Sábado, Junio 24, 2017
   
Texto

Trabaja CIAD en el desarrollo de herramientas biotecnológicas para evitar la contaminación por la industria alimentaria pesquera

Un grupo de investigadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A. C., obtuvo resultados positivos en  pruebas científicos realizadas para utilizar enzimas provenientes de las vísceras de sardina “Monterey”, como herramienta biotecnológica para tratar el agua residual producida por la industria alimentaria pesquera.

 

El Dr. Ramón Pacheco Aguilar, investigador de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal (CTAOA), del CIAD, indicó que la inquietud surge a raíz de que actualmente la tercera parte de la captura pesquera mundial se consideran desechos o subproductos de proceso, que generalmente son dejados de manera libre en el ambiente de forma indebida ocasionando serios problemas de contaminación. 

 

“Para obtener un beneficio a partir de estos desechos de la pesca, es que se planteó el proyecto de investigación que  consistió en la extracción de compuestos valiosos a partir del camarón y vísceras de sardina de la especie denominada “Monterey”, con la finalidad de hacer una caracterización química (cabeza y cáscara de camarón), bioquímica y cinética de enzimas del tracto digestivo (sardina “Monterey”), tendientes a integrarlas como herramientas biotecnológicas”, explicó. 

 

Abundo en que las enzimas del tracto digestivo de la sardina es un subproducto, un desecho que no tiene valor en México; sin embargo,  en la industria sardinera local se utilizan concentrados enzimáticos comerciales para tratar los residuos que se generan al prensar la sardina ” denominado “agua de cola”  y que por su efecto negativo tiene que ser tratado para evitar la contaminación del mar. 

 

Para que el proceso del tratado de estos residuos sea eficiente manifestó, actualmente se utilizan tecnologías comerciales probadas que elevan los gastos de producción, Sin embargo, con los resultados de esta investigación científica, ya será posible utilizar las enzimas propias de las vísceras de sardinas, pues según las pruebas realizadas por los científicos del CIAD resultaron ser más eficientes que las comerciales.

 

Pacheco Aguilar detalló que lo que se hizo fue utilizar la técnica de la inmovilización de las enzimas en soportes físicos de otros subproductos de la industria pesquera derivados de las cabezas del camarón (quitina y quitosano). Esta capacidad de unir la enzima a un soporte, permite reusarla nuevamente. 

 

Se ha generado muy buena información, porque el concentrado de enzimas inmovilizadas  puede resistir hasta tres recambios, incrementa su temperatura óptima de actividad y su estabilidad. Se tendrá que evaluar el costo beneficio del desarrollo, lo que abre nuevos escenarios de la investigación, objetivo del quehacer  científico”, reiteró.

 

El investigador de CIAD comentó que hay que seguir trabajando porque esta investigación aplicada se convierta en un desarrollo tecnológico que deberá competir con los que actualmente existen en el mercado, por lo que tiene que ser un desarrollo innovador para la industria, señaló. 

 

Cabe mencionar que en el proyecto que lleva por nombre “Inmovilización de proteasas ácidas provenientes de estómagos de ardina Monterey (Sardinops sagax caerulea) en soportes a base de quitina y quitosano”, se desarrolló la tesis doctoral del estudiante Jesús  Aarón  Salazar Leyva, actual investigador de la Universidad de Occidente (Sinaloa). Con esta tesis, se obtuvo un reconocimiento internacional dentro del Pacific Fisheries Technologist Annual Meeting, derivando además cuatro artículos científicos, dos ya publicados y dos más en proceso.

 

Reconocen a personal que ha contribuido a la consolidación del CIAD

 

EL Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), entregó reconocimientos al personal por 15, 20, 25 y 30 años de servicio, esfuerzo y dedicación, en el marco del 32 aniversario de su fundación.

 

El Dr. Pablo Wong González, director general de la Institución presidió la ceremonia acompañado del director administrativo, C.P. Ricardo Valdez Espinoza y la titular del Departamento de Recursos Humanos, Mtra. Luz María Castro Duarte, quienes hicieron entrega de los documentos.

 

Por 15 años de labor en el Centro de Investigación, recibieron su documento 33 personas, mientras que 23 fueron reconocidos por 20 años de estar laborando en CIAD. Diez compañeros más fueron felicitados por 25 años y a una persona por 30 años de servicio, esfuerzo y dedicación, quienes de manos del presídium recibieron su reconocimiento, además de los aplausos de los asistentes.

