Notas

Científicos de la Coordinación Regional Culiacán del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) han confirmado la presencia del virus de Nueva Delhi en plantas de chile (Capsicum annum L.) en el estado de Sinaloa.

El virus de la hoja rizada del tomate de Nueva Delhi (Tomato leaf curl New Delhi virus, ToLCNDV por sus siglas en inglés) es un patógeno de plantas que pertenece al grupo de los begomovirus y se transmite por medio de la mosquita blanca Bemisia tabaci (Gennadius).

El principal cultivo hospedante de este virus es el tomate (Solanum lycopersicum L.); sin embargo, se ha reportado que infecta alrededor de cuarenta y tres especies de plantas dentro de las familias Cucurbitaceae, Euphorbiaceae, Malvaceae, Fabaceae y Solanaceae; dentro de este último grupo, además del tomate, afecta al tabaco, chile y papa.

La principal sintomatología observada en planta incluye el enchinamiento de hojas, moteados cloróticos con distorsión de las venas medias de las hojas, reducción del área foliar, acortamiento de entrenudos y un retraso severo del crecimiento de la planta.

El ToLCNDV se ha reportado afectando chile en India, Pakistán e Indonesia y, recientemente, con el uso de técnicas moleculares como la PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) se identificó en Sinaloa, México.

Actualmente, los investigadores(as) Isabel Cruz Lachica, Isidro Márquez Zequera, Luis A. Osuna García, Juan M. Tovar Pedraza y Raymundo S. García Estrada, han iniciado trabajos de investigación y diagnósticos (PCR) con este nuevo virus.

Los académicos han enfatizado la importancia de combatir este virus, pues sus afectaciones podrían ser superiores a la pérdida del 75 al 100% del cultivo cuando no se realiza en forma oportuna el control del insecto vector (mosca blanca).

Colaboración de Isabel Cruz Lachica, Isidro Márquez Zequera, Luis A. Osuna García, Juan M. Tovar Pedraza y Raymundo S. García Estrada, académicos del CIAD.

El trabajo del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), que se centró en caracterizar la tortilla de queso o quesadilla, producto tradicional en Ímuris, Sonora, obtuvo el tercer lugar del Premio Anual Dr. Ernest Feder 2019, que entrega el Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La distinción se realizó en el marco del 39 Seminario de Economía Agrícola, en la categoría “Alimentos con identidad territorial ante el nuevo escenario político”, donde participan trabajos de investigación inéditos en forma de artículos individuales y colectivos.

El artículo de investigación incluye la caracterización fisicoquímica, microbiológica, y sensorial de dicho producto lácteo, así como el reporte de su calidad sanitaria, además de que documenta el proceso de elaboración y algunas de sus variantes que fueron encontradas en las queserías participantes en el estudio.

Por último, el ensayo hace un análisis sobre la posibilidad de que dicha región sonorense pueda pugnar ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI) por alguno de los esquemas de protección que las leyes mexicanas contemplan, como lo sería una marca colectiva o, inclusive, una denominación de origen.

Liderada por Aarón Fernando González Córdova y Belinda Vallejo Galland, académicos de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal, la investigación es el resultado de la tesis de licenciatura de Paul Fernando Cuevas González y de la tesis de maestría en ciencias de Priscilla Jazmín Heredia Castro, ambos alumnos de los académicos. En la investigación también participaron Adrián Hernández Mendoza, Ricardo Reyes Díaz y José Isidro Méndez Romero.

Sonora cuenta con cuatro diferentes tipos de quesos artesanales: queso fresco, queso “oreado” o de zarzo (aquel que se pone a secar), queso cocido y la tortilla de queso o quesadilla, que se produce en la región del municipio de Ímuris.

Este último tipo de queso representa una actividad económica de gran importancia para los habitantes de dicha localidad, por lo que representaría un beneficio para sus pobladores lograr un reconocimiento por parte del IMPI, explicó González Córdova.

En cuanto a denominaciones de origen, agregó que México cuenta con muy pocas (diecisiete en total), muchas de ellas relacionadas con productos alimenticios y bebidas destiladas, como mezcal, tequila, charanda, bacanora, sotol, café de Veracruz, etc. Puntualizó que, en cuanto a quesos artesanales, se tiene un inventario de, aproximadamente, cuarenta diferentes tipos, ninguno de ellos con denominación de origen. Solamente cuatro quesos artesanales mexicanos ostentan una marca colectiva en el país: el queso Cotija (Sierra de Jalmich), queso Bola de Ocosigo y Crema (Chiapas) y el queso de Poro (Tabasco).

