 años de trabajo del LANIIA–CIAD ha permitido ser agente de cambio a través de la transferencia de conocimiento para fortalecer grupos de investigación en Microbiología Ambiental y de Alimentos en instituciones de educación superior locales, nacionales e internacionales. 

¿Sabía usted que la obesidad en los niños los vuelve propensos de padecer hígado graso? Esta enfermedad no presenta signos ni síntomas, pero puede evolucionar hasta convertirse en cirrosis y cáncer hepático.

Un proyecto del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) invita a los padres y madres de Hermosillo, Sonora, a acercarse a esta institución para monitorear gratuitamente el estado de salud de sus hijos e hijas con sobrepeso.

El proyecto Diagnóstico Oportuno de Hígado Graso no Alcohólico en Niños de Edad Escolar tiene como fin detectar a tiempo la presencia de grasa a nivel hígado (esteatosis hepática). Esta enfermedad no presenta síntomas ni signos, por ello es difícil de detectar.

Dicho padecimiento inicia con una acumulación de grasa a nivel de hígado; de no atenderse, puede progresar hacia etapas más complicadas como esteatohepatitis, fibrosis, cirrosis y, finalmente, cáncer hepático.

El equipo de investigación coordinado por Martha Nydia Balllesteros, académica de la Coordinación de Nutrición del CIAD, es el responsable de este proyecto, el cual realizará una serie de análisis clínicos completamente gratuitos para los infantes participantes en este estudio.

De acuerdo a cada caso particular, se evaluará su composición corporal, estado nutricional, perfil de lípidos y presión arterial y se realizará un ultrasonido hepático. Con el propósito de incentivar la participación, el CIAD facilitará la transportación para adultos y menores.

Ballesteros Vásquez subrayó que esta enfermedad no es diagnosticada de forma rutinaria en la atención médica de primer nivel, por lo cual los tutelares de infantes con sobrepeso deben revisar su estado de salud.

Por último, agregó que la participación de la ciudadanía en este proyecto es importante, ya que generará información científica acerca de la población infantil hermosillense, lo cual servirá como referencia para futuros proyectos o políticas públicas de salud.

Si tiene interés en participar, puede enviar un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., llamar al teléfono (662) 289 2400, ext. 286, al celular (662) 428 1480 o contactarse a través de la página de Facebook “Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo”.

La salud mental, que consiste en nuestro bienestar emocional, psíquico y social, afecta la forma en cómo sentimos y lidiamos con los problemas de la vida. Nuestro estado emocional está regulado por sustancias químicas conocidas como neurotransmisores, los cuales son producidos naturalmente en varias partes de nuestro cuerpo y viajan por el torrente sanguíneo hasta el cerebro; su principal función es transmitir información de una neurona a otra.

Uno de los neurotransmisores más importantes es la serotonina. Los niveles bajos de este producen alteraciones en la conducta como depresión, problemas de control de ira, desórdenes obsesivos-compulsivos, problemas para dormir y, en casos extremos, pueden conducir al suicidio.

Los antidepresivos de uso común, conocidos como SSRI (Inhibidor Selectivo de la Recaptación de Serotonina), inhiben los receptores de serotonina para evitar que esta disminuya y no cumpla su función de control de ánimo en el cerebro.

El primer medicamento conocido con estas características fue la fluoxetina o Prozac (su primer nombre comercial). Este se usa para tratar trastornos depresivos, desórdenes obsesivos-compulsivos, bulimia nerviosa, etc.

Otro neurotransmisor importante es el ácido gamma amino-butírico, también conocido como GABA, el cual inhibe otros neurotransmisores que provocan ansiedad y, en consecuencia, ayuda a mantener un estado relajado. Algunos calmantes como el diazepam (conocido por su nombre comercial Valium) incrementan los efectos del GABA.

Cuando una persona bajo tratamiento psicológico ha consumido medicamentos por mucho tiempo puede presentar reacciones adversas y desarrollar resistencia o dependencia. Por ello, se han buscado tratamientos alternativos a la medicina psiquiátrica convencional para regular a los neurotransmisores, y resulta que el vínculo entre los microorganismos del sistema digestivo y el cerebro puede ser la clave.

