Notas

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), cuenta con una Unidad Especializada de Inocuidad Alimentaria (UNEDIA), equipada con tecnología analítica de última generación para identificar y cuantificar contaminantes químicos y microbianos, que representan una amenaza a la inocuidad de productos alimenticios que se generan para el consumo local, regional, nacional y para la exportación.

 

El Dr. Cristóbal Chaidez Quiroz, coordinador regional del CIAD en  Culiacán, Sinaloa, relató que el proyecto UNEDIA nace a través de la alianza estratégica entre este Centro de Investigación y la empresa Investigación, Ciencia y Tecnología  Internacional (ICT), ya que le interesaba desarrollar temas de investigación , transferencia de tecnologías e innovación en materia de inocuidad alimentaria.

 

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), apoyó a ICT Internacional con el proyecto que consistía en desarrollar las metodologías analíticas para la detección de agentes no convencionales (ANC) y la evaluación de la inocuidad de alimentos, creándose el laboratorio para este fin.

 

“Un agente no convencional, es aquel que se asocia a una enfermedad emergente transmitida por los alimentos: partículas, microorganismos y/o sus toxinas y agentes químicos que pueden ser conocidos o desconocidos, pero caracterizados con nuevos métodos analíticos”, explicó.

 

Las tecnologías analíticas de última generación utilizadas son: Cromatografía de Líquidos Masas-Masas y de Biología Molecular. En la primara fase del proyecto se montaros los Laboratorios de Inocuidad Química (LIQ), Inocuidad Microbiológica (LIM) y de  Inocuidad de Agentes no Convencionales (LIANC), donde laboran once profesionales, muchos de ellos formados en los programas de maestría y doctorado del CIAD.
 
Recientemente se sometió a la Entidad Mexicana de Acreditación (ema), la solicitud para acreditar los laboratorios arriba mencionados y 20 métodos analíticos ya validados y en el momento que llegue la respuesta afirmativa  se ofrecerán los siguientes servicios en el Laboratorio de Inocuidad Química (LIQ): Determinación de Nitrofuranos en músculo de pollo, bovino, cerdo, camarón y huevo; Determinación de estreptomicina en miel; Determinación de Fenicoles en músculo de pollo y cerdo;  Determinación de  Cloranfenicol en músculo de bovino,   borrego, camarón, leche y miel; Determinación de Beta-Agonistas  en hígado y músculo de bovino; Determinación de Clembuterol en orina y suero de bovino; Determinación de Anticoccidianos en músculo de pollo y huevo.

 

En el Laboratorio de Inocuidad  de Agentes no Convencionales (LIANC): Tamizaje de 20 a 32 sustancias, identificación y confirmación de residuos de plaguicidas  y metabolitos (fungicidas, herbicidas, insecticidas y otros agroquímicos) en alimentos frescos, procesados y agua de riego.

 

Mientras que en el Laboratorio de Inocuidad Microbiológica: la detección de  microorganismos  patógenos de interés veterinario (Influenza y Salmonella aviar y virus de Newcastle).

 

Una serie de herramientas e  información que se debe incorporar en los proyectos y protocolos de investigación desde su fase inicial con orientación de mercado para que generen recursos, tanto para el Centro como para los científicos, expuso el Dr. Víctor Sánchez Trejo, socio fundador y co-director de ACTUM business, strategy & solutions y de PRAGMAT3CH.

 

“El objetivo es que  los  desarrollos tecnológicos no  se quedan a la mitad del camino o no se completen porque les gana  la evolución del mercado o los requerimientos  solicitados ya no son los mismos que se tenían inicialmente previstos”, indicó durante su participación ante investigadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), con la conferencia “La importancia de la  valuación y comercialización de la tecnología en centros de I+D”.

 

Actualmente tener acervos de patentes es un indicador muy importante de éxito, sin embargo estos indicadores en el mundo están cambiando por regalías obtenidas, es decir,  cuántos  ingresos están generando las patentes desarrolladas al interior de  los centros de investigación, acentuó el expositor.

 

Hay diferentes estrategias para una patente en cuanto a los ingresos que pude generar abundó, “una patente que tenga una orientación hacia el mercado puede ser vendida directamente a una empresa; puede ser licenciada a través de las regalías por ventas o utilidades de la empresa; el investigador  propietario de la  patente puede crear una propia empresa dando regalías al centro de investigación; o se pueden crear nuevas instituciones u organizaciones donde participe el centro  de investigación, el inventor e inversionistas privados,  existen varias formas de darle utilidad a la patente”.

