Notas

 

Con la finalidad de fomentar la investigación científica en el área de la salud en el estado, se invita a los profesionales de las instituciones de salud de los sectores público y privado, así como a investigadores, profesores y estudiantes de las instituciones de educación técnica y superior y a quienes integran los colegios y sociedades afines, a participar en la Convocatoria a los Premios de Investigación en Salud 2017.

Participan los trabajos de investigación realizados y concluidos en el estado de Sonora durante el año 2017 en las categorías de Pregrado y Posgrado, en las áreas Biomedicina y Química (Premio Dr. Gastón Madrid Sánchez), Salud Pública, Salud Ambiental e Investigación Educativa (Premio Dr. José Miró Abella), Medicina Clínica (Premio Dr. Ernesto Ramos Bours) y Enfermería, Asistencia Social y Trabajo Social (Premio Enf. Beatriz López Soto).

Para efectos de esta convocatoria se considera Categoría de Pregrado a todos aquellos investigadores que cuenten con Licenciatura o que se encuentren en el proceso de formación de licenciatura, internado, servicio social o carreras técnicas profesionales, y categoría de posgrado a todos aquellos investigadores que estén en proceso de formación de maestría, residencias médicas, especialidades, doctorados o sean profesionistas con alguno de los grados referidos.

Todos los trabajos que se inscriban deberán estar registrados en la Dirección General de Enseñanza y Calidad de los Servicios de Salud de Sonora, con sede en Hermosillo, Sonora.

La inscripción al concurso se realiza mediante el formato que deberá ser descargado de http://investigacion2017.saludsonora.gob.mx, mismo que deberá llenarse exactamente como se solicita.

Puede consultar todos los detalles de esta convocatoria en el siguiente enlace electrónico: bit.ly/2CYxFGz. Para mayores informes puede escribir a los correos Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. e Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Los alimentos funcionales representan una gama que, además de actuar como nutrientes, pueden afectar positivamente funciones biológicas específicas, mejorando el estado general de salud y reduciendo los riesgos de algunas enfermedades.

La fibra dietética y los compuestos fenólicos son ampliamente utilizados como ingredientes alimentarios funcionales. La fibra dietaria se encuentra, principalmente, en las paredes de las células vegetales, y ha sido definida por la Asociación Americana de la Química de los Cereales como la parte comestible de las plantas o carbohidratos análogos, que son resistentes a la digestión y absorción en el intestino delgado, con una completa o parcial fermentación en el intestino grueso, mientras que los compuestos fenólicos son compuestos químicos de origen orgánico, que son sintetizados en diversos tejidos vegetales. Estos elementos han sido asociados con la reducción de la probabilidad de desarrollo de cáncer, debido a su capacidad antioxidante.

Las cáscaras son los principales subproductos obtenidos durante el procesamiento de varias frutas, y estas son buena fuente de polifenoles, carotenoides, fibras dietéticas y otros compuestos bioactivos que poseen varios efectos benéficos para la salud humana.

Actualmente, en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Coordinación Regional Culiacán se desarrollan diversas metodologías para el aprovechamiento integral de cáscaras de mango para que puedan ser utilizadas como fuente de fibra y compuestos fenólicos.

Dichas metodologías se enfocan en la caracterización fisicoquímica y nutrimental de cáscaras de mango de las variedades Ataulfo, Keitt y Tommy Atkins. Posterior a la caracterización se desarrollarán procesos para la formulación de complementos alimenticios a base de cáscara de mango que contengan un alto contenido de fibra y compuestos fenólicos.

Se busca que los complementos alimenticios a base de cáscara de mango puedan ser una alternativa para la población que busque tener una alimentación más saludable y, por otra parte, dar un valor agregado a material que actualmente es visto como un desecho.

Colaboración del Dr. Manuel Alejandro Vargas Ortiz, investigador del CIAD.

 

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, en coordinación con la Comisión de Fomento al Turismo del Estado de Sonora, inició el proceso de diseño y construcción del Observatorio Turístico de Sonora (OTS), el cual operará como una plataforma básica de información actualizada, que busca contribuir al análisis estratégico del desarrollo y tendencias de esta actividad en la entidad, así como a su posicionamiento competitivo.

