Notas

En el marco del Día Mundial de la Alimentación 2018, y como parte de las actividades por su 36° Aniversario, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) celebró el Primer Simposio de Nutrición, Alimentación y Salud. "Nuestras acciones son nuestro futuro. Un mundo #hambrecero para 2030 es posible".

El evento se sumó a la convocatoria emitida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) para crear conciencia alrededor del mundo con respecto a la problemática de la alimentación y, en particular, el hambre en el planeta.

En el acto inaugural, Pablo Wong González, Director General de Ciad, celebró la realización del encuentro, así como el hecho de que la temática principal de este tuviera concordancia con la misión institucional del Centro.

Asimismo, subrayó la complejidad que representa enfrentar los grandes retos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, pues, dijo, requiere un abordaje científico transdisciplinario. En ese sentido, puntualizó, el Ciad tiene en su quehacer mucho que aportar desde la trinchera de la generación de conocimiento para el diseño de políticas públicas.

La jornada inició con la conferencia magistral “Alimentación y subnutrición en el siglo XXI: una interpretación estructural”, que dictó la investigadora del Ciad María del Carmen Hernández Moreno.

Posteriormente, ante un nutrido público integrado por profesionales de las ciencias de la salud y estudiantes de escuelas de nutrición del estado, se realizaron las mesas de análisis “Hambre cero: producción de alimentos y políticas públicas” y “Hambre cero: disminuir la malnutrición en todas sus formas”.

En ambos espacios participaron académicos del Ciad, quienes trataron temas como hambre, atención a la infancia, inocuidad agroalimentaria, seguridad alimentaria, obesidad, alimentación del adulto mayor y políticas públicas, entre otros.

Humberto Astiazarán García, Coordinador de Nutrición del Ciad y responsable del comité organizador del evento, señaló que, como un Centro Público de Investigación involucrado en la investigación multisdicplinaria, con este encuentro el Ciad ratifica su compromiso con el objetivo 2 de la FAO: “Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible”, desde la perspectiva de la ciencia, la tecnología y la innovación.

En un escenario donde la hegemonía de las empresas transnacionales ha marcado la pauta en los sistemas alimentarios, la imposición del consumo de alimentos industrializados ha coadyuvado a potenciar varios problemas de salud pública, siendo cada vez más evidentes los de sobrepeso, obesidad, cardiovasculares y diabetes, entre otros.

Los corporativos, apoyados en los medios de comunicación para la promoción de alimentos procesados, inducen al consumidor a su compra, a la vez que fomentan en él una percepción de abundancia y salud, contraria a la situación que impera en el mundo. Recientemente, la propia Organización Mundial de la Salud ha publicado que en el ámbito internacional prevalecen las intoxicaciones alimentarias: “[…] cada año 600 millones de personas –casi una de cada diez personas- […] y 420 mil fallecen por esta causa”;[i] de igual forma, ha destacado el incremento de enfermedades en los últimos tres años, así como el número de personas que padecen hambre.[ii] De ahí el llamado hecho por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a conjuntar esfuerzos que permitan erradicar el hambre en el mundo, lograr la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible para antes del 2030.[iii]

El situarnos en tal escenario de inseguridad alimentaria exige revisar lo que es plausible de realizar para el logro de esos objetivos marcados por la ONU. Habrá que considerar los diversos fenómenos, actores, instituciones y procesos implicados en una problemática tan apremiante, para destacar aquellos que han coadyuvado en trastocar no sólo la seguridad alimentaria, sino sobre todo la soberanía alimentaria de casi todos los pueblos del orbe. Nos invita también a hacer un balance crítico respecto a cómo se producen los alimentos y sobre los procesos seguidos por estos desde su origen (semilla) hasta el consumidor final. Particular importancia tiene reflexionar en el papel desempeñado por ciertas instituciones y actores sociales en las prácticas y procesos (agrícolas y agroindustriales) que han sido privilegiados por la ciencia (paradigma positivista) y por intereses económicos (mercado), y en todos esos elementos conjugados que hoy por hoy siguen determinando el tipo de alimentos que se producen y consumen al por mayor en el mundo.

