Martes, Agosto 22, 2017
   
Texto

AddThis Social Bookmark Button

 

 

Miembros de la planta académica del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) participaron en un taller a través del cual fortalecieron sus capacidades para el proceso de enseñanza aprendizaje en el nivel superior.

 

Los investigadores e investigadoras aprendieron a desarrollar instrumentos, herramientas y estrategias de evaluación que permitirán dar seguimiento, dirigir y valorar los logros y áreas de oportunidades para las diferentes cátedras que se imparten en el Centro.

 

Herlinda Soto Valdez, Coordinadora de Programas Académicos del CIAD y responsable de la organización del evento, destacó la importancia de este tipo de actividades, pues, dijo, es necesario que, en una época donde la información está al alcance de todos, los profesores se actualicen en las técnicas de cómo evaluar lo aprendido por los estudiantes y, adicionalmente, hagan uso de las tecnologías de la información y la comunicación para facilitar la evaluación.

 

Asimismo, agregó que es importante homologar los criterios de evaluación en la planta docente, así como implementar modelos de heteroevaluación, coevaluación y autoevaluación, o la combinación de estos. Dichos modelos, además de ser herramientas útiles, pueden hacer cambiar también las técnicas de enseñanza.

 

La capacitación fue impartida por el Dr. Marcelino González Maitland, del Centro Regional de Formación Docente e Investigación Educativo del Estado de Sonora, quien explicó temáticas como los problemas y contradicciones de la evaluación de los aprendizajes, así como los modelos y métodos de la evaluación de los mismos.

 

En el taller, realizado del 12 al 16 de junio en la Sala de Usos Múltiples del CIAD, en Hermosillo, Sonora, también se estudiaron los niveles de interactividad social y cognitiva en las comunidades de aprendizaje y su aplicación a la evaluación educativa.

 

Para poner en práctica lo aprendido, los asistentes diseñaron un sistema de evaluación correspondiente a una asignatura que estos imparten en el CIAD, donde se consideró la interactividad social y cognitiva de la comunidad en la que se realiza el proceso de enseñanza.