Con tal motivo, aunado al objetivo de buscar una mayor coordinación entre los diversos sectores relacionados directa o transversalmente con el turismo, el pasado 6 de diciembre se celebró una primera reunión de trabajo en el aula magna del CECAP (Centro de Capacitación del Gobierno del Estado), encabezada por el titular de Turismo en la entidad, Héctor Platt Mazón, y el director general del CIAD, Pablo Wong González, quien presentó un esquema de modelo propuesto para la integración intersectorial del observatorio. A dicho evento asistieron representantes de diversos organismos públicos federales, estatales y municipales.

Además de brindar un sistema de información adecuado a las necesidades de los diversos actores relacionados con la actividad turística, el OTS proveerá una base fundamental para la realización de estudios especializados en relación a los distintos temas y segmentos turísticos, incluyendo evaluaciones de impactos en las dimensiones económica, sociocultural y medioambiental. Su estructura contempla la creación de comités locales y regionales para la integración y manejo del sistema de información turística, así como el establecimiento de un Consejo Consultivo Estatal. Entre los productos resultantes se incluyen un portal electrónico especializado de corte interactivo, boletines y reportes periódicos con indicadores actualizados y publicaciones con resultados de estudios referentes al desempeño del turismo.

Esta propuesta de trabajo es coordinada por Patricia Salido Araiza, investigadora titular de la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD, e Isidro Beltrán Valenzuela, del Área de Gestión de Destinos de la Cofetur.

 

Científicos mexicanos analizan la viabilidad de utilizar nanopartículas de plata para tratar enfermedades que afectan a animales marinos de interés comercial y que son reproducidos mediante técnicas de acuacultura, tales como camarón, abulón, y ostión, además de diferentes especies de peces.

El éxito obtenido en investigaciones que han probado la efectividad de las nanopartículas de plata en los campos de la medicina humana, la veterinaria y la agricultura, incentivó el interés de científicos que buscan generar tratamientos contra bacterias y virus que atacan organismos acuáticos.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, la doctora María Cristina Chávez Sánchez, especialista del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), unidad Mazatlán, y responsable del proyecto, comentó que las enfermedades representan uno de los factores de mayor impacto negativo en el desarrollo de la acuacultura.

“No hay –contra muchas enfermedades virales, bacterianas y parasitarias– realmente métodos preventivos o curativos que sean efectivos, y muchos de ellos están prohibidos; son pocos los fármacos aceptados para su uso”, refirió.

La investigadora nacional nivel I, mencionó que el proyecto es financiado con recursos del Fondo Sectorial de Investigación para la Educación SEP-Conacyt y que, junto con el CIAD, colaboran especialistas del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor) y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

Además, investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad de Texas participan con la aportación de las nanopartículas de plata que han permitido el desarrollo de experimentos a lo largo del primer año del proyecto.

Garantizar la inocuidad, el primer paso

Dado que no existen antecedentes que indiquen el efecto que las nanopartículas de plata tendrán en organismos marinos, los investigadores se enfocan –en una primera etapa– en analizar sus repercusiones en la inocuidad de los animales, principalmente tomando en cuenta que se convertirán en alimento para humanos.

“Una vez que determinemos que las nanopartículas de plata no les hacen daño o que este es mínimo (porque con cualquier fármaco que se introduzca al cuerpo de alguna manera estamos introduciendo algo que no le pertenece y siempre hay reacciones, que pueden ser desde ligeras hasta mortales), empezaremos a tratar los diferentes microorganismos que queremos contraatacar”, explicó la doctora Chávez Sánchez.

Indicó que si se logra comprobar que las nanopartículas de plata no hacen daño a los organismos marinos y que son efectivas para atacar a los patógenos, el siguiente paso será investigar qué pasa con las nanopartículas. 