Atender una problemática tan compleja exige considerar otras alternativas de producción de alimentos y valorar cómo se pueden potenciar las más promisorias. En esa perspectiva reflexiva, analítica y constructiva, habrá que echar mano de una educación integral y holística, preferentemente in situ, que destaque los elementos en juego citados. La historia económica de los pueblos agrícolas nos revela la necesidad de revertir procesos que fortalecen el abandono del campo y la separación campo-ciudad, valorar la participación de actores sociales comprometidos con la producción de alimentos sanos y libres de tóxicos, dignificar el conocimiento tradicional de campesinos, grupos indígenas y pequeños productores rurales y la conveniencia de reforzar ecotecnias, la agroecología y la agricultura familiar como parte de las estrategias de desarrollo en pro de la sustentabilidad ambiental, aprovechando la vasta experiencia que tienen en este campo los países de América Latina y el Caribe, particularmente México. Sin duda, atender la crisis alimentaria mundial bajo la perspectiva del llamado desarrollo sustentable exige reforzar proyectos educativos de investigación-acción participativa, estrechamente vinculados con las capacidades, conocimientos y recursos de los pueblos originarios, campesinos y pequeños productores rurales, promover y potenciar métodos agroecológicos y el empleo y la productividad con tales bases y reforzar tanto el diseño como la validación y réplica de estrategias educativas centradas en fortalecer la identidad, las tradiciones y la cultura de esos pueblos.

Este tipo de reflexiones no debe quedar fuera de la mesa de diálogos cuando se aborda el reto de erradicar el hambre en el mundo (objetivo marcado para “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”), precisamente por el horizonte de posibilidades que se están delineando para lograrlo. Sin embargo, habrá que ver si objetivos sociales y ambientales tan loables no quedan de nuevo subsumidos en intereses económicos y políticos; estamos a sólo doce años de hacer otro balance para valorar cuál ha sido el criterio ordenador de la producción y distribución de alimentos en el ámbito mundial.

 

Colaboración de Beatriz Camarena-Gómez y Margarita Peralta Quiñonez (Ciad)

 

[i] Organización Mundial de la Salud (OMS). Diez amenazas a la salud mundial en 2018. http://www.who.int/features/2018/10-threats-global-heath/es/.

[ii] Organización Mundial de la Salud (OMS). El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018. www.who.int/nutrition/publications/foodsecurity/state-food-security-nutrition-2018/es/.

[iii] Organización de las Naciones Unidas (ONU). Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL): Agenda 2030 y los objetivos del Desarrollo Sostenible: una oportunidad para América Latina y el Caribe. 2018. https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/40155/10/S1700334_es.pdf.

 

La Red Gestión Territorial para el Desarrollo Rural Sustentable de México, a través del Programa de Investigación Latinoamericano para la Gestión Territorial de la Soberanía Alimentaria (PILAGTSoA), ha organizado un Foro Virtual para analizar las estrategias implementadas desde los territorios del subcontinente para hacer frente a los grandes retos agroalimentarios de las sociedades contemporáneas.

El Foro Virtual Gestión Territorial para la Soberanía Alimentaria. Una mirada desde América Latina, busca ofrecer a académicos y público en general, un espacio para adentrarse en esta temática y compartir y debatir ideas, prácticas y reflexiones en torno a los esfuerzos encaminados a la descentralización agroalimentaria, a través de modelos de producción-consumo de alimentos biorregionales, que incluyen el rescate innovador de los saberes locales, el fortalecimiento de circuitos cortos de distribución de alimentos y una interacción sociedad-naturaleza más armónica.

Actualmente y hasta el 15 de noviembre del año en curso, es posible acceder al Foro a través del sitio electrónico http://foro2018.redgtd.org, donde se pueden encontrar documentos y videos relativos a la Soberanía Alimentaria.

