Notas

Investigadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) impartieron un seminario en la República de Panamá, con el propósito de contribuir a la formación académica de estudiantes de la Universidad de Panamá.

Por segundo año consecutivo, los doctores Nohelia Castro del Campo y Cristóbal Chaidez Quiroz, investigadores de la Coordinación Regional Culiacán del CIAD, quienes encabezan, además, el Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria (LANIIA), fueron los responsables de esta capacitación.

En esta actividad también participó la profesora Luisa A. Ikner, de la Universidad de Arizona, quien ofreció el seminario “Procesos en el transporte microbiano en el ambiente natural” a estudiantes del programa de maestría en Microbiología Ambiental de la Facultad de Ciencias Naturales, Exactas y Tecnología.

Durante el curso los académicos compartieron sus conocimientos sobre los métodos de recuperación de patógenos ambientales y sobre los riesgos asociados con el consumo de agua y alimentos contaminados con estos.

Chaidez Quiroz explicó que la vinculación internacional del CIAD es importante, pues compartir con la sociedad el conocimiento que se genera en el Centro forma parte de los objetivos institucionales.

Agregó que la vinculación que el CIAD mantiene con la Universidad de Panamá se extiende a ámbitos como la ciencia aplicada y la formación de estudiantes de posgrado, todo esto enmarcado en la microbiología ambiental y de alimentos, líneas de investigación base del LANIIA.

 

Nehiby Alcántara Nieves, exalumna del Doctorado en Ciencias del CIAD, obtuvo el primer lugar en el XV Premio a la Investigación sobre Sociedad Civil –categoría tesis doctoral- que otorga el Centro Mexicano por la Filantropía (Cemefi) con su trabajo: “Construcción de ciudadanía en organizaciones sociales. El caso Cobanaras Federación”.

Esta investigación, realizada bajo la dirección de María del Carmen Hernández Moreno, académica de la Coordinación Regional del CIAD, forma parte de los esfuerzos desplegados por el Laboratorio de Innovación Rural para desarrollar modelos de análisis e intervención que incorporen a la ciudadanización de las poblaciones, como requisito fundamental para avanzar en el empoderamiento y capacidad de gobernanza en las sociedades rurales, y que determinen el potencial de las organizaciones sociales para formar ciudadanos participativos, proactivos, conscientes de sus derechos, pero también de sus obligaciones.

La Federación de Sociedades de Solidaridad Social Cobanaras, por su complejidad estructural y su larga, amplia y reconocida trayectoria como organización de base femenina, resultó ser el espacio social ideal para desarrollar el modelo de análisis, proceso en el que, además, se contó con la colaboración y participación de las propias socias y dirigentes.

Entre los hallazgos más importantes de la investigación está el reconocimiento del concepto “ciudadanía” como categoría relacional de empoderamiento y dominación, influida por su contexto social, político y económico, misma que es construida a partir de la interacción de diversos actores que luchan por sus intereses en el espacio público.

Asimismo, se comprobó la relevancia de las organizaciones sociales para dar voz y fortalecer la capacidad de interlocución de los grupos sociales, sobre todo de aquellos integrados por individuos ubicados en situación vulnerable, siempre que la dinámica interna de estas organizaciones promueva la democracia y la autonomía a diferentes escalas.

Por último, se documentaron las estrategias y mecanismos de resistencia y adaptación desplegados por las organizaciones sociales para lograr sobrevivir a entornos sociopolíticos y económicos cambiantes.

La ventaja del modelo de análisis desarrollado es que permite integrar como parte de un solo proceso, los factores y vínculos externos e internos que inciden en la gestación, morfología y dinámica de las organizaciones sociales y, a partir de ello, identificar qué tipos de organizaciones sociales se gestan en tales contextos y, a su vez, qué perfiles de ciudadanas(os) configuran dichas colectividades.

En esta época en donde la sociedad civil adquiere cada vez mayor protagonismo frente a los actores tradicionales –Estado, partidos políticos y empresas– y en un periodo gubernamental como el actual, en el que se intenta recuperar el “asociativismo” como estrategia de desarrollo, resulta esencial entender estos procesos para evitar los fracasos del pasado.