Un tratamiento para abulón

El doctor Jorge Cáceres Martínez, investigador del Departamento de Acuicultura del CICESE, investigador nacional nivel II, analiza el efecto de las nanopartículas de plata para combatir el síndrome de deshidratación del abulón, una enfermedad crónica que produce mortalidades de efecto significativo en la pesquería y el cultivo.

“La tenemos en México y la hemos venido estudiando desde hace más de quince años. Hemos encontrado cómo se distribuye, cómo afecta a los abulones. Hemos explorado tratamientos con antibióticos convencionales, por ejemplo, la oxitetraciclina”, puntualizó.

Ante la ausencia de tratamientos alternativos efectivos, el doctor Cáceres Martínez realiza experimentos inyectando las nanopartículas de plata intramuscularmente en abulones –cuyo sistema de circulación las distribuye por todo el cuerpo– para ver su efecto en los tejidos, la posible bioacumulación de las nanopartículas y su efecto sobre el agente causal del síndrome de deshidratación.

“El empleo de nanopartículas de plata directamente en agua de mar es limitado, ya que se pierde su estabilidad rápidamente, mientras que el posible uso de baños de animales enfermos no parece ser práctico; en ese sentido, su aplicación por inyección podría tener un mayor potencial, siempre y cuando se demuestre que no hay toxicidad para el hospedero ni riesgos de bioacumulación”, señaló.

Apuntó que la hipótesis sobre la toxicidad de las nanopartículas de plata se está probando en dos vías: primero, los efectos al utilizarlas directamente sobre el patógeno y, segundo, al administrarlas sobre el hospedero con el patógeno; en este caso el hospedero es el abulón.

“Lo que hemos encontrado hasta el momento es que definitivamente no es un tratamiento que vaya al patógeno blanco, sino que es una especie de quimioterapia donde, si la célula del hospedero resiste, entonces la célula del patógeno se verá afectada”, detalló el investigador.

De comprobar que el abulón tiene capacidad para resistir el tratamiento y que no hay riesgo de bioacumulación, se considerará como un mecanismo de control que podrá ser aplicado en reproductores o en lotes de cultivo de animales en tierra, donde se puede mantener un ambiente controlado.

Síndrome de la mancha blanca

El panorama al que los investigadores se enfrentan con el camarón no es muy distinto al del abulón: la primera fase se centra en determinar si las nanopartículas de plata afectan negativamente al organismo y en qué dosis se pueden administrar para tratar el síndrome de la mancha blanca, cuyo virus es causante de mortalidades en la producción de camarón.

La doctora María Cristina Chávez Sánchez indicó que los trabajos comenzaron con la detección de las dosis mortales, las cuales se fueron disminuyendo hasta encontrar dosis que pudieran ser terapéuticas o preventivas.

“Estamos inyectando a los camarones, primero intramuscularmente y en el seno venoso. La siguiente fase es probar las nanopartículas en alimento; siempre bajando las dosis, hasta determinar la que no haga daño al camarón, para, a continuación, ver si esa dosis que no le hace daño es efectiva contra el virus de la mancha blanca”, subrayó.

Resaltó que ya se llevaron a cabo varios bioensayos, algunos de ellos con alimento, y actualmente trabajan en el análisis histológico de los camarones para detectar los efectos de las nanopartículas de plata en sus órganos y tejidos.

La investigadora del CIAD recalcó la importancia de generar nuevos tratamientos para enfermedades de organismos marinos, pues una vez que son invadidos por virus o parásitos, solamente se toman medidas de seguridad, que poco pueden hacer para combatir al patógeno. Sin embargo, reiteró que la investigación se desarrollará priorizando siempre que el o los tratamientos que se diseñen no pongan en riesgo la inocuidad de los organismos ni provoquen efectos negativos al medio ambiente.

Colaboración de Karla Navarro, reportera de la Agencia Informativa Conacyt.

 

Ante la propuesta legislativa de prohibir la utilización de bolsas de plástico en el estado de Sonora, el investigador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Tomás Madera Santana, experto en materiales biodegradables, reconoció como positiva esta iniciativa.

