Lunes, Julio 24, 2017
   
Texto

AddThis Social Bookmark Button

 

 

La próxima vez que consuma espárragos, por favor recuerde dos cosas: 1) Sonora es líder nacional con un 70% de la producción, la cual se exporta en un 90% a Estados Unidos, Canadá, Europa y Japón, y 2) el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), en colaboración con el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), está a la vanguardia a nivel internacional con un protocolo para la producción ilimitada de plantas de espárrago mediante cultivo de tejidos. ¡Provecho!

 

Desde hace más de cinco años, un equipo encabezado por Martín Esqueda, investigador de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal del CIAD, e integrado por Gabriela Millán, Aldo Gutiérrez, Georgina Vargas y Manuel Robert, este último investigador de la Unidad de Biotecnología del CICY, iniciaron un proyecto que respondía una demanda del Sistema Producto Espárrago, con el propósito de mejorar la producción de espárrago en Sonora.

 

Con el apoyo económico de la Fundación Produce Sonora, el CIAD y el CICY iniciaron el reto de producir in vitro plantas de espárrago con las características deseadas por los productores, a partir del rizoma o tallo modificado de la planta, tarea que duró alrededor de tres años y medio para un protocolo eficiente en medio de cultivo sólido.

 

“Se estableció un protocolo eficiente en un medio de cultivo sólido para una producción ilimitada de vitroplantas de espárrago con las características acordes a los estándares de calidad en el mercado internacional”, explicó Martín Esqueda.

 

Líder global en investigación

 

Actualmente se realizan ensayos para producir espárrago en un biorreactor, un proceso que representa mayor eficiencia, pues no requiere agar (insumo costoso), reduce mano de obra, requiere menos espacio y produce más individuos en tiempos más cortos.

 

Esqueda señaló que en países como Canadá, España, India e Irán, existen protocolos de producción similares; sin embargo, hasta el día de hoy, los científicos mexicanos han logrado un protocolo más eficiente con un factor de multiplicación más alto, mayor número de individuos en menos tiempo.

 

“El objetivo a corto plazo es que las plantas producidas in vitro se aclimaten, endurezcan y trasplanten a campo, y evaluar su adaptación en las áreas de cultivo”, concluyó el investigador.

 

Un orgullo sonorense

 

El espárrago es un alimento gourmet; su elevado precio se debe a que su producción solo es posible en un período muy corto del año, sumado a que es altamente demandado por mercados internacionales. Además, se le atribuyen propiedades nutricionales, como vitaminas A, C, B1, B2 y E; minerales como calcio, hierro, fósforo y potasio, y fibra dietaria y asparagina, aminoácido no esencial al que se le atribuyen propiedades diuréticas.

 

Las condiciones climáticas en Caborca favorecen el cultivo de este vegetal, debido a que el “choque de temperatura” provocado por la quema y el frío invierno desencadena el proceso de formación de los turiones, la parte del espárrago que se consume.

 

En 2014, la producción mundial de espárrago fue de 8’301,482 toneladas, siendo China el mayor productor con 7’353,200. México ocupa el tercer lugar en producción con 119,789 toneladas obtenidas de una superficie de aproximadamente 16,233 hectáreas (FAO, 2014). El municipio de Caborca es el “corazón del espárrago” en Sonora y donde se encuentra el productor líder a nivel Latinoamérica.