Notas

José Roberto Aguirre Sánchez, estudiante del Doctorado en Ciencias del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), impartió una conferencia en el Centro de Ciencias del Medio Ambiente, Pesca y Acuicultura (Cefas, por sus siglas en inglés) en Weymouth, Inglaterra.

El joven, quien realiza una estancia académica en dicha institución, busca obtener los genomas secuenciados de Salmonella entérica aisladas de muestras ambientales, en Culiacán, Sinaloa.

Lo anterior le permitirá realizar la caracterización genética y establecer las inferencias filogenéticas para conocer la dinámica poblacional y definir así la fuente de contaminación microbiológica.

Durante su disertación ante la comunidad científica del Cefas, Aguirre Sánchez detalló las líneas de investigación que se trabajan en el Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria del CIAD, buscando así ampliar la colaboración científica que realizan ambos grupos de investigación.

José Roberto es alumno de Cristóbal Chaidez Quiroz, investigador del CIAD Culiacán, quien, junto con Jaime Martínez Urtaza, académico del Cefas, codirigen la tesis doctoral de Aguirre Sánchez.

La relación de trabajo entre Chaidez Quiroz y Martínez Urtaza data de hace más de diez años. Durante este periodo ambos investigadores han graduado estudiantes de doctorado y maestría y han colaborado en publicaciones científicas y eventos académicos.

Actualmente el CIAD y el Cefas se encuentran en la preparación de un convenio formal de colaboración para incrementar su cooperación institucional.

 

Como parte de la misión institucional de formar profesionales altamente capacitados a nivel posgrado, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) ha lanzado la convocatoria para ingresar a los doctorados en Ciencias y en Desarrollo Regional.

El CIAD es un centro público multidisciplinario que realiza investigación en ciencias naturales y sociales y que genera conocimiento con impacto en tres ámbitos básicos: la producción, conservación, calidad y comercialización de los alimentos, la salud y el desarrollo biológico del ser humano y la repercusión social y económica de los procesos de desarrollo económico y de integración internacional.

Actualmente se imparten los programas de Maestría y Doctorado en Ciencias y los mismos posgrados en Desarrollo Regional; todos ellos acreditados en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Las líneas de investigación que conforman el posgrado en Ciencias son Acuacultura, Biopolímeros, Horticultura, Biotecnología, Bioquímica, Ecología y Medio Ambiente, Microbiología, Nutrición, Tecnología de Alimentos y Toxicología. Este posgrado se imparte en Hermosillo y Guaymas (Sonora), Culiacán y Mazatlán (Sinaloa) y Cuauhtémoc y Delicias (Chihuahua).

El posgrado en Desarrollo Regional cuenta con las líneas de generación y aplicación del conocimiento en Economía y Desarrollo Regional, Estudios Sociales sobre Alimentación y Desarrollo, Estudios Ambientales y Socioculturales del Desarrollo y Estudios de Desarrollo Humano y Vulnerabilidad Social. Este posgrado se ofrece exclusivamente en Hermosillo, Sonora.

Todos los estudiantes aceptados en los programas académicos del CIAD que no tengan otro ingreso económico cuentan con la posibilidad de acceder a una beca de manutención que otorga el Conacyt, así como a apoyos de movilidad nacional e internacional que contribuyan a la formación de los estudiantes en instituciones ampliamente reconocidas por su calidad en investigación. 

Quienes deseen concursar por un lugar en los posgrados para los que se ha abierto la presente convocatoria deben cumplir los requisitos establecidos en el sitio www.ciad.mx/posgrados. La fecha de cierre de la convocatoria es el 5 de noviembre de 2019.

Para recibir atención personalizada puede escribir al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamar al teléfono (662) 289 2400, ext. 807.

 

Con el propósito de compartir el conocimiento que el personal de ciencia y tecnología del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) genera, se realizará la 3ª “Escuela de Inocuidad Agroalimentaria” los días 12 y 13 de noviembre de 2019 en Puerto Escondido, Oaxaca.

Dicha actividad se hace en coordinación con la Alianza Estratégica Para el Desarrollo Sustentable de la Región Pacífico Sur (Adesur) y consiste en una capacitación de dos días donde se impartirá el curso-taller “Implementación de programas de inocuidad agroalimentaria con base en HACCP: frutas y hortalizas”.