En una entrevista para el noticiero Proyecto Puente, comentó que es acertada la propuesta de reformar la Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Medio Ambiente de Sonora, que presentó la diputada y presidenta de la Comisión de Ecología, Medio Ambiente y Cambio Climático, Sandra Hernández Barajas.

En ese sentido, comentó que medidas similares han sido adoptada en diferentes países, como en España, donde en el año 2007contabilizaban el consumo de 355 bolsas por persona al año. Tras su restricción, esta estadística disminuyó en 155 (2014) y se estima que para 2018 no sobrepase las 50.

Agregó que cualquier iniciativa de esta naturaleza que se apruebe en Sonora debe integrar la cooperación entre productores, empresarios, consumidores, legisladores, ambientalistas y expertos en tecnologías de plásticos.

El académico del CIAD explicó que hay tres tipos de bolsas de plástico convencionales: biodegradable, que en su constitución tiene almidón o fécula de maíz, papa o cualquier otro vegetal, mezclada con polietileno (se calcula que su degradación tarda, aproximadamente, dieciocho meses); compostable, la cual comparte similitudes de materiales con la anteriormente descrita, con la diferencia de que esta necesita permanecer en condiciones de composta para su degradación, no en un relleno sanitario; oxodegradable, fabricada con derivado de polietileno o un aditivo de petróleo, la cual, al exponerse a la luz del sol y al oxígeno del aire, empieza a degradarse.

El investigador aseguró que los primeros dos tipos son los más amigables para el planeta, ya que el tercero no impide que queden residuos de plástico en el medioambiente.

Asimismo, dijo, para que se puedan emplear este tipo de bolsas ecológicas es necesario implementar medidas de almacenamiento en el municipio, así como educar ambientalmente a la sociedad.

Mientras tanto, el académico instó a la ciudadanía a separar la basura orgánica e inorgánica y a utilizar bolsas reusables de fibra natural, ya que de esta forma se disminuye la producción de bolsas de plástico en los supermercados.

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participó en el Foro de Inversión en Tecnología para el Sector Agroalimentario, evento que tuvo el propósito de fortalecer al sector agroalimentario de México e impulsar los desarrollos tecnológicos (DT) realizados por los Centros Públicos de Investigación (CPI) de la coordinación de medioambiente, salud y nutrición del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para convertirlos en potenciales negocios.

Enrique Cabrero Mendoza, Director General del Conacyt, fue el responsable de inaugurar el Foro, donde destacó que el incremento en las necesidades de alimento en México y el mundo es muy significativo, por lo cual en la actualidad se deben redoblar esfuerzos para lograr el desarrollo de conocimiento y tecnología que incrementen los niveles de producción para mantener la seguridad alimentaria tal y como la define la Cumbre Mundial de Alimentos.

Además de Pablo Wong González, Director General del CIAD, en el Foro también participaron los titulares del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, Centro de Investigación Científica de Yucatán, El Colegio de la Frontera Sur, Instituto de Ecología, Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica y el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco.

Asimismo, diferentes investigadores de dichas instituciones expusieron sus desarrollos tecnológicos ante miembros del sector empresarial, fondos de inversión y aceleradores de empresas, entre otros participantes, con el objetivo de captar el interés para financiar proyectos en última milla, transferir tecnología y detonar la formación de empresas de bases tecnológica.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación, destacó la asistencia de la institución a este evento y su participación con nueve desarrollos tecnológicos ubicados en diferentes niveles de maduración de la tecnológica, o TRL, por sus siglas en inglés.

Los desarrollos tecnológicos presentados son producto de investigaciones realizadas en las Coordinaciones de Ciencia de los Alimentos, Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal y Tecnología de Alimentos de Origen Animal, así como en las coordinaciones regionales de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, y Guaymas, Sonora.

Los proyectos del CIAD

Piscatus biofertilizante, una composta elaborada a base de residuos de pescado y que tiene mayor concentración de macro y micronutrientes, fue presentado por la Mtra. Cecilia Gallegos Daniel, personal de apoyo de la Oficina de Transferencia Tecnológica del CIAD, en representación de la Dra. Jaqueline García Hernández.