La producción artesanal de quesos y derivados lácteos en México, así como en el estado de Sonora, es una actividad que debe de promoverse e incentivarse, coincidieron académicos en una reunión celebrada en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

El ciclo de conferencias “Una mirada hacia la producción sustentable de lácteos artesanales en Sonora: retos y perspectivas de la quesería artesanal” contó con la participación de investigadores expertos en la quesería, desde su abordaje químico-biológico hasta lo que significa social y culturalmente.

Aarón González Córdova, profesor de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal (CTAOA), y María del Carmen Hernández Moreno, académica de la Coordinación de Desarrollo Regional, ambos del CIAD, fueron los responsables de conducir el evento.

Para compartir su experiencia sobre el queso cotija, la profesora Maricarmen Quirasco Baruch, de la Universidad Nacional Autónoma de México, presentó una exposición en la que habló sobre las características de su elaboración tradicional, tratamiento térmico y propiedades químicas para lograr el sabor característico.

Ahondó sobre los cuidados sanitarios para asegurar la inocuidad del queso, las estrategias para promover su consumo en el extranjero y sus beneficios nutricionales

Posteriormente, la especialista sobre propiedad intelectual, Martha Paulina Rodríguez Rivera, representante del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), ofreció la charla “Esquemas de protección para la producción artesanal de alimentos: marcas, marcas colectivas y denominaciones de origen”.

En su disertación explicó las normas oficiales para que pequeños y medianos productores puedan incorporar sus productos artesanales en el IMPI, así como cuáles son las indicaciones para que un queso artesanal sea considerado en una denominación de origen, como son los factores de producción en una zona geográfica exclusiva.

Sonora es una entidad que ofrece ventajas ambientales para la producción quesera, y de ellos habló María del Socorro Alvarado, quien señaló que esta actividad artesanal permite evitar problemas ambientales ocasionados por la actividad ganadera, como es el mal manejo de estiércol y residuos, transporte de insumos, uso de fertilizantes sintéticos para pasturas y degradación de la vegetación y la erosión del suelo.

Para concluir la jornada, al grupo de investigadores anteriormente mencionados se sumó Belinda Vallejo Galland, profesora del CIAD experta en lácteos, para desarrollar un panel de discusión en el que compartieron sus conclusiones sobre los temas tratados en el encuentro.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) recibió a integrantes del grupo interdisciplinario “Alimentación y Daños a la Salud” (ADAS) para la celebración de su reunión plenaria anual.

En la sesión, que coincidió con el cuarto aniversario de la fundación del grupo, se dialogó sobre la experiencia de los investigadores(as) en la construcción de una dinámica integral para la producción científica, enfocada en el abordaje de problemas complejos de salud asociados a la alimentación, como la obesidad y la diabetes.

Guadalupe Álvarez Gordillo, académica de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) especialista en problemas de salud pública, quien es fundadora y actualmente líder de esta agrupación, comentó que el objetivo de ADAS es reconocer la parte cultural y social del comportamiento comunitario y conjugarlo con el aspecto biológico para determinar las causas que tienen un impacto positivo o negativo en la salud.

Durante la charla los(as) asistentes coincidieron en el reto que comprende el esfuerzo colectivo para enriquecer la comprensión de las problemáticas complejas, así como para aprovechar las fortalezas y compensar las debilidades metodológicas a las cuales se enfrenta el grupo de investigación interdisciplinario, que es conformado por más de cincuenta investigadores(as) de once instituciones nacionales de educación superior.

Entre las reflexiones de la sesión se acordó la búsqueda de la solidificación del modelo metodológico interdisciplinario a través de su aplicación en campo, con el fin de encaminarlo hacia proyectos de investigación e intervenciones que integren los servicios de salud con actores locales y nacionales y sean traducidos en un beneficio para la sociedad.

Además, se destacó la necesidad de la vinculación con la formación de recursos humanos para integrar el enfoque interdisciplinario en el currículo académico de las nuevas generaciones, desde que cursan estudios universitarios hasta llegar a los(as) alumnos(as) que elaboran proyectos de tesis en niveles de posgrado.