Será el próximo 25 de octubre cuando virtualmente se presente la ponencia “La soberanía alimentaria en la praxis territorial decolonial y contra hegemónica” por Marcos Aurelio Saquet, de la Universidad Estatal de West Paraná (Brasil).

Asimismo, lo hará Gustavo Adolfo Alegría Fernández, de la Universidad del Cauca y miembro del Centro de Innovación y Apropiación Social de la Caficultura (Cicaficultura), ambas de Colombia, quien presentará el tema “Sistemas Integrados de Producción Agroecológicos como Detonantes de la Soberanía Alimentaria”.

En representación del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), también tendrá participación la profesora María del Carmen Hernández Moreno, quien compartirá sus experiencias de investigación a través de la presentación titulada “Dimensión espacial de la soberanía alimentaria”.

 

El Consorcio Agroalimentario Alianza Estratégica para el Desarrollo de la región Pacífico Sur (Adesur), asociación en la que participa el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), fue inaugurado el pasado 10 de octubre en Acapulco, Guerrero.

Este proyecto busca ayudar a resolver problemáticas regionales e impulsar proyectos estratégicos en la agroindustria, contribuyendo en áreas como biotecnología agrícola, cadenas productivas de valor, turismo sustentable, acuacultura y alimentos funcionales y nutracéuticos, entre otras.

Fue una inversión de más de 140 millones de pesos la que se destinó a este proyecto, que fue promovido por el Consejo Nacional de Ciencias y Tecnología (Conacyt) y el Gobierno del Estado de Guerrero.

Con la intención también de potenciar las cadenas agroalimentarias de cocotero, café, frijol, tilapia, agave, mezcal y mango, entre otras, además del Ciad, han unido esfuerzos para conformar este Consorcio el Centro de Investigación en Geografía y Geomática (CentroGeo), el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ) y el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY).

En el acto inaugural, Enrique Cabrero Mendoza, director general del Conacyt, comentó que el Adesur está respaldado por otros veintitrés centros de investigación más, lo cual marca la llegada de Guerrero a la ciencia y tecnología con calidad mundial.

Agregó que, como parte de su infraestructura, el Consorcio alberga laboratorios y oficinas de enlace y vinculación, además de una plataforma de incubación para la investigación en Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Chiapas.

Pablo Wong González, director general del Ciad, también estuvo presente en el evento, así como Héctor Astudillo Flores, gobernador de Guerrero; Adela Román Ocampo, alcaldesa de Acapulco, y Beatriz Xoconostle Cázares, directora general del Cicy, entre otros invitados.

El titular del Ciad señaló que la institución que encabeza tiene altas expectativas de contribuir en esta iniciativa a través del talento y la capacidad de su planta de investigadores(as), la cual posee una sólida experiencia de investigación interdisciplinaria que ha cultivado en el trabajo desarrollado en las entidades donde el Ciad se encuentra físicamente: Sonora, Sinaloa, Chihuahua y Nayarit.  

En el marco de las actividades conmemorativas por el 36° Aniversario del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), se realizará la mesa de análisis “Abordajes interdisciplinarios en alimentación, salud y obesidad: construyendo acuerdos para una agenda de prevención desde la academia”.

Será el próximo lunes 29 de octubre en el Auditorio de la Unidad de Transferencia de la Innovación del Ciad, donde académicos(as) de esta institución y de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) y la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach), compartirán sus experiencias de investigación.

El encuentro iniciará con la ponencia “Prácticas alimentarias y fundamentos simbólicos: ideas para digerir la relación entre obesidad y cultura”, a cargo de Sergio Sandoval Godoy (Ciad), y continuará con el tema “Experiencias del Seminario en Alimentación y Daños a la Salud (ADAS) en las fronteras sur y norte de México”, que será presentado por Guadalupe Álvarez Gordillo (Ecosur).

En conjunto, Ietza Bojórquez Chapela (El Colef) e Iván Anduro Corona (Ciad), quienes pertenecen al Grupo Alimentación y Daños a la Salud (ADAS), ofrecerán la presentación “Un ejemplo de abordaje interdisciplinario de la obesidad en México”.