 

Se entregó reconocimiento también a quienes destacaron como colaborador administrativo en 2013, en base a los indicadores de calidad en el servicio, efectividad en el servicio, responsabilidad, trabajo en equipo, iniciativa y relaciones interpersonales.

 

En la evaluación para otorgar el “Estímulo al desempeño”, que busca el reconocimiento a los esfuerzos del personal que contribuye al logro de las metas institucionales, se reconoció a técnicos, investigadores asociados y titulares.

 

Por otra parte el Dr. Juan Pedro Camou Arriola, coordinador de Vinculación, hizo entrega de los premios a los ganadores de la convocatorias para la elaboración de la “Bandera y Lema” del CIAD.

 

 

También los jóvenes estudiantes participaron en el 32 aniversario del CIAD

Una exposición de posters diseñados por ellos mismos como parte de su preparación académica, presentaron estudiantes del Programa de Posgrados del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD).

 

Como parte del ejercicio, los jóvenes cursantes de la Maestría en Ciencias y Maestría en Desarrollo Regional, explicaban a los asistentes la información contenida en el cartel.

 

En este ejercicio tienen que aplicar su capacidad de síntesis, extracción e identificar que es importante para plasmarlo de forma clara y entendible en el cartel, dejando claro de qué habla su proyecto.

 

En otra actividad estudiantes de Doctorado en Ciencias y Doctorado en Desarrollo Regional expusieron su visión al participar en la Mesa Redonda “El futuro de la investigación científica en temas agroalimentarios”.

 

La mesa estuvo integrada por Ana Luisa Martínez López, estudiante de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal que abordó “Biopolímeros: Oportunidades y desafíos en el sector agroalimentario”. José Belisario Leyva Morales de la Coordinación Regional en Mazatlán, Sinaloa expuso “Evaluación de riesgo ambiental por plaguicidas”.

 

Diana Urias Lugo, alumna de la Coordinación Regional de Culiacán, Sinaloa habló sobre “Potencial industrial de maíz híbrido azul y actividad anti-proliferativa de extractos fenólicos en células de cáncer”. Sergio Otero Flores, estudiante de la Coordinación de Desarrollo Regional abordó “Procesos de toma de decisiones en la competitividad de las empresas familiares”.

 

El estudiante Marcelino Montiel Herrera de la Coordinación Regional de Guaymas explicó “Materiales inteligentes en el futuro, mientras que María Esther Mejía León, alumna de la Coordinación de Nutrición habló de “La investigación encaminada a favorecer la producción de alimentos suficientes y de buena calidad nutricia.

 

El joven Francisco Javier Bacame Valenzuela de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos, abordó “La investigación científica en la industria de las enzimas” y José Alfredo Martínez Quintana de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal, participó con “La importancia de la investigación científica en el sector alimentario: biología molecular del camarón”.

 

Como responsable de moderar cada una de las intervenciones estuvo Cristina Garza Lagler de la Coordinación de Desarrollo Regional.

Se gradúan en CIAD 83 estudiantes de Maestría y Doctorado

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD),   realizó la ceremonia de graduación de 83 estudiantes de Maestría en Ciencias, Maestría en Desarrollo Regional y el Doctorado en Ciencias.

 


El Dr.  Pablo Wong González, Director General, al dirigirse a los estudiantes dijo “formar recursos humanos también implica formar capital social y capital institucional, en CIAD no sólo intentamos formar profesionistas o científicos sólidamente preparados, sino que conlleve una importante dosis de responsabilidad social”.

 

En 2013 en México egresaron 72, 800 personas de los diferentes programas de posgrados, el 70 por ciento corresponde a programas de maestrías, el 24 por ciento a programas de especialización y sólo el seis por ciento a los programas de doctorado y es ahí donde el CIAD tiene que atender el reto de elevar la cifra.

 

Al tomar la palabra la Dra. Gloria Yepiz Plascencia, Coordinadora de Programas Académicos del CIAD, felicitó a los 67 estudiantes egresados del Programa de Maestría en Ciencias, dos de la Maestría en Desarrollo Regional y 14 del Doctorado en Ciencias, a quienes invitó a empezar a sembrar sus semillas.

 

“Mis queridos graduandos reciban mi gran reconocimiento y afecto, pero sobre todo tengan la certeza que el CIAD es y seguirá siendo su casa”, concluyó.

 

Posteriormente los jóvenes Citlali Colín Chávez, egresada del Doctorado en Ciencias y Oscar Eduardo Hernández Navarro, graduado de Maestría en Ciencias, tomaron la palabra en representación de sus compañeros para externar su experiencia durante el tiempo que cursaron su posgrado en CIAD.

