Jueves, Septiembre 29, 2016
   
Texto

EL CIAD INAUGURÓ UNA SALA DE PROCESO MÓVIL PARA LA PRODUCCIÓN DE QUESOS ARTESANALES

AddThis Social Bookmark Button

 

Con la finalidad de impulsar el desarrollo económico y social de las comunidades sonorenses en las que la producción artesanal de quesos es una actividad básica para la manutención familiar, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) inauguró en Pueblo de Álamos, Ures, Sonora, el pasado 26 de abril, una sala de proceso móvil para la producción inocua de estos derivados lácteos.

 

Dicha unidad de producción es una iniciativa del Laboratorio de Innovación Rural de la Coordinación de Desarrollo Regional del CIAD, por medio de la cual los investigadores involucrados buscan instruir a los productores sobres las buenas prácticas de producción que, con base en recomendaciones científicas, garanticen la inocuidad y la sustentabilidad en la producción de queso regional como una forma de dar valor agregado a este producto.

 

El evento contó con la presencia del grupo de científicos del CIAD que ha impulsado dicho proyecto, encabezado por María del Carmen Hernández y Alfonso Gardea Béjar. Además de estar presente un nutrido grupo de productores, a la inauguración asistieron Pablo Wong González, Director General del CIAD; Julio César Corona Valenzuela, titular estatal de la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Recursos Hidráulicos, Pesca y Acuacultura (Sagarhpa), y David Gracia Paz, Presidente Municipal de Ures, entre otros.

 

Contando también con la presencia de don Lázaro Rodríguez Munguía, propietario del rancho Las Potrancas, lugar donde se instaló esta sala de procesos móvil, el titular de Sagarhpa dio testimonio del avance tecnológico que esta innovación ha significado para el proceso de ordeña y de producción del queso. Esto, dijo Corona Valenzuela, debe ser la base para generar un sello que identifique la garantía de inocuidad y calidad que brinde una diferenciación competitiva en el mercado, la cual busca este grupo de productores mediante la orientación del CIAD.

 

Corona Valenzuela reconoció la fortaleza del proyecto y destacó la utilización de paneles solares como fuente de energía renovable, pues su inclusión en proyectos productivos marcha en congruencia con las metas de la Sagarhpa. De tal manera, se comprometió a gestionar los recursos necesarios ante las instituciones federales competentes para replicar este modelo de producción para, al menos, diez unidades más.

 

En su participación, el director general del CIAD destacó la relevancia de este proyecto, pues a través de la transferencia de innovación y tecnología, desde raíz está destinado a impactar positivamente a la comunidad en términos económicos, y ambientales. Wong González señaló también la necesidad de acabar con el asistencialismo en el campo mexicano y fortalecer las capacidades productivas locales para que éstas sean autosostenibles y autosustentables

 

Los asistentes coincidieron en que este tipo de proyectos no solo impulsa el desarrollo económico regional, sino también el social, pues en un entorno donde existe poca generación de empleos y un alto índice de migración, fortalecer el quehacer de los productores locales favorece al bienestar de la comunidad.

 

Se pretende que la inauguración de esta primer sala de proceso móvil aliente a los productores regionales a acercarse al CIAD para buscar la asesoría científica apropiada que otorgue una mejor calidad en sus productos.