Viernes, 02 Octubre 2020 11:07

HUAUZONTLE, ¿EL INGREDIENTE SECRETO DE LA GASTRONOMÍA PREHISPÁNICA PARA LA SALUD MENTAL?

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

El huauzontle (Chenopodium berlandieri ssp. nuttalliae) es una planta comestible distribuida en zonas áridas y semiáridas de nuestro país, como en los estados de Baja California Norte, Sonora, Chihuahua, Durango, Nuevo León, Hidalgo, Ciudad de México, Veracruz, Oaxaca, Campeche y Puebla.

Este pseudocereal ha sido parte de la alimentación básica en México desde tiempos prehispánicos; además, se piensa que se utilizaba para pagar tributo al imperio azteca. Su consumo tradicional ha sido, principalmente, como vegetal fresco o cocinado, abarcando desde las hojas en su etapa tierna en forma de quelite hasta las flores y semillas en su etapa de maduración.

Aunque en la actualidad se consume poco, quizá por su sabor un poco amargo, recientemente ha llamado la atención debido a su gran aporte nutricional, de manera especial por su balance de aminoácidos esenciales y su contenido de calcio, hierro, fósforo, vitaminas (A, C, E y del complejo B), micronutrientes (selenio, zinc, cobre, cromo) y fibra, además de su bajo aporte calórico respecto a los cereales, por lo que se ha llegado a utilizar como un reemplazo del trigo y el maíz.

Además, posee componentes como saponinas y polifenoles, responsables de sus propiedades antioxidantes. Aunque a la fecha no existen reportes que describan la población microbiana nativa del huauzontle, la microarquitectura de la superficie de la fruta-semilla provee características ideales para albergar una gran diversidad de microorganismos, incluyendo a algunos que podrían conferir beneficios a la salud de quienes lo consumen (probióticos).

Todas estas características hacen que el huauzontle pueda contribuir a la prevención de algunos padecimientos crónicos y degenerativos, incluidos algunas formas de cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes, entre otras, al disminuir los niveles de colesterol y azúcar en la sangre, reducir el estrés oxidativo y regular el proceso digestivo.

Por todas las grandes bondades que ofrece esta planta con esencia prehispánica, es que los investigadores Adrián Hernández Mendoza, Belinda Vallejo Galland y Aarón Fernando González Córdova, del Laboratorio de Biotecnología de Fermentaciones Lácticas del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), junto con el profesor Hugo Sergio García, del Instituto Tecnológico de Veracruz, están desarrollando, en el marco colaborativo de la Red de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (Cyted) de Alimentos Vegetales con Funcionalidad Probiótica para Poblaciones Infantiles Desnutridas: proyecto ProInfant, una bebida fermentada a base de semilla de huauzontle, utilizando bacterias propias del pseudocereal que previamente han sido caracterizadas desde el punto de vista tecnológico y probiótico.

De acuerdo a los resultados obtenidos hasta el momento, la bebida fermentada posee actividad antioxidante y antiinflamatoria, por lo que se están realizando estudios con modelos animales para establecer la posible asociación entre dichas propiedades y su influencia en el estado de ánimo y modificación del comportamiento en algunos aspectos como la respuesta a la ansiedad y a la depresión. De esta forma, los investigadores(as) pretenden promover la difusión de los beneficios de esta valiosa planta tradicional sobre la salud física y un posible impacto favorable sobre la salud mental e impulsar así su reinserción en la dieta mexicana.

Colaboración de Adrián Hernández Mendoza, Belinda Vallejo Galland y Aarón Fernando González Córdova, investigadores de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal del CIAD.

Visto 643 veces