Sin embargo dejó claro que si la patente no tiene una orientación de mercado, ninguna de estas opciones es válida, por ello la importancia de que  todas las investigaciones tengan el enfoque que les permita a los  investigadores obtener recursos extras  producto del  trabajo realizado en los  centro de investigación, reiteró Sánchez Trejo.

 

Haciendo un recuento, mencionó que en México hay indicadores que no son muy favorables, de las 14 mil patentes  que se  publican, sólo el 7 por ciento  son propuestas por investigadores de origen mexicano  y de ese bajo porcentaje no hay estadísticas que indiquen cuánto recurso generan, pero es muy poco “es un esfuerzo que se  debe hacer porque los recursos públicos destinados a los centros de investigación cada vez  son más escasos y eso los  lleva a generar nuevos modelos para obtener  capital que entre otras cosas, les permita seguir haciendo investigación” detalló.

 

El especialista en estudios de inteligencia tecnológica, competitiva, de mercado, gestión de proyectos y transferencia tecnológica,  enfatizó que el licenciamiento de patentes no se logra a corto plazo pero es importante empezar a verlo desde una perspectiva de planeación con las oficinas de transferencia de los Centros de Investigación para identificar proyectos con  mayor validez comercial e ir avanzando hasta lograr los objetivos buscados, no dejando de lado la ciencia básica porque debe seguir  desarrollándose, “es un eslabón que  va de la mano de la ciencia aplicada, pero si recursos no se puede avanzar”.

 

Es importante destacar que el Dr. Víctor Sánchez Trejo, sostiene actualmente una colaboración con  CIAD a través del trabajo conjunto que realiza con el Dr. Ali Jesús Asaff Torres, investigador de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), trabaja en una técnica de encapsulamiento de microrganismos probióticos, utilizando proteínas derivadas del suero que se produce en la fabricación del queso y de carbohidratos de las cáscaras de fruta y  algas marinas.

 

La Dra. Gabriela Ramos Clamont Montfort, investigadora titular de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos, explicó que  a partir de diez litros de leche se produce un kilogramo  de queso y quedan nueve litros de suero que muchas veces no se utiliza y contamina.

 

“Una de las líneas de investigación del Laboratorio de Bioquímica de Proteínas y Glicanos  de CIAD es aislar proteínas de subproductos de la Industria de Alimentos para estudiarlas y encontrarles usos potenciales. Por ello, adaptamos una técnica para purificar diferentes proteínas del suero  en un solo paso cromatográfico y escalamos la purificación a nivel laboratorio” dijo.

 

Agregó que piensan  aprovechar las  propiedades de autoensamblado de las proteínas purificadas y de algunos carbohidratos a través de interacciones químicas se   estimulará, para formar capas mediante interacciones electrostáticas que sirvan para encapsular  a diferentes probióticos, con la finalidad de protegerlos  de las condiciones de almacenamiento de los alimentos para que lleguen vivos hasta el colon, lugar donde se adhieren para  mejorar la salud intestinal.
 
El proyecto que se desarrollará en tres años, es de investigación básica; está dirigido a encontrar las mejores condiciones de encapsulamiento de los probióticos por la técnica de autoensamblado. Posteriormente  se contempla adecuar la técnica para su posible uso en  la industria láctea ya que los probióticos generalmente se añaden a productos como yogurt, bebidas lácteas y nieve, para beneficio del organismo  humano y esta técnica podría conservarlos viables durante mayores periodos de tiempo.

 

Ramos Clamont Montfort agregó que en muchas ocasiones los probióticos pierden viabilidad al ser añadidos a los alimentos y almacenados a diferentes temperaturas, concentraciones de oxígeno, pH y actividades de agua, provocando que disminuya su resistencia al paso por el estómago. Estas condiciones también pueden reducir la capacidad del probiótico para  adherirse al intestino, reduciendo considerablemente la eficacia de la bacteria para mejorar la salud. Por ello es importante buscar diferentes estrategias para protegerlas.