Con el lema “Alimentos sanos del campo a la mesa”, en la jornada se abordarán temas como la importancia de la inocuidad alimentaria, trazabilidad, enfermedades transmitidas por alimentos, buenas prácticas agrícolas y sanidad e higiene de los trabajadores, instalaciones y transporte.

Asimismo, quienes impartirán esta capacitación, Miguel Ángel Martínez Téllez, Irasema Vargas Arispuro y Emmanuel Aispuro Hernández, todos científicos del CIAD, compartirán su experiencia sobre el papel del Análisis de Peligros y Control de Puntos Críticos (HACCP, por sus siglas en inglés) en la producción primaria y procesamiento, entre otros temas.

El curso forma parte del proyecto “Estrategias multidisciplinarias para incrementar el valor agregado de las cadenas productivas del café, frijol, mango, agave mezcalero y productos acuícolas (tilapia) en la región Pacifico Sur a través de la ciencia, la tecnología y la innovación”, iniciativa emprendida con apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Esta capacitación es completamente gratuita para productores(as) de alimentos y tiene un costo de $150 para estudiantes y de $4,000 para consultores. Si desea reservar su lugar o requiere más información, puede visitar el sitio bit.ly/3raescuelainocuidad, enviar un correo electrónico a Olivia Briceño Torres (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) o llamar al teléfono (662)289 24 00, ext. 402.

Con el propósito de atender las necesidades educativas de niños(as) de escuelas públicas de nivel básico, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y la institución sinaloense de asistencia privada “Proeduca” renovaron su convenio de colaboración.

A través de este acuerdo, ambas instituciones reafirman su compromiso de realizar conjuntamente actividades que tengan como objetivo cambiar la perspectiva de vida de la niñez y sus familias, fomentando la cultura del aprendizaje y programas de emprendimiento para la vida.

Durante el acto protocolario, María Dolores Muy, Titular de la Coordinación Regional Culiacán del CIAD, enfatizó la convicción del CIAD por continuar realizando conferencias, talleres y recorridos científicos para niños(as), como una actividad sustantiva que abona al Plan Nacional de Apropiación Social de la Ciencia.

“En el CIAD estamos comprometidos con la socialización de la ciencia y la tecnología, esto con el fin de que más personas conozcan los beneficios de sus aplicaciones para la solución de las necesidades cotidianas. Al atender a los niños de las escuelas públicas, buscamos sensibilizar y fortalecer el interés por la ciencia en este sector”, indicó Muy Rangel.

Por su parte, Gabriela Espinoza Valenzuela, Directora General de Proeduca, quien este año asumió dicho cargo, manifestó que los anteriores resultados de este pacto, que ahora se renueva, han sido muy satisfactorios y que la institución que representa ve en el CIAD a un aliado con quien contar para ayudar a un segmento poblacional socialmente vulnerable.

Colaboración de Libia Limón, Vinculación del CIAD Culiacán

El verano está a punto de terminar, pero la diversión apenas comienza; el nuevo taller de Sábados en la Ciencia “Amigos(as) polinizadores” enseñará a los niños y niñas sobre la importancia que tiene el polen para sostener la vida en nuestro planeta.

El objetivo del encuentro es introducir a los niños(as) y a las familias en el conocimiento de la palinología, una disciplina científica del área de la botánica que se encarga de estudiar el polen y las esporas.

Los asistentes aprenderán por qué el polen de las plantas es tan importante en la naturaleza, así como los diferentes usos que se le da a este en nuestra vida cotidiana.

Para poner en práctica la teoría, las y los pequeños crearán moldes de plastilina de diversos pólenes de plantas del desierto. Posteriormente, extraerán dichos granos directamente de las flores y prepararán muestras para verlos en el microscopio óptico.

En esta ocasión, el evento, que se realiza como parte del programa de actividades del 37° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), será impartido por la profesora Carmen Isela Ortega Rosas, académica de la Universidad Estatal de Sonora (UES).

La cita es el próximo sábado 28 de septiembre de 10:00 a 12:00 horas en el Aula Magna de la Biblioteca de la UES, ubicada en la avenida Ley Federal de Trabajo esquina con calle Israel González.

Para asistir es necesario reservar su lugar en el registro electrónico disponible en la página de Facebook “Sábados en la Ciencia Noroeste”. 