El colectivo, integrado por instituciones del norte, centro y sur del país, reúne a académicos(as) y estudiantes del CIAD, el Ecosur, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, el Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social, el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, la Universidad Autónoma del Carmen, la Universidad Autónoma del Estado de México, la Secretaría de Salud de Sonora, la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas y el Instituto de Salud del Estado de Chiapas.

 

ADAS es un proyecto financiado por Conacyt Núm. 299219 de la convocatoria del Programa de apoyos para las actividades científicas, tecnológicas y de innovación 2019

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) ofrecerá un curso de capacitación sobre los principios básicos del Sistema de Análisis de Peligros y de Puntos Críticos de Control (HACCP, por sus siglas en inglés), dirigido a personal de plantas productoras y procesadoras de alimentos.

Miguel Ángel Martínez Téllez, Gerente Técnico del Organismo de Certificación (OC-CIAD: Sonora Alimentos) e investigador de esta institución, explicó que la capacitación será en línea y podrán participar empresas que trabajan principalmente en la producción, empacado y procesamiento de frutas y hortalizas. Sin embargo, este sistema es aplicable a todo tipo de alimentos.

Entre los puntos que contempla el curso, está brindar información de los prerrequisitos que se deben tener para establecer el sistema HACCP, como las buenas prácticas de higiene y manufactura para plantas de empaque y procesamiento de alimentos, entre otros.

En ese sentido, señaló que el curso HACCP permite identificar peligros significativos de contaminación y establecer medidas para su control, con el fin de garantizar la inocuidad de los alimentos. Además, instruye sobre las normas oficiales mexicanas y las nuevas disposiciones sanitarias internacionales como la Nueva Ley de Modernización de la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA).

Asimismo, capacita sobre los lineamientos establecidos por el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) en los Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación y para el cumplimiento con requerimientos de certificación para los Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación en frutas y hortalizas frescas, de los diferentes esquemas nacionales e internacionales.

El curso, que dará inicio el 6 de noviembre del presente, está conformado por seis módulos, con duración de una semana cada uno, y tiene un costo de $3,200.00 más IVA. La plataforma tecnológica donde se imparte permite que los participantes en todo momento accedan a los materiales y aclaren sus dudas a través de un correo electrónico o por videoconferencia previamente agendada.

Para conocer el temario completo puede acceder al enlace www.ciad.mx/haccpenlinea. También puede llamar al (662) 289 2400, ext. 402, o escribir un correo electrónico a la Q.B. Olivia Briceño Torres, a la cuenta Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., para recibir mayor información. El último día de inscripciones es el martes 5 de noviembre.

 

 

Comer no sería tan delicioso si nuestra lengua no pudiera percibir los sabores de los alimentos, pero ¿cómo es que podemos distinguir un sabor dulce de uno amargo? Descubriremos la respuesta en la próxima edición de Sábados en la Ciencia.

“¿Por qué sabe como sabe?” es el nombre del taller que se realizará el próximo 26 de octubre a las 10:00 a.m. en el auditorio de la Unidad de Transferencia de la Innovación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

La responsable de impartir esta sesión será la investigadora Maricarmen Quirasco Baruch, profesora del Departamento de Alimentos y Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien acercará a las y los pequeños invitados al campo de la fisicoquímica de alimentos.

Con dicho propósito, los niños(as) realizarán un experimento de medición de acidez a través de un electrodo y un potenciómetro y comprobarán que existe una relación entre la percepción sensorial (el gusto) y lo que se detecta con instrumentos científicos.

Aarón González Córdova, Coordinador de Vinculación del CIAD, mencionó que este es un evento que se realiza como parte de las actividades del 37° Aniversario del Centro y una excelente opción para disfrutar una mañana en familia divirtiéndose y aprendiendo.

Para asistir es necesario reservar su lugar en el registro electrónico disponible en la página de Facebook “Sábados en la Ciencia Noroeste”. 

Sábados en la Ciencia es un programa de divulgación científica dirigido al público infantil que mensualmente realizan el CIAD, la Universidad de Sonora, “La Burbuja” Museo del Niño y el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Coecyt).

 

 

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación 2019, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) realizó un evento académico para compartir con la sociedad parte del conocimiento científico que genera.