Noemí García Aguilar presentó una formulación especializada para la alimentación de la rana toro. También participó Guillermina García Sánchez, con Aquazul, salchicha elaborada a partir de calamar gigante, un producto único en el mercado, con características nutricionales y sensoriales peculiares.

Cromex, un producto orgánico con la capacidad de inducir la coloración roja en la uva, y que no ocasiona los efectos negativos de los inductores químicos en la planta y en la salud humana, también estuvo presente en el Foro. Este proyecto fue presentado por Miguel Ángel Martínez Téllez.

Karnecito, un pan tipo panqué con un valor nutritivo superior a la oferta convencional de panes, debido a su mayor contenido proteico, gracias a la incorporación de carne de cerdo y otros ingredientes como vegetales y frutos secos, fue expuesto por Juan Pedro Camou Arriola.

Con el propósito de aprovechar los efluentes de la industria del maíz y permitir transformar un problema de contaminación en una oportunidad de negocio, se desarrolló Tiarim, un sistema para el tratamiento integral de aguas residuales de dicho sector. Este desarrollo tecnológico fue presentado por Edith Encinas Ramírez de la Oficina de Transferencia de Tecnología (OTT) del CIAD, en representación de Alí Asaff Torres.

Josefina León Felix fue la encargada de presentar EntreoKill, formulación nanotecnológica microbiana que integra bacteriófagos con características óptimas para prevenir y tratar contaminación por Escherichia coli y Salmonella spp.

Por su parte, Leobardo Montoya Rodríguez expuso el desarrollo de kits multiplex para el diagnóstico molecular por PCR en Tiempo Real de patógenos que afectan a la industria camaronícola.

Finalmente, se presentó DesinOre, desarrollo y validación de un suplemento antioxidante y antiinflamatorio a base de orégano mexicano; desarrollo tecnológico elaborado por José Basilio Heredia.

 

Con el objetivo de contribuir a la consolidación de la formación educativa de la sociedad estudiantil del Colegio de Bachilleres del Estado de Sinaloa (Cobaes), se constituyó el Consejo Consultivo de Ciencia y Tecnología, presidido por el M.C. Sergio Mario Arredondo Salas, director general de la institución.

El consejo está integrado por destacados expertos en materia científica y tecnológica: Hermes Medina Cázarez, Alfredo Díaz Belmontes, Francisco Álvarez Aguilar, Carlos Káram Quiñones, Marcela Vergara Jiménez, Inés Fernando Vega y Cristóbal Cháidez Quiroz.

En el acto celebrado en el Centro Cultural Rosales, el titular del Cobaes agradeció la generosa participación de los integrantes del Consejo en sumarse a las tareas institucionales de impulsar la vocación científica y las iniciativas de emprendimiento y desarrollo de proyectos de los estudiantes.

Arredondo Salas enfatizó la vinculación del Cobaes con los distintos actores y subrayó la importancia de “abrir las puertas para permitir el acceso y participación de las ideas para así mejorar la circunstancia de desarrollo del estado”, que demanda ampliar las vocaciones y la diversificación productiva.

A su vez, el Dr. Cristóbal Cháidez Quiroz, director del Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria (LANIIA) del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), refrendó el compromiso de los integrantes del Consejo de colaborar con el Colegio de Bachilleres y de robustecer el potencial de los jóvenes en la materia.

De esta manera, el Laboratorio Nacional del CIAD refrenda el compromiso de su vinculación social y académica para promocionar la ciencia y la tecnología en todos los niveles educativos.

La Universidad de Sonora (Unison) y el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) invitan al II Simposio Bianual en Ciencias Nutricionales, que se realizará del 24 al 26 de enero de 2018 en Hermosillo, Sonora.

En su segunda edición, el Simposio se desarrollará en torno al tema de nutrición clínica pediátrica y contará con la participación de destacados expertos de reconocimiento nacional e internacional.

Se reunirán especialistas en oncología, nefrología, nutrición, neonatología, neurología, etcétera, de instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto Nacional de Pediatría, Hospital Infantil del Estado de Sonora, Hospital Civil de Guadalajara y Universidad de Wisconsin (EE.UU.), entre otras.