La flora intestinal y la felicidad

El cuerpo humano alberga billones de microbios; la mayoría no causa ningún daño y subsisten en armonía con nosotros. Por ejemplo, los microorganismos residentes en nuestro tracto gastrointestinal son necesarios para una digestión y nutrición adecuadas. Asimismo, se ha descubierto que los microbios secretan neurotransmisores, como la serotonina, el GABA y las catecolaminas (que funcionan de manera similar a la serotonina), entre otros.

Un estudio realizado en el Instituto Farncombe de Salud Digestiva Familiar en Canadá, demostró que ratones con ansiedad, depresión y respuesta anormal al estrés presentaron baja diversidad en la composición microbiana intestinal. Estas alteraciones conductuales pudieron ser transferidas a ratones sanos a través de un trasplante fecal.

Si en nuestro intestino hay poca diversidad microbiana es probable que se padezca de depresión y otros desordenes anímicos. La buena noticia es que en el intestino existen bacterias que funcionan como antidepresivos. Especialmente algunas especies de bacterias de los géneros Lactobacillus y Bifidobacterium pueden provocar que los organismos presenten menos depresión y ansiedad en experimentos con animales modelo. Lo anterior fue determinante para desarrollar los “psicobióticos”, los cuales tienen el potencial de ser usados como tratamiento psicológico.

Una alternativa alentadora

Se han realizado pruebas para saber si los psicobióticos funcionan mejor como probiótico o como prebiótico. Los probióticos son microorganismos vivos que confieren un beneficio a la salud cuando se administran en cantidades adecuadas, mientras que los prebióticos son ingredientes fermentados selectivamente que dan lugar a cambios en la composición de la flora gastrointestinal, generando beneficios para la salud.

Los psicobióticos administrados como probiótico no funcionan bien, pero su uso como prebiótico es alentador. Se ha logrado la influencia en los neurotransmisores de ratones con efecto en el comportamiento a través de su alimentación. En humanos se ha podido modular positivamente el ánimo y la ansiedad a través de pre y probióticos, pero en pacientes depresivos aún no hay estudios publicados.

El uso de probióticos para el tratamiento psiquiátrico es una alternativa alentadora, aunque todavía experimental. A pesar de los avances en la caracterización de las relaciones intestino-cerebro, aún falta mucho por conocer.

El sueño de consumir chocolate con efecto psicobiótico para evitar la depresión sigue sin ser corroborado científicamente.

Esta es una colaboración de Georgina Valdez Varela, quien trabaja con genómica microbiana, principalmente en el estudio de los genes esenciales obligatorios de bacterias de la familia Vibrionaceae. Cursó sus estudios de Maestría en el posgrado en Ciencias del CIAD, en la Coordinación Regional Mazatlán.

Este artículo fue supervisado por la Dra. Beatriz Yáñez Rivera y el Dr. Francisco Neptalí Morales Serna, profesores del CIAD Mazatlán

Fuente original: bit.ly/2I9ki5x.

Con el lema “25 años fortaleciendo la investigación en salud en Sonora”, del 21 al 23 de marzo se celebró en las instalaciones del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), en Hermosillo, Sonora, la vigésimo quinta edición de la Reunión de Investigación en Salud.

Este es un evento que anualmente organiza el Gobierno del Estado de Sonora, en colaboración con casi treinta instituciones académicas y de investigación de la entidad, que colaboran en el marco de la Comisión Estatal Interinstitucional para la Formación y Capacitación de Recursos Humanos e Investigación en Salud (CEIFCRHIS).

Con sede en el auditorio “Dr. Inocencio Higuera Ciapara” del CIAD, en la ceremonia de inauguración estuvieron presentes Pablo Wong González, director general de este Centro; Mónica López Morales, del Instituto Mexicano del Seguro Social; José Joaquín Reyes Villanueva, director general de la Universidad Durango Santander; Salvador Valle Gámez, rector de la Universidad La Salle Noroeste, y María del Carmen Candia Plata, titular de la Dirección General de Enseñanza y Calidad de los Servicios de Salud en Sonora.