Para hablar sobre la “Alimentación para la prevención de la obesidad en niños escolares”, Adriana Caballero Roque (Ucach-ADAS) expondrá sus hallazgos sobre el tema, para darle paso a Alma Rosa Islas (Ciad) quien mostrará “Los retos de la tecnología y la industria alimentaria ante el problema de la obesidad”.

El encuentro concluirá con la participación “La política alimentaria ante el reto de la obesidad”, por María Isabel Grijalva Haro (Ciad), quien, al igual que sus demás compañeros del Centro, forma parte del Grupo Interdisciplinario sobre Obesidad.

Quien tendrá la responsabilidad de moderar este encuentro es la investigadora María Isabel Ortega Vélez (Ciad), quien invitó a la sociedad a asistir a estas charlas, pues, dijo, es una oportunidad para comprender la complejidad del estudio y las soluciones al problema de la obesidad, así como del trabajo intersectorial necesario en su prevención y tratamiento.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) está de plácemes, pues en la más reciente evaluación de sus posgrados, la Maestría en Ciencias fue reconocida con el nivel más alto de calidad: de Competencia Internacional, además de que su Doctorado en Desarrollo Regional fue catalogado en el nivel En Desarrollo. 

Dichas acreditaciones han sido otorgadas por el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), instancia encargada de examinar los programas académicos que ofrecen las instituciones de educación superior y los centros de investigación en México, mediante rigurosos procesos de evaluación.

Como resultado del mismo proceso, en 2017 el Doctorado en Ciencias fue categorizado también en Competencia Internacional y la Maestría en Desarrollo Regional fue ubicada en el nivel Consolidado.

Herlinda Soto Valdez, Coordinadora de Programas Académicos del Ciad, precisó que la distinción de sus posgrados en un nivel internacional es un reconocimiento que establece que estos tienen la calidad equivalente a la que ofrecen instituciones en otros países.

Muestra de lo anterior, agregó, son las colaboraciones en el ámbito internacional que el Ciad tiene a través de convenios que incluyen la movilidad de estudiantes y profesores, la codirección de tesis y proyectos de investigación conjuntos.

Asimismo, felicitó a la planta académica del Ciad, así como a sus estudiantes, pues, dijo, es su desempeño colaborativo el que contribuye a obtener los indicadores de eficiencia terminal y producción académica necesarios para ser distinguidos en el PNPC.

Por último, añadió que actualmente está vigente la convocatoria 2018 para sus programas de Doctorados, la cual puede ser consultada en el sitio electrónico www.ciad.mx/posgrados.

 

 

 

Con el propósito de difundir las oportunidades de crecimiento académico que existen en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad), la institución participó en la X Feria Mexicana de Posgrados de Calidad, que se realizó en Santiago, Chile.

La Coordinación de Programas Académicos (CPA) del Ciad compartió información con jóvenes estudiantes chilenos acerca de las maestrías y doctorados en Ciencias y en Desarrollo Regional, en un evento que reunió a más de trescientas instituciones de educación superior mexicanas.

Los asistentes, además de conocer la estructura de los planes de estudio, las líneas de investigación y los requisitos de admisión de más de mil doscientos posgrados que se ofrecieron en esta Feria, también pudieron acceder a conferencias y paneles temáticos.

Herlinda Soto Valdez, titular de la CPA del Ciad, destacó la importancia de que el Centro esté presente en estos eventos para mostrar en otros países la oferta de educación en posgrados que ofrece la institución, sobre todo ahora que los dos posgrados en ciencias tienen el nivel de Competencia Internacional en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC).

Asimismo, agregó que los dos programas en Desarrollo Regional también se dirigen hacia ese nivel.

Por último, precisó que, con este tipo de actividades, el Ciad da cumplimiento a la política del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), de promocionar los posgrados mexicanos en Latinoamérica, iniciativa que se ha tratado de consolidar en la última década.

Esta actividad se realizó del 10 al 11 de octubre y fue organizada por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y el Conacyt y tuvo como sede la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile.

