Notas

Jueves, 17 Diciembre 2015 09:41

VEINTE AÑOS ALIMENTANDO LA ESPERANZA EN EL FUTURO

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

Integrantes de las plantas académica y administrativa que conforman la comunidad del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) en Hermosillo, Sonora, adoptaron hace dos décadas el compromiso de alimentar la esperanza de un futuro con mayores oportunidades para quienes más lo necesitan, a través del patrocinio del desayunador “Padres Unidos” de la escuela primaria Job Honesto Noriega Ruiz.

 

Desde entonces y hasta el día de hoy, cientos de niñas y niños de la colonia Solidaridad que viven en condiciones precarias han sido beneficiados con, por lo menos, una comida al día. Esto, según comenta Martha Nydia Ballesteros Vásquez, investigadora del CIAD, y quien coordina la iniciativa altruista de sus compañeros y compañeras, es un acto de buena voluntad que puede cambiar el destino de una persona.

 

Martha Nydia señaló que la contribución económica que realizan las y los integrantes del CIAD es muy significativa; sin embargo, quienes tienen mayor mérito son las madres de los menores beneficiados. “El éxito de este proyecto es que las madres de familia son quienes están involucradas en el comedor. Ellas compran los alimentos en el Banco de Alimentos de Hermosillo o en donde esté más barato y, además, lo preparan”.

 

Lo más importante, de acuerdo a la investigadora, es que las madres reciben a los niños cada día con mucho amor y se aseguran de que sus hijos y los hijos de otras familias tengan una comida, por lo menos una vez al día.

 

Un esfuerzo interinstitucional

Parte del éxito de esta iniciativa también ha sido el apoyo que ha brindado el Departamento de Recursos Humanos del CIAD, quien realiza los trámites necesarios para hacer llegar los donativos a una cuenta bancaria a nombre de la madre presidenta del comité del comedor, la cual también administra y vigila el director de la primaria. Mensualmente, y con suma transparencia, estos entregan a Vásquez Ballesteros una lista de los gastos que se realizan en el desayunador.

 

La científica destacó la buena voluntad del maestro Leonel Heberto Zamarrón Ramírez y del profesor Juan Mendoza Montaño, director de la primaria, quienes, además de impartir clases y atender asuntos académicos, invierten su tiempo y dedicación en la atención de este desayunador desde hace muchos años. 

 

Ellos son más que el maestro que hace su trabajo transmitiendo los conocimientos a los niños; su compromiso va más allá y, a veces, se convierten en herreros, carpinteros, plomeros, pintores; incluso, ponen parte de su sueldo cuando no alcanza para alguna necesidad inmediata del comedor. El comedor es muy humilde, pero cumple con una función gigante, añadió Martha Nydia.

 

 

Un año especialmente emotivo

Desde su inicio Padres Unidos también ha abierto sus puertas, en la medida que le ha sido posible, para alimentar a familias de escasos recursos que viven cerca del comedor y que acuden a ellos en busca de, por lo menos, una comida caliente al día. 

 

El pasado sábado 12 de diciembre se celebró el encuentro anual donde, tradicionalmente, las y los patrocinadores conviven con los menores de este desayunador y les entregan un pequeño presente. 

 

Algunos de mis colegas son tan bondadosos que llevan de más, por aquello de que no alcancemos a cubrir a todos, afirmó la doctora en ciencias del CIAD.

 

La reunión de este año fue especialmente emotiva, indicó Martha Nydia, ya que en el evento los maestros compartieron la noticia de que uno de los niño beneficiarios, Erick Joel Navarro Meléndez, ganó el primer lugar en la Olimpiada Nacional del Conocimiento 2014-2015, y tuvo la oportunidad de viajar a la Ciudad de México a conocer al presidente de la república, Enrique Peña Nieto.

 

Además, ha habido otros menores destacados, como la alumna Diana Alicia Villa Benítez, quien ganó un concurso de poesía a nivel estatal, y Sandra Xiomara Rocha Delgado, que ha tenido un desempeño sobresaliente en atletismo, entre otros.

 

Entre ellos puede haber un futuro científico, un atleta olímpico, un futuro presidente de la nación o un defensor de los derechos humanos, que tanto necesita este país. Esta labor que ahora cumple veinte años nos llena de mucha alegría porque, desde el punto de vista de la nutrición, sabemos que el desayuno es el alimento más importante del día. Hemos visto cómo este apoyo se ha traducido en el rendimiento académico e, incluso, ha combatido la deserción escolar, compartió la científica.

 

 

La ciencia de la buena voluntad

En Sonora, específicamente en la población infantil de escasos recursos, la desnutrición y la obesidad son problemas que prevalecen, ya que su dieta se compone, mayormente, de alimentos densamente energéticos; es decir, con un alto contenido calórico, pero sin una aportación nutricional. Lo anterior se debe a que, regularmente, estos alimentos son más baratos.

 

Por tal razón, y como parte de su apoyo voluntario, las y los expertos en nutrición del CIAD también han instruido a las madres de familia responsables de este desayunador sobre la importancia de proveer una dieta balanceada en el menú que ahí se ofrece.

 

La investigadora agradeció profundamente a todas las personas del CIAD que año con año han apoyado esta causa y exhortó, a quienes les sea posible, a sumarse al auspicio de este desayunador. 

 

Para quienes deseen mayor información sobre esta iniciativa, pueden comunicarse al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o al teléfono (662) 289 2400 extensión 297.

Visto 1481 veces

Mobile Menu