Al recibir su premio, Alcántara Nieves agradeció el apoyo de los profesores que le ayudaron a formarse académicamente: Jorge León Balderrama (CIAD), Miguel Ángel Vázquez Ruiz (Universidad de Sonora) y Gerardo Torres Salcido (Universidad Nacional Autónoma de México). También extendió su agradecimiento a la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del Estado de Sonora, que patrocinó parte de esta investigación, así como a Cobanaras Federación y al Cemefi, al cual reconoció como una organización dedicada al fortalecimiento de la sociedad civil.

 

Científicos mexicanos se reunirán en la ciudad de San Luis Potosí para compartir sus más recientes hallazgos sobre nuevas tendencias e innovaciones para el desarrollo de alimentos funcionales para la salud.

La Jornada de Actualización en Alimentos Funcionales y Nutracéuticos reunirá a un grupo de especialistas que abordarán temas tan diversos como dietoterapia antioxidante en el cáncer, digestión gastrointestinal y fermentación colónica, usos etnobotánicos de frutos de cactáceas y lípidos funcionales.

Asimismo, se presentarán hallazgos científicos sobre propiedades farmacológicas de las chías mexicanas, aditivos alimentarios del mezquite y actividad probiótica, antiinflamatoria y antioxidante del agave, entre otros temas.

Este encuentro es un esfuerzo de los centros públicos de investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que conforman el Consorcio de Investigación, Innovación y Desarrollo para las Zonas Áridas (Ciidza), en coordinación con la Red de Investigación, Innovación y Desarrollo Tecnológico en Alimentos Funcionales y Nutracéuticos (AlFaNutra).

El evento se realizará el 17 de octubre a las 9:00 horas y tendrá como sede las instalaciones del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (Ipicyt).

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) e integrante del comité organizador de este evento, señaló que esta ocasión representa una oportunidad para dar a conocer a la sociedad del centro occidente de México los avances en investigación y desarrollo tecnológico en alimentos funcionales y nutracéuticos, además de presentar el trabajo que el Ciidza y la Red AlFaNutra del Conacyt desarrollan en el país. Agregó que para la organización de este evento se contó con la participación de Gustavo González Aguilar, líder de la Red AlFaNutra.

Por su parte, Abraham Escobedo Moratilla, gerente del Ciidza, explicó que esta iniciativa, en la que por parte del Ipicyt ha trabajado de manera importante Daniela Trujillo Silva, investigadora Cátedras Conacyt, es relevante, pues permite iniciar y consolidar colaboraciones entre distintos investigadores del país y establecer una agenda de retos y oportunidades en la que puede intervenir el sector académico para aportar soluciones y desarrollos. En este sentido, agregó, la relación con el sector privado es vital y parte de la agenda, pues dicho sector cuenta con la relación directa con el consumidor final de los productos alimenticios.

Si desea consultar el programa de actividades de la Jornada, puede visitar el siguiente enlace: bit.ly/2q7QC4f

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, y en el marco del 37° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), se realizará el 2do Simposio de Nutrición, Alimentación y Salud, bajo el lema “Nuestras acciones son nuestro futuro. Una alimentación sana para un mundo #HambreCero”, que promueve la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

El evento tendrá lugar el próximo viernes 18 de octubre en las instalaciones de CIAD en Hermosillo.

La inauguración del Simposio estará a cargo del director general del CIAD, Pablo Wong. Después dará inicio el programa académico con la conferencia magistral “La doble carga de la malnutrición en México: retos y políticas para atacarla, que impartirá Edgar Denova Gutiérrez, jefa del Departamento de Entornos Saludables y Prevención de Enfermedades del Instituto Nacional de Salud Pública.

Posteriormente, se realizará la mesa redonda “Una mirada local y nacional a la inseguridad alimentaria”, que será moderada por Graciela Caire Juvera, Coordinadora de Nutrición del CIAD, y donde María Isabel Ortega Vélez (CIAD), Guadalupe Álvarez Gordillo (El Colegio de la Frontera Sur) y Trinidad Quizán Plata (Universidad de Sonora), abordarán el problema de seguridad alimentaria y presentarán casos particulares de poblaciones vulnerables.