En la inauguración del 2do Simposio de Nutrición, Alimentación y Salud, que este año lleva por lema “Nuestras acciones son nuestro futuro. Una alimentación sana para un mundo #HambreCero”, Pablo Wong González, director general del CIAD, y Graciela Caire Juvera, coordinadora de Nutrición del Centro, brindaron un mensaje de bienvenida.

Ambos coincidieron en que el propósito de este evento es abrir puertas para que el conocimiento científico que genera el CIAD en búsqueda de soluciones a la producción de alimentos y a la salud humana llegue a la sociedad. Asimismo, señalaron que es prioritario para el país y para el mundo que estos retos se aborden de una forma multidisciplinaria y sustentable.

Posteriormente, Édgar Denova Gutiérrez, jefe del Departamento de Entornos Saludables y Prevención de Enfermedades del Instituto Nacional de Salud Pública, impartió la conferencia magistral “La doble carga de la malnutrición en México: retos y políticas para atacarla”.

Durante su charla, Denova Gutiérrez expuso que los procesos industriales, los nuevos hábitos de trabajo y los fenómenos de transición demográfica han modificado la dieta de la población en las distintas regiones del mundo, por lo que deben promoverse acciones a partir de las políticas públicas para incrementar el consumo de alimentos saludables, así como la actividad física desde temprana edad, ya que es un problema que afecta a una de cada tres personas, a quienes disminuye su calidad de vida.

Como parte del evento, que se realizó en correspondencia de las acciones promovidas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) a nivel mundial, se celebró la mesa redonda “Una mirada local y nacional a la inseguridad alimentaria”, que fue moderada por Graciela Caire Juvera, coordinadora de Nutrición del CIAD, y donde participaron María Isabel Ortega Vélez (CIAD), Guadalupe Álvarez Gordillo (El Colegio de la Frontera Sur) y Trinidad Quizán Plata (Universidad de Sonora).

Los académicos compartieron su experiencia de investigación sobre seguridad e inseguridad alimentaria y nutrición en grupos en estado de vulnerabilidad de Sonora y Chiapas.

Para finalizar la jornada se llevó a cabo una segunda ronda de exposiciones titulada “Una mirada local a la malnutrición”, moderada por Humberto Astiazarán García, que contó con la participación de María Isabel Grijalva Haro, Martha Nydia Ballesteros, Heliodoro Alemán Mateo y Julián Esparza Romero, todos académicos del CIAD.

En este espacio se abordaron temas como el estado nutricional y obesidad en poblaciones preescolares y escolares de Sonora, malnutrición en adultos mayores y obesidad en grupos indígenas de esta entidad.

En el marco de los dieciséis días de campaña del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y con motivo del 37° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), se celebrará el foro “Mapas del feminicidio y políticas públicas”.

Gilda Salazar Antúnez, investigadora del CIAD y organizadora de este encuentro, comentó que uno de los objetivos del foro es generar la discusión entre los distintos actores sociales involucrados en la conceptualización de esquemas de justicia, prevención, atención, sanción y erradicación de las violencias de género hacia las mujeres.

Agregó que otro propósito es aportar a crear ejes y propuestas para las agendas institucionales y estrategias en materia de violencias, desaparición y trata de mujeres, prestando particular atención a las emergencias en materia de feminicidios.

Como parte del programa de actividades se impartirá la conferencia “Alerta ante la Violencia: por un espacio libre de violencia para las mujeres”, que dictará Lucía Damián Bernal, geógrafa investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), especialista en temas de género y espacio.

Posteriormente se realizará la mesa de debate “Los mapas de feminicidios: el impacto de los mecanismos de prevención y erradicación de la violencia”, cuyo propósito es tener un espacio para un ejercicio de opinión, en el que se pretende responder a la pregunta: ¿Es posible prevenir el feminicidio sin atender la violencia estructural generalizada?

En la mesa de debate participarán la activista en derechos humanos María Salguero, autora del Mapa de feminicidio e integrante de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas; Amelia Iruretagoyena Quiroz, profesora de la Universidad de Sonora e integrante del grupo de trabajo para la solicitud de alerta de violencia de género para Sonora (2019); Gilda Salazar Antúnez, consejera consultiva del Instituto Nacional de las Mujeres e investigadora integrante del grupo de trabajo para la atención a la solicitud de la Alerta de Violencia de Género (AVG) (2015-2017) y Patricia Alonso Ramírez, activista por los derechos humanos y representante de la organización civil Federación Cobanaras.