 

Con el fin de fortalecer los lazos y la colaboración con instituciones internacionales, además de retomar la cooperación que se ha tenido desde hace años con la Universidad Nacional de Colombia (UNC), en junio del presente año se inició la gestión para la firma del convenio de colaboración del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) con el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos (Intal), de Medellín, Colombia.

Finalmente, fue el 13 de septiembre cuando firmó este convenio, cuyo objetivo es sumar esfuerzos para realizar acciones conjuntas en áreas de interés recíproco en temas de innovación y desarrollo de alimentos funcionales y nutracéuticos, así como brindar asistencia tecnológica al grupo de empresas afiliadas al Intal en la región de Antioquia, Colombia.

Cabe resaltar que desde hace años se ha tenido una colaboración activa con distintas instituciones académicas de Colombia, desarrollándose proyectos específicos y cursos especializados en el área de frutas y hortalizas, envasado de alimentos y productos cárnicos y lácteos, además de diversas iniciativas de desarrollo social. Estas acciones, comentó el Dr. Gustavo González Aguilar, encargado de la firma del convenio, han sido promovidas por distintos investigadores del Ciad.

El convenio tiene como objetivos desarrollar proyectos de investigación en áreas de desarrollo de nuevos alimentos, con participación activa de empresas y de ambas instituciones, colaborar en actividades de asistencia tecnológica a empresas de la región de Antioquia, transferencia de conocimiento y tecnología aplicable al sector industrial, intercambios académicos y estancias de investigación, cursos de actualización, participación en eventos colectivos y la obtención productos de investigación en temas afines entre ambas instituciones.

El Intal es una organización que asocia una gran cantidad de empresas y cuyo objetivo es el desarrollar proyectos tecnológicos que favorezcan el crecimiento y desarrollo de las mismas, con nuevos productos innovadores de buena calidad sensorial y nutricional y con beneficios en la salud de la población.

Se espera que diferentes profesores del Ciad se integren a esta nueva iniciativa que ya ha iniciado el grupo del Laboratorio de Antioxidantes y Alimentos Funcionales, que encabeza González Aguilar

Las actividades comenzaron en el mes de septiembre con una reunión de trabajo con Diego Alonso Restrepo Molina, de la UNC, y con personal del Intal (Carolina Urrea Upegui, directora general; Karla Rubiano, gestora de proyectos; Claudio Jiménez Cartagena, director científico, además de la académica Laura Suárez).

Como parte de las acciones que se han desprendido de esta relación, se encuentra la participación de Etna Aída Peña (Ciad) como conferencista en el Congreso Internacional de Carnes llevado a cabo del 25 al 27 de septiembre en la ciudad de Medellín, Colombia. Asimismo, se han realizado visitas a empresas en el área de productos cárnicos, donde se han establecido acciones a corto y a mediano plazo.

Durante el mes de octubre se llevarán a cabo acciones académicas por parte de González Aguilar con investigadores de la UNC y el Intal, en el área de Alimentos Funcionales y Nutracéuticos, por lo que se espera crear nuevos vínculos de colaboración y, en un futuro, desarrollar proyectos con distintas empresas.

De acuerdo a González Aguilar, este tipo de alianzas internacionales abren una nueva oportunidad para investigadores del Ciad para emprender acciones con el sector empresarial.

Por último, señaló que se tiene contemplado que para febrero de 2019 se dicte el seminario internacional “Innovación y desarrollo tecnológico de nuevas empresas: retos y futuro”, donde además de él, participará Aarón González Córdova, investigador y Coordinador de Vinculación del Ciad.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) será sede de un evento nacional en el que investigadores(as) de gran influencia en México se reunirán para discutir los retos de la nueva política social en el próximo sexenio.

Este encuentro se realizará en el marco de la décimo octava edición del Seminario Nacional de Política Social, que organiza la Red Mexicana de Investigación en Política Social (Remipso), en cooperación con la Universidad Autónoma de Nuevo León, la Universidad de Guadalajara, la Universidad Iberoamericana y el Ciad.