Para concluir el encuentro se llevará a cabo una segunda mesa redonda titulada “Una mirada local a la malnutrición”, moderada por Humberto Astiazarán García, que contará con la participación de María Isabel Grijalva Haro, Martha Nydia Ballesteros, Heliodoro Alemán Mateo y Julián Esparza Romero, todos académicos del CIAD. Ellos compartirán su experiencia de investigación en el estado nutricio de micronutrientes de preescolares, obesidad en población infantil y grupos indígenas, además de malnutrición en adultos mayores.

Este evento es gratuito y abierto al público en general. Si desea reservar su lugar, puede llenar el siguiente formulario: bit.ly/2simposionutricionciad, que también le será útil para obtener una constancia de participación con validez curricular.

 

Uniendo esfuerzos con investigadores de Tailandia, así como con académicos mexicanos, Rogerio Sotelo Mundo, profesor del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), y el Dr. Adrián Ochoa Leyva, del Instituto de Biotecnología de la UNAM, forman parte de un equipo que busca entender la respuesta celular del camarón tigre ante el virus de la mancha blanca.

Este padecimiento es uno de las enfermedades más letales que afectan la industria del cultivo de camarón, y continua presente a nivel mundial.

El trabajo en el que se enfocaron los investigadores, y que recientemente fue publicado en la prestigiada revista Scientific Reports de la editorial Nature, estableció como objetivo caracterizar la función de la proteína clatrina de la especie de camarón Penaeus monodon e investigar su rol en el contagio de la mancha blanca.

Entre los hallazgos reportados destacan la identificación de una proteína celular que forma parte del mecanismo de entrada del virus. Estos mecanismos han sido estudiados para enfermedades virales humanas, pero poco entendidos en sistemas de producción como el camarón. Una vez conocido el mecanismo de entrada del virus, se abren posibilidades para encontrar compuestos, preferentemente naturales, que bloqueen o reduzcan la infección.

De acuerdo a Sotelo Mundo, aunque la especie de camarón que se utilizó para este análisis no es originaria de México, el camaron blanco es muy similar al camarón asiático, por lo que entender su respuesta inmunológica ante amenazas patógenas también será de utilidad para la acuicultura nacional.

Asimismo, puntualizó que esta contribución de ciencia básica ha sido posible gracias a la colaboración que el CIAD tiene con científicos de otras instituciones a nivel nacional e internacional. En particular, dijo, es destacable el programa de intercambio de movilidad académica entre el CIAD y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Por último, comentó que existen amplias perspectivas de colaboración entre el CIAD, la UNAM y la Universidad de Chulalonkom en Tailandia en temas de ciencia básica con aplicación a mediano plazo hacia la acuacultura del camarón.

 

Esta semana el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) celebró con orgullo la defensa de grado de su tricentésima estudiante egresada del Doctorado en Ciencias, Heidy Burrola Núñez.

El trabajo de tesis titulado “Biocompuestos de ácido poliláctico y fibras de yute con aplicación potencial en el área de envases”, fue realizado bajo la dirección del investigador de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal, Tomás Jesús Madera Santana.

Burrola Núñez presentó un proyecto que aborda la problemática de la contaminación del medio ambiente por envases desechables, motivo por el cual se elaboró un material compuesto con elementos naturales a partir de la combinación de fibras vegetales de yute y ácido poliláctico, con propiedades que lo hacen totalmente biodegradable en composta en un lapso de dos años.

Este es un material que puede tener aplicaciones para la fabricación de platos, cubiertos y envases desechables para alimentos sólidos, en sustitución del poliestireno, mejor conocido como unicel, con lo que se estaría contribuyendo a la disminución de contaminación por plásticos, que pueden tomar hasta más de mil años en descomponerse.