La académica Adriana Ortiz Ortega, profesora del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset y coordinadora del secretariado técnico para el seguimiento de las peticiones de AVG en Sonora, tendrá una participación especial como moderadora del debate.

La cita es el próximo 4 de diciembre a las 8:30 horas en el auditorio “Dr. Inocencio Higuera Ciapara” del CIAD en Hermosillo, Sonora. El evento es gratuito y abierto al público en general.

Con motivo del 37° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), se presentará el libro Atlas biocultural de México: Chiapas, Hidalgo, Oaxaca, Veracruz y Península de Yucatán, con la presencia de su coordinadora, María de Jesús Ordóñez Díaz.

En esta obra, la doctora del Centro Regional de Investigaciones Interdisciplinarias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha recopilado información científica que reivindica la importancia de los huertos familiares para los pueblos mesoamericanos, principalmente de México.

En su texto apunta que dichos agroecosistemas tienen un registro de más de once mil años de antigüedad en esta región del planeta, y son un reflejo de la organización, patrones y normas sociales y culturales de la familia.

La experta en ciencias biológicas y manejo de los recursos naturales señala que, ante la inminente crisis ambiental que sufre el planeta, los huertos familiares representan sistemas sustentables de selección, mejoramiento y domesticación de especies, que combinan la sustentabilidad ecológica con la actividad socioeconómica.

María del Carmen Hernández Moreno, investigadora del CIAD, quien es la organizadora del evento, y que también fungirá como moderadora de la presentación, invitó a la comunidad académica y a la sociedad en general a asistir, pues, dijo, es una oportunidad para acercarnos a formas alternativas de gestionar la alimentación y de relacionarse con la naturaleza, como las desarrolladas por las comunidades mesoamericanas, mismas que han logrado prevalecer a pesar de los embates de las estrategias de expansión de las corporaciones agroalimentarias.

Para compartir sus opiniones sobre el Atlas, participarán Jaqueline García Hernández y Beatriz Olivia Camarena Gómez, investigadoras del CIAD, así como Carlos Castillo Sánchez, ex director regional de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

La cita es el próximo 8 de noviembre a las 10:00 horas en el Salón de Usos Múltiples del CIAD en Hermosillo, Sonora. Este es un evento gratuito.

 

 

Investigadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participarán en la impartición del Diplomado “Calidad e inocuidad de alimentos: teoría y práctica”, que se realizará en Morelia, Michoacán.

 

El Diplomado iniciará el 15 de noviembre y es organizado por el Centro de Innovación y Desarrollo Agroalimentario (Cidam), con el apoyo del CIAD y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, con una duración de ocho módulos.

 

Los primeros módulos abordan los temas realacionados a la “Determinación de microorganismos patógenos mediante técnicas de biología molecular”, “Análisis para tabla nutrimental de alimentos”, “Evaluación de la calidad de los alimentos” y “Envases y vida de anaquel de los alimentos frescos y procesados”.

 

Quienes se inscriban también aprenderán sobre “Información comercial en el etiquetado de alimentos”, “Identificación de hongos y virus en alimentos por técnicas de biología molecular”, “Proceso de transformación de alimentos” e “Identificación de plaguicidas en alimentos por cromatografía de gases y líquidos”.

 

El comisionado del CIAD en el Cidam, Miguel Ángel Martínez Téllez, indicó que esta representa una excelente opción de aprendizaje para quienes desarrollan actividades de producción y transformación de alimentos.

 

Cada módulo tiene un costo de inversión de $2,300 para profesionistas y $1,900 para estudiantes. Si se paga por anticipado todo el curso, se recibirá un descuento del 10%. Además, existe una oferta especial en la inscripción de grupos de más de tres personas de la misma institución (15% de descuento).

 

Los investigadores responsables de dictar los módulos del diplomado son expertos en los diferentes temas. Quien complete en su totalidad el diplomado recibirá una constancia con valor curricular avalada por el Cidam.

 

El curso se realizará en las instalaciones del Cidam, antigua carretera a Pátzcuaro kilómetro 8. Si requiere mayor información o si desea reservar su lugar, puede escribir un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamar a los teléfonos (443) 299 0181, exts. 507, 505 y 548 o al celular (443) 403 9120.

 

 

Mobile Menu