Todos sabemos que las bacterias pueden causarnos enfermedades. Sin embargo, los científicos cada vez encontramos más especies benéficas para el ser humano. Las bacterias del intestino, por ejemplo, nos ayudan a digerir la comida y contribuyen a mantener la salud. Otras son utilizadas en diversas industrias, siendo la base para la biotecnología. En agricultura, las bacterias sirven para dar nutrientes a las plantas, degradar sus desechos, ayudarles a crecer mejor y combatir plagas y enfermedades. En muchas partes del mundo se utilizan bacterias como biofertilizantes y biopesticidas, que son cultivos de estos microorganismos que se aplican directamente a las plantas o al suelo. En el Centro de Investigación en Agrobiotecnología Alimentaria (Cidea), en Pachuca, buscamos nuevas bacterias que puedan ayudar a las plantas, para sustituir agroquímicos y lograr una agricultura más sustentable. Para ello, enfocamos nuestra atención a las milpas tradicionales de Hidalgo. ¿Por qué nos interesan las milpas?

Estos sistemas agrícolas se han mantenido productivos por miles de años, sin la necesidad de utilizar fertilizantes, pesticidas u otros agroquímicos. En las milpas hay una gran diversidad de plantas, insectos, hongos y otros seres vivos que mantienen un equilibrio y previenen el desarrollo de plagas y enfermedades. Las bacterias son un elemento fundamental en este equilibrio, al ayudar a nutrir las plantas y atacar organismos dañinos, evitando que las plantas se enfermen. En Hidalgo, hemos encontrado milpas que conservan las prácticas agrícolas ancestrales. Por ejemplo, en la región hñähñú del Alto Mezquital y en la Huasteca Hidalguense algunos agricultores siguen las prácticas heredadas a lo largo de las generaciones, cultivando una gran diversidad de plantas, sin utilizar agroquímicos, y tolerando el crecimiento de muchos quelites y plantas medicinales. ¿Podemos recuperar los microorganismos que se encuentran en los suelos de las milpas y aprovecharlos para una agricultura más sustentable?

En el Cidea tenemos una línea de investigación para recuperar este tesoro microbiológico. Para ello, utilizamos tecnologías de vanguardia para estudiar las comunidades de bacterias que habitan en las milpas, y así poder encontrar nuevas aplicaciones de estos microorganismos en agricultura. Las bacterias, al igual que los seres humanos, y todos los demás seres vivos, guardan su información genética en el ADN. Por lo tanto, si analizamos el ADN que se encuentra en el suelo, podemos conocer los microorganismos que viven en este ambiente, incluyendo las bacterias. Utilizando esta técnica hemos encontrado que las plantas de maíz seleccionan grupos específicos de bacterias alrededor de sus raíces. Entonces, tenemos el reto de encontrar cómo interactúan estas bacterias con las plantas y cuáles pueden ser útiles para usarlas como biofertilizantes o biopesticidas. Hemos cultivado algunos de estos microorganismos, y observamos que pueden detener el crecimiento de un hongo que causa enfermedad en las plantas. Posiblemente estas bacterias puedan ser utilizadas como biopesticidas para controlar dicho hongo. Al comparar suelos de milpas con condiciones ambientales muy contrastantes, como el Alto Mezquital (clima templado, a más de 2,000 metros de altitud) con las de la Huasteca (clima tropical, cercano al nivel del mar), encontramos que, a pesar de que hay diferencias en las bacterias que ahí habitan, también hay grandes similitudes. ¿Pueden las bacterias que se encuentran en milpas de ambos ambientes, tan diferentes entre ellos, jugar un papel importante para las plantas? Esta es una de las muchas preguntas que pretendemos resolver.

Colaboración de Eneas Aguirre von Wobeser, investigador cátedras Conacyt adscrito al Centro de Investigación y Desarrollo en Agrobiotecnología Alimentaria (CIDEA), consorcio Conacyt al que pertenece el CIAD.

Texto originalmente publicado en https://www.milenio.com/opinion/varios-autores/ciencia-tecnologia/milpas-de-higalgo-un-tesoro-microbiologico.

Como resultado del seguimiento a dos requerimientos para impulsar los sistemas de producción y comercialización de la miel y de la tilapia en el occidente de México, investigadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) atenderán, a través de dos proyectos, diversas problemáticas de estos sectores, para lo cual dispondrán de recursos de los gobiernos locales y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).  