 

Es importante mencionar que recibieron mención honorífica los egresados Julia María Torres Velarde, Patsy Gómez Picos, Jesús Martín Moreno Hernández, Jimena García Davila, Oscar Eduardo Hernández Navarro y Cindy Chimeo Nuñez.

 

Analizan en CIAD los “Saldos de la Biotecnología y la Revolución Verde”

Es indispensable que se trabaje de manera interdisciplinaria para influir efectivamente en el sector social, económico y ambiental, coinciden investigadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), al participar en la mesa redonda del Coloquio del 32 aniversario “Saldos de la Biotecnología y la Revolución Verde”.

 

La Dra. Mayra de la Torre Martínez, investigadora de la Coordinación de Ciencia de los Alimentos y con amplia experiencia en biotecnologías para apoyo a la producción agrícola, abordó “Saldos de la   Biotecnología y la Revolución verde: 10 lustros después”, donde hizo referencia a la importancia de recuperar los saberes ancestrales de la comunidades indígenas y llevar a la práctica el diálogo de saberes y la ciencia y tecnología.

 

“Impacto de la Revolución verde y la biotecnología sobre la seguridad alimentaria” fue el tema que la Dra. Josefina León Félix, doctorada en Patología Experimental por el CINVESTAV e investigadora de la Coordinación Regional de Culiacán en Sinaloa, destacó la aplicación de la agricultura sostenible basada en bajos insumos y citó algunas de las biotecnologías que podrían emplearse según Bruno Sobral: Caracterización y censo de genomas, bioindicadores, mejores técnicas de diagnóstico de enfermedades y plantas de cultivo perennes de alto rendimiento, por citar algunas.

 

La Dra. Luz Vázquez Moreno doctorada en Bioquímica y posdoctorada en Biología Molecular de Plantas e investigadora de Coordinación de Ciencia de los Alimentos del CIAD, expuso “Los saldos de la Biotecnología y la Revolución verde, desde la perspectiva de la Mariposa monarca”, especie que se ha visto afectada en su hábitat y alimento, por lo que propone la implementación urgente de un nuevo modelo de agricultura sustentable con la misma cantidad de tierra cultivable, usando limitadas cantidades de: fertilizante, agua, pesticidas. Lo anterior en un contexto de clima rápidamente cambiante, sin daño a la salud y al medio ambiente, con equidad social y económica y rentabilidad razonable.

 

En su participación el Dr. Rogerio Sotelo Mundo, especialista en la producción de proteínas recombinantes y su caracterización bioquímica y estructural e investigador de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal (CTAOA), habló de “Proteínas recombinantes como fuente de innovación en sanidad acuícola”, donde hizo referencia a la producción animal moderna que presupone una alta o moderada densidad poblacional, favoreciendo a las enfermedades que normalmente no ocurren en condiciones de vida libre y cuando se realiza la selección genética basada en mayor talla, conversión de alimento y productividad, generalmente ocurre una mayor sensibilidad a enfermedades, por lo que se inclina por la búsqueda de nuevas alternativas biotecnológicas sin dañar la producción animal.

 

En su intervención, la Dra. Ana M. Calderón de la Barca, doctorada en Ciencias de la Salud e investigadora de la Coordinación Nutrición, contribuyó con “Evaluación de riesgos de los transgénicos para la nutrición y salud”, haciendo referencia a que los genes se transfieren de un organismo a otro y se crean bacterias, vegetales y animales, que se utilizan o son alimentos, por lo que cuestiona si ¿Son los alimentos Genéticamente Modificados seguros y está protegida la salud?, concluyendo en que continua trabajando en estudios sobre los efectos a largo plazo y evaluándolos uno por uno.

 

La Dra. Maricarmen Hernández, socióloga rural, doctorada en Ciencias Sociales e investigadora de la Coordinación de Desarrollo Regional, abundó en “Perspectivas sociales de las biotecnologías en el ámbito alimentario”, haciendo alusión a la necesidad de una reestructuración de los mercados alimentarios, trabajar en las relaciones de poder: asimetrías y legitimación, la importancia de un cambio tecnológico y/o apropiación de innovaciones, tomar en cuenta los riesgos ambientales y en la salud de seres vivos, tener presentes las controversias éticas, enfocarse en la ciudadanización del consumo y la democratización de la ciencia.

Subcategorías

Subcategorías