Acto seguido, Valle Gámez procedió a impartir la conferencia magistral “Innovación: no programar el futuro y admirar el porvenir”, para dar paso al simposio “25 años de impacto de las instituciones educativas en investigación en salud”, en el que, además del titular del CIAD, participaron Enrique Velázquez Contreras, rector de la Universidad de Sonora; Gabriela Grijalva Monteverde, rectora de El Colegio de Sonora, y Javier José Vales García, rector del Instituto Tecnológico de Sonora.

Asimismo, alumnos de la Universidad de Navojoa, la Universidad La Salle, la Universidad Durango Santander y la Universidad Vizcaya de las América, realizaron una muestra gastronómica de alimentos funcionales y nutracéuticos en la Coordinación de Programas Académicos del CIAD.

La jornada del jueves inició con la Feria de la Salud, encuentro en el que personal del IMSS, ISSSTESON, ISSSTE, DIF SONORA y la universidad Unilíder ofrecieron información sobre prevención y atención de enfermedades.

Este evento fue sucedido por el foro “Sistemas de Salud”, en el que participaron Guadalupe Navarro Villegas, directora de la Escuela de Medicina de la Universidad Durango Santander; Víctor Burgos Fuentes, director de Ciencias de la Salud de la Universidad del Valle de México; Cinthia Pérez Fonseca, coordinadora de Calidad del Hospital General de Zona No. 14 del IMSS, y Sergio Tena Figueroa, ex director de Calidad en la Dirección General de Enseñanza y Calidad de la Secretaría de Salud Pública de Sonora.

Dentro de las actividades del último día destacó la conferencia magistral “No podemos solos contra las enfermedades crónicas. Experiencias de meta salud diabetes”, dictada por Catalina Denman Champion, investigadora del Centro de Estudios en Salud y Sociedad de El Colegio de Sonora.

Después de esta plática se llevó a cabo el simposio “Solos no podemos contra las enfermedades”, que tuvo la asistencia de Gerardo Álvarez Hernández, director general de Promoción a la Salud y Prevención de Enfermedades de la Secretaría de Salud de Sonora; Rolando Díaz Zavala, coordinador de la licenciatura en Ciencias Nutricionales de la Universidad de Sonora; María Isabel Ortega Vélez, investigadora del CIAD, y María Soledad Rodríguez Verdugo, coordinadora de enseñanza en la Dirección General de Salud Mental y Adicciones de la Secretaría de Salud.

Este último evento fue moderado por Julián Esparza Romero, académico del CIAD, quien, junto con su equipo de investigación, fue distinguido en el marco de este evento con el Premio Dr. José Miró Abella en el área de Salud Pública, por su estudio sobre prevención de diabetes en adultos yaquis de Hermosillo, Sonora, con riesgo de diabetes.

Durante el desarrollo de la Reunión de Investigación en Salud también se realizaron diferentes talleres sobre metodología de investigación y se presentaron carteles en las categorías de pregrado y posgrado, además de exposiciones orales.

Una investigación dirigida por el Dr. Julián Esparza Romero obtuvo el primer lugar del Premio Dr. José Miró Abella en el área de Salud Pública, por su estudio sobre prevención de diabetes en adultos yaquis de Hermosillo, Sonora, con riesgo de diabetes.

Dicha distinción fue otorgada en el marco del Premio de Investigación en Salud en Sonora 2017, en la categoría de posgrado, por el trabajo de tesis de Berenice Chávez Ortiz para conseguir el título de maestra en Ciencias de la Salud por la Universidad de Sonora.

El estudio reconocido fue “Efecto de un programa de prevención sobre parámetros de obesidad, bioquímicos y actividad física en adultos yaquis de Hermosillo, Sonora, con riesgo de diabetes”.

De acuerdo a Esparza Romero, investigador de la Coordinación de Nutrición del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), este fue un proyecto de tipo traslacional, en el que se adaptó un programa de prevención de diabetes diseñado en Estados Unidos, para aplicarlo en la comunidad yaqui hermosillense.

La intervención inició con un acercamiento del equipo de investigación con habitantes de colonias de la capital sonorense, donde hay asentamientos de esta población indígena, como El Coloso Alto y Bajo, La Matanza, El Ranchito, La Hacienda de la Flor y Las Pilas, con el propósito de convocar a participar en el proyecto.