Además, se impartirán los cursos-talleres “Soporte nutricional enteral en paciente pediátrico” y “Soporte nutricional parenteral”, a cargo de la Dra. Joanna Jazmín López Sandoval.

El encuentro se realizará en el marco de los festejos del Día del Nutriólogo y tendrá como sedes el auditorio del Centro de las Artes y el auditorio “Dr. Alfonso Badilla Barba” de la licenciatura de medicina; ambos de la Unison.

Aunque el evento está dirigido a profesionales de la salud, las exposiciones son de interés de la sociedad en general. El costo para asistir es de $300 para estudiantes y $400 para el público en general. La participación en los talleres tiene un costo de $600.

Para mayor información puede consultar la página de Facebook “Simposio Bienal en Ciencias Nutricionales”, llamar al teléfono (662) 289 3781 o escribir un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

El Colef imparte 7 programas de maestría y 3 de doctorado, y cada uno cuenta con altos reconocimientos por parte del Padrón Nacional de Calidad del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT).

Tijuana, B.C., a 13 de noviembre de 2017.- El Colegio de la Frontera Norte (El Colef) abrió este lunes su convocatoria para cursar los programas de Maestría y Doctorado que imparte en sus sedes de Tijuana, Ciudad Juárez y Monterrey respectivamente, la cual permanecerá abierta hasta el 23 de marzo de 2018.

Los estudios de maestría que forman parte de la oferta educativa y cuentan con convocatoria abierta son: Maestría en Desarrollo Regional, Maestría en Estudios Culturales, Maestría en Economía Aplicada, Maestría en Estudios de Población, Maestría en Administración Integral del Ambiente, todas ellas en Tijuana; así como la Maestría en  Acción Pública y Desarrollo Social en Ciudad Juárez y la de Gestión Integral del Agua en Monterrey.

Del mismo modo, en cuanto a los programas de doctorado, el único que tiene convocatoria abierta es el de Doctorado en Ciencias Sociales en el área de Estudios Regionales impartido en Tijuana.

Todos los programas mencionados son de dedicación de tiempo completo por lo que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), ofrece becas a estudiantes nacionales y extranjeros. Además, estos posgrados se encuentran dentro del Programa Nacional de Posgrado de Calidad (PNPC) de CONACYT, en sus diversas categorías.

En lo que respecta al posgrado más antiguo de El Colef (la Maestría en Desarrollo Regional) el cual inició en 1984, la Coordinadora del mismo, la Dra. Martha Miker, destacó que al día de hoy, un 30% de sus egresados se encuentran adscritos al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) de CONACYT, el cual reconoce la labor de las personas dedicadas a producir conocimiento científico y tecnológico en México.

Por su parte, la Coordinadora de la Maestría en Estudios Culturales,  la Dra. Ana Lilia Nieto, recalcó que dicho posgrado cuenta con 3 líneas de investigación, las cuales son: identidades, frontera y migración; historia y patrimonio cultural así como género, sexualidad y poder.

En cuanto a la Maestría en Economía Aplicada, el Coordinador de la misma, el Dr. Pedro Orraca, indicó que los egresados podrán evaluar y diseñar políticas públicas por ejemplo, para la evaluación de los programas sociales de SEDESOL que se hacen a nivel federal y estatal; el académico explicó que los egresados de este programa contarán con una sensibilidad crítica para analizar con rigurosidad los fenómenos económicos con un amplio conocimiento del estado del arte.

De igual manera, la Maestría en Estudios de Población coordinada por la Dra. Ana María López, indicó que este posgrado ofrece información y capacitación relacionada con el análisis demográfico y teorías de la población en la frontera entre México y Estados Unidos, con el objetivo de tener un impacto positivo en la calidad de vida de la población.

“El mayor cambio que he tenido ha sido mi formación profesional, ya que anteriormente enfocaba mis investigaciones en el campo cualitativo, pero durante mi estancia en El Colef he aprendido a utilizar diferentes bases de datos” – Yanet, estudiante de la Maestría en Estudios de Población (MEP).