El primer proyecto, bajo la convocatoria del Fondo Institucional de Fomento Regional para el Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación (Fordecyt), titulado “Desarrollo de un ecosistema de innovación y emprendimiento en la región occidente de México para detonar una cadena de valor de miel sustentable y competitiva”, el cual es dirigido por Gerardo Torres García, adscrito a la Unidad de Gestión Tecnológica del CIAD en la ciudad de Tepic, atenderá las necesidades del sector apícola en las regiones de Nayarit, Jalisco y Michoacán.

El segundo proyecto, bajo la convocatoria de Fondos Mixtos (Fomix), titulado “Desarrollo de un modelo productivo novedoso para el incremento de la competitividad y rentabilidad en sistemas de cultivo extensivo de tilapia en Nayarit”, el cual es dirigido por Crisantema Hernández González, adscrita a la Coordinación Regional del CIAD en Mazatlán, coadyuvara a identificar infraestructura acuícola subutilizada del sector y a mejorar la productividad y el aprovechamiento de insumos agrícolas del estado para el diseño de dietas emergentes.

El primer proyecto dispondrá de recursos por más de veintinueve millones de pesos para innovar un modelo de emprendimiento que detone la exportación de productos de miel en mercados de alto valor. En el segundo proyecto se invertirán más de seis de millones de pesos y su principal objetivo es mejorar los ingresos de los pequeños productores de las áreas rurales de la entidad.

Durante el evento que se llevó a cabo para presentar estos proyectos, realizado en el marco del 35° Aniversario del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), el director general del CIAD, Pablo Wong González, destacó la importancia de estas iniciativas y enfatizó el compromiso de la institución que representa de contribuir al desarrollo de las regiones a través de la generación de conocimiento científico y tecnológico de impacto.

Sesión práctica para pescados y mariscos

(avalado por AFDO/Seafood HACCP Alliance)

 

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) convoca a participar en el curso HACCP-Segmento 2, que será impartido en Hermosillo Sonora, el 22 de noviembre de 2019.

 

El curso práctico HACCP Segmento 2 es parte del programa de capacitación de la Seafood HACCP Alliance. Consta de una sesión práctica presencial impartida por la investigadora del CIAD e instructora por la Asociación de Oficiales de Alimentos y Medicamentos (AFDO, por sus siglas en inglés) Lorena Noriega Orozco,

En la capacitación que ofrecerá el CIAD se hará una revisión de los siete principios del sistema HACCP, los puntos más importantes de la legislación HACCP de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y el uso práctico de la Guía de Peligros de la FDA.

Asimismo se desarrollará un Plan HACCP genérico, atendiendo los cambios recientes (agosto, 2019) de la Guía de Peligros de la FDA.

Es importante mencionar que todo procesador de pescados y mariscos requiere contar con un Plan de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control o HACCP, por sus siglas en inglés, siendo requisito que el responsable de desarrollar e implementar dicho sistema cuente con la capacitación adecuada para fungir como signatario reconocido por la FDA en EE. UU. (CFR 21 Parte 123.10).

Preparación previa

Para obtener un certificado emitido por la AFDO/Seafood HACCP Alliance, es necesario haber completado en línea el curso teórico (HACCP segmento 1)  que ofrece la Universidad de Cornell, ya sea en inglés o en español (Segment I Registration).

Más información:

El CIAD invita a la comunidad productora de la región noroeste de México a asistir al taller, el cual tiene un costo de inversión de $4,300 más IVA y se realizará dentro de sus instalaciones en Hermosillo, Sonora.

Puede reservar su espacio o solicitar más información escribiendo un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. También puede consultar el micrositio electrónico bit.ly/haccpsegmento2_19.

 

En el marco del 37° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), se celebrará el encuentro más importante en México e Iberoamérica en materia de protéomica, el cual tendrá lugar en Acapulco, Guerrero, del 20 al 23 de octubre.

Las herramientas postgenómicas basadas en espectrometría de masas son las de mayor y rápido desarrollo en los últimos años. Los análisis proteómicos y metabolómicos permiten identificar metabolitos y proteínas, y detectar cambios cualitativos y cuantitativos, lo que ayuda a comprender más a fondo la biología de animales, plantas y microorganismos involucrados en la producción y conservación de alimentos y en la salud y la alimentación. La aplicabilidad de estas herramientas abarca prácticamente cualquier área del conocimiento en ciencias biológicas.