A las personas interesadas se les aplicaron cuestionarios sobre hábitos alimenticios y de actividad física y se les realizaron mediciones antropométricas y exámenes bioquímicos, en los que se detectó un perfil promedio que los hacía propensos a la diabetes.

Durante seis meses los voluntarios participaron en un programa intensivo de cambio de estilo de vida para fomentar una correcta alimentación y realizar ejercicio regularmente, como medidas que disminuyen los factores de riesgo para desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares.

En ese sentido, el doctor en epidemiología de la Unidad de Investigación en Diabetes del CIAD señaló que, a través de esta intervención, se logró disminuir el peso corporal de manera importante en los participantes y, como consecuencia de esto, se mejoraron los niveles de glucosa en sangre, indicadores positivos para su estado de salud.

El investigador del CIAD explicó que proyectos similares realizados previamente en Estados Unidos, China, India y Finlandia han demostrado que la disminución de peso en una persona reduce las probabilidades de que esta padezca las enfermedades anteriormente descritas.

Por último, el académico comentó que actualmente se trabaja en un estudio similar, pero de mayor envergadura poblacional, en la comunidad yaqui del sur de Sonora.

El premio fue entregado en la XXV Reunión de Investigación en Salud “25 años fortaleciendo la investigación en Salud”, el pasado 20 de marzo en el Auditorio Cívico del Estado, en Hermosillo, Sonora.

En este proyecto también participaron la maestra en ciencias Ana Cristina Gallegos Aguilar, el doctor Rolando Giovanni Díaz Zavala y la química bióloga Brenda Aracelis Venancio Valente.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) convoca, a quienes se dediquen profesionalmente a la gestión de calidad e inocuidad en la cadena productiva de pescados y mariscos, a participar en una semana de actualización de cursos teórico-prácticos.

En este ciclo de cursos se abordarán los temas: Procedimientos de Control Sanitario, el Sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP, por sus siglas en inglés) y el Impacto de la Nueva Ley de Inocuidad Alimentaria de los Estados Unidos (FSMA) para Exportadores Mexicanos.

Como parte del contenido se estudiarán los requerimientos y disposiciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) en materia de inocuidad.

Cabe destacar que el curso HACCP para pescados y mariscos está reconocido y avalado por la AFDO/HACCP Alliance (Asociación de Oficiales de Alimentos y Medicamentos / Alianza Nacional de HACCP para Pescados y Mariscos), las cuales emitirán un certificado con validez ante la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en ingles).

Esta capacitación cubre los puntos descritos en la regulación HACCP para productos pesqueros (21 CFR 123) y la Guía de Peligros y Controles de la FDA, conforme a la última versión publicada y actualizada en mayo de 2017.

Por su parte, el curso “Procedimientos de Control Sanitario” garantiza el cumplimiento de buenas prácticas de higiene en el procesado de alimentos. Estas son un requisito indispensable para el desarrollo del Plan HACCP para dicha industria.

En esta capacitación se brinda apoyo para desarrollar e implementar estos procedimientos de acuerdo a la legislación de la FDA, sin descuidar la normativa nacional. De tal manera, se identifican los elementos de las buenas prácticas de higiene que requieren ser monitoreados, su frecuencia y los registros necesarios.

Los procesadores de pescados y productos marinos requieren contar con el sistema HACCP implementado para poder exportar a Estados Unidos. Con este curso, los responsables de desarrollar e implementar dicho sistema podrán adquirir el reconocimiento legal necesario para elaborarlo e implementarlo, por lo que pueden fungir como signatarios.

La Dra. Lorena Noriega Orozco, profesora investigadora del CIAD e instructora reconocida por la AFDO, es quien organiza estos talleres, que se celebrarán del 23 al 27 de abril de 2017 en las instalaciones del Centro en Hermosillo, Sonora.

Puede consultar el temario completo en el siguiente enlace electrónico: bit.ly/2GddlSW. Para solicitar mayor información y reservar su lugar, puede enviar un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamar al teléfono (662) 289 2400, extensiones 325 o 248.

Mobile Menu