Mientras que el Dr. Carlos Vázquez, Coordinador de la Maestría en Administración Integral del Ambiente la cual es impartida conjuntamente con el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), indicó que el posgrado forma especialistas que se pueden desarrollar en el ámbito académico pero también en la administración pública así como en la consultoría en materia ambiental y de gestión pública.

“El enfoque interdisciplinario de este programa me ha llevado a potencializar actitudes y habilidades que no sabía que tenía, y El Colef me ha permitido retarme a mí misma y a darme cuenta de que puedo hacer más de lo que pensaba” Itzel, estudiante de la Maestría en Administración Integral del Ambiente (MAIA).

En lo que concierne al Doctorado en Ciencias Sociales en el área de Estudios Regionales, la Dra. Lorena Pérez, Coordinadora, comentó que por la ubicación estratégica de El Colef en toda la frontera México y EUA, el doctorado está enfocado en estudiar los fenómenos de las fronteras, la interrelación de un país con otro, y sus áreas de especialización tienen que ver con la economía, la administración pública, relación trabajo-empresa, cadenas de producción y valor, entre otras.

En lo que respecta a la Maestría en Acción Pública y Desarrollo Social, su Coordinador el Dr. Salvador Cruz, enfatizó que el programa no sólo persigue una línea de investigación, sino que es un posgrado multidisciplinario que por la dinámica de trabajo que maneja, se genera un rigor disciplinario para la fuerza laboral al momento de su terminación.

Sobre la Maestría en Gestión Integral del Agua, la Coordinadora la Dra. María Eugenia González, indicó que estudiar la relación México-Estados Unidos, no sólo desde el fenómeno de la migración, sino desde el impacto ambiental, en específico  en temas del agua, es motivo trascendental por el cual esta relación transfronteriza es fundamental para el desarrollo del país.

“El plan de estudios es muy amplio, ya que permite analizar el tema de agua desde una perspectiva económica, ambiental  y social, además de contar con un cuerpo de docentes muy bien preparado, esto provoca que uno se sienta incluido dentro de la convivencia interna de El Colef” – Yemina, estudiante de la Maestría en Gestión Integral del Agua (MAGIA).

Para mayor información sobre la convocatoria y alguno de sus posgrados, puede visitar la página https://www.colef.mx/posgrado/ o escribir un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. La convocatoria permanecerá abierta hasta el próximo viernes 23 de marzo de 2018.

Cabe destacar que El Colef cuenta con dos doctorados más que no tienen convocatoria abierta en este periodo, los cuales son el Doctorado en Estudios Culturales y el Doctorado en Estudios de Población. Y adicionalmente, a través de la Unidad de Educación Continua (UEC) El Colef ofrece una maestría, tres especialidades, diplomados y cursos en diferentes áreas de estudio, en modalidades a distancia (en línea) y mixta, los cuales están dirigidos a públicos amplios.

Boletín informativo del Colegio de la Frontera Norte.

Según datos de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), a lo largo y ancho del territorio mexicano existen setenta pueblos indígenas que forman parte de la riqueza cultural e histórica de nuestro país.

Estos grupos étnicos enfrentan poco a poco la extinción debido a que se encuentran en una situación de vulnerabilidad provocada por problemas ambientales que azotan a México y al mundo, como el cambio climático y la pérdida de la biodiversidad, además de que viven en condiciones marginales. La mayoría de las comunidades sigue trabajando en actividades primarias en ranchos, campos agrícolas y como pescadores.

Para exponer esta problemática que sufren los pueblos indígenas, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), que forma parte del Sistema de Centros de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en coedición con la Red Temática sobre el Patrimonio Biocultural de México, publicó el libro Complejos bioculturales de Sonora: pueblos y territorios indígenas.

El objetivo del libro es exponer la crisis ambiental en la que están inmersos los grupos étnicos originarios de Sonora, así como contribuir a los cambios que requieren los actuales sistemas productivos globales y respaldar las acciones para el respeto a los derechos humanos de las comunidades indígenas.