 

“El proyecto pretende estudiar diferentes combinaciones y número de capas de proteínas de suero, pectinas y alginato, comparando su eficiencia en la protección de lactobacilos y bifidobacterias, estudiando además la mejor manera de que puedan ser liberadas en el intestino” comentó. También dijo que se comparará la eficacia de esta técnica con la de otras ya establecidas.

 

El presupuesto aprobado para realizar las diferentes pruebas es de un millón 940 mil pesos, recurso logrado al participar en la convocatoria SEP-CONACYT para Ciencia Básica.

 

En este proyecto participan también la Dra. Luz Vázquez Moreno del CIAD, la Dra. María del Pilar Sánchez del CIBNOR, el Dr. José Roberto Vega-Baudrit  del Laboratorio Nacional de Nanotecnología de Costa Rica. Cada uno de ellos colaborará en su campo de experiencia.

 

También participarán  varios  docentes e investigadores de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Coahuila y de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Juárez del Estado de Durango. Se pretende  además, formar varios alumnos de Posgrado en el Programa de CIAD y de la UA de C y reforzar los conocimientos de algunos de los docentes de las Universidades.

 

Con el objetivo de capacitarse en técnicas de aislamiento  e identificación de microrganismos  que dañan a la agricultura, personal del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), asistió al  4th International Workshop on Oomycetes: Phytophthora, Pythium and Phytopythium,  efectuado en la Universidad de Maryland, en Maryland, Estados Unidos.

El Dr. Raúl Allende Molar y el Ing. Isidro Márquez Zequera, adscritos al Laboratorio de Fitopatología de la Coordinación Regional de CIAD en Culiacán, tuvieron la oportunidad de compartir experiencias durante el entrenamiento ofrecido por investigadores líderes en el estudio de Oomicetos, quienes fungieron como instructores.

Los Oomicetos son microorganismos (hongos identificados como microbios), entre los que se encuentran especies de Phytophthora y Pythium, que causan cuantiosas pérdidas en la agricultura de la región.  

Cabe mencionar que las técnicas de aislamiento e identificación observadas durante la semana de capacitación,  serán utilizadas en los servicios de diagnóstico al sector productivo y en el área de investigación.

Es importante destacar que el evento internacional  contó con la asistencia de investigadores y técnicos de al menos doce países.

 

El resultado  del trabajo realizado por espacio de tres años después de una tragedia como la ocurrida en el incendio de la Guardería ABC, fue presentado por Guillermo Alonso Angulo e Irma Pérez Campos,  miembros de la Asociación de Investigación y Educación Popular Autogestiva, (IEPAC).

 

El Auditorio del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD),  fue el escenario perfecto para que a través de frases poéticas en la voz de Irma Pérez Campos y  diálogos de reflexión, se explicara a los presentes la forma de trabajo “no sólo individual, sino social  con los grupos de padres, de ciudadanos que pretenden hacer algo para que esa  situación no vuelva a suceder”, donde es indispensable  la reconstrucción del tejido social, que en tragedias de este tipo resulta muy dañado, mencionó  Alonso Angulo.

 

Los padres son ejemplo de lucha y de trabajo, que con el apoyo de la sociedad civil, son un referente local y nacional de que cuando se quiere hacer una demanda concreta se puede lograr de una manera positiva, propositiva  y buscando que las cosas se puedan transformar. Un ejemplo es  la promulgación de la Ley 5 de junio de estancias infantiles, que ha marcado un precedente muy importante en México, dijo.
 
Lo importante son dos cosas: la ciudadanía han visto el ejemplo que han dado los padres  que perdieron a sus hijos, con respeto y organización han planteado y defendido el derecho a la justicia y por otro lado  ha sentado las  bases para que estos acontecimientos  no vuelvan a suceder.

 

“Un primera lección deberíamos aprender todos los ciudadanos es que no debemos esperar a que  suceda una tragedia para atender todos los pendientes, y una segunda es que a pesar del dolor que representa la pérdida de un hijo, los padres han tenido la capacidad  de volcar el coraje, la rabia e indignación de una manera positiva, organizados en grupos fuertes con gran respaldo de la sociedad civil”. Concluyó.

 

Cabe mencionar que Irma Pérez Campos y Guillermo Alonso Angulo fueron  nombrados embajadores por el  Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF),  para trabajar temas de recuperación psicosocial en Hermosillo, a escasa una semana de sucedida la tragedia, donde 49 niños perdieron la vida y más de 70 resultaron lesionados.