En esta ocasión, la reunión albergará también al Octavo Simposio de la Sociedad Mexicana de Proteómica, al Tercer Encuentro de la Organización Panamericana de Proteoma Humano y al Segundo Simposio Iberoamericano de Espectrometría de Masas.

En el evento participarán ponentes de otros países y nacionales con amplia experiencia en diversas áreas de investigación como la protéomica, metabolómica y venómica. Dentro de las actividades del evento se contempla la impartición de conferencias magistrales y la presentación de trabajos libres (el cierre del registro es el próximo 20 de septiembre).

En la antesala del encuentro se realizarán dos talleres pre-simposio: “Nuevos métodos estadísticos para anotar datos metabolómicos no identificados y medir la diversidad química”, que será impartido por Christopher Jeffrey, de la Universidad de Nevada, Reno, e “Interpretación funcional de datos de proteómica utilizando MaxQuant y otras herramientas computacionales de acceso libre”, ofrecido por Genaro Pimienta Rosales, del SBP Medical Discovery Institute de La Jolla, California.

En representación del CIAD, José Ángel Huerta Ocampo, catedrático Conacyt adscrito a la Coordinación de Ciencia de los Alimentos y miembro del Comité Organizador del encuentro, invitó a la comunidad académica de México a participar en el evento y resaltó la calidad de los ponentes que asisten de diferentes partes del mucho, así como la importancia de los talleres pre-simposio, en particular para quienes desean aprender a analizar datos de experimentos proteómicos y metabolómicos con herramientas de libre acceso.

Con el objetivo de intercambiar opiniones y experiencias en torno a la transformación que ha experimentado el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), en el marco de su 35° Aniversario, se celebró una mesa redonda en la que tuvo participación el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

Belinda Vallejo Galland, investigadora de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal (CTAOA) e integrante del SNI desde 1995, fue invitada por Guillermo Arámburo Vizcarra, encargado de despacho de la Dirección Regional Noroeste del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), a participar en una mesa redonda en la que también intervinieron académicos de la zona.

El evento, que se desarrolló en la Universidad Autónoma de Baja California Sur (La Paz, B.C), tuvo el propósito de hacer un análisis crítico y reflexivo para construir una síntesis histórica del funcionamiento del SNI y examinar los retos en la coyuntura actual y vislumbrar los desafíos futuros. 

Durante su intervención, Vallejo Galland compartió que desde un principio su carrera profesional fue impulsada por el Conacyt, pues, gracias a sus becas de posgrado, pudo realizar su maestría y doctorado, así como regresar al país (1994) mediante el programa de repatriación de científicos.

En su análisis sobre el SNI, comentó que la apertura del Sistema para que el académico pueda realizar investigación multidisciplinaria permite avanzar en la generación de conocimiento colectivo a través de las publicaciones científicas y la formación de estudiantes de licenciatura y posgrados.

Agregó que, aunque es un tema controversial, está de acuerdo en que el SNI debe continuar brindando estímulos económicos a los profesores(as) adscritos, pues son becas a la excelencia y no una parte integrada al salario, que exhortan a los académicos a la superación constante.

Los esfuerzos actuales del Conacyt por unificar convocatorias, incentivar la asociación de grupos y fomentar la apropiación social del conocimiento, son iniciativas que Vallejo Galland ve con buenos ojos, ya que, considera, abonan a la consolidación de la comunidad científica del país.

Una asignatura pendiente es la canalización de más recursos económicos a la ciencia y tecnología en el país, principalmente en las ciencias naturales, señaló, pues debe seguirse el ejemplo de otros países del mundo, donde la inversión en este campo es de alrededor del 1% de su Producto Interno Bruto (PIB).

Por último, indicó que el SNI debe de continuar fomentando la vinculación de la ciencia en el modelo de la triple hélice (gobierno-empresa-academia), pues, dijo, esta es una actividad elemental para las y los investigadores. En esta tarea, concluyó, es en la que su equipo de investigación se ha esforzado siempre, principalmente apoyando a pequeños y medianos productores, a quienes les han brindado asesorías científicas y transferido tecnologías.

Mobile Menu