Miércoles, Agosto 23, 2017
   
Texto

AddThis Social Bookmark Button

 

 

Luis Huesca Reynoso, investigador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), participa en LatinMod, un modelo de microsimulación que evalúa, antes de que ocurra, lo que pasaría en las condiciones económicas y sociales de los hogares si la autoridad hacendaria de un país modifica un impuesto o una transferencia pública.

 

En el período 2002-2013 los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) registraron una presión fiscal (impuestos gobierno central + gobiernos estatales + seguridad social) promedio del 34%, mientras que, en América Latina, esta relación llegó apenas a un 20%, lo que muestra una brecha del 70% entre ambas regiones en materia de financiamiento.

 

En México esta presión fiscal pasó de 8.4 a 13.9% en el período 2012-2016 por las reformas fiscales recientes, nivel aún muy inferior al promedio de Latinoamérica.

 

El proyecto en el que están involucrados académicos de distintas instituciones de educación superior es coordinado por los economistas Alfredo Serrano y Nicolás Oliva del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), y busca simular integradamente el comportamiento de los sistemas fiscales de América Latina. Al día de hoy están incluidos Argentina, Venezuela, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Colombia y México.

 

LatinMod tiene dos grandes objetivos: por un lado, contribuir con nuevas metodologías al debate sobre la necesidad de contar con mejores políticas fiscales, con base en la experiencia comparada de Latinoamérica para afrontar la actual restricción externa, sin costo para las políticas de bienestar y, por otro lado, disponer de múltiples escenarios de reformas fiscales, con impactos potenciales en variables económicas y sociales fundamentales desde la perspectiva de la justicia distributiva y la eficacia, como, por ejemplo, comparar los sistemas pensionarios entre los países, su cobertura y nivel adquisitivo.

 

De acuerdo a los coordinadores de este proyecto, es urgente que los gobiernos de la región diseñen e implementen mejores políticas fiscales, tanto tributarias ­-que recauden en forma más eficiente y con más equidad- como de inversión social e inversión en infraestructura, conocimiento, mejora de la productividad y en las necesidades de aquellos sectores económicos que sean vitales para un cambio del modelo de desarrollo económico.

 

Evaluarán impacto en hogares

 

El economista del CIAD comentó que, con los hallazgos de este simulador, México contará con información confiable para estar en condiciones, primero, de realizar comparaciones de su sistema fiscal con respecto de los países involucrados -a los que, en un corto plazo, se incorporarán los faltantes- y, segundo, construir escenarios de lo que sucedería si se hacen ajustes en materia de política social, así como en materia tributaria.

 

“Ambos objetivos llevarán a una constante mejora de la política fiscal y social de nuestro país, de tal forma que, por ejemplo, permitirá conocer la adaptación en México del sistema de pensiones argentino o uruguayo y la factibilidad de financiarlo con un mejor cobro de los impuestos”, señaló el investigador.

 

Huesca Reynoso agregó que LatinMod otorgará de forma sencilla un simulador al ciudadano experto y no experto, en el cual podrá comparar, además de la carga fiscal, las pensiones y programas de transferencias directas en los países de Latinoamérica, y con ello realizar proyectos o informar al empresario o gobiernos en turno acerca de la forma de mejorar el bienestar y aprovechar el gasto social.

 

Por último, mencionó que se espera contar con el simulador Lartimod hacia finales de 2018, dado que durante el presente año han trabajado en elaborar manuales compatibles entre los países, para poder contar con las reglas fiscales y de programas de gasto social con las cuales se comenzará a trabajar en la homologación de las bases de datos y en la programación correspondiente para ejecutar las simulaciones fiscales por el equipo de trabajo. De esta forma, el acceso al público estaría listo en el tiempo concebido para el proyecto y lo mejor de ello es que sería sin costo alguno.