 

En el marco de la conmemoración del Día Mundial del Medio Ambiente, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), da el banderazo de salida al proyecto institucional: La Veta Verde del CIAD,  iniciativa que tiene por objetivo promover la sustentabilidad ambiental en la vida cotidiana institucional, tanto en el ámbito académico como en la operación de las distintas Coordinaciones Regionales que actualmente integran al Centro de Investigación.

 

El Dr. Ramón Pacheco Aguilar, Director General destacó que esta propuesta es liderada por un grupo de investigadores de todas las unidades que integran al CIAD en Hermosillo, Guaymas, Mazatlán, Culiacán, Cd. Cuauhtémoc y Cd. Delicias.

 

Enfatizó que La Veta Verde del CIAD surge de reconocer un proceso de profundización de la crisis ambiental, tanto a nivel global como sus impactos locales y regionales. De igual forma, de la respuesta comprometida de los distintos sectores de la sociedad, públicos y privados, productivos, sociales y académicos; todos ciudadanos. En el sector académico, la temática ambiental ha fertilizado prácticamente todos los campos del conocimiento, dijo.

 

En coherencia con estas tendencias, el CIAD ha colocado la sustentabilidad ambiental como parte de su misión y observa una creciente actividad académica en este tema. “En CIAD, trabajamos actualmente en sistematizar nuestro potencial ambiental organizándonos de manera tal que nos sea posible no solo dar respuesta a la sociedad de manera más efectiva, sino en generar un conocimiento de vanguardia a la altura de las circunstancias” reiteró.

 

Como parte de las actividades de inauguración, la Coordinación Regional de CIAD en Mazatlán,  abrió al público la ciclopista del Estero del Yugo y   un humedal costero de conservación prioritaria nacional, ambos en resguardo por el Centro de Investigación.
 
Haciendo un recuento, el director general del CIAD precisó que la iniciativa de La Veta Verde se dio a conocer el 1 de junio de 2011, pero como resultado de la respuesta entusiasta de toda la comunidad se constituyó como un proyecto institucional estratégico del CIAD, al cual se le da el banderazo oficial de inicio el 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente en las instalaciones de la Coordinación Regional Mazatlán, la cual cuenta con una reconocida trayectoria en los temas de educación ambiental, manejo sustentable de recursos naturales y en sus esfuerzos por  consolidar la “ecoeficiencia” en las instalaciones de su campus.

 

La Veta Verde del CIAD  manifestó, es una respuesta más al compromiso social como Centro Público de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT). Es un proyecto institucional que se constituye con el interés y la emoción personal de todos los que forman parte del mismo. “La Veta Verde del CIAD será, además, la plataforma institucional de difusión y comunicación social a través de la cual expresemos el mensaje urgente hacia el cuidado ambiental y propongamos estrategias y planes de acción al gobierno y sociedad que coadyuven a aminorar los impactos adversos que el desarrollo tiene en nuestro ambiente”.

 

Para finalizar insistió en que el  interés del CIAD  se centra en colaborar con organizaciones académicas, de la sociedad civil organizada y dependencias oficiales, nacionales e internacionales, en esta cruzada ambientalista, que es ya una cruzada sin fin.

 

Estudiantes de la Maestría y Doctorado en Ciencias participaron en una Exposición de carteles de la clase "Alimentos Funcionales", realizado en las instalaciones del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

 

El Dr. Gustavo Adolfo González Aguilar, investigador responsable de la materia Alimentos Funcionales y del Laboratorio de Antioxidantes y Alimentos Funcionales, explicó que “esta es una oportunidad para que ellos  desarrollen  un tema  como inicio de su proyecto y que den el panorama general de alimentos funcionales desde su área de estudio”.

 

Agregó que los 16 alumnos  tienen la capacidad de exponer la información incluida en los  carteles, además  de ofrecer  a los asistentes productos creados en CIAD o comerciales, al mismo tiempo que explican  los diferentes conceptos o las tendencias actuales del consumo de alimentos, principalmente  de alimentos funcionales y la tecnología  que se utiliza para desarrollarlos.