En una jornada, que se desarrollará los días 18 y 19 de octubre en Hermosillo, Sonora, se ofrecerán ponencias sobre las temáticas “La continuidad de las políticas”, “Las reformas posibles y necesarias en las políticas sociales” y “La persistencia de la desigualdad”.

Más específicamente, se abordarán temas como la alternancia, el programa Prospera, reforma de salud, seguridad alimentaria, derechos laborales, “salario rosa”, la caída de la clase media, la pensión del adulto mayor, remesas y la propuesta de un Ingreso Ciudadano Universal.

Además de las instituciones anteriormente mencionadas, en el seminario también habrá representación de académicos de El Colegio de México, El Colegio de la Frontera Norte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la Universidad de Guadalajara, la Universidad Autónoma del Estado de México y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, entre otros.

Luis Huesca Reynoso, profesor de la Coordinación de Desarrollo Regional del Ciad y miembro del comité organizador de este evento, invitó a asistir a las conferencias, pues, dijo, es una oportunidad para conocer de cerca e interactuar con los ponentes, ya que al término de cada mesa temática se abrirá una sesión de preguntas.

Agregó que este encuentro enriquecerá el análisis para comprender qué le depara a México en materia de política social en la coyuntura actual con el gobierno que está por iniciar; en específico, con el reto del acomodo institucional frente a las problemáticas subnacionales (nueva figura de subdelegados), así como a conocer los cimientos probables del nuevo Estado social y sus posibles resultados.

Si desea conocer el programa detallado de actividades y reservar su lugar en el evento, puede ingresar al sitio www.ciad.mx/seminarioremipso.

Los laboratorios de Inocuidad Microbiológica y de Inocuidad Química del Centro de Innovación y Desarrollo Agroalimentario de Michoacán (Cidam), consorcio en el que el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (Ciad) es asociado propietario, fueron avalados por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA).

El Cidam, ubicado en Morelia, Michoacán, está conformado por el Ciad, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, El Colegio de Michoacán y el Gobierno del Estado de Michoacán y fue creado a través de un Fondo Mixto otorgado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

La participación del Ciad en este proyecto consistió en diseñar, equipar y operar los laboratorios de poscosecha de fruta, fitopatología y microbiología, de acuerdo al modelo Cidam, y prepararlos para su acreditación ante la EMA, bajo la coordinación de Miguel Ángel Martínez Téllez, profesor de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal (CTAOV) del Ciad.

Una de las actividades sustantivas del consorcio es la prestación de servicios analíticos a los productores de frutas de la región, por lo que se preparó a los laboratorios de Inocuidad Microbiológica y de Inocuidad Química considerando la alta demanda que tiene la producción y exportación de frutas en esta región.

Dichos laboratorios fueron apuntalados para trabajar bajo el sistema de gestión de calidad apegado a la norma NMX-EC-17025-IMNC-2006/ISO/IEC 17025:2005 “Requisitos generales para la competencia de los laboratorios de ensayo y de calibración”, logrando la acreditación por parte de la EMA el pasado 20 de septiembre.

Quienes comparten el mérito de este logro en el Laboratorio de Inocuidad Química son Luis Enrique Serrano Rubio, catedrático Ciad-Conacyt comisionado al Cidam, y Cynthia Laura Aguilar Gil, investigadora asociada egresada del posgrado en Ciencias del Ciad.

Por parte del Laboratorio de Inocuidad Química, quienes unieron esfuerzos para conseguir la acreditación fueron Rocío Viridiana Pérez Gallardo y María de Guadalupe Panduro Rivera, quienes contaron con el apoyo de Arturo Jiménez Sánchez de la Unidad de Gestión del Cidam.

Martínez Téllez puntualizó que, con la acreditación de estos laboratorios, se cumple con los objetivos planteados en el proyecto de la implementación del Modelo Cidam, siendo ya una realidad el apoyo a los productores y exportadores de frutas en Michoacán y estados circundantes.

Página 1 de 112

Mobile Menu