Notas

Viernes, 08 Mayo 2015 09:40

¿LA ALIMENTACIÓN INFLUYE EN EL DESARROLLO DEL CÁNCER DE MAMA?

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

El cáncer de mama en mujeres se ha convertido en un problema de salud pública nacional. En Sonora, esta enfermedad ha ido en aumento y las estadísticas sitúan a este estado dentro de los primeras diez entidades en el país con mayor incidencia y mortalidad por esta causa.

 

Aunque es sabido que la raíz de este padecimiento es multifactorial, Graciela Caire Juvera, profesora investigadora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) realizó el estudio “Patrones dietarios y riesgo de cáncer mamario en mujeres sonorenses”, con el propósito de analizar la influencia de la alimentación como un factor de riesgo para el desarrollo de este mal.

 

“Sabemos que, en lo general, la dieta del sonorense es alta en grasas totales, grasa saturadas, alta en consumo de azúcares simples y que, además, existe un elevado índice de sedentarismo. El objetivo de este proyecto ha sido analizar estos factores como elementos que pudieran propiciar el desarrollo de cáncer de mama”, comentó la investigadora.

 

LA INVESTIGACIÓN

 

Para realizar este estudio se entrevistó a un total de 222 mujeres sonorenses mayores de 25 años, sesenta de ellas habían sido diagnosticadas con cáncer mamario invasivo en los últimos 48 meses. El resto fueron controles, es decir, mujeres sin cáncer para poder establecer diferencias y asociaciones con la dieta.

 

Con el objetivo de descartar el sesgo en el análisis, se excluyeron a pacientes que tuvieran enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión, para evitar que se incluyeran casos en los que se hubiera cambiado la dieta normal antes de identificar la enfermedad.

 

Las participantes fueron visitadas en sus domicilios y se les aplicaron cuestionarios demográficos, de salud reproductiva y sobre frecuencia de consumo de alimentos para conocer cuál era su régimen alimenticio habitual un año antes de ser diagnosticadas.

 

LOS HALLAZGOS

 

Las respuestas de las entrevistadas indicaron que una dieta hipercalórica y baja en consumo de frutas, vegetales y fibra, como la generalizada en la población sonorense, llega a representar un factor de riesgo tres veces superior de contraer cáncer que mantener un plan alimenticio equilibrado. Por el contrario, las participantes del grupo de control (mujeres sin cáncer) afirmaron consumir un mayor número de frutas y vegetales que el primer grupo.

 

Además, se identificaron otras causas que pueden detonar la aparición de esta enfermedad, tales como el consumo excesivo de alcohol, la obesidad en la posmenopausia, la menstruación antes de los 12 años y un historial clínico familiar con registros de cáncer de diferentes tipos.

 

RECOMENDACIONES

 

Con base en los hallazgos de esta investigación, la especialista en nutrición recomendó cuidar la diversidad y la cantidad de alimentos que se consume e incrementar la actividad física constante como un factor protector para prevenir el cáncer mamario.

 

Caire Juvera exhortó a reducir la ingestión de carnes rojas y procurar el pollo y el pescado, en especial este último, pues contiene Omega 3 y Omega 6, que han demostrado tener beneficios para la salud y ser protectores contra el cáncer.

 

Además, señaló que es importante consumir fibra de granos enteros, fruta y verdura de temporada, vigilar el consumo de bebidas azucaradas y sustituir el consumo de leche entera por leche al 2 por ciento.

 

SEÑALES DE ALERTA

 

Los registros históricos sobre el cáncer mamario señalan que el promedio de aparición de este padecimiento en las mujeres mexicanas es a los cincuenta años de edad, mientras que en las caucásicas es de sesenta años. Sobre esto, hasta el momento no hay investigaciones que den explicaciones contundentes.

 

“No sólo vemos que el cáncer está presentándose en edades muy jóvenes, sino que, además, es mucho más agresivo cuando aparece en mujeres menores de cuarenta años, pues llega a manifestarse cuando ya está en una fase 3 de desarrollo”, agregó la científica.

 

Por último, Caire Juvera añadió que se pretende que la siguiente parte del estudio intervenga con mujeres sobrevivientes de cáncer para analizar su plan alimenticio y régimen de actividad física para prevenir la reincidencia.

Visto 2355 veces Modificado por última vez en Viernes, 08 Mayo 2015 13:11

Mobile Menu