 

“La idea es que los jóvenes brinden los diferentes productos cárnicos,  vegetales, lácteos, marinos, etc. para que la gente los conozca, los  deguste y que vean los beneficios que tienen o que  se les ha atribuido en  trabajos  básicos o que se  ha comprobado  que tienen un beneficio específico principalmente  para la salud”, dijo el investigador.

 

Este Simposium también es una oportunidad para  que la gente conozca  que productos están en el mercado actualmente en México y en diferentes partes del mundo ya que los Alimentos Funcionales son productos a los que se les ha añadido o  removido algún ingrediente funcional con el fin de proveer un aporte nutricional y que tenga un efecto  benéfico en la salud, reiteró el Dr. González Aguilar.
 
Algunos de los  proyectos que se  están desarrollando en  las diferentes coordinaciones de CIAD  son parte de la clase “donde participan estudiantes con algunos  productos hechos aquí, principalmente de origen lácteo, cárnico y algunos de origen vegetal,  como parte de sus mismos proyectos y otros que ya están en el mercado” precisó.

 

Otros investigadores que respaldan la materia son los  doctores Evelia Acedo Félix, Gabriela Ramos Clamont Montfort, Belinda Vallejo Galland, Aarón González Córdova, Ana María Calderón de la Barca, Fernando Ayala Zavala y por parte  de la Unison Maribel Robles Sánchez.

 

Con el  objetivo de desarrollar un proceso de producción de biodiesel y otro de bioalcohol a partir de biomasa de microalgas marinas que entre otras prioridades, ayude a la reducción de emisiones de gases invernadero, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), realiza un estudio para valorar la pertinencia de esta alternativa de producción de energía.

 

El grupo conformado por los investigadores Adriana  Sañudo Barajas, Miguel Angulo  Escalante, Rosabel Vélez de la Rocha y Nancy Varela Bojórquez, todos de la  Coordinación Regional de  Culiacán, por espacio de dos años han realizado estimaciones del rendimiento en la producción de la biomasa y caracterizado los perfiles de carbohidratos y lípidos a escala laboratorio y posteriormente a escala piloto.

 

En el CIAD se realiza un estudio con la propagación de Dunaliella tertiolecta, una microalga verde que tiene la habilidad de reducir niveles de metales pesados, puede reproducirse tanto en agua de mar como en aguas de desecho y salobres, tiene tolerancia a altas concentraciones salinas y resiste a cambios de temperatura y radiación solar, lo que la hace una especie con un cultivo relativamente fácil en comparación con otras especies.

 

Actualmente existe una diversidad de investigaciones dirigidas a la producción de biocombustibles; sin embargo los costos de producción no compiten con el precio del petróleo, pero en el futuro serán las que en su mayor parte sustituirán a las gasolinas y diesel derivados del petróleo utilizado en la combustión interna de los autos.

 

Las principales ventajas de la utilización de microalgas como materia prima para la producción de biocombustibles, es que no compiten con el sector alimentario y otros productos de la agricultura, no se necesitan grandes extensiones de tierra, ni de terrenos fértiles para producirlas y pueden ser cultivadas todo el año.
 
La habilidad de los cultivos de micro-algas para utilizar altos volúmenes de dióxido de carbono (CO2) es tan grande que, el desarrollo de esta tecnología disminuye las emisiones de gases de efecto invernadero, haciendo pasar el CO2 proveniente de procesos industriales y de generación de energía eléctrica al cultivo de micro-algas.

 

Las microalgas y su viabilidad como fuente de energía, ya sea para la producción de biodiesel, bioetanol y biohidrógeno, es un campo en fase de estudio e investigación con interesantes perspectivas de futuro.

 

Busca el CIAD que no se repita la tragedia de la Guardería ABC

Con el objetivo de reflexionar acerca de las carencias exhibidas por la tragedia en la guardería ABC y el compromiso que desde la investigación se requiere asumir para contribuir a cubrirlas, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), realizará el evento ABC: Voces desde la investigación y el compromiso social.

El Dr. Ramón Pacheco Aguilar, Director General, reiteró que el motivo de esta actividad es contribuir a que la fecha del 5 de junio no se olvide y para ello se han programado una serie de reflexiones porque “es necesario recordar a nuestros niños que se fueron sin avisar y tenemos que solidarizarnos fraternalmente con los padres y sus familiares”.