Esta obra se constituye como un trabajo interdisciplinario e interinstitucional en el que participan cinco autores: Diana Luque Agraz, investigadora titular del CIAD; Angelina Martínez-Yrízar y Alberto Burquez, ambos investigadores del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); Gerardo López Cruz, investigador del Departamento de Letras y Lingüística de la Universidad de Sonora (UNISON), y Arthur D. Murphy, investigador del Anthropology Department de la Universidad de Carolina del Norte.

En Sonora se localizan siete grupos étnicos originarios: es-pei (cucapá) –en el delta del río Colorado–,tohono o’otham (pápago) –en el desierto de Sonora–, comcaac (seri), yoeme (yaqui), yoreme (mayo), mahkurawe (guarijío) y o’ob (pima), quienes hoy en día aún se identifican a sí mismos como tal, habitan parte de lo que originalmente era su territorio ancestral y conservan su cosmología.

En el libro se trata la problemática contemporánea de los pueblos originarios de Sonora, como lo son problemas de alimentación, educación, salud, empleo, pero principalmente aborda el tema desde la perspectiva de la problemática ambiental, analizando lo que está ocurriendo con los territorios ancestrales, los recursos naturales y la problemática del agua.

A lo largo de sus diez capítulos se presenta el debate teórico sobre la tesis biocultural, oportunidades y dilemas analíticos, así como los procesos de hibridación cultural; el debate sobre la definición de lo que es considerado un grupo indígena y los procesos que vivieron durante el periodo de la Colonia y el Estado mexicano moderno, haciendo énfasis en la territorialidad agraria y la problemática productiva actual. Asimismo, se presenta una evaluación de la vegetación del territorio agrario y se compara con zonas aledañas, además de una descripción de las tendencias del estado de su conservación.

“Lo primero que detectamos en el análisis territorial es el tremendo despojo sistemático desde la época de la colonia. No solo se fueron reduciendo sus territorios, sino que fueron llevados hacia las zonas más escarpadas, en donde hay menos acceso a recursos naturales como el agua o a los recursos del mar”, expuso Luque Agraz, miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) nivel I.

Explicó que estas comunidades pasan por un proceso sistemático de exterminio, tanto por enfermedades traídas por personas de otras tierras, hasta guerras y esclavitud, lo que ha llevado a la fragmentación y deterioro de sus territorios. Otro tema presentado en la obra es la extinción de lenguas, pues se estima que para finales del siglo XXI desaparezcan entre un cincuenta y noventa por ciento de las lenguas del mundo, lo que se traduce en un alto grado de riesgo lingüístico.

A pesar de los diversos problemas ambientales, estas comunidades indígenas proveen de servicios ambientales, entre los que destaca la captación de cerca de veinticinco por ciento del agua de todo el país, además de que sus territorios sirven como reservorios fitogenéticos del patrimonio biocultural y que sus conocimientos ancestrales son beneficiosos para el manejo de los recursos naturales.

“Sus territorios tienen menos deterioro de sus recursos naturales por efecto de la ocupación del manejo tradicional y de la presencia de comunidades que están más enraizadas. La presencia de estas comunidades esta incidiendo a favor de la conservación de la biodiversidad y de recursos tan vitales, en un estado donde predomina el desierto, como es el agua”, expresó.

Otro de los temas que toca el libro es el del desarrollo de estos pueblos originarios. A través de investigación documental y del diálogo intercultural ha sido posible determinar el grado de marginación en el que se encuentran los siete pueblos, los cuales además sufren de un desplazamiento generalizado de sus sistemas alimentarios, poniendo en riesgo su autosubsistencia.

A partir de la creación de esta obra se han realizado múltiples talleres en comunidades indígenas de Sonora con el fin de capacitar a las personas y que puedan defender el patrimonio biocultural, así como para el manejo de información en la gestión del desarrollo sustentable de las comunidades.

Colaboración de Ricardo Capilla Vilchis, reportero de la Agencia Informativa Conacyt.

Mobile Menu