El yute es una planta que gracias a su alta resistencia se utiliza para diversas aplicaciones textiles o industriales, mientras que el ácido poliláctico es un polímero que se obtiene a partir de almidones de maíz o de caña de azúcar.

Madera Santana, especialista en materiales compuestos y mezclas poliméricas, comentó que el proyecto de investigación realizado por la estudiante ha tenido como resultado un producto de desarrollo tecnológico con potencial de transferirse a la industria.

Este tipo de proyectos de investigación, agregó, permiten la formación integral de los(as) estudiantes del posgrado del CIAD, ya que incorporan los conocimientos de ciencia básica, el uso de herramientas tecnológicas y los elementos de innovación.

Como agradecimiento, Heidy reconoció las enseñanzas recibidas tanto de su asesor como de su comité de tesis, el cual fue integrado por Herlinda Soto Valdez, responsable del Laboratorio de Envases del CIAD, Dora Evelia Rodríguez Félix, del Departamento de Investigación en Polímeros y Materiales de la Universidad de Sonora, y Pedro Jesús Herrera Franco, de la Unidad de Materiales del Centro de Investigación Científica de Yucatán.

 

Por su parte, Herlinda Soto Valdez, quien esta semana concluyó su periodo como titular de la Coordinación de Programas Académicos del CIAD, destacó que, desde inicios del programa de Doctorado en Ciencias en 1996, además de los 300 egresados, actualmente se encuentran matriculados 132 estudiantes. La matrícula se distribuye entre las coordinaciones del CIAD: 80 estudiantes en Hermosillo, 18 en Culiacán, 15 en Mazatlán, 13 en Cuauhtémoc, 3 en Guaymas y 3 en Delicias.

Asimismo, Adriana Sañudo Barajas, nueva coordinadora de Programas Académicos del CIAD, aprovechó para hacer un llamado a aspirantes a estudiar el doctorado en Ciencias o el doctorado en Desarrollo Regional a participar en la convocatoria 2020-1 que tiene fecha de cierre el próximo 5 de noviembre del año en curso.

Los requisitos establecidos y las fechas importantes de la convocatoria 2020-1 pueden consultarse en bit.ly/ciadconvocatoria2020-I. Para recibir atención personalizada puede escribir al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamar al teléfono (662) 289 2400, ext. 807.

Giovanna Sandoval Larios, estudiante de la Maestría en Ciencias del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), brindó una charla a estudiantes de la licenciatura en Químico Biólogo de la Universidad de Sonora (Unison), campus Caborca.

La presentación fue titulada “Nuevas alternativas para prevenir la gastroenteritis ocasionada por el patógeno emergente Campylobacter jejuni” y formó parte del Seminario del Departamento de Ciencias Químico Biológicas y Agropecuarias”.

Este encuentro fue organizado por Ramón Efraín Lugo Sepúlveda y Julio César López Romero, ambos docentes de la Unison, quienes son egresados de los programas de posgrado del CIAD.

Los académicos de la unidad Caborca realizan este tipo de actividades con el fin de motivar a sus estudiantes para que complementen su formación profesional, considerando la investigación científica como una opción. 

La joven estudiante del CIAD, Sandoval Larios, es química bióloga de formación académica y actualmente estudia bajo la dirección de la Dra. Gabriela Ramos Clamont Montfort en la Coordinación de Ciencia de los Alimentos.

Su tesis de maestría está asociada al proyecto “Síntesis y evaluación de nanopartículas cargadas con antibióticos utilizando como matriz antagonistas glicomiméticos para Campylobacter jejuni”.  

En su investigación Giovanna estudia la manera de prevenir la infección de la bacteria Campylobacter jejuni, que es la principal causante de gastroenteritis a nivel mundial. La estudiante busca sintetizar moléculas llamadas glicoconjugados, para que imiten o mimeticen a las moléculas que la bacteria reconoce y que causan la infección en el intestino.

El proyecto plantea que, si la bacteria se une a los glicoconjugados en vez de al intestino, entonces se evitará la infección. Para la síntesis de estas moléculas Giovanna está utilizando compuestos extraídos de las algas marinas cafés, de la familia de los sargazos.