Las puertas de CIAD estarán abiertas para al público en general el día 7 de junio en el Auditorio de sus instalaciones en punto de las 12:00 horas, precisó Pacheco Aguilar.

 La Dra. Cristina Taddei Bringas, investigadora de la Coordinación de Desarrollo Regional (CDR), mencionó que como Centro Público de Investigación, el  CIAD  tiene el compromiso de propiciar que la sociedad reflexione en torno a lo sucedido, sobre todo para ofrecer propuestas orientadas a resolver las deficiencias que persisten en los diversos aspectos relacionados con la tragedia: desde el tema de la subrogación y el desentendimiento por parte del Estado de sus responsabilidades, hasta los derechos de la niñez, que es donde se centra el trabajo de los conferencistas invitados.

 

Al tomar la palabra la Dra. Migdelina López Reyes, también investigadora de la CDR enfatizó que los expositores Gullermo Alonso e Irma Pérez Campos, socio fundador y su colaboradora de la Asociación de Investigación y Educación Popular Autogestiva, (IEPAC), expondrán  su experiencia como ejecutores de las políticas de UNICEF a favor de los Derechos de los Niños, y están involucrados desde el inicio….al llegar a Hermosillo dos semanas después de ocurrida la tragedia en 2009.

 

“Ellos han trabajado con las víctimas de  la tragedia, la sociedad civil y con los grupos organizados en acciones que lleven a crear las condiciones que  hagan que vuelva a ocurrir una situación como esta”, dijo la también organizadora.

 

Mencionó que el evento, además de la  conferencia tendrá una parte artística, con lectura de poesía buscando un ambiente de reflexión y sensibilización sobre sobre los temas que se abordarán.

El desarrollo de mecanismos y estrategias de contención,  la intervención con varones agresores y los modelos necesarios para la

erradicación de este problema, es el objetivo del Diplomado “Aplicación práctica de los Modelos de Prevención, Atención y Sanción de la violencia de género contra las mujeres”, que este día inicia en las instalaciones del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

Al inaugurar la actividad, el Dr. Ramón Pacheco Aguilar, Director General, manifestó que “que es muy honroso que CIAD sea la sede de este esfuerzo donde es indispensable  establecer compromisos y en este Centro de Investigación es una responsabilidad mejorar las condiciones de la sociedad en la que vivimos y para eso es necesaria la participación de todos”.

Por su parte la Dra. Alicia Elena Pérez Duarte y Noroña, académica del  Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y Coordinadora General Nacional del proyecto,   mencionó que “no solo es indispensable conocer las formas de trabajo de cada una de las instituciones involucradas en este tema, sino que es vital se apliquen los instrumentos adecuados para contribuir a erradicar la violencia de género porque estamos convencidos de que para acabar con la violencia social, necesitamos acabar con la violencia básica, producto de las relaciones interpersonales”.

 

La Dra. Rosario Román Pérez, investigadora del Centro de Investigación, coordinadora académica estatal del proyecto e instructora, explicó que la meta es que los y las servidoras  públicas responsables de la prevención, atención y sanción a la violencia de género, apliquen los protocolos de actuación diseñados por la UNAM, contenidos en el programa del Diplomado. Los temas incluyen la violencia de género, la atención a mujeres en situación de Violencia, el acompañamiento legal durante el proceso de denuncia en las instancias de justicia, la intervención con los agresores de mujeres y la contención emocional para el personal responsable de la atención.

El Diplomado dijo, tendrá una duración de 80 horas, 40 de ellas en el aula donde se abordarán los protocolos.  Las 40 horas restantes serán de trabajo en línea y de campo con base en las atribuciones de cada dependencia, según lo establecido en la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el estado de Sonora.

Este esfuerzo es parte de una iniciativa que surge en la UNAM y que fue impulsada por CONACYT, luego de coincidir en que no existen estadísticas  concretas  que evidencien  la violencia de género en México.

Es importante resaltar que las sesiones en aula se llevarán a cabo durante cinco viernes consecutivos del mes de junio en Hermosillo, con sede en CIAD, los lunes en Ciudad Obregón en las instalaciones del ITSON y en el caso de Nogales la capacitación se contempla  todos los martes de ese mismo mes en el campus de la UNISON.

Mobile Menu