 

 

Jesús Abraham Domínguez Ávila, académico del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), ha sido galardonado con el Premio Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (PNCTA) en la categoría Cátedra para Jóvenes Investigadores.

El joven oriundo de Ciudad Juárez, Chihuahua, trabaja junto al profesor Gustavo González Aguilar y Mónica Villegas Ochoa en el Laboratorio de Antioxidantes y Alimentos Funcionales de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal del CIAD.

El proyecto por el cual obtuvo este reconocimiento consiste en administrar antioxidantes de aguacate (conocidos de manera científica como compuestos fenólicos) a ratas y analizar distintos efectos sobre la saciedad del animal.

Es decir, se pretende analizar si consumir estos compuestos, y por lo tanto el aguacate, inducen saciedad en el consumidor, lo cual se refiere a inducir sensaciones de “sentirse lleno” o “sentirse satisfecho” después de comerlo, y por lo tanto optar voluntariamente por no continuar ingiriendo más alimento.

Al ser el aguacate un alimento rico en grasas, la mayoría de los estudios de sus efectos en la salud se suelen enfocar solamente en estas. Sin embargo, el proyecto que ha sido distinguido por el PNCTA sugiere que los antioxidantes pueden ser también moléculas importantes que han recibido poco énfasis. Es por ello por lo que, si se demuestra un claro papel de los antioxidantes, se podría considerar extraerlos y administrarlos de manera concentrada con la finalidad de ejercer sus efectos en la salud del consumidor, puntualizó el investigador.

Agregó que estos hallazgos favorecen el valor del aguacate en el mercado, lo cual puede impulsar su venta a nivel nacional e internacional en beneficio de los productores y un amplio sector de la población nacional

Domínguez Ávila, quien es químico de formación y tiene una maestría en biomedicina molecular y un doctorado en biotecnología, comentó que en la siguiente fase del proyecto se analizará también si estos mismos compuestos del aguacate modifican la digestión de grasas (o lípidos) consumidas en la dieta.

Lo anterior, explicó, es importante, ya que los lípidos en sangre (conocidos comúnmente como colesterol y triglicéridos) se modifican de acuerdo a lo ingerido en la dieta. Estos experimentos permitirán determinar si consumir aguacate mejora la salud, en cuanto a dichos lípidos sanguíneos.

Asimismo, dijo, se requiere analizar qué hormonas están involucradas en el proceso de saciedad, así como determinar el mecanismo de acción de los compuestos del aguacate sobre la digestión de lípidos, toda vez que no basta con demostrar un efecto, sino que se debe indagar en cómo es que el efecto observado se está llevando a cabo.

Por último, Abraham Domínguez manifestó su agradecimiento por recibir este premio nacional, el cual extendió al doctor Gustavo González-Aguilar por permitirle continuar trabajando y colaborando con él y con su grupo de trabajo.

Investigadores de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), de España, realizaron una visita de trabajo en la que impartieron un par de conferencias en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) acerca de la aplicación de la digestión in vitro para el análisis de alimentos y sobre el desarrollo de productos cárnicos más saludables.

Juana Fernández López, especialista en propiedades fisicoquímicas de los alimentos, ofreció una charla en la que compartió su experiencia sobre la aplicación de digestión in vitro en estudios de alimentos, la cual consiste en una técnica que permite analizar el comportamiento de diversos alimentos al ser digeridos por el organismo humano.

Esta tecnología se desarrolla con el objetivo de comprobar si los compuestos bioactivos incorporados en un alimento pueden mantener sus propiedades durante el proceso de digestión o si es necesario protegerlos mediante métodos de encapsulamiento para evitar que se destruyan.

Por su parte, José Ángel Pérez Álvarez, quien dirige el grupo de investigación en industrialización de productos de origen animal, habló en su conferencia sobre el desarrollo de productos cárnicos con propiedades saludables y abordó la labor del científico durante el trabajo de investigación para la elaboración de nuevos alimentos.

Comentó que, en cada una de las etapas, desde su planeación, deben asegurarse de que los alimentos cuenten con características favorables para que su consumo represente un beneficio, como son la salud, la seguridad, el sabor y la sostenibilidad, además de ser socialmente aceptables, por lo que debe visualizarse la formación de equipos multidisciplinarios que contribuyan a la integración de estos aspectos.

En su visita, también asistieron como miembros del comité en la defensa de grado de María de los Ángeles de la Rosa Alcaraz, estudiante del Doctorado en Ciencias, quien realizó una estancia en el Departamento de Tecnología Agroalimentaria de la UMH para el proyecto de tesis "Efecto de la adición de extractos de subproductos de dátil sobre los productos de oxidación de lípidos y proteínas liberados durante las etapas de digestión gastrointestinal simulada de un producto cárnico".

Este trabajo se realizó bajo la asesoría de los investigadores del CIAD Armida Sánchez Escalante y Gastón Torrescano Urrutia, quienes manifestaron que existe interés por continuar la colaboración entre España y México para incrementar el intercambio de conocimientos, en el marco de un convenio previamente firmado entre ambas instituciones que beneficia a académicos y estudiantes.

Los investigadores José Ángel Pérez Álvarez y Juana Fernández López actualmente realizan estudios sobre valorización de coproductos de la industria agroalimentaria, enfocados en el área de fibras dietéticas con propiedades antioxidantes, utilizando frutos típicos de España.

Esta línea de estudio consiste en el aprovechamiento de ejemplares de vegetales que, por sus características físicas, son descartados para su venta en el mercado, como naranja, granada, higo, tamarindo, mango o guayabas, y que cuentan con los compuestos bioactivos necesarios para aportar sus propiedades a otros alimentos, ya sea como antioxidantes o antimicrobianos.

Esto busca brindar valor añadido a los productos y ofertar soluciones tecnológicas para las industrias y el medio ambiente al disminuir la cantidad de desechos y utilizar al máximo los recursos naturales y las materias primas locales.

Con el objetivo de emprender acciones que garanticen que la inversión en ciencia en México tenga un impacto en beneficio de la sociedad, se presentó en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) la convocatoria del 2019-1 del Programa Estratégico Nacional de Tecnología e Innovación Abierta (Penta), promovida desde el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Previo a la presentación, Pablo Wong González, director general del CIAD, dio la bienvenida a los representantes del sector productivo, académicos y emprendedores(as) que asistieron al evento y manifestó su beneplácito de que la institución sea sede del evento, pues, dijo, para el Centro siempre ha sido una prioridad vincular su quehacer en beneficio de la comunidad.

En representación del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Coecyt), su director general, Antonio Rodríguez Valdez, destacó la importancia del Penta, así como de que las y los sonorenses emprendedores busquen acercarse al sector científico para innovar productos o servicios, pues esto dinamiza la economía y promueve el desarrollo regional.

La responsable de explicar a los asistentes las bases del Penta fue la Dirección Adjunta de Desarrollo Tecnológico e Innovación, a través de Elizabeth Pasos Leal, directora de Comercialización de Tecnología, quien puntualizó que en esta convocatoria pueden participar las nano, micro, pequeñas y medianas empresas (NaMiPyMEs), instituciones de educación superior, centros de investigación, institutos tecnológicos, sociedades de producción rural y personas físicas con actividad empresarial, públicas o privadas, dedicadas al desarrollo tecnológico e innovación, que cuenten con preinscripción o inscripción en el Registro Nacional de Instituciones y Empresas Científicas y Tecnológicas (Reniecyt).

Asimismo, dijo que se busca apoyar proyectos que atiendan, preferentemente, alguno(s) de los siguientes Problemas Nacionales: Agua, Soberanía alimentaria, Sistemas socioambientales y sustentabilidad, Desarrollo urbano, Salud, Transición energética y cambio climático o Ciudades sustentables.

Por su parte, Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD, indicó que las puertas del Centro están abiertas para cualquier persona o empresa que desee recibir más información para participar en esta convocatoria. Para ello, puede agendar su cita escribiendo un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

 

Mobile Menu